Teoría marxista de la educación

Qué es una teoría?
Una teoría es una hipótesis que se ha comprobado con buenos resultados. En todo caso, una
hipótesis no se comprueba por el realismo de sus supuestos sino por su capacidad para predecir
con exactitud o explicar.
Hace abstracción de los detalles de un acontecimiento, simplifica, generaliza y trata de predecir y
explicar el acontecimiento.[1]
Teoría también puede ser un saber especulativo sobre alguna profesión o trabajo.
Cuando se piensa en teoría se piensa en pensamiento generalizador, racional y abstracto.

Qué es una hipótesis? Una hipótesis es una proposición condicional, “si…entonces”, que por lo
general se obtiene de una observación casual del mundo real (explicación de un fenónemo). De la
hipótesis se sacan conclusiones. Si estas conclusiones no están de acuerdo con la realidad, la
hipótesis se descarta y se formula una nueva. Si las conclusiones están conformes a la realidad, la
hipótesis se acepta como una teoría.[1]. Dicho de otra forma, la hipótesis la podemos considerar
como una respuesta tentativa que proponemos a una pregunta o a un problema planteado.

Definición de marxismo
El marxismo es una doctrina que tiene sus bases en las teorías que desarrollaron los afamados Karl
Marx y Friedrich Engels. Ambos intelectuales de origen alemán reinterpretaron el idealismo
dialéctico popularizado por Georg Wilhelm Friedrich Hegel como materialismo dialéctico y
propusieron la creación de una sociedad sin distinción de clases. A las organizaciones políticas
creadas según los lineamientos de esta doctrina se las describe como marxistas.

EL MARXISMO COMO TEORIA EDUCATIVA
CARLOS MARX
(Tréveris, Prusia, 5 de mayo de 1818 – Londres, 14 de marzo de 1883) fue un filósofo, historiador,
sociólogo, economista, escritor y pensador socialista alemán. Padre teórico del socialismo
científicoy del comunismo, junto a Friedrich Engels, es considerado una figura histórica clave para

entender la sociedad y la política. Testigo y víctima de la primera gran crisis del capitalismo
(década de 1830) y de las revoluciones de 1848, Marx se propuso desarrollar una teoría
económica capaz de aportar explicaciones a la crisis, pero a la vez de interpelar al proletariado a
participar en ella activamente para producir un cambio revolucionario.

La obra de Marx ha sido leída de distintas formas. En ella se incluyen obras de teoría y crítica
económica, polémicas filosóficas, manifiestos de organizaciones políticas, cuadernos de trabajo y
artículos periodísticos sobre la actualidad del siglo XIX. Muchas de sus obras las escribió junto con
Engels. Los principales temas sobre los que trabajó Marx fueron la crítica filosófica, la crítica
política y la crítica de la economía política.
El marxismo surgió en los años 40 del siglo XIX. Las necesidades de un progreso social que había
puesto al desnudo los vicios radicales del régimen capitalista, de todo el sistema de explotación, el
despertar del proletariado a las luchas políticas, los grandes descubrimientos en las ciencias
naturales y el nivel de las investigaciones históricas y sociales plantearon ante el pensamiento
social la tarea de elaborar una teoría nueva, científica, que pudiese responder a las cuestiones
suscitadas por la vida.

Entenderemos por “marxismo a la teoría científica que expresa los intereses históricos
revolucionarios del proletariado como clase social. Su producción va a estar condicionada por la
existencia de esta clase cuyos intereses históricos van a pasar por la supresión de toda forma de
explotación. Será el punto de vista proletario, aún no fundado científicamente, de Carlos Marx y
Federico Engels el que les permitirá producir esta teoría apoyándose, pero a la vez rompiendo con
ellos, en los logros de la economía política clásica, la filosofía alemana y el socialismo francés.

Si el liberalismo había removido las bases del mundo medieval que agonizó durante la Edad
Moderna, el nacimiento del marxismo va a sacudir hasta sus más profundas raíces el pensamiento
del siglo XIX. Como dicen Marx y Engels en sus primeras palabras del Manifiesto Comunista: “Un
fantasma recorre Europa, el fantasma del comunismo”. Nada mejor que esa frase para
comprender lo que significó el marxismo en su época.
La aportación marxista a la educación comprende, por un lado, la conformación de una nueva
teoría de la educación y, por otro, la crítica a la escuela entendida como instrumento que
mantiene y sustenta las diferencias sociales. La educación se analiza dentro del contexto más
amplio de la sociedad y de la política. Por tanto, las críticas principales no están referidas a
cuestiones metodológicas, sino al papel que cumple la escuela más allá del aula, es decir, al
contexto de las relaciones sociales. Las teorías marxistas surgen en tomo a la concepción de una
educación politécnica organizada junto al trabajo productivo para superar la alineación de los

hombres. Para lograr esta omnilateralidad del ser humano Marx y Engels defienden que la
educación ha de abarcar tres ámbitos: la educación intelectual, la educación física y la educación
politécnica, mediante la cual el alumno se instruirá en los principios generales del proceso de
producción y por la que entrará en contacto con los instrumentos de la industria.

Marx y Engels separan el Estado y el gobierno. De este modo, la enseñanza puede ser estatal sin
estar bajo el control del gobierno. Es estatal en tanto debe ser el Estado el que legisle
disposiciones generales como las referentes a la formación de los maestros, controle el
cumplimiento de estas normativas y distribuya el sostenimiento de estas escuelas; pero para lo
demás puede depender de autoridades locales representativas de la localidad. En una escuela
distanciada tanto del Estado como de la Iglesia, los contenidos de la enseñanza debían tener
ciertas características generales. Además de los tres aspectos que estos contenidos debían
abarcar, era necesario impedir que en las escuelas se impartieran disciplinas que condujeran a
interpretaciones partidistas, es decir materias opinables, ya que estas deben aprenderse en la vida
y en la familia.

"He viajado por toda América latina y conozco este continente muy bien, He visto pobreza,
hambre, enfermedades, la imposibilidad de curar a un niño por la falta de medicamentos y la
apatía y resignación causada por el hambre y la continua opresión."

El 5 de diciembre de 1881 murió su mujer. El 14 de marzo de 1883, Marx se dormía dulcemente
para siempre en su sillón a causa de bronquitis y depresión por la muerte de su mujer. Yace
enterrado, junto a su mujer, en el cementerio de Highgate de Londres. Varios hijos de Marx
murieron en la infancia, en Londres, cuando la familia atravesaba extraordinarias dificultades
económicas.