Daniel Medvedov

<3░

¿Qué es


Madrid
2014

PUTA

<3░

?♥

<3░


<3░
Nota Bene
Con ocasión del Día Internacional de la Mujer he compilado este escrito


Las “putas”, “rameras” , “meretrices” “prostitutas”, o como quieran llamarlas - son sagradas: nadie tiene
derecho de meterse con ellas, ni con explicaciones, ni con críticas, ni con moral trasnochada, de milenios, ni
las “otras" mujeres, ni los “otros" hombres. Antes estaban en los templos y se llamaban “lobas” - o sea
“sacerdotisas de los necesitados”. Por eso el emblema de Roma es una Loba que amamanta a dos “niños”,
que no son Rómulo, o Remo, son los hombres que “necesitan” un instante de afecto, pues los que saben
como manejar esa falta, son pocos y contados.
Hubo en la India una santa, llamada MIRABAI, que dijo algo extraordinario, cuando los hombres llamaban
“putas” a todas las mujeres: “mira, mequetrefes, aquí, en este mundo, todos sois mujeres"

<3░
Como hombre que lucha por ser “cabal”, el tema me interesa sobremanera. He oído que a la prostitución se
le define como un “acto”, o sea la eventual acción de participar en actividades erótico-sexuales a cambio de
dinero, o, qué se yo, otro tipo de “bienes”. La definición es escasa, pues el evento que se intenta definir es
mucho más complejo, y sus sentido es profundo. Vamos, tal “labor” es realizada por miembros de ambos
sexos, pero es más frecuente la presencia de la mujer. en mujeres, aunque asoman hombres, también. La
prostitución es multiforme: es heterosexual y homosexual, de travestís y de transexuales, una amplia gama.
Hay tanto prostitutos como prostitutas. Por otra parte, se pasa por alto este detalle: la llamada “prostitución”
ocurre también en el pensamiento y en la palabra, no solo en y con - el cuerpo.

La prostitución no es sólo la "actividad a la que se dedica quien mantiene relaciones sexuales con otras
personas, a cambio de dinero", es el entero abanico de negociar con los propios encantos para alcanzar fines
no siempre elegantes: he aquí a los prostitutas del pensamiento, - muchos filósofos. Dios les ha regalado el
poder d la palabra y ellos lo usan a su favor y beneficio, en vez de hacerlo para ayudar a los que tienen
menos entendimiento. No me extraña: Dios le ha dado a algunos un inmenso poder físico y el espíritu
guerrero y - ¿Qué hacen algunos? - lo usan para doblegar a los más débiles. A otros, Dios les ha dado
riquezas, como caídas del cielo y ellos, en vez de atender a los más necesitados, les arrancan hasta lo poco
que esa gente medio tiene. Los que son muy listos, en vez de cuidar a los inocentes de los engaños de la
sociedad moderna, se venden al mejor postor y se burlan de los ingenuos. Toda retribución a consecuencia
de una manipulación traicionera se debe considerar un acto indigno.
En los análisis de la prostitución, se cree erradamente que la persona que la ejerce usa su criterio en la
elección del cliente tan sólo para recibir un puto pago, y muchos suponen que no hay allí nada de afecto ni
de emoción. Eso es falso: nadie puede saber qué tipo de afecto ocurre en el alma del otro. Se prostituye el
artista, el filósofo, el médico, el militar, el arquitecto, el poeta, el brujo, el educador, el investigador de las
empresas farmacéuticas, el religioso que vende su saber a los manipuladores y comerciantes ávidos de
dinero arrancado a la comunidad de inocentes consumidores. Los listos son pocos, y por ello la mayoría
necesita de luchadores cabales en pro de la bella justicia común.

2

Cualquier sujeto que "vende" sus servicios profesionales - [no los servicios sexuales] - por una causa que le
es indiferente, que ni le importa, ni le produce trasnocho, y que a todas luces aparece como “indigna”, si la
meta y objetivo es recibir un pago, este individuo es un vendedor de lo ajeno, pues lo que ha recibido desde
lo alto, lo ha recibido en balde.
Muchos padecen de esa dolencia humanitaria.
Uno de los sinónimos más curiosos y despreciables
de la palabra “prostitución” es lo que llaman “lenocinio”, y luego, en la lista cae el de “trabajo sexual”,
para rematar con la despreciable expresión de “comercio sexual”.
La prostitución y su amplio sentido de mantener relaciones sexuales distinto a la “reproducción” - como si
ese fin fura el único que se deba “usar” para “follar”, “tirar” o emprender el viaje sin fin del orgasmo en el
placer - al menos - de “una” de las partes, es definido como “lujuria” uno de los sonados “pecados
capitales”. ¿Qué me dices, lector, o lectora, - la que da la hora - de la prostitución religiosa? Ese género
de prostitución ha desaparecido hace tiempo del mundo occidental, y hoy día, con la aparición de un así
llamado “estado islámico” asoma de nuevo.
El uso del sexo entre los que se entrenan como espías, luego hombres y mujeres a quienes les encanta tener
“relaciones” con personas famosas, o los que venden “historias” y chismes a la prensa del corazón, a cambio
de mucho dinero y de pasajera fama es también prostitución.
Aunque las prostitutas sean a menudo mujeres que ofrecen sus bellos servicios a un ejército entero de
hombres babeados por el sexo, también hay “prostitutos” - dicen, aunque la masculinización del término
está de más, pues puede el atributo quedar como el de “poeta” para definir a los prostitutas masculinos.
La prostitución es considerada hoy como una práctica ilegal, algo que toca, supuestamente, sólo el mundo
marginal de la sociedad, cuando de hecho es propio también de los “decentes” de la pirámide social.
En
veracidad, es una forma de violencia, pues muchas mujeres y niños son literalmente esclavizados y
obligados a ejercerla por sujetos y bandas criminales secretamente organizadas.
Las Naciones Unidas declara e informa en 2009 que podría haber alrededor de 270.000 víctimas de la trata
de personas en la Unión Europea.
En ciertos países, como Holanda y Alemania, la prostitución es un oficio laboral regulado, y sus
“trabajadores” impuestos. A consecuencia de ello, su imagen social no sufre degradación que está presente
en otros lugares del mundo. En otros países, el estatus jurídico y social es distinto: en Suecia, Noruega e
Islandia, es perseguido el usuario, pero no la labor, ni el oficio de prostituta. Se considera una forma de
violencia sexual masculina, contra las mujeres, sin considerarse su consentimiento El Estado sueco ve
factible distinguir entre prostitución forzada y la voluntaria, y ello sería algo irrelevante, pues los derechos
humanos ven a la dignidad por encima del consentimiento y priva el derecho de autodeterminación.
La visión de no penalizar a alguien por lo que hace con su propio cuerpo, es, como base de la legislación,
un inmenso avance ético de nuestra sociedad contemporánea.
La prostituta está en un tandem con el proxeneta, el sujeto que recibe parte de las ganancias. El proxeneta
recibe esa paga por un servicio de “consejero” y mediador entre la prostituta y el público cliente, a menudo
facilita el espacio de la habitación donde ocurre la “labor” sexual, ejerce protección, y se encarga de la
“publicidad” y de las “relaciones públicas”. A vuelo de pájaro, el proxeneta no es más que un extorsionador,
que muchas veces “retiene” a su gusto a las prostitutas, sobre las cuales ejerce férreo control, con
amenazas, presiones y abusos de violencia física y secuestros, - mecanismos y prácticas típicos de las
organizaciones de espías y de las mafias internacionales.

3

Legalizar la actividad no exime de la existencia de estas prácticas mafiosas.
La palabra “prostitución” es de origen latino y se compone del prefijo “pro-“ , con el significado de
“delante”, o de “mostrar”, y la raíz/etimón/base STIT, que quiere decir “poner”, “estar”, con el sentido
general de ‘exhibir para la venta’, vamos, algo así como un “tenderete”.
La raíz/etimón/base “-PUT-“ se encuentra en muchas otras palabras: disputar, computar, deputar [de allí
“diputado”], imputar, la propia Isla voladora Laputa de Johnatan Swift, lo “putativo”, o la mentada y famosa
“reputación”. La raíz del término “puta” puede ser encontrada por los graciosos buscadores de la historia de
las palabras en el verbo latino “putare” - ‘pensar’. Entonces, la “puta” se traduciría como “la Pensadora”,
robándole al intelecto y a la maquinaria de los pensamientos el lugar estrella de la naturaleza humana. Ello
se afianza cuando en el escenario asoma la palabra japonesa “geisha” , mujeres muy preparadas en el arte
poético, los modales de protocolo y la sutil música de las alcobas. La antigua sacerdotisa y prostituta
sagrada, llamada “vestal”, en la Roma antigua, era una auténtica “geisha”, versada en todas las artes, desde
la política, hasta la poesía y el canto: sabían de ciencia y de retórica, de política, y todos las calificaban
como “pensadoras” o, si desean oírlo en latín, de “putas”.

En la Grecia clásica las “pornes” y las hetaîras tenían gran éxito. Entre las diosas romanas había una
llamada Puta - diosa del huerto y de la agricultura de los vegetales.
En los países de habla inglesa, “puta” se usa para adjetivar vulgarmente un otro elemento de la expresión, y
es perfectamente análogo al término inglés “fucking”, un gerundio atributivo.
Otros términos para designar las prostitutas de sexo femenino son “zorra”, "dama de compañía", “loba”,
"cortesana", “cuero”, “culo”, “meretriz”, pupila, o “mujerzuela”, con el sufijo despectivo “-uela”.
El término «loba» se encuentra en los ritos romanos de febrero en honor al dios Fauno Luperco. Se
llamaban “lobas”, o “lupas”, a las mujeres prostitutas sagradas de los templos oraculares antiguos, pues
trabajaban en tandem con los sacerdotes de Fauno Luperco, - los luperci, en el Ara Máxima.

4

De lo mismo surge el término de “lupanar”, que nombra el burdel, o el eufemismo de “casa de citas”,
sitio donde llega el cliente a “disfrutar” de una bella velada para luego pagar por los servicios recibidos.
Los hombres se pueden llamarse también “prostitutas”, pues el término parece defectivo de género.
También son nombrados como ‘prostituto”, “chulo”, o “gigoló”. En España el término «puto», guarda su significado original de «prostituto
masculino», pero en Latinoamérica se usa para llamar a los homosexuales.
En España hay otra palabra - “chapero”, que designa al prostituto joven y gay.
En la República Dominicana, para nombrar a la prostituta se usa la palabra “cuero”, que designa una figura
parecida a los cueros de los animales, puestos al sol para secarse y clavados en tierra por sus cuatro
extremos y apilados todos en un mismo lugar, algo así como un catre para dormir cómodamente. Los
jóvenes usan con las muchachas la expresión “¡Vamos pa’ los cueros!”Otras expresiones son: "eres un
cuero", "no seas tan cuero", “bendito cuero", y otras más.
En México se usa la palabra “lenocinio”, y la expresión “trata de blancas” y “lenocinio” para llamar la
explotación de las mujeres, y también llaman “comercio sexual” y “trabajo sexual” a la propia actividad. En
Colombia a las prostitutas se les llama
“fufurufas”, o “tarjeta prepago” y en Venezuela, “culos”.
En cuanto a la consabida y manoseada expresión "la profesión más antigua del mundo" - que designa a la
prostitución, se puede afirmar que hay otras “profesiones” mucho más antiguas, como por ejemplo la de
terapeuta o “medicine -man” o “mujeres-medicina”. El trueque de favores sexuales a cambio de dinero es un
tema muy antiguo, pero no ancestral.
En el mundo antiguo la más famosa prostituta es la que aparece junto a ENKIDU, en el más antiguo libro de
la humanidad - “La Epopeya de Guilgamesh”, en Sumeria, Asiria y Babilonia. En el Código de Hammurabi
- ya son casi cuatro mil años - hay entradas que hablan de la regulación de los derechos de herencia de las
mujeres que eran prostitutas.
Historiadores antiguos como Heródoto y Tucídides hablan de la existencia en Babilonia de una cierta
obligación que tenían todas las mujeres, por lo menos una vez en su vida, - de acudir al santuario de Militta,
uno de los nombres atributos de la Afrodita griega, o Nana/Anahita - para ofrecer sexo a los extranjeros,
como muestra de afectuosa hospitalidad, por un pago simbólico. En las islas Cerdeña y Sicilia, y
generalmente en la fenicia, la prostitución se practicaba como rito iniciático en honor de Astarté, la Venus,
diosa del Amor.
En la Grecia clásica, la prostitución era asunto tanto de las mujeres como de los hombres jóvenes. La
palabra griega que designa la prostitución es “porne”, del verbo “pernemi” -“vender” , de allí el español
“parné” - “dinero”, palabra de los gitanos griegos.
Es famosa la conversación entre Sócrates y una bella prostituta de Atenas, recordada por Jenofonte en su
libro “Recuerdos de Sócrates”.Las prostitutas griegas eran independientes y muy influyentes. Tenían que
llevar ropas distintivas y pagar impuestos. Hay gran semejanza Existen entre las hetairas griegas y las
geishas japonesas, prostitutas y cortesanas, como las “tawaif“ hindúes. Algunas prostitutas de la Grecia
Antigua, - Lais de Corinto, o Lais de Hicara, eran muy famosas por su agradable figura eran pagadas con
grandes sumas de dinero y joyas.

5

Solón no es sólo el famoso personaje de la obra de Platón del cual sabemos el mito de la Atlántida y
legislador de la antigua Grecia: es también el fundador del primer burdel llamado - oik'iskoi - de Atenas, en
el siglo VI a. C. Solón usa los beneficios para construir un templo dedicado a Aphrodites Pandemo, la diosa
patrona del negocio. El proxenetismo estaba prohibido. Comenta el geógrafo Estrabón que en la isla de
Chipre y en Corinto había prostitución religiosa, y declara que uno de los templos llegaba a tener 1000
prostitutas sagradas o “hierodules” [literalmente “esclavas sagradas”], en griego ιερόδουλες.
Habían diversas categorías, especializadas en ciertos servicios: “khamaitypa'i” , que trabajaban en el
exterior - literalmente “tumbadas”, “acostadas”, Habían “perypatetikes” i sea las que buscaban clientes
caminando, para llevárselos a sus casas, habían “gephyrides”, que trabajaban cerca de los puentes - del
término griego para “puente” - “gephyra”. En el siglo V a. C., el griego Ateneo informa sobre el propio
precio: un óbolo, un sexto de dracma, el salario medio de un trabajador en un día.
La prostitución masculina era muy común en la Grecia antigua: era una época de costumbres pederastas, y
el oficio era practicado por adolescentes. Los esclavos jóvenes [doulos] trabajaban en burdeles en Atenas ,
pero si un muchacho que no era esclavo llegaba a venderse, perdía al llegar a la edad adulta, los derechos
y privilegios políticos de ciudadano de la polis.
En la Roma antigua, la prostitución era pan de cada día, y los nombres “técnicos” son espectaculares: las
“cuadrantarias”, las que cobraban un cuadrante, una nimiedad - las “felatoras”, expertas en felación, y otras
especialidades que dejo de nombrar. Como en la antigua Grecia, las prostitutas eran mujeres independientes
y muy influyentes a causa de sus relaciones tan diversas en el mundo político y debían llevar vestidos
púrpura para ser diferenciadas de las demás mujeres. También pagaban impuestos.
Entre los aztecas las prostitutas eran llamadas “āhuiyani”, o sea “contenta”, “satisfecha”, “feliz” un modo
eufemístico - del náhuatl “āhuiya” o “āhuix” - ‘tener lo necesario”, “estar feliz’, “estar sin cuidados”.
“Laboraban” al lado o en la vera de los caminos, o en edificios especializados llamados “Cihuacalli”, pues
la prostitución estaba permitida por las autoridades, tanto por las autoridades políticas como por las
religiosas. “Cihuacalli” significa en náhuatl - "casa de las mujeres". Como pago, a cambio de sus favores,
las mujeres recibían dinero, peo no eran muy consideradas de “valor”, en la escala social.
En la Biblia hay muchas referencias a la prostitución. En la Edad Media la prostitución coge vuelo como
medicina para evitar el adulterio y la violación. Los argumentos políticos, teológicos y económicos en favor
y en contra de la prostitución son anecdóticos. Los burdeles son regentados por los propios municipios, y
los concejos o las asociaciones de vecinos regulaban la prostitución arrendando los establecimientos a los
padres de los jóvenes, y controlaban de modo muy estricto a las prostitutas, que tenían que ser solteras,
tener buena salud y someterse a frecuentes inspecciones, tanto sanitarias como de higiene corporal. Entre
los padres habían caballeros de alto rango que participaban en el negocio, que resultaba ser muy lucrativo.
El control establecía que una prostituta sólo podía tener relaciones con tres hombres al día.
Durante el período de la Ilustración hubo reivindicaciones y regulación, todo ello debido a los principios
de libertad de conciencia y emancipación social. Mandeville, en el siglo XVII. en Inglaterra, recomendaba
crear una red, o sistema de burdeles, para evitar con ello la prostitución callejera, los abortos y los hijos no
deseados. En la Ilustración francesa surgió una suerte de revolución erótica, tal como aparece descrita en
varias obras de la literatura entre ellas “Las amistades peligrosas” - “Les Liaisons dangereuses”, título a
veces traducido como “Las relaciones peligrosas” - una famosa novela epistolar de Pierre Choderlos de
Laclos y publicada por primera vez en 1782. Se narra en ella el duelo erótico, perverso y libertino de dos
miembros de la nobleza francesa a finales del siglo XVIII.

6

Denise Diderot declara y solicita seriamente que el deseo sexual sea incluido entre las necesidades vitales
del ser humano, lo que para los apóstoles del sexo de la contemporaneidad, cae de perlas.
La multiforme visión de Gabriel García Márquez en sus “100 años de soledad” es fruto de sus experiencias
infantiles en un burdel colombiano.
En los Estados Unidos la prostitución es declarada ilegal en la mayoría de los estados entre 1910 y 1915,
pero como el negocio de la prostitución es floreciente, en el propio siglo XXI no hay una política clara
acerca de su aceptación y regulación. El sexo y la pornografía digital en la WWW ha dado lugar a la
penalización de la prostitución en manos de las mafias internacionales.
En el siglo XX muchos países comunistas, - y Cuba es un ejemplo típico, con sus “jineteras”- declaraban sin
ruborizase que la prostitución no existía en sus predios El gobierno cubano declara la presencia de la
prostitución como un resultado indeseado del embargo económico norteamericano y de las políticas de
turismo adoptadas tras la caída del muro de Berlín.
La prostitución se ha ejercido desde hace tiempo en sitios y establecimientos montados con este fin, - los
“burdeles”, casas privadas regentadas por una sola persona, en las mujeres y hombres, según orientación
del lugar, usan habitaciones privadas para “atender” a los interesados.
La oferta sexual ocurre también en la calle, en bares y clubes nocturnos. Los métodos de la oferta han
avanzado: las cabinas de teléfonos públicos hay fotos con teléfonos, luego la lista aumenta con los
anuncios de la prensa y en Internet, sin escaparnos los anuncios de la TV nocturna, que supuestamente
ocurre en horario no infantil.
Hay que agregar a ello los servicios a domicilio y en los hoteles de toda categoría.
En la prostitución callejera, la prostituta, - que se viste de modo provocador, con ropa muy ajustada y
reveladora, busca clientes en un lugares públicos, esquinas o plazas, o caminando por zonas “específicas”
de las grandes avenidas. Ellas esperan que el cliente aborde e inicie el contacto y la escueta negociación.
Una vez establecido el trato la actividad - de una breve duración- se realiza o en el vehículo del cliente, o en
algún apartado rincón, o en algún hotel de baja categoría, sitio cercano al lugar de encuentro.
Tal género de prostitución implica muchos riesgos para la prostituta, y riesgos sanitarios para los clientes.
Se denomina “escort”, [no es el “chulo” latinoamericano, que es el guardia de la prostituta], a quien ofrece
su compañía en un cierto lugar o especial evento [por lo general es un evento formal, como un baile, una
boda o un cóctel], con la simulación de una relación sentimental, con “derecho a roce”.
El “gigoló” es el varón que ofrece sus servicios sexuales a mujeres, tal vez, mayores. No les cuento
historias originales.
Los locales nocturnos son espacios donde ciertas prostitutas abordan clientes en estos negocios abiertos al
público: la relación formal entre la prostituta y el local es tácita. Por fama merecida, el local se convierte
como en un “bar de solteros”, donde diversos tipos de clientes concurren con conocimiento de causa de un
simposio de prostitutas, Otras veces, el local y la prostituta tienen un trato privado: por un mínimo pago o
comisión en los tragos a los cuales son invitadas, ellas cumplen con las normas de la casa - ir a "trabajar" un
cierto número de días a la semana y cumplir un cierto horario, o recibir un número de tragos al mes,
invitadas a ello por los clientes. La prostituta finaliza su obligación con el local cuando alguno, como
potencial cliente, se muestra dispuesto a contratar sus servicios. El cliente tiene que pagar una "multa" para
que la joven “falte” del trabajo - pues, al ausentarse ella, el bar pierde invitaciones a tragos de los
presentes, y al menguar el número de las muchachas el bar pierde cierto atractivo y la noche es larga. Tal
relación entre el local y la chica es libre, o es formal - ella se beneficia de una atmósfera pública ya
establecida y constituida, y, de cajón, el bar se beneficia y aprovecha de la atracción que ellas “ejercen”:
todos contentos - ellas haciendo que la clientela crezca, junto con el consumo de bebidas, y el sitio
generando “quehaceres” a tutti li mundacci.

7

En los salones de masaje una entera y completa fauna de "masajistas", mujeres y hombres, que sugieren
veladamente, además de los masajes, vamos, prácticas sexuales a cambio de dinero, y ello ocurre como un
trato privado, o como parte de la oferta del propio local. Las relaciones eróticas ocurren en las secciones
privadas de los apartados donde se practican los masajes, o se llega a un trato para hacerlo fuera del
establecimiento. El local recibe una “multa” o “aduana” para que el masajista pueda ausentarse de su
“trabajo” y una "comisión de servicio" es pagada como tal, y el local propone una tarifa mayor.
Las religiones rechazan el sexo sin fines reproductorios, lo que es un mero despropósito hoy día.
El Catolicismo ha tenido largas etapas de intransigencia total para con las prostitutas y hasta hoy percibe esa
actividad como una modalidad de esclavitud, y por tanto pregona eleva sermones en pro de la liberación de
las prostitutas, a lo que ellas responden a menudo con la expresión “no me defienda compadre”.
La sexualidad es una necesidad humana, y como tal debe ser experimentada de un modo natural, con una
sutil y controlada espontaneidad. La Iglesia nada sabe de seco y por tanto no debe meter la nariz en cosas
que ignora, por estatuto. Las cosas divinas no tocan la sexualidad, que es una actividad humana al margen
de las ideologías. En cuanto a la moralidad se debe insistir que es asunto de costumbres, mientras que la
ética atañe a la salud espiritual de los seres humanos.
En algunos países la prostitución es ilegal. Muchas cosas son ilegales y sin embargo, se practican. En otros
países el intercambio pagado de servicios sexuales no es ilegal, pero son ilegales las actividades adyacentes
- burdeles, captar clientes en lugares públicos, o la publicidad. En otros países la prostitución es legal y
también regulada.
En los EE UU la prostitución es ilegal.
En la China popular todo lo relacionado con la prostitución, y la prostitución misma, es ilegal.
Por lo general, la prostitución es ilegal en todos los estado asiáticos y también en Corea del Sur, Corea del
Norte, en Birmania, en Laos, en Mongolia, en Vietnam, en Sri Lanka, o en Filipinas, y también en
Tailandia, aunque las autoridades se hacen la vista gorda, y cualquiera se da cuenta que la prostitución es
tolerada, y que el país es un paraíso para el turismo sexual.
En África la prostitución es ilegal, como también lo es en los países musulmanes, donde las penas son
severas, llegándose hasta la pena de muerte.
En muchos países donde la prostitución es ilegal, no se considera un delito grave - como Rusia, Ucrania y
los países ex-comunistas de la Europa del Este, donde la actividad se castiga con una multa, pues se
considera una “falta administrativa.
En Centroamérica se castiga a los que se dedican a manipular la consciencia e los menores para captarlos
como posibles operarios en “trabajos sexuales”, ofrecidos a turistas, generalmente americanos. La
policía interviene a menudo en los tratos de comercio sexual y detienen a los encargados de los negocios
si en el “team” hay menores de 18 años ejerciendo esa “profesión” .
En ese escrito no hay cosa más útil que la existencia y el uso de los signos de “cuotación”, pues salvan al
que escribe de muchos matices irónicos que de otra manea necesitarían largos párrafos explicativos. En
condiciones sociales y económicas precarias, la actividad sexual es considerada tácitamente como una
manera alternativa de labor personal, pues el trabajo es pagado bien por los extranjeros.
Curiosamente, no se castiga la adquisición de servicios, más bien se reprime a quien los ofrece. Los
conflictos militares de la región entre los años setenta y noventa, han agudizado la actividad sexual de la
prostitución. No es nuevo el saber que en Centroamérica la prostitución goza de la complicidad de las
autoridades.
En Suecia la adquisición de servicios es perseguida y el artículo anexo indica los detalles de tal situación.
Sin embargo, la labor de las prostitutas no se penaliza. En los dos primeros años de la aplicación de la ley
promulgada, unos 100 clientes fueron condenados y castigados.

8

El estado sueco, había consentido tácitamente muchos años a la prostitución, pero desde 1999 la
prostitución es vista como un aspecto de la violencia masculina en contra las mujeres. La propuesta tiene
sus fuentes en los movimientos feministas suecos, que ha luchado por decenios para exigir la
criminalización del cliente. Como consecuencia de la ley en vigor, en cuatro años de aplicación, la policía y
los servicios sociales facilitan una información que ha mostrado un obvio descenso en la prostitución,
tanto en el número de hombres que compran habitualmente estos servicios ilegalmente, como también en el
reclutamiento de prostitutas. La población apoya a la reforma.
Las leyes pregonan la prohibición y la persecución de las actividades delictivas relacionadas con la
prostitución: la trata de blancas, la esclavitud, la presencia y utilización perversa y pervertida de menores, la
extorsión por organizaciones criminales, o individuos, etc. En países como Suiza y Australia la
prostitución es tolerada, pero es sometida a una estricta reglamentación.
En Europa la prostitución es legal y es regulada en los siguientes países: los Países Bajos, Alemania, Suiza,
Austria, Grecia, Letonia, Hungría y Turquía, que junto con Bangladesh y Senegal es una excepción entre los
países musulmanes.
*
Los acercamientos a tal agudo problema están marcadas por la lógica de un criterio insalvable:
el de que la prostitución es una actividad humana imposible de erradicar, y la sociedad moderna, luego de
mil intentos y entuertos, ha decidido regularla, para, al menos, “reducir” sus consecuencias, tan indeseables
para la educación de las nuevas generaciones. Las metas de la regulación tiene en su enfoque preventivo
social el control de las infecciones en gran escala de transmisión sexual, - como el virus de VHS o el ébola,
por ejemplo, y el objetivo de reducir a cero la esclavitud sexual de los niños, controlar la actividad para un
mejor diagnóstico social y ético, para ubicar los focos ocultos de sus daños pocos visibles en el presente,
pero devastadores en cuanto a futuro se refieren.

La prostitución infantil es una verdadera lacra y esa actividad es alarmante: durante las últimas décadas se
han catalogado miles de casos de prostitución infantil y del turismo sexual con miras hacia los menores.
Cuando un sujeto adulto busca tener relaciones sexuales con niños, o con niñas, y se cuida de ser
denunciado como tal, acude a la prostitución de menores y ese “renglón” del turismo sexual requiere altas
sumas de dinero. La prostitución infantil es hábilmente ocultada por sus acólitos, y dado que no es una
acción voluntaria y el mutuo acuerdo ni siquiera entra en consideración, a causa de la misma inocencia de
los niños, va a ir acompañada por el miedo, por el hambre, por la angustia, por el estupor, por las drogas y
otras tantas cosas más. Tal práctica por parte de los adultos es un delito atroz y es castigada severamente.
En España hay redes de corrupción de menores y la práctica digital de la WWW ha aumentado en los
últimos años.
Cada vez más se incautan miles de fotografías y vídeos de menores, que es mercancía preferida de
particulares a particulares, o por catálogos, a menudo en países distintos al lugar de procedencia, para
esquivar los controles de la policía en la Web, y evitar así su identificación.
Junto a niños y niñas españoles, se venden y se compran crudos materiales fotográficos y videos de
menores portugueses, marroquíes, dominicanos, marroquíes y de los países del Este europeo.
Una respuesta drástica a este grave y vergonzosa actividad oculta sería prohibir definitivamente la
prostitución, o establecer un registro de las prostitutas y prostitutos para forzarlos a pasar controles médicos
periódicos, o animar de manera informal a las prostitutas y prostitutos, y a sus clientes, a acudir a los medios
de protección y a someterse a las revisiones médicas periódicas.

9

Las dos primeras opciones son algo improcedentes. Prohibir la prostitución significaría que la actividad
se convertiría en una acción realizadas a escondidas, y por tanto se criminalizaría, lo que llevaría al de los
problemas sanitarios, y también de los hechos criminales. La segunda opción [que no “alternativa”, pues se
trata de mucho más que de dos casos] consistiría en marcar un registro de las prostitutas y prostitutos, y ello
es un método que legalmente y lógicamente convierte al estado en cómplice de la actividad. Por otra parte,
ello no soluciona el control sanitario de todas las personas involucradas y que ofician la “labor” de modo
oculto. El remedio sería peor que la enfermedad. Por tanto, los conocedores sugieren que la tercera vía, la
que está regida por el libre albedrío y la voluntad de todos los implicados, es la más factible.
Hay sujetos ilustres en la historia que de manera más o menos evidente y confesada han utilizado el
servicio de las prostitutas y/o de los prostitutos, y algunos hasta han prestado ellos mismos servicios
sexuales pagados.
¿Quiénes son estos “infelices”? - dirían, y gritarían al cielo los moralistas. He aquí una lista:
• La famosa “porne” llamada Friné, - hetaira y modelo de esculturas para la imagen de la diosa
Afrodita
• Julio César: nacido en la Hispana [en griego “hispanos” quiere decir “extraño”] - político y militar
de la de la República de Roma , por cuyas calles se chismeaba que “es el hombre de todas las
mujeres y la mujer de todos los hombres” - Su relación amorosa con Nicomedes IV, rey de Bitinia,
hizo - dice Suetonio - que se le dedicasen apodos como “rival de la reina”, o “plancha interior del
lecho real”, “establo de Nicomedes” y “prostituta bitiniana”. Además de la bisexualidad, parece que
también era
“putero”. Suetonio dice eso: “Tiénese por cierto que [o sea César] fue muy dado a la
incontinencia y que no reparaba en gastos para conseguir tales placeres, habiendo corrompido
considerable número de mujeres de familias distinguidas, entre las que se cita a Postumia, esposa de
Servio Sulpicio; a Lollia, de Aulo Gabinio; a Tertula, de M. Crasso, como también a Mucia, de Cn.
Pompeyo […] Pero a ninguna amó tanto como a la madre de Bruto, Servilia, a la que regaló durante
su primer consulado una perla que le había costado seis millones de sestercios […]. No guardó más
respeto en las provincias de su mando al lecho conyugal […] Tuvo también amores con reinas, entre
otras con Eunoé, esposa de Bagud, rey de Mauritania, y a la que según refiere Nasón, hizo lo mismo
que a su marido, numerosos y ricos presentes; pero a la que más amó fue a Cleopatra, con la que
frecuentemente prolongó festines hasta la nueva aurora […]. Tan desarregladas eran, en fin, sus
costumbres y tan ostensible la infamia de sus adulterios, que Curión padre le llama en un discurso
marido de todas las mujeres y mujer de todos los maridos».
• Tiberio, emperador romano, fue un voyeur, pero un voyeur con estilo, según cuenta el chismoso
historiador Suetonio, cuyo relato casi nos recuerda a Berlusconi de nuestros días y a sus fiestas
eróticas: “En su quinta de Capri tenía una habitación destinada a sus desórdenes más secretos, con
lechos por todas partes. Un grupo elegido de muchachas, de jóvenes y de disolutos, inventores de
placeres monstruosos, y a los que llamaba sus ‘maestros de voluptuosidad’ [spintrias], formaban allí
entre sí una triple cadena, y entrelazados de este modo se prostituían en su presencia para despertar,
por medio de este espectáculo, sus estragados deseos...”
• He aquí también a la Agripina, la menor, hermana de Calígula, el emperador. Calígula la prostituía
con sus favoritos, y para más INRI, tenía con ella una relación incestuosa. Era una mujer muy de
bella y muy ambiciosa, y trató de gobernar a través de su hijo Nerón - con quien también tenía unas
relaciones incestuosas - pero éste mandó a asesinarla por estar en contra de uno de sus amores
• Todos han oído hablar de la Mesalina, la tercera esposa del emperador Claudio, ninfómana [“nymphe” es el nombre de la vulva en griego]. Como prostituta tenía el alias de Liscia, y es célebre
por haber timado con un reto a las demás prostitutas de Roma a ver cual de ellas podía tijeretar a
más hombres en un solo día. Su nombre es epítome de mujer libidinosa

10





¡Ups! - Miguel Ángel - genio, lleno de pasión por la belleza del cuerpo humano, pero el
masculino. Están allí las estatuas como el David, cumbre, según algunos, de la belleza física
masculina. Contrata los servicios eróticos de jóvenes prostitutos, como Febo di Poggio
Enrique VI de Inglaterra. Ya fastidiado por su mujer, frecuenta otras compañías. Un día, su
confesor, sorprendido por la reiteración de su pecado, le dijo lo siguiente: "No mostráis propósito de
enmienda, Sire, así que tengo que recordaros que es un requisito para la absolución que dejéis de
visitar otros lechos que no sean el vuestro conyugal". Desde este incidente religioso, el rey invita al
cura a comer diariamente con él, no antes de ordenarle a su cocinero a servirle a ese hombre de Dios
puras perdices, su plato preferido. Durante un mes, el cura se comió las perdices, y pronto comenzó
a mostrar su desagrado a la reiteración culinaria de este manjar de reyes. Con una irónica sonrisa,
Enrique VI le dijo: "Ahora veis, reverendo padre, lo que me sucede a mí con la reina."
A Luís XIII de Francia, el cardenal Richelieu le rebuscaba amantes prostitutas y no prostitutas, con
ayuda de los tres/cuatro mosqueteros, según Dumas
Luís XIV de Francia, el Rey Sol, se las arreglaba solo, pues se las rebuscaba y las encontraba él
mismo en la corte, mimándolas con mil regalos
Franz Schubert, músico pero no por ello menos “buscón”, lleva viviendo una auténtica bohemía,
entre intelectuales, en las tabernas, en "ambientes populares" y en puros prostíbulos. Era muy
grande de cuerpo, y no muy agraciado de figura y muere de sífilis
Prosper Merimée, el historiador y arqueólogo francés, autor de “Carmen”, tenía sendos
conocimientos prácticos de las putas andaluzas, a las cuales amaba profundamente

La lista no terminaría aquí si no estaría tullido ya de tanto escribir todas esas cuitas de los famosos

<3░

Anexo
http://esnoticia.co/noticia-8739-la-solucion-sueca-para-la-prostitucion-por-que-nadie-intento-esto-antes

La solución sueca para la prostitución: ¿Por qué nadie intentó esto antes?
http://esnoticia.co/noticia-8739-la-solucion-sueca-para-la-prostitucion-por-que-nadie-intento-esto-antes
"En un mar de siglos de clichés desesperados porque ‘siempre habrá prostitución’, el éxito de un país
sobresale como un faro solitario que ilumina el camino.

11

En apenas cinco años, Suecia ha disminuido drásticamente la cifra de mujeres dedicadas a las prostitución.
En las calles de la ciudad capital, Estocolmo, la cantidad de prostitutas ha sido reducida en dos tercios y la
de clientes en un 80 por ciento. En otras grandes ciudades suecas, el comercio sexual en las calles casi ha
desaparecido. Y en buena medida también ha ocurrido esto con los famosos burdeles y salas de masaje que
proliferaron en el país en las últimas tres décadas del siglo 20, cuando la prostitución era legal.
Adicionalmente, es nula la cantidad de mujeres extranjeras que ahora están siendo traficadas a Suecia para
comercio sexual. El gobierno sueco estima que en los últimos años sólo entre 200 y 400 mujeres y niñas han
sido traficadas cada año hacia este país, cifras que no son tan significativas en comparación con las 15,000 a
17,000 mujeres traficadas anualmente hacia la vecina Finlandia.
Ningún otro país y ningún otro experimento social siquiera se acercan a los prometedores resultados que
están siendo observados en Suecia.
¿Cuál compleja fórmula ha utilizado Suecia para lograr esta proeza? Sorprendentemente, su estrategia no es
en absoluto compleja. De hecho, los principios de ésta parecen tan simples y anclados con tal firmeza en el
sentido común que de inmediato nos llevan a preguntar: “¿Por qué nadie intentó esto antes?”
La trascendental legislación sueca de 1999
En 1999, luego de años de investigación y estudios, Suecia aprobó una ley que: a) penaliza la compra de
servicios sexuales y b) despenaliza la venta de dichos servicios. La novedosa lógica detrás de esta
legislación se estipula claramente en la literatura del gobierno sobre la ley:
“En Suecia la prostitución es considerada como un aspecto de la violencia masculina contra mujeres, niñas y
niños. Es reconocida oficialmente como una forma de explotación de mujeres, niñas y niños, y constituye un
problema social significativo… la igualdad de género continuará siendo inalcanzable mientras los hombres
compren, vendan y exploten a mujeres, niñas y niños prostituyéndoles”.
Además de la estrategia legal de dos vías, un tercer y esencial elemento de la ley sueca sobre la prostitución
provee que amplios fondos para servicios sociales integrales sean dirigidos a cualquier prostituta que desee
dejar esa ocupación; también provee fondos adicionales para educar al público.
Siendo así, la estrategia única de Suecia trata la prostitución como una forma de violencia contra las
mujeres, en la cual se penaliza a los hombres que las explotan comprando servicios sexuales, se trata a las
prostitutas, en su mayoría, como víctimas que requieren ayuda y se educa al público para contrarrestar el
histórico sesgo masculino que por tanto tiempo ha embrutecido el pensamiento acerca de la prostitución. A
fin de anclar sólidamente su visión en terreno legal firme, la ley sueca referida a la prostitución fue aprobada
como parte de la legislación general de 1999 sobre la violencia contra las mujeres.
Un primer obstáculo en el camino
Es interesante observar que, a pesar de la extensa planificación que tuvo lugar en Suecia previo a la
aprobación de la ley, durante los primeros dos años de vigencia de este novedoso proyecto casi no ocurrió
nada.
La policía efectuó muy pocos arrestos de clientes y la prostitución, que antes había sido legalizada en el
país, continuó casi como si nada. Los pesimistas del mundo reaccionaron a la muy publicitada falla con un
estridente recordatorio: “¿Ven? La prostitución siempre ha existido y siempre existirá”.

12

Pero los suecos, muy seguros del pensamiento detrás de su plan, no prestaron atención a las críticas.
Rápidamente identificaron el problema y luego lo resolvieron. El punto de falla, donde los mejores
esfuerzos se habían estancado, era que las fuerzas de seguridad no estaban haciendo su trabajo. Se
determinó que los agentes de policía necesitaban capacitación a profundidad y orientación en lo que el
público y la legislatura del país ya comprendían perfectamente. La prostitución es una forma de violencia
masculina contra las mujeres.
Los explotadores/compradores deben ser castigados y las víctimas/prostitutas necesitan recibir ayuda. El
gobierno sueco invirtió cuantiosos fondos, de modo que policías y fiscales, desde los más altos niveles hasta
los agentes que trabajaban en las calles, recibieron una intensa capacitación y el mensaje de que el país
hablaba en serio. Fue entonces que Suecia empezó a ver resultados sin precedentes.
Hoy día no sólo el pueblo sueco continúa apoyando firmemente el enfoque del país a la prostitución (el 80
por ciento de la gente lo respalda, según los sondeos de opinión), sino también policía y fiscales se
encuentran ahora entre sus más fuertes apoyos.
Las fuerzas de seguridad de Suecia han descubierto que la ley sobre prostitución les beneficia en el manejo
de todos los crímenes sexuales, en particular porque les habilita para virtualmente erradicar el elemento del
crimen organizado, que es una plaga en otros países donde la prostitución ha sido legalizada o regulada.
La falla de las estrategias de legalización y/o regulación
El experimento de Suecia es un ejemplo único y solitario, en una población de tamaño significativo, de una
política sobre prostitución que sí funciona. En el 2003, el gobierno de Escocia, con miras a reformar su
propio enfoque a la prostitución, le encargó a la Universidad de Londres la elaboración de un análisis
integral de resultados de políticas sobre prostitución en otros países.
Además de revisar el programa sueco, el equipo de investigación seleccionó a Australia, Irlanda y los Países
Bajos a fin de representar varias estrategias orientadas a legalizar y/o regular la prostitución. No revisó la
situación en aquellos países donde la prostitución está totalmente penalizada, como es el caso en los Estados
Unidos, pues el resultado de dicho enfoque es muy conocido. El mundo ya está bien familiarizado con las
fallas y la futilidad del mecanismo de arrestar prostitutas y dejarlas en libertad para luego volver a
arrestarlas.
Tal como lo reveló el estudio encargado a la Universidad de Londres, los resultados en los estados bajo
revisión que habían legalizado o regulado la prostitución fueron tan desalentadores como la penalización
tradicional, o tal vez aún más.
En cada caso los resultados eran drásticamente negativos.
Según el estudio, la legalización y/o regulación de la prostitución condujeron a:
un drástico aumento en todas las facetas de la industria del sexo,
un marcado incremento en el involucramiento del crimen organizado en la industria del sexo, un dramático
aumento en la prostitución infantil,
una explosión en la cantidad de mujeres y niñas extranjeras traficadas hacia la región, así como
indicaciones de un incremento en la violencia contra las mujeres.
En el estado de Victoria, Australia, donde fue creado un sistema de prostíbulos legalizados y regulados,
hubo tal explosión en la cantidad de éstos que la capacidad del sistema para regularlos fue de inmediato
abrumada, y con igual rapidez esos establecimientos se convirtieron en un nido de crimen organizado,
corrupción y crímenes relacionados. Además, las encuestas de las prostitutas que trabajan bajo sistemas de
legalización y regulación revelan que ellas mismas continúan sintiéndose coaccionadas, forzadas e inseguras
en este negocio.

13

Una encuesta de prostitutas legales bajo la política de legalización en los Países Bajos muestra que el 79 por
ciento de ellas dice querer salir de la industria del sexo.
Y aunque cada uno de los programas de legalización/regulación prometieron ayuda para aquéllas que
deseaban abandonar la prostitución, esa ayuda jamás se concretó en ningún grado significativo.
En contraste, el gobierno sueco sí cumplió con proveer amplios fondos para servicios sociales destinados a
ayudar a prostitutas que querían salir de la industria. El 60 por ciento de las trabajadoras sexuales en Suecia
aprovechó los bien financiados programas y tuvo éxito en abandonar el comercio sexual.*
* El informe íntegro del gobierno de Escocia acerca de políticas sobre prostitución puede ser leído en
www.scottish.parliament.uk
Entonces, ¿por qué nadie intentó esto antes?
Con el éxito de Suecia alumbrando el camino con tal claridad, ¿por qué otros países no están adoptando
rápidamente ese plan? En realidad, algunos sí lo están haciendo. Tanto Metal From Finland
dia como Noruega están a punto de seguir esos pasos. Y si Escocia escucha los consejos de su propio
estudio, también irá en esa dirección.
Pero la respuesta a la pregunta de por qué otros países no están apurándose a adoptar el plan de Suecia
probablemente sea la misma que respondería por qué los gobiernos no han probado antes la solución sueca.
Considerar a las prostitutas como víctimas de coerción y violencia por parte de hombres requiere que un
gobierno primero pase de ver la prostitución desde la óptica masculina a verla desde los ojos de las mujeres.
Y los países, en su mayoría si no es que prácticamente todos, continúan viendo la prostitución y cualquier
otro asunto desde una óptica predominantemente masculina.
Suecia, en contraste, ha sido líder en promover la igualdad de las mujeres durante mucho tiempo. En 1965,
por ejemplo, penalizó la violación dentro del matrimonio. En los Estados Unidos, hasta en la década de
1980 había estados que aún no habían hecho ese reconocimiento fundamental del derecho de las mujeres a
controlar su propio cuerpo.
Suecia también destaca por tener la más elevada proporción de mujeres en todos los niveles del gobierno.
En 1999, cuando aprobó la trascendental ley sobre prostitución, el Parlamento sueco estaba conformado casi
en un 50 por ciento por mujeres.
La política sobre prostitución de Suecia fue originalmente diseñada y cabildeada por las organizaciones de
albergues para mujeres. Luego la promovieron y lucharon por ella, en un esfuerzo bipartidario, las
singularmente poderosas y numerosas parlamentarias suecas. Y el país no se ha detenido ahí. En el 2002
aprobó legislación adicional que complementaba la ley original sobre prostitución.
Ese año, la Ley de Prohibición del Tráfico Humano para el Propósito de Explotación Sexual llenó algunos
de los vacíos que había en la legislación previa y fortaleció aún más las facultades del gobierno para
perseguir a la red que rodea y apoya la prostitución, como reclutadores, transportadores y anfitriones.
¿Por qué no copiamos aquí el éxito de Suecia?
Aunque quizás sea cierto que los Estados Unidos y otros países aún están mucho más inmersos que Suecia
en la oscuridad patriarcal, no hay razón por la que no puedan impulsar ahora cambios de políticas como los
que esa nación ha realizado.
La belleza del asunto es que una vez que se ha abierto el terreno y la prueba del éxito ha sido establecida,
tendría que ser mucho más fácil convencer a otros de ir por ese mismo camino.

Reservados © todos los derechos, Marie De Santis, Women’s Justice Center,

14

www.justicewomen.com
rdjustice@monitor.net
Traduccion por Laura E. Asturias / Guatemala
Se autoriza copiar y distribuir esta información siempre y cuando el crédito y el texto se mantengan intactos.


<3░
Mi comentario:
Ser prostituta es una elección personal y existencial, y según los entendidos, este oficio, como todos los
demás oficios de la humanidad, está escrito en el destino. Las prostitutas ejercen una terapia, - son
terapeutas y por ende se dedican a las labores médicas de prevención del delito y de la enfermedad, al
diagnóstico de la dolencia, a la terapia y a la rehabilitación. El sujeto que recibe los servicios de una
prostituta es tratado en términos de prevención, diagnóstico, terapia y rehabilitación , - los cuatro mundos
de la medicina.

La compilación le debe a WIKIPEDIA los datos de las informaciones, datos que han sido levemente
matizados y algo abreviados para gozo de atentos lectores.

Enjoy

15