La Inquisición española o Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición fue una institución fundada

en 1478 por los Reyes Católicos para mantener la ortodoxia católica en sus reinos. La Inquisición
española tiene precedentes en instituciones similares existentes en Europa desde el siglo XII. No se
abolió definitivamente hasta 1834, durante el reinado de Isabel II.
La Inquisición, como tribunal eclesiástico, sólo tenía competencia sobre cristianos bautizados.
Durante la mayor parte de su historia, sin embargo, al no existir libertad de culto ni en España ni en
sus territorios dependientes, su jurisdicción se extendió a la práctica totalidad de los súbditos del rey
de España.
La primera inquisición, la episcopal, fue creada por medio de la bula papal Ad abolendam,
promulgada a finales del siglo XII por el papa Lucio III como un instrumento para combatir
la herejía en el sur de Francia.
Hasta 1492, Granada permaneció bajo dominio árabe. Las grandes ciudades, en
especial Sevilla y Valladolid, en Castilla, y Barcelona en la Corona de Aragón, tuvieron grandes
poblaciones de judíos, que habitaban en las llamadas «juderías».
Desde el siglo XV puede hablarse de los judeoconversos, también llamados «cristianos nuevos»,
como un nuevo grupo social, visto con recelo tanto por judíos como por cristianos. Convirtiéndose,
los judíos no solamente escapaban a eventuales persecuciones, sino que lograban acceder a
numerosos oficios y puestos que les estuvieran siendo prohibidos.
No hay unanimidad acerca de los motivos por los que los Reyes Católicos decidieron introducir en
España la maquinaria inquisitorial. Varias posibles razones:

El establecimiento de la unidad religiosa. Puesto que el objetivo de los Reyes Católicos era la creación de
una maquinaria estatal eficiente, una de sus prioridades era lograr la unidad religiosa.
La Inquisición permitía a la monarquía intervenir activamente en asuntos religiosos, sin la intermediación
del Papa.

Debilitar la oposición política local a los Reyes Católicos.

Financiación económica. Puesto que una de las medidas que se tomaba con los procesados era la
confiscación de sus bienes

Creación
El dominico sevillano Alonso de Ojeda convenció a la reina Isabel, entre 1477 y 1478, de la
existencia de prácticas judaizantes entre los conversos andaluces. Para descubrir y acabar con los
falsos conversos, los Reyes Católicos decidieron que se introdujera la Inquisición en Castilla.
En 1478 el Papa Sixto IV promulgó la bula Exigit sinceras devotionis affectus, por la que quedaba
constituida la Inquisición para la Corona de Castilla.
En los primeros tiempos cuando la Inquisición llegaba a una ciudad, el primer paso era el «edicto de
gracia». En la misa del domingo, el inquisidor procedía a leer el edicto: se explicaban las posibles
herejías y se animaba a todos los feligreses a acudir a los tribunales de la Inquisición para descargar
sus conciencias. Se denominaban «edictos de gracia» porque a todos los auto inculpados que se
presentasen dentro de un «período de gracia» (aproximadamente, un mes) se les ofrecía la
posibilidad de reconciliarse con la Iglesia sin castigos severos. Sin embargo, a partir de 1500 los

El que acusaba corría el riesgo de ser condenado a la misma pena que le hubiera correspondido al acusado si lo que afirmaba se demostraba que era falso. Se daba a los súbditos judíos de plazo hasta el 31 de julio de ese mismo año para elegir entre aceptar el bautismo y abandonar definitivamente el país. interroga a los testigos y al acusado y finalmente emite el veredicto. celebrada con multitudinaria asistencia. Los delatores se mantenían en el anonimato y si sus afirmaciones se demostraban falsas no eran castigados con la misma pena que le hubiera correspondido al acusado. El procedimiento que empleaban rompió con la forma medieval de justicia basada en el proceso acusatorio en el que el juez decidía si la parte que acusaba había aportado las pruebas suficientes para demostrar lo que afirmaba. La expulsión de los judíos y la persecución de los judeoconversos Aunque los judíos que continuaban practicando su religión no fueron objeto de persecución por parte del Santo Oficio. El verbo inquiro. De esta forma se facilitaban las denuncias. la Inquisición no funcionó en modo alguno de forma arbitraria. pero también se permitía con ello que muchas de ellas se debieran a motivos de animadversión personal o para deshacerse de un competidor. Pero la diferencia fundamental entre el proceso inquisitorial y el proceso acusatorio estaba en el papel del juez. que deja de ser una parte "inactiva" del proceso ya que es quien toma las declaraciones. El 31 de marzo de 1492. se recelaba de ellos porque se creía que incitaban a los conversos a judaizar. la "búsqueda". Aunque inicialmente los autos públicos no se pretendía una asistencia masiva de espectadores. los Reyes Católicos promulgaron el Decreto de la Alhambra sobre expulsión de los judíos de todos sus reinos. Los rituales relacionados con el auto empezaban ya la noche anterior (la llamada «procesión de la Cruz Verde») y duraban a veces el día entero. El auto de fe terminó por convertirse en un espectáculo. Además no bastaba con denunciarse a sí mismo sino que había que denunciar también a sus cómplices. El acusado no tenía ninguna posibilidad de conocer la identidad de sus acusadores. Gracias a esto la Inquisición contaba con una inagotable provisión de informantes. no bastaba con la confesión para ser absuelto por lo que su confesión debía ser pública. La razón dada para justificar esta medida en el preámbulo del edicto era la «recaída» de muchos conversos debido a la proximidad de judíos no conversos que los seducían y mantenían en ellos el conocimiento y la práctica del judaísmo . en latín. apenas tres meses después de la conquista del reino nazarí de Granada.«edictos de gracia» fueron sustituidos por los llamados «edictos de fe». en medio de un ambiente festivo. Así pues. generalmente en días festivos. con una puesta en escena minuciosamente calculada para causar el mayor efecto en los espectadores. suprimiéndose esta posibilidad de reconciliación voluntaria. Los autos solían realizarse en un espacio público de grandes dimensiones. Los autos de fe podían ser privados o públicos. Como la herejía no era sólo un pecado sino un delito. Sin que el que las hacía corriera ningún riesgo de ser condenado si lo que decía se demostraba falso. significa "buscar" e inquisitio. y se protegía a los testigos de las presiones y de una posible venganza. con el tiempo se convirtieron en una ceremonia.

Una delegación de judíos. La Inquisición se reveló un mecanismo eficaz para extinguir los escasos brotes protestantes que aparecieron en España. sino que obedecían únicamente a la necesidad de evitar el decreto de expulsión. Los moriscos se concentraban sobre todo en tres . sin que ninguno de los integrantes de estas sectas fuese ejecutado. sobre todo. los conversos provenientes del Islam. Con los autos de fe de mediados de siglo se había acabado prácticamente con el protestantismo español. como Ámsterdam. Los procesos fueron largos. y el Norte de África. quien irrumpió en la sala y arrojó treinta monedas de plata sobre la mesa. Represión del protestantismo Durante el siglo XVI. se habían desviado de la ortodoxia (lo cual es llamativo porque tanto Carlos I como Felipe II fueron admiradores confesos de Erasmo de Rotterdam) Los principales procesos contra grupos luteranos propiamente dichos tuvieron lugar entre 1558 y 1562. Más adelante. aunque en menor medida. la mayoría de los procesos no tuvieron como objetivo a los falsos conversos. Los que se quedaron engrosaron el grupo de conversos que eran el objetivo predilecto de la Inquisición. interesados por las ideas erasmistas. Se estima que. por otro lado. preguntando cuál sería esta vez el precio por el que Jesús iba a ser vendido a los judíos. encabezada por Isaac Abravanel. sí parece que la idea de la expulsión procedió del entorno de la Inquisición. Estos procesos significaron una notable intensificación de las actividades inquisitoriales. era susceptible de ser denunciado. No obstante. a comienzos del reinado de Felipe II. y. Dado que todo judío que quedaba en los reinos de España había sido bautizado. establecerían comunidades en ciudades de Europa. descendientes de los judíos de España. un fenómeno bastante minoritario La Inquisición y los moriscos Hubo un tercer colectivo que sufrió sus rigores. algunos de ellos presididos por miembros de la realeza. ofreció una alta compensación económica a los Reyes a cambio de la revocación del edicto. de una población aproximada de 80 000 judíos. es decir. el asunto de los «alumbrados» puso a la Inquisición sobre la pista de numerosos intelectuales y religiosos que. Puesto que en el lapso de tres meses se produjeron numerosísimas conversiones puede suponerse con lógica que gran parte de ellas no eran sinceras. los sefardíes. en el Imperio otomano. los Reyes rechazaron la oferta por presiones del inquisidor general. en los que fueron ejecutadas alrededor de un centenar de personas. Se trata de los moriscos. Se celebraron varios autos de fe multitudinarios. Los judíos españoles emigraron principalmente a Portugal y a Marruecos. El primer proceso relevante fue el que se siguió contra la secta mística conocida como los «alumbrados» en Guadalajara y Valladolid. que fue. sin embargo. contra dos comunidades protestantes de las ciudades de Valladolid y Sevilla. y se resolvieron con penas de prisión de diferente magnitud. Según se cuenta. Al margen de la veracidad de esta anécdota. aproximadamente la mitad optaron por la emigración. si continuaba practicando la religión judía.

a partir de la Revolución francesa. Había varias razones para ello: en los reinos de Valencia y de Aragón la gran mayoría de los moriscos estaban bajo jurisdicción de la nobleza. que nunca fue seguida con los judeoconversos. opinan que un control tan estricto fue imposible en la práctica y que existió mucha más libertad en este aspecto de lo que habitualmente se cree. decidió reactivar el Santo Oficio a quien se encomendó encarecidamente la persecución de las obras francesas. 1632 y1640. 1583 y luego. las cosas cambiaron. Por esta razón. el Consejo de Castilla. fueron obligados a convertirse por un decreto de Carlos I en 1526. La censura En el marco de la Contrarreforma. aunque prestaban especial atención a las obras religiosas y. una sublevación que fue reprimida con inusitada dureza. hasta 1614. también en la Corona de Aragón. bajo el reinado de Felipe III. Además de las ejecuciones y deportaciones de moriscos a otras zonas de la Corona de Castilla que tuvieron lugar entonces. Inglaterra y Alemania). No obstante. pero con el tiempo se adoptó una solución de compromiso. en el Reino de Aragón y en el Reino de Valencia. el problema principal era el miedo a la rebelión en una zona particularmente vulnerable en una época en que los turcos señoreaban el Mediterráneo. la inclusión en el índice implicaba la prohibición total y absoluta del libro. en el siglo XVII. En general. en 1612. en la segunda mitad del siglo. la Inquisición intensificó los procesos a moriscos. En Granada. con los moriscos se ensayó una política diferente. Entre 1568 y 1570 se produjo la rebelión de las Alpujarras. sin embargo. Oficialmente. y el 4 de abril de 1609. No obstante. Los índices incluían una enorme cantidad de libros de todo tipo. por su parte. y durante la cual salieron de España cientos de miles de personas. 1559. avanzado ya el reinado de Felipe II. se decretó la expulsión de los moriscos. No obstante.zonas: en el recién conquistado Reino nazarí de Granada. la evangelización pacífica. la Inquisición mantuvo una actitud escéptica hacia . los de la Corona de Aragón. En principio. la Inquisición trabajó activamente para evitar la difusión de ideas heréticas en España mediante la elaboración de sucesivos Index Librorum Prohibitorum et Derogatorum: se publicaron índices en 1551. so pena de herejía. El apartado de supersticiones incluye los procesos relacionados con la brujería. particularmente. apenas fueron perseguidos por la Inquisición. todos los musulmanes de la Corona de Castilla se habían convertido al cristianismo en 1502. La caza de brujas en España tuvo una intensidad mucho menor que en otros países europeos (especialmente Francia. consistente en permitir las ediciones expurgadas de algunos de los libros prohibidos. que se realizó en varias etapas. la actividad inquisitorial se vio imposibilitada ante la avalancha de información que cruzaba la frontera. a las traducciones vernáculas de la Biblia. En un principio. y perseguirles hubiera supuesto ir frontalmente contra los intereses económicos de esta poderosa clase social. La permanente tensión que causaba el numeroso colectivo de los moriscos hizo que se buscase una solución radical y definitiva. temiendo que las ideas revolucionarias terminasen por penetrar en España.

o por poner en duda diferentes aspectos de la fe cristiana. A lo largo de su existencia. secretario del tribunal. Los calificadores eran generalmente teólogos. pero al enterarse de los abusos cometidos por estos en Sevilla. Organización A pesar de ser competente en asuntos religiosos. y el alcaide. tales como la presencia real de Cristo en la Eucaristía o la virginidad de María. . encargado de difundir los comunicados del tribunal. según el derecho canónico. investigando las denuncias e interrogando a los testigos. Otra cuestión conflictiva fue el caso de las cartas a Roma. La homosexualidad. contra naturam: la homosexualidad y el bestialismo. Como respuesta a ello. y el escribano general. desde la blasfemia hasta afirmaciones relacionadas con las creencias religiosas. Los consultores eran juristas expertos que asesoraban al tribunal. la moral sexual o el clero. era castigada con la muerte por los tribunales civiles. el Rey Católico acabó por amenazar con muerte a quien apelara sin permiso real y otorgó a la Inquisición el derecho a escuchar apelaciones Consejo de la Suprema y General Inquisición El procurador fiscal era el encargado de elaborar la acusación. Sixto IV había promulgado una bula en 1478 por la que daba a la corona española plenos poderes para el nombramiento y destitución de los inquisidores. un delito relativamente frecuente en una sociedad en la que no existía el divorcio. carcelero encargado de alimentar a los presos. a diferencia de los inquisidores medievales. el notario del secreto. Mención aparte merece la represión inquisitorial de dos delitos sexuales que en la época solían asociarse. el rey acusó al Papa de favorecer a los conversos. Como la constitución del tribunal permitía al acusado apelar a Roma. revocó la bula en 1482. El tribunal contaba además con tres secretarios: el notario de secuestros. Sixto IV se echó atrás y dejó en manos de la corona el control de la Inquisición. Ante tanta resolución. Muchas personas fueron procesadas por afirmar que la «simple fornicación» (relación sexual entre solteros) no era pecado. indicó en su informe a la suprema que: «No hubo brujas ni embrujados en el lugar hasta que se comenzó a tratar y escribir de ellos» Bajo el rubro de «proposiciones heréticas» se incluían todos los delitos verbales. denominada en la época «sodomía». a ellos competía determinar si en la conducta del acusado existía delito contra la fe. que se trataba de una mera superstición sin base alguna. la Inquisición fue un instrumento al servicio de la monarquía. se produjeron distintas fricciones entre Roma y los Reyes de España por el control de la Inquisición.los casos de brujería. El alguacil era el brazo ejecutivo del tribunal: a él competía detener y encarcelar a los acusados. En particular. Otros funcionarios eran el nuncio. esto hicieron los conversos en numerosas ocasiones. fueron muy numerosos los procesos por bigamia. haciendo que los inquisidores se sometieran a los obispos de sus diócesis. considerando. quien anotaba las declaraciones del acusado y de los testigos. por considerarse ambos. que después del proceso de Logroño llevó un edicto de gracia a varias localidades navarras. Alonso de Salazar y Frías. quien registraba las propiedades del reo en el momento de su detención.

En la práctica. Aunque eran muchos los nobles que ostentaban el cargo. La tortura era siempre un medio de obtener la confesión del . dependían exclusivamente de las confiscaciones de los bienes de los reos. sino en la presunción de culpabilidad. defender al acusado. Instrucción secreta e indefensión del acusado La instrucción no se basaba en el principio de la presunción de inocencia. ni tampoco quiénes eran los testigos. ya que suponía un reconocimiento público de limpieza de sangre y llevaba además aparejados ciertos privilegios. por lo que una persona no tenía posibilidad de probar que nunca había sido perseguida. el detenido permanecía completamente aislado del mundo exterior. era el acusado que tenía que demostrar su inocencia. Pasados tres interrogatorios sin que confesara. eran sacerdotes regulares que colaboraban ocasionalmente con el Santo Oficio. Los comisarios. que podían ser semanas o meses. Tortura A los presos que protestaban se les ponía el «pie de amigo». Desconocía de qué se le acusaba. por su parte. la mayoría de los familiares eran de extracción social popular. La misión fundamental del abogado no era. oído o vivido durante el tiempo que habían estado en prisión. eran numerosas las detenciones preventivas. Los reos permanecían absolutamente incomunicados. Además no podía hablar a solas con el detenido y siempre tenía que estar presente un inquisidor en la entrevista. Uno de los aspectos más llamativos de la organización de la Inquisición es su forma de financiación: carentes de un presupuesto propio. Asimismo se prohibía certificar que alguien había sido condenado o detenido por la Inquisición. y a menudo los familiares del acusado quedaban en la más absoluta miseria.Los familiares eran colaboradores laicos del Santo Oficio. No resulta sorprendente. que muchos de los encausados fueran hombres ricos. por tanto. Así durante el tiempo que duraba la detención. sino incitarle a confesar. una horquilla de hierro que mantenía erguida a la fuerza la cabeza del reo. Convertirse en familiar era considerado un honor. se le mostraban los cargos que había contra él que generalmente eran muy imprecisos. sin embargo. Cuando finalmente lograban salir. Éstos se utilizaban para pagar los gastos de su propio mantenimiento y las costas procesales. Como el paradero del detenido no se daba a conocer se hablaba de las cárceles "secretas" de la Inquisición. La detención del acusado implicaba la confiscación inmediata de sus bienes. que no era informado de cuáles eran las acusaciones que pesaban sobre él. Las personas detenidas eran llevadas en secreto a las cárceles de la Inquisición donde esperaban juicio. y se dieron situaciones de detenidos que esperaron hasta dos años en prisión antes de que los «calificadores» examinasen su caso. ni cuáles eran las pruebas que había contra él. y no el tribunal el que tenía que probar que era culpable. que debían estar permanentemente al servicio de la Inquisición. pues. Toda la instrucción era llevada en el secreto más absoluto. a los detenidos se les obligaba a que no revelaran nada de lo que habían visto.

no se ejecutaba a nadie. y la confiscación de todos sus bienes. sino inmediatamente después y en otro lugar. El acusado podía ser «reconciliado». 2. Si el condenado se arrepentía. 4. 1. que implicaba la muerte en la hoguera. Las absoluciones fueron en la práctica muy escasas. La ejecución era pública. entre ellas largas condenas de cárcel o galeras. La suspensión era una forma de absolver en la práctica sin admitir expresamente que la acusación había sido errónea. El proceso podía ser «suspendido».reo. como los azotes. Si no. incluyendo tanto a niños mayores de 14 años como a ancianos Veredicto Para la Inquisición española era "esencial dar la impresión de que el Santo Oficio no se equivoca nunca. aunque bajo sospecha. La inhabilitación se extendía a sus hijos y nietos. También existían castigos físicos. durante la minoría de edad de Isabel II . Además de la ceremonia pública (el auto de fe). 3. existían penas más severas. Recibían esta pena los herejes impenitentes y los «relapsos» (reincidentes). en el que en contra de lo que suele creerse. Entre éstos se encontraban el sambenito. era quemado vivo. 5. a pesar de los temores que suscitaba la Revolución francesa. se le estrangulaba mediante el garrote vil antes de entregar su cuerpo a las llamas. se produjeron varios hechos que acentuaron el declinar de la institución inquisitorial. aunque éstos podían librarse de ella pagando una multa llamada de composición. y después cumplir un castigo espiritual o corporal. Era el menor de los castigos que se imponían. Abolición La Inquisición fue abolida por Napoleón mediante los decretos de Chamartín de diciembre de 1808 por lo que no existió durante el reinado de José I (1808-1812). La Inquisición fue definitivamente abolida el 15 de julio de 1834 por un Real Decreto firmado por la regente María Cristina de Borbón. In absentia o muertos allí. Durante el reinado de Carlos IV y. el destierro (temporal o perpetuo). con lo que en la práctica el acusado quedaba libre. se quemaban efigies La relajación se producía durante el auto de fe. Los reconciliados no podían ocupar cargos eclesiásticos ni empleos públicos. no un castigo propiamente dicho. es preciso impedir que pueda decirse que se ha detenido a un inocente. sobre todo. y con la amenaza de que su proceso se continuase en cualquier momento. Se aplicaba sin distinción de sexo ni edad. que no detiene a nadie sin motivos. El culpable debía abjurar públicamente de sus delitos. El acusado podía ser «penitenciado». multas o incluso la condena a galeras. El acusado podía ser absuelto. El máximo castigo era la «relajación» al brazo secular.