El Pensamiento Presocrático.

En Grecia para el siglo V a. C. se plantea uno de los problemas fundamentales de
la filosofía del Derecho: el de las relaciones entre las leyes positivas que son
establecidas por la voluntad del estado y que pueden hacerse valer incluso por la
fuerza, y las normas de conducta que el hombre encuentra dentro de sí,
independiente de la legislación del Estado. Normas que comúnmente se le
denominan de “derecho natural”.
Este cuestionamiento de los Griegos los diferencia con otras civilizaciones
anteriores a estos, que a pesar de tener sistemas complejos de organización,
normas o instituciones (como por ejemplo los sistemas legislativos como el
Código de Hammurabí), no tuvieron por objeto de reflexión filosófica el derecho
propiamente tal.
Los Griegos son los primeros en dar una respuesta crítica, consciente, no
fantástica o mitológica, que se traduce posteriormente en el legado que dejan a la
humanidad de una civilización fundada en valores de la racionalidad, entendida
como la verdadera esencia del hombre. Es tal su legado que ha llegado a
nosotros transmitida por culturas como la romana, cristiana, bizantina, árabe. Y
que han sido redescubierta y revalorizada en Renacimiento.

Los Sofistas.
El término sofista proviene del griego sophía, que significa «sabiduría» y sophós
que significa «sabio». Sofista es el nombre dado en la Grecia clásica al que hacía
profesión de enseñar la sabiduría.
El pensamiento filosófico de los sofistas, es de una confianza extrema en la razón,
la fundación racionalística y humanística de todos los valores. Para ello sacrifican
la absolutez y la universalidad, asumiendo una posición relativista, no sólo en el
conocimiento sino también en la moral. Es decir, condicionan la verdad y el bien
a lo que estas entiende que son, el hombre como individuo. Queda de manifiesto
con la afirmación de Protágoras quien señala <<El hombre es la medida de todas
las cosas>>.
Es esta la principal característica que hace diferencia entre los sofistas con
Sócrates, quien comparte el interés por el hombre, y por el mundo humano, así
como de la fundación racional de la moral, pero que, muy por el contrario,
revindica y afirma la universalidad de la verdad y del bien.

divinas. “la verdad no existe”. Mérito. “existen sólo opiniones no verdades”. habían establecido en el mundo físico la idea de un “orden racional” extraído de la experiencia jurídica y política. por naturaleza. lo que motivó la actitud relativista y escéptica que negaba la universalidad de la verdad y del bien. El problema se creaba al confrontarse esta idea de Ley Natural con las Leyes Divinas. Esta idea podía fácilmente asumirse como si existiese por sí mismo. que conllevo a serios problemas educativos en los jóvenes atenienses. “el hombre es la medida de las cosas”. y en este aspecto es que se considera a su antagonista “Socrates” como un equivalente. Un modelo universal e inmutable de Derecho. . Los pensadores naturistas anteriores a los Sofistas y a Sócrates. donde ellos primeramente alcanzaron una gran imagen intelectual y reputación debido a su preparación.. aunque este en realidad era enseñado como el del razonamiento susceptible y capcioso (de donde proviene su mala fama como “charlatanes”). quienes participaron activamente tomando funciones legislativas. eternas. Entre sus frases célebres encontramos con: “Todo es relativo”. etc. sino a perfeccionar el método para que una opinión prevaleciera aparentemente como verdadera. degenerando el movimiento sofista únicamente en un medio lucrativo. las que no estaban escrituradas por ser superiores. “cada individuo percibe el mundo a su modo y conveniencia”. obteniendo un buen resultado a quién fuese más hábil y experto en el dominio de la palabra y de persuadir. por el cual las leyes del hombre para que sean justas y obligatorias. Es donde los sofistas son identificados como maestros en el arte del razonamiento. Es esta práctica de los maestros del sofismo. anterior al hombre e independiente de él. Habían objetivado en una realidad natural.En Atenas las instituciones políticas y judiciales democráticas estaban vinculadas a los Sofistas. Y al tener estas características son también externas y anteriores al hombre y a su actividad legisladora. externa al sujeto humano. administrativas y judiciales. y que tenía por objetivo no a buscar a la verdad. ya que muchas veces se realizaban asambleas públicas y consejos. El mérito de los sofistas es haber situado al hombre en el centro de la especulación filosófica y no al mundo físico. deben estar conformes. lo que en su origen y esencia era una creación del hombre (la idea de justicia).

a un “algo divino”. a la Tierra. Como se ha mencionado se rescata de los sofistas la actitud antidogmática. que permitiese formular la definición: el <<ti estin>>. en determinar el objeto de la investigación filosófica desde el “cielo”. Una. En principio escandalosa y repudiada por los círculos más conservadores al ideal educativo aristocrático. Fue acusado de introducir a la ciudad “nuevos dioses” que obedecían a este impulso religioso. al mundo human. que le llevo su vida entera. No hay registros escritos de él. Nació en Atenas alrededor de 470-469 y fue condenado a una pena capital bajo la acusación de impiedad y de corrupción de la juventud en el año 399. A los jueces declaró que si lo habían . Partiendo de simples conversaciones desinteresadas con quien quiera entretenerse en ellas. el <<que>> de lo que fuera. crítica.Este problema de confrontación lo plantearon primeramente los Sofistas. no de la opinión. Sócrates y los Sofistas cooperaron. entendida como conocimiento de la verdad. de cierto modo. óbice de filosofar en en sentido propio y etimológico del término griego: a buscar la “sabiduría” (sophía). sino que hacia suya una enseñanza inmediata y práctica de sabiduría y virtud. Sócrates. Sócrates no creó una doctrina sistemática. afirmando que nada sabía e investigando con sus interlocutores la verdad. que motivó a una renovación y progreso de la cultura Ateniense. para Sócrates como una gran tarea y misión que considera como deber religioso. que no fuese relativa a las circunstancias. De esta actitud crítica participa quién fue el gran rival para los Sofistas: Sócrates. que las leyes positivas no siempre estarán en armonía con las tendencias naturales y las exigencias racionales del hombre (con su naturaleza). del mundo físico. es decir. terminando así con una acusación calumniosa de impiedad y condenado a muerte. quién también fue mirado con desconfianza y repulsa. tales como Platón y Jenofonte. sin esa presunción y seguridad que emanaba de los Sofistas. pero lo conocido ha llegado en manos de sus disipulos. como también a plantear la investigación en términos racionales y críticos. Es esta actividad de buscar la verdad y de educar a los demás en la misma indagación. sino que captara la “escencia de las cosas”.

refiere Aristóteles. aconsejar e instruir hombres exhortándoles a ocuparse de riquezas. Jenofonte. y su tarea de despertar la conciencia en la ciudadanía llevaría a tener que dialogar con una sociedad cívica como la ateniense. sino que relativos a los individuos singulares. ya que “en las cosas morales buscaba lo universal”. de la gloria y de honores. Afirma como necesidad suprema ética la autoconciencia. investigara más. entre el Derecho Positivo y el valor moral. en el dialogo de Hipias. De aquí la identificación de Sócrates entre virtud y ciencia. dice “<<yo digo que lo que es legal (conforme a la ley positiva) es justo (dikaion). en el intelecto y en la conciencia humana. de la sabiduría. quien obedece a las leyes del Estado obra justamente. de la verdad y del modo de hacer su alma mejor. el tendría que responder que tendría que obedecer a Dios antes que a ellos. <<Sócrates creía que la virtud era la razón… Pensaba que nadie podía obrar conscientemente contra lo que es mejor. Sócrates bajo el objetivo de encontrar la verdad.>> .de poner en libertad bajo condición de que no filosofara. pero al enseñar la moral implica claramente una actitud concreta ante los temas de la justicia y la ley. <<naturaleza>> del hombre. injustamente. Socrates no se plantea de forma directa el problema del Derecho. no sólo comprendería conocimiento sino que le llevo también a conocer. Él aunque no participaba de la política. el conocimiento y dominio de sí mismo. esencia. radica en que este último demuestra la universalidad tanto del conocimiento como de los valores morales. La relevante diferencia entre los Sofistas y Sócrates. no se desinteresaba de esta. la moral. dice que Sócrates parece aceptar la identificación de la justicia con la ley positiva. En el pasaje de los Memorables. el individuo empírico terminado por afirmar que el conocimiento y la moral no son universales. recoge lo que en la doctrina de los sofistas más allá del relativismo tenía validez: la identificación de la moral con la razón. quien las desobedece. entendían por “hombre”. sino por ignorancia>>. sino sobre todo. pues este le habría mandado a filosofar. Siendo que los sofistas decían que el hombre era la medida de todas las cosas. en que el fundamento de dicha universalidad se sitúa en el mismo hombre. La relación entre la ley y justicia. y también.

. las no <<escritas>> que rigen igualmente en todo lugar. De esta forma. en el cual Socrates comprende en las leyes. Preferible es. de la misma. Entonces parece que situa todas las leyes en un mismo nivel. padecer injusticia. ya que violar la ley es en sí “una injusticia”. Es cuando fue condenado a muerte donde explica más que con enseñanzas. no porque la ley sea por si misma necesariamente buena. cometer injusticia incluso contra lo que es injusto. en cuyo respeto radica la justicia. la justicia consiste para Sócrates en obrar conforme a la ley. antes que cometerla. objetivo.Estas frases al parecer positivistas. Contra la ley no es conveniente rebelarse cometiendo una inmoralidad de un comportamiento semejante. para Sócrates. sino por los Dioses: expresiones típicas iusnaturalistas. hay que entenderlas con lo que prosigue del dialogo de Hipias. propia de la conciencia del hombre. sino más bien porque aunque sea molesta no se debe violar. sino en virtud de una exigencia moral. y que no han sido mandadas por hombres. No deben prevalecer los intereses personales. En efecto. y el mal no debe ser respondido con el mal (cometer contrajusticia). es malo. tanto las naturales o divinas como las establecidas por el Estado. con hechos. reclama el respeto a la ley por el valor intrínseco.