EXISTENCIA SIN MUNDO

1ero: El exotismo.
Podemos, en nuestra relación con el mundo, separarnos del mundo. Las cosas se refieren a
un interior en cuanto partes de un mundo dado. El arte los hace salir del mundo, los separa
de la pertenencia a un sujeto. La función del arte consiste en presentar una imagen del
objeto en vez del objeto mismo. Esa manera de interponer entre nosotros y las cosas una
imagen tiene como efecto separar l cosa de la perspectiva del mundo. El hecho de que nos
relacionemos indirectamente con el objeto o el hecho real les aporta una modificación
esencial, esa relación es su exotismo en el sentido etimológico del termino.
El exotismo aporta una modificación a la contemplación misma. Los objetos están afuera
sin referirse a un interior, sin que sean ya naturalmente poseídos. El cuadro, el mundo, la
estatua, son los objetos de nuestro mundo, pero a través de ellos las cosas representadas se
separan de nuestro mundo
El arte comunica ese carácter de alteridad a los objetos representados que forman, sin
embargo, parte de nuestro mundo.
El arte nos ofrece esos objetos en su desnudez, en su ausencia de forma, es decir, la notrasmutación de la exterioridad a la interioridad que las formas llevan a cabo. Las formas y
los colores del cuadro descubren las cosas en sí, pues mantienen la exterioridad de éstas.
La obra de arte imita la naturaleza y se separa a la vez lo más posible de ella.
En la percepción se nos da un mundo. Las palabras y los sonidos se refieren a los objetos
que recubren. Y, mediante su significación objetiva la percepción tiene también una
signifiación subjetiva: la exterioridad se refiere a la interioridad, no es la de una cosa en sí.
El movimiento del arte consiste en abandonar a percepción para rehabilitar la sensación, en
desligar la cualidad a esa remisión al objeto. La intención se extravía en la sensación, no
llega al objeto, ese extravío en la sensación, en la aiesthesis, es lo que produce el efecto
estético.
La sensación no es el material de la percepción. En el arte, la sensación retorna a la
impersonalidad de elemento.
La sensación no es la cualidad aún no organizada (Kant). Reducida a la cualidad pura, la
sensación sería ya un objeto en la medida en que es luminosa.
La manera en como en el arte las cualidades sensibles de un objeto, no conducen a ningún
objeto y son en sí, es el acontecimiento de la sensación en cuanto sensación, es decir, el
acontecimiento estético.
La sensación y la estética producen, pues, las cosas en sí, no como objetos de grado
superior, sino que, apartando todo objeto, desembocan en un elemento nuevo. Extraño a
toda distinción entre un adentro y un afuera, rehusándose incluso a la categoría del
sustantivo.

a su vez. La pintura es una lucha con la visión. tríangulos. Tras la luminosidad de las formas. No designa.del mundo. Ella intenta separar de la luz a los objetos integrados en un conjunto. anónima. es anónima. aparece a su vez como un envoltorio de una interioridad. La realidad exótica del arte al no ser ya objetiva. De la destrucción de la representación que el hace posible. Imposible situar esa vuelta afuera de todo acontecimiento. la fijamos mediante el termino hay. El carácter de esa acción misma no tiene autor. el exotismo de la obra se integra en nuestro mundo. Elementos desnudos o abscesos del ser. No la del materialismo clásico mecanicista y opuesta al pensamiento. que surge de un mundo roto. En esta caída de los objetos sobre nosotros. Planos. la realidad se expone ahí en su desnudez exótica de realidad sin mundo. el cuadro lleva a cabo el en sí mismo de la existencia de ellas -el absoluto del hecho mismo de que hay algo que no es. Imaginemos la vuelta a la nada de todos los seres: cosas y personas. Mediante la simpatía con esas cosas o esa alma. 2do Existencia sin existente. Por todas partes hay fisuras que agrietan la continuidad del universo. por medio de los cuales los seres se refieren ya a nuestro adentro. sobre nosotros se lanzan cosas. Mirar es el horizonte. sin que haya transición de unos a otros. Anuncia una revuelta contra la continuidad de la curva. afirman su poer de objetos materiales y alcanzan el paroxismo de su materialidad. la materia es el hecho mismo del hay. La indeterminación del algo pasa no se refiere a un sustantivo. un autor mal conocido de la acción.Separandose de un espacio sin horizonte. En la representación de esta materia en la pintura se realiza esta defomración. expresa el mundo del artista. En la pintura contemporánea los objetos no importan en cuanto elementos de un orden universal. Las búsquedas de la pintura moderna proceden del sentimiento del fin del mundo. La realidad artística es el medio de expresión de un alma. A pesar de la racionalidad y la luminosidad de estas formas tomadas por sí mismas. Ésta nueva noción de materialidad no es la de lo espezo.En un cuadro. Esa consumación impersonal. . Algo pasa. pero inextinguible del ser. un nombre. esa que murmura en el fondo de la nada misma. que es innombrable y que sólo puede aparecer gracias a la poesía Se descubre una nueva materialidad.puesta al desnudo. La obra de arte. Lo particular resalta en su desnudez de ser. La interioridad misma de las cosas que en la obra de arte adquieren una personalidad. lo macizo lo miserable. un objeto.

La transparencia que nos distingue de las cosas y nos permite acceder a ellas. No hay mundo. El yo está sumergido bajo la noche. No hay algo. nada esta dado. puesto que la existencia de una conciencia constituye subjetividad. La noche es la experiencia misma del hay. dueña del ser. de alguna manera. Consiste en la destrucción de las categorías que servían para la descripción de los sentimientos suscitados por lo sagrado. Es un hormigue de puntos. En la participación mística de Levi-Bruhl. El horror es. no es discurso. es el “ser en general”. Inseguridad de que ninguna cosa venga. . De Levi-Bruhl Para describir una existencia afectada con horror. Hay en general. Lo exterior no esta en correlación con algún interior. la oscuridad la llena como un contenido. No apaciguándola en el inconciente. no es gracias a un pensamiento que la aprehendemos. incluso no hace posible esa distinción. Si el termino experiencia no fuese inaplicable a una situación que es la exclusión absoluta de luz. ya nombre. El todo esta abierto hacia nosotros. en rehusarse en tomar forma personal. invade como una presencia. Cualquier cosa equivale a cualquier otra. La corriente anónima del ser invade todo. en el anonimato de la noche. En una participación. No hay perspectiva. Cuando las formas de las cosas se disuelven en la noche. Está lleno pero lleno de nada en absoluto. Los puntos no están situados. Ser conciencia es ser separado del hay. del silencio. Esta universal ausencia es.El hay. Esa nada de sensaciones constituyen una sorda amenaza indeterminada. sino venida de la tranquilidad. Está inmediatamente ahí. inseguridad no venida del día. El hay trasciende la interioridad y la exterioridad. Hay inseguridad. se aproxime. Ya que ella es sujeto de existencia. sino precipitándola en una vigilancia impersonal. Esa obscuridad no se interrumpe. La obscuridad nos entrega al ser. La distinción sujeto-objeto que usamos para abordar los exitentes. Identidad de los términos sujeto y objeto de acuerdo a los sentimientos que provoca: Durkheim. no sirve para abordar el ser en general. una presencia absolutamente inevitable. un movimiento que va a despojar a la conciencia de su subjetividad misma. La ausencia de perspectiva no es puramente negativa. sin que importe lo que hay. la identidad de los términos se pierde.

de la Reveación. si la conciencia con su poder de sueño. Los primitivos eran indiferentes con el hecho de la muerte natural. El horror es el acontecimiento de ser que retorna en el seno de esa negación. el sin salida de la existencia. la universalidad de la existencia hasta en su aniquilación. no es el lugar de la nada-intervalo. pero es posible y pensable en cuanto intervalo e interrupción. La existencia de uno sumerge al otro. La participación de un término en otro no reside en la comunidad de un atributo. El horror ejecuta la condena a la realidad perpetua. El horror es la participación en el hay. Es de su subjetividad de lo que esta despojado el sujeto en el horror. Es si cabe decirlo. Los primeros Dioses son impersonales. .. no tiene puertas de salida. la imposibilidad de la muerte. Se parte del ser limitado por la nada. de epoche. El horror no es una angustia de muerte. Reconocemos en ella el hay. El hay es la presencia de la ausencia. sino que un término es el otro. La nada es impensable en cuanto límite o negación del ser. como si nada se hubiese movido. El hay es ese ser-densidad atmósfera.Éstos se despojan de su sustantividad misma. La oscuridad no se trata de un algo que queda sino de la atmósfera misma de la presencia. Los primitivos están absolutamente antes de la Luz. Esta por encima de la contradicción. No hay ninguna cosa. en el hay sin salida. pero hay ser. pasa por desapercibido el carácter dialéctico de la presencia de la ausencia. En el hay que retorna en el seno de toda negación. El horror de la noche sin salida es la existencia irremisible. Matar y morir es buscar una salida del ser.