1

Santiago, seis de noviembre de dos mil catorce.
Vistos:
Se reproduce la sentencia en alzada con excepción de
sus considerandos quinto a noveno, que se eliminan.
Y se tiene en su lugar y además presente:
Primero: Que el recurso de protección de garantías
constitucionales
Constitución

establecido

Política

jurídicamente

una

en

de

acción

el

la

de

artículo

20

República

evidente

de

la

constituye

carácter

cautelar,

destinada a amparar el legítimo ejercicio de las garantías
y derechos preexistentes que en esa misma disposición se
enumeran, mediante la adopción de medidas de resguardo de
carácter urgente que se deben tomar ante un acto arbitrario
o ilegal que impida, amague o perturbe ese ejercicio.
Segundo: Que a través de la acción de protección de
fojas

7

la

Pescadores

Confederación

Artesanales

admisibilidad

de

favorable

Nacional
Chile

de

Federaciones

impugnó

elaborado

el

por

examen

Servicio

de
de
de

Evaluación Ambiental de la VIII Región del Bío Bío respecto
del Estudio de Impacto Ambiental del proyecto “Optimización
Central Termoeléctrica Bocamina Segunda Unidad”, de 20 de
diciembre de 2013, acto que se califica de arbitrario e
ilegal pues permite que la Empresa Nacional de Electricidad
S.A.,

que

presentó

dicho

procedimiento

de

únicamente

referido

el

proyecto,

calificación
proyecto

ambiental
de

inicio

al

incluyendo

optimización,

en

2

circunstancias que no sólo aquél debía ingresar al sistema
de

evaluación

proyecto

sino

que

“Ampliación

correspondía
Central

también

incluir

Termoeléctrica

el

Bocamina

Segunda Unidad”, pues así lo ordenó la Corte Suprema al
fallar el recurso de protección Rol N° 3141 -2012, en el
que tácitamente se derogó la Resolución de Calificación
Ambiental que amparaba al último proyecto mencionado, en
tanto ordenó que éste debía someterse al Estudio de Impacto
Ambiental.
Añade

que

el

actuar

de

la

recurrida

permite

el

fraccionamiento del proyecto toda vez que abre paso a un
pronunciamiento

sobre

un

Estudio

de

Impacto

Ambiental

incompleto. Refiere además que en el caso concreto no es
posible

evaluar

introducidas
reformado

vía

aisladamente
optimización

sustancialmente

las
puesto

el

modificaciones
que

éstas

proyecto

han

primitivo,

convirtiéndolo en un proyecto nuevo.
Finalmente

sostiene

que

en

la

especie

se

han

conculcado las garantías establecidas en los N° 2 y 8 del
artículo 19 de la Constitución Política de la República
pues a través del acto impugnado se admite la construcción
y operación de la Planta Termoeléctrica Bocamina Segunda
Unidad, al margen del sistema de evaluación ambiental, sin
respetar ni acatar el fallo dictado por la Corte Suprema.
Tercero:

Que

cabe

precisar

en

primer

término

que

tratándose de la garantía consagrada en el artículo 19 N° 8

3

de la Carta Fundamental, el inciso segundo del artículo 20
del

mismo

cuerpo

de

normas

dispone

que

el

recurso

de

protección procederá cuando el derecho a vivir en un medio
ambiente libre de contaminación sea afectado por un acto u
omisión

ilegal

imputable

a

una

autoridad

o

persona

determinada, descartando la arbitrariedad y restringiendo
con ello el análisis jurídico únicamente a determinar la
legalidad del acto u omisión denunciado.
Cuarto:

Que

de

lo

ya

expresado

en

el

considerando

primero fluye que en estos autos se considera que el acto
impugnado -examen de admisibilidad del Estudio de Impacto
Ambiental del proyecto “Optimización Central Termoeléctrica
Bocamina Segunda Unidad”-, es ilegal por cuanto además de
permitir

la

evaluación

de

un

proyecto

incompleto,

ha

significado desconocer lo ordenado en la causa Ingreso Nº
3141-2012, por la Corte Suprema, aseveración esta última
que hace indispensable analizar lo solicitado y resuelto en
los

referidos

antecedentes

que,

en

lo

atingente

a

lo

debatido, dan cuenta de las siguientes actuaciones:
a) En el libelo de fojas 17 la Confederación Nacional
de Federaciones de Pescadores Artesanales de Chile impugna
el

examen

de

admisibilidad

elaborado

por

Servicio

de

Evaluación Ambiental de la VIII Región del Bío Bío respecto
de

la

Declaración

“Optimización

de

Central

Impacto

Ambiental

Termoeléctrica

del

Bocamina

proyecto
Segunda

Unidad”, fundado en que el referido proyecto debía ingresar

4

al Sistema de Evaluación Ambiental por la vía de un Estudio
de Impacto Ambiental y no como declaración, toda vez que el
proyecto
Segunda

“Ampliación
Unidad”

Central

fue

Termoeléctrica

evaluado

como

Bocamina

estudio,

siendo

calificado favorablemente a través de la RCA Nº 206 del año
2007;

en

consecuencia,

correspondía

que

la

modificación

introducida a este proyecto fuera igualmente sometida a un
Estudio de Impacto Ambiental.
b)

En

solicitó:

el

petitorio

“dejar

sin

del

efecto

el

recurso
examen

expresamente
de

se

admisibilidad

elaborado por la Comisión de Evaluación, VIII Región del
Bío Bío respecto de la Declaración de Impacto Ambiental del
proyecto

“Optimización

Central

Termoeléctrica

Bocamina

Segunda Unidad”, de fecha 28 de noviembre de 2011, admitido
a tramitación por dicho organismo, ordenando que para los
efectos de la evaluación ambiental de dicho proyecto Endesa
Chile S.A. deberá presentar un Estudio de Impacto Ambiental
o

en

subsidio

restablecer el

adoptar

las

imperio del

medidas

derecho y

necesarias
proveer la

para
debida

protección de los afectados mediante medidas que vuestra
Señoría Ilustrísima estime de justicia disponer”.
c) El fallo de primer grado rechazó la acción por
estimar que tratándose de un acto de mero trámite el mismo
carecía

de

la

constitucionales.

aptitud

para

conculcar

garantías

5

d) Apelado que fuera dicho fallo, esta Corte Suprema,
por

sentencia

expresando en

de

quince

de

junio

el considerando

de

2012,

tercero que

lo

revocó,

“el asunto

a

dilucidar dice relación a si es suficiente que el proyecto
que

modifica

la

generadora

“Optimización

Central

Termoeléctrica (Segunda Unidad)”, originalmente evaluado a
partir

de

Ambiental,

la

presentación

sólo

sea

de

sometido

un

Estudio

en

esta

de

Impacto

oportunidad

a

Declaración (…)”. En este sentido, agrega en su fundamento
quinto: “no obstante las alegaciones de la recurrida, es un
hecho

no

discutido

que

la

modificación

sometida

al

procedimiento de evaluación de impacto ambiental contempla
un conjunto de obras y actividades que tienen efecto en la
disposición general de los equipos de la Segunda Unidad, de
acuerdo a lo prevenido en la primera consideración, según
dan cuenta los antecedentes, todos los cuales inciden de
manera

importante

y

determinada

en

la

segunda

termoeléctrica a instalar (…)” Agrega “Que así las cosas,
la calificación de impacto ambiental de la que trata el
artículo 11 ter del cuerpo legal anteriormente invocado
para los casos de modificación de un proyecto, sólo se
satisface por medio de un Estudio de Impacto Ambiental y no
de

una

mera

Declaración,

al

contrario

de

lo

que

se

pretende, pues sólo de ese modo es posible establecer si
las

modificaciones

introducidas

a

la

planta

generadora

6

importarán el mejoramiento ambiental y no un peligro o daño
para el entorno en que se ubica.”
Es sobre la base de esos considerandos resolutivos
-con

expresa

alusión

al

artículo

11

ter

de

la

ley

19.300, que se revocó la sentencia impugnada acogiéndose el
recurso de protección, y se dispuso que “el titular del
proyecto

“Ampliación

Central

Bocamina

(Segunda

Unidad)”

presente un Estudio de Impacto Ambiental a la Comisión de
Evaluación de la Región del Bio Bio”, en relación a su
proyecto de “Optimización”.
e) Con posterioridad a haberse dictado el cúmplase por
la Corte

de Apelaciones

de Concepción,

ese tribunal

de

alzada accedió a la petición de la recurrente en orden a
requerir informe a la recurrida, Comisión de Evaluación
Ambiental, en relación al cumplimiento de lo resuelto.
f) En concordancia con lo anterior la recurrida dio
cuenta que, en cumplimiento del fallo, el 4 de julio de
2012 se dictó la Resolución Nº 154 que puso término al
proceso de evaluación ambiental del proyecto “Optimización
Central Termoeléctrica Bocamina Segunda Unidad”.
g)

El

30

de

julio

de

2012

la

recurrente

solicitó

apercibimientos contra Endesa S.A (tercero en la referida
causa) por cuanto hasta la fecha no había ingresado el
Estudio de Impacto Ambiental del proyecto de “Optimización
Central Termoeléctrica Bocamina Segunda Unidad” al Servicio
de Evaluación Ambiental.

7

h) El tribunal de alzada no hizo lugar a lo pedido sin
perjuicio

que

resuelto

para

dispuso
los

notificar

efectos

de

a

Endesa

dar

S.A.

de

cumplimiento

a

los
la

sentencia de la Corte Suprema.
i) Con posterioridad, el 11 de diciembre de 2013, la
recurrente solicitó se decretaran apercibimientos del Nº 15
del Auto Acordado que rige la materia, en contra de Endesa
S.A. esgrimiendo que el fallo de la Corte Suprema derogó
tácitamente la RCA Nº 206 del año 2007 que amparaba al
proyecto

“Ampliación

Central

Termoeléctrica

Bocamina

Segunda Unidad”; sin perjuicio de sostener que además el
proyecto

Optimización

Central

Termoeléctrica

Bocamina

Segunda Unidad se ejecuta sin contar con resolución que lo
califique favorablemente.
j) En cumplimiento a la resolución de 13 de diciembre
de

2013,

Endesa

S.A

evacuó

el

informe

de

fojas

373,

refiriendo que, acatando lo resuelto por la Corte Suprema,
el 18 de diciembre de 2013 reingresó ante el Servicio de
Evaluación Ambiental, el Estudio de Impacto Ambiental del
proyecto

“Optimización

Central

Termoeléctrica

Bocamina

Segunda Unidad”.
k)

Cumplido

lo

anterior

y

con

el

mérito

de

lo

informado, la Corte de Apelaciones por resolución de 27 de
enero de 2014, desestimó la solicitud de apercibimientos a
Endesa S.A.

8

Quinto: Que la exposición de lo actuado en los autos
rol Corte Suprema Nº 3141-2012, deja al descubierto que lo
discutido en la presente acción de protección coincide con
el fundamento esgrimido por la recurrente para solicitar
los apercibimientos ya aludidos respecto de Endesa S.A.
como

forma

Suprema

a

de

cumplir

propósito

el

del

fallo
recurso

dictado

por

intentado

esta

en

la

Corte
causa

citada.
En este contexto, lo planteado en el recurso materia
de

este

examen,

cumplimiento

de

un

pretende
fallo

dilucidar
judicial

lo

dictado

relativo
en

sede

al
de

protección, cuestión que corresponde discutir y resolver en
la causa que origina el conflicto, debiendo acudirse a las
distintas herramientas que el legislador ha dispuesto para
lograr la observancia de una sentencia, entre las cuales
lógicamente no se encuentra una nueva acción de protección.
Sexto: Que sin perjuicio que lo antes expresado es
suficiente para desechar el presente arbitrio, necesario es
consignar, además, que el sustento básico del recurso no es
efectivo, en tanto no es posible extraer del tenor del
fallo dictado en los autos Rol Nº 3141-2012 que en virtud
de

sus

términos

resultara

derogada

tácitamente

la

Resolución de Calificación Ambiental Nº 206 del año 2007
así como tampoco que se ordenara en él que el proyecto
“Ampliación Central Termoeléctrica Bocamina Segunda Unidad”
debía someterse a un nuevo Estudio de Impacto Ambiental.

9

Ahora bien, más allá de no haber mediado la derogación
tácita hecha valer, lo cierto es que el fallo dictado en
los

aludidos

autos

en

parte

alguna

se

refiere

a

la

necesidad de llevar a cabo un nuevo Estudio de Impacto
Ambiental del proyecto “Ampliación Central Termoeléctrica
Bocamina Segunda Unidad”. En efecto, la sola lectura de lo
expuesto en el considerando cuarto permite concluir con
claridad que el pronunciamiento recayó exclusivamente sobre
el

proyecto

de

“Optimización

de

Central

Termoeléctrica

Bocamina Segunda Unidad”, puesto que en concordancia con la
solicitud allí deducida –en orden a dejar sin efecto el
examen

de

admisibilidad

de

la

Declaración

de

Impacto

Ambiental de ese proyecto por estimarse que éste debía ser
objeto

de

fundamentos

un

Estudio

tercero,

de

Impacto

cuarto

y

Ambientalquinto,

en

del

los

fallo,

determinantes de la decisión de acceder a lo pedido, se
clarifica que el asunto a dilucidar consiste en determinar
la suficiencia o no de una Declaración de Impacto Ambiental
para el proyecto relativo a la optimización , para luego
concluir que, atendida la envergadura de las modificaciones
que se pretende, la calificación de que trata el artículo
11 ter de la Ley N° 19.300, “sólo se satisface por medio de
un

Estudio

de

Impacto

Ambiental

y

no

de

una

mera

declaración”. Es así como, en virtud de esa secuencia de
razonamientos se ordenó al titular del proyecto, Endesa
S.A., la presentación de un Estudio de Impacto Ambiental a

10

la Comisión de Evaluación de la Región del Bío Bío, sin que
existan dudas que el proyecto que debía ingresar por la vía
dispuesta, es el de “Optimización Central Termoeléctrica
Bocamina Segunda Unidad”, mismo y único que fue materia de
esa acción constitucional.
Séptimo:
denunciado

por

Que

por

los

otro

lado,

recurrentes,

respecto

en

cuanto

del

a

riesgo

que

no

es

suficiente ingresar un Estudio de Impacto Ambiental del
proyecto

“Optimización

Central

Termoeléctrica

Bocamina

Segunda Unidad” toda vez que éste introduce modificaciones
sustanciales al proyecto “Ampliación Central Termoeléctrica
Bocamina

Segunda

Unidad”,

lo

que

ameritaría

un

nuevo

estudio, cabe consignar que esta situación específica está
prevista en el artículo 11 ter ya citado, de la Ley Nº
19.300, que preceptúa: “En caso de modificarse un proyecto
o actividad, la calificación ambiental deberá recaer sobre
dicha

modificación

existente,
considerará

aunque
la

y

no

la

suma

de

sobre

el

evaluación
los

proyecto
de

impactos

o

actividad

impacto

ambiental

provocados

por

la

modificación y el proyecto o actividad existente para todos
los fines legales pertinentes.”
El precepto transcrito es claro en determinar que en
el evento de modificación de un proyecto que cuente con una
resolución de calificación ambiental, la nueva evaluación
recaerá

sobre

la

modificación

y

no

sobre

el

proyecto

primitivo, sin perjuicio que se considerará la suma de los

11

impactos de ambos proyectos para su evaluación definitiva.
En

consecuencia,

en

el

caso

de

autos,

los

impactos

detectados en el Estudio de Impacto ambiental que culminó
con

la

RCA

adicionados


a

206

los

del

año

impactos

2007

que

se

serán

indudablemente

detecten

a

raíz

del

Estudio de Evaluación Ambiental del proyecto “Optimización
Central Termoeléctrica Bocamina Segunda Unidad”, para así
establecer

las

medidas

de

mitigación

que

resulten

más

idóneas para la protección de los derechos cautelados en el
artículo

11

de

la

Ley

19.300.

Tal

argumentación

se

encuentra por lo demás refrendada en la propia historia de
la Ley N° 20.417, en la que se señaló: “primero, se suman
los efectos de un proyecto respecto a los otros. Y lo mismo
en cuanto a la modificación de un proyecto; o sea, si un
proyecto ingresa y es modificado, se suman los efectos
adicionales que la nueva implementación va a significar,
debiendo

considerarse

además

las

resoluciones

de

calificaciones ambientales.” (Historia de la Ley N° 20.417,
p. 1891).
Octavo: Que siempre ligado al hecho de haber ingresado
a

Estudio

de

Impacto

Ambiental

sólo

el

proyecto

de

Optimización tantas veces referido, la recurrente esgrime
también como motivo de ilegalidad el haberse incurrido en
el fraccionamiento de la evaluación, lo que es sancionado
por la ley N° 19.300.

12

La materia en mención está tratada en el artículo 11
bis de la Ley Nº 19.330, que dispone: “Los proponentes no
podrán, a sabiendas, fraccionar sus proyectos o actividades
con el objeto de variar el instrumento de evaluación o de
eludir

el

ingreso

Ambiental.

Será

al

Sistema

competencia

de

de

Evaluación

la

de

Impacto

Superintendencia

del

Medio Ambiente determinar la infracción a esta obligación y
requerir

al

Evaluación
sistema”.

proponente,
Ambiental,

Este

previo
para

artículo

informe

ingresar

debe

su

del

Servicio

adecuadamente

redacción

a

la

Ley

de
al

20.417 que crea el Servicio de Evaluación Ambiental y la
Superintendencia del Medio Ambiente, publicada en el Diario
oficial el 26 de enero del año 2010.
Noveno:
considerar

Que
que

sobre
la

este

denuncia

punto,
sobre

y

al

margen

fraccionamiento

de
del

proyecto no figura explicitada en modo alguno en relación a
los presupuestos

que la

norma citada

contempla para

su

concreción, preciso es recordar que no obstante que en la
parte final del inciso 1° del artículo 20 de la Carta
Fundamental, se prescribe que la interposición del recurso
de protección lo es sin perjuicio de los demás derechos que
se puedan hacer valer ante la autoridad o los tribunales
competentes,

lo

que

obliga

a

esta

Corte

a

emitir

un

pronunciamiento sobre el asunto sometido a su conocimiento,
no puede perderse de vista que a contar de la dictación de
la Ley N° 20.600, de 28 de junio de 2012, que crea los

13

tribunales ambientales, son éstos los llamados a conocer de
las controversias medioambientales puestas en la órbita de
su

conocimiento

y

decisión.

En

este

contexto

es

dable

consignar que el artículo 11 bis de la Ley Nº 19.300,
entrega

expresamente

existencia

de

la

competencia

fraccionamiento

de

para
los

determinar

proyectos

a

la
la

Superintendencia del Medio Ambiente.
Lo antes expuesto es de suyo relevante toda vez que no
es posible soslayar que la presente acción constitucional
constituye una medida de tutela urgente consagrada para
proporcionar

remedio

pronto

y

eficaz

frente

a

las

vulneraciones que experimente el ciudadano en relación a
sus derechos constitucionales y garantías que contempla el
artículo 20 de la Carta Fundamental, y ello a raíz de una
acción

u

omisión

que

–y

para

lo

que

interesa

a

este

recurso-, sea a todas luces ilegal, cuestión que justifica
una

intervención

jurisdiccional

rápida

que

ampare

suficientemente el derecho amagado, mientras se acude a la
sede ordinaria o especial correspondiente. Lo anterior no
puede, sin embargo significar o pretender que esta acción
cautelar sea utilizada para sustituir los procedimientos
ordinarios o especiales previstos en la legislación para la
sustanciación y resolución del fondo del conflicto, así
como

tampoco

aquéllos.

que

se

la

erija

en

una

vía

paralela

de

14

Décimo:
razonado

y

Que
no

denunciado

como

consecuencia

habiéndose

en

el

admisibilidad

demostrado

recurso,

del

de

esto

proyecto

lo

hasta

aquí

el

acto

basal

el

examen

que
es,

“Optimización

de

Central

Termoeléctrica Bocamina Segunda Unidad”, constituya un acto
u

omisión

causado

ilegal

de

la

vulneración

autoridad
o

recurrida,

amagado

las

que

haya

garantías

constitucionales previstas por el artículo 19 N° 2 y 8 de
la Constitución

Política de

la República,

no cabe

sino

concluir que la presente acción constitucional no puede
prosperar y debe ser rechazada.
Por estas consideraciones y de conformidad con lo que
dispone el artículo 20 de la Constitución Política de la
República

y

el

Auto

Acordado

de

esta

Corte

sobre

la

materia, se confirma la sentencia apelada de abril de dos
mil catorce, escrita a fojas 66.
Se previene que el Ministro señor Brito no comparte lo
expuesto en el considerando noveno del fallo que antecede
toda

vez

que

a

su

juicio

la

circunstancia

de

haberse

dictado la Ley N° 20.600, que consagra a los Tribunales
Ambientales, no incide en la procedencia de la acción de
protección de garantías constitucionales, toda vez que es
nuestra Carta Fundamental la que expresamente establece en
su artículo 20 que su ejercicio es “sin perjuicio los demás
derechos que pueda hacer valer ante la autoridad o los
tribunales

correspondientes”.

En

consecuencia,

la

15

competencia de los nuevos tribunales en forma alguna merma
o

disminuyen

Apelaciones

la
y

competencia

de

materias

que

estudio,

siendo

la

son

Corte

propuestas
relevante

cautelar

de

Suprema

para

a

través

poner

de

las

del

Cortes

analizar
arbitrio

manifiesto

que

de
las
en
en

relación a la vulneración de la garantía prevista en el
artículo

19

8

de

la

Constitución

Política

de

la

República se deben analizar todas aquellas materias que
puedan configurar un acto ilegal que atente en contra de
tal garantía.
Regístrese y devuélvase.
Redacción a cargo de la Ministro señora Egnem y de la
prevención, su autor.
Rol N° 11.713-2014.
Pronunciado

por

la

Tercera

Sala

de

esta

Corte

Suprema

integrada por los Ministros Sr. Rubén Ballesteros C., Sr.
Carlos Künsemüller L., Sr. Haroldo Brito C., Sra. Rosa Egnem
S., y Sra. María Eugenia Sandoval G. No firma, no obstante
haber concurrido a la vista y al acuerdo de la causa, la
Ministro señora Egnem por estar con permiso. Santiago, 06
de noviembre de 2014.

Autoriza la Ministra de Fe de la Excma. Corte Suprema.
En

Santiago,

a

seis

de

noviembre

de

dos

mil

catorce,

notifiqué en Secretaría por el Estado Diario la resolución
precedente.

16

Concepción, quince de abril dos mil catorce.
VISTO:
A fojas 7 doña Paula Villegas Hernández, abogada,
domiciliada en O’Higgins 630 oficina 509 de esta ciudad en
representación
de
la
Confederación
Nacional
de
Federaciones de Pescadores Artesanales de Chile, interpone
recurso de protección en contra del examen de
admisibilidad elaborado por el Servicio de Evaluación, VIII
Región del Bío Bío respecto del Estudio de Impacto
Ambiental
del
proyecto
“Optimización
Central
Termoeléctrica Bocamina Segunda Unidad”, de 20 de
diciembre de 2013, al que califica de arbitrario e ilegal pues
constituye grave violación a los derechos establecidos en el
artículo 19 N° 8 de la Constitución Política de la República.
Relata que fue don Joaquín Galindo Vélez, en
representación de la Empresa Nacional de Electricidad S.A.
quien presentó dicho proyecto y la recurrida lo estimó
admisible.
Explica, que la Confederación que representa posee
legitimación activa para interponer este recurso en
consideración a que el derecho consagrado en el artículo 19
N°8 de la Carta Fundamental tiene el doble carácter de
derecho colectivo público y de derecho subjetivo público, lo
que ha sido reconocido por los tribunales superiores de
justicia. Cita la sentencia dictada en el recurso de
protección caratulado “Horvath y otros con Comisión
Nacional del Medio Ambiente” de la Corte de Apelaciones de
Punta Arenas y confirmado por la Excma. Corte Suprema. Y
asevera que en el Recurso de Protección rol N° 3141- 2012
la Excma. Corte les reconoció expresamente dicha calidad.
Estima que en la especie se han conculcado las
garantías establecidas en el N° 2 y N° 8 de la Constitución
Política de la República mediante la construcción y
operación de la Planta Termoeléctrica Bocamina, al margen

17

del sistema de evaluación ambiental, sin respetar ni acatar
el fallo dictado por la Excma. Corte Suprema en el recurso
antes señalado.
Narra lo acontecido en la causa Rol N° 3141 -2012, y
refiere textualmente lo resuelto por la Excma. Corte, para
concluir que es improcedente que la recurrida acoja a
tramitación y/o evaluación ambiental el proyecto antes
indicado, reconociendo la vigencia de la Resolución Exenta
N° 206/07, no obstante que ella fue tácitamente derogada
por la autoridad judicial al resolver en la sentencia que se
debía hacer un Estudio de Impacto Ambiental, al Proyecto
Ampliación Bocamina Segunda Unidad. Lo anterior queda en
evidencia en el oficio Ordinario U.I.P.S. N° 976 de 26 de
noviembre de 2013 emitido por la Superintendencia del
Medio Ambiente, lo que presume llevó a ENDESA a
presentar el nuevo Estudio de Impacto Ambiental que es in
completo e insuficiente, porque la Corte Suprema ordenó la
presentación de nuevo Estudio de “Ampliación Bocamina
Segunda Unidad”, añadiendo que lo presentado introduce
modificaciones que lo transforman en un conjunto complejo
de obras muy distinto del que fue evaluado en el año 2007,
por lo que el Estudio que debiera presentarse debe
contemplar tanto las obras anteriores correspondientes al
proyecto Ampliación Bocamina Segunda Unidad como las
nuevas contempladas en la Optimización.
Admite que la ejecución de una sentencia dictada en
un recurso de protección es una cuestión debatida, pero de
no cumplirse con aquello resultaría un absurdo jurídico.
Considera que el acto recurrido es ilegal porque se
pronuncia sobre un Estudio de Impacto Ambiental
incompleto porque no se pueden evaluar aisladamente las
modificaciones introducidas cuando estas han reformado
sustancialmente el proyecto primitivo. Al hacerlo ha
interpretado erróneamente la sentencia de la Excma. Corte

18

Suprema y constituye un fraccionamiento a la evaluación lo
que está sancionado en la Lay N° 19.300.
Finaliza pidiendo se deje sin efecto el acto
administrativo consistente en el examen de admisibilidad
efectuado por el Servicio de Evaluación Ambiental, respecto
del proyecto “Optimización Central Termoeléctrica Bocamina
Segunda Unidad” de 20 de diciembre de 2013; en subsidio,
se dispongan las medidas necesarias para restablecer el
imperio del derecho y se otorgue la debida protección a los
recurrentes.
Desde fojas 1 a 7 rolan documentos de la recurrente.
A fojas 16 rola informe suscrito por la abogada doña
Angélica Riffo Soto, en representación de la recurrida,
Servicio de Evaluación Ambiental de la Región del Bío Bío
quien señala, en síntesis, que el procedimiento de impacto
ambiental corresponde a un procedimiento reglado por la
Ley N°19.300 y su Reglamento, constituido por una serie de
actos trámites, vinculados entre sí emitidos por el Servicio
de Evaluación Ambiental y otros por los particulares
interesados, para determinar finalmente si un determinado
proyecto o actividad se ajusta a las normas vigentes o bien
si las medidas de mitigación, compensación y/o reparación
propuestas resultan ser apropiadas para hacerse cargo de
los impactos ambientales que ocasionará el proyecto con su
ejecución.
Añade que aquel procedimiento se puede iniciar a
través de la presentación de un Estudio de Impacto
Ambiental o bien de una Declaración de Impacto Ambiental,
sea de proyectos o actividades nuevas o bien de sus
modificaciones, en este último caso dichas modificaciones
pueden estar asociadas a proyectos que cuenten o no con
una Resolución de calificación previa.
Niega que en el caso en cuestión exista
fraccionamiento, como señala la recurrente, debido a que el

19

artículo 8° de la Ley N° 19.300 establece la posibilidad de
ingresar a evaluación ambiental, las modificaciones de un
proyecto o actividades. Indica que conforme al artículo 9
inciso segundo de la ley antes citada, ingresado que sea in
Estudio de Impacto Ambiental o un Declaración de Impacto
Ambiental para su evaluación, la autoridad ambiental debe
cumplir con lo dispuesto en el artículo 9° inciso segundo del
texto legal antes citado, debe hacer un examen de
admisibilidad mediante un test de admisión que según la
recurrente es el acto ilegal y arbitrario.
Sin embargo, continúa, es un acto trámite con el que
se inicia el procedimiento de evaluación ambiental, tal como
reza el artículo 14 ter de la Ley antes señalada. Con dicho
acto no se agota la discusión de la evaluación ambiental ni
tampoco implica interpretar un fallo judicial.
Así, el acto materia de este recurso solamente ha dado
inicio al proceso de evaluación ambiental conforme a la Ley
N° 19.300. Agrega que la Dirección Ejecutiva de la Comisión
Nacional del Medio Ambiente, hoy Dirección Ejecutiva del
Servicio de Evaluación Ambiental, con el objeto de unificar
criterios ha impartido instrucciones para aclarar y definir la
adecuada aplicación de las normas, entre ellas el artículo 14
ter de la Ley 19.300, relativa al control de admisibilidad,
mediante ORD. N° 101958 de 30 de junio de 2010, que se
refiere tan solo al control formal quedando el control de
fondo para la evaluación de impacto ambiental.
También expone, que el recurso es inadmisible por
falta de legitimación activa de la recurrente, porque no
existe derecho amagado por la decisión de la recurrida ni
afectación en el legítimo ejercicio de sus derechos
fundamentales, así como tampoco el recurso de protección
es una acción popular. Ello, porque el obrar de la recurrida
obedece a un deber público procesal impuesto por normas
legales. Cita la opinión de los profesores Mario Verdugo,
Emilio Pfeffer y Humberto Nogueira, en su obra de Derecho

20

Constitucional Tomo I, página 336 en apoyo de sus
afirmaciones, poniendo énfasis en que el recurso de
protección no es una acción popular. Cita asimismo, una
sentencia de la Excma. Corte Suprema publicada en la
Revista de Derecho y Jurisprudencia Tomo LXXX, Segunda
Parte, sec. 5°, pág. 34 para contrarrestar lo establecido por
el Máximo Tribunal en la sentencia dictada en el recurso de
protección rol N° 3141/2012 en el considerando octavo
cuando reconoció la legitimación activa de la Confederación
Nacional de Federaciones de Pescadores Artesanales de
Chile.
De igual modo, cita el artículo del autor Osvaldo
Gozaíni, titulada “El Desplazamiento de la Noción de
Derecho Subjetivo por el de Acceso a la Justicia sin
Restricciones. Boletín Mexicano de Derecho Comparado, año
XXVIII, N°83, mayo-agosto, 1995. Así también a L. Pietro
Castro y Fernández, citado en Repertorio de Legislación y
Jurisprudencia
Chilenas,
Código
Civil
y
Leyes
Complementarias, Tomo I, Editorial Jurídica de Chile, 1996,
pp. 159-160. Analiza además, que debe entenderse por
interés jurídico como base de la legitimación como cuestión
de fondo, señalando al respecto numerosas sentencias
dictadas por diversos Tribunales del país, confirmadas por la
Excma. Corte Suprema, inclusive de esta Corte.
De la misma manera, asevera que la materia
planteada por la recurrente debe ser objeto de un juicio de
lato conocimiento. Transcribe, en parte, lo señalado por la
recurrente en su recurso y lo que se ha resuelto por la
jurisprudencia en torno al tema, en apoyo de sus
afirmaciones. Además, refiere que no corresponde al Poder
Judicial atribuirse funciones administrativas o legislativas
que se hayan entregado expresamente a otros órganos del
Estado, cita al efecto disposiciones del Código Orgánico de
Tribunales, y lo resuelto por la Excma. Corte Suprema al
respecto.

21

Igualmente, contradice a la recurrente afirmando que
el recurso debe ser rechazado porque en la especie no
existe relación de causalidad entre el acto que se dice ilegal
y arbitrario con el agravio que se dice sufrir como
consecuencia del comportamiento de la recurrida. Examina
al efecto los conceptos involucrados a esta materia y el
proceder del Servicio de Evaluación Ambiental que estima
ajustado a la legalidad vigente.
Niega
enfáticamente
que
el
órgano
de
la
administración recurrido haya conculcado garantías
constitucionales, las que analiza, así como tampoco haber
interpretado erradamente la sentencia dictada por la
Excma. Corte Suprema en los autos Rol N° 3141/2012.
Apoya sus argumentos en la doctrina, en Dictamen del
Órgano Contralor, sentencia del Tribunal Constitucional y de
la Excma. Corte Suprema.
Finaliza pidiendo el rechazo del recurso, con costas.
A fojas 50 se ordenó traer los autos en relación.
CON LO RELACIONADO Y CONSIDERANDO:
En relación con la falta de legitimación activa.
Primero: Que, la recurrida ha planteado que este
recurso de protección debe ser declarado inadmisible
porque la actora carece de legitimación activa para
interponerlo, ello debido a que debe existir un interés
personal, concreto y directo del sujeto activo, lo que en la
especie no ocurriría respecto de la persona jurídica
denominada Confederación Nacional de Federaciones de
Pescadores Artesanales de Chile (CONFEPACH). plantea este
argumento pese a que la Excma. Corte Suprema estableció
en el motivo Octavo de la sentencia dictada en el recurso de
protección habido entre las mismas partes, Rol N°
3141/2012, que rola a fojas 53 de este expediente, que
dicha Confederación posee dicha calidad.

22

Segundo: Que, efectivamente, el Máximo Tribunal en la
sentencia dictada el 15 de junio de 2012, de los autos recién
señalados, motivo octavo, dictaminó textualmente: “..se
rechazará la alegación de la recurrida de carecer los
recurrentes “Confederación Nacional de Pescadores
Artesanales” de legitimación activa, en atención a que
reiteradamente
la jurisprudencia y la doctrina han
sostenido que la legitimación activa en un recurso de
protección ha sido reconocida ampliamente a cualquier
persona, natural o jurídica, afectada “en sus derechos”, no
estando nadie excluido de su ejercicio, en especial si se
considera que directa o indirectamente pueden verse
indudablemente afectados por la obra cuya evaluación
ambiental se cuestiona en su procedimiento.”
Tercero: Que, tratándose en la especie, de una nueva
acción constitucional planteada por la misma persona
jurídica, en contra de un acto administrativo emitido por el
mismo Servicio de Evaluación Ambiental en torno a una
situación parecida mas no igual a la de aquellos autos, no
procede acoger tal defensa debido a que se ha producido
cosa juzgada sustancial, no siendo procedente volver a
discutir el mismo asunto - la falta de legitimación activaentre las mismas partes y por la misma causa. Lo anterior
no habría acontecido de haberse entablado otra clase de
acción, de distinta naturaleza jurídica respecto de las cuales
el recurso de protección sólo produce cosas juzgada formal.
EN CUANTO AL FONDO:
Cuarto: Que el recurso de protección es una acción
cautelar de amparo dirigida a proteger a la víctima de un
acto u omisión ilegal o arbitrario que lo afecta, ya sea
privando, perturbando o amenazando el ejercicio legítimo
de un derecho reconocido por la Constitución.
Quinto: Que, en estos autos la recurrente ha planteado
que el Servicio de Evaluación Ambiental Región del Bío Bío,
ha conculcado las garantías constitucionales previstas en el

23

artículo 19 N° 2 y 8 de la Constitución Política de la
República, en sus propias palabras, el derecho a igualdad
ante la ley y el derecho a vivir en un medio ambiente libre
de contaminación.
Ha hecho consistir el acto u omisión ilegal en que
habría incurrido la recurrida y que afecta las garantías antes
indicadas, en el acto administrativo consistente en el
examen de admisibilidad elaborado respecto de la
“Declaración” (sic) de Impacto Ambiental denominada
Optimización Central Termoeléctrica Bocamina Segunda
Unidad de 20 de diciembre de 2013, toda vez que, en su
opinión, “..de su lectura se aprecia claramente que nos
encontramos frente a los supuestos planteados por el
legislador en los artículos 4 y siguientes de la Ley 19.300,
por ende al existir riesgo para las personas , medio
ambiente y sistema de vida y alteración de flora y fauna en
(sic) necesaria la procedencia de un Estudio de Impacto
Ambiental integro y completo que no fracciones (sic) el
proyecto primitivo, y que por cierto de cumplimiento
irrestricto a la orden emanada de la Excma. Corte Suprema,
ya tantas veces mencionada en este libelo.”
Sexto: Que, asimismo, para fundamentar la acción de
protección, ha expresado, que la protección al ejercicio de
los derechos, se ha producido en el “caso de marras” a
través del fallo de la Excma. Corte Suprema en autos ROL
N° 3141-2012.
Por otra parte, bajo el título: “Antecedentes previos en
que se fundamentó nuestro recurso” en los párrafos
señalados con los números 1, 2, 3, 4, 5 y 7 se explaya
latamente en relación a lo que ha denominado, falta de
acatamiento a lo ordenado realizar por la Excma. Corte
Suprema.
Luego, bajo el epígrafe: “De los hechos en que se
fundamenta nuestro recurso de protección” asegura que nos
encontramos frente a la admisión a evaluación de nuevo

24

proyecto de ampliación de la capacidad generadora de
energía de la Central Bocamina, lo que si bien ha sido
ingresado a través de un Estudio de Impacto Ambiental,
éste claramente es incompleto y a la vez ilegal pues aún
dejando de lado lo resuelto y ordenado por la Excma. Corte
Suprema resulta imposible poder evaluar aisladamente las
modificaciones introducidas cuando con estas han
modificado sustancialmente el proyecto primitivamente
evaluado, pasando a transformase en uno totalmente
distinto. Es decir -añadela recurrida ha interpretado
erróneamente el pronunciamiento del Máximo Tribunal de
nuestro país al admitir a tramitación el Estudio de Impacto
Ambiental, puesto que en su opinión lo que debió efectuarse
es un Estudio de Impacto Ambiental sobre “Ampliación
Bocamina Segunda Unidad”.
Séptimo: Que, para resolver como se dirá en lo
resolutivo de esta sentencia, ha resultado pertinente dejar
previamente establecido cuáles son los fundamentos del
recurso de protección en estudio, puesto que como se
puede apreciar de su sola lectura, aquellos dicen relación
exclusivamente con la sentencia dictada por la Excma.
Corte Suprema, en la causa ROL N° 3141 – 2012 que rola
desde fojas 53 a 61 de esta acción cautelar.
En efecto, en opinión de la recurrente el acto
administrativo impugnado ha interpretado erróneamente lo
que la Excma. Corte Suprema ordenó realizar mediante la
sentencia dictada en la causa recién mencionada.
Octavo: Que, en relación con lo anterior se puede establecer
que “la interpretación errónea de una sentencia” no puede
servir de fundamento para acoger el recurso de protección
planteado.
En el caso concreto, si la recurrente impugna
mediante este arbitrio constitucional “el examen de
admisibilidad del Estudio de Impacto Ambiental” emitido por
la recurrida el 20 de diciembre de 2013, debió explicar de

25

qué manera dicho examen efectuado por la recurrida,
priva, perturba o intimida el derecho de la Confederación
Nacional de Federaciones de Pescadores Artesanales de
Chile, a la igualdad ante la ley o el derecho a vivir en un
medioambiente libre de contaminación, así como también
debió señalar en qué consiste la ilegalidad u omisión que le
atribuye a dicho examen.
En efecto, no puede darse por establecido que el
examen de admisibilidad efectuado por el Servicio de
Evaluación Ambiental de la Región del Bío Bío, que se
concretó en el documento que rola a fojas 1 de estos autos,
por sí solo, sea ilegal y/o arbitrario, toda vez que por
expresa disposición de lo prevenido en el artículo 14 ter de
la Ley N° 19.300 que Aprueba Ley sobre Bases Generales
del Medio Ambiente, el procedimiento de evaluación de
impacto ambiental se inicia con la verificación rigurosa del
proyecto y su vía de evaluación, con el objeto de que no
existan errores administrativos en el proceso de admisión a
trámite de un proyecto. A esta actividad se le ha
denominado examen de admisibilidad.
Cuestión distinta es, que al efectuar dicha verificación
rigurosa del tipo de proyecto presentado y la vía de
evaluación que debe seguir el mismo, se haya incurrido en
alguna ilegalidad u omisión, en cuyo evento, quien reclama
deberá señalar expresamente cual fue o en qué consistió y
de qué manera se vulneraron las garantías constitucionales
citadas.
Lo anterior no acontece en el presente recurso de
protección,
puesto
que
la
acción
se
sustenta,
exclusivamente, en que el Servicio recurrido no ha
“acatado” lo resuelto por la Excma. Corte Suprema en la
causa Rol N° 3141 -2012 tantas veces mencionada, puesto
que según señala,
debe desarrollarse un Estudio de
Impacto Ambiental íntegro, que no “fraccione” el proyecto
primitivo porque, en su opinión, “la exigencia judicial” (sic)

26

era que dicho Estudio versara sobre el proyecto “Ampliación
Bocamina Segunda Unidad”.
Noveno: Que, al plantear la recurrente la posibilidad de
fraccionamiento del proyecto primitivo, está atribuyendo a
la empresa que presentó el Estudio de Impacto Ambiental
una infracción a lo dispuesto en el artículo 11 bis de la Ley
19.300, cuestión que no puede ser dilucidada por esta vía
por varias razones, entre otras: porque afecta a un tercero,
el proponente, que no es parte en esta acción de
protección; porque se trata de una materia que atañe al
fondo del Estudio de Impacto Ambiental que debe ser
analizada técnicamente y resuelta por la autoridad
administrativa competente antes de aprobarlo o rechazarlo
mediante resolución fundada; porque ya no se estaría en
presencia de un derecho indubitado cuyo restablecimiento
se pide por la recurrente; porque el recurso de protección
está destinado a amparar el legítimo ejercicio de las
garantías y derechos preexistentes que se enumeran en el
artículo 20 de la Constitución Política de la República,
mediante la adopción de medidas que restablezcan el
imperio del derecho, más no a resolver materias que son
propias de un juicio de lato conocimiento.
Décimo: Que, así las cosas, no habiéndose justificado
por la recurrente que en el examen de admisibilidad del
Estudio de Impacto Ambiental elaborado por el Servicio de
Evaluación Ambiental Región del Bío Bío, el 20 de diciembre
de 2013 haya incurrido en un acto u omisión ilegal o
arbitrario, mediante el cual vulneró las garantías
constitucionales cuya protección invoca, contempladas en el
artículo 19 N°2 y 8 de la Constitución Política de la
República, en perjuicio de la Confederación Nacional de
Federaciones de Pescadores Artesanales de Chile, forzoso
resulta concluir que la acción constitucional debe ser
desestimada.

27

Por estas consideraciones, disposiciones legales
citadas y en conformidad con lo dispuesto en el artículo 20
de la Constitución Política de la República y Auto Acordado
sobre Tramitación y Fallo del Recurso de Protección de
Garantías Constitucionales de la Excma. Corte Suprema, se
declara:
a) Que se rechaza la alegación de falta de legitimación
activa de la recurrente.
b) Que se rechaza, sin costas, el recurso de protección
interpuesto en lo principal de fojas 7 por la abogada
doña Paula Villegas Hernández en representación de la
Confederación Nacional de Federaciones de Pescadores
Artesanales de Chile en contra del Servicio de
Evaluación Ambiental, VIII Región del Bío Bío.
Regístrese y archívese oportunamente.
Redacción de la Ministra Interina Valentina Salvo
Oviedo.
Rol N° 779 -2014.

Pronunciada por la Primera Sala, integrada por los Ministros Sr. Renato Campos
González, Sr. Claudio Gutiérrez Garrido e interina Sra. Valentina Salvo Oviedo.

Elí Farías Mardones
Secretario (S)

28

En Concepción, a quince de abril de dos mil catorce, notifiqué por el Estado Diario la
sentencia precedente.

Elí Farías Mardones
Secretario (S)