El niño pasa por distintos procesos de enseñanza-aprendizaje.

Como rasgo
particular de él, y de cualquier niño curioso, suele ser auto-didacta. Por
ejemplo, en la primera escena está observando un pez en un estanque con
especial atención, además ha desarrollado las artes plásticas por sí mismo y
con un poco de apoyo por parte de la madre y el hermano. Sin embargo, en la
escuela se observa un sistema que homogeniza a los estudiantes. No son
capaces de atender las diferencias particulares de cada individuo, pero el
problema va más allá, ya que tampoco hay una atención, ni siquiera tolerancia,
especializada para niños que tengan algún problema en el desarrollo cognitivo.
Es así como alguien que tiene una dificultad como la dislexia, es señalado de
“tonto” o “inútil”, cuando es sabido que, con el debido acompañamiento, estas
particularidades pueden dejar de ser difíciles para las personas.
Cuando está en la primera escuela, las profesoras lo humillan y no son
capaces de escarbar más a fondo para averiguar cuál es el verdadero
problema. Es decir, el aprendizaje se vuelve un problema para estos niños, ya
que no logran los objetivos que están establecidos en los programas
educativos. De hecho, es difícil saber cómo Ishaan llegó hasta tercer grado sin
saber leer ni escribir bien. El proceso de enseñanza-aprendizaje es limitado a
un conjunto de reglas a seguir, donde todos por igual deben cumplir las metas
implantadas por el sistema educativo.
En el internado, los profesores también ignoran las necesidades del niño, pero
esta vez el maltrato es mayor, ya que recurren tanto a castigos psicológicos
como también físicos. Si no se logra hacer una tarea, el niño es ridiculizado
ante todos y pasa constantemente castigado. El proceso es el mismo, con la
carga psicológica que es para el niño el estar lejos de su familia.
Es cuando llega el nuevo profesor de arte, donde todo cambia. La forma de él
impartir la clase denota libertad en los contenidos e imaginación a la hora de
crear. Es una forma constructivista de ver el arte. El niño es el que tiene la
palabra, es el que desea crear sus propias obras. Por otro lado, a la hora de
tratar con Ishaan es capaz de tomar en cuenta su dislexia, para así enfocarse
en cómo ayudarle e integrarlo no sólo al aula, sino a toda la escuela. Se da
cuenta que estaba deprimido y parte de ahí para investigar su problema. “En la

263).perspectiva cognoscitiva. y que por tales motivos está completamente desmotivado y deprimido. Aquí convergen las dos teorías cognoscitivas. pero para esto es necesario tomar en cuenta el contexto social donde el niño se desenvuelve. 2010. . p. el conocimiento se aprende. donde un cambio en el proceso cambia la conducta. y los cambios en el conocimiento hacen que los cambios en el comportamiento sean posibles” (Woolfolk.