Sentencia Rad No.

39834
Magistrado:
Problema Jurídico
Una supuesta transgresión al derecho a la defensa al ser el abogado defensor
proporcionado por un tercero vinculado al ilícito y violación de los artículos 13 y
29 de la Constitución, 2º, 8º, 10, 15, 26 y 27 de la Ley 906 de 2004, en la medida
en que con base en las probanzas aportadas por el Procurador 178 Judicial, se
demuestra que la aceptación de cargos por parte del acusado estuvo mediada por
ofrecimientos de dinero, por esta razón se allana a los cargos y en audiencia de
acusación el procesado se retracta, con fundamento en los cuales se deprecó una
petición de nulidad. Se estudia la factibilidad de la retractación con base en si los
ofrecimientos de dinero vician la voluntad y se configura error, fuera o dolo.
Solución al problema jurídico
Estima la Sala, que ni el pago de una suma de dinero, ni el presunto
desconocimiento de las consecuencias que acarrearía la declaración de
culpabilidad, estructuran un vicio en el consentimiento por parte el aquí acusado,
en primer lugar,

porque el ofrecimiento del dinero que finalmente recibió, no

estuvo acompañado de violencia física o moral que le infundiera temor, al extremo
que no tuviera otra salida que la de inculparse de los hechos para evitar
responsabilizar al tercero vinculado, sino que fue el resultado de la aceptación de
una propuesta que le hizo el mandatario municipal por conducto de uno de sus
asesores.
tampoco observa la Sala que el acusado haya sido víctima de una conducta
dolosa de un tercero que valiéndose de algún engaño o artificio, lo condujera a
allanarse a los cargos, pues con el ofrecimiento del dinero y apoyo económico
para su familia, que dice le hizo el primer mandatario municipal, a ningún equívoco
se lo indujo, dado que sabía perfectamente que al aceptar tal propuesta debía
cargar con la responsabilidad que le endilgaba la entidad acusadora, con el único

propósito de evitar la acción de la justicia contra el señor alcalde Horacio Álvarez
Ceballos, clara maniobra de obstrucción con la que estuvo de acuerdo, pero que
luego, al ver probable la expectativa de que en su favor se aplicara el principio de
oportunidad, decidió arrepentirse de su allanamiento, buscando la forma de
retrotraer lo actuado, alegando la configuración de un vicio del consentimiento que
como ha quedado visto no tuvo ocurrencia.
Apreciación respecto a este caso
Aunque bien es cierto que el ofrecimiento de dinero por parte del tercero
vinculado, el alcalde de Restrepo Meta al ilícito de peculado por apropiación y
falsedad ideológica en documento público no constituye a la luz del código civil y
jurisprudencia tanto de esta sala como la corte constitucional Error, fuera o dolo, el
ofrecimiento de este

dinero

posiblemente puede incidir en la voluntad del

allanamiento de los cargos, a su vez al no configurarse vicios del consentimiento
establecidos dentro del marco jurídico Colombiano tal ofrecimiento no pueden
conllevar a una nulidad. De igual manera que el abogado que asistió al procesado
fuese proporcionado por el tercero vinculado no configura una violación al debido
proceso por falta de defensa técnica al ser el allanamiento a cargos una decisión
voluntaria más allá de lo que la defensa puede sugerir a su poderdante, en este
orden de ideas estamos de acuerdo respecto a la decisión de esta sala en no
casar las pretensiones solicitadas por la defensa y optar por la re dosificación
punitiva

planteada por el tribunal en segunda instancia al empeorar este la

situación del sindicado proferida en la sentencia del ad quo.

Sentencia Rad No. 39.561
Magistrado: Javier Zapata Ortiz
Problema Jurídico
El problema jurídico radica en que el fiscal Haydin Garzón y su defensor buscan
censurar directamente el escrito de acusación, en la medida en que allí se le
endilga a Díaz Garzón la comisión de los delitos de prevaricato por acción y
prevaricato por omisión sin que –a su juicio- exista concreción respecto de las
normas integradoras del tipo penal en blanco. Así mismo, intenta, por este camino,
plantear argumentos orientados a demostrar la ausencia de responsabilidad penal
de su representado.

Solución del Problema Jurídico
La solución expuesta por la corte suprema de justicia, sala penal, es que no
declara la nulidad del escrito de acusación, en tanto expresa la sala que ese no es
el camino adecuado para que la defensa y el imputado haga esa clase de
reclamos, expresa la sala que los impugnantes confunden escrito de acusación
con la resolución de acusación, esta ultima propia de la ley 600 de 2000 la cual
tiene carácter de providencia al contario del escrito de acusación que es un
comunicado de parte.
Apreciación Respecto a este caso
A consideración de nosotros, la Corte acierta al confirmar la decisión que negó la
petición de la defensa de declarar la nulidad de la resolución de la acusación por
considerar que los delitos no tuvieron ocurrencia alguna, pues dentro del sistema
penal acusatorio que rige en Colombia, al aclarar que el escrito de acusación que
es un comunicado de parte y no tiene el carácter de una providencia.

Sentencia Rad No. 42.315
Magistrado: José Luis Barceló Camacho
Problema Jurídico
El problema se inicia cuando al imputado (Marín Álvarez Fiscal) se le imputan los
delitos de prevaricato por acción y por omisión, alega el imputado que al momento
de la audiencia de acusación no conto con la defensa técnica, si se le otorgo un
defensor del pueblo pero este no sabía como era el funcionamiento del proceso
penal oral en concordancia con la ley 906 del 2004, al momento de decretar las
pruebas por parte del defensor este las hizo pero no argumento en debida forma y
por lo tanto algunas le fueron negadas por parte del tribunal por mala
argumentación principalmente las pruebas que denegaron fueron los testimonios y
el fallo de una acción de tutela donde le ordenaban darle el impulso al proceso por
el cual le imputan los cargos de prevaricato por acción y omisión, prueba que no le
fue admitida por una mala argumentación, al llegar al descubrimiento probatorio la
fiscalía no hizo la debida exposición de las pruebas o como se explica en la
sentencia , no verbalizo en debida forma, al contrario como si lo hizo el imputado,
se basa el tribunal en negarle la práctica de las pruebas a la defensa pues
argumentan ellos que por calidad de fiscal especialista en procesos orales debe
ser que cuando no se argumentan en debida forma la prueba no se podrá
decretar.

Solución del Problema Jurídico
Resuelve la sala de casación penal, primero que el no argumentar en debida
forma una prueba allegada al proceso, no es causal para negar la admisibilidad de
las pruebas y con esta conducta se estaría violando el derecho de la defensa e
igualdad de armas para las partes, pues la sala no ve con buenos ojos que por
algo tan insignificante no se decrete una prueba, si toda prueba que se pida se
debe decretar siempre y cuando no sea violatoria de derechos fundamentales, la

decisión que toma la corte para este suceso que tiene el doctor Marín Álvarez es,
primero que le sean admitidas las pruebas solicitadas por su defensor para que
sean estas practicadas en el juicio oral pues como lo manifiesta la sala esta parte
no tuvo el principio de contradicción de resto se confirma la decisión del tribunal y
no se acata la petición de nulidad procesal que presento el imputado.
Apreciación respecto a este caso
considero que la corte actuó conforme a derecho pues como efectivamente afirma
la corte, no se había vulnerado el principio de igualdad de armas al momento de
realizar el descubrimiento de las pruebas, concuerdan con la decisión de la corte
de confirmar la conducencia, pertinencia y utilidad de las pruebas presentadas por
la fiscalía y el correcto descubrimiento de estas conforme a la ley, especialmente
el articulo el artículo 344 del código de procedimiento penal pues si bien la fiscalía
no dio a conocer de manera inmediata el material probatorio con el que contaba, lo
hizo dentro de los términos establecidos por la ley de (3) días.
Con respecto a la decisión de confirmar la providencia mediante la cual se niega la
nulidad, considero que hay una contradicción, pues por un lado, la corte manifiesta
que la defensa al solicitar la nulidad por falta de defensa técnica no argumento la
incidencia del desconocimiento del procedimiento de la ley 906 de 2004 por parte
del anterior defensor, mencionando en

uno de sus puntos que no se señaló

material probatorio que por falta de gestión del anterior defensor, pudiera cambiar
el curso del proceso, pero por otra parte sí ordena que se reciban pruebas que no
fueron admitidas en el proceso ya sea porque no fueron correctamente solicitadas
por la defensa o porque no se demostró la conducencia, pertinencia y utilidad de
estas aun cuando estas son evidentes. Por estas razones, se evidenció una
deficiencia en la defensa técnica y por lo tanto debió haberse decretado la nulidad
de lo actuado conforme al artículo 457 del código de procedimiento penal.

Sentencia Rad No.37951
Magistrado: José Luis Barceló Camacho
Problema Jurídico
El problema jurídico planteado a la Sala supone, en esencia, determinar si se violó
el debido proceso por la invalidación parcial de las diligencias que culminaron con
la sentencia condenatoria que ahora se ataca en sede extraordinaria, donde el
juez decretó la nulidad del allanamiento, que hizo el recurrente sobre los delitos
que se le acusaban, al considerar que la imputación conculcaba el principio de
legalidad. En consecuencia, ordenó rehacer el trámite para que esta se adicionara
con otros cargos que, en su criterio, fueron pasados por alto por la Fiscalía. Y de
ser así, verificar si en este caso concreto ello conduciría inexorablemente a
decretar la nulidad de lo actuado, según lo reclama la defensora.
Solución del problema jurídico
Para la Corte no se conculcaron las garantías fundamentales del implicado, toda
vez que su derecho de defensa puede ejercerse a plenitud en la actuación
derivada de la ruptura de la unidad procesal, lo que incluye la posibilidad de
interponer los recursos de ley, y la condena emitida en su contra se ajusta al
contenido de la manifestación de aceptación de responsabilidad, así las cosas la
situación plasmada no cuenta con la entidad suficiente para originar la nulidad de
la actuación. (NO CASA)
Apreciación Respecto a este caso
La corte es contradictoria, pues en un primer apartada se dedica a esclarecer la
delimitación de funciones y roles de la fiscalía y el juez, para concluir que el juez
en este caso interfirió en el rol de la fiscalía al declarar la nulidad del allanamiento
en la imputación, ejerciendo así un control material de la acusación, lo cual dentro
de un sistema penal acusatorio es inaceptable, no obstante en la resolución de la
sentencia decide NO CASAR pues a su criterio aunque acepta la existencia de un
vicio desde la imputación por considerar que no es de la trascendencia suficiente

para declarar la nulidad, lo que a nuestra consideración hizo la corte es incorrecto,
pues de una u otra forma le está permitiendo al juez en este caso concreto hacer
un control material de la acusación.

Sentencia Rad No. 41290
Magistrado:
Problema jurídico
No existe consonancia entre la acusación y la sentencia, la Sala determinará si se
vulneró o no el principio de congruencia, estableciendo si era procedente que los
juzgadores tuvieran en cuenta en sus sentencias la figura del concurso
homogéneo y sucesivo de conductas punibles, a pesar de que no se mencionó
jurídicamente en la acusación.
Solución al problema jurídico
Para la Sala, la actuación del Juzgador, condujo a la vulneración de las garantías
del debido proceso y de defensa, al afirmar que en materia penal la congruencia
consiste en la adecuada relación de conformidad personal, fáctica y jurídica que
debe existir entre la acusación y la sentencia, es claro que en éste evento dicha
garantía fue menoscabada por los falladores de instancia, quienes agregaron a la
calificación del delito un concurso homogéneo y sucesivo que, en los términos del
artículo 448 de la Ley 906 de 2004, no constaba en la acusación, ni se pidió
condena por el mismo.
En consecuencia, la corte opto por eliminar la figura concursal de la calificación
jurídica, redosificando la pena impuesta por el juzgador y reduciéndola de 100 a 8º
meses de prisión.
Apreciación respecto a este caso

Para nosotros, la decisión de la Corte es acertada, pues recalca la importancia de
la congruencia, tanto fáctica como jurídica que debe existir en las diferentes
actuaciones dentro del proceso, y delimita perfectamente los roles y funciones de
fiscalía y juzgador dentro del sistema penal acusatorio, al no permitir la injerencia
del juzgador en el marco de competencia de la fiscalía como lo es la acusación.