Facultad de Estudios Superiores Acatlán

Peinado Gaona Eduardo
Monográfico de Kant

Reporte de lectura sobre la Estética transcendental
Kant comienza esta primera parte de la «Doctrina transcendental de los elementos», explicando todo lo
referente a nuestro conocimiento sensible de los objetos a manera de introducción. Expone, pues, la
estética transcendental como la ciencia de todos los principios de la sensibilidad dados priori, para ello
desarrolla una serie de conceptos base de esta primera parte:
Los objetos nos son dados en la medida en que afectan de cierta manera a nuestra mente; somos
afectados por los objetos gracias a nuestra capacidad representativa —receptividad— que no es otra
mas que nuestra sensibilidad. Sólo por medio de ésta los objetos nos son dados, y la manera en como
estos nos afectan se denomina sensación, debido a ello podemos decir que tenemos de los objetos
múltiples sensaciones, es decir, que éstos nos afectan de múltiples maneras. Ahora bien, Kant menciona
que la manera por la cual un conocimiento se refiere de forma inmediata a un objeto se le denomina
intuición, ésta sólo es posible en la medida en que un objeto nos es dado, por tanto la intuición, en
ultima instancia, depende de la sensibilidad. Las intuiciones que se refieren al conocimiento inmediato
de un objeto por medio de la sensación se les denomina intuiciones empíricas, y el objeto
indeterminado de éstas es el fenómeno. En el fenómeno se distinguen —si bien puede considerarse así
— dos partes: por un lado está la materia del fenómeno, que es aquello que corresponde a la sensación
—a las diversas formas en como el fenómeno nos afecta—; por otro lado, está aquello en lo cual todas
las sensaciones del fenómeno se ordenan en ciertas relaciones, lo cual se denomina como la forma del
fenómeno.
Debido a que la forma del fenómeno se presenta como algo a parte de la sensación, ésta debe estar dada
a priori, es decir, antes de toda experiencia, pues siendo aquello en donde todas las sensaciones deben
ordenarse, no pueden ser ella misma una sensación, por eso debe, pues, precederlas; mientras que la
materia, puesto que corresponde a la sensación — a lo múltiple del fenómeno—, solo puede darse
después de toda experiencia, es decir, a posteriori. Con base en esto, Kant denomina puras a todas
aquellas representaciones en las que no hay nada que corresponda a la sensación, por tanto la forma del
fenómeno se presenta como pura, o también denominada intuición pura.
Para esclarecer lo antes dicho, Kant ofrece el siguiente ejemplo, el cual da pauta para los siguientes
apartados de la estética: Si a la representación de un objeto le separamos aquello que el entendimiento
piensa de ella —como puede ser la sustancia, la fuerza, la divisibilidad, etc.—, e igualmente le
separamos lo que corresponde a la sensibilidad —como la dureza, impenetrabilidad, el color, o las

pero no puede intuirla como un objeto. por ello se dice que éste es la «condición de posibilidad» de los fenómenos externos. que pertenecen a la intuición pura. por tanto. unicamente nos referimos a partes o «parcelas» de un único espacio omniabarcador. todo lo que pertenece a las determinaciones internas de la mente es representado en relaciones de tiempo —como Kant lo demuestra en la exposición de tal concepto—. por otro lado. tamaño y las relaciones que guardan entre sí. representados en el espacio. El espacio es esencialmente único. y es en éste donde es determinable su forma. a saber: «espacio» y «tiempo». Kant distingue. Así lo múltiple en él y el concepto mismo de espacios. así como el espacio no puede ser intuido interiormente —como algo en nosotros—». por ello no puede ser un concepto que se extraiga de la experiencia —pues la precede—. Exposición metafísica del espacio Kant prosigue con la estética transcendental precisamente con la exposición metafísica del concepto de espacio. mientras que todas las determinaciones externas son representadas en relaciones de espacio. Así afirma Kant que «El tiempo no puede ser intuido exteriormente —como algo fuera de nosotros—. Por medio del primero nos representamos los objetos como fuera de nosotros. dos son las formas puras de la intuición sensible. cuando llegamos a referirnos a muchos espacios. pues para poder representarme ciertas sensaciones como fuera de mi. Todos los objetos son. es decir. como propiedades de nuestra mente. resulta imposible imaginarse que no hay espacio. es decir la forma del fenómeno. al «sentido externo» y al «sentido interno». Se dice que la exposición es metafísica cuando representa al concepto en cuestión como dado a priori. éste entiende por exposición a la representación distinta —pero no detallada— de lo que pertenece a un concepto—en este caso al concepto de espacio—. se basa unicamente en una intuición a priori. . pues el alma no ocupa un lugar en el espacio. Se presenta como el fundamento de todas las intuiciones externas. ocupando un lugar en el espacio diferente del nuestro. El espacio es una representación a priori —en tanto que pura—. De esta forma. es por medio del «sentido interno» como la mente se intuye a sí misma y a su estado interno. Si bien podemos imaginar que no hay objeto alguno en el espacio. por ello esta exposición es metafísica en la medida en que el «espacio» es una forma pura de la intuición sensible. es una magnitud infinita dada.Facultad de Estudios Superiores Acatlán Peinado Gaona Eduardo Monográfico de Kant diversas maneras en como puede afectarnos— queda unicamente la «extensión» y la «figura». es por medio de éste como intuye el estado interno de nuestra alma. por ende. éstas deben estar dadas a priori en la mente —antes de toda experiencia—. debe estar antes la representación del espacio. por igual.

como condición de posibilidad de los fenómenos en general —a diferencia del espacio que sólo lo es de los fenómenos externos—. los conocemos sólo en relación a nosotros mismos. cuando se habla de diferentes tiempos estos son necesariamente sucesivos. por tanto el espacio además de ser una intuición. aunque muy bien se pueden sacar del tiempo los fenómenos. Kant señala algunas consideraciones importantes entre las que puede destacarse la siguiente: Nada de lo que es intuido en el espacio es una cosa en sí. y por tanto. por la cual puede ser afectado por objetos. por tanto. los objetos no pueden ser conocidos realmente pues lo único que de ellos conocemos son meras representaciones de nuestra sensibilidad. así pues. como la mera forma de todos los fenómenos externos. Para ilustrar esto Kant propone un ejemplo similar como el del concepto de espacio: no se puede suprimir el tiempo mismo. lo cual. Dado que las proposiciones de la geometría son apodícticas —es decir necesariamente validas. es decir. dado que sería imposible que fuesen simultáneos. sucede en la geometría. el concepto de tiempo no puede ser extraído de la experiencia. por tanto se dice que el tiempo está dado a priori. De este modo el espacio se presenta como la condición subjetiva de la sensibilidad. por tanto. Antes de finalizar esta primera parte de la estética. es la explicación de un concepto como principio a partir del cual son posibles cocimientos sintéticos a priori. o como lo menciona el mismo Kant: que están enlazadas con la conciencia de su necesidad— no pueden ser juicios empíricos. debe ser también pura. se presenta como fundamento de todas las intuiciones. cuando hablamos de diferentes tiempos —como en este caso— nos referimos unicamente a partes de un único tiempo . Exposición metafísica y transcendental del tiempo En tanto que forma pura de la intuición. El espacio así entendido tiene su sede en el sujeto como su constitución formal. pues de un mero concepto no pueden sustraerse preposiciones más allá de él. recibiendo así intuiciones. la precede. como la entiende Kant. pues. mas aun. El tiempo tiene una sola dimensión. Como ejemplo de ello —en el caso del espacio— pone a la geometría. el espacio debe ser una intuición y no un concepto. Para que la geometría —entendida de este modo— sea posible. ni pueden ser deducidas de la experiencia. entendida como la ciencia que determina sintéticamente a priori las propiedades del espacio.Facultad de Estudios Superiores Acatlán Peinado Gaona Eduardo Monográfico de Kant Exposición transcendental del espacio La exposición transcendental. pero nos es imposible conocerlos en relación a sí mismos.

pues. El tiempo se presenta como una intuición interna a priori. ésta sólo se refiere a cierta limitación de un tiempo único. todos los fenómenos están en el tiempo. puesto que es la forma del sentido interno — capacidad de la mente para intuirse a sí misma y a su estado interno—. es decir.Facultad de Estudios Superiores Acatlán Peinado Gaona Eduardo Monográfico de Kant infinito e ilimitado. por ello éste queda como la condición formal a priori de todos los fenómenos en general. cuando se habla de una cantidad de tiempo determinada. encuentra como parte de su estado interno a la intuición misma de los fenómenos externos. estando. a que todos los fenómenos externos se encuentran en el espacio. por igual. mientras que todas las determinaciones externas son representadas en relaciones de espacio—. son intuidos como fuera de nosotros por medio del sentido externo de la mente. al intuirse a sí misma. nuestra mente. . y ello se debe. en tanto que esto sucede. por lo anterior se ve que. en ultima instancia. el estado interno de la mente bajo la condición del tiempo —pues Kant ya había mencionado en la exposición metafísica del espacio que: todo lo que pertenece a las determinaciones internas es representado en relaciones de tiempo. primeramente. Se dice que el tiempo es la condición formal a priori de todos los fenómenos en general.