JURAMENTO HIPOCRÁTICO

A partir de esto es posible considerar que desde la época de Hipócrates la existencia
del primer código deontológico médico, el Juramento de Hipócrates, donde podemos
recoger los primeros principios que han regido a la práctica médica:
Agradecimiento a los maestros y la transmisión del conocimiento a sus descendientes
Perseguir el beneficio de sus enfermos
Respeto a la vida
Abstención al abuso, mala acción o corrupción de los enfermos
Secreto y respeto a la intimidad de los enfermos
CODIGO DE ETICA MÉDICA
Continuando con esta evolución, debemos mencionar que fue en el siglo XIX. En 1845,
se retoma y se adecúa a la importancia del aspecto ético del ejercicio profesional, al
establecer un Código de Ética Medica en EUA. En 1845, en Francia, Max Simón utilizó
el término deontología en medicina, con lo que revivieron los conocimientos médicos
referentes a la moral médica que se había olvidado por muchos siglos.
CODIGO DE MORAL ETICA Y CORTESÍA PROPFESIONAL
Conscientes de vigilar la moralidad y el buen ejercicio profesional en el siglo XIX, se
dieron otras contribuciones importantes en el tema. En México, en 1903, el Doctor
Francisco Marrón Alonso estableció un CODIGO DE MORAL ETICA Y CORTESÍA
PROPFESIONAL, con 3 divisiones importantes que son las relaciones médico-paciente,
con otros médicos y con el público.
MEMENTO U ORADCIÓN DEL MÉDICO Y DECLARACIÓN DE GINEBRA
En 1919 durante la conferencia de Laenec, Francia,se da a conocer el MEMENTO U
ORADCIÓN DEL MÉDICO, basado en principios de la religión católica. Posteriormente
la DECLARACIÓN DE GINEBRA, que moderniza el juramento hipocrático, adecuándolo
a la época.
JURAMENBTO DE FIDELIDAD PROFESIONAL
No debe restarse el mérito que dichas obras antiguas poseen, pues sirvieron de base
para establecer los principios éticos universales actuales, que regulan el actuar del
médico, dando lugar a creaciones como El Juramento de Fidelidad Profesional de la
Asociación Médica Mundial de 1948 y enmendada en 1968
DECLARACIÓN DE HELSINSKI
En 1964 es relativa a los principios que deben observarse en investigación en seres
humanos

se la enseñaré desinteresadamente y sin ningún género de recompensa. lecciones orales y demás modos de enseñanza a mis hijos.DECLARACIÓN DE OSLO Aborda lo referente as aborto terapéutico DECLARACIÓN DE TOKIO En 1975 relacionada con la participación del médico en la tortura y castigos JURAMENTO DE HIPÓCRATES Hipócratyes de Cos (460 a.c. No accederé a pretensiones que busquen la administración de venenos. Tributaré a mi maestro de Medicina el mismo respeto que a los autores de mis días. considerando como un deber el ser discreto en tales casos. no llevaré otro objetivo que el bien de los enfermos. a los de mi maestro y a los discípulos que se me unan bajo el convenio y juramento que determine la ley médica. trataré a sus hijos como a mis hermanos y si quieren aprender la ciencia. honrado siempre entre los hombres. Pasaré mi vida y ejerceré mi profesión con inocencia y pureza. partiré con ellos mi fortuna y los socorreré si lo necesitaren. de que he de observar el siguiente juramento. poniendo en tal empeño todas mis fuerzas y mi inteligencia. dejando tal operación a los que se dedican a practicarla. . y a nadie más. No ejecutaré la talla.-377 a. Si observo con fidelidad este juramento. evitando todo mal y toda injusticia. médico. que me obligo a cumplir en cuanto ofrezco. Higía y Panacea y pongo por testigos a todos los dioses y diosas. En cualquier casa donde entre. Instruiré con preceptos. ni sugeriré a nadie cosa semejante. si lo quebranto y soy perjuro. Estableceré el régimen de los enfermos de la manera que les sea más provechosa según mis facultades y a mi entender.c) Juro por Apolo. Guardaré secreto sobre lo que oiga y vea en la sociedad por razón de mi ejercicio y que no sea indispensable divulgar. me libraré de cometer voluntariamente faltas injuriosas o acciones corruptoras y evitaré sobre todo la seducción de mujeres u hombres. por Esculapio. séame concedido gozar felizmente mi vida y mi profesión. libres o esclavos. sea o no del dominio de mi profesión. me abstendré de aplicar a las mujeres pesarios abortivos. caiga sobre mí la suerte contraria.