Causas de la disolución de la colonia.

La disolución de la Gran Colombia se refiere a la desintegración de las estructuras políticas y del gobierno
central de dicho país suramericano, y que culminó en la creación de tres estados independientes: la República
de Venezuela, la República del Ecuador y la República de la Nueva Granada.
El principal líder ideológico para la creación de la Gran Colombia fue el Libertador Simón Bolívar, quien
pretendía crear una nación lo suficientemente fuerte como para competir económicamente con las potencias
europeas y mantener su independencia. Fue el sueño de unidad más ambicioso de Latinoamérica.
Si bien la Gran Colombia se creó en 1819 con la unión de Nueva Granada (hoy Colombia), Venezuela, Ecuador
y Panamá en un intento de unir en una sola nación a varios pueblos del norte de la América del Sur, la nueva
República fue vista por sus naciones constituyentes más como un recurso para aunar fuerzas contra el poder
colonial y prevenir su restablecimiento, que como la culminación de un proceso de identificación social,
económica y política de sociedades marcadamente desiguales en su composición y en el grado de
estructuración del poder social.1
Antes de que se produjera la unión, algunos de los países constituyentes ya habían ensayado varias formas de
gobierno, principalmente del tipo federalista (Provincias Unidas de la Nueva Granada y Provincias Unidas de
Venezuela); estos experimentos y el enfrentamiento con otros grupos que abogaban por un gobierno mas
centralizado o que era netamente pro-españoles hicieron que fracasaran y fueran reconquistados por las
fuerzas coloniales. Simón Bolívar concluyó que se debía construir una nación con una sólida base unitaria, tal
como lo dejó ver en su Carta de Jamaica.
División política de la Gran Colombia en 1820.
Luego de conformar esta República, la discrepancia de opiniones entre federalistas y centralistas, igualmente
las diferencias entre cada una de las regiones que conformaban el país y sus propios intereses, aceleró la
disputa por la forma de gobierno que debería tener la Gran Colombia. Como forma de concertación se decidió
por el sistema centralista a la cabeza de Bolívar.2
Quito y Panamá no habían tenido una representación real en las deliberaciones constitucionales, que se
llevaron a cabo en Cúcuta en 1821, debido a que pasaron a formar parte de la Gran Colombia formalmente en
1822. A pesar de existir apoyo a la Constitución de Cúcuta, más específicamente en Guayaquil, Quito y
Caracas, existían muchos partidarios de una constitución federalista y una que les permitieran tener control y
libertad regional sin imposiciones centrales fuertes; en particular el cuerpo militar venezolano esperaba
ejercer más poder en su región; igualmente no resultó grata a los próceres y dirigentes de Panamá, que eran
negociantes vinculados al tránsito y al tráfico internacional; Anglófilos por razones mercantiles, profesaban el
liberalismo manchesteriano y eran, por tanto, partidarios del abstencionismo estatal, del librecambio y de una
economía esencialmente comercial.
La unión de las cuatro naciones no había sido nunca sólida por varios factores diferenciales como el desarrollo
económico desigual y la falta de vías de comunicación entre las tres regiones del país, por lo cual la cohesión
solo se mantuvo durante los años de la guerra gracias al prestigio y a la voluntad del Libertador.5 A los
miembros del ejército se les había dado el derecho de votar desde la Constitución de Cúcuta como justo
reconocimiento al esfuerzo realizado en la campaña libertadora. En 1827 el congreso hizo un cambio
constitucional para excluir desde los sargentos hacia abajo de tal manera que solo podían votar los oficiales.
¿Cuáles fueron los hechos más relevantes del congreso de angostura?
El Congreso de Angostura, inaugurado el 15 de febrero de 1819 por el Libertador Simón Bolívar, bajo la
inspiración del Ideario del general Francisco de Miranda en Angostura (hoy Ciudad Bolívar), representó el

segundo Congreso Constituyente de la República de Venezuela. Fue elaborado en el contexto de las guerras de
independencia de Venezuela y de Independencia de Nueva Granada.
Las decisiones tomadas inicialmente fueron las siguientes:




La Nueva Granada fue renombrada Cundinamarca y su capital, Santa Fe renombrada Bogotá. La capital
de Quito sería Quito. La capital de Venezuela sería Caracas. La capital de la Gran Colombia sería
Bogotá.
Se crea la República de Colombia, que sería gobernada por un presidente. Existiría un vicepresidente
que suplantaría al presidente en su ausencia. (Históricamente se acostumbra llamar a la Colombia del
Congreso de Angostura La Gran Colombia)
Los gobernadores de los tres Departamentos también se llamarían Vicepresidentes.
El presidente y vicepresidente se elegirían con voto indirecto, pero para efectos de empezar, el
congreso los eligió de la siguiente forma: Presidente de la República: Simón Bolívar y Vicepresidente:
Francisco de Paula Santander. En agosto Bolívar continúa su tarea libertadora y sale hacia Ecuador y
Perú, y deja a cargo de la presidencia a Santander.
A Bolívar se le da el título de "Libertador" y su retrato se expondría en el salón de sesiones del
congreso con el lema "Bolívar, Libertador de Colombia y padre de la Patria".
Al final de las sesiones, el congreso acordó que se reuniría nuevamente en Cúcuta, en enero de 1821,
para expedir la nueva constitución. Vea Congreso de Cúcuta y Constitución de Cúcuta.

¿Qué causas originaron la Cosiata?
La Cosiata, también conocida como la Revolución de los Morrocoyes fue un movimiento político que estalló en
la ciudad de Valencia (Venezuela) llevada a cabo por el general José Antonio Páez el 30 de abril de 1826 con la
finalidad de separar a Venezuela de la Gran Colombia.
Originalmente el movimiento iba dirigido a exigirles la reforma de la Constitución de Cúcuta y anunciar el
rompimiento con las autoridades de Bogotá, pero con intenciones de seguir bajo la protección del Libertador.
Los críticos de Páez consideraron que con este evento se traicionó a Simón Bolívar y la idea unificadora que
este poseía. Otros sin embargo concluyen que estos acontecimientos se veían venir desde el nacimiento de la
república de la Gran Colombia, ya que al constituirse la misma se adoptaba un sistema de tipo centralista en
manos de las élites políticas y económicas neogranadinas, aunado a ello las autoridades venezolanas tenían
que estar supeditadas a la decisión del senado de Colombia (Nueva Granada, Venezuela y Ecuador),
perdiéndose en teoría los años de lucha independentista y logros de libertad alcanzados en el campo de
batalla. Es este el evento el que en definitiva marcará el nacimiento de la República de Venezuela mutilada
territorialmente a causa de las medidas arbitrarias tomadas por el estado colombiano desde ese entonces.
La promulgación de la Constitución de Cúcuta (Constitución de la Gran Colombia) había causado malestar
entre los venezolanos desde un primer momento, siendo jurada en Caracas bajo protesta de la Municipalidad.
La elección de Francisco de Paula Santander para la Vicepresidencia de la República, la escogencia de un
sistema centralista en vez de uno federal y la elección de Bogotá como capital de la recién formada Unión,
fueron también puntos de gran discordia ciudadana, percibiéndose que Venezuela que no había sido
favorecida con las decisiones tomadas. La constitución central, que no podía ser reformada antes de 10 años,
preveía ciertas medidas federales con el paso del tiempo, pero dependía del pueblo de acatar la carta magna y
la ley.
General Francisco de Paula Santander. Boceto de Helen Bedout, 1819. Motivado por el constante embate de
guerrillas realistas, en una Venezuela que transcurría por una plena recuperación de la guerra emancipadora, y
por el reinante temor ante de una supuesta "Santa Alianza" entre Francia y España, mediante la cual se estaría
formando un poderoso ejército para reconquistar a América, Francisco de Paula Santander decreta el 31 de

agosto de 1824 un alistamiento general de todos los ciudadanos entre los 16 y los 50 años en el país y le exige
al Departamento de Venezuela un contingente de 50.000 hombres para ser enviados a Bogotá.
Por su parte, el General José Antonio Páez, quien venía ejerciendo las funciones de Comandante General del
Departamento de Venezuela (Caracas, Carabobo, Barquisimeto, Barinas y Apure) desde 1822, demoró la
ejecución del decreto por casi un año, temeroso no solo de un motín general, sino para así demostrar su
desagrado ante las decisiones del gobierno. Posteriormente y debido a las continuas presiones bogotanas
decidió acatar el llamado a alistamiento de los venezolanos, que finalmente terminó en un rotundo fracaso
por el reclutamiento de sólo a 800 ciudadanos, viéndose entonces obligado a realizar una segunda y tercera
convocatoria en colaboración del General de Brigada Juan de Escalona (Intendente del Departamento de
Venezuela) terminando estos nuevos intentos en sanguinarios disturbios. Al Concejo Municipal de Caracas
llegaron reportes de excesos en el reclutamiento, lo que motivó a una acusación que prosperaría en el Senado
de Bogotá.
El parte de los hechos no tardó en llegar a la capital gran-colombiana, enviándose de inmediato la
documentación correspondiente para presentar el informe de la situación. El Vicepresidente Santander
aprovechó la situación para solicitar que el Congreso procediera con mucha prudencia frente a una crisis
política que estaba afectando la relación entre Caracas y Bogotá, recurriendo recordar a los diputados la
brillante trayectoria del General Páez y la necesidad de contar con su persona si era posible por el bien de la
Unión. Páez finalmente es destituido de su puesto de Comandante General del Departamento de Venezuela,
siendo llamado inmediatamente a Bogotá para enfrentar un juicio, por votación del Senado.
Es de esta manera como Páez le entrega el mando al general Juan de Escalona, pero asesorado por Miguel
Peña entre otros, quienes creyeron que su presencia ante Santander sería el cadalso, tal y como había
ocurrido con el coronel Leonardo Infante, joven oficial venezolano a quien se le siguió injusta causa y fue
condenado a ser fusilado, se niega a acatar la orden de trasladarse a Bogotá, residenciándose finalmente en a
su casa en la Ciudad de Valencia. Tres meses después surge una revuelta de ciudadanos frente al Concejo
Municipal de la localidad, al día siguiente los ediles declaran que ante la alteración del orden público que se
estaba produciendo en la provincia era necesario traer de nuevo a Páez a la jefatura del país. Ante tal
situación, José Antonio Páez se declara en rebelión.
¿Qué se decidió en el congreso de valencia?
El Congreso de Valencia inició sesiones el 6 de mayo de 1830 en la ciudad de Valencia, capital provisional de
Venezuela durante la realización del congreso. Contó con la asistencia de 33 diputados de los 48 que se habían
elegido en representación de las provincias de Cumaná, Barcelona, Margarita, Caracas, Carabobo, Coro,
Mérida, Barinas, Apure y Guayana. Tuvo como objeto la toma de decisiones con respecto a los pasos a seguir
por el Departamento de Venezuela en vista el creciente y continuo distanciamiento con el Gobierno Central de
la Gran Colombia localizado en la ciudad de Bogotá.
Este Congreso se caracterizó por su tendencia antibolivariana, habiéndose elegido la ciudad por ser residencia
del General José Antonio Páez (Jefe Civil y Militar del Departamento de Venezuela) y por haber sido el punto
de origen del movimiento separatista La Cosiata ocurrido entre 1826 y 1829. El descontento existente llevó, al
momento de proponerse un pacto con el Gobierno de la Gran Colombia, a que el diputado José Luis Cabrera
declara: «El enunciado pacto no puede tener lugar, mientras exista en el territorio colombiano el General
Simón Bolívar».
El 14 de octubre de 1830, fecha de cierre del congreso, se toma la decisión de separarse de la Gran Colombia.
Allí nace como consecuencia, el llamado Estado de Venezuela, cuyas bases políticas y legales que
fundamentan el nacimiento de dicha república como nación independiente, se hallan contenidas en la

Constitución de 1830, elaborada por este congreso convocado por el General José Antonio Páez con el fin de
legitimar la separación de Venezuela de la Gran Colombia, destruyendo así el proyecto bolivariano.
La lectura de José Antonio Páez
José Antonio Páez nació el 3 de junio de 1790 en Curpa, actual estado Portuguesa. Sus padres fueron Juan
Victorio Páez y María Violante Herrera. Su familia fue numerosa, humilde y de origen canario. A los 8 años fue
enviado por su madre a estudiar en una pequeña escuela de Guama. En 1807 fue atacado por unos asaltantes
y logró darle muerte a uno. Sin embargo por temor a represalias huyó y se internó en los llanos de Apure. Allí
obtuvo un empleo como peón del hato La Calzada y aprendió todo lo relacionado con el oficio de llanero y
ganadero. En 1809 se casó con Dominga Ortiz y se dedicó al comercio vacuno; para entonces era un experto
jinete diestro con la lanza.
Entre 1810 y 1813, con el inicio de la Guerra de Independencia, Páez luchó brevemente a favor de los realistas
pero luego se incorporó a las filas republicanas de su antiguo patrón, Manuel Antonio Pulido. Fue apresado en
1814 por los españoles en Barinas pero logró escapar y volvió a los LLanos. De allí se incorporó a distintas
unidades al mando de diferentes generales, entre ellos Rafael Urdaneta, y para 1815 ayudó en la toma de
Guasdualito. Ese mismo año se le encargó el mando de un escuadrón de caballería triunfando en la batalla de
Banco de Chire y en 1816 en la batalla de Mata de la Miel. Por estos logros el gobierno de la Nueva Granada lo
ascendió a teniente coronel. Para ese momento su fama ya era manifiesta y se caracterizó por su carisma y su
temeridad.
El 30 de enero de 1818, en el hato Cañafístola, se entrevistó el General de Brigada José Antonio Páez con el
General en Jefe Simón Bolívar, que venía de Angostura con el ejército que ejecutó la Campaña del Centro; este
encuentro marca el comienzo de la unión de ambos jefes para la prosecución de las operaciones contra el
ejército del general realista Pablo Morillo. En 1819 obtuvo uno de los triunfos bélicos más resonantes de su
carrera al triunfar en la Batalla de las Queseras del medio, empleando su famosa táctica de "Vuelvan Caras".
Por su hazaña se le otorgó la Cruz de los Libertadores. El 28 de abril de 1821 iniciaron los preparativos de la
Campaña de Carabobo. Páez salió de Achaguas el 10 de mayo, a la cabeza del ejército de Apure, para
incorporarse en San Carlos (Edo. Cojedes) al Ejército Libertador. El 24 de junio del mismo año se libró la Batalla
de Carabobo, en la cual los realistas fueron derrotados. Páez mandó en la primera división y la segunda
división fue dirigida por el general Manuel Cedeño, que tuvo a su cargo la acción principal de ataque. Ese día
Páez fue ascendido a General en Jefe. Entre 1822 y 1823 triunfó en la batalla de Naguanagua y liberó el castillo
de Puerto Cabello barriendo así con los últimos reductos realistas.
En abril de 1826 se inició "La Cosiata", movimiento que lo tuvo como jefe indiscutible y que rompió relaciones
con el gobierno de Bogotá, a la cabeza del que se hallaba el vicepresidente Santander, planteando la
separación de Venezuela de la Gran Colombia. El regreso de Bolívar desde el Perú, quien asumió en Bogotá la
presidencia de la República, cortó por el momento el proceso separatista. Al salir Bolívar para Bogotá a
mediados de 1827, Páez vio reforzada su posición en Venezuela y, sin enfrentarse abiertamente al Libertador,
fue aumentando el poder real que ejercía. Renació entonces el sentimiento separatista, que finalmente en
noviembre de 1829 desconoció la autoridad de Bolívar y de los órganos de Bogotá, entregando el poder a
Páez, consumándose de esta manera la separación de Venezuela de la Gran Colombia. Cabe destacar que para
esas fechas Bolívar ejerció una dictadura de dudosa legitimidad y solo proclamada por la Municipalidad de
Bogotá. Ejerció de 1822 hasta la sedición de Venezuela de Colombia el cargo de Jefe Civil Militar del
Departamento de Venezuela.
El 24 de marzo de 1831 Páez fue electo presidente constitucional de Venezuela por 136 votos de los 158
sufragantes surgidos de las asambleas electorales. En este primer gobierno, llevó a cabo una labor
organizadora del Estado, con medidas administrativas en materia de impuestos, inmigración, liberalización del
crédito, educación, orden público, y asuntos internacionales. Durante este período, Páez enfrentó dos crisis: la

resistencia a jurar la constitución por parte del Arzobispo de Caracas, Ramón Ignacio Méndez, que terminó con
la expulsión de éste, y el alzamiento de los generales José Tadeo Monagas y José Gregorio Monagas (primero
con el pretexto de restituir la Gran Colombia y luego en favor de la autonomía de un Estado Oriental) que fue
contenido militarmente y concluyó con un convenio entre Páez y los jefes orientales.
En 1835 entregó el poder a su oponente José María Vargas. Ese mismo año aplacó la insurreción militar
conocida como la Revolución de las Reformas, colocándose del lado del gobierno constitucional y del
derrocado presidente. En 1838 fue electo para una segunda presidencia que asumió el 1 de febrero de 1839.
En este nuevo mandato siguió ocupándose de la educación, el crédito exterior, la deuda pública contraída por
la antigua República de Colombia y repatrió los restos mortales del Libertador. En enero de 1843, fue
sustituido en la presidencia de la república por el general Carlos Soublette.
En Calabozo, el 4 de febrero de 1848 inició Páez un movimiento armado contra el gobierno de José Tadeo
Monagas. En la batalla de Los Araguatos (10.3.1848) fue derrotado por José Cornelio Muñoz, emigrando a
Nueva Granada, siguiendo a Santa Marta y de allí a Curazao. El 2 de julio de 1849 invadió Venezuela por la
Vela de Coro; ofensiva que concluyó con su captura en Macapo (Edo. Cojedes) por parte del general José
Laurencio Silva, quien lo remitió a Caracas. Monagas lo encarceló en el castillo de San Antonio de la Eminencia
de Cumaná, donde lo visitaron su esposa Dominga Ortiz y su hija; de allí salió el 23 de mayo de 1850 al
destierro.
Volvió a Venezuela el 18 de diciembre de 1858 a solicitud del presidente Julián Castro y de la Convención de
Valencia, para que se encargue del ejército y de la pacificación del país, convulsionado por el alzamiento de los
promonaguistas, liberales y federalistas. Cuando estos últimos proclaman la Federación el 20 de febrero de
1859 en Coro (Guerra Federal), el gobierno central lo nombró jefe de operaciones en la Provincia de
Carabobo; pero al no obtener las amplias facultades que exigió, renunció en abril, y optó por regresar a los
Estados Unidos, país en el que había estado durante su destierro. A su regreso, fuerzas conservadoras leales a
él derrocaron al presidente constitucional, Pedro Gual, y Páez lo sustituyó como Jefe Supremo de la República,
el 10 de septiembre de 1861. Las consecuencias de este golpe de Estado repercutieron hondamente desde
entonces en la historia del país ya que por primera vez alguien recurría exitosamente a la dictadura violentado
la constitución y las instituciones republicanas por motivos meramente personalistas. Esta acción sentó un
claro precedente de cómo alguien, con suficiente poder y evocando supuestas razones superiores a la ley,
podía pasar por encima de los poderes constituidos sin problema alguno; un legado que no tardó en ser
practicado por otros caudillos venezolanos. Todo el año 1862 y parte de 1863, condujo El Centauro de los
Llanos la guerra contra los federalistas encabezados por Juan Crisóstomo Falcón. Finalmente el Tratado de
Coche pone fin a las hostilidades en abril de ese año. Páez gobernó nominalmente en Caracas hasta mediados
de junio; el 13 de agosto salió de Venezuela por tercera y última vez, estableciendo su residencia en los
Estados Unidos.
En su exilio se dedicó a viajar y escribió su autobiografía. El 13 de julio de 1867, el gobierno de Venezuela le
expidió el diploma que lo acreditaba como Ilustre Prócer de la Independencia Suramericana. El 6 de mayo de
1873 murió en Nueva York. Sus restos fueron repatriados y sepultados en el Panteón Nacional, el 19 de abril
de 1888.

¿Qué características de la personalidad de Páez le valieron para constituirse en un personaje
determinante en la política de la segunda mitad del siglo XIX?
Fue uno de los más destacados próceres de la emancipación de Venezuela y se le considera entre los principales
representantes del caudillismo americano. Fue protagonista del nacimiento de la república y colaboró en la
creación de los símbolos patrios, de la iconografía (RETRATO O IMÁGENES) procera y territorial de
Venezuela y de Colombia. Fue uno de los ideólogos de la consolidación del Estado de Venezuela.
Venezuela se declaró independiente de la Gran Colombia en 1830. El general José Antonio Páez se convirtió en
el hombre fuerte de Venezuela hasta 1848, bien como presidente de la república (1830-1835 y 1839-1843) o
como general en jefe. Durante 18 años el país estuvo gobernado por la llamada oligarquía conservadora,
representada por Páez
La multiplicidad de intereses que han arropado la llamada historia de la Independencia de Venezuela y el
nacimiento de la República, durante el siglo XIX, encuentra su representación máxima en la figura de José
Antonio Páez. Las circunstancias que condujeron a este hombre, de condición humilde, a convertirse en
presidente de la República y en el gran defensor de Venezuela, no hacen sino dibujar un panorama de alianzas
políticas y militares necesarias en un escenario de máxima inestabilidad. En su reverso, la historia revela las
múltiples facetas de un hombre que, movido por el azar de una guerra civil con tinte independentista, declinaba
su rostro en peón de hacienda, comerciante de ganado, jefe de los ejércitos llaneros y gran caudillo de la patria
¿Porque Páez encabezo la separación de Venezuela y de Colombia?
El General José Antonio Páez, quien venía ejerciendo las funciones de Comandante General del Departamento
de Venezuela (Caracas, Carabobo, Barquisimeto, Barinas y Apure) desde 1822.
Páez (Jefe Civil y Militar del Departamento de Venezuela) y por haber sido el punto de origen del movimiento
separatista La Cosiata ocurrido entre 1826 y 1829. El descontento existente llevó, al momento de proponerse un
pacto con el Gobierno de la Gran Colombia.
¿Con que acto culmino el tercer periodo presidencial de Páez?
Finalmente con el Tratado de Coche se rinde José Antonio Páez, poniendo fin a las hostilidades en abril de
1863. Páez gobierna nominalmente en Caracas hasta mediados de junio y el 13 de agosto sale de Venezuela por
tercera y última vez, estableciendo su residencia de nuevo en Nueva York.