Comida Rapida en la Iglesia

En la actualidad hemos visto como en la sociedad nos encontramos invadidos de lo que llamamos Fast
Food, pero la mayoría de esa comida rápida es catalogada como comida chatarra, comida que no nos
hace bien y que de una forma u otra hace que tu salud no sea la mas adecuada; este problema también
lo estamos teniendo hoy en día en La Iglesia, estamos llenos de comida chatarra espiritual que no nos
alimenta correctamente y que tiene la salud de la Iglesia en muy mal estado.

El menu en la Iglesia
Jesús un día nos dijo que El era el pan de vida y que era el agua que saciaría toda sed y mas nunca la
tendría, y la intención primordial de todo cristiano debe ser la de ir siempre en busca del pan que da vida,
la actitud correcta es que siempre estemos anhelantes de conseguir ese pan que nos llena y nos da
descanso, ese pan que nos alimenta,que nos cambia, nos provee y nos llena a cada momento de Su
presencia.
En la Iglesia el día de hoy nos encontramos con un menú no muy bien balanceado, es común ver los
servicios llenos de bailes, especiales, colectas, obras y pare de contar que en un principio fueron
empleadas como estrategias pero que pasaron a llenar los cronogramas… Cuantas veces te ha pasado
el ir a un restaurante o a una fiesta donde te sirvieron tantas golosinas, entradas, pasapalos o botanas y
que cuando llego el plato principal estabas tan lleno que no podías comerlo completo o simplemente ni
podías comerlo? Cuantas veces has salido a la calle y te has llenado de tanta comidas basura que
cuando llegas a casa y tu mama te tiene un buen plato de comida y no puedes comerlo porque estas
muy lleno de comida basura?, eso mismo nos esta pasando hoy en la Iglesia, tenemos tanta comida que
no edifica en nuestros programas (bailes, especiales, obras…) que cuando llega el plato principal,
cuando llega Jesus en todo su esplendor en medio de la Alabanza o en medio del mensajes estamos
llenos, fueron tantos platos previos que ya no hay tiempo para el mensaje y hay que hacerlos en 15
minutos y si es menos mejor.
Nuestra actitud como cristiano debe ser la de un eficiente enólogo, tenemos que aprender a catar
(discernir) que tipo de plato nos están sirviendo, si ese plato tiene los ingredientes que Jesus pondría en
el y si no, aprender a desecharlo, debemos tener siempre un hambre por la verdadera enseñanza que
viene del Espíritu, es nuestra obligación como cristianos no comer comida adulterada.
Un verdadero enólogo o degustador no aprende a distinguir lo verdadero de lo falso rápidamente, debe
probar muchas cosas para aprender a distinguir, debe tener un punto de referencia, nosotros como
cristianos tenemos que aprender cuales son nuestros puntos de referencia y ellos se encuentran solo en
la Palabra de Dios, cuando la escudriñados, cuando la meditamos vamos a tener las herramientas para
poder discernir lo verdadero de los falso, la comida chatarra del verdadero Pan.

Reflexion
Te invitamos a que meditemos juntos en cuanto de comida chatarra espiritual hay en nuestra vidas y
cuanto de ellas debemos sacar de nuestro organismo, meditemos juntos cuantos puntos de referencia
tenemos en nuestro espíritu para aprender al reconocer lo verdadero de los falso y si eres de los
responsables de diseñar el menú de tu Iglesia hoy te dejo esta reflexión para que puedas meditar en ella.
La vida cristiana es una vida llena de retos y uno de ellos es aprender a indagar en la Palabra de Dios.
Que Dios te Bendiga un montón!