Una primera mirada a lo sucedido

Mónica Romero

-

Muy buenos días, ¿Cómo están?
…….
No escuché, ¿Cómo están?
…. (a través de la pantalla se capta ruido de fondo con un tenue bbbiiiieeeeennnnn)….
Empiezo a escuchar

Desde el lugar de la escucha inicia este relato, escucha para la interpelación, para dejarnos
afectar.
Muchas palabras se han pronunciado, muchas imágenes se han visto ¿qué nos ha quedado de
todo ello? ¿Qué nos ha cuestionado? ¿he encontrado alguna zona de no-saber, no-hacer que
me impulsa a renovar mi quehacer?
La imagen que sigue (como otras posibles) intenta dar cuenta de las complejidades por las
que transitamos quienes asumimos la educación artística como constitutiva de nuestra
condición humana. Se ha elaborado a partir de las distintas intervenciones, de las
reiteraciones que han acontecido y de resonancias con lo compartido.
Se plantea inacaba con la invitación para que cada quien elabore su propia trama, su propia
narración:

transita entre la institucionalidad del deber ser y del deseo del ser. al reconocerse como parte de algo. cabe la pregunta por las acciones. las tensiones que hay dentro de las mismas y en relación con otras artes y con otros campos de saber. repercutirá en nuestro entorno más cercano influyendo en la propia transformación y afectando a aquellos con quienes convivimos día a día. entre las disciplinas artísticas. a habitar política y poéticamente ese espacio que a diario llamamos aula. entre si asumirse como artista o profesor o arte-educador. entre perspectivas tradicionales de educación y otras más vinculadas a prácticas artísticas contemporáneas. nos convoca a revisar nuestras prácticas. habitarlas. como se ha mencionado estos días. entre prácticas de resistencia y reinvención de la misma educación. potencian el campo en el que nos movemos. hace un año o desde que nacimos. entre definiciones de campos y sistemas y comprensiones por lo que esto pone en juego.Una primera mirada a lo sucedido Mónica Romero Cada una de estas palabras es polifónica. señalar aquello que nos incomoda. nos invita a persistir en la frontera. entre el dentro y fuera de la Escuela. nuestros modos de hacer. El sentirnos parte de algo que cambia lentamente. taller. las personas. Las palabras. entre si ajustarse a la etiqueta o desbordarla. . Allí el arte se nos presenta como posibilidad para nombrar lo innombrable. encuentro o como se indicaba el primer día comunidad de aprendizaje. como posibilidad para que la indeterminación sea constitutiva de asombro. para vernos ante el otro como alguien distinto. aquellas que nos ha sido significativas o que han significado cambios importantes en nuestras maneras de asumir el arte y la educación. en el límite. a prestar mayor atención a todas y cada una de las acciones que llevamos a diario en los espacios que transitamos y donde acontece la educación. entre la medición de las coberturas y los ejercicios por comprender las mismas. entre… En esos entremedios me permito plantear algunas inquietudes que atraviesan la experiencia de quienes transitamos entre el arte y la educación: ¿qué posiciones tomamos?. cada una de ellas atraviesa por territorios técnicos o poéticos. en el borde. para que el desacuerdo nos movilice a lugares inesperados. como posibilidad para… Precisamente estar entre las tensiones y en medio de ellas. ¿que reconocemos en nosotros como potencia y desafío que pueda ser realizable para que el deseo por el conocimiento sensible persista? Son preguntas que desde la escucha en la distancia. clase. entre relaciones con los otros y las representaciones de los mismos. me hacen pensar en el lugar que cada uno de nosotros ocupa dentro de un sistema (orgánico) en el que la acción que cada uno de nosotros realice. Se ha dicho aquí que ésta ya no sólo sucede en la escuela. Así como el lunes en la tarde se nos invitaba a recordar o pensar en los ritmos que han pasado por nosotros en un día. Acciones sobre las cuales si uno vuelve a ellas se sorprendería de lo que nos constituye como agentes de cambio. las acciones y relaciones entre estos elementos. extrañarnos y sorprendernos de nosotros mismos y en relación con otros.

El “tal vez” facilita la cooperación en la conversación. la empatía es más fría y también más exigente. (Sennett 2012.Una primera mirada a lo sucedido Mónica Romero Quisiera terminar este ejercicio señalando la necesidad (como construcción cultural. cómo damos cuenta de ello? ¿de qué nos responsabilizamos cunado nos involucramos en comunidades de aprendizaje? ¿cómo estamos alerta a lo que emerge orgánicamente en los contextos por los que transitamos? ¿qué prácticas legitimamos en nuestro día a día alrededor de la educación artística?¿qué posición asumimos ante ellas?. (…)Cuando sabemos escuchar podemos sentir simpatía o empatía. y que nos implica esta toma de decisiones? ¿cómo se hace manifiesto el deseo en nuestras aulas (entendidas estas de manera expandida como lugares donde acontece la educación. o mejores condiciones laborales y vitales. miremos con cuidado cada una de las acciones que adelantamos desde el lugar que ocupamos y ver las posibilidades tejer con otros. Saber escuchar es una actividad interpretativa que opera mejor si se centra en detalles de lo que uno oye. con aquel a quien no conozco?. un cambio normativo. pues nos obliga a centrarnos fuera de nosotros mismos. la pregunta que cabría aquí sería ¿cómo nos comprometemos ahora para hacer parte de la transformación que solo se da en el tiempo? Provocaciones para la conversación La conversación se asemeja al ensayo en el que la capacidad de escuchar ocupa el primer plano. Si es un momento histórico como varias de las intervenciones lo han señalado. como cuando se busca comprender a partir de esos detalles lo que otra persona ha dado por supuesto pero no ha dicho. La simpatía es más conmovedora. 44) Las líneas que siguen a continuación son algunas provocaciones a partir de las intervenciones de los invitados internacionales que valdría la pena poner en diálogo con las resonancias que éstas han tenido entre los participantes del Seminario. Si se añora un sistema. ¿en nuestras prácticas que desarrollos reconocemos de otros que hemos incorporado a lo que hacemos. los individuos no se adaptan perfectamente entre sí como piezas de un rompecabezas. pero de sus intercambios pueden obtener al mismo tiempo conocimiento y placer. Desde el lugar que cada uno de nosotros ocupa o desde el que cree enunciarse ¿qué decisiones tomamos para pasar del simulacro educativo a una experiencia educativa. como se señalaba el primer día) de asumir el rol de agente político de cada uno de nosotros desde las posibilidades que tenemos. el encuentro con el otro)? ¿de qué maneras me relaciono con aquello que desconozco. asumamos la historia que nos corresponde reconociendo que hay otros que en épocas distintas se han planteado problemas similares y los han asumido a su modo. ¿qué acciones llevamos a cabo para que el vínculo entre vida y escuela se fortalezca? ¿qué estrategias creamos para que la escuela y aula (en su dimensión amplia) sea un espacio vital? . una y otra son impulsos cooperativos. En la dialógica.

Por tanto los invito a hacer sus provocaciones. pues desde cada orilla hay exigencias particulares que requieren contemplarse en la construcción de una política. . Barcelona: Editorial Anagrama. con los ritmos individuales y colectivos que están en tensión con los ritmos institucionales y técnicos. En diálogo con (entre otros) Sennett. Las resonancias de sus puntos de vista pueden compartirlas vía mail a monirom@gmail. (trad). (2012) Juntos. Galmarini. Me dispongo a la escucha como mediadora virtual para que sus posicionamientos micro sean visibles en esta construcción conjunta. del contexto. Sin embargo como se ha mencionado se requiere del reconocimiento de lo micro. estos enunciados necesariamente hay que ponerlos en relación con la temporalidad. Monica Dos apuntes (en construcción) Si bien se ha destacado como un desafío la participación y se ha hecho un llamado a lo colaborativo. a poner de manifiesto su voz en relación con lo que han vivido y percibido estos días para hacerse presentes en este tejido que intentamos materializar. Resulta relevante poner sobre la mesa los supuestos que conforman las relaciones entre arte y educación para construir acuerdos y disensos que posibiliten la presencia de un campo de la educación artística capaz de dialogar con otros campos del conocimiento.Una primera mirada a lo sucedido Mónica Romero ¿qué resignificaciones simbólicas nos permitimos dentro de la escuela? ¿Cómo transitar entre un no-saber y el saber específico que cada disciplina reclama para sí? Invitación mientras tanto Aquí hasta ahora va una lectura que les comparto hecha desde la distancia. por lo que esta lectura no se puede hacer en solitario. de lo local. Rituales. Los pienso. placeres y política de cooperación. M. para construir con sentido.com y desde allí intentaré ponerlas en diálogo con otras lecturas posibles. R. Este se vislumbra como un desafío derivado de lo expuesto en estos días.