Revisión Bibliográfica

Traumatismo Dental 

Alaia Berasategi Lertxundi
Clínica Dental Donnay
julio 2011 

Resumen
El traumatismo accidental de lo dientes es un motivo
frecuente en las clínicas odontológicas. Aproximadamente el
30% de niños/as con dientes primarios y el 22% de los
niños/as con dientes permanentes sufren traumatismos
dentarios importantes.
Las lesiones dentales cuando se les compara con otras
lesiones traumáticas, se las considera como menos graves. Sin
embargo, al tener el diente un bajo potencial en recuperar un
estado de salud tras un trauma, la mayor parte de las lesiones
en esta región necesitan un diagnóstico y tratamiento urgente.
El objetivo de este trabajo, es ofrecer información
sobre los traumatismos dentales enfatizando en el importante
papel que juegan en la terapéutica precoz las personas que
rodean al niño en el momento del trauma.
Palabras claves: Fractura, avulsión, dentición temporal. 

1.

Introducción

2.

Epidemiología

3.

Etiología

4.

Clasificación de los traumatismos

5.

Cómo actuar frente a un traumatismo dental

6.

Bibliografía  

1. Introducción
El término traumatismo define aquellas lesiones externas e internas provocadas por una
violencia exterior. (1) El traumatismo dental es quizá uno de los accidentes más dramáticos que
le suceden a un individuo, y su frecuencia en las clínicas dentales es aún más evidente.
Un diagnóstico correcto y una adecuada actitud terapéutica puede resolver
definitivamente un caso o agravarlo, no sólo desde el punto de vista de la viabilidad del diente
en la cavidad bucal, sino también por la importante repercusión psicológica que tiene en el
individuo.
El tratamiento puede ser múltiple, desde eliminar el dolor protegiendo la pulpa (nervio)
de los dientes, recolocación de los dientes avulsionados, hasta distintas modalidades de
tratamiento pulpar. (2)

2. Epidemiología
Aproximadamente un 24% de los niños/as menores de 14 años han sufrido algún tipo de
traumatismo en los dientes anteriores (incisivos). García Ballesta afirmó que los varones son
más propensos a sufrir lesiones en la dentición permanente, no ocurriendo lo mismo en la
dentición temporal en la que la prevalencia entre sexos es similar. (3)

3. Etiología
Las causas de los traumatismos dentales son de naturaleza compleja y están
influenciadas por diferentes factores, incluyendo la biología humana, comportamiento y
el medio ambiente.
Entre los 6 y los 12 años, y con un pico a los 9 años, encontraremos el grupo de
mayor riesgo para sufrir lesiones dentales. Suelen afectar a uno o pocos dientes, en
ambas denticiones (la dentición temporal y la dentición permanente).
Entre los factores causales tenemos los factores desencadenantes y los factores
predisponentes.
Según Olmeda uno de los factores desencadenantes de los traumatismos dentales
es el maltrato físico (síndrome del niño maltratado) junto con las caídas, prácticas de
juegos o deportes violentos y los accidentes de tráfico.
Entre los factores predisponentes que aumentan significativamente la
susceptibilidad a las lesiones dentales encontramos la oclusión clase II (incisivos
superiores hacia fuera), labio superior corto, incompetencia labial, respiración bucal y
los defectos estructurales como laamelogénesis o dentinogenésis imperfecta.   

Las lesiones traumáticas de los dientes pueden producir lesiones de los tejidos
duros del diente (esmalte y/o dentina) y de la pulpa o lesión de las estructuras de soporte
(hueso alveolar o ligamento periodontal). (4)

4. Clasificación de los traumatismos
Según la clasificación de Andreasen las lesiones traumáticas se clasifican en:
4.1. LESIONES DE LOS TEJIDOS DUROS Y LA PULPA
- Infracción: fractura incompleta. Corresponde a una fisura del esmalte. Por
tanto, no hay pérdida de sustancia dentaria.
- Fractura de corona: puede ser no complicada cuando afecta al esmalte o a la
dentina pero sin afectar a la pulpa o complicada cuando tenemos afectación pulpar.
- Fractura corono-radicular: no complicada cuando afecta a esmalte, dentina o
cemento de la raíz pero sin afectar a la pulpa o complicada cuando afecta a esmalte,
dentina o cemento pero con afectación pulpar.
- Fractura radicular: afecta a cemento, dentina y pulpa.  

Figura 1: A Fractura incompleta (infracción o concusión), B. Fractura no complicada de la
corona: limitada al esmalte, C. Fractura no complicada de la corona: esmalte + dentina, D. Fractura
complicada de la corona, E. Fractura no complicada de la corona y raíz, F. Fractura complicada de la
corona y de la raíz, G. Fractura de la raíz.   

4.2. LESIONES DE LOS TEJIDOS PERIODONTALES
- Concusión: lesión de las estructuras de soporte, sin movilidad ni
desplazamiento del diente, pero si el ligamento periodontal está inflamado, existirá
dolor a la percusión del diente (al golpearlo).
- Subluxación: aflojamiento del diente, lesión de las estructuras de sostén en las
que el diente está flojo, pero no se mueve en el alvéolo.
- Luxación intrusiva: dislocación central, desplazamiento del diente en el hueso
alveolar. Esta lesión cursa acompañada de conminución o fractura de la pared alveolar.
- Luxación extrusiva: desplazamiento parcial de un diente en su alvéolo.
- Luxación lateral: desplazamiento del diente en una dirección lateral, suele
existir fractura del alveólo.
- Avulsión: salida del diente fuera del alvéolo.  

Figura 2: A. Concusión, B. Subluxación, C. Luxación intrusiva, D. Luxación extrusiva, E y F.
Luxación lateral, G. Avulsión.

4.3. LESIONES DE LA ENCIA O LA MUCOSA ORAL
- Laceración: herida producida por desgarramiento.
- Contusión: se produce una hemorragia submucosa sin desgarramiento. El
origen traumático suele ser con un objeto romo.
- Abrasión: herida superficial por desgarramiento de la mucosa que deja la
superficie sangrante y áspera.     

Figura 3: A. Laceración de la encía, B. Contusión de la encía, C. Abrasión de la encía.

4.4. LESIONES DEL HUESO DE SOSTEN
- Conminución de la cavidad alveolar: frecuentemente se presenta junto a una
luxación lateral o intrusiva. 

- Fractura de la pared alveolar: se limita a las paredes vestibular o lingual.
- Fractura del proceso alveolar: puede afectar cavidad alveolar.
- Fractura de maxilar o mandíbula.

Figura 4: A. Conminución, B y C. Fracturas de la pared vestibular o lingual del alvéolo, D y E.
Fracturas del proceso alveolar con o sin implicación de alvéolo, F y G. Fractura de la mandíbula o del
maxilar con o sin implicación del alveolo. (3)   

5. Cómo actuar frente a un traumatismo dental
En caso de un traumatismo accidental el objetivo más importante siempre será
mantener el diente dentro del alvéolo. El desplazamiento completo, exarticulación o
avulsión dentaría son accidentes poco frecuentes; pero cuando esto sucede es
imprescindible un tratamiento inmediato, de ser posible en el sitio mismo del accidente
y de no ser así que sea dentro de los próximos 30 minutos ya que con ello la
reimplantación de ese diente tiene un éxito de un 90%, pero si este procedimiento o
tratamiento tarde de 30 a 90 minutos el éxito solo es del 43% y si se rebasan los 90
minutos el éxito tan solo será del 7%.(6)
El diente puede ser reimplantado por cualquier persona capaz (padre, entrenador,
pediatra, etc.). El procedimiento para la reimplantación del diente es el siguiente:
1. Encontrar el diente.
2. Determinar si el diente es primario según la edad del niño. Los dientes primarios NO
se reimplantan, la reimplantación puede tener efectos negativos en el diente definitivo.
3. Si es permanente se aclarará el diente SIN FROTAR con agua o suero salino,
sosteniendo el diente por la corona no por la raíz.
4. Insertar el diente en el alveolo en su posición normal (no preocuparse si se extruye un
poco). (4)
Debido al carácter accidental de la avulsión y por la inaccesibilidad de otros
medios de conservación, el mejor es la leche, preferiblemente desnatada, al contener
menos cantidad de lípidos. (7) Respecto a la temperatura de transporte los estudios no
son concordantes; mientras unos autores mantienen que a temperatura ambiente (20
grados) no hay problema (8) otros aconsejan que esté fría (4 grados) para mantener la
capacidad clonogénica celular (balance proliferativo de las células progenitoras del
ligamento periodontal). Si la leche o un medio celular no están disponibles, el transporte
en suero salino o saliva son otras opciones. (9)   

6. Bibliografía
1. Diccionario terminológico de Ciencias Médicas. Salvat. 1960. Barcelona.
2. C. García Ballesta, L.Pérez-Lajarín, A.Cózar-Hidalgo, Nuevas Tendencias en
el tratamiento de la avulsión dental. RCOE v.8.n.2.Madrid.mar-abr.2003.
3. Boj JR, Catalá M, García-Ballesta C, Mendoza A. Odontopediatria, 1ª ed.
Barcelona: Editorial Masson, 2004.
4. C.Veleiro Rodríguez, Traumatismos dentales en niños y adolescentes. Revista
Latinamericana de ortodoncia y odontopediatría.Venezuela. 2002.
5. Andreasen, J.O. Lesiones traumáticas de los dientes. 2a ed. Editorial Labor
S.A. 1980. Barcelona.
6. Glendor U,Koucheki B, Halling A. Risk evaluation and type of treatment of
multiple dental trauma episodes to permanent teeth. Endodontics & Dental
Traumatology 2000; 16:205-210.
7. Harkacz OM, Carnes DL, Walker WA. Determination of periodontal ligament
cell viability in the oral rehydration fluid, Gatorade, and milks of varying fat content. J
Endod 1997;23:687-90.
8. Huang SC, Remeikis NA, Daniel JC. Effects of long-term exposure of human
periodontal ligament cells to milk and other solutions. J Endod 1996;22:30-3.
9. Lekic P, Kenny D, Moe HK, Barreti E, McCulloh CA. Relationship of
clonogenic capacity efficiency and vital dye staining of human periodontal ligament
cells: implication for tooth replantation. J Periodontal Res 1996;31:294-300.