Los seis determinantes de la forma arquitectoniea

Por Paul Rudolph, Arquitecto. -aArchItectural Record..
Las primitivas teorías sobre arquitectura moderna enfocaban una
área muy limitada. Varios problemas arquitectónicos eran Ignorados
o simplemente borrados como si no hubiesen existido; la disclpl~nase
encaminaba hacia la adoración y mimo de uno de aqu6llos para luego
sustituirlo por otro. Este limitado punto de vista, unido a la búsqueda
de lo sorprendente, produjo algunos insuperables edificios, pero seguramente la humanidad no habla nunca construido tan seca, tímida,
monótonamente y tan «a la modas como hacemos hoy día. El desorden
general, han dicho algunos, es uhumanon, y cualquier otra cosa adolecerla de reglmentado, intelectual o dictatorial
Uno de los más serios reproches que se han hecho a la arquitectura moderna ha sido su Incapacidad para dar teorlas satisfactorias
sobre la relación de un edificio con otro. La uÉco1e des Beaux-Artsn
tenía un contenido muy rico en esta materia, mientras que los arquitectos modernos tienden, todavla hoy, a admirar Qnicamente algunas
((plazas humanasn - preferiblemente si están localizadas lo más lejos
posible y proclamar solemnemente que debemos «hacer nuestras pla;as más hknanasn. Este alegato es desde luego admirable, pero, entre
tanto, permite abandonar áreas Inmensas a la ocupación de los coches
y construir edificlos que proyecten su sombra un cuarto de milla a lo
lejos. El rápido movimlento de los vehlculos, sin precedentes, su volumen brutal han dado un nueva dlmenslón a la escala de la ciudad. La
escala humana debe reunirse con la escala dada por el rápido movimiento de los vehículos. La &ole des Beaux-Artsn creaba plazas
Inhumanas, boulevards, squares, etc. cuando no había automóviles. Es
una paradoja que nuestra revuelta contra aquella Escuela haya sido tan
fuerte aue ianoremos la escala del ttánsito vehlcuiar.
SI nos riferimos a los nuevos problemas de escala y su relación
humana. debemos tambiBn considerar alaunos de los vieios aroblemas.
~onumentalldad, slmbolismo, decoraclbn, etc. viejas necesldades
humanas-están entre las antiguas asplraclones que la arquitectura
moderna ha borrado. Posiblemente los extremos vienen IIustrados por
el llamado aBay Region Stylen y Mies Van der Rohe. El estilo Bay Region tiene validez en tBrmInos de ~Chaletn,pero de poco nos sirve para
ensefiarnos cómo humanizar edificios de gran volumen.
Nikolaus Pevsner, en un escrito en el uArchItectura1 Rewlewg de
abril 1954, dice: uLas cualidades del movimiento moderno no se desarrollaron para el placer del ojo, pero sin 61 no existe fábrica poslble,
ni oficlo, ni arquitectura funcional en nuestra Bpocan. Aunque seguramente esta afirmación traduce la mentalidad de los anos treinta, no la
de hoy. No ha sldo posible creer durante mucho tiempo que, cuando
los problemas funclonales estuvieran resueltos, la forma exterior se
encontraría ya cristalizada. Como Matthew Nowickl nos advirtió en su
famoso artículo «Función y Forman, no podemos continuar pretendiendo resolver nuestros problemas sin apoyarnos en precedentes
basados en la forma.
Muchas de nuestras dificultades nenen como origen el concepto de
que el funclonalismo es el primero o el único determinante de la forma
Existen como mínimo seis determinantes de la forma arqu~tectónica,
Y su valor varla con cada problema concreto: cada una de estos determinantes es importante, cada uno debe tomarse en conslderacI6n.
El aprlmer determinanten viene dado por los alrededores del edificio,
o sea su relación con los demás y el lugar que ocupa. Como antes hemos
establecido. la amuitectura moderna ha fracasado ~artlculannenteen
este punto y desde luego su actuación ha sldo francamente negativa.
Algunas veces, al Ignorar la relación entre edfflcio y cielo, decimos
que se armonizan mediante el contraste, aunque esta excusa es valida
sólo en ciertas ocasiones.
Desde luego, el peligro de respetar demasiado literalmente la arqultectura pasada es que podemos crear un nuevo eckcticlsmo; por ejemplo, un Intento de crear un estilo nuevo en armonla con e1 gótico, otro
con el New England, otro con el Georglan, etc.
El edificio verdaderamente logrado debe estar en relación con sus
vecinos mediante la escala, la proporción y el espaclo creado entre ellos.
Lo más Importante de todo es que defina y haga elocuente su papd
en el esquema de la ciudad total. Edificios tales como los gubernamentales, religiosos, los dedicados a la cultura y diversiones, entradas de
la ciudad, deben servir como puntos focales y deberfa permltírseles
ciertos excesos; mientras que los destinados al comercio, habitación,
finanzas, admlnlstraclón no deberían dominar nuestro ambiente ciudadano.
De la misma manera que los arquitectos del siglo pasado tenlan
tan poca conslderaclón para la construcción, los del slglo XX tendemos
a menospreciar nuestro papel en la ciudad.
El «segundo determlnanten de la forma se refiere al aspecto funcional. No voy a discutir sobre este punto, solamente quiero decir que
muchos de nuestros edificios parecen ensambles de partes de un
Catslogo de Pastelerla, con muy poca consideracldn para el conjunto,,
para la Idea expresada o para la r6piIca humana. Esto no quiere decir
que no estemos apaslonadamente Interesados en el ucómoa el edfflcid
funciona.
El atercer determinanten de la forma nos lo dan las características
reglonales, clima, paisaje y las condlciones de luz natural con las cuales
uno se enfrenta. Los arandes movimientos araultectónicos del aasado
se formularon preclsahente en un área dada despues se adaptaron
y extendieron a otras regiones, acomodándose mas o menos al particular sistema vital de la nueva brea.
Nos enfrentamos con un período de tal desarrollo, que si la adaptación, ampliación y enriquecimiento de los principios básicos del
siglo XX se llevasen a cabo siempre reIacIonados a la corriente dominante y a cada particular región, crearfamos de nuevo grandes ciudades.
Segulmos Ignorando este determinante. Henry Russell Hltchcock
ha senalado que el ulenguajea ututiario de la arquitectura moderna

-

-

tiende a convertirse en algo tan tenue y falto de calor como el dnglés
b8slcols. No deseamos una tal unlformldad en la arqultectura de nuestro tiemao.
Hay Varias condiciones que tienden a limitar la expresión reglonal.
Primero la IndustrialIzacIón: seaundo. la facilidad para los viales v comunicaclones; tercero, los aumentos de coste de los materIal6s tiadicionales y de la mano de obra especlallzada; cuarto, la Infiuencla de las
revistas de arquitectura; quinto, la adoración de lo que est6 «de modm
y nuestro deseo de adaptación a ella; sexto, el movlmineto aconstrúyaselo usted mlsmo de acuerdo con las Instrucciones del fabricante»,
y séptlmo, las cualidades abstractas Inherentes al nuevo concepto de
espacio.
El «cuarto determinantes de la forma nos viene dado por el uso de
los materiales; cada materlal tiene su potencial propio, y siempre debemos buscar su expreslón más elocuente posible. Tendemos corrientemente a una exhibición estructural. pero esto pasar& La vitalidad de
las formas estructurales hizo creer aTlosarquitectos que e1 empleo de
estructuras udramátlcasn podría dar automatlcamente la «aran arquitecturm. No se ha dado el uso debido a las estructuras; siguiendo
ignoradas las cualidades formales de la arquttectura. Las cúpulas de
Buksminster Fwller, los últimos envolventes de espaclo, los nuevos p I & s
ticos, etc. son únicamente nuevas especies de ladrlHos que nos permlten ensanchar nuestros medios de expraslón. Los edificlos de gran
énfasis visual deberían utilizar tales medios. auedando la estructura
meramente como un medio para un fin. ~ u c h o s ' j ~ v e n e
arquitectos
s
se
eaulvocan al no apreciar suficientemente este ~rincipiobásica. Sin embargo, los sistemas estructurales regulares son casi siempre mejores
metodos para la organlzaclón de nuestros proyectos que los arreglos
axlales de la arquitectura tradicional.
El aquinto determinanten de la forma lo da la pecullat psicología del
edificio o del sitio. Estas necesldades se cumplen primordialmente a
través de la organziaclón del espacio y el uso de símbolos. Es evidente
nuestra Inseguridad en este campo, en parte debido a que la nueva
revolucldn dejó de lado muchos principios que todavía tenían su waEidez. Debemos aprender de nuevo el significado de la palabra monumentalidad. TambI6n debemos aprender cómo crear un lugar para la
adoración y la Inspiración; cómo obtener espacios tranquilos, encerrados y aislados; o llenos de vlbraclón, bullfclosos y picantes de vitalidad;
o dignos, amplios, suntuosos o aun los Inspiradoresde respeto o temor;
o sitios misteriosos; o espacios de transición que definan, separen, y
que sin embargo queden unidos aun con caracteres opuestos. Necesitamos secuencias que despierten nuestra curiosidad, nos den un
sentido de anticipación, seííalen y nos empujen a adelantar para encontrar aquellos espacios llbertadores que dominan, los cuales prometen un atclimam y por eso dan dirección.
El asexto y último determinanten de la forma concIer.rne al espíritu
de los tlempos. Este es auids el mas dlflcll de todos: aaul debemos
hacer una llamada a los genios. Sir Geofirey Scott dice, en'flhe Architecture of Humanisms: ULOShombres del Rmai.cImiento desarrollaron
un determinado estilo arquitectdnico porque les gustaban ckrtas farmas; éstas eran muchas veces Irrespetuosas con los medios mecánleos
empleados o con los materiales con que se construían, y hasta atgunas
veces con los propósitos que debían senrEr. Tenían una Inmediata
preferencia por ciertas combinaciones de masa y huecos, luz y sombra;
comparados son estas preferencias, todos los demás motivos que intervenían en la formación de su estilo eran, para elbos, inslgniflcantes.
Nosotros necesitamos hoy no avergonzarnos de nuestra pasFdn por
ciertas formas, aunque el lego no comparta muestro entusiasmo. Si se
logra Interesarle lo bastante, en general, reacclonar4 favorablemente
ante todo aquello que sea realmente grande.
Los seis determinantes de la forma deben conducirnos a una más
rica expresión arquitect6nlca. A l mismo tiempo que plefteamos por una
mayor expreslón en la arquitectura, tamblhn debemos atender la observación de Rudolf Whitkoww: uCuando los araultedos utilizan sólo su
propia sensibilidad e imaglnaclón, la arquitec%ura ha bajado de tono».
Hay pocos genios y muchos de nosotros necesitamos guía y disciplina.
A nuestras escuelas les interesa mhs aparecer como vanguardistas
que aclarar ~rinclpiosfundamentales. L No es verdad. sin embargo. aue
los jbrenes medida que adquieren madurez emplazan a sentir la necesidad de alguna de las disciplinas que debkn haberles sldo ensefiadas en la Escuela?
En un brllfante artícufo de aArchIteetura1Review, de J. M. Rlchado,
titulado aEn defensa del clIch6w, decfa: «En las bellas artes puede ser
necesario para cada hombre crear su ~ r o ~revolución
la
Y con eso lustificarse a $1mismo como portador de un mensaje. Pero en arquiteciura
lo que el arauitecto tiene aue decir personalmente debe estar. en muchos casos, 'al servIc1o de l o que el e d ~ c l odebe cumplir y dé la parte
que le corresponde en una más amplia perspectiva; por ejemplo, en el
plano de la ciudad, que es la suma de muchos edfflclos de distintos
arquitectos. En los tiempos normales no habla necesidad de decirlo,
pero en este momento la arquitectura necesita tan apremiantemente
sus plagiarlos, que el valor de no ser un gen10 necesita dignlficarse
de n u e w .
La arquitectura no puede progresar con los paroxismos y sobresaltos que la suceslón de Idas revolucionarlas Impllca.
La arquitectura moderna trajo la libertad contra las restricciones de
ta arcaica arquitectura que ase hacía a medida». Pero esta libertad
(libertad para proyectar en unas dlmenslones totales y crear nuevos
valores estéticos derivados de la explotación de nuevas t6cnlcas) tambI6n trajo, sin embargo, un material de Insplraclón para los ((proyectos
de imaginaclónn que dejó sin recursos a muchos arquitectos al encontrarse sin normas en que apoyarse. Proyectos de esta clase parecen
muy fáciles de hacer; pero precisamente por su falta de reglas eran
particularmente dlfíclles de llevar a cabo. De pronto, cualquler cosa fue
realizable; y la calidad de la arquitectura sufrió de acuerdo con esta
posibilidad.
En un determinado sentido, cualquler edlficlo clLIco con sus columnas, caplteles, pórticos y ventanas con sus guardapolvos, es una colección de clich6s. Los grandes voladizos, k aobrestructura enclma de

. Hoy en dla en la palabra uDiseño» se incluye por igual la representación de jarrones con primorosas margaritas y el dibujo de chasis de tractores. Conviene hacer hincapie en esta casi unanlmidad. Los clich6s. ni io que quieren hacernos creer las siempre optimistas expresiones de los uestiiistass. hay un cierto sentido implícito de superficialidad. uCiich6n no es quita la palabra indicada para el enriquecimiento que necesitamos. Conferencia pronunclada en el aWorld Deslgn Conferencen el 14 de mayo de 1980. . como gemas. creandose ciudades cuyos edlfislos tienden a brutalizar el conjunto en vez de rdnarlo. cataplas&as y sanguljuelas y le liberaba de piedras en los riflones con 'procedimientos =recidos. en ocademfas o colegios de arquitectura. Una cosa es cierta: sabemos muy poco de diseño industrial.. Nada mAs desagradable que la perspectiva de un mundo dominado por la idea de un diseño totaln. Para dar riqueza a una fotma o motivo es necesario algo que db valor real a cada situación común o sea que aporte alguna cualidad de validez perdurable. a ia de udiseñon a secas. y uno' ansla ver sus equivalentes modernos. sino Bsta se transforma en un devastador caos. No es que la expresión udisefio industrial.. los cristales envolviendo la torre de las escaleras.. utensilios de vidrio y talleres de carplnterla una vez por semana. Los metodos tradicionales de vierteaguas creaban motivos de interBs. -uArchitectural Designa (noviembre IM). No soy de los que obedecen la ley no &scrlta.. detefminar lo que es un mBdfco y lo que no es de la lnc<mbenda del m& dtco. invenciones o uestbticasa. puesto que hay muchos casos donde la silueta del edificio es de la mdxima importancia para resolver el problema del proyecto. La actual ensefianza y organización no son' otra cosa que su triste resultado. En el campo del diseflo-industrial nos enesntramotr todawla en la misma fase en que se encontraba la M d c i n a a flnales de la Edad Media y a principios de h Moderna. En otras palabras: debe saber qu6 clase de especialista tiene que formar.0 los que... En casos favorables pueden tambien servirse de cacharros de loza. pero tan frecuentemente invocada en los Estados Unidos: No debe discutirse sobre disefio Industrial. con cada generación. sino además medios de asegurar una correcta uniformidad en los proyectos aun en ausencia del genio-. esta no ha logrado todavla su madurez. concierne a todos los que están directa s indirectamente en conexión con el diseflo industrial. no son sólo medios para estar ual dlm. No se debe considerar la formaclbn del diseñador lndustrlal como de la exclusiva competencia del profesor. ustedes estaran de acuerdo conmigo en que empleada como concepto debemos ser más precisos... Si estos maestros progresistas no cejan en sus peticiones de modernización. Quizd ustandarda es un termino más adecuado. El ~Bisefladompuede ser el creador de un brazalete de cobre cincelado o el responsable de nuevos dibujos de trasatibntlcos. La primera interpretadón nos ha llevado a la conclusl6n de que la ensefianza del udiseh Industrlrib debe ser realizada en escuelas de arte. El 90% utilizaban cubiertas planas.forma que los funcionales y los de la moda. con formas bien elegidas.. seguramente. motivos.. sino tambiBn durante la preparación de los especiailstas que realizadn un día estas actividades profesionales. .. Usted era uartistaa lo mismo si era peluquero que sastre o cocinero.. Su tarea es la de un especialsta y sobre las funciones especfflcas de 6ste es preciso que tenga ideas claras. al udisefio industriab y no al udiseflon. es desastroso. Atenl4ndome a estos motivos. Una de las más grandes fallas de la arquit tectura moderna ha sido su falta de interbs por las relaciones entre edificios y cielo. obtienen dos concesiones: un Curso Bdsico y un Departamento de Diseflo Industrial. - . he preferido la expresión «diseño industrial.. confunden el diseñad~rindustrial con el artesano. - - EL diseíío industrial -Y su enseñanza Tomás Maldonado. La arquitectura~odernaha batallado contra las restricciones impuestas como corsi por los gastados estilos. Yo estoy firmemente convencido de que en si campo del diseflo industrial existen muchos pr~blemaspendientes de solución y de que estos problemas deben ser objeto de disclisión. No debemos olvidar el hecho de que el diseflo industrial contrariamente a la teoría de Moholy-Nagy de que este ha de ser una actitud y nunca una profesión se ha convertido en una profesión. Esto le coloca frente a una pregunta definida: &que es y que no es un diseñador industrial? Pregunta difícil de contestar en las presentes circunstancias.. el proyectista moderna o d decorador de Interiores. Pero ten- - S ' - ...... hasta ahora..era nesesario dejar bien sentado el prototipo de la nueva proferlón: es decir. Esto me recuerda otra ley no escrita pero que todo prusiano educado tenla el deber de observar antes de la primera Guerra Mundial: UNOdebe discutirse de dtnem.. sea mucho m i s aceptable. al reconocer Eas ventajas prácticas de tal denominacien. pero de lo que no cabe ninguna-duda es de que ha adquirido con el uso un slgnfficado mds concreto y preciso. el 95% utilizaban sistemas estructurales modulados. un enriquecimiento del muestrario del arqultecto. Los uconOictos de Ilmitwn más frecuentes en et campo del diaefio industrial pueden dividirse en dos grupa$: 1. el concepto udiseño~es demasiado amplio y presuntuoso.. En la mayoría de las ocasiones.. La mitad se apoyaban directamente en el suela.. ganando la batalla. otros determinantes de 1a. solamente dos por intermedio de pedestal.nosotros ansiosamente deseamos sobrepasar y que nos ayudan a encontrar y definir nuestros valpres básicos. Por otra parte. Habla sorprendentes semejanzas de esplritus y de intención en casi todos los proyectos seleccionados. Por ejemplo. esfuerzo cultural de cada generación hay verdaderas dlscipiinas que. para lograr mds conocimientos. cuando esto. Es interesante observar el proceso de creaci6n de los iiamados Departamentos de Diseño en las instituciones arriba seííaladas.0 Eos que declaran que d lngenim es el m b p&&o diseñador industrid. A l cabo de algún tiempo. Uno se daba cuenta de que dentro del sistema regular de recuadros parece mejor ei resultado cuando el recuadro es suficiente para permitir organizar nuevas divisiones dentro de 41. es frute de estas confusiones..pilotes. Ninguna nueva luz se dio sobre el problema de cómo empezar y terminar tales proyectos a base de disciplinados recuadros. L Podemos amptiar nuestra visión suflcientemente para poder superar esta justificada acusacidn que pesa sobre la arquitectura moderna? Esta es la gran responsabib iJad actual de todos los arquitectos. por el contrarlo.. Sugiere demasiado la noción de desprecio. Este continuo pensar en términos de edificios Indlviduales. capaces de convertir el acto pasivo de ~laaiaren el acto activo de construir y enriquecer de una manera sistem&tica el lenguaje arquitectónico apropiado a nuestros tiempos.... ia petición surge de algún maestro progresista perteneciente a la plantilla de la institución.maestros se han convencido de que se les ha dejado solos y sin apoy~.....pás o menos tolerada pero nunca totalmente aceptada-en las escuelas con otras tradiciones y otros desvelos.. No obstante... Debo hacer constar que soy de los que rechazan la tan extendida opinión de que en el campo del diseflo industrial todo esta claro. Todos -estos maestros -tanto los jóvenes como tos vielos-son personas en declarada rebeldía contra la mediocridad de las tradicionales instituciones de ensefianza. El 22% de los edificios estaban proyectados para levantarse sobre pilotes y otro 25% tomaba el partido de lograr el mismo efecto rodeando de cristales la planta baja incluyendo en el interior los muros de distribución. pero el desorden visual de nuestras cludades todavla abunda... Encontrb en ellos un Interesante barómetro Dara conocer las referencias corrientes en cuanto a la forma. Nos referimos al grupo de los que sólo ven en el diseflador industrial una especie de promotor de ventas. son legitimas expresiones de nuestros m4todos estructurales aue en los últimos treinta aflos han afladido mucho a nuestro repert'orio. Por todo lo cual las conferencias de udisefíadorew resukan ser reuniones del mEis heterogbneo e indefinible carsicter. se convirüb en aArtistas. para preparar a estos especialls~as. muy a menudo se parecen a rebanadas de pan una continuación de obra sln principio ni fin. El diseño industrial y su ensefianza no pueden ser considerados sgparadamente. Con una sola excepción el agua se drenaba místerlosamente de todas las cubiertas. En el. Existe aún un tercer grupo pero Bste no conduce a la materia dé que estamos hablando. Actualmente el diseflo industrial es una profesión s~empre en uconfilctos de limitecm con prafedones similares o con las que erróneamente se consideran similares. ya que. Si estos proyectos son un slntoma de las actitudes en nuestros dlas.. En el primer grupo podemos constatrtr una interpretadón del udisefiador Industflda dentado hwla el arte... las ventanascinta. Estos cambian. el profesor del diseflador industrial no puede tomar la misma posici6n. Algo parecido sucedía con la expreen la Alemania de Hitler. de la formacibn -de los disefladores industñales. 8..Para mejor seflalar la presente s9tuación.. El actual empleo de uDisefion sión ~Gestaltung~ y uDisefladooa me recuerda de modo alarmante estos ejemplw del pasado.... Reconozco que estoy daníip una descripcidn algo exagerada y qulxd tendenciosa. aunque con ello se corra d riesgo de ser taehado de uinteiectual europeo Mpico ocupado en hablar d d fenómeno visual: el diwfio industrial~.. siguiendo la segunda interpretación ésta debe darse en lnstltuciones ticnicas. Los grandes preceptos de la arquitectura todavla vEilidos s u g s ri-n. La presente situacibn.. Para llevar a cabo estos dos experSmentos se destinan dos o tres habitaciones en d rnfs remoto rincón del edificio. A l igual que en las demás profesiones los objetivos y los metodos van perfilandose no sólo en la práctica de la actividad profesional. era ~ r s c l s oformar rspeciallstas y quQ. Para mencionar un solo caso: la dificultad de separar el mbdico de¡ barbero que a su vez hada las funciones de extractor de muetas: o de la del cRariatEin que sanaba a su público con hierbas.. Las cualidades lineal& inherentes a tal construcción usistema jaula se manifestaban al máximo.Así como d diseñador industrial puede ahora trabajar con m k o menos Bxito en su labor sin detenerse a profundizar sobre cuestiones reiatlvas a su actividad.-pierden-arreetosy entierran sus ilusiones. de su presente y de su futuro en nuestra sociedad actual. Me he referido siemlire. El afio Dasado tuve ocasión de analizar los treinta y tres proyectos premiados'en un concurso. muy crítica p r cierto. desde luego se llega a la conclusión de que una nueva tradición se ha establecido ya. Numerosos ejemeios del casado nos demuestran-que cuando nos Bnconframos Con una profes[ón con ucontllctos de ilmitem. A l diseñador industrial k eiperan muchos sinsabores anies de que puaida aflrmarse a S mismo I separándose de los barberos y chsvlatanes de su vecindad. Mi temor al emplear~eltBrmino adiseflos se debe a mi convlccidn de que es demasiado nebuloso y vago. Quizá tamblbn sugeridn alsunas disciplinas que nos evitaran ser arrastrados por nuestras nuevas libertades.. Todo pasó a ser aArten y todo d mundo. mientras que en segundo la ostentaciBn deriva hacia k técnica. o para ser m i s precisos no sabemos ni lo que aparentan saber las revistas de uctirefio industrialn y los que han sido espl6ndidamente premiados por ubuenos direfloim. del aDlssRo~como nueva ideología. con ligereza. en Tokio. uDisefío~me recuerda la palabra aArtew en la Italia - . Todae las profesiones modernas se han idesarrolkdo a k @ eda una firme voluntad de distinguirse de &ras profesiones v rctivldades. desde luego. quiero demostrar que la ensefianza actual del diseño industrial casi siempre vegeta. - del siglo XIX.. puesto que la sociedad es dinimica Pero para dar claridad a esta fuerza es necesario disciplinarse. sin ninguna relación con las obras anteriores.. y eran el medio de organizar y disciplinar el proyecto.. por consiguiente. Solamente el 1% indicaban algo del cadcter de los edificios de los alrededores... Hasta que un día el medico o el proto-m6dico de esta dppoca comprendió que.

' La Comisibn de UrbanOsmo de Barcelona toma el acuerdo. En otras palabras. de iniciar e! expediente do exprspiación forzosa de ciertas fincas para fa constwcci&n de viviendas de tSpo social. m6s aún. Valor estimativo aplicando la ley de 16 diciembre 1954. camo ya hemos constatado.aJ. . Intentado un acuerdo referente al precio. luego de aceptar los considerandos que le sirven de fundamento. Kandinsky. apltcando un criterio estimativo. Queda por consiguiente bien sentado que en la actualidad nos encontramos en una absurda situación. El prejuicio. talleres. Los slogans de este sistema instructivo son significativos: uLa preparación de un disenador industrial debe ser más formativa que informativa. Stten. En muchos clrculos parece existir un gran interes en etiquetar la totalidad del problema pedagógico de la enseñanza del diseiio industrial como pro-Bauhaus o anti-Bauhaus. No trato de ignorar el hecho de que existen en varias partes del mundo Departamentos de Diseno Industrial excelentemente equipados y florecientes. hoy tan extendido de que el refinamiento es cuestión de buen gusto está fuertemente relacionado con el otro prejuicio. CONSIDERANDO: Que a falta de asignacidn de valor es para los efectos del arbitrio municipal de plus valfa. WRsando aue sólo la adovcibn de un ristema nos levar& automiiticamente y'neceoariamen~aresultados orDgindes y de iarnejorabbe calb dad. mbs práctica que teórica.propietarios de tas ancas afectadas. Expropiacibn forzosa para la construccibn de viviendas de tipo social. la Bauhaus de los umarchands des tableaum y de los editores. La nueva teoría de enseilanxi debe acentuar !a Importancia (te los conocimientos t&nicos y científicos en la prelpe~aclondel diiseilador industrial. Comprendo las dificultades que este plan puede llevar consigo. Apticando la ley de Expropiación forzosa de 18 diciembre de 1954. heemanos R l. la asignación aportada por el Estado para la ensefianza del diseño industrial es mínima. donde poder documentarse tanto los profesores como todos los interesados. económico y cultural rerpondiendo a exigencias concretas de la (poca. s e k c l o ~ a ry preparar nuestra decisi6n. y por bstos entiendo los mQodos cientificos que nos permiten el obtener informaclbn. formando pacte d d plan pardal de ardmaclón urbana del secfcr limitado por Ea tfeea de ferrocarril. pero estoy convencido de que un verdadero esfuerzo. no nos preocupa su riqueza sino su pobreza. Permltanme poner un ejemplo: el principio de la auto-expresión. la Bauhaus de las ironfas y de las anBcdotas tr$gicas. Klee. igualmente extendido.!25pesetas para d segundo. pero desgraciadamente estos casos son excepciones. ni los slogans ni los resultados pueden ayudarnos mucho en la revisión y reconstrucción de la enseñanza del diseno industrial tan necesario actualmente. que se concreten a las finas que se expropian. Ya no se trata de considerar acómon vamos a enseiíar. escuelas especializadas exclusivamente en disefio industrial con profesores altamente calificados y competentes. Quiero repetirlo: no se trata de ser pro-Bauhaus o anti-Bauhaus. establecidos por los de Bauhaus.efectivo. C. y a falta de Bstos. sino qudn es lo que ensenaremos. no dando lugar a la apelacl6n. supieron llevar ideas concretas a la práctica. el Tribunal Supremo. A pesar de que nos gustaría permanecer apartados de estas falsas alternativas. antes al contrario de lo que no nos ofrece. Como pueden ustedes comprobar. laboeatorio. tenlendo la finca expropiada 2. y apelada esta sentencia.nos referimos a la mayoría de escuelas de diseno industrial pero que tienen escasas probabilidades de derivar sus supuestas facultades hacia una realización concreta. Pero nuestra preparación no debe llevarse a cabo a travBs de Ea auto-expresión. nos impide reconocer claramente y sin prejuicios nuestros grandes problema& Desgraciadamente no es-fácil formular un nuevo gistema instructivo sin adoptar una actitud de crltica para la herencia de que hemos hablado. en la segunda dkada de siglo. Espero que todo lo que llevo dicho no será tomado como censura de la llamada tradición Bauhaus.contlnuará incrementbndose & un pr6xtmo futura Sln duda el estudiante contemplar4 este panorama de denda y tecnka con espanto pero en ningtln caso podd absorberlo en su tota lidad. los prlnciplos del viejo slstema pedagógico ya no estbn en boga.. es decir. pero resisar8 fwrbm(knte a ia tentctc36rc de dar soluciones puram~~'cuantltativas. fijando el justiprecio en la cantidad de 284. Además. en mayo de 1956. salas de lectura. El paso que va de las facultades creadoras en potencia a la habíltdad creadora puede darse únicamente con el prevto conocimien0o de m&todos objethros. El slogan aformaclón contra lnformacibm no tiene cabida en nuestros días.0 julio 1959. no podemos por menos de reconocer el hecho ya mencionado de gran importancia en la práctica: la de que los principios del viejo sistema didictico de diseno industrial. el Jurado Provincial de Expropiación de Barcelona utiliz6 en el caso que se resuelve Eos crite- . El perito de la AdministracEón los valora a 845 pesetas e4 metro cuadrado. ldeas que surgieron de un contexto sochl.. R. la necesidad y urgencia de preparar este disefiador industrial. La solución está en c6mo vamos a empezar a trabajar en la ensefianza de disefíadores industriales y qu6 sistema de enseñanza es mejor para conseguir nuestro objetivo. Muv frecuentemente se &ida aue es tan importante como el hecho dé sentirse con facuttades creadoras el procurarse conodmientos aue haaan ~osiblela creación or&ctica de aAo . perdieron ya su fuerza original hasta llegar a transformarse en fórmulas y recetas rígidas en manos de sus sucesores. el Jurado Provincial de Expropiacl6n1 a falta de datos recurre al aftlcuio 43 de la mencionada iey. presentaron su hoja de aprecio en la que se fija como valor estimativo d de 251. La impresión que ello produce es la de que la enseíianza del disefio industriai necesita para vivir de la caridad de sus parientes poderosos en el campo de la enseñanza superior. por lo menos. Las pocas instituciones dedicadas a esta tarea obtienen muy pOco apoyo del Estado y de la industria o. es decir algo de utilid-d social. Adem8s sería interesante saber a q u i Bauhaus se refieren.sigui6ndose provisionalmente desde los tiempos de la Bauhaus hasta nuestros días. me refiero a ¡a Bauhaus de determinadas personas las que. a un ingenuo fetichismo del mgtado. otescindir&dcl ~ratiuEci0de ba pubk x k d ó n sustituy6ndolo por una iionunciada tnstheicia en los mBtodos objetivos de que acabamos de hablar. sin considerar para nada el uqu6n debe ensefiarse. biblioteca. hBredado de la progresiva instrucción de los años veinte. m6s auto-expresión que razonamienton. Conducir a los estudiantes a la trampa de la retdrlca Y auto-exprmlón es. es difícil encontrar nada mós deprimente que el preguntar: l Q u 6 experiencias se han llevado a cabo en estos cuarenta años por lo que a ¡a formación de diseñadores industriales se refiere? Ciertamente. como lo sería iguilmente sobrecargárles con um presentacibn k w f v a de todo e¡ material tgcnico Y c i e m c o actualmente existente -Y Que . Me oustarfa p r o p o m que el prdximo Congreso estuviera enteramente dedicado a la discusión de Iss problemas rtrl~cionadoscon la ensefianza del disefio industriah - Sentencia de 1. poseemos los slogans arriba mencionados así camo logros didicticos muy valiosos. Nuestra sociedad una sociedad consumidora de artículos manufacturados por la industria . e. En todos los pab ses.45 pesetas eS metro cuadrado. Baste per' hoy el que los hayamos mencionado. el proceso de creacidn tiene lugar a trav6s de un apathosn Individual y marcado por un estado de extrema emoción y tenslón nerviosa. Contencioso-administrativo. No creo que nadie proteste por el hecho de formar un disefiador industrial lleno de capacidad inventiva creadora.2%6. El araumento aue suele presentarse en su faver es el siguiente: la supekalorizaci~nde los sentimientos expresivos y emocior¡ales como meior medida para desarrollar en el estudiante la consciencia de sus prÓpias facultades de creación. En realidad. Esta propensión falsifica el asunto y viene a ser consecuencia directa de un historicismo a todo punto exagerado. según el cual. Este punto de vista ha conducido a la crítica situación actual en la que se prescinde de personas altamente conscientes de su talento creador. El nuevo sistema de ensefianza que debiera constituir la base de preparación del dkefiador industr'.no ha asimilado todavía el significado de la actividad de diseiio industrial y. Esta herencia ejerce actualmente una influencia totalmente negativa en nuestras actividades. El desarrollo de la ciencia. Albers y Moholy-Nagy. la confirma. Esta puntualización es probablemente mis importante de lo que aparece a primera vista. Yo personalmente debo confesar abiertamente mi ilimitada simpatía por la verdadera Bauhaus. puede conducirnos a una solucS6n eficaz en un corto espacio de tibmpo. obtenidos por profesores extraordinarios tales como Gropius. incluidos los más industrializados. otros camlnos que conducen a ella. tanto nacional como internacional. la lectura de los uconsiderandosn nos afirma en el criterio ya expuesto de Ia conveniencia de que el arquitecto se mueva dentro de un punto de vista profesional a base de datos dciaies de organismos ptblicos. ha sido víctima de la obsesión del ucómon ensefiar. aunque no por ello hemos de dirigirnas necesadamsnte a una supremach aplastante de información. desde los tiempos del Renacimiento hasta nuestros días prueba de modo contundente que la inventiva no coincide en todas 14s ocasiones con el culto a la - auto-expresión. InaceMbfe.6W. debe tambien prestarse el mdximo apoyo a las escuelas especializadas en diseno industrial que existen ya en la actualidad. los expropiadas. el apoyo que reciben no guarda relación con la importancia de sus afanes. Este caso de tergiversación será forzosamente alterado en los anos venideros. El sistema de enseñanza que ha venido. interpretar. rfo Besós y prslongaclón de la caHe de Aragón. No obstante. TOngase presente que del Jurado Provlncial de Estimacióli forma parte un arquitecto: Se recurrió el referido acuerdq el Trlbunal Provincial lo desestim6. Esta posidón no debe conducirnos. con edificios y todo el equipo posible.gan ustedes la seguridad de que acabo de describir algo que ocurre con mayor frecuencia de lo que cabría imaginar. iustiflcar argumentando los precios asignados en la valoración.096 pesetas para el primer terreno y 1. La influencia negativa que nos ha legado no proviene de las realizaciones que nos ofrece. En la apertura de este Congreso. etc. Ahora bien. sin embargo. Existen otras modalidades de Inventiva. Santa Colema. Estoy totalmente convencido de que el tiempo trabaja en favor nuestro para que sea una realidad nuestro ambicioso aunque realístico plan para formar diseñadores industriales. Kametura dijo con respecto a este punto: El refinamiento no es cuestión de gusto sino de razonamiento. Pero debo tambi6n admitir m1 gran antipatla hacia la Bauhaus mitológica. El Estado y la Industria deberán exigir el establecimiento de verdaderas escuelas de diseiio industríal y esto tiene que ocurrir lo m i s pronto posible. a pesar de los slogans. Mr. Como pueden ustedes com~robar. la ticnica y 'el arte. la Bauhaus de las revistas de arte y arquitectura. Justiprecio del terreno. dgo que pudlera parecer d revlvir una concepción acad6mica en el sentido de que el inelulr muchos temas de estudio en un sumarto auede considerarse eaulvalente a la transmislón de muchos cenoci6ientos. mfrs d S por ciento como prepnlo de afección que fija el artlculo 47 de la meritada ley.exloten toda* muchos problemas sin solucionar. la tradición didáctica del diseflo industrial viene saturada de exnresionlsmo.525 y 1L044 metros cuadrados.

67 m. estudiando dimensiones. trucción puede calificarse~esta:obra. procedió acertadamente el Jurado al acudir al artículo 43 de la misma que da paso al criterio estimativo. Nuestros tambl6n compaiieros L. el mas indicado por su profunda experiencia. radicando la cuestión en definitiva. que por lo expuesto debe mantenerse. y a este respecto es preciso señalar. Obedece al deseo de loarar un mayor a~rovechamientodel es~aciov una mayor comodidad e6 las viviendas. regidas siempre por principios erninentemente prcicticos. acaba de poner a la venta el importante uTratado de Construcclónra. cuadro que. Esta obra le fue concedida a Soler y March como ganador del concurso que can tal fin se haMa convocado. y para una perfecta racionalización del espacio necesario. ofreciendo no sólo el inter6s de los Drovectos. a los efectos del arbitrio municipal sobre incremento del valor de los terrenos. a mas de los que contiene la sentencia apelada. dejando al descubierto la capa de piedras negras. ofreciendo soluciones adaptables a todos los casos. acaba de poner a la venta este interesante libro. aun admitido al solo efecto de elemento de juicio en un criterio estimativo. según su criterio personal. módulos y aspectos est6ticos tampoco son olvidados en su obra. Despubs de varios ensayos se ha adoptado aqul la piedra basaltica de Castellfullit de la Roca. razón por la que y estimando el Jurado Provincial de Expropiación. ya que oscilando los valores entre cantidades muy diferentes. que aun admitido que la evaluación se practicara de acuerdo con el articulo 38 no resultaría conforme con el valor real de los terrenos. Finalmente se procede a un retoque que ha de dar al dibujo la fidelidad mas perfecta. la medida aritm6tica no difiere casi del valor fijado por el Jurado Provincial de Expropiación en el acuerdo combatido por la parte actora. cuartos de trabalo. pÓr la amplitud de su tema. como con acierio señala la sentencia. tanto relativo a viviendas como a los edificios industriales y administrativos. La obra gruesa esta totalmente terminada. Tratado d e construccidn. ya que el recurrente se ampara tan sólo en una certificación relativa al plano de Valoraciones en la que no consta precisado cual sea el que se asigna a los solares de autos. con 8. caracterizada por lo suclnto yiconcreto de los textos. momento en que en e1 plano de valoraciones del Ayuntamiento de Barcelona para el trienio 1954-1955-1956. habilmente alternados. de Barcelona. muy ilustrado. son imprescindibles una perfecta ordenación yAclaridad. materiales y estructuras. Pulcramente editado.rios estimativos que juzgó mas adecuados. la protección de las obras. contribuyen al lnter0s del libro.lo~dispuesto en el artículo 43 de la lev. traducido del alemán. posibilidades que 01 apuntaba discretamente. joven artista noruego y colaborador de Picasso. por H. Ultimamente Plcasso ha ofrecldo al Colegio de Arquitectos dos grandes paneles de 3. El seflor Carl Nesjar. hasta llegar al-conjunto. de Barcelona. la lista de obras t6cnicas sobre arquitectura y construcción de la bibliografí~espafiola. A su vasta experiencia profesional. hasta la divisoria de habitaciones constituida enteramente por armarios. El libro que comentamos constituye un consultor indis~ensableen este orden de ideas. que interesan al particular Y al decorador. Nuevo edificio d e l Colegio Oficial d e Arquitectos d e Cataluña y Baleares Tabiques-armario-armarios-tabique.5 m. El aÜtor de la obra' comienza describiendo algunos tipos de armarios. Agradecemos desde aqul a estos compaíieros su vallosa información. Inspira su tratado la idea rectora de que quien proyecte una construcción tiene que poder identificarse con la misma. Dero muy especialmente al -aiquitecto proyectista. El autor ensefiadlos fundaque hoy se exigen y en servir a. Ultimamento se ha iniciado la realización del monumental frlso (60 x 4. Schmitt La Editorial Gustavo Gili. de acuerdo con un dibujo original de Picasse. CONSIDERANDO: Que siendo como es la certificación librada por el Ayuntamiento en 15 de febrero de 1957 concerniente al trienio 1957-1958-1959 no es de aplicación para la valoración que ha de darse a los terrenos. este #Tratado de Construcción~es una valiosa aportación a. CONSIDERANDO: Que desde el momento en que no existe posibilidad de practicar la valoración de conformidad con las normas establecidas en el artículo 38 de la ley mencionada. Soler y March (Barcelona 1874-lW9). Por ello. S.a quien domine mentos de cada tema constructivo. En sus nutridas 560 paginas a gran formato. traducido por Adrián Margarit. Gaudf no tuvo nada que ver con ella. Racionalización del espacio. A. era obligado aplicar los criterios estimativos previstos en el artículo 43 de la ley de Expropiación forzosa de 16 de diciembre de 1954. formado bste por una superficie de hormigón con hridos perfectamente calibrados. Su pulcra présentación y agradableformato son dignos de nota. en determinar si el perito arquitecto miembro del Jurado y esta entidad al aceptar su dictamen estimaron justamente el valor de los terrenos a expropiar o no. alcanzando mediante ellos las conclusiones que se reflejan en el acÜerdo impugnado que no puede ser alterado en esta vía contencioso-administrativa más que por el supuesto de constar en autos elementos bastante demostrativos del error padecido por el Jurado. Esperamos la termlnacidn total de este friso para poder dar una información más detallada. CONSIDERANDO: Que por los razonamientos consignados. con indicación de las medidas. En nuestro Qltimo número quedaba abi&o un interrogante acerca de la identidad del arquitecto de ¡a Basllica de San Juan Bautista en Arucas (Gran Canaria). fl grabado se obtiene mediante un chorro de arena a gran presión que desgasta la superficie del hormigón. lo que no sucede en el caso actual.51 m.ll x 8. El libro fue compuesto pensando en los requisitos l prhtica. La tnyeccibn del aglomerante se hace a presión a trav6s de agujeros practicados en la madera (que despues se colman) y desde abajo hacia arriba. Y ha conseguido lo que se proponla. todo aquello que será preciso guardar en los armarios. ilustrcindolo con sencillos dibujos. no difiere de modo apreciable del que se fijó por el Jurado Provincial de Expropiación. escribiendo un libro t6cnico que sin duda facilita y mejora el trabajo del profesional. del arquitecto H. recibidores.. contiguo al salón de actos. distribución y posibles emplazamientos. ya que la pretensión del actor y hoy apelante se apoya principalmente en la interpretación relativa al ya aludido cuadro de valoraciones.530 grabados. la inexistencia de elementos suficientes acreditativos del error padecido por el Jurado. Heinrich Schmitt une su formación docente. El procedimiento seguido se había experimentado ya anteriormente en unas decoraciones de Picasso en un edlffcio oficial de Oslo. Ing. se amplía fotográficamente e1 mismo y luego se graba sobre el paramento.. Tambi6n anallza. de verdadera enciclopedia de la cons- Las obras de nuestro futuro Coleglo siguen avanzando a buen ritmo. Schmltt. Se abarca. oscilando los valores de modo tal que. puesto que por el deseo expreso de Picasso no debe darse ninguna informacidn g m c a hasta que la obra este totalmente terminada. La tendencia actual a reducir las dlmensiones de las viviendas y de las habitaciones exige un esfuerzo para resolver los problemas que esta disminución del espacio plantea. que las reailzó. el encofrado se ha hecho mediante armazones de madera recubierto~con Iciminas de fórmlca. Se han empezado ya los detalles de terminación que se llevan a cabo tenlendo en cuenta e1 mayor cuidado en los acabados. ha sido encartado tambi6n de la ejecución de este proyecto. Previamente a la inyección del aglomerante se ha dispuesto en el encofrado una capa vertical de piedras negras. colocadas por tongadas que ha de servir de fondo al grabado. Despues se muestran armarios con características o disposiciones especides y tabiques-armario para salas de estar. que fue director de la Escuela de Arquitectura de Barcelona y presidente de la Asociación de Arquitectos de Catalufia. cuidadosamente seleccionadas.. etc. no figura ningún valor para los terrenos objeto de expropiación. por Hans Stolper La Editorlal Gustavo Gili. sugieren al mlsmo tiempo ideas de valor decorativo. comprendiendo el juego de fuerzas de sus distintos Qrganos y las propiedades de los elementos y de su combinación. . Ambos paneles serán realizados por el mlsmo artista que ejecuta el frlso del Colegio y por el mismo procedimiento. ni precisa cual sea el valor asignado a los terrenos discutidos ni permiten la etevación del precio pretendida. concedi6ndose particular inter6s a los edificios de entramado. es obligado confirmar esta con desestimación del recurso de apelación interpuesto. de acuerdo con. desde el pequefio armario destinado a un uso concreto o alojado en un lugar que hubiese sido de espacio perdido e inútil. Algunas ilustracione's. planteada y resuelta por la sentencia que es objeto de apelación. en el acuerdo combatido. Sabe muy bien que.) que recorre horizontalmente la fachada.il x 9. Para obtener una reproducción con una mhxirna fidelidad del original. y de 3. en una materia tan vasta. dormitorios. Tal como presumía nuestro compaíiero Oriol Bohigas. y se habran de colocar en el vestibulo de entrada. El tema de este friso es un conjunto de motivos que glosan las fiestas populares catalanas. a tenor del artículo 36 de la ley referida al tiempo de iniciarse el expediente. desarrolla la totalidad de las cuestiones que su título Implica. pero tampoco lo tuvieron ni Juan Martorell ni Manuel Martin de la Vega. resefiando los campos de aplicación practica de todos los actuales m6todos constructivos. A. c~nsiderando~que esos fundamentos quedara capacitado para resolver todos los casos particulares. Bonet Garí e l. S. Fotografías y dibujos. uno de ellos dedicado a glosar la sardana y el otro con motivos arquitectónicos. etc. ya que tambi6n es profesor de lalUniversidad industrial de Karlsruhe. obtenida su media aritm6tica. Puig Boada nos han comunicado que esta iglesia es en realidad obra de A. Para lograr una superficie absolutamente lisa. sino el buen efecto de los resultados.