ANTROPOLOGÍA, CIENCIA Y OTRO CONOCIMIENTO.

REFLEXIÓN SOBRE
EL SUJETO Y SUS CONCEPTUALIZACIONES
Doc. Francisco Javier Gómez Carpinteiro
Alumna: Marisol Amador Calderón

El presente trabajo expone a manera de resumen los principales puntos que el
autor Francisco Javier Gómez Carpinteiro, a través de un estudio crítico,
plantea la necesidad de una antropología de la resistencia que trascienda la
visión empirista de la cosa observada. En un ejercicio de auto-reflexión hace
tácita la emergencia de un nuevo horizonte en la antropología social,
comprometida a superar una epistemología positivista que en su gen enraíza
tanto la historia de la disciplina como la expansión del colonialismo y el
capitalismo en la era moderna, haciéndose constantemente la pregunta ¿cómo
superar nociones sustentadas en la cientificidad para incorporar experiencias
de luchas en sectores subordinados? A partir de las consecuencias que la
metodología en el análisis de las ciencias sociales duras y la falta de
compromiso político en las humanidades ha dejado.
El debate que implica el rigor académico basado en una narrativa neoliberal, el
“objeto de estudio”, frente a otras formas de conocimiento considerado por la
postura cientificista como inválido de estatus epistemológico han colocado a la
antropología en una paradoja que coloca al sujeto en un estatus de
desigualdad. Sustentar un realismo basado en la objetividad corre el riesgo de
colocarnos en una postura subordinada ahí donde la especificidad históricoestructural del sujeto responde a compromisos políticos y éticos. La dicotomía
dominados y dominadores corre el constante riesgo de recrearse en el binomio
observador y objeto de estudio. El autor ofrece un acercamiento al debate que
ha surgido en torno a lograr relatos sólidos sobre la desigualdad por un lado y
las formas de resistencia o lucha que rechazan la distancia social existente
entre el etnógrafo y el “otro” (político). En el núcleo del problema las nociones
de distancia, representación e identidad son fragmentadas con una carga
polisémica para ser abordadas bajo un falso análisis exhaustivo.

1

A través de la definición de un sujeto de Estado. Las pretensiones positivistas que esto acarrea y una deconstrucción posmoderna que pudiese hacerle frente a la violencia simbólica neoliberal sólo sostienen en su edificio los andamios compartidos de una idea de representación. el contexto de poder desde donde emerge el texto antropológico no es referido históricamente […]. La crítica está en esa especie de uniformidad en las que el centralismo y autoritarismo fueron determinantes en este orden de poder bajo la apariencia de cuerpos políticos uniformes. formas diversas de autorreconocimiento y autoafirmación trataron de ser hegemonizadas. El segundo. apela por un compromiso político. 2014: 26). los argumentos que estructuran esos textos no se ligan a conceptos y categorías que tienen relación con el control de poblaciones en contextos de fragmentación generados por el capital” (Carpinteiro. testigos pasivos destinados a distinguir lo que es bueno y es malo respecto al “objeto de estudio”. “en ambos enfoques. En la génesis de los movimientos sociales como surgimiento de nuevas subjetividades políticas y la emergencia de “la sociedad civil”.Como se menciona en el texto. la búsqueda de un “sujeto plural” sólo engulló el concepto de identidad para caracterizar a los movimientos sociales y ofrecerlos bajo una 2 . el autor reflexiona acerca de las consecuencias que la modernización capitalista y un mundo multicultural ha ocultado en la búsqueda de un sujeto plural. La coherencia de esa forma de modernización política erigida bajo el cuerpo de un sujeto estatal cuya historia y conciencia adquirió su valor en el proyecto de modernización solo trajo consigo un medio idealizado de representación capaces de ampliar la expresión y movilización democrática. la mayoría de los estudios que se orientan a estudiar la resistencia fallan en un acercamiento moral y no ético de los diversos problemas sociales existentes. como el autor sostiene. autocrítico y “contrahegemónico” en la construcción social de un orden diferente. Por tanto. En el México posrevolucionario “la dominación se basó en la posibilidad de integrar regiones o sectores sociales al Estado nacional por la fuerza o el consenso. El primero ha construido un relato que objetivamente crea una distancia en la labor etnográfica la cual apela a una narrativa donde el antropólogo o antropóloga aparecen como atentos escuchas y observadores de tragedias. 2014:20). fundamentalmente por el mestizaje cultural” (Carpinteiro.

A pesar de verse cercados por la violencia física ejercida por el poder del Estado y la violencia simbólica de los medios masivos de comunicación. una abstracción del sujeto reducido a “simple cosa”. como resalta el autor.fachada de dominio para cercar aquello que cabría y aquello que se castigaría dentro de las reglas sociales. Un conocimiento que indica la verdadera especificidad histórico-estructural del sujeto. ésta oculta una mistificación que en su trasfondo fragmenta nuestra noción de identidad y nuestro lugar en el mundo. Sin embargo. Los relatos de naturaleza propias de un campo de negociación o lúdica y no antagónica respecto al Estado se presentan bajo el signo del correlato democrático liberal. que el movimiento zapatista (EZLN). Si el autor se cuestiona ¿en qué sentido. Un hecho que se marca para laa reflexión es la llamada “La otra campaña”. no idealizada ni mitificada. La globalización de esta estructura genera una epistemología de la objetivación en la cual “hacemos investigaciones “de” personas como si fueran cosas para crear el estudio más óptimo que rebase la frontera de la generación de conocimiento” (Carpinteiro. entendido como intercambio de experiencias y recapitulación de daños a todos aquellos sectores en postura antagónica por la evasión de su presencia por parte del Estado. emprendió en el 2006. En esta lógica de control. aceptando sus contradicciones y lo pernicioso de las tragedias humanas con vista a la posibilidad de financiarlas con un replanteamiento de lo común. el Estado es antropomorfizado y se negocia con él en la superficie. los zapatistas han creado una epistemología basada en un conocimiento capaz de generar nuevos lenguajes y no en la univocidad de un discurso reinante. otras formas de conocer no atadas a los cánones metodológicos antes mencionados pueden hacer desbordar los aparatos del Estado? Propone a su vez pensar en otro tipo de epistemología del sujeto donde el compromiso ético se persiga. Se le percibe como una máquina que en su construcción e incluso su carácter problemático se asocia a una normalidad impune y omnipresente. la identidad es fragmentada bajo los calificativos indistintos de cultura y/o política. 2014: 31). A manera de acto dialógico. el poder horizontal que ejerce el movimiento zapatista ha logrado develar la cosificación 3 .

La emergente necesidad de tomar en serio la epistemología del otro sujeto. la idea de un nuevo tiempo abierto que pueden percibir los subordinados excluidos de las expresiones rituales de un orden de poder que niegan la falsa participación ciudadana en un ejercicio neoliberal globalizado llamado “proceso electivo”. Así como el pensamiento zapatista desbordó con sus premisas deconstruccionistas para descentralizar al sujeto aceptando las contradicciones.. para reflexionar acerca de su participación ciudadana. en Reflexiones. J. el velo ideológico que puede presentar la noción de identidad y la representación de un sujeto mitificado por el Estado nos alejan del compromiso ético emergente de una nueva epistemología Finalmente la propuesta del autor se basa en el ejercicio autocrítico del quehacer antropológico para reducir el distanciamiento respecto al otro como ser político. ciencia y otro conocimiento. resalta Carpinteiro. Antropología. BIBLIOGRAFÍA Gómez Carpinteiro. 137 (ISSN 0185-3929). (2014). es justificable para responder a dudas de una ontología que reduce al sujeto a un objeto de estudio y control. El distanciamiento demandado por la demanda de la objetividad científica. 4 . recuperando espacios donde el dialogo fluye y acciona. F. Una responsabilidad ética adjunta a un reconocimiento del conocimiento descentralizado del discurso hegemónico y racional positivista antes que devenga en mitificación de un sujeto subordinado carente de un eje histórico-social. En la misma línea considero vital mencionar lo que Carpinteiro reflexiona acerca de los marcos institucionales y la exclusión que representa sus ejercicios democráticos. derrotas y esperanzas socavando así la imagen que tenían de sí los explotados y excluidos. Reflexión sobre el sujeto y sus conceptualizaciones.de una construcción mitificada que opera verticalmente en la falsa dicotomía entre Estado y sociedad.