Hacia un Abordaje Integral del Trastorno de Estrés Postraumático

Una perspectiva para la liberación desde la causalidad estructural.

Elaborado por:
Karen Iliana Saravia Serrano
Francisco Gustavo Andrés Paniagua Serrano
Oscar Arnulfo Ayala Durán

Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas”
El Salvador
Octubre de 2010
Resumen:
El trastorno del TEP, constituye una de las cicatrices características de la psique de
los latinoamericanos de las postguerras y regímenes autoritarios. El gran problema que
presenta el enfoque clínico tradicional para el abordaje es justamente un acercamiento
psicologista de la situación, que termina abstrayendo a la persona del contexto social y la
presenta como el problema.
La tesis de la causalidad estructural expone que los problemas de la salud mental
son la consecuencia de la existencia de factores subyacentes de orden biológico,
psicológico y social, que en una cierta forma de interacción interna y con el contexto
inmediato, generan la aparición de los síntomas. No dejando de lado la intervención de cada
una de estas esferas sino más bien coordinándolas en una sola intervención, la tesis de la
causalidad estructural intenta plantear una alternativa para el tratamiento y dignificación de
las víctimas. Esta dimensión social-estructural en la etiología y por consiguiente, en el
tratamiento, es frecuentemente obviada, conduciendo por tanto a una atención incompleta, a
la instauración de un trauma psicosocial y la recurrente retraumatización hacia las víctimas.
La presente propuesta es un intento por hacer ver el carácter estructural y político
que se encuentra a la base de muchos problemas en la vida mental de las personas, y de
hacer ver que la recuperación completa, su liberación de las ataduras de la continua historia
de opresión, son elementos de un mismo proceso que requiere la restitución de los
derechos, de la justicia, de la verdad, de levantar las cortinas ideológicas que mantienen
ocultos y a los verdaderos responsables.

La tesis de la causalidad estructural planteada por los teóricos rusos Sagatovski y Antipov
propone una visión multidisciplinaria y multicausal para el estudio de la aparición y
desarrollo de los problemas de la salud mental, donde lo que es normalmente identificado
como trastorno es la manifestación de una serie variable de complejas interacciones de
factores de naturaleza psicológica, fisiológica y social.
Estos factores identificados y sus particularidades que definirán, en parte, la
aparición de un determinado problema de salud u otro, constituyen lo que es conocido
comúnmente como la etiología, es decir, los factores causales o factores patológicos
subyacentes a la base del trastorno. Estos “factores patológicos subyacentes” tal y como los
llaman Sagatovski y Antipov o también denominados “Factores Genéticos” (no
necesariamente por que sean de naturaleza genético-hereditaria, sino por el hecho de
encontrarse a la base de un problema, en su génesis) son características necesarias para la
aparición de los síntomas que caracterizan al trastorno, pero son, en sí mismos,
insuficientes. Una segunda condición para la configuración del problema de salud mental,
es el denominado “factor estructural”. Este último suele ser una característica o la
ocurrencia de un hecho psicosocial de naturaleza tal que tiene la capacidad de generar una
serie de complejas interacciones entre las vulnerabilidades de naturaleza psicológica,
biológicas y sociales que desembocan en la aparición de las sintomatologías clásicas. Esto,
a lo que la literatura suele referirse como la patogénesis, es el proceso mediante el cual esas
determinadas características y vulnerabilidades personales (individuales o de carácter
social), se configuran en un problema de la salud mental.
Se maneja la noción de las categorías de diagnóstico de los trastornos mentales y de
las clasificaciones de problemas de la salud mental proveen una herramienta poderosa
debido a que permiten la identificación de las características más importantes del
padecimiento de una persona y la posibilidad de poder proveer una intervención adecuada
según el momento del desarrollo patogenético (desde una intervención preventiva o
primaria hasta las formas de intervención terciaria) que suele mantenerse más o menos
constante de un caso a otro. Sin embargo ésta, que ha sido una característica constante en la
psicología y la psiquiatría clásica, plantea un fuerte problema para el efectivo abordaje de
los problemas de salud: la instauración de una visión categoricista y rígida de los trastornos

tienen un efecto amplio en la calidad de vida . se ha convertido en nuestras sociedades en el sello clásico de los contextos de postguerra y en la característica esperada de sus sobrevivientes. de hecho. Se utiliza en parte entonces como un ejemplo paradigmático de la aplicación multidimensional y estructural de las intervenciones de carácter clínico y de cómo. masacres y hechos que. en búsqueda del mantenimiento de un orden social. los regímenes totalitarios. Este último. político. Latinoamérica cuenta con una dolorosa y larga historia marcada por la opresión. en detrimento del estudio de la individualidad y del estudio de la “calidad” de la alteración. la posibilidad de un estudio multidimensional y multicausal apegado a las particularidades del desarrollo de dichos problemas según cada contexto social y/o individual. económico. 1996). secundaria o terciaria. brindando una valiosa herramienta para un estudio profundo de los distintos problemas de la salud mental. así como la vivencia y formas de intervención en nuestras sociedades. 2010). trastornos de ansiedad generalizada y en el extremo de estos. Dentro de este marco de referencia. teniendo en cuenta como aspecto transversal las características contextuales en cuanto a lo social. guerras. se hacen comunes problemas de la salud mental como trastornos afectivos tales como la depresión y trastornos maníacos. trastornos o síntomas graves ansiosos como los episodios de pánico. muchas de las iniciativas a tomar como formas de intervención primaria. A pesar de que el planteamiento de Sagatovski y Antipov tiene varias décadas de antigüedad. con un efecto aplastante y evidente en las personas que lo sufren. cultural. sino que abre. Elegimos el estudio de este trastorno porque debido a sus características particulares termina afectando a la persona de una forma global que trasciende a lo puramente individual aislándolo de sus redes sociales de apoyo restantes. etc. generando una rápida espiral de degradación y un proceso de inadaptación social (Valverde. como se mencionó de forma breve.mentales y de las consecuentes intervenciones. no solo contribuyó a la profundización de los estudios patogenéticos y a profundizar en las características de la intervención acogida según el momento de desarrollo del trastorno. terminan aplastando los derechos de las grandes mayorías populares. familiar. el trastorno de estrés postraumático (Gutierrez.

podríamos describir de un modo más o menos amplio la etiología del estrés postraumático con los siguientes factores característicos: 1. Deficiente o inexistente red apoyo social 4. Ampliación de la respuesta emocional 2. dando una respuesta desproporcionada al estímulo. Ocurrencia de un evento fuera del rango de la experiencia humana La ampliación de la respuesta emocional hace referencia a una tendencia en la personalidad que hacen a la persona más vulnerable a experimentar niveles elevados de estrés aún ante estímulos de una magnitud objetivamente menor.total de la persona que padece este trastorno. es decir. Exposición crónica al estrés 3. El Trastorno de Estrés Postraumático y la Causalidad Estructural. para la configuración de un problema de la salud mental se hace necesaria la presencia de factores “genéticos” causales que se constituyen en vulnerabilidades de carácter biológico y psicológico. Como se mencionó anteriormente. Valoración ideológica negativa y pesimista 5. Esto se ha relacionado con un funcionamiento alterado en los sistemas de neurotransmisores evidenciados en niveles disminuidos de serotonina y exacerbados de norepinefrina obtenidos de forma hereditaria por mutaciones genéticas y por el desarrollo de estrategias de afrontamiento insuficientes y malas formas de autoestima en las interacciones tempranas. Según Henríquez (2006). . otros trastornos y en las condiciones sociales en general.

etc. una historia de ocurrencia recurrente de hechos estresantes traumáticos (Henríquez.La exposición crónica al estrés. los niveles elevados y prolongados de cortisol tienen un efecto adverso sobre células receptoras sensibles al cortisol en el hipocampo que funcionan como receptores dentro de un sistema de retroalimentación negativa (Rosenzweig. Por un lado. víctimas de tortura. La exposición crónica al estrés tiene consecuencias a nivel físico y psicológico. obtenido durante la gestación. pudiendo afectar su desarrollo. 2006). sumadas a una deficiente o ausente red de apoyo social. víctimas de abuso físico/sexual. generan mayores dificultades de afrontamiento y una visión más desfavorable de la situación que se enfrenta. se han podido encontrar alteraciones en el funcionamiento del eje neuroendocrino referido en la literatura como eje Hipofisiario-Hipotalámico-Adrenal (HHA) relacionado con las respuestas simpáticas y parasimpáticas de lucha y huída. Se hipotetiza que los altos niveles de estrés materno durante las etapas de gestación tiene como resultado no solo la liberación de cortisol en el cuerpo de la madre como parte de una respuesta normal y adaptativa. es decir. y de intensidad considerable. del futuro y del mundo en . por lo que esta característica muestra una cercana correlación con el factor anterior de ampliación de la respuesta emocional. Es decir. 1998). combatientes. Este daño en el hipocampo provoca una deficiencia en la regulación de la segregación de cortisol en niveles adaptativos ante una situación de estrés variable lo que se evidencia en una vivencia aumentada y prolongada del estrés. de sí mismo. áreas de alta vulnerabilidad ambiental. se refiere a una historia vital donde se puede identificar la ocurrencia de un número variable de vivencias adversas. Esta alteración es considerada como un aspecto constitucional adquirido o hereditario. prisioneros políticos. sea por la vivencia directa de eventos estresantes prolongados o por medio de una vivencia secundaria durante la gestación. sino que también es transmitido al feto. personas con una larga historia de traumatización y de episodios de estrés prolongado como las que se pueden encontrar en los contextos de guerra. La conjunción de estas características refuerzan modelos de procesamiento de la información que incurren en dificultades para el afrontamiento de las situaciones estresantes a las que se encuentran expuestas. que. En cualquier caso.

no es un factor etiológico. tortura. C. Aquellas personas que tienen lazos sociales significativos tienen menores probabilidades de desarrollar este problema. la valoración ideológica negativa y pesimista que se hace del evento. Si bien. es un importante factor que puede funcionar a modo de catalizador en el desarrollo del trastorno. haciendo referencia al concepto de humanización planteado por Martín Baró).... 2007.. K. uno de los primeros efectos y herramientas que utiliza el victimario es el despojar a la víctima de toda posibilidad de apoyo externo. institución de movimientos civiles. (Ayala. Si el evento se percibe como algo que sucede como consecuencia hasta cierto punto “esperada” de las propias acciones o ideología. Landaverde. O. D. será un factor importante a abordar dado su papel en el tiempo de latencia. La flagrante impunidad que caracteriza a los sistemas legales de algunos de nuestros países tiene un impacto psicológico devastador y una constante retraumatización y revictimización. Este mismo efecto puede observarse luego de la ocurrencia de diversas formas de trauma incluso las no inducidas por el humano. La deficiente o inexistente red de apoyo social. abuso. maltrato. Rosa. la gravedad de los síntomas y el tiempo de recuperación. F.. Dentro de ciertas experiencias traumáticas donde el daño es intencional y premeditado como los casos de violación. secuestros. teniendo entonces un efecto deshumanizador (Yánez citada en Blanco y Rodríguez. si de este se pueden resaltar aspectos provechosos o constructivos. mayor conciencia social o la simple reivindicación de justicia. 2009) . O. Mata. Saravia.. Baldovinos. en contraposición con aquellos que mantienen lazos superficiales o redes sociales indiferentes. llevando a la persona a un estado que se conoce en psicología social como desesperanza aprendida. o podría incluso no suceder. Dentro de esta valoración pueden influir en gran medida elementos de carácter contextual. si se cuenta con algún tipo de preparación psicológica o si resultado de la experiencia se pueden identificar productos constructivos como movimientos legales. Este aspecto se refiere a la percepción que se tenga del hecho. o si este ha sido nada más que una pérdida total.general. entonces el impacto del trauma se puede retrasar.

Este es la ocurrencia de un evento altamente estresante. es decir. para el que difícilmente cualquier persona podría mostrar estrategias adaptativas. 2005). respuestas normales a contextos anormales. ser víctima o victimario de la tortura. como lo mencionaba Martín-Baró en cuanto a comportamientos variados. perpetrarla. el último factor se refiere a lo que según el paradigma de Sagatovski y Antipov constituye el Factor Estructural. Ser víctima de la violencia. un factor genético (de la génesis) cuya incursión genera una serie de complejas interacciones entre los factores etiológicos de modo que ahora se vuelven no solo necesarios. debe presentar síntomas durante más de un mes y mostrar incapacidad de realizar las funciones cotidianas de la manera que lo hacían antes de que sucediera el evento. para que la persona reciba el diagnóstico de estrés postraumático.Finalmente. . el hecho que constituirá el trauma central. De esta manera. por lo que se evitará aplicar una práctica despersonalizada buscando un espacio interpersonal humano para crear el ambiente propicio para que circule la palabra. etc. 1985) Ahora bien. pero en algunos casos pueden presentarse hasta años después (NAMI. sino suficientes generando la sintomatología clásica del trastorno. agresión o violaciones sexuales. Generalmente. presenciarla. según numerosos sistemas de clasificación de trastornos clínicos. (Martín-Baró. pues el adecuado conocimiento permite un abordaje completo y efectivo del problema. se trabajará en la recuperación de las personas dañadas a través de la recuperación de los vínculos rotos y los ideales personales y colectivos. de características anormales. los síntomas aparecen dentro de un período de tres meses de la situación traumática. En cuanto al trabajo terapéutico con personas víctimas de tortura y supervivientes de actos violentos Mingote (2001) sugiere que el trabajo terapéutico deberá pasar por el cuestionamiento de los conceptos tradicionales de neutralidad. encontrarse en accidentes de diferentes tipos o a desastres naturales. El estudio de estos factores es determinante. teniendo en cuenta que estas reacciones constituyen.

a su vez. Fase de empoderamiento: es la fase final en donde el paciente adquiere dominio y desarrolla cierto control sobre los síntomas y el acontecimiento en sí. que hace hincapié en la importancia que sobre el bienestar de la persona tiene tanto el apoyo social recibido como el percibido. se articula en cuatro ejes: una dimensión objetivasubjetiva del apoyo social. Independientemente del enfoque elegido. sino más bien lograr seguir su rutina habitual aún cuando ciertos síntomas continúen vigentes. Fase emocional: en esta fase se busca evocar todos los sentimientos asociados al trauma y lograr una catarsis. reales o percibidas. 2003). el paciente recuperaría su autoestima y autoridad dañadas desde el pasado. Además. una especie de apoyo social que puede asociarse positivamente con la promoción de bienestar o recuperación de algunos estresores sociales negativos (García. los cuales consisten en una reunión de personas que sufren de un mismo padecer. y que comparten unos con otros sus experiencias. la Dra. 2007): i. ii. dadas por la comunidad. citados en Santacruz y Cruz.Uno de los objetivos de este tipo de terapia es forjar lazos entre los participantes. ansiedad y culpa que ello conlleva. 2006). Es importante aclarar que no se trata de olvidar el acontecimiento. ayudándose unos a otros. 185). El segundo eje es el que . 2001). y encontrará que su problema le dará la oportunidad de ayudar a los demás (Puchol 2001). iii. puede entenderse por apoyo social “aquellas provisiones instrumentales o expresivas. Jiménez afirma que para que la persona supere el trauma debe pasar por tres fases (Hernán. accediendo a las memorias de lo que ocurrió y confrontando los recuerdos para lograr una conceptualización total.. redes sociales y amigos íntimos” (p. Fase cognitiva: en esta fase se busca reconstruir el trauma.muchos pacientes logran afrontar eficazmente sus recuerdos y emociones e integrarlos de forma adaptativa en su vida cotidiana (Puchol. Esta definición. Según Lyn y colaboradores (en López Cabañas y Chacón. Básicamente se maneja el pasar de ser una víctima a un sobreviviente. Al compartir su experiencia –y afrontar de forma directa la ira. Una técnica bastante utilizada para el tratamiento del estrés postraumático ha sido la conformación de grupos de autoayuda. al ayudar a los demás con sus experiencias.

el nivel de redes sociales formado por las relaciones que la persona tiene con su entorno más cercano. la dimensión política comienza a visibilizarse en tanto que luego de los hechos –y de cara a la negligencia o inefectiva acción gubernamental e institucional como en el caso salvadoreñocomienzan a surgir movimientos tendientes a organizar vías efectivas a partir de las cuales gestionar la ayuda y canalizar las distintas demandas sociales como formas de ir reconstruyendo el tejido social. el cual hace referencia a los niveles donde podía darse el apoyo social: a un nivel macro. y actúa en condiciones de estrés elevado protegiendo a la persona de los efectos negativos del mismo (Cabañas y Chacón. El tercer eje hace referencia a las funciones del apoyo social.no consiste tanto en la mera existencia de una red objetiva de relaciones o personas. 2006). el apoyo social –sobre todo en situaciones de tortura. con el fin de gestionar tanto ayuda como reivindicaciones sociales de diferente tipo. instrumental (ofrecer ayuda o servicios) o informacional (proporcionar información o consejos) (García Fuster. sobre todo si no se cuenta con los recursos mínimos o con una sólida red de apoyo que pueda auxiliar a este fin. en donde éste modera el efecto negativo que otros factores tienen sobre el bienestar. una de las vías a partir de las cuales las personas pueden experimentar apoyo social en forma directa es a través de la alianza con otros afectados. citados en Santacruz y Cruz. En cuanto a la influencia del apoyo social en el estado de salud y bienestar de la persona. y las teorías que enfatizan el efecto amortiguador del apoyo social. 2006). citado en Santacruz y Cruz.hace referencia a la fuente o contexto del apoyo. En este sentido. sino en que esa red sea funcional y percibida como fuente de apoyo y comprensión. y finalmente un cuarto eje distingue el apoyo recibido en situaciones cotidianas de aquel que se espera o se recibe en situaciones de crisis. y el nivel micro o de las relaciones íntimas. Fernández-Ríos. es decir. citados en Santacruz y Cruz. las cuales pueden ser de tipo emocional (sentimiento de ser valorado). No obstante. MartínBeristain. 2006). a través de la potenciación del bienestar y la salud con independencia del nivel de estrés sufrido por la persona. cuando la población afectada se mueve del momento inicial de las respuestas de emergencia hacia las fases de recuperación y reconstrucción (Olson. los dos grandes modelos explicativos sugieren que éste puede tener efectos directos. Por otro lado. .

y sobre todo.. en el mejor de los casos con miedo de cuestionar las estructuras sociales. de ansiedad. además de una consecuente mejora en otros factores relacionados con la calidad de vida. con un imperante deseo a olvidar y a evitar personas. de expresarse y de actuar en contra de ellas. con una visión fatalista de la realidad y de un futuro oscuro e inevitablemente poco favorable. Baldovinos. se vuelven por la misma sintomatología característica de la clasificación clínica a la que se ha asignado. C. en estos mecanismos de control social y un acercamiento progresivo a no solo la mejoría global de las condiciones de vida de las grandes mayorías de la población en cuanto a la salud mental sino que permitiría una apreciación más objetiva de las propias condiciones de vida y sus causas estructurales. lleno de sufrimiento para ellos y las generaciones venideras. el aparecimiento y mantenimiento de las problemáticas de la salud mental se transforma en un conveniente mecanismo de control social.La Propuesta de la Causalidad Estructural como una Aproximación a la Liberación en Centroamérica En estos contextos que se han transformado en las tristes y cotidianas realidades de grandes sectores de la población. de estrés postraumático. eventos.. es justamente la relevancia y el objetivo de la presente propuesta. Una persona que sufre de depresión.. llegando a configurar personas. el carácter liberador de la labor clínico psicológica desde una perspectiva estructural. con un miedo a recordar. Saravia. personas frecuentemente pasivas y aisladas socialmente. la liberación de las ataduras ideológicas y en este caso en particular de las restricciones de carácter psicológico individual impuesta por la interacción con estructuras sociales violentas en forma masiva. de la percepción del ser humano como objeto de derecho y el empoderamiento de la población. liberadora. . una labor integrada. y en el caso concreto de nuestro estudio.. que no cuentan con ningún deseo de actuar en función de su contexto o de sus propias vidas. K. situaciones. trastornos psicóticos de diferentes grados. guiada por el paradigma de la multicausalidad estructural implicaría (Ayala. Como parte de esto. multidisciplinaria y multidimensional. Éste punto. en los casos más graves. o cualquier estímulo que proporcione una cierta reminiscencia a los conflictos sociales o individuales en los que se pudieron ver involucrados. Mara. F. O.

y por ello la participación activa que se pueda tomar en la trasformación de sus realidades es básica para el manejo de sus respuestas emocionales. E.. con el objetivo de determinar cuáles serían los más adecuados y que deben serle reforzados.. siendo las alternativas más populares. en primer lugar. así como también aquellos que lo llevarían a una mala adaptación de la respuesta emocional al entorno. para que pueda tomar conciencia de los mismos y de esta manera controlarlos y al mismo tiempo modificarlos.Rosa. 2009) . para colaborar al inicio del proceso terapéutico y evitar la cronificación y la prolongación de la medicación. Rodríguez. P. la utilización de psicofármacos de diferente naturaleza.. I. no sólo la labor de tratamiento de profesionales de la salud mental. etc. Sin embargo. para poder tener una visión de su personalidad y consiguiente estado anímico. Andrade. . D. se podría enseñar y explicar a los grupos que lo que ellos y ellas puedan llegar a sentir frente al contexto es una manera normal de responder a un contexto anormal. participación de los medios de comunicación. La ampliación de la respuesta emocional sería abordada. C. A continuación. Valencia. se identificarían los mecanismos de respuesta emocional de la persona. se pasaría al registro de la historia de los individuos a través de distintos métodos de evaluación.. y deberá administrarse de forma tan temprana como sea posible.. desde la esfera social. bloqueadores de los receptores adrenérgicos o antidepresivos. O. la elección de un psicofármaco deberá hacerse tomando en consideración las particularidades de cada cuadro clínico. Marínez. M. E. Landaverde... información social en los planes de educación. 2009. y Escalante. psicológica y social) de los factores etiológicos mencionados anteriormente como contribuyentes a la aparición del trastorno de estrés postraumático. como menciona la literatura. Muy frecuentemente se utilizarán ansiolíticos. mediante campañas de publicidad.. Paralelamente.. identificando así los rasgos de la personalidad que los pueda volver personas más emocionales. Muñoz. sino también la de una amplia gama de actores sociales que estén comprometidos a realizar acciones que incluyan el abordaje o desarticulación (en sus distintas esferas biológica. Muy relacionado con lo anterior. a través de diferentes formas para lograr reestablecer el balance neuroquímico en estas personas.

que le permitan manejar el estrés al que es sometido sin que repercuta en su adaptabilidad. a la vez que se perciba el apoyo de los otros bajo similares situaciones. Por otro lado. entre las técnicas de relajación encontramos técnicas de respiración y de relajación muscular que ayudan a liberar la tensión acumulada. así como también el instalar estilos de vida que reproduzcan un modelo de adaptación con una conciencia individual que le permita percibir de forma objetiva la realidad del diario vivir por medio de la participación activa y transformadora de la misma. Parte del tratamiento de los eventos adversos que atraviese la persona. Otra acción a ser tomada en cuenta es la de no esperar a la denuncia ciudadana para la toma de acciones (legales o referentes a la salud). Para esto pueden abrirse espacios de reflexión en los cuales se hable de su vida y lo cotidiano. la posible necesidad de extraer a la persona del ambiente nocivo. a ser . en segundo lugar. mediante la identificación temprana y sistemática de individuos que atraviesan experiencias potencialmente traumáticas (aún las consideradas como cotidianas o crímenes menores) a través de autoridades de seguridad pública. Este velar por el derecho de integridad y salud mental de los individuos bajo altos niveles de estrés incluiría un programa de salud mental a nivel de política gubernamental. en primer lugar. mecanismos de afrontamiento. desde la estructura psicológica del individuo cabe destacar la importancia de proveer al individuo herramientas de carácter psíquico. y garantizando el acceso a la atención por parte de todas las personas. creando medidas de salud mental con carácter preventivo. ésta se abordaría. a detectar estados de tensión y relajación muscular en el propio organismo. compartiendo y creando acciones adaptativas para todos y todas.Siguiendo con la exposición crónica al estrés. con el fin de brindar la posibilidad de una atención completa que garantice el cumplimiento pleno de sus derechos humanos. primeramente. deberán incluir toda reparación pertinente como resultado de la efectiva administración de justicia. En cuanto a la esfera biológica de esta perspectiva. fiscalía general de la república y procuraduría para la defensa de los derechos humanos. cuerpos de salud. cuerpos policiales. que fomenten la puesta en práctica de los mecanismos afrontativos. considerándose también para los casos más críticos. y reubicarla en uno que permita su desarrollo pleno. y que con la práctica continuada contribuiría.

y deberá estar basado en un proceso crítico de desideologización. Este tipo de acciones. partidarios o particulares. es algo que podría empezar con un proceso terapéutico familiar por medio de consultas psicológicas. centros de trabajo u otros núcleos de relaciones sociales para cada persona. que incluya. iglesias. En fin. de hecho. La característica deficiente o inexistente red de apoyo social se intervendría a través del reestablecimiento de un tejido social amplio que sirva de apoyo tanto al individuo. a la vez que objetivamente ayuda a la persona a sobrellevar su problema y proceso terapéutico. Esto implica una reestructuración de los esquemas cognitivos de la colectividad. Como puede observarse. sino también como una forma de abonar a la salud mental de toda la población. y podría dirigirse hacia grupos como las correspondientes escuelas. la interacción mente-cuerpo resulta fundamental en el proceso y.consciente de la secuencia tensión-relajación y. y libre del influjo de ideologías o intereses políticos. impidiendo cualquier acción que pueda aún de forma remota propiciar la culpabilización de la víctima. . permitiendo la rehumanización del individuo mediante la reinserción en su mismo plano social. a partir del conocimiento anterior. deberá ser total. en los casos que sea pertinente. o la negación del hecho. el reconocimiento de la responsabilidad de parte de los individuos o grupos relacionados (sin distinción de estatus social) que se vieron involucrados de forma activa o por omisión y deberá incluir a la totalidad de la sociedad civil. por último. Deberá en realidad incluir el reconocimiento del trauma esencialmente como un acto de injusticia. La realización de tales acciones referentes a la reconstrucción de las redes sociales de la víctima. y que podría incluir a toda la comunidad y redes de interacción secundarias. será necesaria la reconstrucción y reconocimiento de la memoria histórica. La reconstrucción social es además. El reconocimiento de la violación de los derechos de las personas. como a la colectividad. Esto resultará en la disminución de los sentimientos de vulnerabilidad y aislamiento de forma subjetiva. los efectos de la relajación progresiva pueden observarse tanto a nivel fisiológico como cognitivo. algo que debe trascender el trabajo de los grupos sociales inmediatos o el trabajo comunitario. a propiciar voluntariamente el estado de relajación. no necesariamente deberían ser vistas como un posible instrumento para esta particular problemática.

instando a dar un significado a lo sucedido. 2000). siempre haciéndonos preguntas sobre el hecho en cuestión. Una vez obtenidos se pueden utilizar como auto-instrucciones. Analizar las consecuencias de pensar de esta manera. En cuanto a la estructura biológica. la cual consiste en: 1. para que las personas se sientan bien y por lo consiguiente cambien pensamientos negativos en positivos. o cualquier otra actividad que lo entretenga en algo más que pensar en lo sucedido. El tipo de preguntas tienen que ir encaminadas a plantearse en tres ámbitos: a. 2.Búsqueda de pensamientos alternativos: los pensamientos alternativos son las conclusiones de la reestructuración. Analizar qué pasaría si lo que se pensara fuese cierto. b. siempre haciéndonos preguntas sobre los propios pensamientos c.Para la valoración ideológica negativa y pesimista la base de intervención debe centrarse en la estructura psicológica por lo que se propone empezar por un trabajo centrado en el tratamiento terapéutico de los esquemas cognitivos a través de la técnica de reestructuración cognitiva (Beck.Evaluación y análisis de los pensamientos: Una buena manera de hacerlo es mediante preguntas. paralelamente a lo anterior podrían ser de gran ayuda actividades de esparcimiento como ejercicio físico. en este caso. aquello que una persona se dice a sí misma en el momento en que le invaden los pensamientos no adaptativos y que ayudará a ver la realidad de una forma más objetiva. A nivel de la esfera social se buscaría superar el aislamiento individual. danza.Identificar los pensamientos inadecuados. positivo. Analizar hasta qué punto los pensamientos se ajustan a la realidad. el hecho de tenerlas que responder mentalmente obliga a reflexionar. así como también el seguir con el tratamiento farmacológico recetado. siempre con preguntas 3. es decir. Se busca la solidaridad de otros seres humanos con la técnica de escucha grupal y reflexión que permitan recuperar la consciencia .

pero en general se remiten a los mismos objetivos: 1. Lograr la reconstrucción (lograr acceder a la experiencia completa) y resignificación del evento traumático. lo que tiene como trasfondo articular las demandas de justicia frente al hecho. se pasará a proporcionar información a la persona acerca de las posibles consecuencias de la vivencia del evento. Finalmente. lo cual guiará lo que reste de la psicoterapia y será fundamental para la elección de los psicofármacos. Creación de un sentimiento básico de seguridad y comodidad. así como los sentimientos de culpa y el estigma. Es importante la participación de la sociedad civil en el proceso para la conciencia objetiva social a través de la evitación de mecanismos pasivos como la conformidad por el olvido de la memoria histórica practicando en si formas sociales que eviten el contexto en el cual se desarrollo el trauma. se propone iniciar con un diagnóstico preciso. la vivencia de un duelo adecuado y la . promoviendo de esta manera la dignificación de las víctimas. de ser estos necesarios. personas. Esto permitirá además identificar las áreas de mayor problema. e incluso un diagnóstico diferencial que garantice la correcta elección de estrategias para la intervención. con respecto a la ocurrencia de eventos fuera del rango de experiencia humana. mediante la investigación de la verdad que esclarezca lo sucedido y las responsabilidades. reconociendo como fundamental el carácter histórico y cultural del fenómeno. u otros estímulos que puedan estar asociados con el evento traumático. Será útil también para aumentar el sentimiento de autoeficacia y la inclusión activa y resultará en un conocimiento y entendimiento más profundo de la experiencia. y las características de las manifestaciones sintomáticas. 2. A continuación. compartir información básica que permita disminuir la defensividad y la ansiedad. situaciones. que luego pueda ser generalizado a ambientes y situaciones cotidianas. También se fomentaría el conocimiento social de la situación vivida. es decir. que permita a la persona acercarse cada vez más a las ideas. 3. La psicoterapia puede estar orientada sobre un gran número de variantes dentro de las diferentes corrientes psicológicas.y restablecer la organización perdida. Lograr una desensibilización progresiva.

como la historia de traumas recurrentes (mencionada con anterioridad). . mostrando la clara violación de sus derechos y organizándose con entes que busquen y velen por el cumplimiento de estos a través de la justicia con la ayuda de los profesionales del derecho a nivel nacional e internacional. individual o grupal. una efectiva intervención clínica de éste. Lograr una integración productiva del trauma 7. Como se puede evidenciar según lo planteado anteriormente. ocupando también los medios de comunicación como medio de trasformación social (Martín-Baró. El proceso terapéutico de esta área podría permitir el trabajo en otras. “Habilitar” a la persona para un desenvolvimiento adaptativo y la reconstrucción de las redes sociales. sino la posibilidad de desarrollo integral de los contextos latinoamericanos. y fundamentalmente a la reparación del trauma. sea de la orientación que sea. muchas de las acciones que se pueden implementar tanto en la atención terciaria como en la primaria (preventiva) se resumen en el cumplimiento de los derechos humanos básicos. 5. y facilitará el abordaje de estas grandemente. Reconstruir el autoconcepto y las áreas cognitivas y emocionales. Apoyo y educación a los familiares del paciente. y de hecho.incorporación constructiva del evento como una memoria y no como la reocurrencia constante del trauma. 4. deberá estar dirigida al menos a estas áreas. 1999). Aunado a la intervención biológica y psicológica es indispensable el abordaje social con el fin de interiorizar un proceso de reparación del tejido social. 6. comenzando una reconstrucción social desvictimizando a la persona y enseñándole que se vuelva y se convierta en agente de cambio. 8. Proveer de técnicas que puedan servir como formas de afrontamiento para los síntomas más frecuentes. por lo que el cumplimiento de estos no solo debería tener un impacto fuerte en este tipo de problemas. trasciende grandemente los tratamientos clásicos centrados en la administración farmacológica o en las diferentes técnicas de abordaje psicoterapéutico. La psicoterapia. así como de muchos otros problemas de la salud mental.

una herida configurada por la interacción del individuo con un contexto particular. autoeficacia y autoestima que tienden a caracterizar buena parte de las intervenciones clínico-psicoterapéuticas dirigidas hacia este problema en particular. Estas pueden ser efectivas a largo plazo para ayudar a la resolución del trastorno. que la conformación de un particular trauma o afectación dependerá de la particular vivencia de cada individuo (Martín-Baró. para el tratamiento del trastorno es necesaria la desarticulación de uno de los factores patológicos subyacentes a éste. necesariamente. o la reestructuración y resignificación cognitiva. la desaparición del mismo. y que en un marco de referencia caracterizado por la violencia sistemática no sólo se constituye en una profunda herida. la desinsibilización a los estímulos estresantes. Con esto nos referimos a que las formas de intervención tradicionales no abordan las características sociales y estructurales que configuraron la aparición del trastorno. Las intervenciones tradicionales tienden a abarcar sólo algunos de estos factores como los desbalances neuroquímicos y/o neuroendocrinos por medio de la administración de psicofármacos. a la vez que potencian los demás factores de riesgo como una visión ideológica más negativa y una . y reestructuración de las formas de percepción. se sigue constituyendo en una forma de abordaje más tradicionalista. la utilización integradora de ambas formas de intervención (la psicofarmacológica y psicoterapéutica) aunque es una forma más progresista y de abordaje más integral. es decir. los contextos caracterizados por la impunidad y la injusticia suelen ser tan traumatizantes y estigmatizantes como la ocurrencia del hecho en concreto. desarrollo de mecanismos efectivos de afrontamiento. autoconcepto. sino que se pueden considerar como un trauma psicosocial. Incluso. tienen un efecto tal que constituyen no solo un trauma. Situaciones como las descritas con brevedad en los apartados anteriores. lo que no significa. con unas condiciones particulares. obviando una de las medidas terapéuticas más importantes para este tipo de dificultades: la administración efectiva e implacable de la justicia social.Esto no quiere decir que debamos desestimar el aporte de las formas de intervención tradicionales. Así. independientemente del momento de la intervención. Las tesis de abordaje según el paradigma de Sagatovsky y Antipov plantean que. con una ideología específica. 1989). sino en la constante traumatización y en la formación de múltiples y profundas heridas psicosociales.

“cerrar las heridas”. Bajo esta misma idea. Esto. sino un factor determinante no solo en cuanto al trabajo dirigido hacia los aspectos relativos a la salud mental. la administración de la justicia y la restitución a las víctimas se vuelve no solo una medida terapéutica sumamente efectiva. en heridas. Lamentablemente esto es ya una realidad en nuestros países debido a la particular historia de nuestra región. pero es la única forma por la cual se garantiza que estas no se vuelvan a abrir. requiere la acción activa y organizada de las estructuras macrosociales. es la clara tendencia impulsada especialmente por las corrientes ideológicas de derecha a la invisibilización de los actos de violencia y las flagrantes violaciones a los derechos humanos llevadas a cabo con el fin de mantener el status quo en pro de los intereses de los grupos hegemónicos dominantes bajo la frecuente consigna de “perdonar y olvidar” o de “no ver al pasado y seguir adelante hacia el futuro”. Estas consignas utilizadas desde una cierta práctica ideológica se constituyen en resistencias inmediatas a la memoria histórica pretendiendo. La propuesta de intervención presentada. siguiendo la misma metáfora. y que ocultan un alto grado de descomposición social que se oculta bajo el tejido evidente de la injusticia estructural. Sin embargo. sino también en un aspecto determinante para el desarrollo de las sociedades latinoamericanas. referente a la salud mental. pero a un nivel superficial. obviamente es un proceso doloroso y en el que se encontrarán innumerables resistencias. en nuestra área de estudio particular. es abrir estas heridas e iniciar un proceso que permita limpiarlas a profundidad. De este modo.visión propia y del futuro marcada por. No obviamos el hecho de que la intervención clínica parte del hecho de la ocurrencia de un hecho traumático. tiene como objetivo hacer notar que el abordaje efectivo de todo problema. lo que no quiere decir que . una desesperanza más profunda y generalizada. esto termina. la única forma de lograr sanar. cada vez. Una de las tendencias más marcadas en los países como el salvador que se desarrollan en un contexto de post-guerra. o que sus efectos sistémicos no terminen causando daños aún más grandes e irreparables. efectivamente cerradas. llevando a cabo cambios e iniciativas desde los niveles de políticas gubernamentales hasta los niveles individuales. tal y como se suele reportar.

Este tipo de intervenciones no ha sido puesta a prueba aún en las escalas ideales en las que ha sido planteada con anterioridad. esta práctica se vuelve en sí misma liberadora. en la medida en la que estos puedan ser realmente prevenidos o mitigados. a los avances científicos y a las mismas técnicas y recursos de los que se valen las distintas ramas del quehacer profesional. Lo que se ha podido leer en este documento constituye la idea central de iniciativas que podrían ser adoptadas a nivel de políticas. que se podrán solucionar problemas como los presentes y se encontrará la finalidad última de la práctica liberadora. y a las necesidades de las mayorías populares sobre los intereses de grupos hegemónicos. guiada bajo el paradigma de la causalidad estructural. en este planteamiento en particular. al menos en los países de nuestra región. será entonces necesario hacer resaltar que la labor deberá estar guiada por la liberación de las ataduras ideológicas que permitan una toma de decisiones verdaderamente consciente y desde el análisis de las propias realidades. familiares y comunitarios hasta los macrosociales. . Sólo mediante el asegurar el efectivo cumplimiento de los derechos de los que somos sujetos. solo en la medida en que mantenga un estado altamente crítico a las situaciones. La intervención. a las estructuras y a la misma labor desde la psicología. de la función que juegan dentro de una cierta dinámica de poder como mecanismo de control. que implica que cada caso debe ser atendido de forma individual considerando sus características y vivencias particulares e intentando ejercer cambios en su contexto inmediato y en las instituciones y estructuras sociales desde los estratos personales. por lo que es tarea de los profesionales en nuestra área de estudio trabajar para generar los cambios que permitan un abordaje que sea concordante a la complejidad de la vivencia humana. y que debe ser guiado por un principio de personalización. Sin embargo. abre simplemente una oportunidad para un trabajo liberador mediante la crítica al rol socioestructural en la configuración de los problemas de la salud mental y.debamos entonces obviar la necesidad de prevenir la ocurrencia de hechos como estos en el futuro. Esto es eminentemente una responsabilidad de los gobiernos como garantes de integridad de la población. Para finalizar. a los contextos sociales.

Rosa.) San Salvador: UCA Editores . Universidad Tecnológica de El Salvador.institutodevictimologia. Gaborit. Irene. I. M.pdf  Rincón. San Salvador.. David.sv/index. P. N. (1996) Proceso de Inadaptación Social. (1ª Ed. José Carlos. recuperado el 18 de mayo de 2009 de ww.. Mata. O. El trauma psicológico producido por una situación grave se puede tratar con terapia de diálogo. (2009) Propuesta de Intervención para el Tratamiento del Trastorno de Estrés Postraumático.. Perris. E. Universidad de valencia. I. Valencia.  Martín-Baró. Psicología social en la posguerra: teoría y aplicaciones desde El Salvador.edu. M. Jiménez. 2ed. Machón. Extraído el 20 de Mayo de 2009 desde http://www. Landaverde.com/Formacion13d. Aperturas psicoanalíticas hacia modelos integradores. (2010) La salud mental: una deuda histórica en El Salvador.L. J. Irene. Portillo..  Escalante. R. Rodríguez.utec.  Valverde. Isabel (2001) Tratamiento integrado del estrés postraumático. Entrevista con la Dra. (2ª Edición).org  Mingote. Marínez... Hojas informativas de l@s psicolog@s de Las Palmas. Isabel. Valencia.com  García. (2006).medicinainteligente. Muñoz.Lecturas de Psicología del Comportamiento Anormal. C.BIBLIOGRAFÍA  Martín-Baró. Nieto. José C.. Artículo electrónico recuperado el 3 de septiembre de 2010 de: http://lapalabra. UCA: El Salvador. San Salvador. 2003. Estrategias de intervencion frente al estrés postraumático.  Ayala. F. Saravia. A (2003) El apoyo Social. (2007).. J. J. Begonia. Documento no Publicado. D. I. (2006).. M. (1989) Guerra y trauma psicosocial del niño salvadoreño. (1985) Acción e Ideología: Psicología Social desde Centroamérica. C. Alicia. Begoña.. K.. Extraído el 19 de Mayo de 2009 desde http://www.  Cruz. Isla. Perris.. Alicia y Niero. España. UCA: El Salvador. (2001).  Gutierrez. E. Madrid: Editorial Popular. O. (2009) Trastorno de Estrés Postraumático: Propuesta de Intervención. Documento no Publicado. Machón. Andrade.php?option=com_content&view=article&id=245:la-saludmental-una-deuda-historica-en-el-salvador&catid=35:enfoques&Itemid=62  Henríquez. San Salvador: UCA Editores. Revista de Psicoanálisis Julio 2001 – N° 8. Nº53  Puchol E. Baldovinos. Hernán.  Mingote.. Isla.aperturas..