Las razones que llevaron a los Padres de la Iglesia para separarse de sus hermanos judíos y

del judaísmo mesiánico son múltiples. Hay razones de carácter político: los judíos eran
perseguidos por el Imperio Romano. Hubo una terrible guerra, años atrás (67 DC), y ahora,
en el 132, se daba otra de los judíos contra los romanos, fueron derrotados pero no pudieron
conquistar el corazón de los israelitas, no lograron ser asimilados por el poder greco
romano. La decisión del imperio fue acabar con los judíos y con la fe hebrea por la fuerza.
Los judíos fueron expuestos a la más terrible persecución, se les prohibió entrar a Jerusalén,
y todo lo que oliera a judío era mal visto por el Estado.
PRIMERA SEPARACIÓN:
Los Padres de la Iglesia, que no eran judíos de nacimiento sino filósofos griegos antes de
venir a la fe cristiana, optaron por solucionar el problema de la tensión política entre el
Imperio y los Judíos, proclamando que ellos no son judíos, que no tienen nada que ver con
el judaísmo, que el cristianismo es una cosa diferente. Esto fue lo que causó la primera
separación.
La segunda separación era una acusación que había contra los cristianos en el imperio
romano de que eran gente bruta, inculta; la mayoría de los cristianos para esta época eran
de la clase más baja, los esclavos, los plebeyos y eran mal vistos.
El cristianismo de ellos era visto como algo de baja estirpe para los romanos. Los Padres de
la Iglesia, que sí tenían cultura porque eran filósofos, optaron por echar abajo esa falsa
acusación de incultura, y optaron por traer la filosofía griega para expresar la fe cristiana.
EL REINO DE LA FILOSOFIA
El también Presidente de la Alianza Mesiánica Israelita dijo que cuando la filosofía
sustituye la palabra profética como un medio para interpretar las escrituras, entonces la
separación se hizo más evidente.
Las Escrituras no se vieron como un libro normativo, sino que se veía a través de los ojos
de la filosofía. Surgieron escuelas como en Africa, donde Orígenes (185-253 DC) levantó
una escuela cuyo principio de interpretación bíblica era más filosófica que profética, al
extremo que él, uno de los padres de la Iglesia, llegó a decir que Dios había revelado la
filosofía a los griegos como había revelado la Torah, las Escrituras, a los judíos.
Los púlpitos cristianos predicaban filosofía, no palabra de Dios. Eso fue un segundo hecho
que explica, pero no justifica, la razón por la cual se dio la separación.
Finalmente, el punto histórico, de separación total, fue el Concilio de Nicea en el año 325,
con Constantino, cuando ahí se decide sacar de la Iglesia Cristiana todo lo que fuera judío,
incluso se cambian las fechas de las festividades que hasta ese tiempo llevaba la Iglesia. Se
cambian los días de la adoración, y se introduce otras fechas y otras celebraciones, de tal
manera que nada tuviera que ver con los judíos.