You are on page 1of 7

PARA  QUÉ  SIRVE  LA  FILOSOFÍA?

Autor:  Fabio  Humberto  Giraldo  Jiménez
Hasta  las  decisiones  más  procedimentalmente  limitadas,  como  las  que  
se     pretenden   con   las   ciencias,   con enen   un   grado   más   o   menos   elevado  
de     incer dumbre,   por   más   completas   que   sean   tanto   en   su   construcción  
teórica   y     técnica   como   en   su   aplicación.   Siempre   exis rá   en   ellas   un  
vacío     insondable,   una   fractura   fisiológica   insanable   o   una   falla   estructural    
incontenible,  que  no  se  debe  a  simples  errores  o  a  lagunas  de  conocimiento  
o     a   faltas   de   control   interno.   Ese   es   el   lugar   de   los   casos   excepcionales,    
cuya   dificultad   se   traslada   al     mayor   o   menor   grado   de   inconsistencia   que    
existe   entre   las   decisiones   generales   que   prescriben   acciones   iguales   para    
sujetos   y   objetos   universales   y   abstractos   y   las   par culares   que   prescriben    
acciones  dis ntas  para  sujetos  y  objetos  concretos  y  específicos  y  se    traslada  
también  a  la  siempre  asimétrica  relación  entre  fines  y  medios.  Para    explicar  
esa  incer dumbre,  para  contenerla,    controlarla  o  eludirla,  hemos    inventado  
mil  fórmulas  y  ensayado  mil  recetas.  
Una  de  ellas  es  la  filoso a,  que   ene  la  caracterís ca  especial  de  que,    con  
un  alto  grado  de  desconfianza  epistemológica,  se  ocupa  de  las    jus ficaciones  de  
todo   po  de  decisión  que  se  toman  allí  en  ese  lugar  de    los  casos  excepcionales  
-­‐tan   aparentemente   reducido   en   extensión   pero   tan     infinitamente   intenso-­‐  
y   que   al   tratar   sobre   las   decisiones   que   se   toman   en     estos   casos   termina  
problema zando   los   fundamentos   de   las   decisiones     normales.   Por   eso  
resultan  ser  ocupación  común  de  los  filósofos,  asuntos    como,  por  ejemplo,  
la  filoso a  de  la  misma  filoso a  –como  la  que  estamos    haciendo  ahora-­‐,  del  
derecho  y  en  consecuencia  una  teoría  de  la  decisión    jurídica,  de  la  polí ca  y  
en    consecuencia  una  teoría  de  la  decisión    polí ca,  de  las  ciencias  en  general  
y  en  consecuencia  una  teoría  del    conocimiento  y,  en  fin,  filoso as  de  la  vida  
co diana,  de  la  ac vidad    empresarial,  de  la  moral  y  hasta  de  la  carpintería.
Y  ello  explica  porqué  se  pueda  preguntar  por  la  función  de  la  filoso a  en    
la  sociedad  esperando  una  respuesta  dis nta  de  la  que  podría  inducirse  si  la  
pregunta  se  hiciera  sobre,  pongamos  por  caso,  la   sica,  la  polí ca,  el    deporte  
o  la  salud.  

Teoría  y  Prác ca  Revista  de  Egresados  Nº  1  ISSN  2011-6527

Fabio  Humberto  Giraldo  Jiménez

Porque  la  decisión  originaria  de  la  filoso a  es  ocuparse  del  fundamento  
de     las   decisiones   excepcionales   y   eso   no   se   acomoda   a   la   idea   habitual  
que     tenemos   de   función   y   de   funcionamiento   y   de   relación   directa   entre  
pensamiento  y  acción.  En  efecto,  lo  que  menos  le  viene  bien  a  una  decisión  
y     a   quien   decide   es   que   se   abra   un   expediente   sobre   sus   fundamentos.    
Comúnmente   se   aguanta   la   inquisición   hasta   el   contenido   y   los   métodos  
de   la     decisión   y   hasta   la   legalidad   de   quien   decide   pero   no   se   implica  
la     legi midad   misma   del   acto   de   decidir,   que   es   hacia   donde   apunta   la    
filoso a.  
Si  la  filoso a   ene  algún  objeto  es  ese  punto  extremo  en  que  toda  aserción    
es  incierta  y  si   ene  algún  método  es  el  que  implica  adoptar  la    incer dumbre  
y  la  excepcionalidad  como  forma  de  pensar  y  el  ensayo  como    tes monio  del  
esfuerzo.   Por   eso   también   los   grandes   sistemas   filosóficos   terminan   siendo  
grandes  ensayos  sobre  los  que  aún  se  sigue  ensayando  y  por    eso  también  se  
en ende  que  la  ironía  y  la  paradoja  sean  estrategias   picamente  filosóficas.
Y   por   la   índole   de   su   oficio,   la   filoso a   es   una   de   las   pocas   disciplinas  
intelectuales  que,  a  pesar  de  su  ins tucionalización,  aún  conserva  parte  de    una  
de  los  ideales  más  ubérrimos  de  la  cultura  clásica  según  la  cual  la    escuela  es  el  
lugar  donde  se  cul va  el  pensamiento  sin  limitaciones  y    afugias  y  es  por  ello  
mismo  el  lugar  del  ocio,  no  del  negocio.
  Y,   consecuente,   la   filoso a   se   ha   des nado   a   esa   tradición,   tanto   de  
lugar    como  de  oficio,  alimentada  de  la  misma  idea  primordial  según  la  cual  
toda    decisión  en  ese  punto  extremo  sigue  siendo  incierta  por  más  que  logre  
un    consenso  que  la  haga  creíble  porque  los  consensos  mismos  no  son  ciertos    
aunque   sean   seguros.   Frente   al   afán   de   certeza   y   seguridad   que   para   otros  
efectos   y   en   otras   ac vidades   resulta   lo   normal,   semejante   inseguridad   de  
lugar  y  de  modo  resulta  anormal.  Pero  para  la  ac vidad  filosófica  es  lo  normal,  
lo  cual  la  hace  diferente  de  todo  sistema  de  creencias  incluidas  las  creencias  
ligadas  a  las  ciencias.  
Pero  a  contrapelo  de  lo  que  habitualmente  se  piensa,  ese  lugar  y  ese  
modo   no   está   situado   ni   por   debajo,   ni   por   encima,   sino   al   lado   de   otras  
ac vidades  y  de  otras  ocupaciones,  por  lo  cual  la  filoso a,  a  pesar  de  todo,  
forma  parte  de  las  ac vidades  normales  de  los  hombres  aunque  es  poco  usual  
que  los  hombres  la  tomen  como  una  ocupación  y  menos  como  un  oficio.  

32

¿Para  qué  sirve  la  filoso a?

Por   supuesto   que   las   ciencias   también   se   ocupan   de   las   decisiones  
excepcionales  y  cruciales,  pero  sólo  muy  ocasionalmente;  su  trabajo  normal  
no   consiste   en   controver r,   sino   en   confirmar   y   por   ello   sus   resultados  
resultan  acumula vos.  Sólo  muy  excepcionalmente,  durante  períodos  de  crisis  
cien ficas  estructurales,  de  inseguridades  profundas,  el  trabajo  cien fico  y  el  
filosófico  llegan  a  iden ficarse.
  Me   parece   que   por   eso   la   filoso a   ha   adquirido   un   cierto   aire   de    
extrañamiento  histórico,  una  imagen  de  ac vidad  extraordinaria,  interesante  
pero   inú l,   que   parece   transmi rle   a   los   filósofos,   incluso   a   los   retoños,   un  
hálito  de  desapacible  intelectualidad  o  un  ensimismamiento  distante  o  un   po  
de  rareza  enigmá ca  que  muchos  ves mos  con  esmero,  como  si  exis era  una  
especie  de  sico pia  filosófica  gremial.  Y  yo  creo  que  es  una  imagen    ajustada.  
Porque  lo  que  hace  dis nta  a  la  Filoso a  -­‐con  mayúscula-­‐    inclusive  de  todas  las  
filoso as  históricas  y  de  todos  los  sistemas  filosóficos  es  que  termina  siempre  
revisando  sus  propias  creaciones.  
No   puede   ser   raro   entonces   que   el   filósofo   viva   una   vida   excepcional  
–aunque  ni  mejor  ni  peor  que  otras-­‐  si  por  tal  entendemos  que  su  ocupación  
son  los  problemas  y  no  las  soluciones.
Y  ello  no  necesariamente  implica  que  la  persona  que  se  ocupa  con    los  
problemas  filosóficos  sea  ella  misma  problemá ca,  rara,  excepcional  en  relación  
con  las  formalidades  normales  del  decoro  social.  Pero  bien  podría  serlo,  porque  
aunque   eso   sí   sería   muy   raro,   podría   exis r   algo   así   como   un   es lo   de   vida  
filosófico.  Todavía  no  sabemos  si  la  inusual  personalidad  de  Sócrates  tuvo  carne  
y  hueso  con  biogra a  dis nta  de  la  de  los  Diálogos  de  Platón,  en  contraste  con  
lo  que  sabemos  de  Nietzsche,  que  se  entristecía  con    la  imagen  que  se  podía  
deducir  de  su  filoso a.  Resulta  bien  di cil  saber  si  entre  la  maraña  de  las  causas  
de  la  angus a  existencial,  las  angus as  filosóficas  ocupan  un  lugar  o  producen  
iguales  o  parecidos  traumas  a  los  de  aquella,  porque  de  ser  así  tendríamos  una  
causa  más  del  estrés:  el  estrés  filosófico.  
Creo  que  resulta  ineludible  que  a  esta  original  forma  de  ser  de  la    filoso a,  
el  ocuparse  de  los  fundamentos  de  las  decisiones  excepcionales,  la  acompañe  
una  fama  promovida  por  un  malentendido  de  esa  versión  y  que  ha  llegado  a  
cons tuir  una  especie  de  filoso a  paralela  con  igual  o  mayor  desarrollo  que  la  
filoso a  original.  Coincidiendo  con  la  versión  original  según  la  cual  la  filoso a  

33

Fabio  Humberto  Giraldo  Jiménez

se   ocupa   de   aquello   que   excede   la   capacidad   de   la   racionalidad   cien fico-­‐
técnica  o  el  bálsamo  de  la  religión,    se  deduce    falsamente  que  la  inves gación  
filosófica  es  más  abierta,  más  informal,  menos  exigente,  menos  disciplinada,  
más  discrecional,  como  un  especie  de  discurso  en nemá co.  Eso  convierte  a  la  
filoso a  en  la  muleta  de  la  ciencia  o  de  las  ideologías  o  de  las  religiones,  como  
una  fuente  alterna va  de  cien ficidad  o  instrumento  más  o  menos  arbitrario  
de   integración   de   lo   incierto   y   lo   enigmá co.   Y   entonces   se   iden fica   a   la  
filoso a  con  el  sen do  común,  con  la  paciencia,  con  la  equidad,  con  la  mesura,  
con  la  conciencia,  con  la  jus cia,  con  el  equilibrio,  con  el  buen  juicio  o  con  la  
especulación  pura.  Con  lo  cual  además  la  filoso a  se  acredita  o  se  desacredita  
según  el  éxito  de  aquello  de  lo  cual  es  muleta,  quitándole  crédito  propio.  
Supongo   que   a   esa   filoso a   se   refieren   quienes,   con   razón   sobrada,  
afirman  que  con  la  filoso a,  sin  ella  o  a  pesar  de  ella,  el  mundo  sigue  tal  cual;  
porque  quienes  eso  concluyen   enen  la  cer dumbre  del  que,  situado  en  una  
concepción  fatalista  de  la  historia,  considera  que  a  pesar  de  todo  el  progreso  
cien fico   y   técnico,   el   hombre   civilizado   de   hoy   no   es   más   virtuoso   que   el  
primi vo  aunque  sea  más  sofis cado  y  que  la  filoso a,  que   ene  como  uno  de  
sus  fines  primordiales  pensar  sobre  la  mejor  forma  de  vida  posible,  no  le  ha  
agregado  nada  al  resultado  mísero  de  siempre  porque  no   ene  un  recetario  
confiable  sobre  la  mejor  de  las  vidas  posibles.  Para  semejante  conclusión  no  es  
nada  di cil  allanar  el  camino;  y  con  tan  evasivo  derro smo  toda  la  civilización  
es  insa sfactoria.
O  también  resulta  fácil  deducir  que  con  esa  filoso a  se  puede  todo,  cuando  
se  cree  que  es  una  solución  que   ene  la  virtud  de  corregir  la  incer dumbre  y  
se  le  asigna  el  valor  terapéu co  de  sanar  la  falla  estructural  que  comporta  toda  
decisión  sobre  los  casos  excepcionales.  Con  esta  forma  de  evasión  del  mundo  
provocada  por  la  fatuidad,  la  filoso a  sería  un  sus tuto  alterna vo  dispuesto  
en  el  bo quín  de  los  placebos  y  el  filósofo  un  vendedor  de  potenciadores  de  la  
tosca  y  mísera  materia  humana.  
Situados  en  estos  dos  puntos  de  vista,  la  filoso a  nos  puede  conducir  a  la  
resignación  o  a  la  ira,  a  la  contemplación  o  a  la  acción,  al  cinismo  o  al  altruismo,  
al  descreimiento  o  a  la  fe.  No  sobra  decir  que  con  el  pesimismo  no  habría  ningún  
futuro  para  la  pregunta  sobre  su  u lidad  social  y  que  con  el  op mismo  al  que  
nos  referimos,  se  podrían  sacar  no  pocos  beneficios  y  una  respuesta  precisa  

34

¿Para  qué  sirve  la  filoso a?

a   sus   réditos.   En   efecto,   si   se   la   considera   como   deshacedora   de   entuertos,  
correctora  de  yerros  o    remedio  para  lo  inexplicable,  podría  ocurrir  que  cada  
quien,  con  posibilidades  de  pago,      contrate  un  filósofo  de  cabecera.
El  defecto  de  estas  dos  concepciones  es  considerar  a  la  filoso a  como  
un   sus tuto   de   la   ineliminable   incer dumbre   de   toda   decisión,   sobre   todo  
de  las  excepcionales,    y  una  terapia  para  la  angus a  que  produce,  bien  que  
en   una   posición   se   sea   pesimista   y   en   otra   un   ingenuo.   En   ambos   casos   se  
le   pide   un   recurso   que   sólo   los   dioses   pueden   proveer   porque   está   por  
encima   de   cualquier   posibilidad   humana.   Esta   confusión   ha   sido   la   fuente  
de   la   iden ficación   tan   común   entre   filoso a   y   religión   o   entre   filoso a   y    
aquello  a  lo  que  se  refieren  libros  como  El  Código  D`vinci.    La  confusión  que  
supone  considerarla  como  sus tuto  o  complemento  supletorio  del  ineludible  
“demás”   de   incer dumbre   de   las   decisiones,   le   endilga   en   consecuencia   la  
capacidad  de  eludirla  o  de  sanarla  o  de  guardar  las  apariencias  con  soluciones  
parciales.
Hemos   querido   decir   hasta   aquí   que   el   objeto   de   la   filoso a   son   los    
fundamentos  de  las  decisiones  excepcionales  y  que  por  tanto  su  método  es  
excepcional;  que  ello  implica  a  su  vez  que  sea  una  disciplina  excepcional  y  que  
los   filósofos   tengan   una   ocupación   excepcional   aunque   no   necesariamente  
una  forma  extraña  de  vida.  
Hemos  dicho  también  que  la  integridad  en  su  tradición  se  basa  en  que  se  
ha  ocupado  de  lo  mismo,  de  la  misma  manera  aunque  cada  filósofo  le  imprima  
una   caracterís ca   especial   a   sus   respuestas.   Que   su   aparente   eternidad   y  
su   imagen   de   quietud,   se   debe   a   que   los   problemas   fundamentales   son   los  
mismos  aunque  en  las  dis ntas  versiones  históricas.  Que  su  aparente  inu lidad  
se  debe  a  que  se  le  pide  aquello  para  lo  que  no  está  hecha  o  más  de  lo  que  
puede   hacer.   Que   si   la   filoso a   cumple   alguna   función   es   la   de   deshacer   la  
ilusión   de  toda  solución   aparente.  Que  si   ese  es  el  objeto  de  la   filoso a,   su  
función  —para  responder  de  una  vez  a  la  pregunta  del  foro—  es  el  control  de  
las  decisiones  y  de  los  que  deciden  mediante  el  conocimiento  y  que  esta  es  la  
forma  más  sofis cada  de  control  del  saber  sobre  cualquier  forma  de  poder.  
Que,  en  consecuencia,  la  función  de  la  filoso a  resulta  ser  incómoda.  
Y   llegados   a  este  punto   resulta  inevitable   la   pregunta   ¿Para   qué   sirve  
un  filósofo?  Y  la  respuesta  consecuente  con  lo  dicho  no  puede  otra  que  esta:  
un  filósofo  sirve  para  filosofar.  Y,  entonces,  ¿Cualquiera  puede  ser  filósofo?  Si.  

35

Fabio  Humberto  Giraldo  Jiménez

Si   ene  la  voluntad  de  serlo  ¿Filosofar  requiere  algún  adiestramiento?  Si.  El  
de  cualquier  disciplina  que  exige  pasión  y  dedicación  ¿Tiene  algo  de  especial  
ese  adiestramiento?  Si,  porque  es  excepcional  como  su  objeto  y  su  método  
¿Requiere   escolaridad?   No   es   necesaria   ni   suficiente,   pero   los   profesores   la  
recomendamos.  ¿Tiene  la  filoso a  alguna  función  social  especial?  Si.  La  que  
cada  uno  le  imprima  porque,  en  todo  caso,  no  es  un  fin  en  si  misma    y  en  ese  
sen do  está  atada  al  compromiso  de  no  eludir  su  originalidad:  cues onar  los  
fundamentos  de  toda  decisión.  
Pero   aunque   su   objeto   y   su   método   sean   excepcionales,   vista   desde  
adentro,   la   excepcionalidad   del   trabajo   filosófico   resulta   normal,   propio  
de    la  disciplina  y  de  su  tradición  y  apropiado  para  ellas.  Visto  desde  afuera  
se   comporta   como   cualquier   otro   trabajo   intelectual   que   cuando   ingresa   a  
la   escolaridad   de   las   academias   adquiere   hábitos   disciplinares,   sistemas   de  
escalafón  y  compromisos  sociales  profesionales.
Y  esta  filoso a  de  las  academias  actuales,  la  filoso a  profesional,  la  más  
histórica  y  prosaica  de  todas  hasta  el  punto  de  la  manualidad,  es  la  responsable  
de  la  existencia  misma  de  la  filoso a.  En  contraste  con  la  alcurnia  sin  mácula  
histórica   de   la   filoso a,   es   su   soporte   técnico.   Es   la   filoso a   normal,   no   la  
extraordinaria  de  los  grandes  filósofos;  pero  es  la  que  permite  la  complejidad  
sobre   la   que   resalta   o   puede   resaltar   lo   magnífico,   lo   excepcional.   Es   la  
materia  prima  de  la  filoso a  con  mayúscula.  Es  lo  que  la  ciencia  normal  para  
las   revoluciones   cien ficas:   su   caldo   de   cul vo.   La   inmensa   mayoría   de   los  
filósofos  nos  dedicamos  con  ahínco,  disciplina  y  tesón  a  esa  tarea  que  resulta  de  
apariencia  insignificante  ante  los  grandes  sistemas  filosóficos  y  ante  la  herida  
abierta  a  la  normalidad  por  los  grandes  filósofos.  Nosotros  las  preparamos;  sin  
nuestro  trabajo  no  exis rían.  Y  la  sociedad  no  se  pensaría  a  si  misma.  
Pero  resulta  que  aún  dentro  de  los  límites  que  le  pueden  establecer  los  
compromisos  ins tucionales,  esa  filoso a  normal  tampoco   ene  una  frontera  
clara;  en  un  extremo  ralla  con  la  creación  de  la  más  libre  imaginación  y  en  otro  
ralla  con  todo  lo  que  se  refiere  a  la  salud  del  hombre,  desde  la  medicina  hasta  
la  polí ca.  Al  fin    y  al  cabo,  se  nutre  del  mismo  lenguaje  al  que  están  vinculados  
los  valores  con  los  cuales  convivimos  y  que  puede  reunir  en  un  mismo  discurso  y  
en  una  misma  persona  al  saber,  a  la  experiencia,  a  la  instrucción,  a  la  sabiduría,  
a  la  ciencia  con  la  habilidad,  la  destreza,  la  pericia,  el  ingenio,  la  agudeza,  la  
sagacidad,   la   perspicacia,   la   astucia,     la   seducción   y   que   con   determinadas  

36

¿Para  qué  sirve  la  filoso a?

dosis   de   prudencia,   cordura   y   amabilidad   pueden   hacer   un   poeta,   ar sta,  
maestro,   sabio,   orador,   retórico,   adivino,   su l,     profundo,   oscuro,   abstruso,  
recóndito,  diestro,  ambidiestro,  astuto,  agudo,  hábil,  capcioso  o  también  un  
sofista,   un   charlatán,     un   impostor,   un   descarado   y   ambas   personalidades  
pueden     ser     agrias,   aborrecibles,   odiosas   pero   igualmente   ingeniosas,   ¿  
imagina vas  e  indulgentes.

37