You are on page 1of 2

La ciencia en Roma

La antigua civilización romana tuvo una serie de avances científicos y tecnológicos muy
importantes, grandiosos para su época, esto los hizo convertirse en la civilización con mayor
extensión territorial (en su época de apogeo, llegó a abarcar desde la Gran Bretaña al desierto del
Sahara y desde la Península Ibérica al Éufrates), provocando un importante florecimiento cultural
en cada lugar en el que gobernó.
Roma no fue un pueblo de notables científicos como si lo fue Grecia, sin embargo sus realizaciones
técnicas y su racional capacidad para de planificar los lleva grandes logros que se distinguen por
siempre ser hechos con fines prácticos.
Los romanos se dedicaron principalmente a recopilar y adaptar fuentes griegas, con especial
atención a las ciencias aplicadas y a la técnica, así como a la medicina. Buscaron sólo la aplicación
concreta de las verdades que encontraban; esto debido al carácter sumamente practico y utilitario
del pueblo romano. Todo lo que la ciencia podía aportar al perfeccionamiento agricultura o de la
técnica bélica, de la navegación o de la ingeniería, fue ampliamente asimilado y desarrollado.
Roma era una nación ocupada en sus actividades bélicas que aunque numerosas no mermaron su
desarrollo, más bien acentuaron sus faces principales y les permitieron aprovecharse de los avances
científicos y tecnológicos de otras civilizaciones. Por ejemplo se pueden tomar las maquinas
diseñadas para la guerra del siracusano Arquímedes que los romanos muy bien utilizaron en su
favor.
La ciencia pura de carácter especulativo, como se había desarrollado entre los griegos, no cautivo,
el interés romano. A diferencia de los griegos, manifestaron poca afición por la filosofía y las
ciencias abstractas.
La civilización romana adquirió un nivel altísimo en ingeniería, aun lo podemos comprobar en
algunas ciudades en la actualidad. Para ello tuvieron que tener un álgebra muy desarrollada.
También con ellos de la ingeniería, fue ampliamente asimilado y desarrollado.
Roma era una nación ocupada en sus actividades bélicas que aunque numerosas no mermaron su
desarrollo, más bien acentuaron sus faces principales y les permitieron aprovecharse de los avances
científicos y tecnológicos de otras civilizaciones. Por ejemplo se pueden tomar las maquinas
diseñadas para la guerra del siracusano Arquímedes que los romanos muy bien utilizaron en su
favor.
La ciencia pura de carácter especulativo, como se había desarrollado entre los griegos, no cautivo,
el interés romano. A diferencia de los griegos, manifestaron poca afición por la filosofía y las
ciencias abstractas.
La civilización romana adquirió un nivel altísimo en ingeniería, aun lo podemos comprobar en
algunas ciudades en la actualidad. Para ello tuvieron que tener un álgebra muy desarrollada.
También con ellos apareció el Abaco que podía usarse en distintas operaciones. Sin embargo no
conocían el número cero ni los números decimales y la nomenclatura de sus números hacía muy
difícil su uso en sumas y restas y demás operaciones aritméticas. De hecho siempre se ha dicho que
una de las ventajas que trajo la notación decimal fue el hacer la multiplicación mucho más fácil.
La deficiencia en el sistema de signos impidió el pleno desarrollo de las ciencias exactas, además de
que el pueblo romano no mostraba inclinación ante la rama de un saber tan abstracto como son las
matemáticas, los romanos limitaban esta ciencia al arte de contar y medir.
Así, el calendario estaba lleno de toda clase de irregularidades. Los meses venían determinados por
el movimiento lunar, mientras que los años se ordenaban por el curso solar, los pontífices

. en cambio. La religión. aquella no pretendía ser más que una descripción de los panteones y de las virtudes de cada dios. o a lo sumo inculcar una devoción interesada por los favores divinos. no prometía ni salvación eterna ni más allá.intercalaban los periodos necesarios para evitar las desigualdades a las que este sistema daba lugar. estaba muy poco relacionada con las reglas de vida o las ideas acerca de la muerte y el más allá. los dioses simplemente eran protectores o curadores de enfermedades.