You are on page 1of 9

Daniela Ivonne Herrera de la Cruz

Seminario: Historia de la fotografía en México
La ficción de la verdad: la fotografía y las puestas en escena
En el siglo XIX se creía que la fotografía era una muestra de verdad. No había
nada más certero que la imagen que reproducía una cámara fotográfica, ya que la
mano del hombre no intervenía en la creación de las imágenes. Pero ¿hasta qué
punto esta es una afirmación que podemos creer? ¿Todas las fotografías
representan “lo verdadero”, el esto ha sido que Roland Barthes defendía en su
obra? En el presente que vivimos es fácil dar respuesta a estas preguntas, pues
existen un sinnúmero de reflexiones al respecto y trabajos que nos ayudan a
entender el hecho fotográfico, pero en el momento en que estas imágenes
surgieron, era claro que no se ponía en duda la verdad y lo fidedigno de su ser.
Las lecturas que en esta ocasión se tratan tienen que ver con esta cuestión,
la puesta en escena para las fotografías, pues los estudios fotográficos eso
lograron hacer, poner un escenario en donde lo fotografiado diera como resultado
una ficción fidedigna. José Antonio Rodríguez en su texto del libro Nuevo León,
imágenes de nuestra memoria1, da constancia de estos actos. En primer lugar
señala que la fotografía durante todo el siglo XIX trató de definirse a sí misma; en
un principio se autodefinía como arte: algunos pensadores de aquella época
dudaron de esto, tal es el caso de Baudelaire, el que sostenía que la fotografía era
una servidora de las ciencias, que su función se limitaba a documentar.

1

José Antonio Rodríguez, “Un acto de ficción (fidedigna)”, en Nuevo León. Imágenes de nuestra memoria,
México, Consejo para la cultura y las artes de Nuevo León, 2004, pp. 105-118.

1

y es claro que para entenderlas poder interpretarlas hay que ubicarlas en este contexto propio para entender que. 3 2 . espacio entre los objetos. En algún momento de la historia de la fotografía se desarrolló la práctica llamada “pictorialismo”. Los interiores exhibibles que se presumen propios”3. Ibídem. Todo lo que pasaba en un retrato era parte de un ideal. Las personas que acudían gustosas a estos espacios. son parte de un momento histórico determinado. inducida por lo anímico”2. 113. al contrario. creían que lo que hacían era arte. de algo que se quería representar.Los fotógrafos no pensaban de esta manera.“se puede[n] traducir como un imaginario. todos los elementos que se encuentran en una fotografía –poses. En las ciudades más importantes del mundo. como lo menciona el autor. p. algo de lo que se pretendía dejar constancia. 4 Ibídem. El retrato era por excelencia el género fotográfico que se desarrolló durante el siglo XIX y empezado el siglo XX. En gran parte de los retratos es claro que lo que se quiere mostrar es la pertenencia a cierta clase social. tenían la idea de que la fotografía no mentía. el que más adelante se va a abordar en este trabajo. 117. “[…] un positivismo de entre siglos que enarboló en México la paz. se instalaron gran número de estudios con profesionales que se dedicaban a hacer retratos. Los escenarios recreados en los estudios pretendían dar “la ilusión residencial de un espacio de la cotidianeidad expresamente construida. fondos. y México no fue la excepción. es decir una ilusión. iluminación. “el 2 Ibídem. esto es. Estas imágenes. a un estatus de vida determinado. el orden y el progreso” 4. p. p. una imagen mental preestablecida. 110. como lo menciona José Antonio Rodríguez. aunque es claro que todo en ella era ficción.

pues es una manera de cómo ser visto por el otro y por uno mismo. contaban con una nueva herramienta que les permitía divulgar lo que habían visto y resultaba diferente. Los textos. los que ilustraban las obras. y por el otro elegir la manera en cómo será recordado. 89. pp. Las imágenes que se tomaban mediante técnicas fotográficas se pasan a los libros en forma de grabados que fungían como ilustraciones. los que se encargaron de construir la imagen de los otros. en Antropología. a finales del siglo XIX. la manera en como los extranjeros 5 Ídem. Sobre esto nos habla José Antonio Rodríguez en el artículo “Los libros de viaje y las imágenes”6. Como estas imágenes habían sido tomadas de fotografías. Los viajeros que llegaban a sitios desconocidos. Dice el autor que “el mundo más allá de Europa pudo conocerse así por medio de la fotografía y su cauda de aparentes verdades”7. “Los libros de viaje y las imágenes”. fueron los viajeros y los libros en los que escribieron sus vivencias durante sus viajes. México. de los mexicanos. 75-84. exótico y hasta cierto punto fascinante: la fotografía. 2010.retrato quiere ser […] fuente ineludible de afirmación veraz de la gallardía y de la hermosura en armoniosa conjunción”5. p. no. pero principalmente. El retrato ofrece a las personas que acuden a los estudios con profesionales. nunca se dudaba de la verdad que mostraban. por un lado. reforzados por las imágenes “verdaderas” crearon un imaginario. mayo-agosto. 75-76. José Antonio Rodríguez. 7 Ibídem. 6 3 . Boletín oficial del Instituto de Antropología e Historia. en este caso. En algunas ocasiones. Es por esta razón que se eligió la mejor ropa y la mejor pose. inmortalizarse para la posteridad.

El estudio de las imágenes de estos libros de viajeros. como lo menciona el autor. muchos fotógrafos para validar su actividad como arte. Este tratado y muchos propios de su época. “la producción de imágenes de viajeros […] cubrían una necesidad de consumo de imágenes más reales sobre el mundo. 80. p. 81. sociedades que por no estar en el mismo nivel civilizatorio resultaban “objetos” que valía la pena ser registrados. p. “ni quien pensara entonces que de todas maneras detrás de ese aparente acto mecánico de la impresión de una placa estaba oculta la conciencia de quien producía las imágenes”8. Barcelona. Se escribieron varios textos al respecto.percibían a sociedades nuevas y distintas a ellos. en este caso de quien la utiliza como ilustración y de quien hace la toma fotográfica. pues nos permiten acercarnos a las reglas que se tenían para llevar a cabo su trabajo y para ser considerado un 8 Ibídem. 41-51. se acercaron a los conocimientos y formas de representación y trabajo que ofrecía la pintura. y los consumidores/receptores que asumían que esas imágenes eran plenamente objetivas. Estética fotográfica. Además que tienen una finalidad. Eso es otro punto que se debe tener en cuenta. ninguna imagen fotográfica es inocente. resultan muy interesantes. 1894. Blume. 9 4 . Como se mencionó antes. La fotografía. pero el que tuvimos oportunidad de conocer fue el de Henry Peach Robinson10. Ibídem. ha sido dejada de lado y hasta hace muy poco hay especialistas interesados en llevarla a cabo. como lo señala la lectura. tiene una carga ideológica. 10 Joan Fontcuberta. estas reproducciones de fotografías crearon un imaginario que ha perdurado a pesar del paso del tiempo. pp. sin ninguna intención detrás”9. Este fue el propósito directo pero indirectamente. selección de textos. recién surgida en el siglo XIX no era puesta en duda.

68-72. astronómicos. pp. y el artista sólo desea producir obras de arte […]. 12 5 . antropológicos hasta su división propiamente artística. es interesante leer las técnicas de positivado combinado y la idea que se tenía de ser buen y mal fotógrafo: […] el conocimiento de los métodos empleados influye mucho más que el conocimiento de la naturaleza para extraer la conclusión inevitable de que algo está equivocado. 14 Ibídem. sea cual sea su método de producción11. p. nos muestran la manera como era concebida. para generar texturas diferentes y colorear de manera acertada las fotografías. pp. Peter Henry Emerson12. Poca confianza en sus propias observaciones muestran aquellos que no tienen fuerza de decir “Eso está bien” o “Esto está mal. del grabador. 51. En este tratado en especial. acusa a la fotografía de querer ser comparada por la pintura. 52-67. Las divisiones que el arte fotográfico tiene. pero que esto nunca ocurrirá. que es la que “[…] aspira solamente a dar placer estético. el siglo XIX no sólo fue un momento de 11 Ibídem. en sus escritos sobre fotografía explica el uso que se le ha dado desde su aparición hasta el año que escribe (1889). Sólo los fotógrafos calificados mediante una instrucción artística y su obra pertenecen a esta clase” 13. p. El camino a seguir entonces es el pictorialismo para aprender y lograr buenos resultados. En otro de sus textos. Como podemos ver. pues a la imagen fotográfica le faltan los colores que la pintura tiene.fotógrafo en toda la extensión de la palabra. Esto radica en el uso de las técnicas del pintor. 58-59. Con el desarrollo de la fotografía a color en años posteriores ¿se tendría la misma concepción? Finalmente el texto de Robert Demachy14. 13 Ibídem. Ibídem. Por su parte. habla sobre la diferencia entre una buena y mala fotografía. desde usos científicos.

Damián Guillén. 46-63. El registro de prostitutas y el de las cárceles. Cit. nunca sabríamos que pertenecen al registro de prostitutas. sino también de experimentación en cuanto a técnicas y formas de representación. son medios de control por parte del Estado para conservar el orden. Paola G. son parte de un medio discursivo. 60. et. Esta identificación es para el ámbito público. nos muestran un interesante estudio acerca de los libros que contenían los registros de las mujeres de la vida pública en la ciudad de Puebla.. pero también fue un siglo donde se pensó en la fotografía como manera de control y orden social. Estos registros se comenzaron a hacer con el gobierno de Maximiliano de Habsburgo y era una manera de control de este sector social. “[son] documentos de identidad y por lo tanto una forma de control que ejerce el poder”16. en el artículo “Ejercicio y construcción de identidades en los retratos de prostitutas del Archivo General Municipal de Puebla”15. ya que en este caso específico. pero las fotografías que entregaban las mujeres para sus registros en los libros eran. Si se separan las imágenes del texto que las acompaña. como los autores señalan. 6 . realidad y objetividad. “Ejercicio y construcción de identidades en los retratos de prostitutas del Archivo General Municipal de Puebla”. verosimilitud. p. era el medio ideal para identificar a una persona en un determinado contexto. en Antropología…. Óp. Las fotografías. Lo interesantes es la propuesta que se hace para poder estudiar fotografías. al. Otro punto que es muy importante entender es que la fotografía.autodefinición para la fotografía. verdad. Esto queda demostrado con los registros de prostitutas que se hicieron tanto en la ciudad de México como en Puebla. el grupo de fotografías que conforman los registros son parte de un todo y así se tienen que leer. 16 Ibídem. como prueba de verdad.. la 15 Claudia I. Los autores de este artículo. Ortega Garay. pp.

retratos realizados para verse a ellas mismas en un ámbito privado. lugares donde trabajaban. lejos de sus contextos originales y es más difícil estudiarlas. como lo definen los autores. Siempre que se tengan objetos como estos.mayor parte de las veces. en el caso de este estudio. pero al mismo tiempo. Muchas veces. este es el motivo por el cual deben estudiarse en conjunto con los libros de registro. Esta doble función de la fotografía nos permite darnos cuenta de lo complicado que es acercarse a hacer un estudio de cualquier fotografía. se homogeneizaba una comunidad de cierto tipo. en este caso las fotografías. Después de haber hecho estas lecturas se llegan a conclusiones que nos ayudan cada vez más a entender las fotografías y estudiarlas. las fotografías están sueltas. 50 7 . También es muy interesante la propuesta que hacen los autores sobre la trayectoria histórica de los objetos. señas particulares y características físicas. En el caso de las fotografías de los registros que el gobierno mandó a hacer. es importante contextualizarlos y entender que las fotografías ofrecen muchos caminos para ser abordadas. “[…] las razones para retratarse […] eran de tipo idealista. los retratos son construcciones. delincuentes o. prostitutas. es muy completa la información que se puede obtener del conjunto completo. Lo primero es que 17 Ibídem. Durante el siglo XIX la fotografía era una práctica activa en la construcción de identidades […]. Se reafirma la idea de las lecturas anteriores. pero en el caso de los registros. Tanto el estudio como las tarjetas de visita contribuyeron juntos a la creación y difusión del arquetipo social”17. se les daba identidades propias al poner nombres. p.

pues permitió el desarrollo de una cultura visual y la experimentación estuvo presente en estos momentos primeros. los estudios que se generen serán anacrónicos y poco confiables. la fotografía. pues desde el momento en el que una imagen tenía la verdad y la realidad las cosas nunca serían igual. es uno de los más importantes.ninguna fotografía es inocente u objetiva. el encuadre. sino que la persona que la tomó tiene mucho que ver con la selección del tema. nos hablan de un cambio en el pensamiento pero sobre todo en la percepción del mundo y de las personas mismas. de estos dos aspectos es importante nunca olvidarse. es muy interesante conocer la trayectoria de la fotografía desde su surgimiento hasta los principios del siglo XX. 8 . El siguiente punto importante a tomar en cuenta es que cada fotografía tiene una historia propia y al mismo tiempo procede de un momento histórico determinado. la revolución que se generó con el descubrimiento de los daguerrotipos y posteriormente. la luz y la construcción o selección del espacio. ya que si se hace. Transitar de una técnica a otra y de una manera de pensar cuál era la fotografía artística y cual no. Finalmente.

Estética fotográfica. no. 89. mayoagosto. México. 2004. Boletín oficial del Instituto de Antropología e Historia. México. Rodríguez. et. Blume. “Un acto de ficción (fidedigna)”.. 2010. selección de textos. Boletín oficial del Instituto de Antropología e Historia. al. Imágenes de nuestra memoria. Paola G. “Los libros de viaje y las imágenes”..Fuentes consultadas. no. mayo-agosto. 1894. Fontcuberta. Consejo para la cultura y las artes de Nuevo León. Damián Guillén. 9 . en Antropología. “Ejercicio y construcción de identidades en los retratos de prostitutas del Archivo General Municipal de Puebla”. en Antropología. Ortega Garay. Barcelona. 89. 2010. en Nuevo León. ____________________. Claudia I. Joan. México. José Antonio.