You are on page 1of 19

EL CAZADOR DE ARCOs IRIS

© 2009, Hernán Garrido-Lecca
© De esta edición:
2013, Santillana S. A.
Av. Primavera 2160, Lima 33 - Perú
Un sello editorial de Santillana S. A., que edita en:
• España • Argentina • Bolivia • Brasil • Colombia • Costa Rica
• Chile • Ecuador • El Salvador • EE. UU. • Guatemala • Honduras
• México • Panamá • Paraguay • Perú • Portugal • Puerto Rico
• República Dominicana • Uruguay • Venezuela

Edición: Ana Loli
Ilus­tra­cio­nes: Carmen García Véliz
Diseño y diagramación: Patricia Soria

ISBN: 978-612-309-124-8
Hecho el depósito legal en la Biblioteca Nacional del Perú Nº 2013-13407
Registro de Proyecto Editorial Nº 31501401300736
Primera edición: octubre 2013
Tiraje: 2 000 ejemplares
Impreso en el Perú - Printed in Peru
Quad Graphics Perú S.A.
Los Frutales 344, Lima 3 – Perú
Todos los derechos reservados.
Esta publicación no puede ser reproducida, ni en todo ni en parte, ni registrada en, o transmitida por,
un sistema de recuperación de información, en ninguna forma y por ningún medio, sea mecánico,
fotoquímico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia, o cualquier otro, sin el permiso previo
por escrito de la Editorial.

Hernán Garrido-Lecca Ilustraciones: Carmen García .

The answer is blowin’ in the wind.How many roads must a man walk down Before you call him a man? Yes. ‘n’ how many seas must a white dove sail Before she sleeps in the sand? Yes. my friend. Bob Dylan . is blowin’ in the wind. ‘n’ how many times must the cannon balls fly Before they’re forever banned? The answer.

.

Solo hubo. un enorme genio aparecido de la nada. 11 . No hubo ni lámpara maravillosa ni mucho menos nadie que frotara artefacto alguno. desde lo más profundo del océano Índico. emergió de repente —muy cerca de la playa— un enorme genio malgeniado.I De cómo y dónde apareció Yaipán e hizo que todos los vientos soplasen en una sola dirección H ace algún y mucho tiempo. cerca de la isla de Zanzíbar. insisto.

.

tenía la cara blanca. este genio era blanco y negro. como de una noche sin luna. profusas cejas negras. largas y negras pestañas y gruesos labios negros. los ojos negros azabache. sin embargo. que encerraban grandes y desiguales dientes blancos y negros que parecían el teclado de un piano. Sí.S e parecía a casi todos los otros genios de los que los navegantes de esos mares habían escuchado hablar. 13 .

. aunque las mantenía unidas.S us brazos grandes eran también negros. como ensortijadas. Y tenía dos piernas también negras. y se movía como si fuese un remolino desplazándose a unos centímetros del suelo. pero terminaban en dos manos blancas como la nieve de los glaciares perpetuos de la Antártica.

De la cabeza le colgaba una larga trenza hecha de cabellos negros y brillantes. que amarraba al final con dos grandes bolas blancas atadas entre sí. muy suelto. repito. por supuesto. era muy pero muy malgeniado. Rugía y rugía sin parar en una lengua incomprensible. porque si no. . no me entenderías.Vestía una especie de pijama de mangas cortas y pantalón corto. rayado en su diseño y blanco y negro. Y.

.

ero eso fue solo el comienzo. navegantes. este genio. que atónitos miraban desde sus embarcaciones o desde la playa lo que sucedía. Y lo que resultó definitivamente inexplicable fue que inmediatamente después comunicó a todos los pescadores. 17 . comerciantes y artesanos. que pediría y se concedería a sí mismo tres deseos… (sí. entendiste bien: los tres deseos serían para él mismo). anunció que no concedería deseos a nadie. A diferencia de los genios de todas las otras historias de genios. al desperezarse de lo que seguramente había sido un largo sueño.

Poco después. porque me viene en gana. me pido a mí mismo. el genio más grande de la historia. Yaipán. que los vientos en todos los océanos vayan en una sola dirección —vociferó haciendo gala de su mal genio el malgeniado genio. 18 . los navegantes de los mares del reino de Siam quedaron anonadados ante tan extraño y terrible devenir.S in mucho preámbulo y ante todos los testigos aún sorprendidos. fueron las primeras en ver cómo eso sucedió. se pidió a sí mismo su primer deseo: —Yo. Las gentes que vivían entre las costas orientales de África y las playas del oeste de la India. asustadas.

.

.

Los Navajo hablan el idioma que habla el viento y le susurran sus problemas.A l atardecer de ese día. el pueblo Navajo entristeció al escuchar el lamento de los propios vientos que llegaban a América del Norte. 21 . y los vientos suelen contarles todas las historias de sus viajes. Es que los Navajo han sido amigos de los vientos desde el comienzo de los tiempos.

El deseo cumplido del blanquinegro genio Yaipán trajo muchos problemas. Otras veces. especialmente a los navegantes del Sur. en todos los océanos ya los vientos corrían en una sola dirección: del Nor Oeste al Sur Este. A veces navegas con el viento en popa y todo resulta más fácil. El viento viene por detrás.A l día siguiente. este llega de algún costado y tienes que ceñir la vela para capturarlo y que te lleve hacia donde vas. La navegación a vela es un arte que demanda tesón y paciencia. 22 . infla tu vela y avanzas a gran velocidad.

.L o difícil suele ser. atrapando el viento de lado en lado. de cuando en vez sin otra referencia que el sol o las estrellas. para poder surcar las aguas. cuando el viento viene en contra. casi como engañando al rumbo. y llegar a salvo a tu destino. pues tienes que zigzaguear para avanzar. para el joven navegante.

.

Y así pasó algún y poco tiempo. 25 . cuando el viento descansa y tan solo acaricia los mástiles sin fuerza alguna. con el pasar de los días. Lo cierto es que el terrible deseo del malgeniado genio causó desbarajustes.ero como suele ser el caso. todos los pueblos de la Tierra aprendieron a vivir con ello. que aprovechaban usando largas paletas que sumergían desde sus balsas. cuando la adversidad es grande y afecta a mucha gente. quizá semanas. pero los pueblos del mundo compartieron su sabiduría y aprendieron a vivir con el viento soplando en una sola dirección. Fue una gran oportunidad para que los grandes navegantes de la costa occidental de la América del Sur enseñaran a otros pueblos cómo navegaban ellos por el océano Pacífico ayudados por las corrientes marinas.