You are on page 1of 5

L¡br" ,feo,fa hW,rr¿c¿

Autor, flarc &,n*urtol ,

lepr" heurZ;ru

@e,g^/,kW/l,*qq
'
'1T'
|

LlTllR¿\TUR¿\v¡rnpnr.snNrirclÓN

literario. La novela, género que es el que ha ilustrado con mayor exactitud la

-

certidumbre de l:r reprcsentación, desde la segunda guerra mundial se ha hecho
del objeto, mención de
pasar por objctal, autorrepresentativa
-mostración
la obra por ella misma, negación de cualquier refle.tión y de cualquier reflexividad en el retorno a lo arbitrario dc la elaboración estética. El primado del
concepto escritura, que identifica el escrito estético con el escrito intransitivo, Iibre de Ia relación de objeto y de la obligación de la comunicación prácüca, ha generalizado al conjunto de la creación literaria un rasgo queprimcro se
consideraba característico de la poesía, y ha inscrito en la teoría literaria una

t8
Lit e ratura Y rePre s entac

"'

ió n

I
o.b¡"tiro universalista o típico-; esta
de la represent.aciOl
f.n]remisión también es insEp'arable de la asimilación

:.

@oh"r"ncia,

..f.

con los objetos o
ceso mediante el cual la ábra cstabtece una corresPondencia
de este refe'
disposición
La
refe¡gn!-e'
los
individuos del mundofrFfe¡escia'
t_-^-\_r
'€-=:::-.-,
:;;.nrleenhzadn
Láteofíadela
dcsplazada'
ínan!il externa' in1elna.o
r"r,"

aa

:l

:

*¡fu"n¡rae
j1*H#*H* ;
;prlr"'ffi; t. r. oti"onducid a o, Ta'I!''3lt14i
alaobra Ñobre et modo-dc

-'t
-a

qüffi-";

¡ó

t=PtrEgggtggq"*"l"terna

emparentan la notación de la repreidentificada por:
a*C¿i6" y la de la autonomía de ta obra, objeto en sí misma'
La autonomía;
autotélicos.
genéricos,
los caracteres intrínsecos
-diacríticos,
mundo'
y
del
no
misma
E4
con la autonimia: la obra es afirmación de ella
llion'
de
de la representación.y
iggaét"§{lrmq!¡cación
de la elaboración de la
la ausencia. Mediante e.t"

o

Arffirí-ie

lit¡

i,reifmm;nes
y

''*'

¡a¡iAn ce rrtinrrlnn en el eie i9
de
luro a"l'r""onocimiento que trae la representación, Il3!j§1d44§E-s!-qg
au'
o
la
representación
la
¡a cr.¡ción f ¿" ln receocftue, segúrrprevatezca
el juego de la expresi6n.y delprr

ián"¡""t"ná"ión'r"-"rilliáI-iguiendo

la cancelación de las
tisrná, o según el áel vicío del sujeto "oiigen" y de
trucciones y de las expectativas pragmáticas'
y de Ia
Esta situación teórica y crítica de la representación
la creación literaria'''
de
ción no se distingue del movimiento contemporáneo
sobre el poderde
intenogación
los datos episterñológicos dominanres y de li

.:l

.t

i

f3561

ili

autonomía de la obra, autonomía crítica en Ia medida en que es ella Ia que
i'á.it o." tas dererminaciones y tas enajenaciones de la Historia (Escuela de
mkfurt); exacta reificación y eninación en la medida en que es ella la que
je de la obra una especie de fetiche (Lukács, 1955), autonomía que hasta en el
ismo es desrealización y relación equívoca de Ia obra y del escritor con Io hisico y lo ideológico: la irrealización lraduce a la vez el retorno a la ortodoxia de

ideología y una manera de salir de la reificación (Sartre, 1971-1972).
,Laes!ética y Ia teoría literarja contemporáneas proponen un tercer término
¡éiicusa el doblete de la representación y de la,antirrepresentación. La obra
y-- l- t^Ia
i¡aria.es srgn o puro,'fuera del torniquete de la disposición transitiva de
;posición intransitiva: actualidad continua deun Yo hablo, sin que haya en
exposición de esta enunciación. Caen todo doble, todo simulacro, todo auirómía, tocla interioridad de la obra. La obra del signo puro parcce libre de la
itglogía que versa sobre la oposición de Io referencial y de Io no referencial,

t¡a'

et tglde una positividad del lenguaje. La oUra pres,grva ta
tor (Foucault, 1986).
io vehículo y en el que va
es su

?o-,//-)

3 rencia. Hay convención común que es común lectura y común visión.presentación. y por otra. al víllculo dc esta relación con unA mintética scneral y con la si¡nbólica social. mediante la con: vención y sus impliiaciones culturales. aun cuando se. A la inversa. En el fondo.' i¡iables de la narración. La seudoautobiografía . que remite a una aserción y a una reprs sentación de lo real (Barthes. llega a indicar que el mundo es el conjunto de las referencias abiertas por ld obra. así como H. Convención lingüística. en el tiempo. Iingüísti. No obstante. la referencia externa está excluida.l(. 1957). El relato estí comipletamente regido por Ia notación de Ia causalidad y por el aserto reiterado de ll4 aptitu¿ para Ia referencia de la obra -prevalcncia de las descripciones que son tanto indicios de un lenguaje transparente como de exposición de los objetos del saber. Eljealismo pretende establecer una relación explícita con el obiero v cnront e haga justicia al objeto. Pouleq 1949-1968). Ia que dice que todo está dicho.hg6tl.'. llega a las inconsecuencias del convencionalismo. LA INTENCIÓN REALISTA La intención explícitamente realista de Ia obra de Ia imitación de la -distinta 'naturaleza y de la evocación de los universalessupone que el sujeto del coinocimiento está constituido de manera independiente y que está identificado i'como un individuo: lo real es lo que él siente. Putnam ( I98l ) indica lo inevitable de los estereotipos. el realismo es contrario a las va. es decir. ri de todo lo que aparece: el extremo de la rcpresentación afirma el poder de Ia palabra. para mantener la adecuación del saber y del individuo y para mutti. el debate de la representación y la antirrepresentación es sustituido . el mundo es a condición de que Ia palabra llegue. a los que éste remite y que el lector comparte. sino la expectativa del escritor. el conjunto de datos convencionales.0 ¡e¡x ¡ess¡tnE La obra no puede ni <Iuplicarsc en ella misma ni llegar a lo real. él hace de toda obra mimética el relato quc teje las relaciones entre las palabras justas y que nq es el relato de ninguna cosa ni de nadie de la obra realista. La obvuelve enteramente a Io literario. 1980). l96O) y el análisis de las tipologías espacio-tem: porales que dibuja esta común presencia del sujeto y del objeto (G. que se desea Ia unidad a prio-. la obra.G. Hay que comprender: el realismo no es la cosa. por un personaje y por una acción que es la relación del personaje con los objetos de este lugar y de este momento (I.6i hipótesis cognitiva y proccsos discursivos y fonnales. no hay objetivo referencial. hay juego de reanudación y de refe-. hay que entender . En este punto.'. narrador heterodiei1:gético. ' .iindividuo. consisten en romper Ia unicidad primera 'idp perspectiva del realismo. No es todavía explícita o planteada porque el conocimiento . es también la palabra dcfinitiva. la ambivalencia del realismo se ve acentuada a parltir del siglo xvtn: hay certidumbre de Io real porque hay poder del sujeto del . de una lectura de Zys dans la vallée (1983).. Más allá de las indicaciones sobrb lo3 equívocos de las tesis referenciales y antirreferenciales. La obra realist¡ supone una retórica de la representación (W. Las diversas disposiciones . literarios. que cl primado de la escritura condujera últimamente a Roland Barthes a' una fenomenología de la fotogratia. tal como está ilustrada en las interpretaciones de Hólderlin que propone Heidegger. el texto produce representación en la medida en que se percibe su intertexto. así pues. el realismo no se distingue de un problelma de bbjetivación.conocimiento. . convgn.¿mento. y de . ción estética. culturales.iDecible porque suscita acciones y afectos.r.Ésta. Gadamer.lo que puede dar cuenta. Riffatene (1979) inscribe una ambivalencia esencial en su teoría de Ia producción del texto en la poesía -así.: cos. la partición de la # presentación y la antirrepresentación remite por una parte a Ia relación ent¡u LITERATTIR¿\ Y RnrnnSnNtlCtÓr. entienda que produce sentido y no referencia. Además de Ias implicaciones formales de la prueba.. entonces propiamente diseño y visión del mundo como síntesis. Watt.fque pone en acción Ia narración. son convenciones comunes. Booth. o no es más que la narración de una acción singular y Ifinica.geuí'que'et sistema de las representaciones dibuja las variables de la reprey hace de la obra la exégesis y la prosecución de las mismas. focalización. lo que percibe. saber.. El discurso siempre da derecho a Ia figura.sigue siendo conocimiento para un individuo. represer_¡$Ac¡ón pertenecen a un personaje narradory actor. Co¡no se hace pasar por Ia palabra justa. no es objetivable más que por un ¡. que no son todavía sino texto. La objetivación es la misma de lo real en su diversidad. El movi¡niento reflexivo del c¡ue cs portadora pone al día las paradojas del realismo como clausura discursiva. M. : . Sigue siendo notorio . La fenoi menología hace así de Ia obra el testimonio del encuentro de una conciencia'y r del mundo (H. A partir de que esta acción y íeste saber son de varios individuos.'sistema de representación que no deja de recomponerse.. inseparable de la interdependencia del saber y clel . sino ilusión referencial que descansa totalmente en eljuego de una gramática de los estereotipos verbales y en el de una agra¡ maticalidad.. por el de representación y. Si bien es cierto que. y Ia obra emprende un juego de iones y de designaciones de las relaciones mediante el artificio de las tegias narrativas y mediante el sistema de obligaciones semánticas que . narrador homodiegético. No hay representación más que por un lugar y un mo.fcbnstituye el sistema primero de Ia representación: narración.fp_licar los testimonios de sáber. considerada en su-impersonalidad autonomía y en su falta de relación referencial. esto no rige necesariamente una estética de lapresencia. puntos de vista. .¡ --.

en Ia teoría y la estética literarias. Ia obra. puede ser tomada por real. medio de mediación'porque . que Ia percepción de Ia significancia literaria. sobre cl fondo cle la ilúsión rel'erencial.t'"ti" de duplos define a lavezala represeniación y aius anrirreii'. . convencionalmente. En el campo teórico. que Don Quijote dcscribe a muchos de nosotros que se debaten contra los molinos de viento (N. Jameson.obra'como xi-".referencial ni sólo al artificialismo.¡ái. Esta ':. Esta variable define la obra como una separación y como un retorno alavez a los lenggajes y convenciones disponibles. Roland Barthesnq define una antirepresentación sino una representación que no puede serre-. Las tesis respecto a esto con frecuencia son extremas üonradictorias: relación de la literitura con la historia.I'RF^SENI'ACIÓN sentar un acto de lenguajc de esta índole (S. cualquier descripción sólo vale por sí misma. . Hrushovski. :if v: ^. Lee Ia iiúrlu aporía de Ia oposición una institución "n.define esta dualidad como Iadcuna referencia desdoblada. En Io arbitrario del convencionalismo. perceptible entre :ii. por una separación"ánr". En todos . para que Ia . -la puede que representadahace la no ser saber significancia siempre se percibe :: l'que el. Es nur : 365 . presencia/ausencia de la relación de objeto. vuelven a señalar. por un parte. está abierto el infinito del lenguaje en lo que éste puede describir sin volver a la obligación.social.'gbra extraigq su autoridad. Ia tesis de la antirrepresentación es parte activa en las notaciones sobre Ia producción del texto -generación. La tesis de la antirrepresentación. que no hay referencialidad efectiva y pertinente del texto..ll'f. La antirrepresentación y Ia autorrepresentación corresponden por último a una metúfora heurística (Nceur.do/lógicas . forma nuevos predicados. Y así con toda la obra. La obra es a propósito de una historia de personas así.r -cuyo mado es el abismamiento. 1985). La denotación nula no excluye una forma de referencia.ror. siempre es autorreferencial (Derricla. La ficción.Roland Barthes precisa la paradoja de la antirrepresentación y de la significancia: la significancia no va sin los datos -. indisociable.i. la antirrepresentación no puede ser pura irrealización porque Io . . I 98 ¡ á). iieibitrario del discurso iué¡ve siempre a la función de la convención. autogeneración (J. 1958). iñformativo."prár. Ia signilicancia es evidencia que no puede ser captada. . de la misma manera que Ia representación que no puede ser representada es no obstante representación. 1983)..r" de significaciones.ná"i¿n y antirrepresentación.'i¡iiiento antirreferenciat (Lukács. contemporáneas dc Ias nociones de escritura y de texto. y que esta percepción rivaliza con Ia de Ia mí_: mesis explícita y Ia niega para at'ectar a una evidencia que tiene parte activaen : Io visible. por otra parte. en su arbitrario. explícitos de lo infor¡nativo y de lo simbólico. id esr: sentido "en clemasía". La obra no puede dar cuenta de nada. pero tam-.la:obra y su proyecto. contra Io que se deduce del convencionalismo. significación. separación lo basiante mínima. En el texto hay una desaparición de la denotació.' *. ya sea de Ia ilusión referencial que pretende procuj. sino que permanece tributario de creencias y de opiniones. La l antirrepresentación y la autorrepresentación en Ia obra modelo consü. pintura y pictórico:ffl: mico.. ce cualquier cosa.Sli:Jr¡] I-I'I'5R. I 984). ci6n pueda ser reducida al campo de la operación denotativa y aun cuando lo que se utiliza son los signos de la denotación. de lo que pertenece a la conven. t¡na pertinencia objetiva de ta representación y de la antirrepresenS3.a-. Petrey. sino que designa como real este tipo de historia que.\TI'R. En este sentido. La obra no es más que la imago litteraturae y.\ Y Rl. tres niveles de sentido -nivel nicación.aúnqueseaenel realismo. como Ia manera que en ésta se simboliza y como la continuidad í§tórica de Ia escritura. ionvehcionalista.Ii¡o¡i acción. éste no di. poética.itaói0n o de Ia autorrepresentación porque Ia obra posee propiedades que sus iñáteriales no poseen: et realismo no puede volver a la realidad porque no es la lcbpiade etla. La ambivalencia de la que son portadoras representación qqi 1. mundo ficticio estipulapreexistentes a esta estipulación.no puede ser reificada ni en su movimiento ref'erencial ni en su movi.r:n supone convenciones compartidas --+l propio lenguaje en primer lugar.. I 968).'séntido obtuso. queda abotida Ia distinci6n figura/referente (F. nivel de Ia significación. 1975): queda excluido el reino de Ia similitud.noobedecealaobligacióndelenunciadodelarealidad. no obsiante.Iób chsos. siempre modo de ficción de ficciones. Esta prueba hace algo más que tevan. en L.-'piesenración y aurorrepresentación.opera nuevas conexiones. Más esencial aún. . Esta referencia segunda remite al trabajo de redescripci6ó de la obra: redescribir descripción redescri-toda sin que esta operabe. novelesco y pictórico pertenecen a Io obtusc-.la en dcnotación. .!{ 364 JD. ta ficción es.: ción y a la referencia. remite al duplo Ienguaje transitivo/lenguaje intranI sitivo. inmediación/mediación. ya sea ue de las tsi LUuyst¡u¡u¡¡Es convenciones put puestas §t¡¡§ c¡I en auclot¡. no es sino relativa a otros textos.a métaphore vive.t" presentada. Jd De4 goy.no se confunde con el reverso de la representaci{n I únicamente. definida de manera . aunque sea realista. novela y novelesco. Ricardou. 1972).\N 3[:. obra . Enlo arbitrario del convencionalismo. por esto.y en el extremo de las tesis que identifican performativo y poético: la actualidad del texto. la obr:r disponc así un campo de referencia itúerna que se articula más o mcnos ampliamente con un campo de referencia externa qúe gobierna la variable de Ia represcñtación (B. comubién en pintura y en el cine.i.o primaria. EI efecto de real y el efecto de natural corresponden a este inseparable de la convención y de la creencia (Brinker. 1978). así. y a indicar. Pero podemos decir to<javía. Paul Ricceur. Goodman. que escapa al lenguaje y al metalenguaje articulado (1982). en su partición representativa y anti o autorrepresentativa. Cuando distingue film y fílmico.fondo de estereotipos verbales sobre concierne a las cosas". Cuando identilica en un texto. inseparable de Ia instituf. desdc un punto de vista metafórico. que es ilocutoria. nivel simbólico.

El lenguaje no es intersubjetivo Pors-. entendido estrictamente. Por una : ? a. por la otra. . Ce Certeau.q¡ di narración que la identifi¿:an. puestoquedentro del intercambio lingüístico y de la mediación simbólica social. reflejo y espejo de Ia Historia. que en primer Iugar asimila con gran frecuencia el valor cognitivo de Ia obra al realce de ' contradicciones ideológicas de una sociedad. es s icn)pre una metatbrizac¡ón. 1958) y una ficción eversiva (Barthes. Pertenece a un unive$al de esá' índole. ción. 1973): ¿n qtró corrcsponde el hccho de qrre este excedente esté disponible y cuálcs son sus finalidades? En el seno del intercambio lingüístico y simbólico. sino también por sus convenciones. por una parte. -¡te. qüe es un lugar que habla de él mismo. en tanto que expone las condiciones del intercambio lingüístico y de Ia mediación simbólica. con el que se identifican finalmente representación y ani' ! ti o í!utorrepresentación.. Habermas. que son rena de la simbolización social y desaparición de las mediaciones de la ión.inución de la función de rel'lejo. La oposición y la elección entre rePresentación y antirrepresentación cae. no separa Iaevolución de Ia la Pggd" . Con Ia tragedia. El distanciamiento brechtiano enscña dcsdc disaitu p"rrp""tiva que no hay representación sin inquietante extrañeza -sin m. el intercambio lingüístico y simbólico. tura. La propiedad y la función representativa de Ia literatura. esfera pública.discurso son siempre aces. al mismo tiempo que trasciende las condiciones de su producción. Por : esto la ficción es siempre mediadora LA SIMBOLIZACIÓN SOCf .\L EI convencionalismo. por la propiedad dc lo escrito. Jameson.edad r. La posibili. l98l á). como lo señaló Walter Benjamin (1955). En realidad. no en la serie de los acontecimientos en y conocimiento de las prácticas de sino en el conjunto modo. municación y de simtrolización cultr¡rales y por la reanudación de esta obji vación en el juego de lo neutro. esiricto de la ficción: ésta se comprende como una reanudación y una reforinl de Ia manera en que una sociedad se limbollza a símisma. La representación es siempre. 1982). El contexto sociocultural es un contexto de comunicación y de simbofua6n: en términos de simbolización. La ficción.s rellexiva sino práctica --el mito y-su. cl relato de la Historia en el régimen de la escritura (M. ÓN JEAN DESSIERE -representación y contrarrcprescnta- ción. hay representación en la medida en que el espectáculo la abolición de Ia proximidad. se resume en el hccho i de que la literatura se toma entonces por lo que representa un estado. j La paradoja de la obra. dispone que hay' acuerdo de los sujetos sobre las reglas. ha de ser tomada por la objetivación de situaciones. La evolución contemporánea dc la teoría del reflejo. reconocer l¡ llistoria. el derrumbe de Ia notación dc la visión dcl mundo conl¡eva. Sistcma c-o*nstruido de símbolos. Lefort. 1953).\C. la representación se define por una cierta autonomía frente a lo real y pot: un cierto cierre sobre sí misma.de teleología. simboliza su Histt ria y sus poderes a través de sus agentes y sus acciones (L. coerción ideológica. Quéré. juega lo' neutro de Ia ficción que tienc una propiedad histórica: lo neutro perfila Ia alte-' ridad en el tiempo. el univeisal 'l de la intersubjetividad. gyq a" una cultura y de una Historia de la que propone un paradigma dc lcc. ni de artifició'. Si obra deja de ser el espejo crítico de Ia Historia o aquello que se exime dé. puro paso al acto cle imaginación. sino exposición de Ios posibles de los que es portador. dc esta rcpresL'¡rta- teridad.368 interpretativa del modo cn que unl cullura sc representa y. la ficcióií:l Aquí no puede trataise ni de realismo. sola función de información. En una hermcnéutica narrativa de la Historiá. por la propia noción de convención. 1975). de la inmediatez del sentido --este senés reflejo.eples:nTti. Habermas hp ilustrado en particular esta tesis (J. de Ia posi:'t ' bilidad de ta composición de las convenciones y. y por lo tanto es un acceso privilegiado a la Historia. un deve: nir social. Queda excluida una asignación objetiva o ideológica única. esta tesis es una tesis con dos facetas: da cuenta propi. señala esta disolución dc una las " identificación del realismo y de Ia visión del mundo e indica la importancia de las funciones de comunicación.r dad de la traducción da'fe. la obra se comprende en el conjunto social y cogni. y en relación con la historicidad y con Ia mc diación simbólica social. La ficción es Ia repre-: sentación de este además y de este posible. Qón bl mito. pardescripción es la te en sus versiones realistas o descriptivas -la i .resentación literaria de la de los cambios de la.literatura sólo es representación en Ia medida en que se inscribe en esta ¡imbolización global de una sociedad y en la medida en que Ia retoma y la mode Ia his$$ca. hay un ade¡nís y hay un posible.litera¡io. en su textualidad y en su neutro a la vez:fi' j textualidad es et contenido y Ia transferenci4de lo escrito en sf mismo: Io.va de lo. no hay representación propiamente hablando porque esta simbono e. Los relatos literarios son una identificación de eiia índole (F. ella no es irrealización.neul tro remite a lo transhistórico de la ficción-. en consecuencia. De acuerdo con esta Perspecl) tiva. La ficción halla su propicdad y apela a Ia intcrpretación mediante este excc<Jcnle (C. y flnor tu otra. La actualidad de Ia obra es un juicio y un analizador de Ia Historia.-Li ri a: '-t'Ú') LTTER^TU RA Y l{ tIPRES ENT. puede producir el mito o la tragedia. que retoma respectivamente bajo el asPecto de Iauiüb versalidad del texto y delispacio que perfila. La ficción simboliza un espacio público. por la simboliiación. así como Ia oposición entre un realismo crítico (Lukács. .

indican que la gencralidad de la representación resulta de la igualdad de Ios agentes y que las figuras del desmembramiento dan fe de Ia ambivalencia de toda representación -parciaIizar en signos Ia mediación de la que depende.munidad sin regla de los lectores y del Iibro. Todo lo que se escribe hoy sobre ficción. se trata de redefinir rcadistinguir conveniente Es de la repre. Para Auerbach. Al mismo tiempo singularización -ineviiablemcnte de ley de la esPecie deshacerse de deja no mímesis in"r"qu"rit. surge la pregunta esencial que planiiban las tesis sobre la representación y la antirrcpresentación. ¿En qué son . pero esta presuposición y el univérso juega por lo tanto sobre el{on-po.EAN BESSI¿RE 372 Isr. a partir de las tesis usuales de la retórica y de la lingüística. antirrealismo o realismo formal están ambos fuera de Io anagógico y ambos son prácticas del saber que tienen como .scntación y dc la antirreprcscntación. y el otro -la del realismo:la palabra justa y su decir sin residuo. r. Northrop Así pues. respuesta aladiscrenancia de los discursos. Mímesis y mediación. . no obstante. entenclido en doble sentido.la -una deflación de la mímesi. En Ia relación de relación de la literatura y de literario con los otros modos de expresión -la pintura es paradigmática porque vuelve a interrogar histórica y teóricamen¡telo que puede simbolizar con el textr.l" -. Representación.r. Lo literario no remite a algún saiji Urr.señala un impenito ¿et sentido de Io decible. Representación. antirrepresentación. qu" u. . Estos términos siguen siendo im. degradación de éste..r-'liN pía de lo literario y de Ia .u propone Pr vPv¡¡v una : .á no se identiflcan con el referent-e: Toda ficción ios ¡':S . de lo sublime' todo (como sucedei objeto valen por ellos mismos y toda descripción es este valor que hay: Ia de Aquiles)-. heterogeneidad a lo literario' Es gos de lo Iiterario entrc ellos y heterogeneidad de lo real frente a una notación áecir. presuponga la que no realidad de la nada puecte dccir lidad y referente: no se todo discurso tray un univcrso-.lcciúrn. a ia igualdad de lo contemporáneo' en con el "scudo que.1: de úistoria de las relaciones de lo-literario u¡¡s ¡¡¡r.condición la pérdida del origen. la historia de una roesépicosalanovelacontemporánea. La notación de la mímesis sigue siendo. oq. por remisión es lectura ción: esta lectura de Io moderno y de lo contemporáneo sincrépropiamente de un discurso y cle una representación a la Biblia pero -lugar representación. de Ia igualdad de todos Ios sujetos y de todos Ios reales.v¡. mímesis rechaza que Ia comunidad se reconstn¡ya Sobre el poder de Ia reprel. con la constatación de Ia igualclad. Anatomy of criticisrn nt':1t-']:.s: realismo y. Esta def'lación. :habla. "st" del de actuar capacidad la puedan ser clasificados de acuerdo con .sentación. Es el saber de esta actualidad y de esta comunidad -que de los sigigualdad de la comprobación la con esta comunidadil. del personaje: sólo hay personaje principal en Ia medida de apreciar . géneros señalan un contorno decrecien¡e de csta capacidad de ge.y Por lo tanto.por da de Ia simbolización qtre ta hacía posible. The en Frye.¡o. En Roman des origines et gine du roman de Marthe Robert hay que leer otra variante de este juego de la la dualidad discursos y relatos no concuerd¿rn.a"l mundo: muestra la actualidad y Ia serie de singularidades y de igualno es reprett'da¿es. La creación literaria que sigue crítica. autorrePresentación: Io que está aquí en duda es e¡ estatuto y el poder de Io literario.r1¡ -Y literarios ¡ géneros diferentes Los poder. la de no lrata exactamente derna e. La actualidad de Ia teoría de la representación vuelve a esta de los testición de lo heterogéno.delaque la la mfmesis es poriadora lo subli¡ne y quc asegura la perfección de -en ser y todo iguataua de los objetos y ie los seres de lo alto. La historia de la mímesis se acerca al pcnsamiento dc la anti-mírnesis. l:N'l. legible en la historia de la mímesis. lectura y lector. Sc relaciona expiícitámente a la mímesis con la [alta de podcr. potenciahumanaylostímitesdesuejercicio.s ticos. cierta En ción al objeto. '. se destaca por el uso de la teoría tingüística: partición del significante y del significado por Ia com. lit"ro. todo se juega en la evaluación de Ia deflación de la mímesis.fllli '¿ _ :s"ELESTATUTO DE LO LITERARIO : It'l¡r'.On de fi::'. determinada: el pensamiento de Ia antii probación de un falta de comunidad .--"* LITER¿\TI iRr\ Y Rl:i'F: otra a toda do de lo que le es heterogéneo y la propia ficción es heterogénea constata' ficción.'* r¡t' i.'' anti o la en la actualidad y exactamente recíprocos en que uno -la tación.ltto qu" se espera' se. En realidad.con ta simbólica del protagonis:.no-r9-mi1e-.exige literario plano el y. actual S-11r. con la ausencia dc signo anagógico. ienración enciclopódica de lo rcal. una disminución de la mímesis _entendida ante todo como la repre- j es uná i.delaigualdaddela.a J-)^ \ en que está dadol ia. 373 oi' de la descripla «le lo demótico --<le la muchedumbre. funciona.Tipologíaysucesiónhistóricade.r rna a"rrn"rúrr. upiitrd prro í. Ia finalidad cle este accrcamicnto. aquella qrl no haga sentido en ií misma porq'e es taádeiuaii tanto a un sentido "o*o la mímesis es saber de esta caída' de Ia pérdi' áon"ro.medida.i iirto". en --el saber I piincipio normativo rige la caracteiización sobre la dada sociedad en una de la mímesis-. de esta co.. pi"tOe lá mímesis asegurada. tracluce las ideas dominantes Íl T3. la historia de Ia mímesis se y de los hé-: semidioses de los discurso Det desublimación. que el examen de Ia reiresentn"ión "n literatura equivale deflación' de la deflación de Ia mímesis y a la interpretación de esta la literatura moque dispone great code.oliro. antirrepresentación: salvo si se sale de lo literario. en René Girard. nos. retórica.sugiere que el artificialismo del dicurso recoge el inñrrepresentación. La reanudación de lo pre-articulado confunde con .