You are on page 1of 5

Leija Camacho Brian.

Optativa de textos filosóficos VII.

Exposición de los elementos básicos de la mercancía fetiche.
En primer lugar Marx en el capítulo que se ocupa del carácter fetichista de la
mercancía, ya nos advierte que bien la mercancía puede estar cargada de
reticencias metafísico-teológicas, y para decirlo de algún modo, Marx mostrara la
profundidad de tales características fetichistas, su misterio.
Para decirlo de otra forma, no ocurre que Marx esté considerando dos objetos
distintos, por llamarlos de alguna forma, sino que los atributos que le son
adjudicados al producto de trabajo. En tanto mercancía sin más, entorpece, el
proceso del capital, y por ende los intereses de la figura del capitalista.
Bien, pues el producto de trabajo puede ser considerado de dos formas, dice
Marx: “ya sea que satisface necesidades humanas (espirituales o corpóreas), o
bien que estas propiedades (satisfacer necesidades) son adquiridas mediante el
producto del trabajo”, de esta manera el producto del trabajo visto de cualquiera
de estas dos maneras digamos es la suma de la persona mas aquella actividad
que altera las materias naturales, las cuales altera con el fin de darles utilidad y
que conservan su materialidad, Marx pone de ejemplo la madera, a la cual le es
dada la forma de mesa por esta actividad, en ese sentido el producto de trabajo
(mesa) conserva su propiedad material (madera), así pues no hay ningún
problema en considerar su utilidad adquirida mediante el trabajo, mientras que al
considerarse este producto de trabajo como mercancía; a ella se le hace pasar por
sensorialmente suprasensible, quimérica, dado que no ayuda a ver, por decirlo de
alguna forma, su doble correspondencia, sobre todo porque el carácter
proveniente de su valor de uso le es negado.
Mercancía y su carácter místico: Digamos que todas las activdades humanas
productos uiles, o bien de actividades pertenecientes al proceso de la produccion
util por tanto actividades productivas; todas ellas implican un desgaste "desde el
punto de vista fisiologico[...] ya sea de cerebro, organo sensorio", asi pues la
mercancia que pretende ser vista desde un punto de vista, digamos cegado por
una cualidad mistica, bien una serie de cualidades misticaas, no es otra cosa que
la determinacion de este desgaste fisiologico humano y, en ese sentido la calidad
de un producto, para Marx, precisamente proviene de la cantidad invertida o la
duracion del trabajo intida en el.
Al suponer que la calidad de un producto no proviene de la cantidad o la duracion
de este trabajo, resulta imposible explicar porque cosas como , por ejemplo, el
aire, la tierra, o ell pasto, no constituyen mercancias, a menos que la materiallidad

por así decirlo. o que corresponde a alguien especializado a saber un economista. como por ejemplo el caso de la mesa de madera. las relaciones de hombres entre sí. Por ejemplo. de acuerdo con Marx este pensar. ocurre porque las proporciones de valor entre los productos de valorización adquieren cierta fijeza. Optativa de textos filosóficos VII. tampoco ocurre que la descripción/descomposición de los elementos constitutivos de los elementos químicos del aire causen su propia descomposición.Leija Camacho Brian. sino que la equiparación de este trabajo humano se da de manera implícita. Es interesante señalar. en el sentido de que pretende ver en su naturaleza. o que también sería una pretendida valoración práctica. la valorización en este sentido ocurre que se da a partir de reconocer de manera implícita. por así decirlo. que se dan como relaciones entre valores. " se transmuta en cosa sensorialmente suprasensible". también desmonta la idea impulsada sobre el interés de quien intenta valorizar sus productos. relaciones sociales. para ello recordemos la diferencia crucial entre valor de uso y valor de cambio. el valor de los mismos. sino que en ambos casos. a ello añadimos que dicha fijeza es: . ello no implica que no pueda hacerse la descripción a posteriori de tal descomposición como. bajo esto quizá sería absurdo adjudicarle valor a las mercancías: “Al equiparar entre sí en el cambio como valores sus productos heterogéneos. digamos común. digamos análoga a la especialización y descripción de esta última. digamos que tal consideracion fetichista no logra escapar del intento por explicar de dónde provienen tales características. Digamos que Marx. sino que estas son reducidas a fantasmagorías. es considerarla. que roza quizá con la ingenuidad. de ellas haya sido modificaa. la analogía que hace Marx relativa a la descomposición social. es decir el organismo social y el aire. como por ejemplo. no se debe a que las cosas intercambiadas –útiles. la caracteristica de ser producto de un trabajo humano. para decirlo con otras palabras.sean meras envolturas materiales de trabajo humano. es decir. Así pues este carácter. por ejemplo. pero lo hacen. pero digamos que la modificacion de la materia ocurre por la intervencion de la persona productora. la cual transforma para dar una utilidad a la materia. en ese sentido considerar a la mercancia negandole estas caracteristicas. forman un cuerpo. por llamarlo de alguna forma entre la mercancía y los valores que se adjudican a la misma. no pertenecen propiamente a un misterio sino que tal valorización es ya un producto social. equiparan recíprocamente sus diversos trabajos como trabajo humano. una jerarquía. en el segundo caso un cuerpo físico. es deciri unn valor de uso. y mucho menos implica que entre cada elemento haya. Marx confronta la tesis del organismo social que adjudica valores a la mercancía en contraposición a pensar que tales valores son adjudicados por alguien aislado. o mejor dicho. o bien explicita el carácter social. No lo saben.

no en el sentido de que pertenezcan a una alta cultura. Benjamin caracteriza el valor para el culto. religioso. La cuestión del intercambio de los productos de trabajo. En ese sentido. así pues la producción de cosas particulares y útiles va destinada. es con el propósito de hacer notar que la obra de arte participa también de una producción humana. por ejemplo el intercambio de una chaqueta por otra. exponer. la primera es en relación a las características del valor artístico. sino que la amplitud de tales valores. Optativa de textos filosóficos VII. llegan a adquirir cierta fijeza consagrada por el uso.Leija Camacho Brian. ya que sería absurdo el intercambio entre objetos que participan del mismo valor de uso. e institucional. estos últimos al caracterizar a la mercancía en tanto tal pierden de vista su carácter. entonces su valor. trae a colación el aspecto mercantil de los mismos. aunque distintas. de los cuales. ya expuesto por Marx. esto último lo podemos extraer de la analogía expuesta acerca de las propiedades químicas o físicas de la libra y el acero. tanto para Benjamin como para Hegel. en ese sentido. pero que ello no implica que estas . o bien a una baja –kitsch-. por llamarlo de alguna forma y en términos muy generales. de manera que por ejemplo una tonelada de hierro y dos onzas de oro valen lo mismo. o bien sus características y componentes sociales. sino que: (…) La igualdad de trabajos toto coelo (totalmente) diversos sólo puede consistir en una abstracción de su desigualdad real. pero tampoco son los únicos. que si bien Marx se ocupa de los valores económicos. la igualdad y lo que permite el intercambio entre cosas útiles no reside precisamente en su valor de uso. pero que tal espectro. en términos generales. trabajo abstractamente humano. las cuales no son determinantes del peso en su relación mutua.2 De esto último me gustaría señalar dos consecuencias. al intercambio de cosas particulares y útiles también. nos dice Marx que si bien estos se dieran en la superficie. en la reducción al carácter común que poseen en cuanto gasto de fuerza humana de trabajo. corresponden al hacer visible. ni de su relación económica. digamos no se agotan en una valoración perteneciente a una esfera más amplia. en el caso de Hegel su entorno histórico. el cual por ejemplo. el valor adjudicado a la obra de arte. ”No bien esas proporciones al madurar (entre productos). parecen deber su origen a la naturaleza de los productos de trabajo. es decir la fuerza de trabajo empleada para obtenerlos sería mucho menor. tal como una libra de oro y una libra de hierro pesan igual por más que difieran sus propiedades físicas y químicas”1 Recordemos el ejemplo de los diamantes. la cual puede y en muchos casos es valorizada desde un punto de vista mercantil. el propósito de hacer ver.

ni mucho menos explica el como ha de organizarse. digamos que las consecuencias derivadas del analisis. quizá sea rescatable un tipo de dominación de tal proceso. historicamente. aún no son interrupidas por el dinero. constituyen en el . lo que hace ver la figura de Robinson. del analisis de la mercancía fetiche realizado por Marx. pero esta no es determinante. que hace aparecer los rasgos tipicamente modernos. sólo se perderan. Sobre la economía política. en el sentido en que hace ver la transparencia ante sí mismo. la diferencia de dichas relaciones hacen visibles otras nociones de caracter historico. es decir. En este sentido. por decirlo de alguna forma. la investigación de la mercancia. se ven radicalizadas dichas cortinas.. “como productos de hombres libremente asociados. las relaciones transparentes dado que no se ocultaban bajo esas reticiencias metafisicas y teologicas. implican la necesidad de distribuir a conciencia el tiempo. no es precisamente una descripción de la funcionalidad imperante en el sistema capitalista. de la cual la figura de Robinson constituye la encarnización. de nuevo como si de relaciones de cosas que ocultan reticiencias teologicas o metafisicas. y en esta forma acabada se presenta como una como la encarnación de la producción de valores de uso en su conjunto. y el cual es cristalizado en valor de cambio. En ese sentido. Optativa de textos filosóficos VII. A pesar de que esto último pueda ser interpretado de manera controversial. el cual. estos la hayan sometido a control planificado y consciente”. la fuerza entre las diversas funciones. la variabilidad y la diversificación de las actividades de esta figura constituyen para esa economía política imperante. estas formas de intercambio.. Sólo habría que añadir un par de cosas. pero resulta que dichas actividades no corresponden propiamente al proceso capitalista “(. el cual de alguna forma constituye la abstracción del valor de uso principalmente.) La dependencia personal caracteriza tanto las relaciones sociales en que tiene lúgar la producción material como las otras esderas de la vida estructurales sobre dicha producción”. mistificadoras del caracter social de su producto. es decir. sino que enmascara una constitución mas compleja. social que como hemos visto constituye la determinación de valores utiles no como una determinación conciensuda. imperaba tal forma mistificada. según Marx. precapitalista que adjudica tales caracteristicas a la mercancía. se encontraran inscritas en tales. el revestimiento de las relaciones sociales objetivadas. se emplea bajo la necesidad de hacer visible mediante la investigación del trabajo colectivo y. Ahora bien. como por ejemplo la distribución de las relaciones que tejen la producción global. en ese sentido. o cuales productos. otras formas de valorizar excluyan la capa económica.Leija Camacho Brian.

por ejemplo. no exime de ser mercancía fetiche.90 . Vol I. capitalismo de alguna forma el mismo mecanismo. siglo XXI. que corresponde quizá a un realismo ingenuo aún. en tanto que son productos de un trabajo que a su vez no corresponde a un sujeto aislado. p. por llamarlo de alguna forma. Ibíd p. que en tanto mercancía desplaza los distintos niveles de valoralización que le son impuestos socialmente.Leija Camacho Brian. la complejidad del capitalismo. El capital. 91 2. C. bien Marx señala que tales caracteristicas resultan más transparentes en el precapitalismo.Marx. o bien. 1. la riqueza naturalizada. Optativa de textos filosóficos VII. dado que intenta reconocer en la tierra.