You are on page 1of 4

La Constitución de 1815

Se puede señalar que en el año 1815 se opera un giro político institucional de una magnitud
considerable, suficiente para calificarlo como un quiebre político social de gran magnitud, por
varios factores que se dan paulatinamente. Unos de orden político militar, el primero de ellos es la
Batalla de Guayabos, que determinó el fin de la hegemonía Porteña sobre Montevideo y la región
sur del Río Negro, sus zona de influencia.
En efecto, la dominación porteña había comenzado con la capitulación de Montevideo, el 20 de
junio de 1814, que se realizó en la casa de Antonio Pérez en el Cerrito Chico, que tiene sus caídas
de agua al Arroyo Seco, entre el Virrey Vigodet y el General Carlos María de Alvear, que llegó el
mismo día del triunfo de Guillermo Brown que sitió Montevideo, y se colocó para recoger las
palmas. Ésta capitulación cuyo hecho dio pie firme para entrar, Buenos Aires, a dominar la plaza y
colocar su gobernante.
Artigas y los orientales que le siguieron después de la marcha secreta, del 20 de enero de 1814,
tomaron el camino de la desobediencia civil y militar, pública, abierta y el del enfrentamiento
directo. Artigas, como consecuencia, es declarado fuera de la ley, traidor enemigo de la Patria y
privado de sus empleos.
Desde aquellas fechas el predominio porteño se hizo ostensible, pero no total que comprendiera
todo el territorio; por lo que después de caer sobre Otorgués en Marmarajá, consideraron
necesario vencer a Rivera, que se plegaba hacia Tres Árboles, para afirmar el predominio, por lo
que Artigas determinó reunir sus fuerzas concentrando los Jefes Orientales en un cerro cerca de
Arerunguá, donde estaba el Cuartel General de operaciones.
Y allá se lanzó Dorrego situándose al sur del Queguay, cerca de la barra del Arroyo de los Corrales,
esperando refuerzos para aventurar su ofensiva, hacia los campos duros y pedregosos donde
estaba el Jefe de los Orientales.
La estrategia, el coraje, la predisposición de los orientales llevó al precipitado Cnel. Dorrego a
exponer su osadía en la Isla de los Guayabos, entre el Cerro del Arbolito, donde mostró pocas
fuerzas el Cnel. Rufino Bauzá, jefe designado, por ser blandengue de carrera, y la Manguera donde
estaba el Jefe de Milicias Cnel. Fructuoso Rivera y adonde debía conducirlo mediante escaramuzas
el Capitán Juan Antonio Lavalleja, según lo dispuesto por Rufino Bauzá, y en medio de aquél juego
de rescate, para el que Bauzá había escondido lo principal de sus fuerzas en una de aquellas
hondonadas del terreno, mostrándose vulnerable en el Cerro del Arbolito, para cebar al fogoso
guerrero. En tales escaramuzas se encontraban cuando llegó una esquela de Artigas que le
ordenaba “Déjese de escaramuzas y ataque firme, ya sabe lo escaso que estamos de pólvora” y
con la orden le enviaba los últimos seis guerreros que tenía.
Como resultado final el Ejército porteño de Dorrego fue completamente desbaratado, dejando el
tendal de soldados caídos, desde aquél punto hasta el Cerro del Arbolito, donde hoy hay un
montecito de Talas y de ahí hasta Buenos Aires. Allí quedaron las huellas de tantas idas y venidas
de los escuadrones y los perseguidores que dudaban de adentrarse en aquella trampa.

Entonces, se realiza el segundo hecho político militar, que abrió la época de la Libertad sin tutela
ya que Artigas juntó sus soldados y realizaron el Acto de la Jura de la Independencia Absoluta y
Respectiva, Absoluta contra todo poder extranjero en nombre de los pueblos libres y respectiva de
la propia Provincia Oriental.
Era como el canto del gallo en aquél amanecer de Enero de 1815, sólo marca un hito, un comienzo
de algo nuevo y eso nuevo era la Provincia Oriental Independiente y una invitación a las otras
Provincias a formar su gobierno propio y hacer su declaratoria formal respectiva.
El documento formal respectivo todavía no se ha encontrado, pero indudablemente es un
documento que da cuenta de un Acto Jurídico formal, de Derecho Público, que forma parte de la
documentación dispersa, que integra la serie de documentos que constituyen la Constitución de
1815, de la Provincia Oriental Independiente.
Sí, lo hay, de otras Provincias que formarán la Liga. Se puede probar la existencia del Acto de la
Jura de la Independencia por parte del Ejército Oriental, por documentos escritos que hablan de la
existencia del hecho.
En efecto cuando se Jura la Independencia por parte de las Provincia Unidas en 1816 y el gobierno
de Buenos Aires invita a Artigas a adherir a aquél acto, contestó el Jefe de los Orientales, desde
Purificación el 24 de julio de 1816 que “Ha mas de un año, q.e la Banda oriental enarboló su
estandarte Tricolor, y juró su Independ.a absoluta y respectiva”, refiriéndose a un hecho acaecido
en 1815.
En aquella fecha probablemente 23 de enero de 1815 dio pie al hecho de haber ordenado a los
pueblos de esta opresión que se levante una bandera igual a la de mi Cuartel General, -decía el
Jefe de los Orientales- Blanca en medio, azul en los dos extremos y en medio de éstos unos
listones colorados sígno de nuestra grandeza, de la decisión por la República y de la sangre
derramada por sostener nuestra libertad e Independencia.
Se trataba de la Bandera de la Liga de los Pueblos Libres, pero en cada Provincia se adoptó una
bandera similar respetando los colores.
Se trata de orden civil y militar a todos los pueblos, para que se levante una bandera igual, siendo
por tanto un documento jurídico político de creación del Pabellón, que integra la misma serie
documental dispersa, que señalamos.
Otro factor primordial que da pie a una revolución política, social y económica es el Reglamento
Provisorio para el Arreglo de la Campaña y Seguridad de sus hacendados del 15 de Setiembre de
1815, también integra la misma serie documental y da lugar a un fenómeno político social de
carácter revolucionario por su magnitud, que tiene antecedentes coloniales en los repartos de
tierras, en menor escala, en ocasión de las fundaciones de pueblos, de las que ya Artigas tenía
experiencia.
Otro factor de orden económico es El Reglamento Aduanero y de Comercio en el que se
reglamenta la exoneración Arancelaria Interprovincial.

En igual sentido, la Apertura de Puertos, que junto con la medida anterior conforma dos
elementos coadyuvantes que desarrollan lo estipulado en las Instrucciones, constituyendo la
explicitación reglamentaria de lo aprobado en las respectivas Asambleas de las Provincias.
Constituyen documentos de carácter jurídico y administrativo que reglamentan directamente
Normas Constitucionales que expresamente refieren a éstos postulados que se desarrollan o
precisan.
Cabe entonces identificar los caracteres que conforman la Constitución de 1815, y expresar la
diferencia esencial, con el régimen constitucional anterior.
Hemos señalado la existencia de la Constitución de 1812 – 1813 en mérito a identificación de
hechos y actos jurídicos que tuvieron lugar paulatinamente en ese período de existencia de la
Provincia Oriental, en que se realizan las normas dispersas en el tiempo y en el espacio y del que
constan en documentos escritos, especialmente en las Instrucciones del año XIII, que son la
materia Constitucional aprobada en el Congreso de Tres Cruces. Corresponde entonces señalar
porqué ahora cambia la Constitución y debe identificarse como de 1815.
Evidentemente pasaron dos cosas primordiales que no permiten seguir señalando que sigue
vigente la Constitución anterior. Acaeció la caída de Montevideo en manos del Gobierno Porteño
quien con su lógica determinó crear recién la Provincia Oriental por un Decreto de Posadas, como
si antes no exstiera, y estableciendo su gobierno, su dominación, sobre la Plaza fuerte y sobre la
Parte Sur del territorio. Sin embargo gran parte del territorio Oriental quedó en manos de los
patriotas orientales, donde no dejó de regir el Gobierno del Jefe de los Orientales, el Ejército
Oriental, no ya, los Cabildos que quedaron en la órbita del Gobierno porteño, se mantenían vivos
los principios de Autodeterminación, Soberanía Particular, Independencia, República, Integridad
Territorial y la competencia por la Supremacía, la cual se dirimía de hecho, en el mismo campo.
Y eso ocurrió, el enfrentamiento con las tropas de Buenos Aires, la realidad es el Estado de Guerra,
sin perder el carácter Revolucionario, de los principios que se quieren sustentar y como
consecuencia se proclama y Jura de la Independencia Absoluta y Respectiva, por el Ejército
Oriental, que se mantenía organizado. Se enarbola el Pabellón Tricolor y cada Provincia enarbola el
suyo.
Esto significa un cambio de miras, si se quiere estratégico y frontal, para su realización, pero
también da lugar a la diferenciación institucional entre la Provincia Oriental que era y la Provincia
Oriental que surge después del triunfo de Guayabos. Aquella era una Provincia Autónoma que
miraba a Buenos Aires para llegar a un acuerdo, esta es una Provincia claramente Independiente
que busca organizar la Liga directamente, convoca a los Pueblos, y acuerda con otras Provincias
sobre la base de las Instrucciones del Año XIII.
Perviven los postulados programáticos y algunos entran ejecución directa y otros se incorporan
Reglamentariamente y en forma Provisional, desarrollando los principios medulares en la urgencia
de la hora, sin dejar de ser una Constitución Republicana, en gran parte escrita y Flexible. La
flexibilidad de las normas existe no para derogar, sino para reglamentar Provisoriamente mientras
se atiende las urgencias de aquel tiempo, y a la vez desarrollar, poniendo en práctica principios
que no pueden esperar la organización formal de todo el sistema, en aras del ansiado bien futuro.

La revolución y la guerra determinan la exigencia de adhesión al Sistema.
El Principio de Soberanía Particular de los Pueblos, lleva a poner en practica la Autodeterminación
y forzosamente va a determinar el Sistema de Confederación, que se preconiza, para la unión con
las otras Provincias y de ahí en un pie de Igualdad cada Provincia tendrá su bandera, establecerá
su declaración orgánica provincial de su Independencia, y aprobaran para salvaguardar su
seguridad, el reconocimiento de Protector.
Las Instrucciones tendrán en menor cantidad de principios el carácter de programáticas, están ahí
para ponerlas en práctica y mientras tanto El Reglamento de Derechos Aduaneros para las
provincias confederadas regulará su comercio por los ríos.
La Provincia Oriental hará su Reglamento Provisorio para el arreglo de la Campaña y Seguridad de
sus hacendados del cual emergen los principios de organización de un Estado real: la Solidaridad
Social, la distribución de tierras para que la gente que la gente se ocupe en labores campesinas
para su sustento, la organización del territorio con sus divisiones territoriales, y Jurisdiccionales, el
establecimiento de Órganos Judiciales y Administrativos, Alcalde Provincial, Tenientes de
Provincia, Subtenientes de Provincia, Jueces Pedáneos en los Partidos, Jueces Comisionados. El
establecimiento de la Policía, mediante ocho hombres y un Sargento, Cuatro soldados y un Cabo.
También se reglamenta el Comercio y Aduanas y se fomenta la comunicación portuaria.
Se mantiene el Cabildo de Montevideo, que se hace Gobernador o Provincial y en cuanto los
postulados de las Instrucciones siguen vigentes, la igualdad y Seguridad, libertad civil y religiosa,
quedando pendiente de cumplirse la División y Separación de Poderes, la Constitución General
Confederal y la Constitución Provincial Confederada, a emanar de la Asamblea de los Pueblos en
forma codificada.