You are on page 1of 3

UNIVERSIDAD CENTRAL DEL ECUADOR

Nombre:
Carrera:
Materia:

Kevin Guerrero Lucas
Semestre:
Ing. Civil
Paralelo:
Realidad Nacional y Pensamiento filosófico.

1.
2

Colada Morada
La colada morada es una tradición exclusiva de los pueblos
indígenas. Se prepara el 2 de noviembre, Día de los Difuntos,
y simboliza el luto que se guarda a nuestros familiares o
amigos que murieron.
Edgar León, chef de la Casa Humanizarte, cuenta que los
pueblos ancestrales, visitaban a sus muertos en este día.
Comían junto a sus tumbas y hablaban con ellos de todo lo
que había pasado en el año. En algunos pueblos acostumbraban a realizar misas y luego
fiestas, en las que recordaban al difunto y celebraban su paso a una mejor vida.
La receta original de la colada morada, contiene canela, ataco, hierba luisa, harina de maíz
morado, arrayán, mortiño, mora, entre otros; ingredientes típicos de la serranía ecuatoriana.
Sin embargo, con los años se han añadido frutas como piña y babaco que brindan a este postre
un sabor especial.
La colada morada puede servirse fría o caliente y se acompaña de las tradicionales guaguas de
pan’, que ancestralmente eran elaborados por cada uno de los miembros de la familia del
difunto. Hoy regalar una guagua de pan, sobre todo si es rellena (mermelada o manjar)
simboliza buena suerte y buena energía.

¿Desde hace que tiempo se elabora la colada morada?
Hace más de 5.000 años. Desde que las culturas precolombinas que habitaban en los
territorios de lo que hoy se denomina Ecuador, y recolectaban frutas silvestres como el
mortiño, moras, naranjillas e incluso piñas de la zona subtropical.

El entender que con el descubrimiento del fuego, el uso de tres piedras cóncavas para asentar
este fuego, llamadas tulipas y orígenes de elaboración de vasijas con barro cocido que se
utilizaban para transformar estos frutos recolectados y añadirles diferentes tubérculos o
granos Andinos como el maíz, papa, ocas, quinua, transformaban culinariamente a coladas y
locrus que se usaban en las diferentes épocas de cosecha de acuerdo a un calendario solar.
En las fiestas de inicio y fin de las cosechas, un verdadero sincretismo de la vida y la muerte.
En el caso de la época de lluvias, de octubre y noviembre, se usaban estas coladas para
celebrar el viaje de la vida con una óptica de cosmovisión andina. En el caso de la época de
lluvia, en los meses de octubre y noviembre en la zona de lo que ahora es Pichincha, la cultura
Quitu Cara celebraba la "Fiesta de las Lluvias" de la mano de sus difuntos con colada morada
hecha con sangre de camélidos, como una ofrenda para este gran viaje.

¿Qué significado tienen las Guaguas de pan?
Las guaguas de pan antiguamente elaboradas con zapallo, en forma de tortillas cocidas en
tiesto de la cocina prehispánica, se modernizan en la cocina colonial con la llegada del trigo y
como parte de relleno de pan de finados con dulce de zapallo.
Para una cocina más moderna, como la republicana, estas interpretaciones culturales llegan a
tener incluso queso, guayaba y hasta mora. Lo que ahora se conoce como guagua de pan es una
representación de un muerto amortajado que tenía diferentes formas para que los niños los
decoren como llamas, palomas, soldados, cuyes, hombres y mujeres que se elaboraban para
acompañar esta bebida. Con la llegada de la cocina colonial a nuestros territorios, se cambia la
costumbre de desenterrar a los muertos y celebrar con ellos y, en su lugar, se comienza a
preparar panes en forma de muertos para acompañar esta bebida del viaje andino.

¿Por qué se consumen ambas en esta temporada?
La colada simboliza el alimento para el viaje ancestral y la guagua simboliza nuestro ser
querido.

Tradición Ancestral
En Guaranda los blancos celebran esta fiesta, asistiendo a misas católicas, visitan el cementerio
y la Catedral. En los días previos y en el día mismo de los Difuntos, en las casas de los blancos,
se come unos panes llamados “guaguas” (en Quichua = niñas). A estos panes acompañan con
una bebida espesa que se llama “colada morada”, la que tiene el color de su nombre y esto
porque para su preparación se utiliza harina de maíz negro, mortiño, mora y otros
ingredientes como: canela, ishpingo (flor de canela), clavo de olor, azúcar y arrayán.
Entre los indígenas la celebración es diferente, aunque también consumen la colada morada y
las guaguas de pan. La diferencia de la celebración es que los indígenas llevan todos sus
alimentos para ingerirlos en el cementerio, lugar donde se encuentran enterrados los seres
queridos. Entre los indígenas hay la idea de que la muerte es una transformación, no un
desaparecer, por tal motivo ellos la comida para comer junto a los difuntos.
En la actualidad se puede ver la tradición de alimentar a los muertos justamente el dos de
noviembre, para esta alimentación ritual que hacen a los muertos, los indígenas hacen un
orificio en la tierra calculando que este coincida con el lugar donde estaría la boca del muerto,
en ese orificio colocan recipientes con los alimentos, colada morada, helados, sodas, pan agua,
etc. Esta práctica es común ver en los cementerios de los indígenas que se citan anteriormente,
pero más fácil, por la cercanía es ver todo lo anterior en el cementerio de Guanujo.

¿Cuándo se empezó a tomar en el día de difuntos?
Fue el resultado de la mezcla de las costumbres andina y europea. Luego de la conquista se
empezó a beber la colada morada para recordar a los muertos. Pero se la conocía como
mazamorra negra.
Es muy probable que la preparación de la colada morada haya surgido en Imbabura, porque
allí se produce harina negra, principal ingrediente. Con la migración interna este manjar se
expandió y se le agregaron ingredientes costeños como la piña.
A pesar de los siglos que tiene la bebida, para los historiadores el fin es el mismo: compartir
con familiares y amigos.