POTENCIALIDADES DE UN ENFOQUE CURRICULAR ORIENTADO POR LAS

"NECESIDADES BÁSICAS DE APRENDIZAJE”
Los planteamientos del enfoque de necesidades básicas de aprendizaje son parte de una
larga trayectoria de progresismo educativo y pedagógico. Lo nuevo radica en el énfasis
que cobran y en la posibilidad de darles cuerpo. El enfoque abre perspectivas interesantes
y renovadoras en la medida en que puede permitir:
 Recuperar la unidad dialéctica entre la enseñanza y aprendizaje, devolviendo a
éste su centralidad como objetivo fundamental de todo proceso, abriendo la
posibilidad de repensar globalmente el modelo educativo vigente, recuperando el
valor y el sentido de aprender no sólo por su utilidad práctica sino por el placer de
aprender;
 Formular una interpretación amplia de aprendizaje y de saber capaz de incorporar
conocimiento y acción como unidad (competencia), permitiendo reconocer
expresamente su dimensión histórico-social, su carácter dinámico, su diversidad
cultural;
 Restituir al alumno el lugar prioritario dentro del sistema educativo y del proceso
pedagógico, exigiendo definir y explicitar las visiones y conceptos de "alumno” que
subyacen en las prácticas escolares vigentes;
 Reconocer que todos tienen necesidades básicas de aprendizaje qué satisfacer,
colocando a jóvenes y adultos en un plano de igualdad y respeto de los niños y
abriendo nuevas vías de articulación entre educación formal , no formal e informal;
 Recuperar el saber como elemento clave de todo proceso educativo, incorporando
una visión amplia de saber en la que tenga cabida el saber común y el elaborado,
los saberes del alumno y los del maestro, así como los contenidos y las formas de
transmisión/construcción del conocimiento;
 Volver la mirada hacia lo intraescolar, hacia los aspectos pedagógicos y
curriculares dela teoría y prácticas educativas;
 Revalorizar y reubicar el sentido (teórico y práctico) de la educación permanente y
del aprender a aprender, al colocar el acento no en la educación/ensñanza sino en
el aprendizaje que empieza con el nacimiento y dura toda la vida;
 Asumir expresamente el reconocimiento de la diversidad, a relatividad y el camino,
no sólo en el ámbito de las necesidades de aprendizaje sino en cuanto a los
espacios, vías y maneras de satisfacción dichas necesidades;
 Repensar la educación desde la perspectiva de la necesidad y la demanda (en el
contexto de una tradición volcada a tratar el problema y la solución desde el punto de
vista de la oferta), permitiendo un nuevo punto de apoyo para entender los
problemas educativos;
 Vincular expresamente los procesos educativos y procesos sociales (escuela y vida,
escuela y hogar, cultura escolar y cultura social , educación y trabajo currículo
escolar, y realidad local, teoría y práctica), planteando la posibilidad de nuevas
articulaciones o nuevas maneras de entender dichas articulaciones.