You are on page 1of 7

AZAR A LA RAZA O EL PELIAGUDO PROBLEMA DEL RACISMO EN MÉXICO

¿Quién dice que en México no somos racistas? Supuestamente la escisión entre indios y criollos
era un problema del sistema de castas novohispano, algo hemos de haber avanzado en tantos
siglos de intentos de modernización, revoluciones y reformas, ¿cierto? Hoy en día la palabra criollo
está en desuso, mientras que “indio” ha pasado a ser un término peyorativo. Pero ¿qué decir de la
palabra “indígena”?, ¿no es también utilizada como despreciativo aunque también designe al
integrante de un grupo étnico determinado? , ¿qué es lo que pensamos cuando decimos indígena,
cuál es nuestra representación mental de dicho ente? No podemos evitar tener una imagen que
está moldeada por nuestra cultura, lo que los sociólogos llaman “imaginario social” o los
antropólogos “arquetipo mental”, pero hemos de saber que esa representación es un prejuicio, un
mito colectivo hecho más de generalizaciones y estereotipos burdos o caricaturizados que de
realidades concretas. Si la palabra indígena no fuera una palabra que consideramos denigrante,
nadie se ofendería porque le llamaran indígena, indio. No nos vemos como indígenas. Vemos al
indígena como alguien ajeno a nosotros, como un ser de piel oscura y condiciones de vida
miserables , en suma, vemos al indígena como “otro”.
Esto resulta muy grave pues ver al coterráneo como otro conduce directamente a despreciarlo, a
verlo como menos humano o más cercano al animal que al humano, es decir, a verlo como un
salvaje, y esto siempre constituye una justificación para vejarlo. Esta idea no es nada nueva, y esta
forma de segregación ha sido practicada por todas las culturas que se llaman a sí mismas
civilizadas, pues según el planteamiento de Roger Bartra, el hombre civilizado se define en
contraste con el hombre salvaje: “El hombre llamado civilizado no ha dado un solo paso sin ir
acompañado de su sombra, el salvaje.”1
Lo civilizado es lo no salvaje, por lo tanto si no hay salvaje no hay civilizado. La dominación
colonial está firmemente asentada sobre este concepto. ¿Por qué se les trataba así a los indios en
la época de la colonia?, ¿con qué pretexto emprendieron una “guerra justa”(término utilizado por
Sepúlveda) contra ellos? (¿Bajo qué a atroz pretexto se puede crear el término manifiestamente
contradictorio de la “guerra justa?”) Sólo bajo el pretexto de que los colonizados no tengan alma,
o en otras palabras, de que sean unas bestias, unos salvajes. Veamos de dónde viene esta
mentalidad en palabras del antropólogo Bartra:
Europa ha vivido obsesionada con la idea del Otro y en todo momento le ha necesitado para
configurar su Yo. Que para ello tuviera que inventarse un arquetipo, manipularlo para adecuarlo a
sus necesidades estéticas o políticas y sobreponerlo a la existencia de un Otro bien real, poco le ha
importado. El salvaje —"todo lo que no somos nosotros, nuestra definición negativa", en palabras
de Félix de Azúa— sigue ahí,… Son seres imaginarios procedentes de la tradición popular,
peligrosos, amenazadores e inquietantes. No tienen alma ni lenguaje y son ajenos a la civilización.
Se encuentran a medio camino entre el hombre y la bestia, y por eso no tienen cabida en la
concepción judeocristiana del cosmos. Su imagen ha ido variando a través de las épocas, pero
1

Bartra, Roger. “El mito del salvaje.” Revista Ciencias 60-61. Octubre 2000-marzo 2001.

es un salvaje. la amenaza que en cualquier momento puede poner en cuestión el orden establecido. por rata. El salvaje es sobre todo eso. El otro no es como yo. “Racismo científico: procesos de alterización y enseñanza de ciencias.” http://www. significa hacer de alguien un otro distinto a mí. los que aprueban o promueven la matanza demuestran ser lo contrario de civilizados. el otro no tiene ley. no tiene racionalidad. Pero bajo esta lógica. ¿recuerdan que no se sabía si los ciudadanos que mataron eran pobres o ladrones o qué índole de gente? Cuando esta noticia salió por primera vez al aire y fue compartida en las redes sociales hace aproximadamente algunos meses. esta es una mentalidad sumamente conveniente y además. esto lo escuchamos todos los días en México. incivilizada. La civilización incivilizada: El rostro de la masacre Escuchen tan solo lo que dijo el cirujano que se negó a atender a los estudiantes heridos de Ayotzinapa cuando se refugiaron en el hospital y quien inmediatamente después llamó a la policía. pues si el no matar constituye uno de los pilares de la civilización. en este caso de los civiles asesinados.org/articulo.siempre ha servido para proyectar la imagen de una amenaza. de primitivos.redalyc. no se les puede castigar de manera arbitraria y subitánea. con el aval de los tribunales y órganos nacionales de justicia el tipo de sanción (acordada previamente en un documento escrito que llamamos constitución) que se le va a aplicar al inculpado. el matar es propio de salvajes. Como se puede ver. la mayoría de los cuales comentaban cosas como “qué bueno que ajusticiaron a esos lacras”. Además. cualquiera que no sea yo. “Son la escoria de la sociedad. o los negros. Esta es una transcripción de la entrevista que fue realizada al periodista americano Jhon Gibler. Es así como se han justificado varias matanzas a lo largo de la historia.oa?id=281029756004 .” Nótese que esta es una instancia de la alterización2 del otro. aun cuando los de Tlatlaya hubieran sido ladrones. Por eso “merece” que lo maten. El argumento no funciona bajo ninguna modificación. ¿Recuerdan la matanza de Tlatlaya?. se lo merecían” o “¡pinches ratas! ¡no queremos gente así! ¡que los maten como perros!. En cuanto cada quién se empieza a hacer justicia por su propia mano estamos en tiempos pre-salomónicos. solito se reduce al absurdo que es. De tal forma que bajo su mismo argumento. por lacra. Las consecuencias nefastas de la alterización en nuestro país Pero no nos vayamos tan lejos. eso no hubiera justificado su matanza. Una sociedad genera leyes hasta para castigar a sus criminales. el otro puede ser cualquiera. en donde el reportero relata su conversación con el médico: Cirujano: (Después de comentarle a los periodistas que los estudiantes habían dejado un cochinero y que habían llegado los militares al hospital a “darles una lección” encañonándolos con una 2 alterización: del latín alter: otro. o los judíos o los indígenas chiapanecos o cualquier minoría indeseable para las clases que ostentan el poder político. genocidios brutales realizados en pro de exterminar a la amenaza de los terroristas. un aluvión de comentarios inundó el Facebook. se les debe avisar y someter a un proceso que pruebe su culpabilidad y se debe acordar de manera colectiva. Véase el artículo en línea de la revista Redalyc. por cometer el delito ser otro.

una “justicia” que apela al sentido de justicia muy particular que tenga el policía o el militar o el narco o el torturador en turno. indignado. la piedad. Vaya proporcionalidad y justicia del castigo.Ustedes que andan en sus desmadres. tratando de deshumanizarlo para que todos concedan que es válido desollarlo. los ideales renacentistas): “En ese momento yo pienso.com/ejekatl1942/testimonio-del-periodista-jhon-gibler http://www. de vándalo. de desmadroso se le está alterizando. Es decir que el sistema de justicia al que apelan es precivilizatorio a pesar de acusar a los inculpados de incivilidad.” Jhon Gibbler : . y comienza a relatar lo que sintió al escuchar aquellas atroces palabras venidas de un hombre que supuestamente representaba lo más alto de la cultura occidental ilustrada (Rembrandt. una frontera del horror…No sé…eso de decir que es inhumano…yo creo que es demasiado humano…esas palabras como bárbaro o barbarie no me gustan por su historia colonial.” Esta es la raíz del problema. la verdad que sí. le arrancaron la piel de la cara porque se atrevió a escupirle al agresor.” Cirujano: . Nótense los vocablos particulares con los que se justifica la represión de cualquier índole: “ustedes se lo ganaron”.com. el periodista Jhon Gibler pausa. junto a la estatua de la piedad sobre su librero) –y le dice: -“ Sí.“Ojalá y sí. ¿entonces para ud lo que está bien es sacarles los rostros. ese es el rostro de la masacre. “se lo merecen”.20minutos. de la otredad amenazante de la que hablaba Bartra. eso es lo que les toca) – “Bueno pero es que ellos ya andan en cosas de adultos…y eso es lo que les va a pasar a todos los ayotzinapos ¿no creen?” Marcela Turatti: -“Ojalá y no. En cuanto se tacha a un joven de revoltoso. este racismo explícito que llega a ser fascismo por los extremos que en los que incurre: matar a alguien es justificable porque “hace un cochinero”. quitarles los ojos.mx/noticia/18960/0/normalistas/iguala/escupir-cara-agresor-asesinato/ . “lo estaban buscando”. porque son las palabras que usaron los europeos para descalificar la humanidad de los pueblos 3 indígenas de las tierras de áfrica o de las américas de hoy en día.pistola y diciéndoles: . quemarlo. 3 4 https://soundcloud. porque “hace un desmadre”. descuartizarlo. porque marcha o porque pinta un letrero en reforma.” Acto seguido. descuartizarlos e incinerar los cuerpos?” Cirujano: Mira a Jhon a los ojos con su playera bien planchada. según el testimonio de su compañero sobreviviente Omar García4 que vio todo. Los “revoltosos” son una magnífica instancia del otro.“Ah. enfrente del cuadro de Rembrandt del regreso del hijo pródigo detrás de él. Una justicia retributiva o más bien vengativa (¿pueden siquiera concebir la contradicción de un término como justicia vengativa?). estoy viendo los ojos de la matanza… es esa clase que puede decir esto sin el más mínimo titubeo…y ahí es donde pienso que ya hay una especie de frontera. A Julio César Mondragón.

O si el estudiante es el representante del diabólico desorden. En palabras de Díaz Ordaz aquel 1 de septiembre de 1968: “Hemos sido tolerantes hasta excesos criticados. el policía es el representante del modelo divino de la justicia y el orden. queda claro la noción que tiene de salvación y justicia son diametralmente opuestas a las de cualquier persona en su sano juicio y mencionarlas es un ultraje y una burla. Recordemos que esta fue la justificación oficial de la matanza de Tlatelolco. el colonizador es representante de dios. Si Díaz Ordaz. Es una palabra peyorativa. pero que mis errores han sido involuntarios. lo he hecho tratando de servir lo más eficazmente posible a México”. que todo lo que he hecho. alterizante. La realidad cancela los discursos y los exhibe en su vergonzosa vacuidad. y el malo no merece ninguna consideración humana ni respeto alguno.Es una lógica bastante transparente la de esta pseudo-justicia: si yo soy el bueno. El bárbaro es tonto. ¿acaso asesinar masivamente no es una clamorosa violación del orden jurídico. salvó al país y estuvo orgulloso de lo que hizo en la entrevista que le hicieron nueve años después. Justicia no es injusticia y servir no es asesinar. Como cuando los que no salen a marchar dicen que los chicos de la manifestación estaban todos mariguanos o son una bola de flojos que nada más van porque no quieren tener clases. el otro obviamente es el malo. Así. ignorante. todo supuesto y fundamento del estado como estructura racional y legal se esfuman. Mi moral: tu perdición “Para la mentalidad europea. de qué orden jurídico?. El discurso presidencial se muestra en toda su inanidad ridícula. Cuando el supuesto orden de la civilización empieza a causar hecatombes. como lo hace hoy en día manifiestamente con Peña Nieto. Sobre todo esto último porque al malo no se le perdona. Ya Gibbler mencionaba que cualquier referencia a la barbarie es heredera de una mentalidad europea intolerante que considera bárbaro a cualquiera que no sea europeo.” explica Bartra. decir que en realidad no sabe lo que hace o que lo hace sólo por borrego. todo cuadraba mejor. __________ . de cualquier noción mediana de tolerancia? Orden. No se vale utilizar las palabras para designar lo opuesto de lo que quieren decir. malo. Claro. pero todo tiene su límite y no podemos permitir ya que siga quebrantando irremisiblemente el orden jurídico. intolerante. Esto también es parte de la noción europea de barbarie. qué sentido tan distinto cobran esas santas palabras en boca de los blasfemos. la mejor forma de comprender al salvaje era considerándolo un representante del diablo. De tal forma que otra opción para descalificar al estudiante y tratar de invalidar su lucha o su protesta es decir que es un ignorante. sé y los mexicanos saben que en mi actuación ha habido aciertos y errores. como a los ojos de todo mundo ha venido sucediendo…” ¿De qué tolerancia están hablando. pues si el indígena es representante del diablo. tolerancia. según sus propias palabras. justicia. Transcribo fielmente las palabras del expresidente: “No temo al juicio de mis contemporáneos.

que vivían en la naturaleza. sus costumbres las miramos como los conquistadores miraban a las nuestras antes de ser colonizados. Bartra explica de qué forma estos mecanismos se dieron en la colonización: Los europeos que llegaron a América tenían básicamente dos modelos a partir de los cuales entender a aquellos seres extraños [a los indígenas]. separadas de nuestra propia tierra. Vamos a turistear por Chamula y Zinacantán como si fueran regiones exóticas. como un folklor interesante pero sin valor propio. El primero vivía fuera de la civilización. de su personalidad. los sátiros. el salvaje era un ser que estaba dentro de la sociedad pero que no había sido domesticado. ¿acaso los medios no los trataron de convertir en una amenaza desde Marcos y el famoso 1 de enero de 1994?. Frecuentemente no podemos tolerar a quien no comprendemos. pero preguntémonos antes: ¿tiene sentido llamar salvaje a un ser que es el producto de nuestra propia civilización. en los márgenes de la civilización y. de su posible comportamiento futuro. esos hombres que viven en la selva (hombres naturales) y se gobiernan bajo sus propias leyes y acuerdos (que por supuesto asumimos que son abominables)? . llevaban una existencia salvaje y brutal. Sus lenguas. a pesar de algunas muestras de bondad primigenia. si el turista o el indígena. sus dioses. que es salvaje merced a nuestro desigual proceso civilizatorio? Si los indígenas viven en la miseria. es el extranjero. los silenos. el bárbaro y el salvaje eran cosas distintas. Así lo . es porque los propios habitantes del país los hemos marginado y hemos ido destruyendo su cultura. de todos modos nos formamos un modelo de él. dominada por los apetitos. en hacer de nuestros vecinos verdaderos desconocidos? El indígena: eslabón entre la naturaleza y la cultura Buscamos domesticar lo desconocido porque nos parece amenazante. los cíclopes. Y nos desespera tanto no poder comprenderlo. para simplificar una realidad amenazante. ¿O qué decir de los lacandones. o nos esforzamos tan poco por hacerlo que podemos tomar dos alternativas rápidas y cómodas: o postulamos que es una persona radicalmente distinta a nosotros (lo alterizamos y lo mandamos al diablo) o lo tratamos de asimilar a nosotros. Utilizemos esta distinción que introduce Bartra. con nuestra ignorancia indiferente. Tal vez por eso inventamos mitos. a dejar perder lo que no conocemos. ¿y acaso no nos sentíamos amenazados ante ellos porque han triunfado en hacerlos parecer otros. Cuando nos encontramos con alguien que es muy diferente a nosotros y no podemos entender siquiera como piensa. en oposición a Ulises. era un símbolo de la naturaleza que avanzaba sobre la civilización. Se trataba de seres con atributos animales. En cambio. en condiciones de higiene e insalubridad alarmantes y en viviendas exigüísimas. fuera de la polis. el otro por vivir dentro del estado mexicano como si no existieran sus leyes. El uno por ignorar a su propia región y su propia gente. Contribuimos. Esto se aplica particularmente al caso de las personas que no conocemos. Eran salvajes los centauros. el hombre social. El modelo más fuerte y sancionado por la tradición religiosa consideraba que los indígenas eran representantes del mal. del demonio. El salvaje griego. Y cabría preguntar cuál de los dos.Salvajismo y barbarie Para los griegos. lo vemos a través de nuestras categorías propias y asumimos que piensa bajo esas mismas categorías y se las imponemos.

el novelista Stephan Zweig hablaba de una raza de gigantes que el barco de Magallanes se encontró en la Patagonia.pensó Sahagún y también otros. Por eso se les trató como hombres salvajes. el mito es siempre. ¿No les recuerda esto a la célebre leyenda de la flojera del mexicano? Es decir. Y no puede existir porque genera una identidad basándose en una definición homogénea de la sociedad requiere al mismo tiempo la . pues si es de una naturaleza distinta a la humana. El mito del salvaje es una forma extrema de intentar afirmar una homogeneización que en la realidad nunca existe. el secreto de estos estereotipos colectivos. Infinidad de historias extravagantes se derivan de este mito del salvaje. las feministas son lesbianas) A pesar de sus tremendas mutaciones. entonces recurre al antiguo mito europeo y dice que se trata de un hombre salvaje. Inclusive el propio Voltaire. Un hombre que aunque es relativamente perfectible y tenga cierta capacidad de aprendizaje. Los libros de los famosos naturalistas franceses del siglo de las luces (Buffon. pues eran astutos para robarle el dinero y eran incurablemente flojos. Aún en el siglo XX. cuentos de negros que eran tan tontos que no tenían ni la más mínima memoria. una especie de criatura que no es ni animal ni humano. que según Bartra. samoyedos que cedían sus mujeres e hijas gustosos a los europeos. Relataban. es generar una idea de la esencia de un pueblo o de una nación o de un grupo particular (los mexicanos son flojos. Este es el argumento clave del racismo. Una raza es precisamente un tipo de humano inferior al hombre blanco. Cuvier) estaban repletos de relatos fantásticos de estos antropoides. Al principio no queda muy claro cuál de las dos ideas va a predominar. el incansable luchador contra la imbecilidad y la ignorancia. pero al cabo de un tiempo. se decide que se trata de hombres naturales y no demoniacos. lo ve como un representante de las fuerzas del mal. debe ser un monstruo. evidenciando que la ignorancia misma era también un atributo destacado de los europeos ilustrados. laponas sin senos y con olor a pescado. pero su pervivencia se explica por la necesidad de la sociedad occidental de definirse con respecto al otro. el mismo. Es decir. Si los hubieran considerado seres al servicio del demonio no habrían tenido más remedio que exterminarlos. por necesidades de la situación. de los que hablaban prolijamente sin siquiera haberlos conocido. Y todavía hoy en el siglo XXI. nunca va a poder tener el estatus ontológico del inteligentísimo hombre blanco. cuando mira al indígena desde una perspectiva moral. Sirve para diferentes cosas. Linneo. sin haber jamás visto el África. Por un lado. un deforme. Ahora este mecanismo funciona porque el colonizador hará todo lo posible por estupidizar al colonizado. repetía los mismos prejuicios de su época. habrá logrado su misión incivilizadora. los alemanes son nazis. en esencia. el filósofo. nunca le va a poder llegar ni a los talones. Pero había una segunda alternativa: verlos como salvajes. no los podían exterminar. Pero como los querían poner a trabajar para ellos. Si logra convencerlo de que en efecto. Y eso dio pie a lo que sucedería más tarde con la Ilustración. al antagonista se le puede desacreditar diciendo que es un ente natural. algo así como un eslabón perdido. escuché el otro día decir a un hotelero que a los indígenas de su estado había que saber cómo tratarlos. una de las mentes más lúcidas y cultivadas de la historia. el humanista. es un tarado sin remedio y que ni se atreva intentar parecerse a su amo. como seres surgidos de la naturaleza. Pero cuando lo mira desde el punto de vista de la historia natural.

Al final lo que se está jugando aquí es la noción de identidad. No es algo ni completamente original ni una copia fiel de lo que hemos imitado. puesto que el individuo. pero no por ello debemos de asustarnos frente al gran problema del otro. No podemos definirnos si no es con respecto al otro. Porque si pretendemos alzar tanto nuestros estándares de selectividad que dejamos fuera a la mayor parte de la población. nunca que la excluya. Y. La única forma de salir de este círculo de violencia y odio es adoptando uno mismo una mentalidad que acepta la diversidad. ni tan parecidos entre nosotros como nos imaginamos ser.definición. siempre aporta algún elemento nuevo. El racismo lleva en su seno el siniestro gérmen del fascismo. Pero justamente por eso debemos luchar por construirla. por parecido que sea a los otros. . Pero al crear otros amenazadores. Se trata de un círculo vicioso. por más que sea un país fabulosamente diverso. como comenta Bartra en el párrafo anterior. jamás se podrá homogeneizar la identidad de una colectividad. EL racismo es grave porque es algo ejercido contra nuestra propia cultura. del otro. estamos atentando contra la población. una argamasa de diversas tradiciones y costumbres y culturas. así sea imaginaria o mítica. está atentando contra la propia homogeneidad. No somos tan distintos unos de otros como creemos. Nuestra propia identidad es un constructo cultural. Tal vez nuestro país esté muy lejos de una cultura de respeto. como los adolescentes rebeldes que se proponen ser exactamente lo contrario de sus padres. La convivencia humana será siempre un delicado juego de equilibrios en donde el otro siempre va a ser o un reto o una incógnita. Los hechos recientes del país se han encargado de mostrar lo cerca que está una mentalidad nefasta de un exterminio. ni buscar someterlo a nuestra propia forma de vida o de pensamiento. único a la masa de individuos.