You are on page 1of 10

T1

(Opinión en torno a los diferentes tipos de jóvenes)
1)
A1

B1

Jóvenes trabajadores (-) / jóvenes estudiantes (+) = Eq tipo de ocupación
qA1

qB1

Limitaciones económicas/Facilidades económicas = Eq1 Acceso a bienes materiales
qA2

qB2

(Responsabilidades)/Irresponsabilidades = Eq2 postura ante la vida
qA3

qB3

Deseo de alcanzar el status de adulto/prolongación de la adolescencia = Eq3 Madurez
Hipótesis.
Una primera distinción que se puede derivar de la entrevista realizada a Pierre Bourdieu sobre la
juventud francesa es que existiría, en una primera instancia, una diferencia en torno a la
ocupación de los diferentes tipos de jóvenes que existen en dicho país (eje semántico). En dicho
sentido, de acuerdo a las posibilidades y trayectorias vitales de cada joven, estos escogen la
posibilidad de trabajar, y de esa forma entrar al campo laboral, o, en caso contrario, desarrollar
una carrera académica que deriva en el campo universitario (código de base).
Debido a esto, estos individuos desarrollan diversas trayectorias vitales, las cuales configuran un
habitus que varía de acuerdo al campo específico en donde desarrollen en mayor medida sus
aspiraciones legítimas. En consecuencia, se enumeran una serie de características que se condicen
con dichas condiciones sociales, las cuales inciden de manera diferente de acuerdo al tipo de joven
al que se haga mención.
En primer término, y de acuerdo a la ocupación que estos dos tipos de jóvenes desempeñan,
existirían condiciones objetivas que se derivan de dichas posiciones. Para aquellos jóvenes que
elegirían el campo académico, accedería a beneficios materiales tales como poder pagar menos
en bienes y servicios, subvención estatal que pagaría su educación, etc. En cambio, aquellos
jóvenes que no pueden acceder a la educación universitaria, tendrían dificultades para poder
satisfacer aquellas necesidades que los estudiantes universitarios, por su condición especial, si
podrían, como tener una tarifa rebajada en el cine. (primer código de calificación)
Un segundo elemento identificado guarda relación con el eje semántico definido por la “postura
que adopta ante la vida” los jóvenes universitarios y los jóvenes que trabajan. En dicho sentido se

observan dos atributos que son distribuidos de la siguiente forma: los jóvenes que aún no ingresan
al mercado laboral desarrollan un modo de enfrentar la vida de “irresponsabilidad”, ya que al no
prorrogar su experiencia estudiantil y al no tener otras funciones más que tener que rendir en la
universidad, estos no sienten la presión social por asumir algún tipo de responsabilidad específica,
aparte del ámbito académico. Por otro lado, los jóvenes que deben entrar al campo laboral para
poder solventar sus necesidades, asumen tempranamente responsabilidades sociales, tales como
responder en sus puestos laborales o aportar algún tipo de ingresos a su propio hogar. Por lo
tanto, estos últimos sujetos deben responder ante las presiones que surgen en su trayectoria vital,
asumiendo una serie de responsabilidades ante los diferentes ámbitos sociales que les urge
solventar. (Segundo código de calificación)
Por último, se puede identificar un tercer elemento que Bourdieu asocia a estos dos tipos de
jóvenes, que se relaciona con los grados de madurez que alcanzan estos (eje semántico). Los
jóvenes que tienen la posibilidad de llegar al campo universitario tienen la necesidad inconsciente
o consciente de prorrogar la adolescencia o juventud. Por el contrario, aquellos jóvenes que deben
entrar al campo laboral, como asegura el mismo entrevistado, ni siquiera tienen adolescencia, ya
que desean lo cuanto antes entrar en el mundo de los adultos. Al poder acceder al status de
adulto, estos jóvenes podrían alcanzar posibilidades económicas que este status asegura: en
palabras de Bourdieu, “para ser reconocido y reconocerse como hombre”. (Tercer código de
calificación).
Para el presente código de base no se precisa la producción de ejes cruzados ya que los términos
de los diferentes códigos de calificación no presentan un entrecruzamiento que permita deducir
una estructura más compleja de la señalada. Martinic propone que para su realización es
necesarios que se produzca una “homologación de los valores y de los sentidos entre términos
opuestos de códigos diferentes” (Martinic, 2005). Por lo tanto, al no existir un posible
entrecruzamiento entre elementos diferentes, solo se optó por desarrollar una estructura del tipo
paralela, que se define por la relación lógica entre los códigos de base y calificación definidos con
antelación, es decir por objetos o realidades a las cuales se les señala calificaciones resumidas en
códigos de calificación y ejes semánticos respectivos.

2)
A1

B1

(Estudiantes clases desfavorecidas) (-) (Estudiantes clases favorecidas) (+) = Eq tipos de
estudiantes
qA1

qB1

Disparidad entre aspiraciones y
posibilidades reales

/

qA2

qB2

Extrañeza

/

qA3
Desasosiego ante el trabajo

(Concordancia entre aspiraciones y = Eq1probabilidades de
posibilidades reales)
concretar aspiraciones

(Adaptación) = Eq2 Adaptación al campo escolar

qB3
/

(satisfacción laboral) = Eq3 perspectivas de satisfacción
Laboral

Hipótesis
En este segundo código de base se ha optado por ocupar dos términos que si bien no aparecen de
manera explícita, si se pueden deducir de manera lógica: estudiantes de clases desfavorecidas, y
estudiantes de clases favorecidas, con el eje semántico respectivo que hace mención a los tipos de
estudiantes que acceden al ámbito universitario, teniendo el primer término una calificación
negativa, y el segundo una positiva, extrapolando tal calificación a los diferentes elementos que
componen los respectivos códigos de calificación.
Un primer rasgo que se puede deducir de lo expuesto por Bourdieu es una diferenciación en las
probabilidades de concretar las aspiraciones que cada sujeto pudiera presentar (eje semántico).
En dicho sentido, los estudiantes de clases sociales desfavorecidas que pueden acceder a la
educación superior presentan la sensación de que las aspiraciones con las que entran en un
principio, no son corroboradas en la realidad universitaria, ya que este ámbito, al igual que otros
sectores de la sociedad, solo contribuye a reproducir los privilegios sociales con que se forjan las
trayectorias vitales de los individuos. Bourdieu, además, afirma que ante la ampliación de la oferta
universitaria, y con el consecuente ingreso de jóvenes pertenecientes a clases populares, estos
mismos se percataron de manera concreta de como el sistema escolar funciona como un
mecanismo de reproducción social, para lo cual era necesario que lo vivieran en carne propia y
evaluaran sus consecuencias.
Un segundo código de calificación guarda relación con el grado de adaptación que experimentan
estos dos tipos de individuos para con el campo escolar (eje semántico). En relación a ello, los
estudiantes que pertenecen a las clases desfavorecidas tienden a sentirse “desdichado” o
“extraño” en el sistema escolar, y sin embargo participar dentro de sus dinámicas internas. Las
dinámicas culturales del campo universitario resultan para los jóvenes de clases populares que

entran al ámbito universitario novedosas, y la mayoría de las veces, extrañas, ya que, presumiendo
que este subgrupo de sujetos se integra de manera reciente a dicho campo social, aún no pueden
ni imponer sus prácticas, así como tampoco impregnarse de aquellas que dominan dicho campo.
Más bien, están sujetos a los registros culturales que el subgrupo dominante en dicho espacio
social ha impuesto (en este caso los jóvenes universitarios pertenecientes a las clases favorecidas
económicamente), y que aboga por mantener (segundo código de calificación). Sin embargo,
existen posibilidades reales de que el subgrupo desfavorecido en este caso pueda presentar
ciertos rangos de adaptación, con lo cual puede llegar a adoptar las prácticas impuestas por el
campo universitario (un mayor análisis en la elaboración de ejes cruzados realizados más adelante
en el presente informe).
Por último, derivado de las condiciones que se desarrollan en el campo universitario, se canalizan
consecuencias para la estructuración del espacio laboral. En dicho sentido, las perspectivas de
satisfacción laboral (eje semántico) se distribuyen de manera diversa de acuerdo a la posición
adoptada en el espacio social anteriormente señalado, es decir, si se pertenece al subgrupo de
estudiantes favorecidos o desfavorecidos socialmente. En dicho sentido, derivado de la frustración
ante las perspectivas denegadas a ciertos individuos, y que de cierta forma informaba el mismo
campo universitario disfrazándolo de un posible ascenso social, y la reproducción de ciertos
privilegios a algunos universitarios, es que se deriva un sentimiento de “desasosiego” y
“desesperación” ante el trabajo realizado por el grupo de estudiantes universitarios menos
favorecidos.

3)

A1

B1

Trabajadores jóvenes (+)

(Trabajadores maduros) (-) = Eq tipos de trabajadores

qA1

qB1

Capacidad garantizada
por un título

qA2
Mayor preparación

/

Experiencia = Eq1 Capacidades laborales

qB2
/ (Menor preparación) = Eq2 grado de preparación para ocupar un empleo

qA3
Aspiración “demasiado / (Ralentizar sucesión) = Eq3 Velocidad en la sucesión laboral.
pronto” a la sucesión

Un último código de base que se ha optado por construir, para develar el sentido subyacente a la
entrevista realizada a Pierre Bourdieu sobre la problemática de la juventud, guarda relación con el
tipo de trabajadores que constituyen el mundo laboral (eje semántico): trabajadores jóvenes, con
una calificación positiva y (trabajadores maduros), a los cuales se les asignó una calificación con
carácter negativo, calificaciones que se extrapolan a los diferentes elementos que constituyen los
códigos de calificación respectivos.
En primera instancia, se ha asignado a los dos tipos de trabajadores señalados diferentes
calificaciones laborales (eje semántico). De acuerdo a dicha categorización, los trabajadores
maduros presentan una mayor cantidad de años desempeñándose y aprendiendo las diferentes
dinámicas del campo laborales. Dichos años de experiencia laboral les han otorgado facultades o
capacidades laborales relacionadas, en gran medida, con aprendizajes adquiridos en los mismos
puestos de trabajo, como ocurre en el caso de la burocracia profesional, en dónde las capacidades
autodidactas de dichos trabajadores es esencial. Diferente es el caso de aquellos trabajadores más
jóvenes, los cuales tienen, por lo tanto, una experiencia laboral más exigua. Ya que dicha breve
experiencia es aun breve, y por lo tanto aun no aprender las dinámicas inherentes al campo
laboral, así como las características propias de aquellos puestos laborales en donde pudieran
desempeñarse, deben acreditar de otra forma sus capacidades laborales, recurriendo a las
credenciales académicas que les otorga la universidad para poder solventar su propia posición.
En segundo término, el siguiente código de calificación guarda relación con el grado de
preparación de los trabajadores jóvenes y maduros que ocupan el campo laboral (eje semántico).
Bourdieu señala que los trabajadores que se integran de manera reciente al campo laboral vienen
con una mayor preparación que generaciones anteriores. Esto quiere decir que dichos
trabajadores, al poder optar en mayor medida a estudios superiores debido a la extensión de la
matrícula universitaria, así como por las exigencias del mismo campo laboral al promover un
mínimo de preparación, pueden asegurarse una mayor calificación de sus capacidades para
desempeñarse en los diferentes eslabones de la estructura laboral. Por otro lado, aquellos
trabajadores de una mayor edad, que pertenecen a una generación que presentaba bajos índices
de acceso al mundo universitario, cuentan con una menor calificación laboral, y por tanto,
comparativamente hablando, presentan menos capacidades técnicas que aquellos trabajadores
jóvenes que sí pudieron acceder a carreras universitarias o técnicas. Sin embargo, existe la
posibilidad de que por la experiencia adquirida por parte de los trabajadores más maduros, estos
últimos podrían adquirir capacidades que no cuentan los trabajadores de generaciones más
jóvenes (mayor análisis en la construcción de ejes cruzados).
Por último, un tercer código de calificación que se ha podido elaborar para caracterizar a los tipos
de trabajadores es la velocidad o renovación de los puestos laborales (eje semántico). En dicho
sentido, aquellos trabajadores que presentan una menor experiencia laboral, aspiran a reemplazar
de manera rápida a aquellos trabajadores que se han desempeñado por cierto cantidad de tiempo
en sus respectivos puestos laborales, por lo cual aspiran a realizar un reemplazo generacional que
empujen a “los que ya llegaron” hacia el retiro laboral (Bourdieu lo señala como “enviar a los
viejos a la vejez “). Por el contrario, los trabajadores que cuentan con una mayor cantidad de
tiempo trabajando, presionan por mantener su status laboral, tratando de ralentizar la situación
en que acaecería el recambio generacional, estableciéndose el reemplazo por nuevos trabajadores
más noveles. Esta misma situación genera una serie de conflictos, que derivan en que los
trabajadores más maduros, en palabras de Bourdieu, envíen a los “jóvenes a la juventud” y en que
los trabajadores más jóvenes traten de enviar a la generación anterior a “la muerte social”. En

último término, lo que evidencian estas citas hechas por el entrevistado, es el conflicto derivado
por imponer los intereses que pertenecen en específico a cada generación de trabajadores, en
donde cada subgrupo ocupa las estrategias que le resultan más apropiadas para imponerse en el
campo laboral.

2) Cruce de Eq1 y Eq2
qA1
Disparidad entre aspiraciones y posibilidades reales (-)

A
Aislado del medio del
trabajo

B
Reproducción de privilegios

qB2 (+)

qA2 Extrañeza

(Adaptación)

(-)
“Cosas igual que antes”
Ø
D
C
qB1 (+)
(Concordancia entre aspiraciones y posibilidades reales)

Interpretación ejes cruzados
Ya que los respectivos códigos de calificación que hacen referencia al grado de adaptación de los
dos tipos de estudiantes analizados (favorecidos y desfavorecidos), y las probabilidades de
satisfacer sus consecuentes aspiraciones, presentan elementos opuestos de significación que
estructuran una homologación de estos, es decir, una relación entre elementos de códigos
diferentes (en términos de Martinic), es por lo cual se precisa construir una estructura de ejes
cruzados. En dicho sentido, se predisponen los elementos con carácter positivo “adaptación” y
“(concordancia entre aspiraciones y posibilidades reales)”, y las calificaciones de carácter negativo
“extrañeza” y “disparidad entre las aspiraciones y las posibilidades reales”.

Al realizarse el cruce de estos 4 elementos, se generan cuatro nuevas posibilidades discursivas,
cuyos resultados son: al realizar en enlace de “extrañeza” y “(concordancia entre las aspiraciones y
las posibilidades reales)” se obtiene un discurso vacío. En segundo término, al entrecruzar los dos
elementos de carácter negativo (“extrañeza” y “disparidad entre las aspiraciones y las
posibilidades reales”) se obtiene la realidad discursiva de “reproducción de privilegios”. Esta
realidad discursiva hace referencia a condiciones ya analizadas, y que guardan relación con que
aquellos universitarios pertenecientes a clases populares, aparte de sentir un estado de extrañeza
ante el campo universitario debido a sus dinámicas culturales, además sienten que tal sistema
defrauda sus aspiraciones legítimas de ascenso social, ya que al presenciar por experiencia propia
la reproducción de las condiciones sociales en el mismo sistema escolar, ven devaluadas las
promesas que una carrera universitaria hubiera podido ofrecer a sujetos de su misma condición.
En tercer lugar, y siendo la realidad discursiva más interesante de analizar, al entrelazarse el
elemento de carácter negativo “disparidad entre las aspiraciones y las posibilidades reales”, y el
elemento de carácter positivo “adaptación” se construye la realidad discursiva “aislado del medio
del trabajo”. Esta realidad surgiría ya que existirían individuos pertenecientes a estudiantes
desfavorecidos que tenderían a adaptarse al campo universitario. De esta situación derivaría que
estos sujetos adoptarían de manera concreta las prácticas que se presentan en dicho espacio
social, además de comprometerse y creer las promesas de ascenso social que las carreras
universitarias sugieren. Es decir, al entrar al mundo universitario, estos sujetos, mientras dura la
trayectoria estudiantil, logran situarse de buena forma dentro del conjunto de prácticas que
constituyen en mundo universitario, pudiendo mutar sus mismas prácticas heredadas de habitus
específicos, además de mantener la esperanza de cambiar su situación deficitaria a través de estas
mismas credenciales universitarias. Sin embargo, luego de romper la barrera universitaria, y al
entrar al mercado laboral, se encuentran con condiciones que contradicen las aspiraciones
forjadas a lo largo de sus carreras, es decir vuelven a visibilizarse las condiciones que tienden a
reproducción de privilegios sociales que desde un principio estuvieron presente, pero que por un
acto de autoengaño lo obviaron. Por tanto, al ver que en el mundo laboral sus condiciones reales
no se condicen con sus aspiraciones prematuras, lo sienten hostil y frustrante, se sienten aislados,
ya sea porque su capital social los indispone a afrontar de correcta forma las ambiciones que estos
individuos tienen, o porque simplemente no logran dimensionar que las promesas que un título
universitario ofrecía, no rompe la férrea barrera de las condiciones objetivas de reproducción de
desigualdades en la sociedad de la que forman parte.
Por último, al cruzarse los dos elementos de carácter positivo, es decir, “adaptación” y
“(Concordancia entre aspiraciones y posibilidades reales)”, surge la realidad discursiva “todo sigue
igual que antes”, en donde los estudiantes que presentan un entorno social y económico favorable
siguen vislumbrando al campo universitario de manera familiar en tanto que este ofrece una
dinámica social acorde a sus registros culturales, además de ofrecer posibilidades reales de
mantener cierto nivel social, ya que estos al egresar de dichas carreras, logran satisfacer de
manera plena sus aspiraciones sociales, intelectuales y materiales.

Una interpretación general que podríamos hacer de estos ejes cruzados es que si bien el campo
universitario funciona como una institución social que reproduce los privilegios que se presentan
en la sociedad, y aun cuando existe una clase de estudiantes que se adapta de manera concreta a
dicho campo en tanto que sus prácticas, así como sus expectativas se condicen en su transición
que se da entre el campo universitario y el campo laboral, se da la situación de que existen ciertos
estudiantes, provenientes de condiciones sociales desfavorecidas, que se logran adaptar a las
dinámicas sociales que se presentan en el campo universitario, pero, sin embargo, al momento de
ingresar al campo laboral, la condiciones sociales de desigualdad y reproducción de los privilegios
sociales se les presentan de manera práctica, y algo que no pudieron vislumbrar durante su
trayectoria universitaria, sí la visualizan al momento de desempeñarse en sus respectivos puestos
laborales.
3) Cruce Eq1 y Eq2

qA1
Capacidad garantizada por un título (+)
<<ambiciosos que quieren
“correr antes de empezar a
andar”>>
qB2 (-)
(Menor
Preparación)

Ø

(Diferencia generacional, en
donde la más joven cuenta con
más años de estudio y
créditos)

Aprendizaje autodidacta y
antigüedad posibilitan alcanzar
puestos directivos

qA2 (+)
Mayor
preparación

qB1
Experiencia (-)

Interpretación ejes cruzados.
El presente código de base presenta, al igual que el anterior, la homologación de elementos de
calificación de códigos opuestos. Por lo tanto surgen nuevas realidades discursivas al entrelazarse
los diferentes términos de calificación, lo cual hace que dicha realidad se complejice, y por lo cual
se hace necesario la construcción de ejes cruzados para dilucidarla. El primer código de calificación
que se utiliza es aquel que hace referencia a las “calificaciones laborales” (eje semántico), con el
término positivo “capacidad garantizada por un título”, y con la calificación negativa “experiencia”.

En segundo lugar, se utiliza el código de calificación que hace referencia a “grado de preparación
para ocupar un empleo” (eje semántico), con el término positivo “mayor preparación, y con el
elemento de calificación negativa “menor preparación”.
Luego de realizar la operación de entrecruzar estos 4 elementos, surgieron 4 realidades discursivas
nuevas. La primera surge de los elementos “capacidad garantizada por un título” y “mayor
preparación”, ambos de carácter positivo y la cual es “(Diferencia generacional, en donde la más
joven cuenta con más años de estudio y créditos)”. Esta realidad hace referencia a que las
generación de trabajadores más jóvenes entrantes al mundo laboral, presentan la cualidad de
tener o poseer credenciales académicas garantizadas por títulos universitarios, lo cual les depara
tener mayores capacidades técnicos-intelectuales, capacidades que son valoradas en suma
manera por los empleadores que los contratan, ya que precisamente dichas calificaciones son las
más demandadas en la actualidad por el mundo laboral. Debido a que estos jóvenes trabajadores
no cuentan con una experiencia laboral extensiva, la única manera de acreditar sus características
de desempeño en el trabajo es mediante estas cualificaciones garantizadas por el campo
universitario, y por ello es que las estrategias para asentarse en sus puestos laborales van dirigidas
a explotar tales rasgos diferenciadores para con las generaciones más maduras de trabajadores.
Una segunda realidad que se origina es “Aprendizaje autodidacta y antigüedad posibilitan alcanzar
puestos directivos”, la cual surge de un término de calificación positiva “mayor preparación”, y el
elemento negativo “experiencia”. Esta realidad hace referencia a que si bien la generación más
madura de trabajadores, debido a un habitus compartido por dichos sujetos, no pudieron acceder
a estudios superiores, sí presentan la cualidad de tener mayor experiencia laboral, en donde sus
trayectorias en el campo laboral les han facultado con otras capacidades, las cuales se relacionan
más bien con aprendizajes del tipo autodidacta, por ejemplo. Además, al haber permanecido una
mayor cantidad de tiempo en los puestos laborales que podrían disputarles generaciones más
jóvenes, han forjado redes laborales que les facilita conocer de mejor forma las dinámicas
laborales en general, y las prácticas que se presentan las diferentes organizaciones en que
trabajan en particular, lo cual les permite ejercer estrategias que les ayudan a llegar a puestos de
mayor jerarquía. Por tanto, la menor cualificación o preparación que estos sujetos presentan se
ven atenuados por estrategias que se relacionan en mayor medida con las capacidades que les
otorga el aprendizaje alcanzado por sus años de experiencia, como aquella señalada por Bourdieu,
de alargar los plazos de sucesión, en donde estas se ven confrontadas con los intereses propios de
las generaciones más jóvenes, que pugnan por desbancar a dichas generaciones de trabajadores
más maduros.
Por último, al entrelazarse el término positivo “capacidad garantizada por un título” y el elemento
con calificación negativa “(Menor preparación)” surge la nueva realidad discursiva “<<ambiciosos
que quieren “correr antes de empezar a andar”>>”. Esta hace referencia a que los trabajadores
jóvenes que ingresan al campo laboral presentan la característica negativa de no tener experiencia
previa en dicho campo, por lo cual sus calificaciones, en relación a trabajadores más
experimentados se ven en detrimento, ya que estos último, y debido a su experiencia laboral,
desarrollan características que los facultan de rasgos positivos, los cuales les permiten afrontar de

buena forma las diferentes dinámicas culturales y sociales del campo laboral. Ya que estos nuevos
trabajadores no tienen las capacidades para poder reemplazar o disputar posiciones laborales a
generaciones más viejas, estas últimas los catalogan de manera desdeñosa como sujetos
impulsivos e intempestivos, los cuales quieren acceder a rangos en la estructura organizacional
prematuramente, en donde aún no presentarían las capacidades ni aprendizajes necesarios para
poder desempeñar tales cargos.
De modo genérico, se puede deducir que dentro del campo laboral, las distinciones y conflictos
que se puedan presentar en torno a las diferencias entre los diversos rangos etarios que
componen dicho campo, se acompañan de manera tácita por diferentes estrategias que buscan
establecer e imponer los intereses que mueven a dichas personas agrupadas en generaciones
etarias específicas. Además, cabe señalar que dichas estrategias se corresponden con las
diferentes disposiciones sociales interiorizadas por dichos individuos, disposiciones
correlacionadas con habitus grupales, los cuales generan que dichos agentes sociales, de manera
inconsciente, apliquen acciones grupales en favor de intereses generacionales.
Conclusiones.
A modo de conclusión, se puede establecer que de acuerdo a la técnica de análisis de información
utilizada, la cual tiene por función develar el sentido implícito en los discursos de las personas, así
como las relaciones sociales en las cuales se incrusta dicho discurso, se evidencia la concepción
particular que tiene Bourdieu sobre el concepto de juventud.
Dicho autor define a la juventud de manera multidimensional, estableciendo distinciones y
clasificaciones no tan solo en torno a los conflictos entre generaciones específicas, entre jóvenes y
adultos, sino que además aborda el concepto de juventud estableciendo las diferentes
disposiciones sociales que condicionan vivir de una forma u otra dicho periodo de la vida. En dicho
sentido, se clarifica que dependiendo de la pertenencia a ciertas clases sociales, la definición de
“joven” varía, ya que precisamente los habitus que definen a dichas personas varían de acuerdo a
las realidades sociales que estructuran sus trayectoria vitales específicas.
Lo importante de las conjeturas de este sociólogo francés, es que cualquier concepto a analizar
debe ser siempre visto desde una aspecto global, no reducido, ya que de manera empírica, son
diferentes, diversas y amplios los campos sociales que intervienen en la estructuración de
intereses personales y grupales, y su clarificación depende de no aislar el concepto a analizar de
tal complejidad. En este caso, el concepto de juventud se analiza desde diferentes campos sociales
(campo universitarios, laboral, social, etc), en donde los sujetos, a partir de las diferentes
disposiciones adquiridas a lo largo de su vida, desarrollan diferentes estrategias prácticas.