You are on page 1of 2

COMENTARIO.

EL BUSTO DE NEFERTITI

Introducción
Esta escultura es conocida como el busto de Nefertti. Se encuentra en el museo de
Berlín. Fue realizada durante el Imperio Antiguo egipcio y, al haberse identificado
como la reina Nefertiti, debemos fecharla durante el reinado de su marido, el faraón
Akenaton de la XVIII dinastía, hacia el 1345 antes de Cristo. El autor posiblemente fue
Tutmés ya que se encontró esta escultura en su taller.
Análisis formal
Nos encontramos ante una obra exenta o de bulto redondo, pues se encuentra tallada en
su totalidad. Esta escultura mide apenas medio metro, la pieza está realizada en caliza
pulida y policromada con incrustaciones de cristal en los ojos para darle mayor realismo
a la escultura, aunque la incrustación del ojo izquierdo se ha perdido, destaca por su
talla delicada y su composición simétrica. Los colores son suaves, perfectamente
armonizados. Como únicos adornos la reina lleva un gran collar así como una hermosa
1

tiara. La expresión de esta Nefertiti se halla a mitad de camino entre el tradicional
hieratismo de la estatuaria egipcia y el realismo que se intentó introducir en la época de
Akhenaton. El resultado es un rostro de facciones perfectas y detalles delicados. El
nombre de esta reina significa "la belleza ha llegado" y esta escultura parece querer
dejar constancia de la belleza de la reina. Aunque responde a la concepción frontal de la
escultura egipcia, el movimiento sutil dado por el cuello y la corona crean un efecto
único y excepcional en el arte egipcio. Esta obra es valorada no sólo por su indudable
belleza, sino por lo que presenta de novedoso en un estilo artístico, como el egipcio, tan
poco dado a los cambios y que permaneció casi inmutable a lo largos de sus tres mil
años de historia.
Análisis estilístico
Esta obra es uno de los retratos más hermosos de la Historia del Arte. Además su
excepcionalidad dentro del arte egipcio radica en la originalidad artística del periodo del
reinado de Akenaton, conocido como Amarniense. El nasturalismo himanizado de la
escultura del período refleja el intento de transformación radical de la religión egipcia,
porque el faraón sustituyó el culto politeísta por el culto exclusivo al dios Aton-Ra. Sin
embargo, este experimento acabó con la muerte del propio faraón y la vuelta al culto
politeísta. La ciudad creada por el faraón, Tell-Amarna, fue abandonada trasladándose
de nuevo la corte a Tebas bajo el control de los sacerdotes de Amón y destruida
cualquier obra o inscripción que recordase al dios Aton. Ocurrió lo mismo con el arte ya
que se volvió a los modelos y maneras de representación antiguos. La función de esta
obra era decorativa y propagandística, al servicio de los ideales del faraón visionario.
Conclusiones
Esta es una pieza fundamental del arte egipcio porque nos permite distinguir el periodo
amarniense y su singularidad que consistía en representar a los faraones con mayor
naturalismo y en movimiento. El alargamiento de las figuras y la estilización se verá
posteriormente en fases de distintos estilos artísticos como en la etapa manierista del
Renacimiento.
Paula Pérez Palacios
2º BCS

2