You are on page 1of 18

Responsabilidad Civil por Delitos Ambientales en el Perú

1.1 Responsabilidad civil extracontractual sobre daño ambiental
La acción de responsabilidad civil extracontractual sobre daño ambiental se
encuentra establecida en la Constitución Política del Perú en su artículo 123
establece que “Todos tienen el derecho de habitar en ambiente saludable,
ecológicamente equilibrado y adecuado para el desarrollo de la vida y la
preservación del paisaje y la naturaleza”. Otorgar un derecho significa otorgar una
acción: un derecho sin acción para defenderse sería simplemente una declaración
lírica. Por consiguiente, si la Constitución ha utilizando la palabra derecho y la ha
referido a todos (es decir, a cada uno de los ciudadanos), debemos pensar que
cualquier ciudadano afectado puede reaccionar contra quienes perturben su
derecho, sean particulares o el propio estado Trazegnies Granda (2005, 343).
Asimismo, en el art. I del T.P. de la Ley General del Ambiente, señala que “Toda
persona tiene el derecho irrenunciable a vivir en un ambiente saludable,
equilibrado y adecuado para el pleno desarrollo de la vida, y el deber de contribuir
a una efectiva gestión ambiental y de proteger el ambiente, así como sus
componentes, asegurando particularmente la salud de las personas en forma
individual

y

colectiva,

la

conservación

de

la

diversidad

biológica,

el

aprovechamiento sostenible de los recursos naturales y el desarrollo sostenible del
país”.
En seguida, el art. IV Título Preliminar de la Ley General del Ambiente (LGA)
establece que: “Toda persona tiene el derecho a una acción rápida, sencilla y
efectiva, ante las entidades administrativas y jurisdiccionales, en defensa del
ambiente y de sus componentes, velando por la debida protección de la salud de
las personas en forma individual y colectiva, la conservación de la diversidad
biológica, el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales, así como la
conservación del patrimonio cultural vinculado a aquellos”.
Espinoza Espinoza (2011,774-775) sostiene que el derecho a un ambiente sano
es un interés difuso, toda vez que constituye un derecho que perteneciendo aún al
individuo y pudiendo relevar en vía autónoma, se pone una dimensión
1

 La Responsabilidad Administrativa: La podemos entender como aquella acción u omisión infractora. en el artículo 143° de la Ley General del Ambiente. Los Gobiernos Regionales. el problema vendría a ser ¿qué daño va a reclamar la persona individualmente considerada afectada por el ilícito ambiental?. están legitimados todos los anteriormente citados. Penal y Civil. en representación de las víctimas individualmente consideradas. está establecido en el Código Procesal Civil en su artículo 82° con una ampliación. y no con un aspecto excluyente. manifiesta una estrecha y clara relación con otras materias jurídicas.supraindividual. esto quiere decir que pertenece a “todos en general y a nadie en particular” y como consecuencia de tal derecho lo hace más digno de protección. 1. donde se estima que “cualquier persona natural o jurídica está legitimada para ejercer la acción a que se refiere la presente ley. Gobiernos Regionales. Si se trata de una indemnización económica. encontrando su amparo legal en el artículo 1968 del C.”. Comunidades Campesinas y/o Comunidades Nativas en cuya jurisdicción se produjo el daño ambiental. la respuesta dependerá de qué universo comprendería la pretensión resarcitoria. La legitimidad para obrar respecto al daño ambiental. Gobiernos Locales. Los Gobiernos Locales Comunidades Campesinas y/o Nativas o Rondas Campesinas. es por ello que se debe distinguir entre: Si se trata del restablecimiento del estado anterior al hecho lesivo al ambiente o sus componentes. que no contradice su naturaleza privada. de la cual nace una obligación de reparar el 2 . ya sea por la responsabilidad Administrativa. cuando sea afectado directamente.C. se presentará lo siguiente:  El dañado individualmente está legitimado.  El Ministerio Público.señala que la responsabilidad ambiental como rama del Derecho. por ende esta puede ser atendida de tres formas.2 Vertientes de la responsabilidad ambiental Álvarez Perdigón (2005) en su artículo “La Responsabilidad Civil Ambiental como Método de Conservación y Protección del Medio Ambiente” . dándole legitimidad a las personas naturales para interponer una acción y no solamente al Ministerio Público.

no depende de la existencia del daño. para prevenir y evitar daño ambientales.  Responsabilidad Civil Ambiental: Álvarez Perdigón (2005). sostiene que esta responsabilidad. el espacio biológico vital del ser humano. como bienes jurídicos supranacionales autónomos. señalando las correspondientes sanciones en el artículo 304 (Contaminación Ambiental) y el artículo 305(Formas Agravadas). 62) sostiene que la justicia penal ha establecido señalando una gama de posibilidades para el infractor de leyes ambientales y la aplicación de penas de acuerdo a la gravedad del hecho delictuoso cometido. El Código Penal Peruano tipifica estos ilícitos como delitos contra la ecología.Por su parte dicha responsabilidad presenta una naturaleza esencialmente 3 . Este tipo de responsabilidad a diferencia de la responsabilidad civil ambiental. Andía Chávez (2009. aplicar las medidas de prevención y mitigación. por contaminación de residuos de un río). muerte de peces. y asumir los costos correspondientes. por eso es preventiva y protectora del ambiente en la que debe prevenir el régimen de autorización y control de licencias de funcionamiento de ciertas actividades que prevén los efectos ambientales de las actividades económicas para reducir o eliminar el impacto negativo en el medio ambiente que perjudican la salud de la comunidad. La cual se activa siempre que se violen las disposiciones de las normas administrativas en las que se impone a los administrados la realización o abstención de determinados actos. esto en base al Principio Precautorio.  La Responsabilidad Penal Ambiental: Andía Chávez (2009. en su propia persona como consecuencia de la contaminación de un elemento ambiental (Intoxicación por haber bebido agua de una fuente contaminada por una industria) o cuando se producen daños a sus bienes (muerte de caballería por contaminación de plomo en aguas. 60) sostiene que la administración de justicia ambiental se efectúa e aplicación del principio precautorio. En la concepción del nuevo derecho penal del ambiente. por primera vez.daño ambiental causado. se concretiza en el daño ambiental sufrido por una persona determinada. se ha encontrado reconocimiento.

y los que correspondan a una justa y equitativa indemnización. enmendar el daño ocasionado. el cual recita que: “La responsabilidad derivada del uso o aprovechamiento de un bien ambientalmente riesgoso o peligroso. En efecto. Por otro lado. los de la recuperación del 4 . se merece especial atención a la responsabilidad civil ambiental porque es ella la que tutela la acción del resarcir.A.G.772) sostiene “La naturaleza de esta responsabilidad es. Es decir las ya mencionadas vertientes están encaminadas a la protección del medio ambiente. evidentemente. Con el objetivo de que el bien afectado sea resarcido a su titular en el estado que se encontraba antes de efectuarse el daño causado.resarcitoria. De no ser técnica ni materialmente posible el restablecimiento. «el contaminador va a sobrellevar el beneficio y los costos de la contaminación. objetiva. Andía Chávez (2009. y de la indemnización económica del mismo. lo que permite que los efectos causados por el daño ambiental sean compensados. La indemnización tendrá por destino la realización de acciones que compensen los intereses afectados o que contribuyan a cumplir los objetivos constitucionales respecto del ambiente y los recursos naturales.Álvarez Perdigón (2005). Esta responsabilidad obliga a reparar los daños ocasionados por el bien o actividad riesgosa. el juez deberá prever la realización de otras tareas de recomposición o mejoramiento del ambiente o de los elementos afectados. 61)señala que la Ley N°28611 dispone en su artículo 147° que la reparación del daño ambiental consiste en el restablecimiento de la situación anterior al hecho lesivo al ambiente o sus componentes. Así lo delimita el art. Espinoza Espinoza (2011. ayudar en la conservación de aquel que sufrió el daño. 144 de la L. No así el caso de la responsabilidad Administrativa que presenta un papel preventivo y no responde a la ejecución de un daño y la responsabilidad Penal por su parte actúa sancionando al comisor del daño . es objetiva. y tiene los incentivos adecuados para maximizar los beneficios netos del uso del terreno»”. lo que conlleva a asumir los costos contemplados en el artículo 142 precedente. o del ejercicio de una actividad ambientalmente riesgosa o peligrosa.

). (Espinoza Espinoza 2011. no se incurra al mismo tiempo en una actividad riesgosa o peligrosa. 343.3 La responsabilidad civil por daño ambiental podría ser responsabilidad subjetiva La Ley General del Ambiente deja la posibilidad de establecer responsabilidad subjetiva respecto del daño ambiental regulado en el art.) un supuesto de presunción de responsabilidad subjetiva. En todos estos casos de daños intolerables.ambiente afectado. El descargo por falta de dolo o culpa corresponde al agente”. Esta responsabilidad sólo obliga al agente a asumir los costos derivados de una justa y equitativa Indemnización y los de restauración del ambiente afectado en caso de mediar dolo o culpa. no cabe duda de que algunos de ellos son resultado de la infracción de reglamentos de seguridad (hacer caso omiso de la prohibición de arrojar los relaves en los ríos. etc.355) sostiene en lo que se refiere a los daños por contaminación.C. Trazegnies Granda concuerda con Espinoza (2005. 1. no facilitar máscaras y otros equipos de seguridad a su personal. Aunque se establezca (al igual que el modelo diseñado en el art. no colocar los dispositivos anticontaminantes obligatorios en las chimeneas de la planta.772). en verdad. Pero hemos visto que existe también la posibilidad de daños por contaminación aun cuando no se haya infringido reglamento alguno: a pesar de adoptar las precauciones establecidas por el reglamento respectivo. así como los de la ejecución de las medidas necesarias para mitigar los efectos del daño y evitar que éste se vuelva a producir”. cuando se regula que: “La responsabilidad en los casos no considerados en el artículo anterior es subjetiva. los efluvios de una fábrica de productos químicos contamina el río y producen la destrucción de las cosechas de los agricultores vecinos. se aplican las mismas consideraciones: la responsabilidad es objetiva (artículo 1970). 5 . cuesta imaginar un caso en el que realizando una actividad en la cual se dañe al ambiente. 1969 C. 145 de la LGA.

objetivo relevante en las ideas derivadas de la Conferencia de Río (1992) que habiendo sido recepcionadas por la Agenda 21 han sido ampliamente desarrolladas en las leyes marco y generales de protección del ambiente dictadas en la región en la última década. con incidencia en el ambiente o los ecosistemas. con la producción legislativa pertinente. un paso importante para la adecuada regulación de la responsabilidad en materia ambiental. En un trabajo muy reciente. predominantemente del derecho civil) “en la actualidad. que perfilen una regulación propiamente ambiental de estos institutos. el Dr. precios para materias primas e insumos. procura alcanzar los objetivos de política ambiental. desde que específicamente este instituto jurídico. en sus Conclusiones. sigue ocupando un espacio importante dentro del conjunto de la legislación ambiental”. seguramente.1 Régimen de responsabilidad como instrumento de la política ambiental. etc) generados en torno a la internalización de costos ambientales. es reponerla en el contexto de los instrumentos económicos propios del derecho ambiental.” El rezago deberá enfrentarse.Responsabilidad Civil por Delitos Ambientales en el Uruguay 2. Afirma que: “En el desarrollo de la legislación ambiental existen rezagos particularmente notorios en materia de ordenamiento del territorio y de instrumentos económicos. subvenciones. derechos y licencias negociables. En este sentido. es una regulación que a través de los intereses económicos de los diversos actores. 6 . repasa las tareas jurídicas pendientes para el desarrollo sostenible en la región latinoamericana. seguida de los actos normativos reglamentarios y de las normas técnicas. gravámenes e impuestos ecológicos o ambientales. En la perspectiva de Brañes. Teleología política en la construcción del régimen jurídico de la responsabilidad ambiental. pero no propiamente ambiental. asumiendo la necesaria especificidad de la materia y ordenada a sustituír la legislación de connotación o relevancia ambiental. Raúl Brañes. fondos de protección ambiental. el régimen de responsabilidad civil por daño ambiental participaría de la naturaleza de una serie de mecanismos (tarifas. en especial de la responsabilidad civil por daño ambiental. que proviniendo de ramas tradicionales del derecho ( en nuestro tema.

Tomás Hutchinson. debe estructurarse un régimen de responsabilidad “que debe tener como fin: la protección del ambiente.sociales que obliguen al explotador que usa del ambiente a una autorregulación adecuada. y bajo el subtítulo” La responsabilidad como instrumento de la política ambiental” sostiene que el objetivo primario de la política ambiental en materia de responsabilidad. explayándose fuera de la instrumentalidad económica. introduce inclusive la perspectiva de la política internacional y de la diplomacia ambiental. Más adelante. etc. En este último sentido debe propenderse a la existencia de un sistema de seguros o de fondos que socialicen el riesgo y aseguren la solvencia del responsable para afrontar la reparación de los daños”. el autor. De esa manera. mediante explotaciones industriales. Así. a vía de ejemplo. implicada en la regulación del régimen de la responsabilidad por daño ambiental: “Desde el punto de vista del mercado internacional el principio según el cual “quien contamina paga” se debe conectar a las exigencias económicas del mismo. Por ello será necesario establecer normas jurídicas que aseguren que cada uno de los que puedan degradar el ambiente. debe ser el de “… crear las condiciones jurídico. la protección de las víctimas. asumirá los costos de la degradación ambiental que pudiere causar.” Sobre la base de este objetivo. comerciales. adopten las medidas posibles de autocontrol.Esta posición con respecto a la instrumentalidad del instituto de la responsabilidad está presente en otros autores. siendo necesario tanto para su correcto funcionamiento como para mejorar la distribución de los costos ambientales La necesidad de que la política ambiental se funde sobre el soporte de los costes por parte de los responsables de la contaminación desciende del hecho de que si por el contrario los gastos derivados de la misma debieran ser afrontados por el Estado directamente o mediante ayudas a las empresas. una correcta imputación de los costos de reparación de los daños y garantizar la solvencia del responsable. que deben ser menores que asumir las consecuencias de cualquier daño ambiental puede originar. que entiende que el principio de que “quien contamina paga” debe ser la base jurídica y el principio rector de todo el sistema de responsabilidad. inevitablemente se 7 . orientándose más genéricamente hacia la instrumentalidad política.

sin embargo. la 8 . programa estratégico para el desarrollo y examen periódico del derecho ambiental. La naturaleza de los vínculos del régimen de responsabilidad con las políticas de protección del ambiente. También es cierto. que la doctrina. ha relevado. ha sido uno de los grandes ejes en la elaboración doctrinaria en todos los países y una de las preocupaciones principales de la comunidad internacional en este campo. sobre todo.2 El régimen de responsabilidad por daño ambiental y la justicia civil. ya que impone a los terceros ajenos a la actividad lesiva algunos costos sociales de los que viene exonerado el sujeto agente del daño y que.crearían tratamientos diferenciados que favorecerían a algunos países. regiones o productores individuales. las normas que regulan la actividad administrativa y jurisdiccional aseguren la efectividad de la aplicación. enfatizando su vínculo con los temas de observancia y responsabilidad. es. Cualquier actividad que provoca un daño ambiental crea una deseconomía externa. un sistema que impute de manera uniforme los costos derivados de la contaminación ambiental a las empresas directamente responsables del mismo evitaría esta consecuencia. tanto en sede administrativa como judicial. incluida la tercera (Programa de Montevideo III para el Primer Decenio del S XXI). 2. reflejan momentos significativos del desenvolvimiento de los ordenamientos jurídicos en la construcción del sistema de protección ambiental y de desarrollo sostenible. Sin embargo. No bastan buenas normas. rompiendo el juego de la competencia. En este sentido el régimen regulatorio concreto resultante. Así el Programa Montevideo del PNUMA. en todas sus versiones. Efectividad en la aplicación del derecho ambiental y algunos aspectos procesales implicados. es preciso que se apliquen y que. que la aplicación administrativa y. un indicador evaluatorio del nivel de desarrollo jurídico-institucional en términos de sostenibilidad. como quedó expuesto. sus objetivos e instrumentos. destaca el tema. no los deberá contabilizar como propios al desarrollo de su actividad empresarial”. en consecuencia. La cuestión de la aplicación efectiva y del cumplimiento del derecho ambiental.

a juicio de este doctrino. a que la legislación vigente no toma en cuenta las características específicas del daño ambiental y otros muchos problemas. precisamente porque es este espacio jurisdiccional el que pone al descubierto los rezagos de la legislación ambiental de fondo sobre daño propiamente ambiental y responsabilidad ambiental. especialmente cuando se trata de la reparación del daño ambiental y este daño va más allá de la lesión a un interés individual. Esto se debe. advierte sobre los aspectos procesales implicados a la hora de valorar la efectividad y eficacia de la aplicación de las normas que regulan el régimen de responsabilidad. identifica como área con mayores problemas en materia de acceso a la justicia ambiental. al repasar los progresos en la aplicación del derecho ambiental en la última década en Latinoamérica. el de la justicia civil. contar con una legislación sobre daño y responsabilidad que asuma las características específicas de la materia ambiental. que ya han sido analizados por la doctrina y abordados en el derecho comparado”. Y ello es así. Así Brañes. como instrumento de solución de conflictos. básicamente.actividad jurisdiccional requieren. en el trabajo citado. Sin dudas. lo que a su vez se debe. básicamente. es la instancia final en que se pone a prueba la efectividad última del derecho de protección del ambiente y es presupuesto de la idoneidad de la sentencia para actuar. de justicia civil. y luego de afirmar que los conflictos o litigios ambientales. a un problema de legislación. para ser instrumentos idóneos de protección ambiental. disponer de un derecho de fondo adecuado en materia de responsabilidad por daño ambiental. igualmente. el acto jurisdiccional que soluciona los conflictos de intereses con la fuerza de la verdad definitiva. a la vez. 9 . La doctrina. ámbito propio en que los tribunales de justicia participan en la aplicación del derecho ambiental. de justicia penal y de justicia administrativa o contencioso-administrativa. Dice textualmente Brañes: “Los mayores problemas de acceso a la justicia ambiental se encuentran en el campo civil. que consiste en la insuficiente regulación de las cuestiones que tienen que ver con la responsabilidad por el daño ambiental. pueden ventilarse en las jurisdicciones constitucional. de satisfacción de pretensiones legítimas y de defensa del ambiente.

habida cuenta de la naturaleza preventiva del derecho ambiental así como de las complejidades científicas y técnicas de los hechos de la causa configurantes del daño y relativos a los requisitos de la responsabilidad ambiental. de eliminación o mitigación y reparación de daños o de peligro de daños. Entre estos problemas destaca: a) obstáculos representados por las cuestiones sobre la legitimación para accionar o interés jurídico.La insuficiencia legislativa de fondo en la materia. pero que a juicio del Profesor Brañes. también Magariños ahondó en la relación entre el derecho ambiental de fondo y las reglas del proceso. aspecto clave en la “justicia para el medio ambiente”. se expresa a nivel adjetivo o procesal. Concluye Brañes su análisis sobre las consecuencias de la insuficiencia de la legislación sobre daño y responsabilidad ambientales. operan perjudicando la efectividad del instrumental jurídico de cara a la protección ambiental y la construcción de la sostenibilidad. Restringiendo a la materia administrativa el elenco de paliativos considerados por este autor. en sede administrativa. generando una fenomenología de problemas muy diversos. se destaca a vía de ejemplo. bregando igualmente porque llegara al derecho adjetivo. medidas de prevención. y al sistema judicial en su conjunto. y d) los alcances de la cosa juzgada. la puesta a punto 10 . sosteniendo que esa insuficiencia ha operado potenciando el establecimiento de medidas administrativas y penales en calidad de paliativos. c) cuestiones derivadas del principio de congruencia y de la vigencia irrestricta del carácter dispositivo del proceso civil con relación a las facultades del Juez para dirigir el procedimiento más allá del impulso de las partes. En la doctrina nacional. la facultad con que frecuentemente cuenta la Administración para adoptar. respecto de la efectividad de la aplicación judicial del derecho ambiental en la región. b) dificultades en los litigios ambientales derivadas de la aplicación del régimen común o civil en materia de proceso cautelar o del régimen probatorio.

sufren las consecuencias de los daños ambientales sin intentar la vía judicial para obtener las indemnizaciones que parece tan obvio deberían obtener. El ilustre Maestro compatriota. que la serie de reacciones negativas conservadoras que constataba en el Poder Judicial en materia de responsabilidad por daño ambiental. en la evaluación de los problemas planteados en el funcionamiento del sistema judicial respecto del daño ambiental. dijo: “Por una aberración cultural difícilmente explicable en una sociedad civilizada. educación. no es fácil y resueltamente admitido por el sistema judicial. las consecuencias de la cultura jurídica dominante. una particular resignación para sufrir sus consecuencias”. Es más los particulares. b) reparación civil de los daños y c) acciones estatutorias para la recuperación de los costos por limpieza y restauración de las condiciones anteriores. conjuntamente con los hábitos destructores del medio ambiente. en magistrados. a los efectos derivados de la insuficiente legislación sobre temas de fondo y procesales en materia de responsabilidad. enseñó en sus clases. por más que su estructura y caracteres encuadren perfectamente con el instituto en el marco del Derecho Civil. Esta última perspectiva suma. identificaba los sistemas de responsabilidad como cayendo corrientemente dentro de tres grandes categorías: a) sanciones penales. “necesariamente debería cambiar a corto plazo”.necesaria para el adecuado tratamiento de los conflictos generados por los daños ambientales. Las sociedades contemporáneas parecen haber desarrollado. en aparente coincidencia con la magistratura. es lo cierto que el evento dañoso calificable de ambiental por afectar aspectos del medio ambiente. Los jueces son reacios a hacer lugar a responsabilidad por dicho tipo de evento dañoso. Y al analizar el problema del daño ambiental y el sistema judicial. abogados y justiciables y las carencias de información. participación responsable y compromiso ético en la defensa jurídica del medio ambiente que afecta a la sociedad nacional. 11 . que a comienzos de los años 90.

Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente. el legislador fue definiendo el régimen de responsabilidad. debe interpretarse a la luz del artículo 47 de la Carta.112. empero. con una marcada orientación a la utilización de las normas de Derecho Administrativo en su origen. 2) el artículo 4º claramente refiere en su texto a cuatro esferas de responsabilidad. se entiende que la legislación ambiental de fuente nacional. Por razones convencionales y de acotamiento temático. disminución o detrimento significativo que se infiera al medio ambiente”. Es obvio. en el inciso 1º de dicho 12 . que toda esta legislación.112.2.3 El daño ambiental en la legislación ambiental en la República Oriental del Uruguay Por Legislación Ambiental entendemos aquella legislación cuyas normas jurídicas regulan y protegen el medio ambiente de un modo global y concebido como un sistema . es recién con la Ley Nº 17. constituido por aquellas alteraciones “de las propiedades físicas.283 (LGPA) que en el artículo 3º se definió legalmente al daño ambiental como “toda pérdida. de creación del Ministerio de Vivienda. que no se menciona pero se regula. 16. tres mencionadas explícitamente y otra de modo oblicuo.466 en su texto permite establecer algunas conclusiones importantes con referencia al régimen de la responsabilidad por daño ambiental en el país. con la Ley Nº. surge en nuestro Derecho Positivo a partir del año 1990. a saber: 1) esta norma introduce el concepto de impacto ambiental negativo o nocivo admisible. En efecto. Una visión panorámica de la legislación ambiental nos permite concluir. que constitucionalizó el derecho de protección ambiental. 2º) al medio ambiente. con referencia a la regulación legal del daño ambiental y el régimen de responsabilidad que: a) si bien desde la Ley 16. químicas o biológicas del medio ambiente causada por cualquier forma de materia o energía resultante de las actividades humanas que directa o indirectamente perjudiquen o dañen” (Art. b) que la Ley 16. inferiores a los mínimos admisibles.

civiles o penales. técnicos y profesionales de las actividades. civiles o penales que pudieran corresponder”. debe hacerse cargo “además. se proyecta a los titulares. si materialmente fuere posible. se alude a que la depredación.234. de las acciones conducentes a su recomposición”. sin perjuicio de las sanciones administrativas y penales que señale la ley. por su parte. Este texto permite concluir que junto a las responsabilidades administrativas. regula un régimen de responsabilidad administrativa y penal en el que se ha previsto la responsabilidad solidaria de las personas físicas o jurídicas respecto de que los gastos que originen las operaciones de introducción de desechos establecidos en la Ley. destrucción o contaminación del medio ambiente en violación de la ley genera responsabilidad civil para el responsable. 3) el ámbito subjetivo de las responsabilidades civiles. el legislador atribuye las acciones de recomposición y de máxima reducción o mitigación a una esfera de responsabilidad establecida por la Ley de Evaluación de Impacto Ambiental. que crea el Sistema Nacional de Areas Protegidas regula en su capítulo 3º las responsabilidades siguiendo la misma línea que la 13 . d) la Ley 17. construcciones u obras realizadas sin autorización. de acuerdo al artículo 11 de la Ley. administrativas o derivadas del daño ambiental.artículo. Adicionalmente el inciso 2º establece que “cuando los perjuicios ocasionados por dicha violación sean irreversibles. y en régimen de solidaridad por los perjuicios. c) la Ley 17. el responsable de los mismos deberá hacerse cargo de todas las medidas tendientes a su máxima reducción o mitigación sin perjuicio de las responsabilidades administrativas. que no es otro que el derecho de protección del ambiente o derecho ambiental. Pero dicho artículo dice que el civilmente responsable. norma que pertenece a un conjunto normativo sustantivizado por el deber establecido en el artículo 3º de la norma y 47 de la Constitución.220.

la ley introduce las nociones de riesgo o peligro de afectación. 3º refiere a ” toda pérdida.normativa anterior y extendiendo.466. del art. en algunos de sus artículos. Lo que es. contenido en esa norma.283. in fine. que supone actuar sobre la ilicitud de las conductas en el tiempo de duración legítima de la gradualidad y progresividad. el daño ambiental. con el concepto de ilicitud. como se explicitó anteriormente. destrucción o contaminación en la LPGA. que se enriquece en la LGPA con ciertas disposiciones y principios. afectación. A veces es acompañado del calificativo de grave e. disminución o detrimento significativo inferido al ambiente (que da contenido al concepto de daño ambiental de la LGPA). prevención y precautorio. definió en el inciso 2º del artículo 3º . se consagra siempre con traslación al contaminador responsable de la totalidad de los costos de 14 . El régimen de la recomposición del ambiente dañado. deterioro o depredación. El principio de gradualidad y progresividad en la incorporación de nuevas exigencias. a su respecto. contribuyendo a perfilar un sistema de responsabilidad propio del Derecho Ambiental. incluso. La circunstancia de encontrarse dicha disposición en el mismo inciso en el que se interpreta el artículo 47 de la Constitución en el sentido de identificar el concepto de gravedad. sin embargo. genera el delicado tema interpretativo respecto de si el legislador ha entendido como conceptos diferentes el de depredación. 2º. disminución o detrimento significativo que se infiera al medio ambiente”. Así el literal B) del artículo 6º incorpora al régimen de responsabilidad ambiental los principios de previsión. El problema es de difícil solución desde que la expresión daño ambiental aparece junto a otras expresiones como infracción. e) la Ley 17. claro. cuando la definición del inc. es que la introducción del concepto ha implicado la actualización de nuestro sistema jurídico ambiental. destrucción o contaminación graves (que da contenido al deber de abstención del artículo 47 de la Constitución) y la pérdida. exigido al responsable o llevado delante de oficio. el régimen del artículo 4º de la Ley 16.

hacia los actos que supongan riesgo o peligro de daño o afectación. que extienden claramente el régimen de responsabilidad. las disposiciones especiales del capítulo 3º particularizan el régimen a diversas materias específicamente ambientales. 15 . La previsión de las medidas complementarias establecidas en el artículo 14. Finalmente.7º y 16º). con clara vocación de Derecho Público.recuperación (artículos 4º.

Nuestra legislación aun contiene vacíos sobre el nexo causal y la probanza del daño. es decir es el menoscabo a nuestro ambiente y a sus componentes. regular no solamente la responsabilidad de quien o quienes ocasionaron el daño sino de aquellos que teniendo conocimiento de este no lo denuncien o informen a las autoridades competentes. sino se debe de establecer que la reparación y el resarcimiento debe quedar a criterio del juez. que en virtud de los artículos 82° de CC y 143° de la LGA. interponga una acción por daño ambiental debe acreditar que el hecho antijurídico o ilícito es el que lo ocasiono. El daño ambiental consiste en el desgaste de recursos que se produce como consecuencia de la contaminación y degradación. puesto que el ambiente es un derecho amplio y frágil y de relevante importancia toda vez que somos los seres humanos quienes dependemos de este. es también necesario. pueda también cumplir la finalidad resarcitoria y sancionadora de un daño. permitiendo así que se establezca una ley-LGA. ocurrido esto se debe atribuir la responsabilidad. lo que conlleva a asumir los costos contemplados en el artículo 142 precedente.CONCLUSIONES El derecho a vivir en un ambiente sano y saludable se encuentra expresamente establecido en nuestra Constitución Política del Perú. a nuestro criterio. 16 . derechos que anteriormente no eran considerados relevantes y que hoy por hoy son merecedores de tutela jurídica por la situación tan vulnerable en la que se encuentran. recuperación del ambiente afectado y ejecución de medidas necesarias para mitigar los efectos del daño y evitar que este se vuelva a producir. siendo que la responsabilidad obliga a reparar los daños ocasionados por el bien o actividad riesgosa. además de acreditar el mismo.donde se pueda regular de manera más drástica y. y los que correspondan a una justa y equitativa indemnización. de quien causo el daño. esto no debe de favorecer a quienes lo ocasionaron. toda vez que sus efectos se produzcan con el paso del tiempo. y en ocasiones siendo este de muy difícil probanza o a veces imposible. es decir aquel. el o los mismos que hayan sufrido los daños. objetiva y subjetiva. cumpliendo la función tuitiva de aquellos derechos que se ven vulnerados al paso del tiempo.

debemos de tomar una posición y enfrentar decisiones que quizá no sean bien recibidas por la mayoría que creen que la actividad minera.Respecto a nuestro ambiente. son base de la economía de nuestra ciudad. pues estas son actividades riesgosas y peligrosas que ameritan de justificación para su realización. debemos tomar conciencia frente a los enfrentamientos y problemas que hoy en día se desencadenan. pues también somos protagonistas de ello. 17 . y no solamente está. sin darle mayor importancia a lo que realmente necesita de tutela.

“La Responsabilidad Civil Ambiental como Método de Conservación y Protección del Medio Ambiente”.  Espinoza.com/revista026/responsabilidad_civil_ambiental.  Trazegnies. en http://www. Jurisprudencia.6°.2009. Juan.pnuma.  Álvarez Perdigón.2010.La Responsabilidad Civil Extracontractual. Yissel. “Manual de Derecho Ambiental: Doctrina. Lima: El Saber.BIBLIOGRAFÍA  Andía Chávez.2005. Juan. pdf.Derecho de la Responsabilidad Civil. 2005. Fernando.http://www.Lima: Rodhas SAC. en.  Cafferatta. Néstor.org/deramb/documentos/VIProgramaRegional/3 %20BASES%20DERECHO%20A 18 . “La responsabilidad por daño ambiental”. Lima: Fondo Editorial PUCP.derechoycambiosocial.2011. Legislación”.