You are on page 1of 4

LAVADO DE DINERO EN URUGUAY

LAVADO DE DINERO INVESTIGA LA JUSTICIA URUGUAYA: ESTARÍAN INVOLUCRADAS
UNA EMPRESA CAPITALINA Y UN HACKER PAKISTANI PROFUGO DE LA JUSTICIA DE
LOS EE.UU

En Montevideo, la Jueza Penal Gabriela Merialdo  tiene a su cargo la investigación sobre un
posible caso de lavado de dinero que vincula a  la empresa Merril Lynch Uruguay con un socio
suyo, un habilidoso hacker pakistaní, fugitivo de la Justicia estadounidense.
Precisamente en la portada de la revista Caras y Caretas, de fecha 29 de mayo de 2009, y en
su contenido, este aspecto esta consignado, señalándose además que tanto la empresa Merril
Lyinch, como la Oficina de Asuntos Internacionales de Estados Unidos – y obviamente el
hacker (poseedor, según la publicación, de dos millonarias cuentas en dólares congeladas en
Suiza y en Estados Unidos ) entrelazan un certero entretelón de lavado y dinero sucio, 
investigado por la justicia uruguaya.
Uno de los principales de la empresa  Merril Lynch Uruguay, vale decir uno de los
segundos del hacker requerido por la justicia estadounidense, es Claudio Ferreira dos Santos,
un portugués hospedado en el hotel de la cadena Ibis de la rambla sur de Montevideo. Allí fue
entrevistado por periodistas de la revista Caras y Caretas.
Oportunamente, gentileza de por medio, el portugués,  explicó que aguardaba el resultado de
la conciliación llevada a cabo por su abogado –el doctor Aníbal Martínez Chaer- y los abogados
del estudio De Posadas. Los colegas de la revista, tomaron conocimiento que el día antes de
ese encuentro en el hotel , la jueza Merialdo había citado a la sede judicial a Claudio Ferreira
dos Santos para tomarle  declaración sobre una causa que involucra –por su orden- a la
empresa Meril Lynch Uruguay, sus maniobras de de lavado de dinero, cuenta en Suiza y
Estados Unidos, un hacker pakistaní –prófugo de la Agencia Federal de Comercio
estadounidense, sus empresas con base en Belice, Ucrania y Estados Unidos, un holding 
panameño y una Safi uruguaya, que la empresa Merril Lynch utilizó de fachada para sus
movimientos de dinero, tres funcionarios de la off shore en Uruguay, el Banco de Canadá, la
embajada de Estados Unidos, el ex juez uruguayo Colmenero y dos personas más. Lo cierto es
que Claudio Ferreira dos Santos, fue interrogado por la Jueza  -sobre todos estos temas- por
alrededor de cuatro horas.
Unas dos personas –siempre como lo consigna la revista Caras y Caretas- que acompañaban
a dos Santos en el hotel Ibis, resultaron ser: un testigo que acompañó a dos Santos en sus
visitas a Merril Lynch Uruguay y un hombre vinculado con el ex magistrado Colmenero, alguna
vez representante de la embajada de los Estados Unidos, en la causa . Ambos especificaron a

1/4

LAVADO DE DINERO EN URUGUAY

los periodistas de la revista que dos Santos se había presentando en la sede judicial
voluntariamente. Pero esta declaración  hizo sospechar a los periodistas que este ejecutivo
vino del Brasil a declarar –nada menos que por lavado de activos- solo porque sabía
–perfectamente-que iba a ganar dinero o que no le iba a repercutir personalmente.
Un poco atrás en la historia de este caso, conviene recordar, que  allá por el 2003 Carlos
Massa –hombre del Departament of Homeland Security en Uruguay, pone en conocimiento que
el Departamento ha comprobado que Merril Lynch lavaba dinero a través de movimientos de
empresas creadas con ese objetivo. Todas las pistas conducían a un hacker paquistaní –Sam
Jain o Jain Shaileshkumar quien se dedicaría a estafar gente y empresas a través de negocios
de softworks con base en Ucrania, Argentina y Estados Unidos, entre otros países. Hacia él se
dirigían las remesas de dinero que salían de las arcas de Merril Lynch Uruguay, la off shore
localizada en la zona franca de Montevideo.
Según lo consigna la revista Caras y Caretas las investigaciones del 2003 determinaron que
Merril Lynch habría  utilizado dos empresas para enviar remesas de dinero literalmente sucio:
una era Rivonal S.A , holding panameño , y  la otra una Safi uruguaya, Volturno Corporation,
instalada en un confortable estudio de plaza.
En concreto, y con todos estos datos, se identificaron cuentas con depósitos millonarios quew
fueron inmediatamente congeladas en bancos de Suiza y  de los Estados Unidos, con remesas
remitidas por Rivonal y Volturno, en Merril Lynch Uruguay. Ambas cuentas tenían por titular a
un ciudadano brasileño con declaración de pobreza, es decir: Claudio Ferreira dos Santos,
huésped del hotel Ibis de Montevideo.
La defensa de dos Santos dijo que éste conoció al pakistaní en un hotel de Copacabana,
cuando  el primero ya era un hombre con graves problemas de dinero y el segundo un fugitivo
de la justicia. Es ahí cuando el pakistaní le ofrece al portugués : empleo y el pago de todas sus
cuentas..
De esa manera –y a cambio de 1.600 dólares mensuales-  dos Santos se convierte  en la
cabeza de una empresa informática de Río de Janeiro, necesitada de abrir cuentas en el
exterior para recibir dinero, razón por la cual le solicita a Ferreira dos Santos que le firme un
documento, en inglés, que creyó era un simple formulario sin mayor complicación que la de un
trámite. Pero en realidad ese “formulario” lo transformaba en titular de una cuenta, en
consecuencia una cuestión que le complica la vida desde el mes de setiembre del año 2004.
Los periodistas de Caras y Caretas consignan que poseen documentación que demuestra que
el día 20 de setiembre de 2004 la empresa Merril Lynch de Suiza abre la cuenta número
43.972 a nombre de Claudio Ferreira dos Santos , con domicilio en la calle Pereira de Seque al
número 75; sin embargo en el mismo documento  -en el que consta una supuesta firma de dos
Santos- se establece que la cuenta se abre en Montevideo, el 8 de agosto. Ahora bien, desde
su filial del Uruguay, y utilizando esta cuenta, -cuyo titular desconocía- se habrían girado
fondos por un valor no menor a los  quince millones de dólares, donde sólo en la cuenta de un
banco suizo había 13.6 millones de dólares.
En la nota de la revista se especifica que congeladas las cuentas en Suiza y producto de ésta
medida, una delegación proveniente de aquel país arriba a Uruguay y solicita audiencia con el
Juez Vomero, en cuya sede judicial se sustancia la causa. Vomero no los recibió y en
setiembre de 2008 la causa pasó al juzgado de Merialdo.
En ese contexto dos Santos recibe una intimidación de la justicia brasileña que lo cita a
declarar por requisitoria del gobierno suizo, enterándose así dos Santos – en Río de Janeiroque tiene millones de dólares sucios depositados en Suiza y que tenía varias cuentas pesadas

2/4

LAVADO DE DINERO EN URUGUAY

en el exterior, las que estaban congeladas por la Justicia y que enviaba dinero desde Uruguay,
donde nunca había estado. Y por si fuera poco, también se enteró que su amigo pakistaní lo
utilizó para mover dinero y que pesaba sobre éste una captura internacional.
Es el momento en que Claudio Ferreira de los Santos decide presentarse en Uruguay, en
particular en las oficinas de Merril Lynch par interiorizarse de la situación. De su visita, además
de algunas instantáneas en la plaza Independencia , quedan las actas que labró ante escribano
público, de las que surge, que presentándose en las oficinas de Merril Lynch Uruguay, solicitó
la presencia del señor Muzio o Muscio y quien dijo ser “vicepresidente de la compañía” a quien
interrogaron sobre la existencia de cuentas o movimientos financieros de las sociedades 
Volturno y Rivonal, invocando a Claudio Ferreira dos Santos, en calidad de presidente y
manifestando éste, su total desconocimiento sobre la existencia de apertura de las mismas.
En consecuencia, el 31 de marzo dos Santos és recibido nuevamente en la empresa Merril
Lynch, por parte de Ramón Agote –director administrativo- acompañado de los abogados
Gonzalo Cari y Juan Carlos Oreggia, del estudio de Posadas.
En éste reunión el abogado Agote le reconoce a dos Santos que “desde las oficinas de Estados
Unidos le confirman que surge un registro de firma a nombre de Claudio Ferreira dos Santos”.
De esa manera la empresa en cuestión es demandada por 20 millones de dólares, estando
además acusada de falsificar la firma de dos Santos, incriminándolo así  como propietario de
sociedades que  habrían lavado dinero realizando movimientos de dinero vivo a diferentes
destinos. La empresa negó responsabilidades, despidiendo rápidamente a dos de sus
funcionarios: Alvaro Muscio y otro de apellido Birimbaum, los que aceptaron un suculento
despido. Pero cosa extraña, los funcionarios, 48 horas después volvían  al sistema financiero
como empleados del Bank of Canadá.
Cabe consignar que entre dos Santos y la empresa Merril Lynch hubo instancias de
conciliación, de la que participó como representante de la empresa un profesional del estudio
del candidato político de la UNA , Ignacio de Posadas. Al no haber acuerdo, dos Santos hizola
demanda judicial ante la Jueza Merialdo.
Pero está en puertas de este asunto, otra versión sobre la imagen, si se quiere angelical, de
Claudio Ferreira dos Santos, tal lo consignado por la revista Caras y Caretas: el ex juez de
Colonia, Colmenero participó en audiencia del pasado 2008 a cargo de la abogada Gabriela
Eustachio, en representación del fiscal de Estados Unidos, donde fueron interrogados tres ex
funcionarios de Merril Lynch, precisamente por la maniobra millonaria de lavado de dinero
realizada por el empresario Jain Shaileshkumar, vale decir el pakistaní, ciudadano legal de los
Estados Unidos.
De esta audiencia también participó un fiscal suizo, que tomó cartas en el asunto en esta causa
de la que Claudio Ferreira dos  Santos quiere desvincularse  -tal la apreciación de la revista
Caras y Caretas- aunque fuentes judiciales entienden que este se encontraría seriamente
comprometido con el lavado de dinero.
En el entendido suyo, insiste dos Santos en alegar, que la cuenta corriente abierta por el
pakistaní a su nombre, en la sucursal Merril Lynch, en la zona  franca América, sería falsa.
Aunque en la sede judicial de la doctora Eustachio, con documentación apropiada, se
desacreditó ese testimonio, por surgir la autenticidad de la rúbrica de Ferreira dos Santos, en la
apertura de la cuenta.
Puntualmente, en la revista en cuestión, se ha informado que el fiscal  suizo, denunció que a
través de la cuenta del brasileño –que éste dice corresponde al pakistaní- se lavó la friolera de
13.6 millones de dólares en un banco de Suiza. Vendría a ser, de confirmarse, que la plata que

3/4

LAVADO DE DINERO EN URUGUAY

se ingresó a la zona franca América, de la ruta 8 de Montevideo,  sería producto de actividades
fraudulentas a cargo del pakistaní, a través de sus empresas que giran en el ramo de la
computación, y que ahora también son motivo también de una causa penal judicial en Los
Angeles y por la cual la Justicia de Estados Unidos ha solicitado la cooperación de Interpol
para capturarlo.
Jain Shaileshkumar, consignan los periodistas de la revista Caras y Caretas, en el 2001, se vio
envuelto en un escándalo cuando fueron filtrados en Internet los registros existentes entre los
empleados de la compañía que  desarrolló el ICQ de mensajes instantáneos y otros
empleados. Los registros  detallaban actividades tales como no pagar a sitios web que alojaban
los anuncios publicitarios de la empresa, y mandar amenazas legales a los sitios que hablaban
mal de Efront, una empresa involucrada.
Pero además este pakistaní, turbulento en sus maniobras,  allá por el 20 de abril del año 2005
fue obligado a pagar 3.1 millones de dólares a Symantec, por vender software falsificados y
haber violado las leyes de propiedad intelectual.
El hilo de la madeja, sin duda, resulta ser el señor dos Santos, quien vino al Uruguay para
colocarse en mejor posición, sin tomar en cuenta que si se van hilvanando los entretelones de
las causas judiciales en curso, quizás su situación sería de extremo compromiso  con el lavado
de activos.
A todo esto y en relación a la participación del estudio jurídico del abogado Ignacio de
Posabas, dirigente del Partido Nacional, en su calidad de patrocinador, nada menos que dela
empresa Merril Lynch Uruguay, el líder nacionalista Luis Alberto Lacalle salió al cruce indicando
enfáticamente –en su oportunidad- que de Posadas era inocente, aludiendo a una expresión
que marcó la intención  de minimizar la situación: “Ignacio vende Safis, como el herrero
cuchillos, lo que el cuchillero haga con su cuchillo, no es su problema”
Los periodistas responsables del artículo de Caras y Caretas consignaron finalmente, sobre la
participación de de Posadas que “no es la primera vez que lo hace, ya en el año 2001 el Banco
Central y funcionarios judiciales argentinos recogieron durante un allanamiento en Montevideo
información que le comprometía. Se detectó entonces la existencia de la empresa off shore
Merril Lynch Bank de Gran Caynman, que proveía fondos a Merril Lynch Group por medio de
una transacción que se denominaba Merril Lynch Dragon. Esos  fondos se canalizaban a
través de distintas cuentas confidenciales –numeradas- que eran manejadas directamente por
esa oficina. El procedimiento fue suspendido entonces por una presentación judicial de los
abogados de Merril Lynch, Tomás Guerrero Costa y Juan Oreggia Carrau, éste último
representante de Merril Lynch en la conciliación con el pobre angelito brasileño..que cayó del
cielo”
Jean Georges Almendras

4/4