You are on page 1of 4

ÁNGELA ARRIZABALAGA

Redacción periodística. Entrevista
MIGUEL DE LA QUADRA- SALCEDO | Aventurero y periodista español

“DESCUBRÍ AMÉRICA AL IR, Y NECESITÉ VOLVER
A ESOS ORÍGENES”
El atleta español que se convirtió en explorador y decía ser giróvago,
cuenta cómo empezó a interesarse por Iberoamérica
Miguel de la Quadra- Salcedo nació hace 82 años en Madrid, pero su familia
enseguida se mudó Navarra. Fue al colegio de los Jesuitas de Tudela y al igual que
su padre, quien murió en la guerra civil, estudió para ser perito agrícola. Como
atleta batió una plusmarca de jabalina lanzándola con el mismo método que la
barra vasca, pero se la anularon. Aunque llegó a participar en los Juegos Olímpicos
de Roma, lo que le dio de comer desde los 30 años fue el periodismo: le
condenaron a muerte en la guerra del Congo y sigue vivo, estuvo en la Guerra de
Vietnam, el Golpe de Estado en Chile e informó como corresponsal sobre la muerte
del Ché.
Miguel no ha parado: primero como etnobotanico, y después las notas que tomó
sobre la gente de allá le hicieron ser solicitado en el mundo del periodismo. Él se
considera aventurero y desde hace 30 años dirige Ruta Quetzal, un programa
académico y de aventura que cada año lleva a 250 jóvenes de la comunidad
iberoamericana a un país de América y España. Este año viajarán a Colombia, y no
es casualidad.
«Se conmemora el 5º centenario del nacimiento de Teresa de Cepeda Ahumada, y
ese será el motivo de nuestro viaje por España. Desde Colombia, a Santa Teresa le
llegaron saquitos de esmeraldas que le sirvieron para financiar la construcción de
conventos. Yo he encontrado cartas firmadas por ella donde le dice a una priora que
su hermano Lorenzo, que fue alcalde de Quito, le hizo llegar desde Cartagena de
Indias unos saquitos. Hay que tener en cuenta, que hasta que se descubrió que
Colombia era el país de las esmeraldas, las únicas que se conocían eran las de Egipto,
y por eso tenían mucho valor».

Cuenta por qué su ruta viaja bajo el vuelo del quetzal.
«Es el símbolo perfecto para los jóvenes que nos acompañan en cada viaje. De él se
decía que era la serpiente emplumada, que en nahuatl los aztecas llamaban
Quetzalcoatl. Era el dios del Oriente, que es de donde parte cada una de las
expediciones que hacemos, y además es el dios de la vida, de la luz y del conocimiento.
El quetzal en cautividad se muere y por eso también se le llama el pájaro de la

1

Él se consideraba giróvago persona que va de v t v t s u st t r porque hace unos años rellenar l p rt “pr f s ó ” del pasaporte p “ ó ” qu b uy l. Uno podría imaginarse a Núñez de Balboa divisando el horizonte del Mar del Sur con esa misma profundidad. pero le consolaron con una beca deportiva en Puerto Rico. la formada por la fusión cristiana. a causa de la invasión soviética de Hungría. la negra». al pequeño Miguel le contaban viejas historias de las Indias. inundan esa mina» Pero Miguel fue creciendo e indagando en la historia.ÁNGELA ARRIZABALAGA Redacción periodística. «Hay una Tradición Peruana escrita por Ricardo Palma que se llama La justicia de Laikacota. la antigua Borinquén. ¿Qué mejor emblema para un viajero de 16 años que va en una expedición de aventura y conocimiento?» Está sentado al calor de una chimenea. o mejor dicho. Pero todo tiene un comienzo y una razón de ser. España desde América. es más bien introspectivo en su historia. En Puerto Rico. que en aquel momento fueron las más importantes después de las de Potosí. donde él veía la historia de sus antepasados. Este hombre llegó a la isla tras escuchar de las riquezas existentes y concentró todos sus empeños en poder acudir a ese 2 . árabe y judía. en la que se cuenta como a un antepasado mío que vivió en el siglo XVII. Entrevista libertad. mirando al infinito como los antiguos conquistadores. y por último. que me decían que los blancos olíamos a muerto. «Según ‘Elenco de grandeza y títulos nobiliarios españoles’ ya en 1704 Felipe V le da al hijo de este Salcedo. como dote le dieron una mina de plata que se llamaba Laykacota. Pero la envidia hizo que se mandara ahorcar a Salcedo. Fue a través de Ponce de León. descubre la historia de un antiguo gobernador del siglo XVI: Ponce de León. Pero ese mirar. Puerto Rico. y como los descendientes de los incas se enfadaron. y ahí descubrí América. Su participación como atleta en las Olimpiadas de Melbourne de 1956 se vio frustrada por el boicot español. Somos el caleidoscopio de tres culturas: la precolombina. que de segundo se apellidaba Ollantay fruto del mestizaje. También descubrí la negritud de América debido a que la hermandad de los atletas era la hermandad de los negros. Ha viajado por todo el mundo tratando de expl r t s l s “ h r s” l s que se ha encontrado. el título de Marqués de Villarrica de Salcedo». Cuando era un niño. «En 1956 tenía una beca deportiva por lanzar disco en Mayagüez.

donde con una vespa hice una balsa que me ayudó a bajar el río. Durante esos casi cuatro años. cómo era su organigrama tribal. un griego que enviaba 3 . y como yo era perito agrícola pedí trabajo en Museo de Antropología de Bogotá y me contrataron en el 61 como etnobotánico. No paré hasta llegar en autobús. Entrevista sitio. Después. en Belém do Pará. siguiendo el cauce del río. y al volver a ese continente. Me gustaba tanto aquello que me quedé. Colombia. Se fue en 1960 a jugar los Juegos Iberoamericanos a Chile. solo que la riqueza que le espolea para viajar es la cultural. Y algo parecido le ocurre a Miguel. «Cuando vivía con los indios iba tomando notas de todo: de cómo vivían. boras. La arteria de América Latina nacía de las aguas que producía el nevado Yiarupaj al derretirse a 6. y no volvió a su casa. con todo ese material recopilado bajé hasta la desembocadura del Amazonas. Convivía con ellos y aquello era como una especie de torre de Babel pero dentro del Amazonas. Por fin en el 61 acabé en Leticia. que es la fuente del Amazonas. aprovechó y no se quedó clasificando plantas endémicas. y su primera gran aventura consistió en llegar al nacimiento del río Marañón. Y desde ese nevado voy bajando. Sigo el Marañón. andando y en mula al nacimiento del río Marañón. En el año 60 fui desde el sur del continente hasta Perú. en el 63. considerado la fuente del Amazonas por ser el que más agua aporta. cuando estuve en Chile. «Descubrí América al ir a Puerto Rico. claro. Es cuando empezó a reexplorar parte del continente. necesité volver a esos orígenes. huitotos. piratapuyus… pero sobre todo entre ticunas y yahuas.ÁNGELA ARRIZABALAGA Redacción periodística. Así que me puse con Mike Tsalikis. Ese año volví a España». y al quedarme me tuve que ganar la vida. sigo hasta Nauta y llego a Iquitos. Yo vivía entre varias tribus: ticunas. ocaínas. Fue sin billete de vuelta porque sentía la necesidad de conocer la historia y los lugares de los que tanto le habían hablado. donde estuve trabajando en el Museo Goeldi cotejando las fichas que yo llevaba con las del botánico Spruce.000 metros. palabras que usaban.

La probé solo una vez. A todas partes me llevaba mi jabalina. ese interés por descubrir el mundo. lo percibe como su propia filosofía de vida. «Yo tenía un secreto. y ‘huasca’. porque aquí los indios guardaban la ayahuasca. y sentí como si estuviera viviendo un proceso de desdoblamiento. Aquello me convertía en un gran guerrero y me daba estatus dentro de la tribu. en cambio. Miguel mantiene viva esa llama. No solo tiraba más lejos que ellos sino que tenía más puntería. Era la hierba de la clarividencia. La jabalina fue casi como un pasaporte». E incluso tenía un secreto para integrarse tan bien en los ambientes tribales. u plu qu tz l… «Mira. volvió a España en 1963. claro. además de estar relacionada con la empatía y el porvenir ». y decían que ayudaba a ver el futuro. este cuenco es una joya. qué le deparará el mañana. un carillón de rezo tibetano. Muestra con entusiasmo retazos de su pasado aventurero que llenan su salón: un bezoar. La gente lo llama aventura. cuando estaba trabajando para el Museo de Antropología de Bogotá y quise adentrarme en esos misterios que tenían los indígenas: de repente me vi en mi casa de Madrid. un vistoso pez que era conocido como el “oro de colores” ». y h st 1981 xpl ó l s “ h r s” u h s lugares.ÁNGELA ARRIZABALAGA Redacción periodística. Aya en quechua es ‘muerto’. De hecho mi hamaca solía estar siempre al lado del gran jefe y cerca del mayor fuego. liana. En sus notas había explicado t s l s “ h r s” qu h bí v st . en el 61. según la cual se vive sin saber qué se va a encontrar uno al día siguiente. Entrevista animales y droga a Estados Unidos (esto último lo supe más tarde) a cazar tetracardinalis. Con esa experiencia que le cambia la vida. Pese a los años. (1540 palabras) 4 . Miguel. y entonces Televisión Española le contrató como reportero.