You are on page 1of 4

Dificultad y fracaso en las relaciones Interpersonales

Una relación interpersonal es una interacción recíproca entre dos o más personas. Se trata de
relaciones sociales que, como tales, se encuentran reguladas por las leyes e instituciones de la
interacción social.
En toda relación interpersonal interviene la comunicación, que es la capacidad de las personas
para obtener información respecto a su entorno y compartirla con el resto de la gente. El proceso
comunicativo está formado por la emisión de señales (sonidos, gestos, señas) con el objetivo de
dar a conocer un mensaje. La comunicación exitosa requiere de un receptor con
las habilidades que le permitan decodificar el mensaje e interpretarlo. Si algo falla en este proceso,
disminuyen las posibilidades de entablar una relación funcional.
Hay que tener en cuenta que las relaciones interpersonales nos permiten alcanzar ciertos objetivos
necesarios para nuestro desarrollo en una sociedad, y la mayoría de estas metas están implícitas a
la hora de entablar lazos con otras personas. Sin embargo, es también posible utilizarlas como un
medio para obtener ciertos beneficios, tales como un puesto de trabajo; incluso en esos casos,
existen más razones que el mero interés material, aunque suelen ignorarse a nivel consciente.
Por eso, los psicólogos insisten en que la educación emocional es imprescindible para facilitar
actitudes positivas ante la vida, que permiten el desarrollo de habilidades sociales, estimulan la
empatía y favorecen actitudes para afrontar conflictos, fracasos y frustraciones. La intención es
promover el bienestar social.
La comunicación a cambiado considerablemente en las últimas décadas, debido principalmente a
las posibilidades que ofrece Internet. Tomando en cuenta simplemente su impacto en las
relaciones interpersonales, se ha visto un abandono cada vez mayor del contacto presencial en pos
de encuentros virtuales. En los años 90 y principios de la década del 2000 las aplicaciones de chat
constituían el medio más usado para alcanzar dicho objetivo, y en muchos aspectos resultaba más
práctico que el teléfono, especialmente para conversaciones largas e interrumpidas
frecuentemente.
Al día de hoy, la mayoría de la gente vive de acuerdo al modelo “siempre conectados”, que
consiste en un acceso transparente a los servicios de comunicación e información, sin necesidad
de ejecutar programas, y con un nivel muy alto de compatibilidad entre los diferentes tipos de
datos, para minimizar el trabajo por parte del usuario. Un smartphone es capaz de mantenerse
permanentemente conectado a una lista de contactos, de decodificar un mensaje de texto para
encontrar números de teléfono y ofrecer la posibilidad de agendarlos automáticamente o
direcciones de Internet para poder acceder a ellas con sólo tocarlas, y de realizar llamadas con
vídeo, entre otras muchas bondades.
Dichas funciones no sólo representan avances tecnológicos inimaginables para los consumidores
hace tan sólo veinte años, sino que han abierto las puertas a un nivel de comunicación muy
sofisticado. Sin lugar a dudas, esto tiene sus consecuencias positivas y negativas, según se

aproveche. Con respecto al primer grupo, hoy más que nunca es posible compartir conocimientos
de todo tipo con las demás personas, sea que se esté hablando de arte y se envíen enlaces a
fotografías de las obras de un determinado autor, o de geografía y se utilicen los mapas
interactivos como referencia, o bien de idiomas y se haga uso de las innumerables herramientas de
estudio presentes en Internet, tales como diccionarios y foros de consulta.
Hay muchos más aspectos positivos, tales como la posibilidad de ver a un ser querido a través de
un monitor y poder hablar con él en cualquier momento, sintiendo que se acortan las distancias
físicas. Los negativos, por otro lado, giran en torno a un uso desmedido de la tecnología y con el
mero objetivo de pasar el tiempo, desaprovechando los recursos que ofrece y dejando de lado el
contacto con otros seres vivos.
En un curso se dan conflictos racionados con la competición o con la cooperación de sus
integrantes.
En la competición se dan actitudes de enfrentamiento, rivalidades ante el éxito de unos el fracaso
de otros, hostilidades e insolidaridad.
A nivel personal, también hay actitudes conflictivas, como la necesidad de quedar bien con los
demás, la exagerada libertad personal, las emociones intensas y el permanente conflicto causado
por las dificultades en el hogar o en la sociedad que no rodea.
En la comunidad académica, los fracasos en las relaciones interpersonales ocurren con frecuencia
cuando hay diferencias de opiniones, de gustos, de exigencias, cuando no se cumplen las normas
establecidas, cuando no hay dialogo, cuando alguien defiende sus propias ideas, cuando hay
enfrentamientos verbales y cuando hay chismes.
La palabra puede herir la susceptibilidad de la persona y causar graves daños, si no hay una actitud
madura y abierta a la solución de conflictos, por eso ten presente:
Una palabra cualquiera puede ocasionar discordia.
Una palabra cruel puede destruir una vida.
Una palabra amarga puede crear odio.
Una palabra brutal puede golpear y matar.
Una palabra agradable puede suavizar el camino.
Una palabra a tiempo puede ahorrar esfuerzos.
Una palabra alegre puede iluminar el camino.
Una palabra dicha con amor y cariño puede bendecir.
Una palabra tierna puede levantar muchas esperanzas.
Una palabra equilibrada puede brindarnos paz.
Una palabra discreta nos puede llenar de sabiduría.
Una palabra oportuna frente a la desgracia nos obliga a seguir la marcha.
Una palabra puede darnos mucho y quitarnos todo.
Una palabra esa es la que tanto necesitamos para abrazarnos

Y esa palabra e AMOR entre todos los seres del universo.

2. EL CHISME ENTORPECE LAS RELACIONES
Las relaciones son el eje de la formación de las persona. En estas relaciones influye la
comunicación llena de respeto entre sus diferentes miembros porque debemos pensar no solo en el
yo, sino en el nosotros y en los que nos rodean.
El chisme divide, destruye y acaba con la fama de las personas sin importar su condición, edad,
clase social, parentesco, etc. causando graves consecuencias cuando damos cabida a todas las
habladurías y murmuraciones.
Por causa del chisme se pierde la confianza, el respeto y se fomenta un clima de hostilidad, se
crean rivalidades y diferencias.
A. ¡QUE ES EL CHISME?
El chisme es una información que se da sin ninguna objetividad precisa, lleva a crear conflictos y
distanciamiento entre las personas.
Lo más grave del chisme es que no tiene autor conocido, nadie reclama la paternidad de la crítica
calumniosa, éste oscila entre la impunidad
B: LEYES DEL CHISME:
Dentro del chisme existen algunas leyes, estas son:
- Nunca sabes cuanta gente esta hablando a tus espaldas.
- No puedes darte cuenta del increíble alcance de esa manera de información.
- Como el chisme se esparce de amigos a simples relacionados y luego a gente que ni te conoce, el
asunto crece curiosamente, con una calidad grafica contundente. Más haya de los hechos surgen
impresiones, de lo que todo el mundo supone la pura verdad.
C. EL CHISMOSO:
El chismoso es una persona especial, maquiavélica, creativa, ingeniosa, siempre complementa con
su tenebrosa ficción lo que cree y siente; lo que cree que le hace falta a la realidad o hecho. Todos
los conocemos. Ellos tiran la piedra y esconden la mano. Son fácilmente identificables, huelen a
conflictos. Por lo general su acción comienza con la idea de que”te voy a contar, pero no me
metas en problemas, porque sólo le cuenta lo que dicen”.
Los chismosos están en todas partes, tienen la capacidad de esclarecer los más oscuros misterios,
sabe todo de todos.
D: CLASES DE CHISMOSOS
Generalmente no se encuentran puros, hay quienes reúnen en su actuar varias clases a la vez. Pero
comúnmente, todos tiran la piedra y esconden la mano.
- El chismoso colador: Es aquel que depura y exprime el suceso hasta dejar lo más sustancioso, lo
chismeable.
- El chismoso elitista: Se ufana de que sólo maneja chismes de los altos niveles sociales, del poder
político, religioso, militar o económico.
- El chismoso David: es capaz de derribar a un gigante con un pequeño chisme bien colocado.
- El chismoso sofisticado: Aprovecha la reunión social para ejercer el chisme despiadado.
- El chismoso Chapulín: El que dice los chismes “sin querer diciendo”.
- El chismoso Clásico: Te expone ante las masa, te descuartiza, te enjuicia, te condena y después
se lava las manos.

- El chismoso Yanki: Posee satélites, sistema de espionaje, colaboración a lo largo y ancho de su
entorno social y mucho más allá.
E. POSIBLES SOLUCIONES
Huir del chisme y los chismosos, no prestar atención, fomentar la confianza, rechazar amistades
que involucren en sus cuentos, respetar l fama de las personas y tratar de enmendar las faltas
cometidas, pueden ser algunos remedios que si bien no son tan eficientes, algo pueden iluminar
nuestro pensar y actuar.
Lo que si es de gran eficacia e el dialogo como elemento constructivo que permite aclarar dudas y
devolver la confianza rota por la cizaña que otros han fomentado malintencionadamente.
Tema: ¿Por qué es tan difícil la convivencia y mantener unas buenas relaciones Interpersonales?

"Preocúpate más por tu conciencia que por tu reputación, porque tu conciencia es lo que eres, es tu
problema. Tu reputación es lo que otros piensan de ti y lo que piensen los demás es problema de
ellos"
Albert Einstein