You are on page 1of 4

Literatura de panamá

Importancia
Conocer la literatura de un país siempre va a ser importante, toda
vez que esta será portadora indirecta de su historia, costumbres,
tradiciones y fuente de mucha información importante relativa a
diversos aspectos de la vida cotidiana.

Antecedentes
La literatura de Panamá comprende el conjunto de obras literarias
producidas en Panamá. Rodrigo Miró (1912-1996), historiador y
ensayista panameño, cita a Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdés
como el autor del primer cuento escrito en Panamá; la historia de
un personaje conocido como Andrea de la Roca, publicado como
parte de la "Historia General y Natural de Las Indias" (1535). Sin
embargo, las primeras manifestaciones literarias panameñas,
propiamente dichas, de las que se tiene constancia, se dan en la
primera mitad del siglo XVII con la aparición de la antología titulada
"Llanto de Panamá a la muerte de Enrique Enríquez". Aunque esta
obra fue compuesta durante la época de la Colonia, la mayoría de
los poemas agrupados en ella fueron escritos por autores nacidos
en Panamá.
A pesar de esto, no fue sino hasta la mitad del siglo XIX cuando
hubo una mayor participación de autores panameños, y se sentaron
las bases de la producción literaria hasta la actualidad.(1)

Identidad nacional
El Canal de Panamá y nuestra literatura
Desde el siglo XIX, la literatura panameña ha expresado de manera
muy particular una lacerante realidad, que en apariencia es común
a la de otros países latinoamericanos: la injerencia de los Estados
Unidos de América en los asuntos nacionales y la manipulación de la

economía y la política del continente; sin embargo, ningún otro país
ha vivido con una efectiva presencia extranjera en medio de su
territorio, conculcando derechos territoriales y jurídicos;
imponiendo estilos de vida extraños a la idiosincrasia nacional. Este
hecho creó una vena temática que ha producido abundante
material en todos los géneros literarios. Casi todos los escritores
panameños tienen en su producción alguna obra que se refiere
directa o tangencialmente al tema canalero y nacionalista. Una
revisión retrospectiva del material literario nos remitirá al siglo XIX,
donde encontraremos consignada en versos la protesta por la
presencia estadounidense.

El poeta panameño Tomás Martín Feuillet es el primero en escribir
poesía antinorteamericana, quizás como respuesta a los sangrientos
sucesos del 15 de abril de 1856, conocidos como "la tajada de
sandía" y que fueron suscitados por viajeros norteamericanos que
cruzaban el país en el ferrocarril transístmico, para embarcarse en
las costas del Pacífico rumbo a las minas de oro de California.

Escritores de todos los géneros incluyen el problema canalero en su
temática, algunos con propósitos testimoniales, desnudos de odios;
otros con apasionada virulencia. Perteneciente a la primera
tendencia se encuentra la novela Puente del mundo, de Renato
Ozores, quien razonadamente niega la perpetuidad de la frase que
se ha convertido en estribillo:

"Puente del mundo... ¿Quién lo dijo alguna vez? ¿Por qué se
repite... por los panameños? La frase tiene su contenido negativo de
algo que se desintegra sin cesar... y no es verdad... Puente del
mundo... para los que llegan y se van... Pero no para todos... No,
para los que se quedaron entregando sus cuerpos a la tierra amada

y a la patria sus mejores esperanzas... no para los panameños que
tanto tienen que luchar contra el incesante acoso de lo extraño para
conservar lo propio... lo eterno".

Del mismo tenor es la novela de Gil Blas Tejeira, Pueblos perdidos,
obra que relata las peripecias de la titánica obra de la construcción
del canal de exclusas y el sacrificio de los llamados pueblos de la
línea (a través de ellos se tendió la línea del ferrocarril transístmico)
que sucumbieron bajo las aguas del lago Gatún.

En el otro cause se encuentran las novelas de Joaquín Beleño C.
Luna Verde,Curundú y Gamboa Road Gang. En ellas la denuncia es
fustigante y dolorosa, hiere la injusticia, la discriminación, la
prepotencia del gringo, la impotencia de los nacionales y la
complicidad de los gobiernos panameños.

La agresión armada de los norteamericanos acantonados en la Zona
del Canal, acaecida el 9 de enero de 1964, dejó el trágico saldo de
veintidós muertos panameños y también un enorme estupor, una
gran ira y un profundo charco de odio que se ha trasladado a la
poesía, a la novela y al teatro. De igual manera, la reciente invasión
del ejército norteamericano al territorio panameño, ocurrida el 20
de diciembre de 1989, ha generado diversas respuestas literarias en
los géneros poéticos, narrativos, ensayísticos y testimoniales.