You are on page 1of 2

FUTUROS ADOPTANTES

Como integrantes de una institución dedicada a la orientación y asistencia en adopción
queremos plantear algunos criterios éticos, teóricos acerca de cómo pensamos y miramos esta
realidad particular y diferente que es "lo adoptivo".
Al diagnosticar podríamos ubicarnos a través de un informe psicológico en los que
favorecemos, sugerimos o rechazamos la posibilidad de quién estaría en condiciones de ser un
posible "buen padre adoptivo".
Sería deseable que los profesionales podamos acercarnos a las distintas realidades de los preadoptantes desde una ética que respete la subjetividad, el deseo y los atravesamientos
sociales que cada persona, o estructura vincular posee.
Nos preguntamos si lo adoptivo es un territorio separado por fronteras claras y precisas de lo
biológico, o si estas fronteras no son tan claramente delimitables.
De acuerdo a nuestra experiencia ambos modos de armar una familia tienen puntos de
intersección y otros que son diferencias significativas; por lo tanto frente a los criterios
diagnósticos en adopción nos inclinamos a delimitar criterios compartibles con cualquier otro
modo de familia y otros específicos para la constitución de este modo diferente de iniciar la
filiación.
Para todo proyecto de maternidad / paternidad / biológica / adoptiva / en pareja / uniparental,
en términos generales plantearíamos que aquellas perturbaciones severas, persistentes que
padece un sujeto y lo inhiben de la posibilidad de ser un objeto contenedor, de sostén y
cuidado hacia otro son una contraindicación para la salud psíquica de un niño que requiere
ocupar un espacio valorizado para su desarrollo, individuación y crecimiento. La existencia de
este espacio y del deseo de hijo es central para todo proyecto de filiación, si bien cabe señalar
que este ideal está alejado de la realidad existente y en los hechos gran cantidad de familias
padecen de severas alteraciones, disfunciones y sufrimientos.
Dada la intervención del Estado en el proceso de adopción los padres adoptivos se encuentran
con un poder tutelar que solicita documentación que deben reunir para ingresar en registros de
postulantes.
Entre los requisitos legales se solicitan ciertas condiciones pertinentes para cualquier modo de
paternidad, que no es exigible a aquellas personas que tienen descendencia biológica.Por
ejemplo se solicita: certificado de buena conducta, una vivienda, ingresos que posibiliten
solventar la manutención del niño, etc.. Podríamos traducirlo en términos psicológicos:
equilibrio psíquico, un habitat, lugar para el niño en el vínculo, un espacio donde se anida el
deseo de afiliar y posibilidad de alimento afectivo (sostén emocional). Estos parámetros son
generalizables también a las familias biológicas; no son específicos para constituirse en familia
adoptiva. Que se agregaría?.
Aquí cabe abrir ciertas preguntas: debe lo adoptivo soportar requisitos adicionales para
constituirse en familia?.
Las respuestas remiten a criterios éticos, teóricos, ideológicos que dependen del profesional
que aborda el tema.
Desestimamos el paradigma por el cual la familia biológica es considerada menos compleja,
normal, o ideal; que los lazos sanguíneos garantizan cierta confiabilidad del vínculo..
Pero consideramos que al ser la adopción un modo diferente de iniciar y transcurrir de una
familia, y los miembros que la integran no poseen experiencia previa (no han recibido modelos
infantiles de qué es ser padres adoptivos / hijos adoptivos) requieren información, orientación y
asesoramiento específico para abordar lo que de novedoso esta paternidad y filiación conlleva,
para que los prejuicios, temores y fantasías no se constituyan en obstáculos y generen
disfunciones adicionales a las que cualquier núcleo familiar está expuesto en diferentes
momentos de crisis. La prevención es a nuestro criterio necesaria:

hermanitos. amplios y posibles de seguir siendo pensados y elaborados dado que los "llamados postulantes" son pensados como sujetos con deseos singulares que contienen una potencialidad de transformación y aprendizaje. niños mayores. abordar prejuicios. 3.Entrevistas psicológicas Con un doble objetivo. de aprendizaje y de revisión de los propios modelos infantiles. etc) a través de los encuentros propuestos en los grupos de reflexión. cuál es el tipo de adopción más adecuada según lo que desean y pueden encarar (bebés.1. los posibles aspectos que requieren mayor abordaje. preguntas. . el relato sobre el origen y diferentes mitos y prejuicios). y fantasías que portan acerca de lo adoptivo los que inician este modo de parentalidad. Este es un espacio privilegiado para el despliegue y elaboración de las fantasías y temores. Incluímos que el conflicto es parte de la crianza. asesoramiento. es un proceso evolutivo. (temor a la herencia. conocer a los futuros padres para la elaboración de un informe (requisito de la carpeta de adopción) y centralmente constituir estos encuentros en un espacio de información.Soporte de la tarea Al finalizar las entrevistas mencionadas la propuesta de participación en grupos de reflexión con pares en igual situación para abordar con mayor profundidad lo que se ha desplegado en las entrevistas e ir consolidando lo que llamamos identidad naciente de familia adoptiva. Consideramos que la parentalidad no es una adquisición dada. y otras veces orientación psicológica. al rechazo social. películas u otras técnicas que abordan lo diferente que una familia adoptiva transita. La Dirección. Para concluír: partimos de la idea de cierto nivel de conflicto y complejidad inherente a todo vínculo familiar de lo cual ni las familias biológicas ni las familias adoptivas están exentas. Estos encuentros se realizan una vez por mes. con lectura de material específico.Orientación jurídica Desde los requisitos formales hasta la fantasmática que sobre ellos se despliega. 2. Luego del proceso de entrevistas elaboramos un informe que su lectura se incluye como elaborativo junto con la pareja que no implica un cierre sino la apertura para seguir reflexionando acerca del deseo de adoptar. proporcionamos elementos para discriminar "lo normal y lo patológico" y promover la consulta cuando la situación lo requiere para no patologizar lo que pudiera ser un momento de crisis que demanda tolerancia al malestar. se tratará de evaluar un grado de predictibilidad posible siempre relativa pues el hijo por venir también organizará este sistema con modos propios aún desconocidos. temores. a las diferencias físicas. Quisiéramos enfatizar que los parámetros de diagnóstico son abiertos.