You are on page 1of 305
S. L. Utchenko Ciceron y su tiempo AKAL EDITOR Coleccién: Manifiesto Serie: Historia Traducci6n: José Fernandez Sanchez © AKALEDITOR, 1978 Ramon Akal Gonzalez Lorenza Correa, 13 - Madrid-20 Teléfonos: 450 02 17 y 450 02 87 ISBN: 84-7339-374-0 Depésito legal: M - 22707 - 1978 Impreso en Espaiia - Printed in Spain Impreso en Graficas Elica Boyer, 5 - Madrid-32 Introduccién Hay personajes en la historia de la Humanidad que perduran a través de los siglos, de los milenios y a través de todas las épocas y generaciones. Son «eternos compafieros de viaje» de la Humanidad. Curiosamente, nos referimos a ellos o los citamos con independencia de la época histérica o de las actividades humanas de que estemos tratando, Estos personajes pueden ser po- liticos, estadistas, hombres de la ciencia, de la cultura o de las artes, En este sentido no hay limitaciones y si una condicién: su notable aportacién al progreso ma- terial y espiritual de la Humanidad. Uno de estos «eternos compafieros de viaje» de la humanidad es sin duda Marco Tulio Cicerén. ¢Quién fue? ¢Por qué es grande? ¢Por qué figura entre los po- cos elegidos por la misma historia, entre la élite de élites? Cicerén fue un famoso orador, escritor, filésofo, estu- dioso y politico de la Roma antigua. Pero si la Roma antigua pertenece al remoto pasado, la personalidad histérica de Cicerén gno es una figura demasiado dis- tante, no es una «antigualla»? De ningin modo. Como personaje histérico Cicerén no es una «antigualla», no ha quedado trasnochado. Por el contrario, ha sobrevivido a un dilatadisimo perfodo histérico de mds de !dos mil afios! Si es asi, entonces surge esta otra pregunta: g¢qué causas determinan la presencia permanente de este hombre en las épocas mas diversas? A esta pregunta se propone responder nuestro libro. En realidad gquién fue? Un politico sin escrttpulos, un levissimus transfuga, como le Ilamaban en la anti- gitedad' o uno de los ultimos republicanos, cuyo nom- bre coreaban los «tiranicidas» en las calles de Roma como sinénimo de libertad? y que mds tarde recorda- ban con respeto hasta:sus poderosos adversarios? ¢Fue un chipécrita politico», un adepto al «partido de los in- * Cic., Declam., 4, 7. ? Cass, Dro., 44, 30, ? Prur., Cic., 49.