You are on page 1of 5

KARIN SARAVIA VARGAS

IV SEMESTRE PSICOPEDAGOGÍA
2014

¿Es la escuela un espacio inclusivo para nuestros
sujetos estudiantes?

RUTH LUCERO HUERTA
03 DE NOVIEMBRE DE 2014
ÉTICA Y RESPONSABILIDAD SOCIAL

sus deseos. pero puede funcionar como herramienta para excluir al sujeto o segregarlo dentro de la escuela. Actualmente se considera que nuestra carrera de psicopedagogía está orientada a los problemas de aprendizaje del sujeto. no tiene que ver solamente con lo que ocurre al interior del aula.El concepto de inclusión ha adquirido un énfasis especial durante los últimos años en el contexto educativo chileno. La psicopedagogía actualmente corre el riesgo de ver trastocada su función y cae en error de hacer de cada alumno aquello que la escuela demanda. sobre la construcción de identidades. metodologías. donde ya no solamente la escuela excluye al sujeto. El diagnóstico es un documento de suma importancia para la escuela. sino que además los informes psicopedagógicos encasillan a los alumnos comunes o no según su coeficiente intelectual. esto se visualiza en ámbitos como políticas públicas y acciones gubernamentales . Con respecto a “Enseñar todo a todos” se deja de lado a los considerados “no. los niños y padres de los niños. diversidad y de manera significativa.estudiantes . sus posibilidades. poniendo al alumno común como aquel capaz de moldearse y alcanzar los objetivos que la escuela determine y aquellos que no se adaptan son considerados malos alumnos que “No son para esta escuela”. Este último aspecto hace referencia a la construcción de sujetos. como enseñanza.educables”. Cuando se habla de escolaridad se trata de una cuestión ética en donde como psicopedagogos o estudiantes de psicopedagogía no podemos caer en esta demanda de la escuela y retomo aquí lo que dice Agamben de que el alumno “tiene que serlo de una única manera posible” o de pretender hacer de “ese no-alumno” un alumno común. sino que como podemos afirmar que el . Es aquí donde un diagnóstico ubica al niño en la escuela que corresponde según su condición. sin embargo.Esta representación del concepto de inclusión regula no sólo las prácticas educacionales. sino las ideas sobre situaciones de exclusión. el contexto y el deseo del contexto. De ahí la importancia de no basarnos solamente en resultados estadísticos sino también tener en cuenta el deseo del sujeto. currículum. el rol del psicopedagogo es el aprendizaje a lo largo de la vida. “un deber ser” más que un “deseo ser”. dejando de lado aspectos importantes como el contexto que rodea al niño. intensificándose esto con las escalas de inteligencia.

Para los inclasificables están las escuelas de múltiples10. Es por eso que al trabajar en el ámbito escolar estamos propensos a caer en la generalidad de pensar que existe sólo una verdad impuesta en las escuelas respecto al aprendizaje. pero también sentido que lo toma. esta forma de mencionar a los alumnos de la educación por lo que en ellos se ubica como fallido o deficitario parte de los mismos . la forma. tiempos.psicopedagogo no completa el conocimiento que falta. de ser así no es posible la intervención. que lo localiza en la trama simbólica que regula las relaciones con los otros y con el conocimiento en el ámbito escolar. aprende y se apropia del conocimiento. Recalcar el importante rol que debemos interpretar como psicopedagogos y me quedo para finalizar con esta frase de FILIDORO que explica que: “El tratamiento psicopedagógico no se ocupa de compensar déficit intelectuales. que lo ordena. Los alumnos no son los mismos en todos lados. sentido del cual el niño se apropia. La escuela incluye cuando sostiene al niño en su diferencia y es aquí donde las adecuaciones cobran todo su valor porque entonces la enseñanza funciona como instituyente de sentido. contextos sociales o geográficos. Los psicopedagogos a veces pensamos como si hubiese una sola infancia. ni de aprendizaje . los tiempos en que el sujeto aprende en su singularidad. Lo que más debe llamar nuestra atención es que esta forma de hablar. Lo que la escuela no enseña (no muestra) es aquello que el discurso social le impone ocultar más allá de las conceptualizaciones que se sostienen de manera explícita. Parece que cuando dirigimos nuestra mirada a la escuela común vemos niños. La escuela recibe un producto clasificado por el saber médico /psiquiátrico psicológico: niños prolijamente separados en sensoriales motores y mentales en un ordenamiento que ella misma se preocupa afanosamente por conservar. No podemos olvidar los principios éticos y los fundamentos que los sostienen. para leves y para severos trastornos. dejando de lado la individualidad del sujeto para con el aprendizaje. vemos alumnos pero cuando miramos hacia la población de la escuela especial vemos motores o moderados. sino de permitir al sujeto la apropiación de los objetos de conocimiento que en cada momento de su historia como alumno sea capaz de construir a partir de sus posibilidades como de sus necesidades. sino analizamos y consideramos. como cuando la escuela plantea que existe una sola manera de ser alumno. Hay escuelas para moderados.

La primera y más común es el recurso de una maestra integradora que permanece junto al niño integrado durante toda la jornada escolar de manera tal que quien debiera ocupar el lugar de mediador y facilitador de los procesos de aprendizaje termina demarcando. la tercera es la que denomina exclusión a través de la inclusión y la describe como una forma sólo momentánea o aparente de aproximación al otro excluido que. (que recordemos que le viene impuesta por el discurso dominante que permanece inconmovible frente a las conceptualizaciones disciplinarias). una verdadera zona de exclusión. La escuela común creada para los niños definidos como normales por el discurso social se ve ahora compelida a integrar a aquellos niños que resguardaban sus fronteras hacia el afuera. la educación de ¿sus? alumnos. la segunda consiste en su separación institucional. . A la escuela común se le pide que eduque a los niños que no aprenden. Es de este no enseñar de la escuela. (matar al otro). y que se hace cargo de las entrevistas con los padres y con los profesionales que atienden al niño. (contratado directamente por la escuela o a través de las familias). (pone en manos de terceros). (apartarlo. La escuela se hace cargo de esta clasificación supuestamente natural. La primera de ellas es la exclusión por aniquilamiento.profesionales y docentes que nos desempeñamos en el ámbito de la educación especial y que jamás reconoceríamos. a los niños que la definían por la negación. por lo que ella no es . En La formación ética como práctica de la libertad (Gentili. encerrarlo: la escuela especial). Otra de las prácticas tiene que ver con la decisión de la escuela de dejar la educación del niño integrado en manos de un Centro Integrador. Muchas de las prácticas de las escuelas inclusivas de hoy son ejemplo de estas nuevas forma de exclusión. del que depende el docente integrador quien se ocupa de elaborar las adecuaciones curriculares. de este ocultamiento de la escuela que debemos hacernos cargo en tanto nos siga pareciendo (a profesionales y docentes) natural tal clasificación para decidir la inclusión de un niño en una u otra escuela. es decir. Mencionaremos algunas que seguramente resultarán familiares para el lector. un condicionante y de ninguna manera la causa determinante de su modo de aprender. 2001) cita a Roberto Castel señalando la existencia de tres formas arquetípicas de producción y construcción de la exclusión. con su presencia física constante. De esta manera la escuela "tercieriza". más adelante se revelará como su separación. que pasa entonces a ser una clasificación escolar que oculta la descripción de las necesidades educativas del niño de las que el diagnóstico que lo sitúa en una categoría clínica no es más que una causa mediata. (a veces hasta en los recreos y ¡aun en el baño!).

La inclusión se opone a cualquier forma de segregación. ofrece propuestas estimulantes. un camino repleto más de incertidumbres que de certezas.En conclusión la inclusión no es más que una evolución natural del propio término de integración a través de la cual se intenta transformar la sociedad empezando por la modificación de la escuela. Ciertamente queda un largo camino por recorrer. . a cualquier pretexto en el ejercicio de los derechos de la educación. variadas y adecuadas a las capacidades y necesidades de cada uno. La inclusión es un planteamiento comprometido que refleja la defensa de unos valores determinados que se relacionan con los fines de la educación . a cualquier argumento que justifique la separación. La escuela inclusiva educa a todos en un único sistema educativo. con la forma de sociedad en la que queremos vivir.(García Pastor 2006). El compromiso por parte de la comunidad educativa constituye la clave para la transformación de la escuela.