1

EL TRABAJO DE CAMPO EN RELACIÓN CON LA ACTUALIZACIÓN DE LA GEOGRAFÍA DE LA PAMPA DEPRIMIDA LIC. DIANA DURÁN

“A mi me interesa describir inductiva y empíricamente el mundo real y comprender aquello que observo, en particular lo que los humanos han hecho o hacen sobre el paisaje” David Parson (1986) Carta personal a X. Sanclimens, 16 de agosto.

I-

Objetivos

El presente trabajo tiene como objetivos: interpretar los nuevos conceptos que orientan las cuestiones metodológicas del trabajo de campo y su aplicación, en este caso, en relación con las necesidades de actualización de la investigación geográfica referidas a los problemas regionales de la Pampa Deprimida de la provincia de Buenos Aires con referencia a: a. la delimitación regional realizada en el año 1979 y b. la determinación de los problemas clave de la región tales como: la alternancia de sequías e inundaciones, el dominio de la ganadería de cría como actividad económica, el despoblamiento rural, entre otros; según las observaciones realizadas en distintos trabajos de campos realizados a finales de los 70 y durante la década de los 80. Los trabajos de campo llevados a cabo en varias oportunidades durante distintas investigaciones requerirían hoy una puesta al día para rever y reconsiderar las conclusiones y alternativas propuestas.

II-

El trabajo de campo: entre tradiciones y nuevas posturas

El trabajo de campo es una etapa en el proceso de la investigación geográfica, esencial para una ciencia vinculada a los lugares, las áreas, las regiones y el mundo; en todo caso, la Geografía por naturaleza está asociada a la observación directa y el relevamiento incluyendo primordialmente el reconocimiento del terreno, tanto en sus aspectos naturales como humanos. Por otra parte, la Geografía ha estado aunada tradicionalmente a los viajes y a las exploraciones, al descubrimiento de la faz de la Tierra y sus características esenciales. Esta aptitud, sin embargo, ha variado con la evolución de enfoques y paradigmas. La relevancia del trabajo de campo en cuanto a su inserción en las investigaciones geográficas ha cambiado notoriamente a través del tiempo. Por ejemplo, cuando dominaba el paradigma regional el trabajo de campo era sustantivo para detectar los rasgos clave regionales; pero los problemas geográficos tendieron a resolverse en los gabinetes cuando los métodos cuantitativos o la geografía teorética prevalecieron en el interés de los geógrafos. Sin embargo, con el regreso de las tradiciones humanísticas, los geógrafos volvieron a concentrarse en un espacio concreto, “que es un espacio vivido, mentalmente modelado por la experiencia” (Capel. 1981: 443) De este modo, se asiste al regreso hacia el interés por los lugares y los paisajes en el centro de la reflexión geográfica y, de esta manera, el trabajo de campo también es reivindicado. En los comienzos de la geografía cultural, Carl Sauer destacaba la importancia del trabajo de campo, cuando decía que "la geografía era antes que nada conocimiento adquirido mediante la observación, que uno ordena luego, mediante la reflexión y

2
el nuevo examen de las cosas que ha mirado, y que de lo que se ha experimentado por contacto directo surge la comparación y la síntesis. En otras palabras, siempre que sea posible, el entrenamiento principal del geógrafo tendría que consistir en trabajo de campo". (Apud Pedone. 2000:7) En la década de 1970, en EE.UU. se abandonó la visión saueriana y el trabajo de campo para dar paso al análisis de las prácticas cotidianas que participan en la construcción social del espacio. Las llamadas expediciones geográficas a barrios marginales lideradas por Bunge reflejan esta postura (Katz. 1996:10) Contemporáneamente se planteó un debate teórico sobre las implicaciones del trabajo de campo y los desplazamientos que realiza el investigador dentro y fuera de su área de estudio. Esta discusión se ha plasmado en numerosos artículos y las revistas The Canadian Geographer (1993) y The Professional Geographer (1994) han sido dos de los principales foros de discusión. Es importante señalar, como puntualiza H. Nast (1994), que el "campo" en el trabajo de campo ha sido tratado, generalmente, como un quehacer inicial de la geografía física, especialmente de las contribuciones de esta subdisciplina en torno a los intentos de levantamiento cartográfico del terreno, los cuales muy a menudo, han estado relacionados con los intereses de los organismos, ya sean académicos o gubernamentales que proporcionaban los recursos. Katz sostiene que la globalización y el pensamiento post-positivista en las ciencias sociales permiten comprender aspectos del trabajo de campo, hasta ahora no tomados en consideración. Así, esta geógrafa afirma que, como investigadores, somos responsables de un gran número de desplazamientos, del campo a la academia y de ésta al campo, entre otros, raramente mencionados en nuestros trabajos o en la comunicación de los resultados. Desde esta perspectiva el "campo" se resignifica; pasa de ser un lugar o una población, a estar más bien localizado y definido en términos de relaciones de poder en diferentes ámbitos, que lo cortan transversalmente en el tiempo y en el espacio. De esta manera, C. Katz, concluye que en la medida que el campo no se restringe a la actividad de traslado a un determinado sitio para realizar nuestra investigación, sino que está presente en todo el proceso. DeLyser y Starrs (Apud Rojas-López, José. 2001) llaman a revitalizar el trabajo de campo desde la perspectiva de los métodos cualitativos fenomenológicos y etnográficos la investigación-acción, las historias de vida y la observación participante. De hecho, el trabajo de campo en su diseño tradicional ha declinado ostensiblemente en la geografía norteamericana, pero, sin embargo, de acuerdo a nuestro criterio países como la Argentina –todavía tan poco relevados en profundidad en sus situaciones contemporáneas con nuevas metodologías contrastadas con trabajos de campo-, requieren una implementación permanente para poder llevar a cabo sobre bases firmes las investigaciones geográficas. Las preocupaciones teóricas, la emergencia de la geografía social, la disponibilidad de fuentes de información en instituciones oficiales y privadas, las entrevistas por medios telefónicos, postales y virtuales, el refinamiento de los métodos de teledetección, han separado del campo a la Geografía, cuestión que es preciso revertir. Pero, simultáneamente, se han redescubierto los valores culturales, sociales y ambientales de los lugares en que vive la gente y esta información generalmente no se puede cuantificar o no se puede observar en imágenes de satélite. Esta información está sólo está disponible en el campo. Por ello, la geografía contemporánea debería devolver a los geógrafos al campo, para comprender la realidad de los espacios y compartir las experiencias de las comunidades y poblaciones.

3
IIIEl trabajo de campo como investigación geográfica respuesta a una necesidad de

Dentro del campo de la observación directa y el relevamiento en la investigación geográfica nos concentraremos en lo referido al trabajo de campo: técnica básica de la investigación del geógrafo y utilizable en cada uno de los ámbitos de aplicación de la ciencia. Según nuestro punto de vista, el trabajo de campo está relacionado con una secuencia de operaciones de la investigación geográfica que comienzan con la definición del objeto de estudio y su marco teórico, la preparación parar la realizar las observaciones y continúa con la descripción de los hechos objeto de la observación in situ. Inclusive, un trabajo de campo sobre un tema o problema previamente definido, puede dar origen a otra investigación cuando el geógrafo tiene una nueva perspectiva sobre un problema que observa o bien, encuentra otra incógnita para resolver. El trabajo de campo como observación directa permite trascender la apariencia visible de los paisajes naturales para penetrar en la génesis interpretativa de la complejidad de las actividades humanas y de los ambientes, y de esta manera comprender a fondo los problemas a estudiar. III.1 Los trabajos de campo “históricos” A continuación se presenta una tabla de los trabajos de campo “históricos” (en razón de que datan de fines de los 70’ y década del 80) elaborados en la Pampa Deprimida. Fecha Invierno 1978 Trabajo de campo - Aspectos geográficos relevados Determinación de puntos de transición paisajística. Observación directa de los rasgos claves de la subregión y del evento de inundación en parte de la Pampa Deprimida. Partidos de Chascomús, Castelli, Dolores, Monte. Sequía en algunos partidos de la Pampa Deprimida. Inundación en el partido de Chascomús (se trató de una inundación general en toda la Pampa Deprimida) Inundación en Castelli, Dolores, Chascomús, Monte, Tordillo y Pila. Simultaneidad de sequías e inundaciones en Castelli, Dolores, Chascomús, Tordillo, Monte y Pila.

Agosto de 1979 Julio de 1980 1985 1986

En la primera oportunidad, el trabajo de campo cumplió con el objetivo de contrastar “de visu” la delimitación regional que se había realizado en el gabinete a través del método por coincidencia de regiones genéricas, con una escala geográfica apropiada para un nivel de generalización intermedio (1:1.000.000) Según Preston James el uso de esta escala se justifica por el intento de cubrir amplias áreas con gran rapidez sin perder “los significados derivados de estudios de detalle” (James: 1952:177). El criterio de regionalización fue la aplicación del concepto de rasgos claves de la región tales como: la ocurrencia de sequías e inundaciones; la baja altitud y el valor mínimo de los declives regionales; la existencia de suelos con malas condiciones de drenaje y la presencia de la asociación vegetal pradera húmeda. Todas estas características fueron apreciadas y

4
valoradas en el trabajo de campo y según su mayor registro se definió el área core de la Pampa Deprimida y su delimitación regional. (Durán, 1981) Para verificar esta regionalización se realizaron sucesivos trabajos de campo que permitieron definir puntos de transición del paisaje, que facilitaron el ajuste de la delimitación regional establecida en el gabinete. Esos puntos de transición se establecieron en virtud de los conocimientos que se tenían sobre los rasgos clave de la Pampa Deprimida. En la publicación realizada posteriormente sobre la Pampa Deprimida se señala que: “penetrando en la región por la ruta nacional Nº 3 se apreció una transfiguración lenta de la conurbación industrial hacia el paisaje rural pampeano en el partido de Cañuelas. Hacia el km 34 culminaba en aquél momento la conurbación y recién en el km 49 aparecían los primeros tambos y hacia el km 74 los campos mostraban un aumento notable del micro relieve de charcos y muestran rasgos de anegamiento o sequía según los distintos trabajos realizados. El paisaje típico de la Pampa Deprimida surge con todas sus características hacia el km 90 en el partido de Monte. El aumento de las canalizaciones que drenan los predios es una respuesta humana visible al mal drenaje dominante. También se ingresó a la Pampa Deprimida por la ruta nacional 205 en la que el paisaje característico comienza a mostrarse a partir de la localidad de Uribelarrea. Hacia el sur tanto por la ruta nacional Nº 2 como a partir de Coronel Vidal y Vivoratá el paisaje rural comienza a mostrar un mayor dinamismo humano, la presencia de arroyos que canalizan el drenaje ya no tan difuso y la forestación lo que demuestra el ingreso a la región Interserrana. Asimismo en la ruta nacional 3 la misma transición se aprecia a partir de Cacharí y Azul”. (Durán, 1981:19) Estas apreciaciones realizadas a través del trabajo de campo se localizaron en la cartografía correspondiente. DELIMITACIÓN TERRITORIAL DE LA PAMPA DEPRIMIDA Y PUNTOS DE TRANSICIÓN PAISAJÍSTICA

Durante el año 1978, en virtud del evento extremo de inundación acaecido durante el invierno, se llevó a cabo un trabajo de campo para relevar el área y captar el fenómeno en sus rasgos más relevantes. Asimismo, en tiempos de sequía durante

5
el año 1979, se volvió a realizar trabajos de campo para apreciar el paisaje, los suelos y la situación agropecuaria durante el déficit hidrológico. Las siguientes imágenes dan cuenta de las observaciones de campo llevadas a cabo:

Consecuencias de las inundaciones de invierno de 1978. Ruta Nac. Nº 2, km 238. La hacienda pastorea en el campo inundado con los consecuentes perjuicios alimentarios y sanitarios.

Río Salado en estiaje durante la sequía del año 1979.

6

Fuente: Escaneado de Durán, Diana. La Pampa Deprimida. Balance Geográfico. (1981)

Canal 5, en la Ruta Nacional Nº 2. Hacia el este. El canal no desbordó durante la inundación de invierno de 1978. Se aprecia su lecho menor y mayor y la forestación en ambas márgenes.

7

Fotografía tomada durante el trabajo de campo para la observación directa de la inundación en manto de 1980 y sus efectos en la red ferroviaria

Por lo demás, las bases y limitaciones de la naturaleza han evolucionado de manera tal en la región de la Pampa Deprimida que en 1985/86 a través de nuevos trabajos de campo realizados en su área nuclear, en los partidos de Castelli, Dolores, Chascomús, Monte, Tordillo y Pila, se pudo observar que a poca distancia de los anegamientos e inundaciones reinaba el déficit hidrológico. Nueve años después mediante la tecnología SIG se comprobó la observación de campo realizada en tales años mediante la geocodificación manual de los layers seleccionados.

IV-

Actualización del trabajo de campo y correlación con los trabajos de gabinete

Aquella determinación de los límites de la Pampa Deprimida corresponde a un determinado año y a pesar de que los hechos y procesos geográficos no cambian tan drásticamente en el orden físico, es posible advertir que el cambio climático global, los procesos de urbanización y las modificaciones en el uso del suelo – especialmente la agriculturización-, han producido transformaciones sustantivas en la subregión. Los mismo sucede con sus rasgos clave regionales. En consecuencia, la actualización del trabajo de campo se realizará con el propósito de ajustar los límites regionales y los puntos de transición paisajística así como para apreciar la situación hídrica regional y comprobar la vigencia de los rasgos clave. Por lo demás, en términos de la cuestión hídrica, la implementación del Plan Maestro de la Provincia de Buenos Aires sugiere una antropización mayor del paisaje y las consecuentes transformaciones en el drenaje de la cuenca del Salado y áreas adyacentes. IV.1- Concreción del nuevo trabajo de campo Con los propósitos antes enunciados se realizó un nuevo trabajo de campo durante los días 13 y 14 de abril de 2007 que se adaptó a las necesidades del presente trabajo de aplicación del Seminario. En tal sentido se decidió:

-

Actualizar los puntos de transición paisajística correspondientes a la ruta nacional Nº 3 con la finalidad de apreciar los cambios en el límite regional en función de los procesos de agriculturización, urbanización y las consecuentes modificaciones en el paisaje típico de la Pampa Deprimida. La selección de estos dos puntos remite a la imposibilidad de concretar un trabajo más amplio dada la gran superficie de la subregión.

8 Asimismo, se observaron directamente las características clave de la Pampa Deprimida en términos de excesos y déficits hídricos, la actividad económica dominante que es la ganadería de cría y las nuevas actividades agrícolas y turísticas.

Resultados obtenidos Transición paisajística En la ruta nacional Nº 3 el punto de transición paisajística localizado históricamente se ha situado más al sur –unos 30 km- debido al avance de la urbanización sobre el eje vial, no así en el interior rural, en el que se siguen apreciando los rasgos clave de la Pampa Deprimida sin transformaciones notables.

Nuevo empalme desde la ruta nac. Nº 3 hacia la ciudad de Buenos Aires en el partido de Cañuelas. La mayor accesibilidad en la ruta nac. Nº 3 es una variable dependiente del proceso de urbanización.

Rasgos clave de la Pampa Deprimida La observación directa del paisaje agrario de la subregión en el trayecto de la ruta nac. Nº 3 revela que existe una pugna entre la actividad agropecuaria tradicional –la ganadería de cría- y el proceso de agriculturización, lo que se advierte en las siguientes fotografías. Correspondería, en consecuencia, hacer un relevamiento posterior del uso del suelo y la posible disminución de la cantidad de explotaciones dedicadas a la ganadería y el incremento consecuente de las explotaciones agrícolas.

9

Fotos de la actividad ganadera de cría en el partido de Monte – ruta 3 km -, demostrativa de las actividades tradicionales de la Pampa Deprimida

La estación ferroviaria de Roque Pérez revela el despoblamiento de la Pampa Deprimida, rasgo clave que sigue constituyendo un problema regional. Proceso de agriculturización Vista general del cultivo de soja Vista en detalle del cultivo de soja

El boom de la soja revela el proceso de agriculturización que se realiza en la Pampa Deprimida y que se advierte en esta fotografía –tomada en el partido de Monte, ruta Nac. Nº 3-, que reemplaza paulatinamente a la actividad pecuaria de cría –adaptada a las condiciones geográficas de la subregión-, mediante una agricultura de riesgo y especulativa, dado que el problema clave de la alternancia de sequías e inundaciones no se ha modificado, pese a la concreción de algunas de las obras del Plan Maestro.

10

El proceso de agriculturización ha traído como consecuencia la instalación de nuevos establecimientos de almacenaje de granos en el partido de Cañuelas. Situación hídrica a abril de 2007 Río Salado en el cruce de camino rural en el partido de Monte Arroyo afluente del Río Salado en un pequeño cruce de un camino rural en Monte

El río Salado en su curso medio a metros de la ruta Nac. Nº 3

Cruce de ferrocarril en Arroyo Vallimanca salido de su cauce, hacia el lecho mayor.

Las imágenes revelan que la situación hídrica durante la realización del trabajo de campo era normal en relación con los excesos y déficits hídricos que se mostraron en las fotografías de los trabajos de campo históricos, exceptuando el caso del arroyo Vallimanca que muestra una situación de desborde por lluvias locales.

11

Proceso de urbanización y paisaje rurubano Las siguientes imágenes revelan la presencia de una actividad turística reciente en la Pampa Deprimida que es el turismo rural de estancias de alto nivel. Se trata de un nuevo uso del suelo en la subregión. Casco de la Estancia El Silencio en el partido de Cañuelas. Estancia La Sistina en el partido de Monte.

Avance del proceso de urbanización sobre la ruta nacional Nº 3 A pesar del avance del proceso de urbanización que se evidenció en el trabajo de campo que se efectiviza sobre el eje de la ruta Nac. Nº 3 –como se puede apreciar en la foto-, el paisaje rural, fuera del ámbito del eje vial revela el típico relieve de microcharcos muestra del mal drenaje y la falta de pendiente. La imposibilidad de mostrar esta observación de campo a través de fotografías se cubre aquí con la imagen satelitaria provista por el programa GoogleEarth en la zona en la que se localiza el punto de transición paisajística histórico en los partidos de Cañuelas y Monte.

12

Concreción de las obras del Plan Maestro

Canalización del Salado -Plan Maestro- apreciadas en el partido de Monte. Estas obras modificarán radicalmente la red de drenaje regional y tendrá un alto impacto en la alternancia de sequías e inundaciones en la cuenca.

13
VConclusiones

En la nueva investigación geográfica que supone una actualización de las anteriores realizadas hace dos décadas se utilizará la cartografía de base a igual escala cartográfica –, con aplicación de nuevas tecnologías como las imágenes satelitales y los Sistemas de Información Geográfica-, se podrían localizar con mayor precisión los límites regionales y actualizar la localización de todos los puntos de transición paisajística.

Luego se concretararían los necesarios reajustes, a través de trabajos de campo y relevamiento, en términos de: - Nuevos eventos de inundaciones y sequías. - La extensión del proceso de urbanización y su impacto en toda la extensión del límite norte de la Pampa Deprimida (ya que los límites sur y occidental se mantienen). - La observación del impacto del cambio climático en la secuencia de sequías e inundaciones. Aquí el trabajo de campo apoyado por las imágenes satelitales es sustantivo como asimismo la posibilidad de diseñar un SIG apropiado para la determinación de mapas de riesgo. En síntesis, la contrastación de trabajos de campo realizados en investigaciones geográficas anteriores con nuevos reconocimientos “in situ” constituye un procedimiento geográfico de alta significatividad para la comprobación o refutación de hipótesis sobre problemas geográficos de relevancia.

14

VI-

Bibliografía

Durán, Diana. (1981) La Pampa Deprimida. Balance Geográfico. OIKOS. Buenos Aires. James, Preston (1952) Hacia una más profunda comprensión del concepto regional. En P. H. Randle Editor. Teoría de la Geografía. GAEA. Buenos Aires. 1977. Katz, Cindi. (1994) Jugando en el campo. Cuestiones referidas al trabajo de campo en Geografía. The Profesional Geographer, Vol. 46, Nº 1, p. 67-72. Traducción de Perla Zusman, mimeo de manejo interno en la Cátedra de Metodología de la Investigación, Carrera de Geografía, Facultad de Filosofía y letras, U.B.A. Nast, Heidi. (1994) Women in the Field: Critical Feminist Methodologies and Theoretical Perspectives. The Professional Geographer, 1994, Vol. 46, Nº 1, p. 5466. Pedone, Claudia. (2000) El trabajo de campo y los métodos cualitativos. Necesidad de nuevas reflexiones desde las geografías latinoamericanas. Scripta Nova. Revista Electrónica de Geografía y Ciencias Sociales. Universidad de Barcelona. Nº 57, 1 de febrero de 2000. Rojas-López, José. (2001) El trabajo de campo en Geografía. Una visión desde el Norte. Fieldwork in geography. A view from the north. En DeLyser, Dydia and Starrs, Paul F. Doing Fieldwork. Geographical Review, Volume 91, Nros. 1-2, 2001.

15

16

FICHA DEL TRABAJO DE CAMPO
Tipo de investigación: regional, actualización de regionalización y situación de los rasgos clave de la Pampa Deprimida. Metodología del trabajo de campo: observación directa Técnica de relevamiento de datos: observación “de visu” (apuntes de campo), toma de imágenes fotográficas (un rollo) sobre rasgos clave. Espacios geográficos relevados: partidos de Cañuelas y Monte, en el sector comprendido por los km 30 a 60 de la ruta Nac. Nº 3 y faja adyacente (2 km, aproximadamente). Objetivos: actualizar dos puntos de transición paisajística y extraer conclusiones sobre la influencia de los procesos de urbanización y agriculturización en los rasgos claves regionales.

Fecha

Sitios de observación

Puntos de transición paisajístic a

Alternancia de sequías e inundaciones

Rasgos clave Actividad Otras agropecuaria actividades económicas

Proceso de Urbanización

17

13/04/07

Ruta Nac. Nº 3. Partido de Cañuelas (Se observó el paisaje rural, la localización de las actividades económicas, la situación de drenaje de los suelos, el caudal de los arroyos, el estado de los canales y terraplenes) Ruta Nac. Nº 3. Partido de Monte (Se observó el paisaje rural, la localización de las actividades económicas, la situación de drenaje de los suelos, el caudal de los arroyos, el estado de los canales y terraplenes)

Observación de rasgos clave para la determinación del desplazamient o hacia el Sur del punto debido al proceso de urbanización. Se identificó la localización del punto de transición paisajística inicial en la ruta y se determinó su localización actual. Se comprobó la hipótesis.

Situación hídrica normal en el partido de Cañuelas, tanto en el microrrelieve de charcos como en los arroyos.

Se pudo observar una situación hídrica normal en los caudales de los arroyos y del río Salado. Se confirmó la realización de obras del Plan Maestro con su alto impacto ambiental.

Se observa la localización de grandes silos y la intensificación y ampliación de la superficie de las explotaciones agrícolas en relación con la cría de ganado vacuno – actividad clave de la Cuenca del Salado. Se aprecia el procesos de agriculturización y sojización en el uso de la tierra.

Se aprecia la localización de actividades agroindustriales, que no eran relevantes en la Cuenca del Salado.

Se incrementa el proceso de urbanización sobre la ruta Nac. Nº 3 en el partido de Cañuelas hacia el partido de Monte.

Se observa el incremento de la actividad turística rural.

13/04/07

En algunos sectores se aprecia el anegamiento en el microrrelieve de charcos.

Se aprecia el procesos de agriculturización y sojización en el uso de la tierra.

Se observa el incremento de la actividad turística rural.

No se aprecia el impacto del crecimiento urbano del Área Metropolitana Buenos Aires.

14/04/07

Ruta Nac. Nº 3. Partido de Monte.