You are on page 1of 22

Pío XII y la bioética

Leonardo M. Macrobio
Profesor Asistente e Investigador de la Facultad de Bioética Ateneo Pontificio Regina Apostolorum, Roma

Introducción

P

UDIERA PARECE EXTRAÑO QUE SE VINCULE, en un título, a un Pontífice de
la primera mitad del siglo XX con una ciencia tan nueva, discutida y
actual como la bioética1. A primera vista, incluso, podría parecer
que el único punto en común sea justamente el debate que, por motivos e
intereses muy distintos, se desarrolla en torno a Pío XII, por un lado, y en
torno a la bioética, por otro. Me gustaría, por lo tanto, ante todo justificar
esta vinculación, dejando para las páginas siguientes la tarea de demostrarlo, y, luego, ocuparme del objeto propio de este breve trabajo.
La última parte del siglo XIX y la primera mitad del siglo sucesivo han
sido testigos de una aceleración del progreso científico y técnico –palpable
incluso para nosotros– tan notable que ha asumido el carácter de una verdadera Tercera Cultura2. Esta profunda modificación del mundo científico
ha causado (o, al menos, ha sido co-responsable de) una suerte de crisis
del saber médico: la ética médica ‘clásica’ se ha mostrado, de alguna manera, inadecuada para responder a los nuevos desafíos propuestos por el
progreso tecnológico. Se ha hecho necesaria, en este sentido, una profunda
revisión del horizonte ético, que hasta ahora, ha servido de referencia a la
praxis médica; al punto que esta revisión ha dado lugar, en última instancia, a esa ciencia que llamamos bioética.

––––––––
1

Se atribuye la paternidad del término a Van Rensselaer Potter, que en 1970 publicó un
artículo (V. R. POTTER., «Bioethics: The Science of Survival», in Perspectives in Biology and
Medicine 14 (1970) 127-153) al que siguió, el año sucesivo, el libro V. R. POTTER, Bioethics: bridge to the future, Prentice Hall, Englewood Cliffs (NJ) 1971.
2
Este término, acuñado por John Brockman, señala el nacimiento de una nueva cultura:
después de la Primera, de carácter humanístico, y la Segunda, de carácter cientifico, según
nuestro autor estaríamos de frente a una Tercera Cultura, cuyo rasgo distintivo sería la
simbiosis de ciencia y técnica, que tendría, como fruto, el nacimiento de la Tecnología. Cf.
J. BROCKMAN, The Third Culture: beyond the Scientific Revolution, Simon & Schuster
Macmillan, New York 1995 (Trad. La terza cultura: oltre la rivoluzione scientifica, Garzanti, Milano 1999).
Ecclesia, XXII, n. 3 y 4, 2008 - pp. 341-362

342––– Leonardo M. Macrobio
En este background histórico y cultural se sitúan los aproximadamente
cien discursos que Pío XII dedica al mundo de los operadores sanitario3. Es
útil advertir que la relación entre Pío XII y la bioética (o aquello que nosotros, hoy, llamamos bioética) es, al menos, doble. Por una parte, de hecho,
los temas que el Papa trata entran, con pleno derecho, entre las temáticas
‘clásicas’ de esta disciplina. Sin embargo, no es sólo porque Pío XII hable
de temas como aborto o eutanasia que se puede establecer esta vinculación: resulta evidente, de hecho, el esfuerzo del Papa por usar un método
nuevo para abordar estas temáticas, es decir, un método que, aun abarcándolas, se distingue de la Teología Moral (incluso en su derivación hacia la
ética médica), de la Doctrina Social de la Iglesia, del Derecho y de la misma
Ciencia positiva.
La conclusión de este trabajo se ocupará de ofrecer una breve panorámica de las principales concepciones (o definiciones) de la bioética, de
manera que se pueda verificar la tesis del inicio. Es decir, que Pío XII, aun
cuando no utilizara nunca el término, hizo de alguna manera bioética o, lo
que es lo mismo, contribuyó a crear esa sensibilidad que, algunos lustros
después, hizo necesario el nacimiento de esta ‘nueva ciencia’.
Hacia la Tercera Cultura
La crisis de la medicina/ética hipocrática está tan ampliamente radicada
en nuestro lenguaje cotidiano que ha llegado a ser casi proverbial. Podría
ser útil, sin embargo, verificar un poco más de cerca este axioma y, contemporáneamente, visualizar algún ejemplo del mismo.
El progreso científico y el progreso técnico
No es el propósito de este trabajo, naturalmente, abordar en detalle los
pasos que la medicina ha dado a lo largo del siglo XX4. Sin embargo, una
rápida mirada nos permitirá apreciar mejor aquella aceleración de la que
hemos hablado un poco antes. De hecho, conquistas que nos podrían pare––––––––
3

El Cardenal Fiorenzo Angelini ha editado una colección de los principales discursos del
Papa Pacelli, F. ANGELINI (A cura di), Pio XII. Discorsi ai medici, Edizioni Orizzonte Medico, Roma 19604.
4
La bibliografía sobre este tema es muy amplia. Para nuestro trabajo, sin embargo, han
sido muy útiles los siguientes textos: L. R. ANGELETTI, Storia della medicina e bioetica,
Etaslibri - RCS, Milano 1992; R. BERNABEO - G. PONTIERI et al., Elementi di storia della medicina, Piccin, Padova 1993. También la revista italiana Focus ha dedicado un número
especial a este tema (Focus n° 100, febrero del 2001).

por ejemplo. en realidad tienen una historia bastante reciente. También los estudios de la sangre y sus dinámicas comenzaron en los primeros veinte años del siglo XX: en 1907 se realiza la primera transfusión de sangre. aunque se deberá esperar hasta 1943 para ver en funcionamiento la primera máquina de diálisis y hasta 1945 para que se use en campo clínico la hemodiálisis. En 1946 se descubre el procedimiento por resonancia magnética nuclear. Es de los años cuarenta el nacimiento de la cirugía plástica. es el propio arte quirúrgico el que experimenta una notable aceleración. está en condiciones de descifrar correctamente el ‘significado’ de todas las secuencias de los aminoácidos allí presentes. En el decenio que va de la mitad de los años cuarenta a la mitad de los años cincuenta. Vale la pena recordar. En 1938 Gross realiza la primera clausura del ducto arterial cardiaco. la hipótesis de la existencia de los genes. en cuanto a la cirugía. . que la herencia. a las ‘secciones’ vectoras de los caracteres hereditarios5. Einthoven terminó de fabricar el primer electrocardiógrafo.Pío XII y la bioética–––343 cer tan sólidas que las creeríamos salidas de la ‘noche de los tiempos’. al respecto. Es del 1902. se crea el primer Banco de Sangre. empujada ciertamente también por las trágicas heridas inferidas a los soldados de la segunda guerra mundial. es importante señalar que el antepasado de la tomografía nace en 1921. sobre todo en los Estados Unidos de Norteamérica. sobre todo gracias a las investigaciones de Medwar. en 1931. mientras que en 1913 se inventa el primer riñón artificial. está ligada a los cromosomas y. y al descubrimiento de los fármacos analgésicos. En Moscú. En 1951 se implanta el primer –––––––– 5 En el arco de no más de noventa años se conocerá el mapa completo del genoma humano. Es de los años cincuenta el nacimiento de una nueva técnica de diagnóstico por imágenes: la ecografía. Es de los años veinte el uso de los hilos de sutura que se reabsorben. también aquí es necesario destacar los enormes progresos. En 1958. por obra de Bocage y Vallebona. Siempre en el campo de la diagnóstica. Al año sucesivo. si bien ningún genetista. Sutton conjetura. de hecho. Más allá de los descubrimientos relativos a las técnicas de la sepsis quirúrgica y de su importancia. en 1955. por obra de Kolff. se clarifica el mecanismo inmunológico responsable del rechazo en los transplantes. en particular. cuyas leyes habían sido formuladas algunos decenios antes por Mendel. Por otro lado. que sólo en el 1954 Watson y Crick enviaron a la revista Nature su artículo con la descripción de la estructura del ADN. hasta hoy. se difunde el uso del endoscopio para examinar el cuerpo humano por dentro.

Suiza (por obra de Carl Gustav Jung). por obra de Pincus y Chang. gracias al trabajo de Heidelberg. a fines del siglo XIX. En 1956. Estados Unidos de América (donde Freud viajó invitado en 1909). Francia. No nos corresponde a nosotros elaborar una historia completa del psicoanálisis. En 1953. Sin embargo. Rusia y Australia (en 1910 es creada un organización internacional de psicoanálisis con ‘base’ justamente en estos países. en el Peter Bent Brigham Hospital. en tanto que sólo en los años cincuenta se obtendrán las vacunas antipolio de Salk (1952) y Sabin (1957). se fabrica la primera píldora anticonceptiva. Esta difusión no fue sólo semántica: en 1939.344––– Leonardo M. gracias a la cual el corazón puede ser excluido del proceso de la circulación sanguínea durante una intervención quirúrgica. el descubrimiento científico que más ha contribuido al progreso de la medicina es. año en que Freud murió. intuye que en el Penicilum notatum. y en el transcurso de pocos años viene adoptado y traducido a todas las principales lenguas. de algún modo. de la mitad de los años cincuenta la síntesis del 5-fluorhídrico. Hungría. aquel que debemos a Sir Fleming. también aquí se difundían. que en 1928. el equipo de Gibbon termina de fabricar (tras veinte años de estudios) la primera máquina corazón-pulmón. creada en 1907). por Sigmund Freud. En el arco de pocos decenios los primeros . El primero es que el nacimiento de la nueva ciencia tuvo lugar en un ambiente polémico y lleno de divisiones. el primer elemento para la quimioterapia. el primer transplante de riñón entre los gemelos Richard y Ronald Herrick. El término (y la propia metodología científica) es acuñado. las teorías freudianas estaban ampliamente difundidas en Austria (Sociedad psicoanalítica de Viena. entendido en el sentido moderno. además de los de Australia y Estados Unidos de América). por lo tanto. En lo que se refiere. mientras que al año siguiente Hufnagel realiza la primera intervención en que se sustituye una válvula cardiaca por una sintética. Bélgica. En 1957 se realiza. Siete años más tarde Domagk experimentará el primer sulfamídico. en cambio. advertimos que es ‘sólo’ en 1921 que Banting y Best logran extraer insulina activa del páncreas de un perro. existen sustancias antibióticas: nace la llamada ‘era antibiótica’. ciertamente. No se puede olvidar que la primera mitad del siglo XX vio nacer y desarrollarse una nueva ciencia: el psicoanálisis. resulte interesante observar dos aspectos. quizás. Macrobio pacemarker cardiaco. También Italia formaba parte de esta organización internacional y. las teorías psicoanalíticas. Es. aunque. En 1959 Hench descubre la cortisona. al progreso de la terapia química. un particular tipo de hongo microscópico. a su vez.

Agradezco al P. Es más. tiene lugar en un horizonte de sentido ético bastante claro: se trata de la ética hipocrática. muy amplia. Los nuevos desafíos éticos El fermento científico. al Congreso de Histopatología del Sistema Nervioso. per se. existen fortísimas tensiones. pp. Salvat 1972. destaco el Discurso del 14 de septiembre de 1952. aunque sea brevemente. La propia idea está ya presente en el juramento: “Elegiré el régimen por el bien de los enfermos de acuerdo a mi juicio y posibilidades. disintiendo incluso de forma sustancial respecto a algunos de los presupuestos de las teorías freudianas. en 1948. el hecho que podamos referirnos a un juramento de carácter ‘médico’ no limita el discurso sólo a la ciencia/arte médico (aunque yo. por lo tanto. pp. LC. p. describir. por el tema que me ha sido confiado. 571). en la Organización Mundial de la Salud. asumió una posición crítica al menos en lo que se refiere a los presupuestos teóricos del psicoanálisis6. Tratados Hipocráticos (Introducción a juramento) por Mª. Me limito a señalar algunos trabajos en lengua española: P. que ese contexto sea. a los discursos de Pío XII. . Santo Oficio. que cortésmente me facilitó la información necesaria para este parágrafo. aceptado y compartido por todos. 73-117. Una última observación se refiere a algunas nuevas estructuras respecto de las cuales el cuerpo médico siente la necesidad de dotarse. 66-83. ¿Es posible. sin embargo. de aquello que he llamado ‘horizonte ético de sentido’? Pienso que la ética hipocrática se puede sintetizar en un único imperativo moral: ‘no causar daño’7. En lo que se refiere. II.). entonces. es que la Iglesia. justamente con Pío XII. lo que es lo mismo. como veremos dentro de poco. las coordinadas fundamentales de la ética hipocrática o. desde este punto de vista. Víctor Pajares. el 15 de julio de 1961 (cf AAS 53 (1961). LAÍN ENTRALGO (cur. en cambio.). A parte de las Sociedades médicas relativas a algunas de las nueva áreas del saber (un ejemplo es la Sociedad Internacional de Cardiología. Por otro lado. vale la pena destacar el nacimiento de la Organización de la Salud (1923) que se transformará. abste–––––––– 6 Un documento fundamental. GARCÍA GUAL (cur. LARA NAVA). es el Monitum emanado del así llamado. del que he dado una breve reseña en el epígrafe precedente. Y el segundo. Gredos 1983. fundada justamente en 1950).Pío XII y la bioética–––345 colaboradores de Freud dieron vida a varias otras escuelas de pensamiento.D. 7 Sobre este particular argumento la literatura es. C. me concentraré en él). justamente en el período que estamos analizando. obviamente. y el Discurso del 15 de abril de 1953. El hecho de poder dar un nombre al contexto valorial no significa. Historia universal de la medicina (tomo II).

todos los demás) ya no se establece de una vez y para siempre ni tiene que ver. Macrobio niéndome de provocar daño u ofensas”. a lo más. Para evitar equívocos. mucho menos. evidentemente. Ante todo habría que desatacar un cambio en la concepción del hombre. las posibilidades tecnológicas y el panorama filosófico-cultural de fines del siglo XIX e inicios del XX hicieron inevitable la formulación de un problema: ¿es lícito sacrificar el bienestar de uno (o de pocos) por el bienestar de muchos?. puede transformarse en un ‘medio’. al menos en algunas ‘ocasiones’. como muchos autores sostienen. más derecho a la vida que el hombre8. este ‘decálogo’ indica como primer punto que uno de los elementos que no puede faltar (arriesgando la ilicitud misma del experimento) es el libre consentimiento por parte del paciente. en algunos casos algunos animales tienen mayor dignidad y. espera un aborto financiado por lo impuestos. El paso sucesivo a la de la homogenización antropológica es la de la homogenización ética. nombrar algunos. en el bienestar del paciente. introdujo el principio según el cual el hombre mismo es sólo un animal. es el del conflicto entre el interés de uno contra el interés de muchos. es evidente que en algunas zonas del planeta es mejor ser una cría de oso panda. Ahora bien. Quisiera. en este sentido. Las restantes indicaciones del documento no son más que derivaciones de este principio universal. por lo que podría –––––––– 8 Sin entrar en cuestiones políticas. Diversos factores. me gustaría subrayar que no es sólo el progreso tecnológico el que favorece este tipo de actitudes ‘anti-hipocráticas’. intervienen y se condicionan mutuamente. Pues si bien la ética hipocrática se podía ‘concentrar’. El concepto de ‘bien’ y de ‘mal’ (de los que se derivan. . al que. El hombre deja de ser ‘fin un sí mismo’ y. en efecto. Es más. al que las organizaciones pro vida animal garantizan el alimento necesario. en efecto. Resulta innegable que a tal antropología contribuyó fuertemente la teoría de la evolución de Charles Darwin (1809-1882) que. por lo tanto. Algo de este problema se percibe en el documento final del proceso de Nuremberg. quizás aún hoy no resuelto del todo. antes que un segundo o un tercer hijo en el vientre materno. tratando de ofrecer una síntesis semántica.346––– Leonardo M. la historia del siglo XX nos ha enseñado (post facta) que un gran problema. con la naturaleza del hombre: aquello que es bueno/malo es establecido por la societas. ubicando al hombre en el mismo grado sustancial que las demás criaturas. Regulando la experimentación. por así decirlo. dentro de las que se incluye la prohibición del aborto y la eutanasia.

Es. El Estado Totalitario no es otra cosa que la encarnación política de aquella antropología y ética reductivas a las que me refería. de hecho. es. Lo que significa. por lo tanto. aunque en el siglo XX adquirió una connotación completamente particular. el Estado. En el lugar de un Dios infinito se proponen divinidades ciertamente no infinitas aunque suficientemente ‘grandes’ como para dar esa impresión. y una clase ‘indiferenciada’. de una idea nueva (ya el proyecto iluminista se ubicaba en esta perspectiva). en la persona del Dictador o de sus representantes. sometidos al rigor de los hechos. Se sustituye. vienen a ser aquellos intentos. por ejemplo. es decir. sobre todo en los años que estamos analizando. Existe. una ‘clase’ de soberanos – que habitualmente coinciden con ciertos científicos o regímenes políticos– que deciden qué cosa son el bien y el mal. de hecho. re- . homogenizada. a lo Justo y lo Verdadero). estaba muy presente. una antropología discriminatoria. a lo Bello. con entidades suficientemente complejas que estarían en situación de satisfacer aquella sed estructural del hombre. el factor filosófico-político que. el Dios judeocristiano por la Divinidad de la Ciencia o del Estado. quien establece qué es lo bueno y lo malo para el pueblo y actúa en consecuencia. que padece aquellas decisiones. ‘evidenciar el síndrome de Down’ (cosa de por sí buena) viene a significar la necesidad de identificar el mayor número de fetos con ese síndrome con el propósito de abortarlos. en otras palabras. ciertamente. se lleva a cabo una suerte de ‘sustitución de la divinidad’. además. por parte del Estado. que habitualmente coincide con una cierta etnia o con una cierta patología. pero que. de poner en acción una política de ‘higiene racial’. No se trata. Los lager o los gulag. que desde este punto de vista son iguales. Otro factor decisivo consiste en el intento de eliminar el horizonte trascendental de la vida del hombre. el hecho de hacer coincidir el enfermo con su enfermedad. No debe olvidarse. en otras palabras. en virtud de lo cual. que la nueva antropología. el mismo comportamiento sea visto como ‘bueno’. en el sentido de ser explícitamente clasista/racista. en relación a nuestro argumento. No siendo posible. Esta confusión antropológica y ética tiene como consecuencia. en otras.Pío XII y la bioética–––347 suceder (y de hecho sucede) que en ciertas épocas un determinado comportamiento sea considerado ‘malo’ y. cambiar la naturaleza del hombre (que de por sí tiende al Bien. en el fondo.

Tratemos. sobre todo en la segunda mitad del siglo XX. entonces. me parece. sin separar la vista del médico. Acerca de la relación entre malthusianismo y ecología puede consultarse. a las vértebras. pero ¿porqué mi hijo ha muerto?’ El médico. Pío XII no ha hablado de ‘cuestiones ecológicas’. pensando que la señora estaba demasiado afectada para poder comprender su explicación. Sobre este aspecto.348––– Leonardo M. Esta teoría sostiene. una de las mayores fuerzas en el campo político. se podría construir una suerte de ‘manual’ de bioética. que el problema del control ‘cualitativo’ y ‘cuantitativo’ de los nacimientos está ya presente en ellos. Junto a las divinidades de la Ciencia y del Estado viene a sumarse. Da Malthus al razzismo verde. la Dea Terra. se da media vuelta y regresa al servicio de urgencia. instintivamente pregunta ‘¿por qué?’. ella. concluir diciéndole que. recuerdo un episodio que me contaba un amigo médico. sobre todo. . aun cuando haya sido desmentida en el curso de los siglos por otros estudios y. dice: ‘Sí. y cuando el médico de turno le comunica que su hijo había muerto. Macrobio velan toda su fragilidad al mostrarse incapaces de responder adecuadamente las preguntas fundamentales de la vida9. evidentemente. 21mo Secolo. en medio de noche. 10 La teoría malthusiana. El médico. que poco después moriría. hablándole de fracturas a las costillas. –––––––– 9 A propósito de esto. desde su posición vital. volveremos más adelante. De modo que si bien es cierto que. sin embargo. una ambulancia con un joven gravemente herido en un accidente automovilístico. de modo que de seguir adelante se crearía un evidente problema a nivel planetario. al menos en los discursos que estamos examinando. que el crecimiento de la población es muy superior al crecimiento de los recursos necesarios para sostenerla. no lograba encontrar. por los propios hechos. el sentido profundo de esa muerte. comienza a describirle el grave cuadro clínico del joven. demográfico y económico– estaba ya presente in nuce a partir de fines del siglo XVIII. También llega la madre del joven. así como sobre otros. no es menos cierto. Milano 2000. con tacto y delicadeza. la descripción anatómica (incluso humanamente cargada de compasión) no ha logrado desvelar. sin embargo. En un servicio de urgencia llega. La vera storia del movimento per il controllo delle nascite. sentido que. Pese a que está claramente fuera de los límites cronológicos de este trabajo. cuando el pastor protestante Robert Malthus formuló su teoría demográfica10. de hemorragia interna para. de observar más de cerca cuáles son los argumentos en torno a los cuales. doctor. pienso que es interesante mencionarla precisamente porque el factor ecológico/ambientalista –a parte del hecho de ser. sustancialmente. hoy por hoy. La madre. ‘no ha sufrido’. el trabajo de ANTONIO GASPARI. Frente a lo cual la madre. en aquellas palabras. la de Gaia. finalmente. habiendo muerto su hijo de modo instantáneo. con provecho. aún tiene una enorme presencia en nuestra cultura.

Bajo este título incluyo aquellas temáticas que se refieren a problemas éticos y médicos relativas a la procreación y a la fase inicial de la vida. Qué es el operador sanitario (médico. –––––––– 11 No debe sorprender encontrar un tema ‘clásico’ de la espiritualidad cristiana en esta lista. Dolor y muerte 8. Contraconcepción 3. Aborto 4. 2. Relación entre fe y ciencia: contra el cientificismo 7. Fecundación e inseminación artificial 6. El motivo es simple: la antropología propuesta por Pío XII es global y no excluye ningún aspecto de la vida del hombre. En extrema síntesis éstos son los temas afrontados: 1. sea paciente o médico. Hospitales y asistencia sanitaria 9. Esterilización 5. Se trata de verdaderos y pequeños tratados de antropología aplicada a la medicina. Matrimonio y virginidad11 2) Bioética e inicio de la vida. Significado de la procreación humana 2. Ahora bien. Qué es el enfermo 4.Pío XII y la bioética–––349 2. Qué es el hombre. Principios fundamentales del proceder del médico. es evidente que desde esa perspectiva el factor vocacional -ya sea que se refiera a la virginidad consagrada o a la vida matrimonialno puede estar ausente. es posible encontrar un número importante de temas que –según el modo en que son abordados por los actuales manuales de bioética– resultaría útil agrupar en cuatro grandes áreas: 1) Bioética general (o prolegomena). 1. Las intervenciones de Pío XII Analíticamente. 6. enfermero. Salud y enfermedad 10. Métodos naturales de regulación de la natalidad. Qué relación existe entre el médico y el enfermo 5. . obstetra…) 3.

es decir. aquí encontramos interesantes argumentos: 1. Pio XII e l’umana sofferenza. por lo tanto. abordan gran parte de los temas ‘álgidos’ que –desde hace unos treinta años a esta parte. Parto natural e indoloro 2. resulta fundamental para comprender la naturaleza jurídica y moral del homicidio.350––– Leonardo M. encarna el principio de la intangibilidad de la vida humana inocente. los temas relativos a esta fase son menos discutidas mediáticamente. 13 Cf. no debe sorprender la incorporación de esta temática. Genética 5. Pío XII ha sufrido mucho en su vida. . El hecho es que. En la actualidad es difícil encontrar un título adecuado a esta sección de la reflexión ética. Paoline. quizás porque muchos de los más graves problemas ya han sido tratados y resueltos en los años anteriores. pese a todo. Cirugía estética 9. DOMENICO BERTETTO. más exactamente. aparentemente fuera de lugar. Transplantes 8. Psiquiatría y psicología 4. Experimentación e investigación médica 3. Eutanasia Los 198 discursos de Pío XII. aparte del hecho de ser extremadamente actual en la época de Pío XII. O. hasta el punto que alguno ha intentado releer su pontificado a la luz de esta particular situación13. Roma 1961. Macrobio 3) Bioética ‘durante la vida’. Ciertamente las páginas relativas al dolor. des–––––––– 12 Nuevamente. Eugenesia 6. Estos son los temas tratados: 1. Guerra justa12 10. Amputaciones 7. Analgesia 4) Bioética y término de la vida. El tema de la guerra justa. a la muerte y al acompañamiento del enfermo son las más densas desde el punto de vista humano. Preparación para la muerte 2. hoy por hoy. Quizás porque. Reanimación 3.

que también los temas tratados en nuestro particular campo de investigación hayan sido muchos y muy importantes. por ejemplo. No sorprende. ya sea que se encuentre aún dentro del vientre materno o en la última etapa de la vida. futuro Papa Juan XXIII. por lo tanto. como seguramente lo han sido. independientemente de la época a la que pertenezca. en lo que tienen de novedad absoluta. recordaba al difunto Pío XII en una homilía pronunciada en la Basílica Patriarcal de Venecia. Volveremos más adelante. tan discutidos hoy como en los años 40 del siglo pasado. También en este caso. en una segunda aproximación. en el psicoanálisis. en todas las épocas de la historia humana. si se examina objetivamente. Es evidente que el espacio del que disponemos en este trabajo no es suficiente. en las posibilidades de la ‘sedación terminal’ que ofrecían los estudios sobre la analgesia y la anestesia: también en este caso el juicio del Papa es inequívoco. Por el momento nos interesa profundizar en el análisis de estas cuestiones. La inmediata conclusión que de esto podemos extraer es que para el hombre. también. ni siquiera. puestas en el tapete por Pío XII. Temas como el aborto o la eutanasia son temas. de un modo panorámico. en cambio. podemos advertir hasta qué punto las intervenciones pronunciadas por el Papa Pacelli han sido siempre oportunas y . y. Su importancia no se reduce sólo a la percepción que de ellos podamos tener a la distancia de algunos decenios. dadas estas condiciones personales. nunca ha sido un hecho ‘neutro’ asesinar a un semejante. evidentemente. proporcionar algunos elementos del método usado por el Pontífice para tratar las materias indicadas. Una panorámica “¡Bene omnia fecit!”: con estas palabras el Cardenal Roncalli. el 11 de octubre de 1958. al punto de poder decir que cualquier actividad a la que se hubiera dedicado la habría realizado de modo excelente. Las personas que tuvieron ocasión de colaborar de cerca con él han reconocido capacidades extraordinarias en Eugenio Pacelli. para un breve tratamiento acerca de cada uno de los temas indicados más arriba. como indicamos. además. que estaba difundiéndose justamente en los primeros decenios del siglo XX y sobre el cual Pío XII interviene de modo claro y preciso. valorar estas cuestiones en su conjunto. Su importancia se manifiesta. Parece interesante. Pensemos. al concepto de bioética y su alcance semántico.Pío XII y la bioética–––351 de cuando convencionalmente se configuró– son regularmente tratados en los debates y manuales de bioética. Pensemos.

El problema (que. Por un lado. de hecho. En un período como el actual. ciertamente. incluso. Ahora bien. haga la prueba de justificar la analgesia del parto sin caer en el ‘equilibrismo’ y. ab initio) sino como precio por una culpa originaria. rebuscada o compleja. de consuno. en mi opinión. más bien. puede resultar muy útil recordar la contribución que nuestro Pontífice ofreció a la discusión de estos problemas. preservando intacto lo dictado por la experiencia y la fe: inmediatamente se dará cuenta que la vía seguida por el Papa era la única posible. es lícito atenuarlo o. Y como al hombre no le ha sido dado cambiar la naturaleza de las cosas (aunque técnicamente pareciera que fuera posible) aunque. El parto es bíblicamente doloroso no porque por naturaleza sea así (si se quiere. En relación a estas cuestiones. estaba el evidente beneficio procurado tanto a la madre como al neonato de favorecer un parto menos estresante. en el carácter definitivo de las soluciones bio(éticas) propuestas por Pío XII. respectivamente. Un ejemplo permitirá captar mejor la idea. en relación a la analgesia y la sedación terminal. lo anticipo de inmediato. en Pío XII encontramos una palabra segura y definitiva. en que en Europa se habla mucho de ‘testamento biológico’ y eutanasia.352––– Leonardo M. Quien piense que esta demostración sea demasiado larga. de la así llamada ‘sedación términal’. por otro. ‘equilibrando’ el bien obtenido (o al menos prometido) con el mal inevitable. sí la inteligencia para evitar el mal y perseguir el bien para el cual ha sido hecho. una sonrisa de sabia superioridad justamente porque ya fueron resueltas hace varios decenios. Aunque no tanto en directa relación con la eutanasia sino. y siendo el dolor accidental respecto al parto mismo. anularlo si es posible. Su importancia reside. incluso. La solución del problema se alcanzó mostrando que la inseparabilidad del parto y el dolor es de carácter moral y no ontológico. para nosotros ya no es tal) era bastante complejo. La argumentación . deben citarse los discursos del 24 de febrero y 24 de noviembre de 1957 y el del 19 de octubre de 1953. que tratan. en cambio. Macrobio extremadamente actuales en relación a las novedades introducidas por la ‘nueva’ medicina. sobre las cuales hoy nos podemos permitir. el dato bíblico (y también la sabiduría popular) parecían hacer coincidir parto y dolor de un modo inseparable. Incluso sobre cuestiones más ‘actuales’. al mismo tiempo. una conquista reciente de los estudios de la analgesia. En una ocasión (Discurso del 8 de enero de 1956) se le formula al Pontífice la cuestión del parto indoloro. de las cuestiones relativas a la reanimación y a la eutanasia en sentido propio. el lúcido análisis del Papa logró resolver el problema. como si la cuestión del bien y del mal fuese similar a la contabilidad financiera. Y no.

Ante todo. preguntarse si el estado actual de la ciencia no permite obtener el mismo resultado empleando otros medios. puesto por la voluntad de los interesados o por la naturaleza de las cosas (como sería el caso si la supresión no se pudiese obtener sino mediante el acortamiento de la vida). Ésta se diferencia de la eutanasia justamente en que el médico reconoce que no tiene a disposición la vida del enfermo. en este sentido. la administración de narcóticos produjese por sí misma dos efectos distintos. desde el punto de vista de la Teología Moral. y me permito resumir en pocas palabras (quien desee profundizar más. del modo más digno posible: “Se arroga un derecho de disposición directa cuantas veces uno pretende abreviar la vida como fin o como medio. se trata de la aplicación del principio del ‘doble efecto’: nada nuevo. aunque ciertamente algo muy novedoso en lo que se refiere a la aplicación de este principio al específico caso de la así llamada ‘sedación terminal’. en casos de cáncer inoperable o de enfermedad incurable” (Discurso del 24 de febrero de 1957). debe dirigirse a sus discursos). Importa también. En la hipótesis a que os referís. Es más: en la medida en que el dolor impide. se trata únicamente de evitar al paciente dolores insoportables. ante todo. de la Vida Eterna. no puede ser exigido a todos. la consecución del verdadero Bien. y si por el contrario. antes que favorece. una particular preocupación de Pío XII por el debido acompañamiento al moribundo. “Si entre la narcosis y el acortamiento de la vida no existe nexo alguno causal directo. sino sólo la posibilidad de usar algunos instrumentos para ayudarlo a vivir. la parte final de su vida. entonces es lícita. y luego no traspasar en el uso del narcótico los límites de lo prácticamente necesario” (Discurso del 24 de febrero de 1957). desde el punto de vista ‘formal’. por una parte el alivio de los dolores y por otra la abreviación de la vida. Respecto de este delicado pasaje –y para evitar confusiones con posibles ‘aperturas’ a la eutanasia– conviene escuchar directamente las palabras de Pío XII. en el sentido que el enfermo pueda prepararse de la mejor forma posible para el encuentro definitivo (‘cara . justamente porque es ‘heroico’. por ejemplo. incluso si con ello se abrevia la (prevista) duración de la vida. sin duda se debe controlar.Pío XII y la bioética–––353 del Papa es muy interesante. por lo tanto. Claro que. Existe. por lo tanto. habría aún que ver si entre esos dos efectos existe una proporción razonable y si las ventajas del uno compensan los inconvenientes del otro. Técnicamente. y por lo tanto permanece como ideal de perfección. se parte de una reflexión sobre el dolor y sobre el carácter heroico de soportarlo.

nos hemos acercado a las cuestiones metodológicas. por el hecho que el hombre sea cuerpo resulta natural exigir una aproximación también cuantitativa (científica) a esta dimensión del ser personal. Ahora bien. A este fin último – sin superar nunca. diría San Pablo) con el sentido de la propia vida. me parece. todo hombre está estructuralmente dotado de ciertas facultades que. por así decirlo. –––––––– 14 Esto es tan verdadero que tanto la fe como la razón exigen la resurrección de los cuerpos: de otro modo. pero sería errado concluir a partir de ahí una suerte de ‘dicotomía’ en el hombre. Macrobio a cara’. esta posición será mantenida por el Magisterio hasta nuestros días.354––– Leonardo M. esencialmente. una concepción integral del hombre. El hombre es un ser que anhela profundamente el Cielo. 27). alma-cuerpo. El Catecismo de la Iglesia Católica reconoce esta ‘predisposición’ natural del hombre como el primer y más necesario paso de todo el documento: “El deseo de Dios está inscrito en el corazón del hombre. Con lo cual. lo impulsan hacia el Bien. y Dios no cesa de atraer hacía sí al hombre y sólo en Dios el hombre encontrará la verdad y la felicidad que busca sin descanso” (CIC. . como si la única dimensión válida fuese aquella espiritual. Los ejemplos podrían multiplicarse. de cualquier modo. al mismo tiempo. ciertamente el alma es la que le da la forma a la materia (que es en donde radica la relativa superioridad de la parte espiritual sobre la material). por cierto. Es cierto. A la luz de esto deben leerse. el hombre no estaría completo. pero es la unión del espíritu y la materia lo que da lugar al hombre14. en mi opinión. ciertamente no teológicos– de la relación hombre/enfermedad. por su propia naturaleza. porque el hombre ha sido creado por y para Dios. El hombre es. aunque él mismo está. Conviene examinarlas en detalle. Pese al cambio terminológico y a algunas posteriores precisiones. realmente inmerso en la materia. las puntualísimas observaciones de Pío XII sobre aspectos técnicos –o. por lo tanto. en el espacio y el tiempo. como lo hemos destacado. preponderancia sobre los bienes materiales. el límite que significaría la eliminación directa– debe acomodarse la praxis del operador sanitario. Su ser-cuerpo no es secundario respecto de su serespíritu. Ya se trate de un médico/operador sanitario o de un enfermo. que los bienes espirituales tienen. Ante todo. Aquí me interesa fijar la atención en los fundamentos que subyacen a los juicios explícitos del Papa.

referencias al mundo de la ciencia. También en este caso los ejemplos son numerosos. como en lo que se refiere al psicoanálisis. responsabilidad que hunde sus raíces en la propia naturaleza de su ser-médico. En numerosas ocasiones este tratamiento es sólo la plataforma sobre la cual construir un llamado a la responsabilidad del médico/operador sanitario. preguntas sobre aquellos problemas que la propia investigación científica propone. y evidentemente profundas. o del hecho de contar con un team de colaboradores extremadamente eficientes. que estas referencias tienen como propósito vanagloriarse (de un modo narcisista) de una especial preparación. la estructura humana en su . el factor más importante– el dato científico es el punto de partida para desplegar las preguntas por el sentido. en numerosas ocasiones. sobre todo) en la metodología usada para tratar al menos algunos temas. –que es. esta afirmación. más bien (y. claramente. Por una parte. el anthropos. estos dos elementos están igualmente presentes. Lo evidente. ya sea en lo que se refiere a la clínica o a las técnicas operatorias. en cambio. Una vez más no tenemos que pensar que el tratamiento ético-racional sea un fin en sí mismo. desde nuestro particular punto de vista. en mi opinión. De ahí que la tercera característica de esta metodología la constituya la reflexión antropológica. ‘no entre en conflicto con los datos de la Revelación’. es decir. La segunda ‘característica’ de este método consiste.Pío XII y la bioética–––355 Una cuestión de método Observábamos un poco antes que la novedad de las intervenciones no radicaba tanto ni en el número ni en las temáticas tratadas. ínsitas en esos mismos nuevos descubrimientos. el paso es evidentemente breve. y todos revelan con claridad este intento. es que el dato científico está incorporado al servicio de otros fines. El punto en común es. con algunos ejemplos. La grandeza de los discursos radica. más bien. Debemos demostrar. como quien llena un vacío que el Papa Pacelli percibe. estar al tanto de la investigación científica más avanzada. Por otra. La primera evidencia que se muestra para quien incluso se limite a hojear los discursos de Pío XII es la presencia de numerosas. El Papa demuestra. visualizando además ‘qué relación existe entre los dos’. la preocupación de Pío XII parece ser la de acercarse al lenguaje y a la Weltanschauung de sus auditores. Desde la pregunta ‘qué es el operador sanitario’ a aquella que interroga ‘qué es el enfermo’. en el hecho de proponer una reflexión de carácter ético-filosófico que. por lo tanto. sin embargo. No se crea. diría. en efecto. quizás. si bien. como habíamos visto un poco antes. según creo haber mostrado.

el derecho tiene como objeto las relaciones entre los individuos. El derecho. entre los individuos y el Estado. surge del encuentro polémico del Evangelio con los problemas que derivan de la sociedad. por ministerio. contextualiza y especifica la cuestión ética/antropológica. el trabajo. Si la ética regula también el foro interno. Prescindiendo de la preparación personal del Pontífice (Eugenio Pacelli. el Estado. . El Papa Pacelli sabe que la Iglesia es la depositaria de la revelación definitiva de Dios al hombre y percibe con claridad la misión de anunciar a Cristo.356––– Leonardo M. al Misterio. por lo tanto. No debe pasarse por alto. la economía y la cultura. a todos. está en contacto directo con la política y el derecho internacional). además. del orden propio del matrimonio y la familia. realiza estudios de jurisprudencia y. la sociedad. además. el aporte de la (por ese entonces joven) Doctrina Social de la Iglesia. concretamente el médico.15 Pío XII acuñará este concepto con ocasión del Mensaje radiado de Pentecostés del año 1941. la familia humana. Macrobio profundidad y complejidad. de alguna manera. y entre éste y los organismos supranacionales. el Misterio revelado. justamente bajo el pontificado de Pío XII. DS C 41 a. está presente una lógica ínsita en la introducción de este aspecto. refiriéndose al aspecto ético de la vida y a los aspectos técnicos de los problemas. Inaugurada por León XIII con su Encíclica Rerum novarum (15 de mayo de 1891). Para el operador sanitario. le sería imposible no advertir que la pregunta antropológica no se puede responder de modo exhaustivo sin referirse. Esta nueva Doctrina se configura como un compendio de principios doctrinales y de criterios de juicio. Incluso al más ‘racionalista’ de los filósofos. y conformada por las resoluciones del legislador. a fin de manifestar un juicio moral acerca de los mismos. en este sentido. que. en efecto. regida por los cánones del derecho positivo nacional e internacional. La pregunta acerca de ‘qué es el médico’. cosa que no podría ser de otra manera. no es más que una declinación o especificación de la más amplia y dramática acerca de ‘qué es el hombre’. Aquí. entre Estado y Estado. la propiedad. es posible reconocer un elemento concomitante: la reflexión jurídica. esta reflexión jurídica asume el carácter de la reflexión deontológica. puesto que el hombre vive en una societas inevitablemente marcada por una reflexión jurídica. por lo tanto. y tiene como objetivo y propósito la explicitación de los fundamentos de la vida moral y social. será sometida a los primeros intentos de estructuración y publicación. Las referencias a la Sagrada Escritura y a la Tra–––––––– 15 Cf.

el hecho es que no es posible individualizar una definición unánimemente aceptada de bioética. . Es decir. resulta esencial si queremos comprender (y. Reproduzco. LC. quizás por las numerosas ‘tensiones’ que atraviesan los numerosos temas tratados. Aparentemente se trataría de un momento no necesariamente consecutivo respecto del desarrollo argumental seguido hasta ahora. cuando el Papa usa la Escritura o argumentaciones de tipo teológico. –––––––– 16 Debo esta antología al P. eventualmente. al hilo de estas consideraciones. Con todo lo cual se indican. pues con él se exhorta al médico a detenerse frente a una condición ontológica insuperable. reductivas. Parecería fácil. ¿Bioética o Bioéticas? Nos queda por dar el último paso de los indicados en la introducción: la definición de ‘bioética’. a esta altura. su naturaleza –como decía– está íntimamente vinculada a la reflexión ética y la completa. que es tal pese a los instrumentos que la técnica ofrece al propio operador sanitario. sin embargo. Cristo. consiguientemente. Por una parte. sobre la responsabilidad (moral) del médico en relación con el enfermo. de definiciones ‘maximalistas’ o extremadamente genéricas. ofrecer una definición. de hecho.Pío XII y la bioética–––357 dición viva de la Iglesia que Pío XII hace constantemente no vienen a agregarse. pero que no conoce nunca plenamente. Por otra parte. sin embargo. desde afuera a la reflexión hasta aquí descrita. verdaderamente. Quizás a causa de la ‘joven edad’ de la ciencia bioética. Se pasa. El principio ‘sólo Dios es el señor de la vida’ asume. en virtud de una recta aplicación del principio de la Encarnación. la salvación anunciada por Cristo no puede permanecer ajena al ámbito médico. de cualquier manera. dando un rostro a aquel Dios que la razón sólo puede invocar. proyecta una nueva luz sobre la antropología e. es esencial para resolver el problema que nos propusimos al inicio. a continuación. Gonzalo Miranda. en qué medida) si Pío XII ha hecho o no bioética. a definiciones acentuadamente ‘estrechas’ o. once de las más autorizadas definiciones o descripciones16. no se percibe un salto sino una sustancial continuidad. especialmente si el propio Cristo ha individualizado en el sufriente el signo de Su presencia en la historia. lamentablemente no es así. Por lo tanto. sin embargo. un valor operativo. los límites de la praxis médica. que la ha propuesto durante su Curso de Bioética General. de hecho. que en las figuras del Christus medicus y del Christus patiens presenta los dos goznes de la argumentación. además.

comparar estos resultados con la metodología de Pío XII. “Estudio sistemático de la conducta humana en el área de las ciencias de la vida y del cuidado de la salud. Hoffe).S. Ella incluye la ética médica. la manipulación genética. la vida y la muerte. “Nueva disciplina encargada de elaborar una metodología capaz de asistir al médico y a los hombres de ciencia en la elección de ‘buenas decisiones’ desde un punto de vista sociológico. además. de aquellas in- . 5. Varga). Estudia. 3. la eutanasia y la experimentación humana” (O. S. “La bioética se puede concebir como aquella parte de la filosofía moral que considera la licitud o ilicitud de las intervenciones en la vida del hombre y. “El estudio sistemático de las dimensiones morales – incluyendo la perspectiva moral. de orden médico” (A. poniendo particular atención en los desarrollos recientes y en las posibilidades ofrecidas por las investigación científica y las terapias biológicas y médicas. 8. la esterilización. intentar una suerte de síntesis y. psicológico e histórico” (D. “Esfuerzo por utilizar las ciencias biológicas al servicio del mejoramiento de la calidad de vida” (Van Resselaer Potter). “La bioética se interesa por las cuestiones éticas relativas al nacimiento. “La bioética busca dar cuenta. las decisiones. Reich. aunque supera. 4. sin embargo. Callahan). el comportamiento y las políticas– de las ciencias de la vida y del cuidado de la salud. después. Reich. primariamente. el control de la natalidad. a los problemas éticos derivados de las ciencias biológicas que no son. Macrobio para.358––– Leonardo M. los problemas morales clásicos de la medicina desde el momento que se refiere. finalmente. 6. particularmente. según los mismos conceptos fundamentales de la teoría general de los sistemas. “La bioética estudia la moralidad de la conducta humana en el campo de las ciencias de la vida. 1995). a la luz de los valores de los principios morales” (W. con el uso de diversas metodologías en un contexto interdisciplinario” (W. 1978). Roy). los problemas morales relativos al aborto. además. 2. 1. 7. del conjunto de las condiciones que se deben tener en consideración en vistas del desarrollo del individuo y de las colectividades” (D.

pasando por la micro o macro distribución de los recursos humanos y económicos. debiera dar lugar a elecciones de tipo práctico (desde la decisión concreta del médico de actuar/no actuar. Viafora). del desarrollo. Scarpelli). la salud. 10. 11. como ya hicimos notar. en particular. Sgreccia). Pastor de la Iglesia Universal. indirectamente. por lo mismo. Evidentemente. Tomando en cuenta todos estos ingredientes. vejez. Al margen de las diversas acentuaciones. podríamos describir a la bioética como conciencia crítica (si bien de cierto modo heterónoma) y. orientada a juzgar la bondad de los actos. “La ética aplicada a nuevos problemas que se presentan en las fronteras de la vida” (C. de la generación. Con todo. la enfermedad y la muerte” (U. de lo que Pío XII es plenamente consciente. “Sector de la ética que estudia los problemas inherentes a la vida psico-física y. teniendo claro que el juicio no es sólo teórico sino que.Pío XII y la bioética–––359 tervenciones vinculadas a la práctica y al desarrollo de las ciencias médicas y biológicas” (E. “La ética particularmente aplicada a los fenómenos de la vida orgánica del cuerpo. Leone). el Papa habla desde una posición bien definida: seguramente no puede (ni debe) coincidir con la de un bioeticista tout court. De un modo un poco menos esquemático. madurez. de . y sin pretender dar una definición formal. al mismo tiempo. a la legislación local. en estrecha colaboración metodológica con la filosofía y la teología (por lo tanto un método racional). 9. ante todo. creo que es posible encontrar un ‘mínimo común denominador’ a todas estas definiciones. por lo tanto. a fin de promover y defender a la persona humana. también. podríamos decir que la bioética se propone como objeto material la acción del hombre sobre el hombre (y. las implicancias éticas de las ciencias biomédicas” (S. de la ciencia médica y biológica en general. sobre el medio ambiente en que vive el hombre) y como objeto formal la ética. esta particular posición. Un Pontífice es. A partir de la definición clásica de una ciencia. nacional e internacional). no nos queda más que vincular nuestras últimas reflexiones con lo que destacábamos del magisterio de Pío XII. es bueno recordarlo. permite vincular distintos elementos que.

aunque superan los límites de lo que nos propusimos en este artículo.360––– Leonardo M. Discorsi dei Papi alla Pontificia Accademia delle Scienze. El segundo elemento es el absoluto respeto por la ciencia positiva (biología. Lo hemos destacado en varias ocasiones. el primer requisito de una sana ciencia y. siempre presente en todos los campos del saber. en efecto. En la misma dirección se mueven los discursos pronunciados por la Pontificia Academia para la Ciencia. de un simple derivado del dato antropológico ni una simple consecuencia del –––––––– 17 Este riesgo está presente incluso hoy: pienso. Pontificia Academia Scientiarum. . si embargo. Un aspecto paralelo de esta posición de respeto por la ciencia es el profundo conocimiento de los (nuevos) descubrimientos científicos. que. Pues si bien es lícito. No nos hemos olvidado. de un modo creciente. por cierto. Es evidente. en este sentido. por ejemplo. si bien en menor medida. De los discursos que hemos examinado no hay ni la menor huella de crítica destructiva en relación a la ciencia en cuanto tal. Macrobio otro modo. al servicio de la persona y de las sociedades humanas. confundir el objeto del propio estudio con la totalidad de la realidad. es la alta consideración que se evidencia por el profesionalismo médico. un embrión ‘sagrado’ para cuestiones de fe y un embrión ‘utilizable’ para fines de ideología científica. es. y seguramente obligado. elogia los progresos del conocimiento médico. merecen ser recordados18. dotado de una innegable estructura. de los Pontífices Juan XXIII y Pablo VI que. La exigencia de no olvidar la dimensión integral del hombre. Es más: Pío XII. proceder analíticamente en el estudio de las partes. El primer elemento es la totalidad del hombre. en el debate sobre la eutanasia o la dignidad del embrión. que la perspectiva general de los discursos que hemos estado examinando ha sido superada sólo por Juan Pablo II. Es un riesgo. en efecto. El tercer elemento. que incluye naturalmente la dimensión religiosa. numerosas veces. quizás. correrían el riesgo de ser olvidados o relegados en el campo de las ‘opiniones’17. Como si fuera posible la existencia de dos ‘realidades’ distintas. el primer objetivo de la bioética. No es posible. redactaron discursos dirigidos al mundo científico. emitir algún tipo de juicio sin conocer la materia a la que esos mismos juicios se refieren. aunque vale la pena volver a insistir en él en esta fase de nuestra exposición. medicina y otras) y su autonomía metodológica. 18 PONTIFICIA ACADEMIA SCIENTIARUM. Città del Vaticano 1993. que usualmente es enfocado como una polémica entre las posiciones/opiniones de los creyentes y las de los laicos. nunca se debe olvidar que estas partes forman parte de un único ser personal. No se trata. promoviendo que esos progresos se pongan. que creo poder reconocer. Tampoco deben olvidarse las intervenciones públicas de las Congregaciones pontificias acerca de estos temas.

de una síntesis temática –asunto. en el método argumentativo in toto). con todo. Pero. hay. . en el ser-operador sanitario) Pío XII descubre.Pío XII y la bioética–––361 dato científico. Notable es. una síntesis de estos elementos: el médico es un hombre-de-ciencia. sin embargo. El modo de fundamentar su juicio ético es siempre analítico. razonable. a las nuevas estructuras internacionales. desde este punto de vista. coinciden con la II guerra mundial y con la difícil situación post-bélica). un innegable elemento nuevo. Adviértase que este juicio nace de las consideraciones previas y es. el elemento ético stricte sensu. por la naturaleza de los temas a los que se ha referido. como he tratado de mostrar. tanto en el campo puramente político (por ejemplo. por así decirlo. incluso por quien no haga ninguna referencia a Cristo y su Iglesia. por lo que se refiere al método que el Pontífice ha usado. El cuarto elemento es la atención a la situación político-social o. además. suficientemente demostrada. del empeño de un Pontífice en temas de este tipo: después de Pío XII deberemos esperar a la Evangelium vitae del Siervo de Dios Juan Pablo II para tener un tratamiento definitivo. El Pontífice se refiere numerosas veces a los difíciles momentos que el mundo estaba viviendo (los primeros años de su pontificado. al menos en sus conclusiones (si no. Se trata. el hecho que Pío XII no use el llamado ‘argumento de autoridad’ para resolver estos problemas. en efecto. incluso. a la situación jurídica. la OTAN) como en el más específicamente médico (por ejemplo. ante todo. A modo de conclusión Me parece que la premisa ha sido. finalmente. Lo hemos analizado con cierto detalle un poco más arriba. en el ser-médico (o. ya anticipado por la teología moral y por los manuales de ética de la profesión médica– en la que. sobre todo. un ‘juicio ético informado’. en general. la OMS). Es decir. fruto de una reflexión que parte de los datos de la fe pero que resulta atendible. Uso este último término en sentido fuerte: las afirmaciones del Pontífice son. en efecto. Se trata. por lo tanto. que es perfectamente legítimo vincular a Pío XII con la bioética. consciente tanto de los elementos analizados más arriba como del particular papel que tiene quien lo pronuncia en el panorama cultural y eclesiástico. también. Una ‘delicadeza de espíritu’ que aún hoy sirve de ejemplo. puntual y. Si queremos decirlo así. lo que es lo mismo. con todo lo que de aquí se deriva. ciertamente. si bien de una manera algo esquemática. sino. Ante todo. El quinto y último es.

. y debe. Macrobio Quedan fuera de la presente reflexión. en este sentido. desearía que los bioeticistas y los médicos puedan encontrar en Pío XII el iniciador de aquella nueva sensibilidad que. que este breve ensayo estimule el descubrimiento de una figura abiertamente opacada por parte de la historiografía oficial. las intervenciones magisteriales no pontificias (es decir.362––– Leonardo M. penetre. a diario. espero. el mundo de la ciencia y de los mass media. pero. Desearía. de las Congregaciones o de los Obispos) respecto de las cuales pienso que se puede. en razón de los límites que hemos impuesto a este trabajo. investigar más adelante. sobre todo.