You are on page 1of 1

ABORTO Y DIAGNOSTICO PRE IMPLANTATORIO

El desarrollo de la reproducción artificial ha traído como consecuencia el desarrollo del
diagnóstico preimplantatorio, precisamente para hacer más eficaz técnicas como la
fecundación in vitro, con la consecuente selección de aquellos embriones humanos
“aptos” para transferirlos al útero y eliminar los que tengan alguna anormalidad genética o
cromosómica.
El diagnostico preimplantatorio es una técnica que permite analizar embriones humanos
obtenidos por fecundación in vitro, con el objeto de no implantar aquellos que puedan
estar afectados por una mutación, o una anormalidad cromosómica, que pueda derivar en
una enfermedad. En la actualidad las técnicas realizadas permiten identificar muchas
enfermedades hereditarias ligadas a genes individuales, eventuales aneuploidías
cromosómicas correlacionadas con enfermedades conocidas como Síndrome de Down
(trisomia 21) o el Síndrome de Turner; u otras anomalías que pueden causar abortos
espontáneos o fallos en la fecundación in vitro. También, se realizan diagnósticos
probables de desarrollar una determinada enfermedad como el Síndrome de Alzheimer, la
Corea di Huntington, o el carcinoma mamario ligado a una mutación particular del gen
BRCA.
Como vemos estamos nuevamente ante la ambivalencia de la tecnología que por un lado
se supone que debe estar al servicio de la persona, es decir no deberia ir en contra de la
dignidad humana. Por otro lado, se dice que debe estar puesta al servicio de las
ganancias económicas o simplemente al endiosamiento de la técnica según el cual debe
realizarse una investigación bastando una nueva posibilidad de conocimiento sin
detenerse a considerar si está justificada o cuales son las consecuencias posibles. En
general esta ambivalencia se ha resuelto aplicando la técnica sin el respeto a la dignidad
humana.
Con el diagnóstico preimplantatorio se ha aplicado nueva tecnología para manipular al
nuevo ser y cosificarlo respondiendo a intereses que le son ajenos. Genera por tanto,
problema bioéticos incluso desde antes de su realización técnica: Se pretende generar
artificialmente la paternidad que debiera ser considerada un don gratuito consecuencia
natural del amor y la donación, convirtiéndose en el producto de la técnica.
El diagnóstico pre implantatorio se convierte en un “control de calidad” genético del
embrión humano, de tal modo que éste sólo podrá ser implantado en el útero materno si
supera adecuadamente la prueba. Los embriones “sanos” serían aquellos que no
presenten ningún riesgo de enfermedad, o viendo a futuro probablemente los “preferidos”
serán aquellos que cumplan ciertos requisitos utilitaristas como el sexo, color de ojos, etc.,
ignorando su cualidad de ser humano. Con la consecuente eliminación de los que no
cumplan con los requisitos de un “hijo ideal” casi perfecto. De esta forma el nuevo ser que
debiera surgir de un acto de amor de dos progenitores, surge de un interés egoísta de los
padres y también mercantilista dado que estas técnicas son costosas generando grandes
ganancias a sus realizadores.
El diagnóstico preimplantatorio se ha convertido para algunos en un acto de “eugenesia
humanista” por que se ha pensado en suprimir los potenciales sufrimientos tanto para el
nuevo ser como para la familia que acogería estos seres indefensos.