You are on page 1of 11

Instituto Hannah Arendt

Año: 2004
Monografía: “El Poder, la Verdad y la cuestión del Otro”
Cursantes: Susana Nora Gallardo – Eduardo Tavani

“Es el sistema, estupidos”
Introducción
“Ay! si es que yo miento, que el cantar que yo canto lo borre el viento.
Ay! qué desencanto, si me borrara el viento lo que yo canto”.
Gallo Rojo. Cantar anónimo de la resistencia en el Frente Popular, en la guerra civil española.

El presente trabajo tiene por objeto analizar algunas de las ideas que permearon
nuestros saberes en esta primera propuesta de actividad académica llevada a cabo por el
Instituto Hannah Arendt, contrastándolas con las propias. También es nuestro propósito
reflexionar sobre los desafíos que hoy deben enfrentar quienes creen que es imprescindible
transformar las actuales condiciones de humanidad.
Asumiendo el riesgo de tamaña tarea, nos proponemos hurgar en el presente,
partiendo para ello de un preconcepto: toda pasividad frente a lo que se nos impone como
“dado o inconmovible”, nos hará cómplices del colapso que se pronostica sobrevendrá a
la sociedad postindustrial, cuyo proceso de acumulación supera en irracionalidad a su
predecesora. Capaz de abortar, como nunca antes, todos los intentos de desarrollo libre y
autónomo; de instalar la autorrepresión instintiva en todos los campos; de acrecentar
exponencialmente la dominación económica y política; de explotar la naturaleza toda con la
mayor destructividad de la que se tenga memoria.
El objetivo de por sí, nos interpela, no sólo desde nuestras concientes singularidades
humanas, sino también desde de nuestra condición privilegiada de ciudadanos.
Somos del parecer que las respuestas más relevantes al interrogante de qué es lo que
debemos hacer frente a este escenario, deben elaborarse en el espacio público, donde
consideramos que cualquier prejuicio puede “desnaturalizarse”, construirse y deconstruirse,
mediante una reflexión crítica de aquellos condicionamientos -materiales y simbólicos- que
“aparecen” como “naturales” según la lógica impuesta por reconocidos teóricos de la
sumisión.
Estimamos que una de las finalidades de la experiencia conjunta que llevamos a
cabo, fue la de contribuir por un lado a ampliar, desde una perspectiva diferenciadora,

1

Hay chances de pasar de la mera resistencia parcelaria a una ofensiva de conjunto?. porque toda respuesta reactiva pareciera operar por puro espontaneísmo. la referida a la creciente dependencia de los estados periféricos. revisar los mecanismos de internalización y externalización con los que cada uno de nosotros contaba antes de emprender este ensayo. no casualmente menos estruendosos sino también menos expresivos. mayor desaliento. Las reacciones que derivan de ello. e inducen a la perplejidad. al menos a nosotros. “hegemonía”. provocando. más temprano que tarde.nuestros propios marcos referenciales. el de la inspiración y fundamentalmente el del trabajo socialmente reconocido. nacional o trasnacional. Una. no sólo para responder a nuestras habituales dudas sino también para reinterrogarnos colectivamente acerca de este presente y del porvenir al cual habremos de ser arrojados si permanecemos impávidos. Hay en este frustrante escenario alguna posibilidad de construir una nueva identidad colectiva?. El aprovechamiento por parte de nuestros oponentes de estas manifiestas debilidades es a veces sutil. particularmente en lo que hace a las políticas de distribución. Estas incontrastables circunstancias. condicionan estructuralmente nuestra existencia. quienes sin diferenciación alguna. fiscalistas y de inversión. “centro y periferia”. Ha sido el lenguaje y en especial el lenguaje científico una de las primeras víctimas de estas formas de sojuzgamiento. a la que influyen a traves de los medios masivos de comunicación. “imperialismo”. Nos vimos de ese modo enriquecidos por innumerables proposiciones. A eso se suman peligrosamente fuertes cuestionamientos a las formas clásicas de representación política. “contradicción fundamental”. que utilizan para direccionar a su antojo lo que dan en llamar “la opinión pública”. recurrimos al uso de ciertos giros. Contrariados por un lado y por otro estimulados a ejercitar la crítica y la acción conciente al menos en dos planos. Lo primero que se desprende de ese interrogante es un escepticismo creciente. nos motivó tratar ciertas cuestiones que cada vez con mayor recurrencia experimentaban nuestras comunidades. Nos suelen bombardear con encuestas tendenciosas. Hoy. Nos preguntamos qué consecuencias derivan de estas rupturas. Ya no es “políticamente correcto” apelar a categorías tan usuales en otras épocas como “liberación o dependencia”. más que a imaginar los caminos necesarios para enfrentar la encrucijada. y por otro. Desde ese novedoso lugar. son espasmódicas. a la frustración que sobreviene cuando los programas plebiscitados mayoritariamente por nuestros pueblos. “proletariado”. aún en aquellos capaces de exponerse a los mayores compromisos y proezas. Otra. resultan sistematicamente contrariados por los gobernantes de turno. “lucha de clases”. Podemos pensar en realizar un 2 . mucho más disciplinados. muchas de ellas indispensables. Volvemos aquí sobre nuestras dudas. que cada vez con mayor impudicia sirven al poder. se limitan a reproducir el sistema de dominación imperante. otras desembozado. Y finalmente la cada vez más escandalosa subordinación de la política al poder económico y financiero. más ambíguos y vacuos. que siempre es poder económico.

es decir fragmentada. a la servidumbre. ha sido preestablecido sin nuestro consentimiento. sociales o culturales. Somos concientes de que esto que es. es decir que lo que es se ha constituido por fuera de nosotros. que se formulan en medio de una realidad absolutamente impuesta. Sin embargo. Se ha dicho con acierto. si el común denominador que nos anima es deshacernos de las ataduras que esta humanidad nos ha impuesto. nos condena. diría Artaud. a pesar de ello. sujeto que. que en estas circunstancias persistimos en la perpetuidad del presente. fuimos enajenados. se nos ve exhaustos. Debiéramos organizar esas potencias dispersas o extraviadas. fangosa. Este montaje de fina elaboración. Mas no nos cabría a nosotros. mediante un nuevo ropaje. a veces desgarrándose en acontecimientos trágicos. el clásico par “amo-esclavo”. en gritos colectivos. estamos en condiciones de resucitar los grandes relatos del pasado.imposible?. Todo pareciera depender de cuán macizas sean nuestras convicciones. estaríamos obligados. somos alentados a aceptar lo que es. y es capaz de proponerse sus propias ficciones orientadoras. instalando. de animarse a lo que se le presenta como impracticable. Sumidos muchos en la indiferencia o en la negación. impregnemos de enormes compromisos colectivos el espacio público del que hemos sido despojados. al punto de ser arrojados sin misericordia. No nos es fácil por cierto. Principiemos estableciendo prioritariamente nuestra propia “carta de ciudadanía”. lejos estamos de rebelarnos. Sediciosos de espíritu. con mayor o menor crudeza. tan siquiera. A volver al sujeto capaz de recuperar su deseo. que. por millones. No en vano se ha constituido el mundo de la unipolaridad. de restaurar viejos relatos. Un orden capaz de solventar prácticas políticas singulares y plurales a la vez. que pretenden la concibamos inmodificable y muchas veces inasible. 3 . a enfrentar esta arremetida. a las fauces mismas de la opresión. para convertirlas en acciones positivas que estimulen nuestra imaginación en la tarea de forjar un nuevo paradigma. articular respuestas conformadoras. por un principio básico de supervivencia a tratar de reconstruir nuestra propia identidad. devolviéndole sentido a la idea de pertenencia. pasando a conformar “una sociedad de esteros”. plurales en sus posibilidades y promesas de realización. inconexa y estanca. No obstante. desnudan las más variadas formas de exclusión a los que se nos somete. Algunas señales parecen dirigidas en ese sentido. para exorcizar definitivamente el quietismo y la desesperanza. extraviados premeditadamente en la noche de los tiempos?. sin importar cuan heterogéneas resulten nuestras labores en sus empeños políticos. admitiendo que la tarea por delante ha de ser colosal y demandante: concebir y construir un orden más justo. responder indubitablemente estos interrogantes. como inevitable. aún agobiado rompe con la perplejidad de su ser. agotando nuestras fuerzas en sacudimientos anárquicos. condicionados inescrupulosamente. Nos urge para ello estimular la reflexión y a la vez el activismo de quienes finalmente desdeñen confinarse a la contemplación o al descreimiento como únicas alternativas. Singulares en sus pretensiones de validez.

o las intervenciones meramente oportunistas. Uno nuevo y anárquico. más cuando sus economías son cada vez más dependientes y sus proyectos de desarrollo más embrionarios. de la economía. de la cultura contemporáneas. de la justicia. al decir de Attalí. sin importar los riesgos que ello implique. la indiferencia. a lo que deseamos que sea. aventurar sus resultados. Sí coinciden los observadores. y que por su naturaleza rehuye todo intento de especificación apriorística. capaces de comprometer los mayores esfuerzos en la concreción de nuestros sueños y esperanzas. más bien sí un claro intento por disponer de él en exclusivo beneficio del reducido círculo de dominadores. 4 . Para volcar de modo creativo nuestros conocimientos y capacidades en la cotidiana tarea de transformar las comunidades en las que vivimos: en tanto ciudadanos de una polis. ejercitando sin solución de continuidad aquello que los griegos supieron reconocer como lo más elevado del espíritu. por resultar un verdadero cepo para cualquier plan político autonómico. el desafío que se nos impone. no nos es posible en lo inmediato. el obrar con Verdad. de la ética. porque no se avizora nada que garantice acabadamente un desarrollo igualitario. a fines del XIX y entre las dos guerras. el silencio. Conocedores de que el mayor peligro que afrontamos lo encarnan la inconciencia de la sumisión. Para ello nos habremos de imponer el mejor obrar. Esos intentos fracasaron en su esencia. sustentable y equilibrado del planeta. A pesar de que esta universalización se advierte cada vez más desigual. impuesto a sangre y fuego por los paises centrales. y que muchas naciones la repelen en la medida que pueden. bajo dominación estadounidense podría correr igual suerte que los anteriores. Globalización “No hay peor desgracia para un pueblo que la del porvenir traicionado” Fernando Pessoa A fuer de ser responsables y evitar cualquier fuga hacía adelante. por pura responsabilidad y pura conciencia de la opresión en la que nos debatimos. imponiendo definitivamente el valor supremo de la Palabra. que en los últimos tres siglos existieron tres tentativas de globalización: a fines del XVIII. básicamente. instando al establecimiento y multiplicación de foros que impulsen la puesta al día de los grandes debates de la política. Territorialidad vs.Para organizar este tránsito. debe tender a colmar tantos espacios como nos resulte posible con enérgicas participaciones. de lo que es. cabe anticipar que ningún proyecto emancipador puede ignorar o desestimar el papel que juega el nuevo proceso de globalización de fin de siglo.

fueron impregnadas poco a poco de novedosos ordenamientos normativos. sin embargo. valor que. Para decirlo en palabras del periodista Ignacio Ramonet: "Nunca los amos de la Tierra han sido tan poco numerosos. que incluye. por más excelsa que resulte. continúa criminalizando a quienes padecen desde y por sus orígenes la segregación y la violencia de los aparatos estatales que lo sostienen. La norma. Desandar este proceso y hacer efectiva en nuestra geografía la nueva legalidad surgida del macizo constitucional sigue siendo una ardua tarea que requiere de ingentes esfuerzos. dando lugar en nuestro caso particular a la constitucionalización de Pactos. no suple las carencias de un modo de producción y distribución manifiestamente injustos. ni tan potentes". 5 . un modelo que primero necesitó encarnarse en feroces dictaduras y que sin pausa alguna hoy. la ética. económico. en lo económico. refiere a la movilidad de los flujos de capital. Se hace imprescindible que los preceptos no conformen un núcleo de intenciones sino que se comporten como efectivas herramientas de realización de los derechos de ciudadanía y para que ello así suceda. en las instituciones y en nuestras propias conciencias. Convenciones y Tratados de enorme trascendencia. a poco de instaurarse las políticas asistencialistas del Estado Benefactor de la segunda mitad del siglo XX. como nunca antes. que tales procedimientos deparan a los más débiles. paradógicamente a costa de sacrificar el valor fundante de este nuevo orden para quienes obviamente conforman el universo subordinado y no tienen la mínima injerencia en la toma de decisiones globales. han sido claramente desestimados. las democracias reinstaladas en este hemisferio. la legitimidad. presumiendo ofrecer un marco de protección radicalmente distinto al preexistente. Está claro que el modelo de entonces ha sido reemplazado por uno nuevo. en forma de créditos o empréstitos públicos y privados. con un valor dominante para las sociedades centrales: el de la libertad. político y cultural. Una de sus dimensiones más trascendentes es el albedrío de movimiento. Para ello valores como la igualdad. sus propios mecanismos de resolución: el mercado en su acepción pura. en muchos casos forzando su aceptación. Sin embargo. hasta alcanzar niveles extremos de degradación de la condición humana. la responsabilidad. el único y casi excluyente rol que se le asigna a esa dimensión. La elección por la libertad.Ello nos coloca ante una nueva disyuntiva que confronta con lo que se creía era la verdadera naturaleza de nuestra especie. garantizándose así “emancipación” sólo a los que controlan los flujos disponibles y los efectos devastadores en lo social. y la democracia de las formas. existe la necesidad de seguir desarmando un modelo que está aún presente en las políticas públicas. no sólo la ley suprema se hace imperiosa al momento de resolver una crisis de envergadura como la que padecen nuestras sociedades. Es verdad de perogrullo que el mundo se está tornando cada vez más inequitativo. En este contexto. no ha sido neutral. en lo político. la solidaridad. nada puede ser más trascendente que la concientización y la acción colectiva. en un marco que difiere en apariencia de su predecesor. ha sido exaltado en pos de los intereses de grupos escogidos y por consiguiente en desmedro de una masa quirografaria que ha pasado a constituir el universo del desperdicio.

Positivismo “Hay que quemar el cielo si es preciso. La única riqueza que aumenta es la que se concentra en pocas manos. supo despertar fuertes resistencias en otras corrientes. y ya bajo el influjo de Edmund Husserl. se dió cuenta de sus limitaciones y carencias. en varios países de nuestra región. aunque no excluyentemente. y en las ciencias humanas en particular. de que lado nos coloquemos. donde se ensaya en vivo. Es aquí. Contrariamente a las tesis neoliberales sobre el supuesto "goteo" del crecimiento económico hacia las capas mayoritarias y "carenciadas" de la población. depende. Su vehemencia en afirmarse sobre hechos comprobados. el 10% de los más ricos recibe un ingreso medio 20 veces superior al del 40 por ciento más pobre. los recetarios moldeados al amparo de las usinas del saber unidimensional. difundido en mayo pasado. “Le Producteur”. reconocidos 6 . mientras que el 20% más pobre solo recibe entre el 2% y el 4% de esos ingresos". resultan contrariadas a la hora de analizar los resultados que en la práctica se exhiben por estas latitudes. superando a Europa del Este y a gran parte de Asia. claro está. Representantes lúcidos del idealismo alemán poshegeliano. Guillermo Dilthey y Martín Heidegger. por cualquier casa”. Silvio Rodriguez Nadie puede ignorar el aporte e influencia del positivismo en el desarrollo científico-tecnológico. 1825). La era está pariendo un corazón. La CEPAL denuncia que. Rotundo fracaso o éxito sin límites. y aún aquello de que “Los fenómenos sociales están sujetos a verdaderas leyes naturales y en consecuencia resultan susceptibles de previsión científica como los restantes fenómenos”. Lo que se prueba es que las reglas impuestas meticulosamente por los tecnócratas metropolitanos. No parecen auspiciosos los primeros resultados que exhibe la globalización de fin de siglo. como razonables “daños colaterales” del sistema.A título ejemplificativo. las estadísticas demuestran que esta América es una fábrica de pobres. sobre relaciones reconocidas como constantes (Augusto Comte. a costos que suelen citarse en los manuales. Su irreductibilidad respecto de lo conjetural e hipotético. confirma que "el 10% más rico de los individuos recibe entre el 40% y 47% del ingreso total en la mayor parte de las sociedades latinoamericanas. al que nadie podría seriamente apuntar como tendencioso o extremista. Un estudio del Banco Mundial. América Latina ostenta el récord de desigualdad universal. Humanismo vs. por cualquier hombre.

es el sujeto absoluto. allí vemos a Hegel. los de la tecnocracia deshumanizadora. Cruzados también nosotros por estos dilemas. aún siendo lo más importante. Hace prioritaria la existencia. Todas esas experiencias de vida de tantos de los nuestros. nadie ignora la influencia del gran maestro Hegel. hay por sobretodo deseo. En este amasijo de ideas. el de derribar todas las categorías sociales que oprimen a los hombres. Su genialidad reposa. En la toma de conciencia de la opresión (tarea que sólo concibe por el conjunto. Aquel que incorpora la idea de la historia en la filosofía. sólo en apariencia. deseo de someter a otro sujeto. No se podría uno imaginar a Marx sin el nutriente aporte del existencialismo hegeliano. engendran sus propios monstruos. pues es labor intersubjetiva) nos impone un nuevo imperativo categórico. en el que. hay que extremarla hasta lograr añadirle la conciencia de la opresión misma. el gran filósofo del materialismo. 7 . se halla la pugna por desenmascarar finalmente al positivismo en sus diversas vertientes. Esta tragedia en que “el fin de la historia” nos ha colocado. Nos sacudirá con aquello de que allí donde hay sujeto. señalarán atinadamente. Allí donde la revelación marxiana avanza hasta confirmarnos que la opresión (a la que estamos brutalmente sometidos en tanto clase dominada) hay que hacerla más opresiva. de apropiarse de su deseo. no podemos menos que admitir que el espíritu positivo se aleja del hombre cuanto más se dice próximo a su destino. el más importante filósofo en la historia de la filosofía. coincidieron más de una vez en duras críticas al gran instigador. cegado muchas veces por un empirismo inescrupuloso. Así es como ya en el siglo XX. Es este Hegel el que habrá de influir también en el pensamiento de Marx. esas. materialistas. realistas. estimulando el surgimiento de sociedades excluyentes de las grandes masas.antipositivistas. convirtiéndose en “el filósofo de la historia” por antonomásia. Por eso el sujeto hegeliano es el sujeto del deseo. los dos primeros. según los antipositivistas. el último. El que trabaja desde el interior de la propia historia humana. y su sostenida teoría de un progreso lineal irreversible. saliendo del conocimiento. las que debieran quedar más prendidas en la memoria. de un pensamiento a otro. instando a la reflexión crítica y al quiebre teórico y práctico del principio de “progreso lineal irreversible”. hace que muchas veces lo verdaderamente trascendente no se aprecie en lo inmediato y en toda su dimensión. Marx y Freud. antipositivistas. el sujeto de la razón y la pasión. sobretodo en el llamado primer Marx. obturadas por ese "positivismo cientificista" que niega el pensamiento científico auténtico en nombre de determinismos totalitarios. existencialistas. cerradas. cursa la historia humana. Tal vez. irracionalista ganado por el nazismo. Las sociedades industriales avanzadas. irracionalistas. que suele ensayar sobre la carne de otros sus más recónditas alucinaciones. en concebir la ausencia de toda relación sujeto-objeto. En este decantamiento de una teoría a otra. va a propiciar el entrecruzamiento de Hegel. que testimonian las cotidianas batallas emprendidas en defensa de un mundo de iguales. la escuela de Frankfurt. para preservar el recuerdo a pesar del tiempo que pasa.

no nos resulta indiferente. si es finalmente cierto que todo sufrimiento y toda barbarie. y por tanto no deseada por la humanidad. ya que a la vista. suele decirse. Esa ha sido en parte la contribución de nuestro país al empirismo. Si bien la figura de la Nación domina toda nuestra historia contemporánea. Sin embargo preferimos aquella de otro enorme pensador latino. y todo aquello que es humano me concierne”. necesaria y suficiente. Plauto. de humanidad deshumanizada. Vivir humanamente es ser participe activo de la historia. de confusión organizada. que supo expresar: “Homo sum: humani nihil a me alienum puto”. pervierte el concepto original de nuestra humana condición. Condición en sí y para sí. cristalizando para los tiempos una República extraviada a poco de constituida como tal. la aparición de la nación moderna precede. nada debe parecer natural. de los que muchos han sido despojados. cuando nos aleccionaba estimulándonos a “no aceptar lo habitual como cosa natural. a la mayoría de los estados europeos y aún a los extraeuropeos. Nadie puede cuestionar seriamente que el siglo XX involucra cambios inconmensurables. es ante todo reconstruir el Estado. aunque a veces es duro constatar cuan real puede resultar a la luz de los hechos. Y agregaba “en tiempos de desorden sangriento. El extravío de las naciones “ante las crisis hay que luchar con el pesimismo del pensamiento y con el optimismo de la voluntad” Antonio Gramsci. que dice: “Homo homini lupus”. Vale recordar a Bertolt Brecht justo aquí. consecuencia de un orden absolutamente inmundo. se expresa nuestra primaria condición. Terenzio. en el caso de los estados latinoamericanos. sostenidos conflictos y crisis permanentes. En esta última. casi todo lo ignoramos o a poco de haberlo vivido lo olvidamos y lo que solemos aprender. nada debe parecer imposible de cambiar". La traduciremos un poco libremente de este modo: “Soy un hombre. y emprenderla en un proyecto estructural de Nación. de arbitrariedad conciente. la tarea común que pareciera nos debemos. “el hombre es el lobo del hombre”. integradora de sus habitantes con dotación directa e inmediata de los atributos de ciudadanía. no dudamos. cuando Hobbes se apropia de aquella famosa frase del gran comediógrafo latino. Sin embargo.Por eso. Lo que nos hace verdaderamente humanos no es más que nuestra capacidad de ser sensibles a lo que acontece. lo es como consecuencia de repetidos tropiezos. con la cual nos identificamos. disponiendo de todas nuestras capacidades para transformar una realidad primordialmente incontinente. Su 8 . como "nación soberana".

Globalización y nuevas ciudadanías). Por un lado lo que el imperio no puede probar. debemos señalar. mal que les pese a las entidades de esa especie. La estrategia universalista. Pero la política. ese sujeto habrá comenzado el proceso de desarmar la catástrofe sociocultural en la que el sistema lo ha colocado. 9 . que según creemos. lo afirma y lo indemostrable. Es un sujeto que piensa y se piensa socialmente. discierne sobre su condición o estado y esto lo realiza en el plano de lo colectivo. lo que sigue es napalm. para volvernos comarcas. de la nación como asociación de mujeres y hombres-ciudadanas y ciudadanos. y por sobretodo élla. por más progresivas que sean. libertades y garantías individuales. nación con un imaginario común. lo define de antemano. en el sentido en el que Sergio Caletti apuntara en su trabajo “¿Ciudadanía Global o ciudadanía precarizada?”. deslizar los derechos de ciudadanía hacia los derechos de los consumidores. para emprenderla contra toda posible resistencia. económicos y sociales del presente. como ya dijimos. Frankfurt. año 2003 . Por lo pronto. Por eso cualquier recuperación abstracta de derechos por medio de legislaciones -tal como ya señalásemos más arriba-. La cuestión del yo y el otro "sólo gracias a aquellos sin esperanza nos es dada la esperanza”. lugar en el cual se confrontan las diferencias. recién en tanto y en cuanto ese sujeto haya internalizado. Si ello no resulta. siempre que lo haga interactuando. tiene algún sustento epistemológico.precoz nacimiento revela la distancia que separa la nación como comunidad política soberana. En sentido contrario. a casi la mitad de la sociedad. Tanto la dialéctica de la continuidad como la de la ruptura nos plantean una cuestión que está en el centro mismo de los conflictos políticos. evitar la falacia de creernos consumidores en un mundo que excluye de esa práctica a un tercio de su población y en nuestro caso. resulta impotente para romper el circulo de dominación impuesto. dimensión distinta a la vinculada a la cuestión de los derechos. De ahí que la institucionalidad en los países del subcontinente sea punto de partida y a la vez proceso todavía inacabado. debiéramos a la luz de los hechos. Estamos hablando del sujeto que piensa. Ahora bien. 1924. Así pues. (Ediciones Suarez. sería ignorar las condiciones de desigualdad y marginación en las que se debaten nuestras comunidades. espacio público. una nueva globalización avanza. Walter Benjamín. es. retomando alguna de las preocupaciones precedentes. aunque más no sea basicamente su condición liminar de sujeto ciudadano. compartido por amplias mayorías. y el sujeto se transforma en sujeto político al intervenir en el espacio comunitario. es decir aquella que alude a la cuestión de la pertenencia y a la de la problemática propia de la comunidad en la que habita.

primero identificarnos como pertenecientes a un espacio y a un tiempo determinados. en tanto admita la pertenencia. por ahora. si es que aquí y ahora la vacuna está a la mano y la ignoramos. pues ya vimos lo que hace la libertad personal absoluta. ¿pero a quién habría de salvar este remedio? No tenemos respuesta. Es decir. Si no hay. Es impracticable y va en contra de la naturaleza humana. que por supuesto confrontan. Quisieramos concluir este trabajo. ahora pienso y obro en función de un colectivo. año 2004). y que consideramos la más elocuente síntesis de nuestra imperfecta argumentación acerca de la necesidad de alcanzar fuertes compromisos colectivos para erradicar finalmente las condiciones de apremio y sujeción en la que nos debatimos. y que recién servirá admitirse perteneciente sí y sólo sí concibo perteneciente al otro. sino a los compromisos de conciencia. una solución a los graves problemas sociales que nos exponen con real crudeza a las desigualdades más atroces. La tabla de salvación nos pasa inadvertida. no habrá refugio para la ira de los débiles. “La Travesía Liberal” (Edit. Por lo cual si de globalidad queremos hablar. mediante particulares procesos de solidaridad y tensión. y que va en contra de la naturaleza humana. estaríamos en las visperas de contradecir tamaño acierto. Tusquets. Muchas veces nos preguntamos. la violencia se incrementará exponencialmente. La cuestión de la igualdad es esencial para la sobrevida de la especie.Esas condiciones nos obligan a realizar un ejercicio de imaginación que habrá de permitirnos. porque de lo contrario su ajenidad me convierte inmediatamente en otro extraño. es decir refiriéndonos a aquellos que se dan entre fines que a veces pueden resultar incompatibles. en el libro de Enrique Krauze. que su autor dedicara a “Los posibilistas”. La tésis althuseriana de los 60 estaría siendo demolida. Al afirmar la necesidad constante de fuertes compromisos. Esto es enteramente cierto. Porque ¿qué es un proyecto practicable? 10 . Por eso es que vale la pena llevarlo a cabo y por eso uno lo propone.. tal como libertad personal absoluta y la igualdad absoluta. es urgente el tratamiento de una política global de la igualdad. insuficinte punto de partida hacia un ensayo más ordenado sobre la realización de lo imposible. por diferente que pudiera resultarnos.Se dirá. no lo hacemos en el sentido en que lo postulan liberales como Isaiah Berlin. Coincidimos con Alain Badiou. en el sentido de que hoy la gran cuestión de la política contemporánea es la igualdad. Si bien alguna vez alguien supo sentenciar que las clases sociales no se suicidan. Pareciera tan simple como que en la misma enfermedad se ha de encontrar el remedio y sin embargo nos pasa inadvertido. por supuesto. pues se vinculan con la necesidad de supervivencia. a los de pertenencia y aún a los propios de clase. como Badiou lo señala.. que un proyecto como el que se expone aquí es impracticable. Afirma Wilde: ". y que a pesar de su enorme fragilidad resultan superlativos. ésta me conmina rápidamente al reconocimiento y ese reconocimiento me (nos) coloca en un plano superior. con una deliciosa reflexión de Oscar Wilde. transformando las asfixiantes condiciones de humanidad que esta realidad nos impone.

Fue un resultado admirable. El cambio es la única cualidad que podemos afirmar de ella.. Todos los resultados de los errores de los gobiernos son admirables.Un proyecto practicable es un proyecto que ya existe o un proyecto que podría llevarse a cabo bajo las condiciones actuales..". Susana Nora Gallardo Eduardo Tavani 11 . Pero es exactamente las condiciones actuales lo que uno está cuestionando. El error de Luis XIV fue creer que la naturaleza humana siempre sería la misma. El resultado de este error fue la Revolución Francesa. Los sistemas que fracasan son aquellos que confían en la persistencia de la naturaleza humana y no en su crecimiento y desarrollo.. y cualquier proyecto que pudiera aceptar estas condiciones es equivocado e ingenuo. Lo único que uno realmente sabe acerca de la naturaleza humana es que cambia. Las condiciones se modificarán y la naturaleza humana cambiará.