You are on page 1of 4

TRASTORNOS DE LA COMUNICACIÓN

VI CONGRESO NACIONAL DE LA SENP. TRASTORNOS DE LA COMUNICACIÓN

Trastornos de la comunicación
C. Casas-Fernández
COMMUNICATION DISORDERS
Summary. Introduction. This is a round table presentation on disorders of communication. Diagnostic and therapeutic
challenges are analyzed. Autism is considered to be an important clinical syndrome in which there may be different degrees
of affectation of behaviour, alterations of language and deficit in social interaction. There is therefore a similar phenotype
with slight differences probably due to different clinical genotypes in each clinical group. There is obviously genetic
heterogeneity. Development. We consider the most useful diagnostic protocols to establish the differential diagnosis, but
always based on essential prior clinical analysis of each case. Finally we study current therapeutic challenges. [REV
NEUROL 2002; 35: 29-32]
Key words. Autism. Communication. Language. Social interaction.

INTRODUCCIÓN
En las dos últimas décadas se ha experimentado un llamativo
cambio en los motivos de consulta pediátrica en los países desarrollados; ha descendido la enfermedad infectocontagiosa y
la derivada de los trastornos nutricionales e hidroelectrolíticos
agudos, para aumentar progresivamente la patología crónica, y
especialmente aquella que pone en evidencia una alteración de
los diferentes mecanismos de maduración motriz, cognitiva y
del lenguaje [1-3].
Todo ello nace como consecuencia de dos factores fundamentales: el primero, por el esmerado cuidado en las unidades
de Neonatología de los recién nacidos con patología grave, aún
más si cabe en los nacidos pretérmino, circunstancia que ha
incrementado tanto la supervivencia de estos niños como el
porcentaje de secuelas neurológicas; y el segundo, por la mayor
exigencia de una sociedad con más altos niveles socioculturales
y mejor capacidad para evaluar la maduración de los niños en
etapas más tempranas, y que demanda soluciones a unos déficit
que menoscaban las posibilidades del sujeto en un ambiente
altamente competitivo.
Este problema alcanza porcentajes significativos, que se reflejan en el importante volumen de las solicitudes de consulta
neuropediátrica a los centros hospitalarios de referencia [4,5].
Así, por ejemplo, se considera que el 3-10% de los niños menores de 6 años sufren trastornos o desviaciones del desarrollo del
lenguaje [6,7]; la variabilidad se explican según los estudios
longitudinales se realicen en el ámbito anglosajón o latino [8].
Estos datos obligan a reflexionar sobre la necesidad de conocer
profundamente esta patología, y buscar una mayor información
sobre los actuales métodos diagnósticos y terapéuticos en función de esa demanda.
Los trastornos de la comunicación y de su principal utensilio, el lenguaje, repercuten en una de las características que
definen y distinguen al ser humano del resto de los seres anima-

Recibido: 11.03.02. Aceptado tras revisión externa sin modificaciones: 15.03.02.
Sección de Neuropediatría. Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca.
Murcia, España.
Correspondencia: Dr. Carlos Casas Fernández. Avda. Primo de Rivera, 10,
2.º, 14.ª. E-30008 Murcia. E-mail: ccasas@forodigital.es
 2002, REVISTA DE NEUROLOGÍA

REV NEUROL 2002; 35 (1): 29-32

les de escalas filogenéticas inferiores, ya que la integridad orgánica y funcional de los aparatos y sistemas que lo sustentan
permiten que se lleve a cabo la comunicación oral y la subsiguiente interrelación que marca la base de la sociabilidad, del
conocimiento y del saber. De no ser así, se condiciona un déficit
de comprensión de aquello que el ser humano puede encontrar
en su transitar por la vida y, si parafraseamos a J.W. Goethe, ‘lo
que no comprendemos no lo poseemos’, veremos reflejada la
auténtica dimensión del problema.
EL LENGUAJE COMO UTENSILIO
DE LA COMUNICACIÓN
El trastorno de la comunicación por excelencia es el autismo,
habitualmente definido como una alteración conductual en la
que la interacción social adquiere un importante protagonismo.
En nuestros días sigue vigente la hipótesis de Leo Kanner [9],
quien propugna que el trastorno fundamental del autismo es la
incapacidad para relacionarse con las personas y las situaciones, desde el comienzo de la vida. Por ello, actualmente, se
interpreta como una alteración que tiene expresividad en una
triple vertiente: la interacción social, la comunicación/lenguaje
y la flexibilidad de conductas, intereses y actividades [10].
Si consideramos el lenguaje como un utensilio de la comunicación, se acepta fácilmente que entre ambos conceptos existe
una relación estrecha [10,11], es decir, los trastornos de la comunicación tienen una expresividad clínica tanto en las capacidades verbales como en las extraverbales, con una amplia variabilidad en la intensidad de las manifestaciones. Esta aseveración se confirma en la práctica diaria, dado que el motivo de
consulta más frecuente en el niño autista es el retraso en el inicio
o desarrollo del lenguaje [12]; cuando un niño de 2 años no ha
empezado a hablar es necesasrio indagar en el área de la interacción social, ya que es lícito manejar la sospecha de un posible
trastorno autista entre los diagnósticos diferenciales. Incluso
entre las preocupaciones de los familiares de los niños autistas
el déficit de lenguaje ocupa un lugar preferente.
En el área verbal, el autismo puede mostrar alteraciones
del lenguaje en todo su espectro, desde las funciones receptivas a las expresivas; pero incluso cuando es aparentemente
normal difícilmente alcanza un nivel conversacional adecuado, y se detectan fallos en aspectos puntuales, como son las

29

pero. probablemente. que comprenden tanto el déficit auditivo (hipoacusia y sordomudez). la comunicación se apoya en el lenguaje corporal. como expresión íntima de la comunicación (Tabla). y quedan enmarcados en los trastornos instrumentales del lenguaje. o bien. a fin de evitar la realización indiscriminada de pruebas complementarias. a niveles más complejos. antes de llevar al desánimo. el síndrome de Rett se ha identificado en la región codificante del gen MECP2 (Xq28) [15]. En este sentido. ante un niño con retraso del lenguaje se recomienda establecer un diagnóstico diferencial amplio. por encima de todo. siempre basado en los hallazgos de la valoración clínica. tan necesaria para llegar a conocer la etiología o etiologías del tema que nos ocupa [12]. por ello. CASAS-FERNÁNDEZ sutilezas de las palabras. así como en la expresividad facial que acompaña y subraya el sentido de las palabras. En definitiva. se hallan las diversas investigaciones neurobiológicas [19] que intentan buscar una explicación fisiopatogénica lógica a las diversas manifestaciones clínicas del autismo. donde la experiencia desempeña un importante papel. Por otra parte. la asociación de déficit de lenguaje con déficit de interacción social se evidenciará más en los que afectan a niveles más complejos. y que desde los trabajos de Bauman [23. especialmente si se dirigen a potenciar las áreas terapéuticas. de diferentes genotipos para un fenotipo similar. genéticos. especialmente en estos últimos. y ese utensilio que hemos comentando se erige en intérprete esencial de la comunicación humana [12-14]. Trastornos del lenguaje que no se asocian a déficit de la interacción social Se excluyen de la consideración de la Mesa Redonda. los estudios de ligamiento génico. como es el de la pronunciación. no es posible hallar un único test específico de diagnóstico. también se investiga y detectan nuevas mutaciones [17. es un reto para proseguir la investigación neurobiológica. Trastornos del lenguaje frente a déficit de interacción social (modificado de [13]). Pero. proceso que ha dado lugar a diferentes subgrupos dentro del síndrome autista. la esfera de relación e interacción social. En esta misma línea. Por ejemplo. durante la confección de la historia. sino también una inapreciable posibilidad de consejo genético y de diagnóstico prenatal. REV NEUROL 2002. exige una reflexión clínica más meticulosa. que se extienden desde niveles más superficiales. aunque en ocasiones esté excesivamente sujeta a interpretaciones individuales. los procesos más representativos del tema que nos ocupa en esta Mesa Redonda. aunque es imprescindible continuar en la búsqueda de exámenes biológicos que permitan diferenciar etiologías específicas. con lo que habrá no sólo una seguridad etiológica. y se halla incluso en varones con retraso mental [16].21]. 35 (1): 29-32 . el reto diagnóstico actual exige establecer un detallado diagnóstico diferencial y buscar las anomalías de displasia cerebral. ello. será más fácil establecer diagnósticos precoces en una patología que. en los otros subgrupos antes comentados. bandeo cromosómico de alta resolución y la investigación bioquímica específica ofrecen una fundada esperanza de la investigación neurobiológica que permitirá esclarecer muchas de las dudas actuales. Según Rapin [14]. al carecer de marcadores biológicos. alteraciones electroencefalográficas muy específicas. Tabla.24] han querido vincularse con una afección prenatal del desarrollo de los mismos. relacionadas mayoritariamente con los circuitos cerebelosos y límbicos. el síndrome autista [17-19]. neurofisiológicos ni de neuroimagen es un reto clínico. las entonaciones. hay que considerar que el autismo es un síndrome conductual y no una enfermedad. y se ubiquen en los trastornos neurolingüísticos y psicolingüísticos. en mayor o menor medida Trastornos específicos del desarrollo del lenguaje (TEDL). el lenguaje y la interacción social. o las alteraciones neuropatológicas actualmente 30 Trastornos específicos del desarrollo del lenguaje: Es en este grupo donde se localiza la asociación de déficit de lenguaje con déficit de interacción social. como el déficit mecánico articulatorio (diglosias. con ello. o porque emplean inadecuadamente unos recursos que podrían tener otra utilidad. sin converger en el mismo resultado en todos los casos. que en ocasiones subyacen en un autismo. las frases irónicas.C. Es preciso por lo tanto establecer un adecuado protocolo de investigación diagnóstica. que clásicamente se han conocido como disfasias Afasias adquiridas (con el síndrome de Landau Kleffner como representante más significativo de este grupo) Trastorno del lenguaje con afectación predominante de la interacción social Comprendería las alteraciones psicolingüísticas en las que predominan los problemas de interacción y traducen un auténtico problema de la comunicación en la más estricta acepción del término Secundarios a carencias socioafectivas Déficit de lenguaje que acompaña a la deficiencia mental Trastornos específicos de la comunicación Autismo Síndrome de Asperger Trastorno desintegrativo de la infancia Síndrome por déficit semántico y pragmático Otros trastornos específicos de la comunicación en investigación [22]. y analizar. Este amplio grupo abarca un abanico de posibilidades: Trastorno específico del desarrollo de la pronunciación: Dislalias Trastornos del ritmo y de la fluencia: Taquilalia y espasmofemia RETOS DIAGNÓSTICOS Establecer el diagnóstico de cualquier proceso neurológico en el que no existen marcadores biológicos. como es el léxico y la morfosintaxis. En consecuencia. simultáneamente. dado que no se asocian a déficit de interacción social. disartrias) Trastornos del lenguaje que afectan en grado moderado a la interacción social Comprendería las alteraciones neurolingüísticas. que en muchas ocasiones no se justifican ya sea porque ocasionan molestias innecesarias al niño.18]. debe servir de reflexión sobre la existencia de diversos orígenes y. especialmente los registros con punta-onda continua en el sueño lento [20. Por tanto. Todas las reflexiones anteriores permiten comprender la utilidad de una clasificación que aúne estos dos conceptos.

Los retos terapéuticos actuales del autismo son elevados y. Buenos Aires: Médica Panamericana. El lenguaje en los trastornos autistas. The amygdala and related structures in the pathophysiology of autism. los programas conductuales y la logopedia. Autism 2001. Neurología Pediátrica. Narbona J. Regional meta-analysis of published data supports linkage of autism with markers on chromosome 7. In Fejerman N. Chevrie-Muller C.) del autismo primario. Corbex M. 3. Hum Mol Genet 2002. 358 (Suppl): S3. 2: 42-8. 25: 1535-8. In Fejerman N. el síndrome autista. 195-200. cuyos resultados dan lugar a la aparición de diferentes subtipos de autismo. Cuando no es así. 33: 292-9. Bauman ML. con una indicación exclusivamente sintomática. 31 . Pena-Segura JL. El lenguaje del niño y sus perturbaciones. 8. sustancia que no ha demostrado su eficacia en estudios aleatorizados con empleo de placebo en estudios de doble enmascaramiento [25-28]. The Neurobiology of Autism. Gershon ES. Epidemiología. Cómo construir un cerebro social: lo que nos enseña el autismo. 71: 449-55. Posey DJ. 1997. Tuchman RF. diferenciar los autismos secundarios a una patología subyacente (esclerosis tuberosa. Artigas J. Fernández Álvarez E. Lancet 2001. Rapin I. REV NEUROL 2002. Dotti MT. en este caso y de forma puntual. Rebage V. Stone WL. 1997. 15. eds. especialmente en las etapas más tempranas del desarrollo. 119-45. Casas-Fernández C. eds. el tratamiento conductual desde las primeras fases del desarrollo del niño. Neurología Pediátrica. fenilcetonuria. 9. Rev Neurol 1999. Madrid: Ergón SA. y por lo tanto en la comunicación. Rev Neurol 1997. 1: 103-14. en el que se desconoce su mecanismo fisiopatogénico. Retraso del desarrollo verbal y problemas de aprendizaje escolar: estudio longitudinal. Badner JA. 2. 7. Por todo ello. es lógico que la investigación clínica mantenga abiertas las líneas de trabajo en tal sentido. 5: 341-61. p. 2: 5-15. 2000. con variaciones inherentes a las características específicas de cada caso. Por lo tanto. Pediatrics 1991. La actitud terapéutica exige un protocolo asistencial multidisciplinar. 5. SE Pediatría 1999. López-Pisón A. Neuroanatomic observations of the brain in autism. sino de orientación en el consejo genético o en el diagnóstico prenatal. Rev Neurol 1997. Gómez-Barrena V. en donde los programas de actuación sobre el área conductual. Casas-Fernández C. Philippe A. El lenguaje del niño. Sin embargo. que se erige en un claro marcador clínico. 24. 11: 115-24. Neurología Pediátrica. Dos niños con las mismas características muestran diferencias evolutivas en función del tratamiento conductual y de estimulación al que se someten. Shekhar A. La persistente búsqueda de soluciones terapéuticas proporciona en algunas ocasiones tratamientos que posteriormente se ha comprobado que no son útiles. Esta situación condiciona una intensa investigación clínica. 1994. 43: 285-98. Mol Psychiatry 2002. como la secretina. et al. Armstrong DL. puede proporcionar cambios significativos. Bordón 1991. tiene un inapreciable valor en estos pacientes. p. 23. evaluación y trastornos. Sweeten TL. Yoder PJ.TRASTORNOS DE LA COMUNICACIÓN RETOS TERAPÉUTICOS La eficacia de los tratamientos farmacológicos en un proceso como el autismo. Barcelona: Masson. Autismo: un síndrome de disfunción neurológica. Tuchman RF. 87: 791-6. en todos ellos primarán los enfoques psicopedagógicos. Monaco AP. Estudio de la demanda asistencial de Neuropediatría en un hospital de referencia regional. en este sentido existe un área de especial interés: el ambiente en donde el niño se desarrolla. Autistic disturbances of affective contact. 21. Kemper TL. Pediatrics 1997. de esta manera. 19. aunque la definición de las diferentes etiologías esclarecerá muchas de las dudas existentes. el empleo de fármacos antiepilépticos. Buenos Aires: Médica Panamericana. No obstante. 2 ed. Desarrollo normal. Martín MA. 11. eds. Sousa T. el lenguaje y la comunicación e interacción social se asocien en algunos casos a coberturas farmacológicas. 16. no sólo terapéuticas. Narbona J. Orrico A. Rapin I. en la esfera de la conducta y del comportamiento. Betancur C. Antalffy B. Semin Pediatr Neurol 1997. Laplanche JL. sólo puede obtenerse desde un enfoque exclusivamente sintomático y. p. 693-705. 683-93. 6. adaptados a cada caso y con la búsqueda de mecanismos de comunicación. 25: 187-93. Peralta MF. Trastornos instrumentales y funcionales del habla. que necesariamente tienen que aplicarse en el ámbito escolar y familiar. Predicting spoken language level in children with autism spectrum disorders. Autism. Trastornos del lenguaje y trastornos del espectro autista en el niño. etc. Tuchman R. 12. Serotonin transporter gene polymorphisms and hyperserotonemia in autistic disorder. Rev Neurol Clin 2000. disminuyen las reacciones neuropáticas y se favorece la interacción [14]. Garaizar C. 22. 18. Regression in pervasive developmental disorders: seizures and epileptiform electroencephalogram correlates. et al. 13. Arana T. Los datos clínicos de la demanda asistencial en la consulta neuropediátrica. p. existe un importante vinculo de unión con el lenguaje. BIBLIOGRAFÍA 1. Pediatría Integral 1999. La evolución a largo plazo del autismo guarda una estrecha relación con el nivel de inteligencia y del desarrollo del lenguaje [29]. 7: 56-66. Algunos aspectos de los trastornos del lenguaje. Fernández Álvarez E. Los protocolos diagnósticos se orientan en una doble vertiente. tanto en la conducta como en el lenguaje. ante un fenotipo muy semejante. y es especialmente importante implantar programas de modificación de conducta. 7: 67-71. The search for susceptibility genes. 10. como ha ocurrido con el síndrome de Rett. Microscopic neuroanatomic abnormalities in autism. Shahbazian MD. 28 (Supl 2): S118-23. 2: 217-50. Zoghbi HY. 58: 226-30. Prats JM. 20. Peralta F. se detecta cómo un niño autista tiene un comportamiento e incluso una autonomía sensiblemente mejor en la escuela –donde se aplica el tratamiento– que en su domicilio. Lenguaje y epilepsia. con aplicación de programas logo- pédicos. Kemper TL. p. 1997. Launay JM. In Narbona J. Cuando existe una interrelación con la epilepsia. Narbona J. In Bauman ML. Spilelewoy C. CONCLUSIONES El síndrome autista encierra un amplio abanico de posibilidades etiológicas. Nervous Child 1943. McDougle CJ. Baltimore: The Johns Hopkins University Press. De Stefano N. Pharmacol Biochem Behav 2002. 2 ed. Mol Psychiatry 2002. 99: 560-6. en donde la fisiopatogenia se desconoce y no existen marcadores biológicos. Casas-Fernández C. Insight into Rett syndrome: MeCP2 levels display tissue –and cell– specific differences and correlate with neuronal maturation. Kanner L. Neurology 2002. 17. et al. eds. 4: 93-101. los progresos en la investigación fisiopatogénica y etiológica pueden abrir otras expectativas. Bailey AJ. 35 (1): 29-32 14. 329-46. e incluso de ACTH. 4. y especialmente con los patrones de punta-onda en el sueño. A Rett syndrome MeCP2 mutation that causes mental retardation in men. es muy probable que exista una amplia heterogeneidad genética. Acquired epileptiform aphasia. genética y bioquímica. Baldellou A. Bauman ML. Rev Neurol 2001. Lambarri I.

se hace un examen de los retos terapéuticos existentes. 35: 29-32] Palavras chave. existe. Auersperg E. 138: 649-55. Eaves L. Czapansky-Beilman D. Allen DA. pero siempre basado en un previo e imprescindible análisis clínico de cada caso. los trastornos de la conducta. Multisite. Owley T. placebo-controlled crossover study investigating the effect of porcine secretin in children with autism. Corbett B. Khan K. double-blind. Apresenta-se uma mesa redonda sobre as perturbações da comunicação. Laulhere T. Linguagem. Matsuba C. mas sempre baseado numa análise clínica prévia e imprescindível de cada caso. et al. Desarrollo. Mays LZ. portanto . 26. Autismo. as alterações da linguagem e o défice de interacção social. J Am Acad Child Adolesc Psychiatry 2001. Clin Pediatr (Phila) 2001. McMahon W. double-blind. 35 (1): 29-32 . 18: 442-51. Effect of secretin on children with autism: a randomized controlled trial. Dropik P. es decir. Comunicação. A double-blind. placebo-controlled trial of single-dose intravenous secretin as treatment for children with autism. Lang C. Introducción. por tanto. Coniglio SJ. necessários para completar adequadamente o diagnóstico diferencial. School Psychol Rev 1989. CASAS-FERNÁNDEZ 25. Dunn-Geier J. analisando os desafios diagnósticos e terapêuticos. 42: 796-802. 40: 1293-9. Cook EH. J Pediatr 2001. Weintraub A. A randomized. 29. Goldman DZ. Lewis JD. um fenótipo semelhante embora com algumas matizações diferenciais. Lenguaje. 40: 327-31. un fenotipo semejante. Dev Med Child Neurol 2000. [REV NEUROL 2002. Interacción social. 28. Desenvolvimento. las alteraciones del lenguaje y el déficit de interacción social. placebo-controlled trial of porcine se- cretin in autism.C. en diferente grado de intensidad. Se presenta una mesa redonda sobre los trastornos de la comunicación. Finalmente. chegando-se à consideração do autismo como síndroma de amplo significado clínico. TRASTORNOS DE LA COMUNICACIÓN Resumen. necesarios para completar adecuadamente el diagnóstico diferencial. Ho HH. que analiza los retos diagnósticos y terapéuticos. de uma evidente heterogeneidade genética. lo que se considera consecuencia de un genotipo diferente para cada grupo clínico. Doyle D. 35: 29-32] Palabras clave. et al. Comunicación. y llega a la consideración del autismo como un síndrome de amplio significado clínico. 27. Developmental language disorders in preschool children: clinical subtypes and syndromes. South M. faz-se um exame dos desafios terapêuticos existentes. Introdução. Burns TG. Faz-se uma consideração sobre os protocolos diagnósticos mais recomendáveis. Brady N. PERTURBAÇÕES DA COMUNICAÇÃO Resumo. Finalmente. 32 REV NEUROL 2002. Subhani-Siddique R. et al. pero con algunas matizaciones diferenciales. [REV NEUROL 2002. existindo. isto é. Se hace una consideración a los protocolos diagnósticos más recomendables. o que se considera consequência de um genótipo diferente para cada grupo clínico. et al. que combina. Interacção social. Combina em diferente grau de intensidade as perturbações do comportamento. de una evidente heterogeneidad genética. Autismo.