You are on page 1of 4

INFORME DE

EDUCACIÓN

Iniden

Instituto de Investigación para el Desarrollo y la Defensa Nacional
Noviembre 2014

En este número:
 Ampliación de la jornada escolar
 La experiencia internacional
 Perspectiva en el Perú

Año 23. Nº 11

Ampliación de la jornada
escolar

Como parte de las reformas emprendidas por el
ministro Saavedra se contempla el programa
Jornada Escolar Completa en mil colegios
estatales de educación secundaria. El objetivo
último de este programa es mejorar la calidad de
Este Informe puede verse en:
aprendizajes que reciben los estudiantes de ese
http://educared.fundacion.telefonica.co
nivel de enseñanza para lo cual se plantea
m.pe/desafioseducacion/
incrementar en 10 horas semanales la jornada de
clases reforzando áreas como Matemática,
Inglés, Educación para el Trabajo, entre otras. De acuerdo a la información difundida por el
Ministerio de Educación, esta medida incluye también acciones de acompañamiento al
estudiante a través de un sistema tutorial y reforzamiento pedagógico. Al profesor se le
proveerán herramientas como unidades y sesiones de aprendizaje y capacitación para
integrar el uso de tecnologías al trabajo de profesores y estudiantes en las aulas.
La Jornada Escolar Completa busca corregir el déficit de horas de clase que empezó a
producirse cuando los colegios secundarios pasaron a funcionar en un solo turno. Además,
en ese nivel de enseñanza los alumnos estudian un año menos que en la mayor parte de
otros países donde la secundaria dura seis años. Se añade la sobre carga de asignaturas que
complica el proceso de aprendizaje al constatarse que con tantos cursos la hora pedagógica
termina reduciéndose a menos de 40 minutos. Desde el punto de vista social más horas de
clase beneficia a sectores juveniles más pobres, cuyas condiciones para aprender no son
buenas, asimismo es una suerte de mecanismo protector frente a los riesgos que podrían
enfrentar. Estas son en parte de las razones que justifican ampliar la jornada escolar en la
educación secundaria. No es una política nueva pues operó hasta fines de los sesenta
cuando los estudiantes iban mañana y tarde de lunes a viernes y medio día del sábado. Se
trata, entonces, de una política necesaria, más aún si se tiene en cuenta que el doble turno
imperante en varias escuelas disminuye por efecto del bono demográfico y que, cuando es
bien empleado, un mayor tiempo dedicado a actividades académicas conduce a mejores
resultados en las pruebas estandarizadas.

La experiencia internacional
Es creciente el número de países que han implantado la jornada escolar ampliada en su
sistema educativo. Estados Unidos fue uno de los primeros con escuelas como las Charters

Schools. Son escuelas públicas gratuitas que dan prioridad al aprendizaje y
funcionan independientemente del modelo de un distrito, con mayor nivel de autonomía
que el resto de escuelas en cuanto a formas de atender las necesidades de los estudiantes y
adoptar diferentes enfoques formativos y de gestión. La mayor capacidad de decisiones que
tienen para seleccionar personal, establecer sus normas propias de conducta estudiantil y
ampliar la jornada o el año escolar, se les otorga a cambio del compromiso de alcanzar
determinados objetivos académicos, más exigentes que los que se establecen para el resto
de escuelas. Estos objetivos son fijados y monitoreados por el Estado y de no lograrse
pueden llevar al cierre de la escuela.
Alcanzar resultados que responden a estándares mayores que el promedio les ha permitido
crearse una imagen de eficiencia valorada por la comunidad, sobre todo por los padres de
familia que tienen una preocupación menos respecto de los que hacen sus hijos entre la
hora en que terminan las clases y la hora en que ellos concluyen su jornada de trabajo.
Según las estadísticas, en esas horas se incrementaban los índices juveniles de delincuencia,
drogadicción, abusos sexuales y otros problemas sociales. Es una de las razones por las que
la demanda de matrícula en las escuelas de jornada ampliada creció rápidamente y las
exigencias para estudiar en esas escuelas y continuar estudios en ellas aumentó. Además, la
escuela puede separar a alumnos que muestran bajo rendimiento

En América Latina países
como Argentina, Brasil,
Chile, Colombia, México
y Uruguay han
implantado la jornada
escolar ampliada. Los
pocos estudios de impacto
muestran resultados
variables.

En América Latina países como Argentina, Brasil,
Chile, Colombia, México y Uruguay han implantado la
jornada escolar ampliada. Los pocos estudios de
impacto muestran resultados variables. Según el Banco
Mundial en su informe ¿Es muy corta la jornada
escolar?, de ocho estudios realizados en Buenos Aires,
San Paulo, Chile y Uruguay, existen seis que midieron
el desempeño estudiantil y encontraron algún impacto
positivo mientras en otros dos se detectó que la
ampliación de la jornada escolar influyó en aumentar
la participación laboral femenina y redujo el embarazo
adolescente.

Pero también hay voces de alerta. México ha invertido presupuestos importantes para
incrementar las horas de clase sin que los estudiantes beneficiados se distingan en las
pruebas PISA de otros que no tienen horas adicionales. En Sao Paulo en las escuelas
secundarias el impacto fue positivo solo en lengua no así en matemáticas. En Chile las
evaluaciones del SIMCE comparadas con las inversiones que implicó la jornada escolar
completa revelan que los aprendizajes no mejoraron en las dos áreas mencionadas; por el
contrario, informes recientes hacen hincapié en que las protestas estudiantiles tuvieron
como algunos de sus cuestionamientos el uso del tiempo pedagógico adicional, el
agotamiento de alumnos y docentes, la carencia de espacios para que los estudiantes
almuercen y el no cumplimiento que en ocasiones se hace del tiempo mínimo exigido para
los recreos. En cambio, en Uruguay las Escuelas de Tiempo Completo tuvieron un impacto
muy positivo sobre el aprendizaje de los estudiantes al tener un desempeño mejor en los
exámenes estandarizados que sus pares de escuelas tradicionales a lo largo de seis años en
lengua y matemáticas.

Uno de los factores que determina los resultados en la jornada escolar ampliada son las
actividades a realizar en el tiempo adicional de clases. Algunas opciones son realizar
actividades de refuerzo escolar para estudiantes que lo necesitan, formar para el trabajo,
para el uso de las nuevas tecnologías, inglés o arte, así como dar más cabida en el horario
escolar a lengua y matemáticas. Sin embargo, los impactos favorables demandan no solo
buenas estrategias en contenidos sino también en otros factores como son la estructuración
de buenos horarios de clase y aprovechamiento óptimo del tiempo, no abusar de excesivo
número de feriados y horas no dictadas por diversas razones, ambientes de clase favorables,
calidad de los profesores y metodologías de enseñanza adecuadas a horarios de trabajo más
largos, etc.

Perspectiva en el Perú
A diferencia de los maestros mexicanos y de otros países donde los maestros ofrecen
resistencias a la ampliación de la jornada escolar, en el Perú los que trabajan en el nivel
secundario están a favor de la medida. La razón principal es que su jornada de trabajo es
menor que la del maestro de educación inicial y primaria; por lo tanto, la jornada ampliada
se ve como un mecanismo que permite nivelar sus remuneraciones con las del resto de
profesores de la educación básica regular.
Ampliar la jornada escolar en 10 horas semanales
implicará un consecuente incremento de inversión
por estudiante así como la necesidad de contratar
nuevos professores para áreas en donde existe
insuficiencia de personal calificado al interior del
centro educativo. Es posible que áreas como Inglés y
Educación para el Trabajo requieran otro tipo de
profesores además de equipamiento renovado.

Una de las demandas de
programas como la
ampliación de la jornada
escolar es preparar al
docente para sacar el
máximo provecho a las
horas adicionales que los
estudiantes permanecerán
en los centros educativos.

Una de las demandas de programas como la
ampliación de la jornada escolar es preparar al
docente para sacar el máximo provecho a las horas adicionales que los estudiantes
permanecerán en los centros educativos. La identificación de ofertas formativas específicas
en función de los intereses y necesidades de la población escolar, así como la necesidad de
integrar las mismas con el currículum que estos centros han venido llevando conlleva una
eficiente organización de horarios para lograr una óptima utilización del tiempo. La OCDE
ha realizado estudios que establecen que entre sus países miembros el 85% del tiempo en
clases está dedicado a actividades de aprendizaje, en cambio, en América Latina ese
promedio de tiempo decae hasta aproximadamente el 60%, siendo Colombia el país que
logra mejor uso del tiempo con 68% dedicado a actividades académicas. El resto del tiempo
se va en administrar la clase, desarrollar actividades no académicas o se produce por
ausentismo del profesor. En forma consistente en diversos estados brasileños se ha
encontrado, con frecuencia, que los docentes que trabajan más tiempo en actividades de
aprendizaje lograron que sus alumnos alcancen mejores resultados en las pruebas
estandarizadas.

De otro lado, aumentar a siete horas cronológicas la jornada diaria de clases no solo exige
reestructurar los recreos otorgándoles el tiempo necesario y prever los espacios suficientes
para organizar el refrigerio escolar, sino también hacer grandes esfuerzos de renovación de
las metodologías de trabajo del docente por ahora más centradas en la exposición frontal y
el uso intensivo de la pizarra. Si se quieren estudiantes motivados y atentos en los salones
de clase se necesitan actividades formativas más dinámicas, reforzar el trabajo individual
pero a la vez el trabajo en equipo, incrementar la disponibilidad de recursos didácticos, en
especial los que resulten del aprovechamiento de las tecnologías digitales. La evidencia en
el empleo de las tecnologías digitales en la región latinoamericana es todavía escasa: puede
haberse incrementado la disponibilidad de aulas informáticas y de internet en las escuelas,
pero en el mejor de los casos solo 3% de los docentes las emplean para trabajar los
contenidos a su cargo.

Sería recomendable que
la capacitación docente
priorice el empleo de
metodologías y didácticas
interactivas que
impliquen el aprendizaje
colaborativo, el trabajo
en grupo y el mejor
empleo del tiempo en
clase. Mejor aún si se
promueve el uso de
recursos digitales, pero
siempre combinados con
algún componente de
material presencial ya
que juntos mejorarán el
impacto educativo de la
inversión y ayudarán a
aumentar el nivel de
involucramiento del
estudiante en actividades
de aprendizaje.

El dinamismo e interactividad en las clases aumenta
en su importancia cuando se comprueba que el
porcentaje de estudiantes que durante el tiempo de
clases se distrae o realizan actividades que no siguen
el trabajo que realiza el profesor es muy alto. En
algunos de los países latinoamericanos en los que se
ha observado el empleo del tiempo se concluye que al
menos en un 20% del tiempo de duración de la clase
un promedio de seis estudiantes no está involucrado
en las actividades de aprendizaje que realiza el
profesor. Nuevamente, el esfuerzo que haga este
último para involucrar a todos sus estudiantes en las
actividades académicas resulta clave.

Sería recomendable que la capacitación docente
priorice el empleo de metodologías y didácticas
interactivas
que
impliquen
el
aprendizaje
colaborativo, el trabajo en grupo y el mejor empleo
del tiempo en clase. Mejor aún si se promueve el uso
de recursos digitales, pero siempre combinados con
algún componente de material presencial ya que
juntos mejorarán el impacto educativo de la inversión
y ayudarán a aumentar el nivel de involucramiento del
estudiante en actividades de aprendizaje. No hay que
olvidar que el apropiado empleo de recursos
tecnológicos como los videos, animaciones y
actividades interactivas, su riqueza, variedad y sencillez
de presentación de los contenidos, facilitan comprender mejor conceptos complejos y
mejorar la eficiencia del proceso de aprendizaje en las salas de clase. Además, si el docente
no logra elevar sus competencias de trabajo en su área de formación difícilmente podrá
aprovechar las nuevas tecnologías en su real dimensión.