You are on page 1of 2

Página 1 de 2 ¿Qué ES LA ORACIÓN? Texto: Pregunta No.

98 del Catecismo Menor de Westminster, y los pasajes en lo que se fundamenta esta pregunta. Introducción: Un pastor dijo: la Iglesia primitiva oró diez días, predicó 10 minutos y se salvaron 3000. Hoy la iglesia ora 10 minutos, predica, 10 días, y se salvan 3. Es evidente que nos hace falta orar más. ¿Pero qué es la oración? Analicemos la respuesta que nos da el Catecismo menos de Westminster. La Oración es un acto. Mateo 6:7 Y orando, no seáis prolijos, como los Gentiles; que piensan que por su parlería serán oídos. Primeramente la oración es un acto. Es la acción de platicar con Dios. Lamentablemente muchas veces hacemos de la oración algo mecánico; por eso mismo a muchos les resulta pesado orar. Al orar tenemos el privilegio de hacerlo como cuando platicamos con nuestro papá. Con naturalidad y confianza. Por el cual manifestamos a Dios. Salmo 65:2 Tú oyes la oración: A ti vendrá toda carne. La oración debe dirigirse solamente a Dios; porque él es el único Dios vivo y verdadero. Hoy día la gente ora a muchos dioses los cuales son falsos, y aun a veces parece suceder lo que piden pero no son más que milagros engañosos obrados por Satanás. Todos tenemos el privilegio de orar, la oración no es exclusiva de nadie. La oración no está reservada a los oficiales de la Iglesia, todos podemos y debemos orar. En el Nombre de Cristo. Juan 16:23 Y aquel día no me preguntaréis nada. De cierto, de cierto os digo, que todo cuanto pidiereis al Padre en mi nombre, os lo dará Toda oración debe demandarse al Padre exclusivamente en el nombre de Jesucristo, porque él es nuestro Redentor, él está sentado a la Diestra del Padre, e intercede continuamente por nosotros. No necesitamos ningún intercesor humano. Por eso el Señor dice que nos ha hecho reyes y sacerdotes. Nuestros deseos de obtener aquello que sea conforme a su voluntad. Salmo 145:19 Cumplirá el deseo de los que le temen; Oirá asimismo el clamor de ellos, y los salvará.

3 DE ENERO DE 2009 INPC EL DIVINO REDENTOR NATIVITAS

Página 2 de 2

En la oración tenemos la libertad de pedir lo que deseamos, de ser específicos. Pero siempre debemos corroborar que nuestros deseos sean conforme a la voluntad de Dios revelada en su Palabra. Debemos recibir con humildad y obediencia la respuesta de Dios aun cuando no sea como esperábamos.

Confesando al mismo tiempo nuestros pecados. 1Juan 1:9 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para que nos perdone nuestros pecados, y nos limpie de toda maldad. Al orar siempre debemos confesar nuestros pecados a Dios, poniendo nombre a nuestros pecados. Debemos ser sinceros ante el Señor él nos conoce perfectamente, de lo contrario nos engañamos a nosotros mismos. Dios siempre está dispuesto a perdonarnos. El pecado no confesado es un obstáculo en nuestra comunión con Dios, es un obstáculo para recibir las bendiciones del Señor. Una vez que confesamos nuestros pecados Dios nos perdona, y no tenemos que culparnos más. Reconociendo con Gratitud sus beneficios. Filipenses 4:6 Por nada estéis afanosos; sino sean notorias vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con hacimiento de gracias. Así mismo al orar debemos dar gracias a Dios. La ingratitud es un pecado terrible. Debemos expresar con palabras sinceras nuestra gratitud a Dios. Si damos gracias a Dios en todo, él nos bendecirá más. Hermano: (Ilustración del avión que se quedó sin tren de aterrizaje) Debemos orar siempre. Teniendo cada día un momento de comunión con Dios. Será de mucha bendición para nuestra vida, “creceremos”.

3 DE ENERO DE 2009 INPC EL DIVINO REDENTOR NATIVITAS