You are on page 1of 28

Historia de la Etnomusicología, II

Alan Merriam y la Antropología de la Música.
Precedentes próximos.
Antes de los años 60, cuando Merriam propuso su definición del estudio de la música en la
cultura, a la Etnom. se la había definido de muchas maneras, pero todas las definiciones
coincidían en el enfoque ‘negativo’ del objeto de estudio: se estudia lo no estudiado por la
Musicología histórica. Pero la tradición oral también se iba demostrando importante en la
transmisión histórica de la música ‘culta’. Y además, la escritura musical no es privativa de la
música occidental, además de que la Etnom no tiene por qué renunciar al uso de las fuentes
escritas. En este sentido, Merriam señaló en 1960 que (Martí, 2000: 47) “la etnomusicología
(...) es aplicable a cualquier corpus de música de cualquier sociedad”. Se resumía en su
paradigmática definición: estudio de la música en la cultura y que después concretó más en su
definición de estudio de la música como cultura.
Muchos etnomusicólogos han enfocado la historia de la Etnomusicología asignando el ‘tercer
paradigma’ importante de la historia de la disciplina a la etapa de la Antropología de la Música,
que Merriam habría iniciado. Los otros dos habrían sido el de la Musicología Comparativa y el
Folclore Musical del Este de Europa (Así p.e. Jeff Todd Titon en Shadows in the Field, 1997).
Sería simplificar las cosas considerar a Merriam como el ‘fundador’ de una etapa que ya
llevaba gestándose al menos desde los años 30-40 (Georg Herzog). Pero sí fue el definidor,
catalizador y aglutinador de tendencias, y el principal ideólogo de la inclinación de la disciplina
hacia el lado antropológico. En todo caso fue uno de los principales protagonistas de este
cambio. Ya en 1953 hubo una primera ‘sanción’ con la aparición de una newsletter,
EthnoMusicology, dirigida por charles Seeger, David McAllester, Willard Rodees y el propio
Alan Merriam. Poco después, en 1955, se contituye la Society for Ethnomusicology. Según
Magrini (1992: 11):

Los estudiosos que tomaron estas iniciativas representaban a lo más innovador del ambiente
etnomusicológico americano, con intereses de tipo antropológico. El nacimiento de la Society for
Ethnomusicology correspondía también a la necesidad de diferenciar a la nueva disciplina del folclore
musical –con sus intereses principales hacia la investigación filológica y la conservación de los
repertorios tradicionales y aspectos relevantes de nacionalismo y purismo– radicados por entonces
fuertemente en Europa (donde la influencia de figuras como Bartók, Kodálly, Sharp o Brâiloiu, era
muy fuerte y donde se había constituido en 1947, en Inglaterra, la International Folk Music Council,
dirigida durante mucho tiempo por Maud Karpeles, heredero espiritual de Cecil Sharp).

Para Titon (1997), el nuevo paradigma se caracterizó por su énfasis en el trabajo de campo y
por la inmersión cultural, más que en el trabajo de recolección; además los etnomusicólogos
tenderían desde entonces a recelar de las generalizaciones de tipo comparativo y a producir
1

monografías basadas en estudios detallados de culturas musicales particulares. Magrini
recuerda que tal tendencia no era nueva, ya se llevaba unos años en la convicción de que los
etnomusicólogos no debían considerar el análisis y la descripción de materiales como fin en sí
mismo, sino como un paso para interpretar la música como parte de la cultura.

Alan Merriam
Merriam comenzó sus estudios de antropología cuando ya era doctor en teoría musical y
composición. Su tesis doctoral con la que comenzó la investigación en 1951 es Songs of the
Afro-Bahian Cults: An Ethnomusicological Análisis. Ya antes había comenzado a investigar
entre indios americanos (1950) y siguió investigando, en periodos intermitentes entre 1951 y
1973, en varios países africanos. Desde 1962 fue profesor de antropología en la Universidad de
Indiana. Ocupó diversos cargos durante 25 años en la Society for Ethnomusicology.
Su condición de profesor de antropología nos aclara mucho sobre sus propuestas: en palabras
de Magrini (1995: 16), desarrolló toda una “elaboración teórica del estudio de la música desde
una perspectiva antropológica, de la que desarrolló una síntesis en The Anthropolgy of
Music” (1964). Sus continuos planteamientos y replanteamientos, elaboraciones y
reelaboraciones en búsqueda de un mejor status de la Etnomusicología (siempre dentro del
marco antropológico) consiguieron sus frutos en el planteamiento: que la perspectiva
antropológica fuera asumida como algo fundamental de la Etnomusicología. Fue esto lo que
resumió sus archicitadas frases: La Etnomusicología como estudio de la música en la cultura,
1960, y la Etnomusicología como estudio de la música como cultura (1970).
Ningún etnomusicólogo antes había llegado a formular esta definición tan claramente: se
centraban siempre en el objeto, en el tipo de músicas estudiadas. La tendencia a integrar los
estudios de las diversas músicas en el más amplio contexto de ‘la cultura que la produce’
llevaba tiempo ganando adeptos, respaldada por el prestigio de que gozaba por aquellos años la
antropología cultural. Incluso el propio Mantle Hood, representante de la perpectiva más
‘musicológica’ de la Etnom, se unió en 1969 a la sugerencia de la SEM de definir a la Etnomus
por el tipo de enfoque, más que por el tipo de música estudiado. Énfasis en el estudio de los
aspectos del comportamiento asociado a la producción y recepción de la música, enfoques
‘antropológicos’ o sociológicos frente al más ‘musicológico’ que se centraba más en lo formal.
Merriam parte de las perspectivas de la antropología de aquellos años, enmarcada dentro de las
‘ciencias sociales’ de tendencia cientifista. La antropología cultural hasta aquellos años se había
dedicado a otros asuntos de la cultura distintos al arte y a la estética y había mostrado muy
escaso interés por la música, dejada en manos de las Humanidades. Merriam venía desde la
Antropología y consigue que el estudio de la música se sitúe en el contexto general del estudio
2

. si no agrada.) forman parte de un único complejo representado por la actividad y el producto artístico.) las artes son producto final. no permiten reconciliación alguna” (Spencer... no sólo por el buen posicionamiento de Merriam en la SEM. Aunque estas conceptualizaciones (. Y finalmente el producto como tal tiene un efecto de feedback sobre la conceptualización del artista.antropológico de las artes.). explicado en el párrafo recién citado: CONCEPTOS SONIDO COMPORTAMIENTOS El discurso de Merriam ‘entró’ bien en ámbitos etnomusicológicos. Si el objeto artístico producido agrada a quien lo realiza y al público. sino porque en efecto. de un lado. y el comportamiento que lo produce. en la base del comportamiento se encuentra siempre una serie de conceptualizaciones que se refieren juntas al producto. [.). Según esta aproximación (. un producto modificado –si no se quiere perder el reconocimiento social como artistas. el problema principal está en reunificar los dos aspectos sin que sufra ninguno de los dos. En su libro de 1964 escribía: La etnomusicología lleva en sí los gérmenes de su duplicidad.. como resultado final. el papel que el producto tiene en la sociedad. etc. A nivel de análisis.. He aquí la representación gráfica que simplifica su paradigma. de otro..). 18): En el estudio del arte raramente se han puesto en relación el producto. existía la tendencia ‘contraria’ no del todo argumentada que enfatizaba el análisis formal de las músicas estudiadas y minimizaba su contextualización de tipo ‘cultural’. Los estudios sobre artes visuales se han interesado principalmente por la pintura y la escultura en sí. las investigaciones sobre la música tratan casi exclusivamente el sonido musical. He aquí un texto suyo que nos servirá para acceder a las tres partes de su famoso modelo (Merriam.. 1977-1995: 17): ¿Se puede construir un puente que una el campo de estudios de una ciencia social claramente objetiva con el de la estética? Las ciencias sociales se ocupan de las cuestiones inherentes a la regularidad del comportamiento humano. pero en realidad es inseparable (. entonces ese particular concepto que lo sostiene viene reforzado.. los artistas se ven constreñidos a modificar el concepto. humana o humanística. 1998: 76)... no del músico.) El interés del estudioso de ciencias sociales por la construcción de modelos ha tendido a dejar de lado la componente creativa. el comportamiento se puede separar del producto. desde el momento en que se compone de dos partes distintas. cierto. Merriam en su modelo proponía destacar el estudio de otros aspectos de la cultura musical y esto parecía razonable. por primera vez el libro asigna tanta 3 .] A primera vista. Y sintetiza su aproximación con arreglo a las tres partes principales de su modelo (Ibidem. Aunque no resuelve esa dicotomía (Cámara.. no por el artista.. lo que conlleva a su vez modificaciones en el comportamiento y. las aproximaciones de las disciplinas humanísticas y de las ciencias sociales. Por otra parte. esclavas de la interacción social. 1966). (.. Y la mayor parte de las investigaciones antropológicas. los estudios de literatura oral se concentran sobre la narración (. han tendido a concentrarse sobre el producto (.. la musicológica y la etnológica.

. Para éstos.. Y a su vez hay que relacionar todo con el proyecto de investigación en curso. Los funcionalistas muestran además fascinación por el exotismo de las sociedades coloniales y desarrollarán una precisa etnografía. Para comprender mejor el funcionalismo y otras corrientes antropológicas de la época que estaban a la base del pensamiento de Merriam.. a lo estético o al lenguaje. Los instrumentos musicales (construcción. lo que ya observamos en Malinowski y en A..) Textos de las canciones (semántica.. Barcelona. funciones distintas. he aquí un resumen de las corrientes más de moda en aquellos años. sus grandes impulsores. Radcliffe-Brown. cómo aprenden. relación texto-música. La música como actividad cultural y creativa del grupo estudiado.. Es un extracto de las ideas contenidas en el capítulo de Eloy Gómez Pellón (Aguirre Bazán1. comunicación. uso. 6. a lo social. contenidos expresados. es decir después del trabajo de campo (transcripción. Etnografía. explicitar la metodología que se va a usar. análisis) pero además todos los datos hay que enmarcarlos dentro de un conjunto de conocimientos sobre práctica musical. a lo simbólico-religioso. Angel. 1995: 21 y ss). Un mismo uso puede tener. Metodología cualitativa en la investigación sociocultural.. Categorías musicales. que están interrelacionados (las estructuras e instituciones sociales con las estructuras e instituciones culturales. 4. Para Merriam los usos hacen referencia a lo material. en sociedades distintas. 3. no siempre que hay usos hay funciones. Los materiales que se recojan han de analizarse en ‘el laboratorio’ o ‘gabinete’. Para Merriam primero hay que recoger los datos y proponer los problemas sobre relación entre teoría y método. comportamientos y concepciones generales de la música en una cultura. entretenimiento. 1995. 5.. en el que propone una organización de las áreas de estudio etnomusicológico: qué ha de estudiar el etnomusicólogo: 1. Y las funciones se refieren a ‘finalidades’: expresar emociones. Su metodología conserva en esencia ‘las dos partes de la investigación’ de moda desde la escuela de Berlín: el trabajo de campo y el de gabinete. los funcionalistas proponen un conocimiento sincrónico de la sociedad en el que sus distintos elementos 1 AGUIRRE BATZAN. prestigio que tienen. Es muy citado del libro de Merriam su capítulo IIIº.R. Músicos: su status social. simbología..). Funciones y uso de la música en relación con otros aspectos de la cultura. El sentido de función en Merriam nos retrotrae a Spencer y Radckiffe-Brown. y esa integración ha de ser coherente. que sólo aparecen en determinadas ocasiones. 2.. goce estético. Nos servirá también para entender mejor las críticas que posteriormente surgirían a la Antropología de la Música. La sociedad se concibe a manera de un organismo cuya vida se supedita a la armonía de sus órganos. El funcionalismo surge en Inglaterra en los años posteriores a la 1ª Guerra. Frente a la especulación de los evolucionistas y al difusionismo historicista (en la base de los comparativistas). Boixareu. 4 .importancia a los aspectos socioculturales como a los musicológicos strictu sensu. tanto las de los estudiados como las del estudioso.

4 No olvidemos que Merriam escribió pasajes interesantes sobre la música como comportamiento simbólico. Influidos también por las corrientes lingüísticas surgió en Yale la “nueva etnografía”. en la que prevalece el punto de vista del observador. Cada cultura es un sistema de cogniciones compartidas creadas por el intelecto humano que explican la organización de las cosas. el de la Etnomusicología de los años 80-904.una nebulosa cuya interpretación es siempre especulativa. mejorado en el World Ethnographic Sample de 1957. Evans-Pritchard. Malinowski se propone penetrar en la mentalidad de los nativos mediante la observación participante. Pike propuso los sufijos emic y etic para calificar el estudio de la cultura del mismo modo que hace en la lingüistica la fonología (fonemic) y la fonética (fonetic). Para esto sólo sirven consideraciones puramente sincrónicas. como la de la antropología simbólica (cultura como sistemas de significantes y significados compartidos) y cuyo más conocido representante sería Clifford Geertz (1973). sin historia. sumergirse en una cultura para descubrir sus elementos y relaciones. En toda esta magna empresa vemos un modelo de Cantometrix. Igual que la gramática no se centra en el comportamiento de los sujetos hablantes de una lengua. La culminación llegó con el Ethnographic Atlas de 1967. 3Para ello recurren al análisis de cómo en cada cultura se percibe el mundo. sobre todo en aspectos materiales. cuando el lingüista K. Esto puso de moda las largas estancias. aun suscitando la oposición de los que veían el uso de la estadística en la cultura como un atentado contra ella. Pero esto ya corresponde a otro subapartado. 2Por ejemplo mientras en sede antropológica el auge de los estudios sobre el cambio comenzó en la década de los 3040. Piensa que la historia en la antropología no aporta el rigor científico necesario. La Etnomusicología de los EEUU en todos estos años depende en mucho de la antropología y va más bien a la zaga de ésta. germen del Human Relations Area Files. sólo una intensa labor etnográfica puede descubrir el uso que de estas reglas hace y guía a cada cultura. el intelecto humano ‘genera cultura’ valiéndose sólo de un número finito de reglas. El antropólogo se ha de limitar a identificar la relación unívoca entre instituciones y funciones. pues produciría –según Malinowski. y hasta los años 80. Ésa es la clave de la observación participante. por un proceso de inculturación ha de aprender la cultura estudiada de forma semejante a como la aprendió un miembro de esa cultura. Pero en vez de pretender encontrar reglas universales válidas para todas las culturas como hicieran los estructuralistas (con una fundamentación materialista). con datos de 863 sociedades. la etnografía no tiene que centrarse en esos comportamientos sino en sus reglas. y con intervención del inconsciente. sin pretender hacerlas extensivas a otras 3. Las obras de los dos autores citados son ejemplo de un riguroso cientifismo. la fonética describe los sonidos del hablante según un observador exterior a efectos de una comparación y exenta de sentido para el hablante concreto. destacando la perspectiva emic o interna (punto de vista de los observados) frente a la perspectiva etic o externa. Lo cual. recordemos que ya en los años 70 surgirán nuevas perspectivas. auspició la creación de un archivo etnográfico con materiales procedentes de todo el mundo: el Yale Cross-Cultural Survey. El presente etnográfico dominará varias décadas el panorama antropológico. busca estos códigos en cada cultura. la nueva etnografía o también la etnociencia o la etnosemántica. En parte seguimos siendo herederos de estas situación. Aparte del énfasis en la intencionalidad cientifista (que en los EEUU estaba ya implantado por Boas) destaca también el empeño por captar nítidamente la imagen del “otro” y por dejar oír su voz. Mientras la fonología se centra en el estudio de las unidades de sonido significativas o relevantes para el hablante. Lo mismo se ve en su alumno E.2 Desde los años 50 también habían surgido nuevas corrientes que abordaban los fenómenos culturales como sistemas de ideas. 1922) están escritas en el más puro presente etnográfico. Ya en 5 . El etnógrafo. Según esta tendencia. Son postulados análogos a los de N. existencia de reglas gramaticales subyacentes a las distintas lenguas) muy cercanos a los de la antropología estructuralista.(organismo con partes interrelacionadas) sean estudiados significativamente dentro de un contexto del que forman parte y al que por tanto también ayudan a explicar. como modelos de monografía etnográfica. Fueron retenidas en su época. También en el modelo de Merriam y en las monografías que lo aplicaron por aquellos años se buscaba el rigor y se evitaban las consideraciones diacrónicas. El volumen de informaciones etnográficas aconsejó a un grupo de Yale su sistematización a base de correlaciones. Las obras de Malinowski (su obra paradigmática fue Los Argonautas del Pacífico Occidental. La idea proviene de mitad de siglo. el cambio musical no se convertiría en tema de estudio importante en Etnomusicología hasta los años 70 y 80. Muestran un gran rigor etnográfico. Chomsky (gramática transformacionista. Para concluir este repaso de algunas de las tendencias de la Antropología de aquellos años que más influyeron en la Etnomusicología. Esto en Malinowski fue un presupuesto básico. de los acontecimientos y conductas.

5En los setenta en los EEUU la etnomusico había adquirido un notable prestigio. Los asociados a departamentos de música. aunque fuera para mostrar su desacuerdo en la medida en que hubieran desarrollado teorías no coincidentes con las suyas. como es el de la descripción densa. Viene a decir que manifestaba un conflicto dentro de la disciplina. Twenty-nine Issues and Concepts (1983: 133). Tomando un concepto amplio de cultura. Había departamentos de Etnomusica.Volviendo a la Etnomusicología. Se abrió en los Estados Unidos el debate (duraría varias décadas) entre ambas tendencias. Nettl concluye que no es cierto que los musicólogos descuidaran la cultura como contexto y receptáculo de la música. que dirigió durante años. 1995: 11). una manera personal e innovadora de trabajar. historiadores y humanistas. Hood introdujo en la Etnomusicología el concepto de bimusicalidad. Los etnomusicólogos orientados antropológicamente. Mantle Hood y Alan Merriam (Magrini. etnomusicólogo infuyente que por aquellos años había comenzado a adoptar y a difundir en su enseñanza en el instituto de Etnomusicología de la Universidad de California-Los Ángeles. Sse introdujo en los planes de estudio de enseñanza primaria y secundaria. “conocimientos humanos compartidos por un determinado grupo de gente”. la música. analiza esa controversia. Formó en la UCLA una especie de conservatorio de músicas del mundo. 6 . mantenían que ellos siempre han estudiado la música en la cultura. desde mediados de los años 60 casi todos se dejarán infuir por las teorías de Merriam. pensaban que se había relegado el concepto de cultura a favor del de música. En la UCLA se han formado muchos etnomusicólogos americanos aprendiendo directamente lenguajes musicales de diversas partes del mundo5. se organizaban viajes para conocer músicas exóticas. Cámara (1998: 87). particularmente de las altas culturas musicales de Asia. Este simbolismo no sería universal sino que opera dentro de los esquemas de cada cultura. frente al paradigma antropologista de Merriam. Merriam habría anticipado así temas que treinta años después desarrollaría Clifford Geertz. Según este concepto. como el de la UCLA. Los musicologistas. Por éste y otros presupuestos teóricos. A veces se enfrentaban. estribaba no en ver si lo cultural concierne o no a la Etnomusicología. Hood sería retenido como el paradigma de etnomusicólogo de orientación musicologista. El asunto según Nettl. pero para ellos la música es primordial y la cultura un concepto menos específico. con sus carismáticas figuras más o menos enfrentadas. Para E. conectando así con otros elementos de su cultura.e. Puede que no fueran sistemáticos en su tratamiento pero no la ignoraron. Veían a los 'contextualistas' 1964 escribió que el hombre confía a la música un determinado papel simbólico. pensaban que ellos estudiaban lo más importante. Bruno Nettl en The Study of Ethnomusicology. una de las mejores maneras de penetrar en el fondo de una cultura musical es aprender a fondo su lenguaje hasta convertirse en un buen intérprete del idioma musical estudiado. Ése fue el caso de Mantle Hood. sino cuál debe ser el papel del concepto de cultura. en su contexto cultural. p.

o de teoría musical. los musicólogos también buscan estudiar la música en la cultura. Podía haber terminado un doctorado en música. Java. desde entonces.. -Por lo demás. manifestado quizás en estudios de antropología o en estudios sobre culturas del Sur de Asia. En esos años 70-80.. teóricamente. Medio Oeste o periodos de enseñanza como profesor en zonas no occidentales. -Habría realizado estudios de grado en etnomusicología en un departamento de musicología o de antropología o folclore. Por lo demás. para Nettl lo era de énfasis y técnica. Tenía conocimiento de algún tipo de música de culturas particulares (indios americanos. de la India..como amateurs incapaces de tratar directamente de música. o composición). y consideraba que en la práctica no conllevaba tantas diferencias. un interés por generalizar sobre el mundo de la música. cabía analizar al etnomusicólogo (principalmente al americano). La diferencia ente los 'músicos' y los 'contextualistas'. así como algún tipo de estudios comparativos entre varias músicas. sobre cómo el material recogido llegó a constituirse. un método o procedimiento de análisis de las actividades y actitudes humanas en relación a la música. resultado de la experiencia con algunas culturas musicales. según Nettl (1983: 3-5). impartiría clases. casi siempre con un curso de 'músicas del mundo' o al menos algo que iba más allá de la propia especialidad de uno.. misionero o miembro de una ONG. y tarde o temprano. en palabras de Nettl. relegándola. no sabiendo funcionar con conceptos sobre música. de la siguiente manera: -Tenía una formación inicial en música (como estudiante de instrumento o canto. quizás tenía en el tintero un nuevo tema de estudios para investigar. -Mostraba un cierto tipo de tendencia hacia los estudios culturales..). consideraban a los músicos como aficionados incapaces de entender incluso la música por no tratarla como producto de la cultura. -U n trabajo de campo. y los análisis de esos datos para llegar a deducciones de tipo musical. actitudes o comportamientos más allá de la pieza en sí misma. por los musicólogos históricos. y aunque quizás no pongan en ello tanto énfasis como lo hacen los antropólogos. clásica del N. -Y estarían interesados en la música como componente de la cultura. es problemático definir la Etnomusicología como el estudio de la música en la cultura.. quizás durante un año. adquirido con gran dificultad. quizás histórico. porque todo eso es compartido. 7 . concluye que con estas premisas. Los etnomusicólogos de aproximación antropológica. y un cierto estudio.

no a través de la deducción sino de la inducción. En el pensamiento de Blacking volvemos a constatar la influencia del pensamiento antropológico. en donde permaneció dos años. La sociedad y la cultura en la música. En cuanto a su formación musical. Y 4. y en buena parte continuador de sus teorías. conforme avanzaba el siglo el trabajo de campo llegó a ser esencial y hoy día es un sine qua non de todo etnomusicólogo. Fortes mostraba un gran interés por las generalizaciones. grata a la antropología de aquellos años y ya formulada por Malinowski desde los años 20-30. por el descubrimiento o establecimiento de leyes generales del comportamiento humano. así como otras influencias del funcionalismo británico. Uno de los etnomusicólogos más citados después de Merriam. Los Venda serán los sujetos de lo que luego llamará Blacking “The Musical People” en su obra más conocida: How Musical is Man? (1973). Pasa Blacking por ser el primer etnomusicólogo que aplicó de manera precisa la ‘técnica’ de la observación participante. a las que se habían de llegar. Pero nos interesa seguir con el desarrollo de la historia de la disciplina para ver los logros y la evolución de las diversas corrientes. Estas ideas afloran en los escritos de Blacking sobre la música y el hombre (el ser humano). Sonidos humanamente organizados. como estilo de vida y de estudio. 8 . del pensamiento marxista y del biologismo de raíz ilustrado-materialista. focalizando hacia las epistemologías que estaban a la base de cada una de ellas y hacia los objetivos de estudio que se proponían. la 'etnomusicología' de sillón (etnomusicólogos que no hacían o hacían muy poco trabajo de campo). casi medio siglo antes. El pensamiento de Meyer Fortes (antropología social británica). según Fortes. 3. La Humanidad organizada sonoramente. es una de las bases teóricas de John Blacking. Blacking 6Véase el simple enunciado de sus cuatro capítulos: 1. Su más conocida investigación la realizó entre los Venda del Transvaal. bien instalada. estudió algunos meses con Schaeffner en París (1952) y realizó un abundante trabajo de campo en Mozambique y Sudáfrica.Por último argumenta Nettl que desde esta época el trabajo de campo es visto como indispensable herramienta del etnomusicólogo: mientras antes de la 2ª Guerra Mundial existía. Una de las ideas recurrentes de esta obra es que el verdadero significado de la música siempre se ha de buscar en referencia a las relaciones sociales de la sociedad en donde la música vive. La música en la sociedad y la cultura. es el inglés John Blacking. no en vano hemos entrado en los años de la Antropología de la Música. Hay en Blacking una especie de modelo idealizado de sociedad igualitaria y con una musicalidad difundida en todos los niveles de la población: Según John Baily. El estilo de su libro es fluido y pedagógico6. Blacking fue un buen violinista. 2.

análoga al del lenguaje verbal. no tiene sentido” (Blacking. pues. a manera de conjunto unitario. the biology of music making. ignorando que existía una división de clases entre nobles y plebe y que además existían músicos especializados allí (a los que parece no haber querido preguntar. En la misma línea van sus trabajos sobre la capacidad de todo ser humano en relación con la música. a conclusiones pertinentes en el análisis musical. Se trata de la “biología del actuar musical humano”. que Blacking intenta formular en términos de biología y de cultura: por un lado. Otro de los temas en los que Blacking trabajó es el de los fundamentos biológicos de la actividad musical. Una de las más importantes es haber resaltado la importancia de analizar a toda música partiendo de las categorías propias de los directos protagonistas de la música. de un trabajo colectivo dirigido por él: The Anthropology of the Body. la música y el cuerpo. como si no existieran en su seno diversidad de opciones estéticas. Desde entonces tal línea de investigación tiene sus seguidores. esto requiere una concreción cultural: base genética pero también cultura.. en 1977.] Véase: el centro de interés se ha desplazado de manera precisa desde el producto sonoro en sí. Estas ideas han contribuido a una profundización en las finalidades del análisis musical [a pesar de que Blacking las expresó en sentido funcionalista y se expresó en términos de categorías de ‘la sociedad estudiada’. se debe partir de las categorías émicas. Por otro. idea que aparece de manera recurrente en su obra How Musical is Man?: para Blacking está claro que el hacer música proviene de capacidades compartidas a nivel biológico por la especie humana: “Las capacidades musicales son específicas de todos los seres humanos normales y forman parte de su biogramática general” (Blacking. y sigue siendo uno de los temas de investigación entre etnomusicólogos. L a musicalidad como fenómeno universal.. Quizá eso no cuadraba con el ideal de The Musical People) Esto no desmerece de la originalidad y aportaciones de la obra de Blacking. y en concreto en el caso de Blacking hacia el hombre que hace música. 1986: 88). La diversidad de convenciones culturales explicaría que existan técnicas y sistemas musicales diferentes. los procesos emocionales y cognitivos del hombre que experimenta la música.. el music maker. hacia la búsqueda de generalizaciones que contribuyan a realizar un estudio antropológico de la cultura.. la música es expresión de un bagaje innato de capacidad de dar forma al sonido. 9 . 1992. Esto propició el surgimiento. En Magrini. “Si el análisis formal no comienza por el análisis de la situación social que engendra la música. 1995: 22). Blacking estudió la fisiología de las funciones del cerebro y las combinó con el análisis de los mecanismos psicológicos y los comportamientos adquiridos.idealizó el carácter igualitario de la sociedad Venda. Para llegar.

De estas características participan las obras de Anthony Seeger y Steve Feld. en presente etnográfico. que realizaron trabajo de campo en la década de los 70 y escribieron a principios de los 80 dos libros muy leidos por los etnomusicólogos americanos: Why Suyá Sing (Seeger. cómo. Feld realizó su monografía sobre una pequeña comunidad de Papua Nueva Guinea. cuyo significado explican bien los mitos en torno a la música Pero Feld ya desconfía del presupuesto teórico (y su consecuente traducción metodológica) de aplicar largas listas de caracteres sociales. búsqueda de ‘explicaciones socio-culturales de la música’. quien encuentra en el ‘nuevo trabajo de campo’ una manera de analizar las relaciones humanas específicas que surgen a través del particular modo de ‘estar en el mundo’ y de relacionarse que surge del hacer música juntos. Para Blacking las actividades musicales están a la base de un particular tipo de experiencia social que tiene que ver mucho con la producción e intercambio de emociones en un proceso de interacción social. Para ello se realizan estancias de periodos de uno o dos años en los que se realiza un intenso trabajo de campo para conocer con detalle la organización social. Funcionalismo. homologías o equivalencias entre música y sociedad. Anthony Seeger y Steve Feld. dónde. Seeger. que aplica a resaltar los elementos fundamentales del canto y de su contexto ejecutivo (Magrini. tras realizar una amplia y rigurosa descripción etnográfica de los Suyá del Amazonas. pero integra otros de la por entonces emergente antropología simbólico-interpretativa. que se materializan en monografías en las que la historia cuenta poco. quién y por qué y para qué. caras a la antropología de corte funcionalista y también de la estructuralista. Para él la música puede analizarse como sistema cultural. observación participante. cuándo. poco complejas. Evolución y reorientaciones de la Antropología de la Música. 1982). de correspondencias.De todas estas líneas de investigación. contrastarlos con los musicales y establecer 10 . Abundan las monografías sobre pequeñas sociedades ‘primitivas’. En las décadas de los sesenta y setenta los ‘antropólogos de la música’ no evolucionaron especialmente en sus presupuestos teóricos. amplió con otra que sigue siendo trabajada en la actualidad: la de la búsqueda de las características distintivas de la actividad musical humana. Uno de los continuadores actuales de esta línea de investigación es Jeff Todd Titon. se plantea preguntas del estilo de qué. 1987) y Sound and Sentiment (Feld. Hacer música ofrece una intensidad emocional y experiencial específicas. simbólico. 1995: 25). sociedades teóricamente igualitarias. estructuralismo. con presupuestos teóricos funcionalistas y estructuralistas.

metodología sistemática. en un artículo de la revista Ethnomusicology: “Towards a Reasessment of the Ethnomusicologist’s Role in Research” (EM XXII (1). la de Merriam es una cosmovisión procedente de la teoría antropológica. (Gourlay. Feld indaga en lo contrario: todo lo que en una sociedad es musicalmente relevante encontraría un reflejo en la sociedad. Lo que une a todo etnomusicólogo. Una primera importante llegó el año 1978 de manos de D. para Merriam.e. el modelo de Merriam comenzó a sufrir algunas críticas. cuando ya contaba con una amplia experiencia docente e investigadora. Gourlay. [Hipotesis. en su opinión. Admite después que este referente fundamental permite una gran diversidad de enfoques (folclórico. arqueológico. control de variables y validación de resultados. pero no la única. escrito en estilo directo. Gourlay y la búsqueda del sujeto.. que invita a la participación musical directa e incluso escribe sobre cuáles son.A. Así p..A. Ciencia objetiva... en la que expresiones como ‘método científico’ o ‘metodología sistemática’ se han admitido como el ‘procedimiento normalizado para el científico social’. 1978: 1-35). D. procedimiento normalizado: todo lo demás.) pero sin desplazar a la música como objeto primario. Correcciones que templan el determinismo cientifista de esos años. literario. que es el sujeto de estudio de la Etnomusicología. Se puede y debe estudiar el simbolismo. en el sentido de hipótesis aplicables a datos objetivos. pero no al contrario. y de la crisis de la antropología cultural de tipo cientifista. Pero el ‘método científico’ en esta concepción se contradiría a sí mismo al no lograr incluir todas las variables. También pone en duda que sea necesario ante todo llegar a conocimientos universales sobre comportamiento musical aplicables al hombre. Más que establecer correspondencias entre la estructura social y las estructuras musicales (Merriam. Uno de los libros más leídos en la Etnomusicología en la década de los 70 es The Ethnomusicologist. a pesar de la apariencia de autenticidad. Gourlay pretende desmitificar la necesidad de considerar a la Etnomusicología (y a las ciencias humanas en general) como científica. las cualidades de un buen etnomusicólogo y cuáles los objetivos a plantearse. The Ethnomusicologist es un libro muy sugerente. histórico. Para Gourlay. 1978: 7): 11 . sería subjetivismo a evitar: la intuición no es ‘procedimiento normalizado’. Es cauteloso a la hora de establecer correspondencias y generalizaciones. Al hilo de las nuevas tendencias de los años 70-80. iconográfco. típicas de aquellos años.correspondencias u homologías. ver para vuestro trabajo] La tendencia antropologista fue la predominante de aquellos años. según refere Hood. Blacking). es el amor a la música. Hood tenía predilección por las orientaciones artísticas de las músicas de otras culturas. usos y funciones de la música en toda sociedad pero a partir de un estudio analítico y estilístico previo. escrito por Mantle Hood en 1971. ya bien entrados los setenta.

por lo tanto.. la contradicción básica de Merriam estaría en su insistencia.. siempre será una cuestión subjetiva del etnomusicólogo. La propuesta central. pero el artículo ha de entenderse a la luz de los trabajos y artículos de la época. Gourlay la resume así: “Traer de vuelta al etnomusicólogo como parte de la situación total de investigación implícita en el concepto de una ciencia humana” (Ibidem. Como señalara Feld (1974:201).) lo que se cuestiona”. es más legítimo explicitarlos.. Observa que es asunto del estudioso el juzgar. que no cuenta para Merriam la consideración de los músicos por parte del público.. no sólo su exposición. en los que la posición contraria. sea explícito. son elecciones. A propósito de las seis áreas de investigación propuestas por Merriam (citadas arriba). en la adopción del método científico que implica su estudio sólo en cuanto sonido. Para ello propone que los prejuicios. también era patente. de asepsia cientifista. acompañadas de juicios implícitos. Puede que Gourlay cargara en exceso las tintas hacia la subjetividad del etnomusicólogo. porque tantas veces tampoco está claro para ellos. o el plan establecido previamente por el etnomusicólogo en sus trabajos. por un lado.El razonamiento analógico por el que los métodos empíricos que han producido resultados objetivos en las ciencias 'exactas' son aplicables igual y directamente a las ciencia humanas puede ser o no válido. Aplicar el método científico a campos humanísticos elimina toda consideración de lo personal (Ibidem: 11): “Es la aplicación análoga de una 'ideología cientificista' (.. Según esta crítica. que habla de 'generalizaciones finales' sobre el comportamiento musical.. como 'conceptos teóricos' previos. que no sea inconfesable: si actúan. los intereses. Gourlay observa que en la Antropología de la Música se ignora la figura del etnomusicólogo y del ejecutante y ello habría sido consecuencia de la aplicación del modelo de Merriam. y por otro. como de hecho son juicios las elección de estudiar por ejemplo el gamelan javanés o el xilofón Ganda y no las flautas Wogeo o el zumbador Morwa.e. observa que no incluyen nada referido a la ejecución o interpretación. El etnomusicólogo interviene porque elige y no porque no tenga otra alternativa. p. observa que no es tan fácil decir que cada pueblo tiene un concepto definido de lo que para ellos es o no música. justo lo que trataba de evitar. concluye. 12 . 17). las afirmaciones de esta índole exigen una demostración. Refiriéndose al modelo de Blacking. en que la música debe ser estudiada como comportamiento humano. La conceptualización en términos de comportamientos (Antropología de la Música) resultaría tan abstracta e incompleta como las concepciones exclusivamente en términos de sonido musical (Musicología Comparativa y Folcloristas) y ambas serían producto de una misma cosmovisión.

Más ampliaciones: lo diacrónico. historia. la lingüística. Porter.. año en que Timothy Rice. Estudios de la performance. etc. Se acentúan pues. la mayor atención al papel jugado por los individuos singulares en la música. La ‘apertura’ se iba produciendo. evitando Europa. Y observa que la mayoría de los trabajos de entonces se hicieron sobre culturas musicales del tercer mundo. la musicología comparativa había sido ‘anatemizada’ por los eruditos americanos. la performance (estudios de interacción entre público y músicos). como intérprete que es estudiado en el momento de la actuación (performance). sino de disciplinas como las recién citadas. llenos de un entusiasmo hacia lo puro. habla de que los paradigmas antropológicos y lingüísticos que animaron a la Etnomusicología durante los 60 y 70 fueron el neofuncionalismo de Alan Merriam y la bimusicalidad de Mantle Hood. Esta evolución se da no en una única dirección sino en varias y diversas: el folclore.. sicología. en una búsqueda de sociedades ‘sin historia’. del behaviorismo (Lomax) y del estructuralismo de Levi-Strauss (A. hacia el nativo aborigen. la filología. Seeger). año en que Clifford Geertz publicó La Interpretación de las Culturas. tanto ‘desde dentro’ de la misma Antropología de la Música (por la evolución de la misma teoría antropológica) como ‘desde fuera’ (en reacción a la fuerte presencia de la Antropología en la Etnomusicología). y que mantuvieron una influencia considerable aún hasta 1980. Entre los primeros. destacan los estudios sobre performance y otros que Titon en 1989 retuvo 13 . por ej. las perspectivas individuales en detrimento de las de conjunto. presentó una interesante adaptación de las ideas de Geertz a los ámbitos de la Etnomusicología proponiendo con éxito un modelo que retomaba pero también corregía al de Merriam. Pero constata que comenzaron a surgir nuevos paradigmas que se separaban del neofuncionalismo de Malinowsky (Merriam). la sociología. ¿Cómo fue la evolución de esos años (70-80) hacia esa mayor apertura de esquemas teóricos y la ampliación y diversificación de intereses consecuente? Surgen temas como el diacronismo y el cambio en la música (a veces acompañado por un mayor interés en las fuentes escritas). Entre 1973. que parece retomarse. y 1986. se busca indagar en cómo operan los individuos dentro de la sociedad. en el artículo arriba referido. se observa una evolución paulatina en la disciplina. Además.El artículo anunciaba ya una tendencia emergente en las ciencias sociales de finales de los 70. Tal evolución y diversificación hará que James Porter en 1995 pudiera afirmar que ya estaba claro que la influencia que ha recibido la Etnomusicología en sus métodos y técnicas provienen no sólo de la Musicología y la Antropología. con un repertorio concreto. que comenzaba a dar más importancia al ‘hombre singular’ (cosa que en buena parte ya había asumido Blacking) como objeto de la investigación. analizando su interacción con el público. ‘antropólogos de la música renovados’. etc.

las etnomusicólogas Norma McLeod (Ottawa) y Marcia Herndon (UCLA) habían editado el libro The Ethnography of Musical Performance. He aquí algunos de sus hitos. El término más parecido en castellano es interpretación. etc. La hipótesis de Qureshi es aparentemente simple: que la música es sensible al contexto. el cual reconoce la influencia de Lomax para descubrir áreas de investigación como son los aspectos rituales de la música. o los estudios sobre performance. Los qawali no son un objeto sonoro cerrado: a partir de una teoría. pero la palabra inglesa también designa todo lo que sucede durante la puesta en escena. practicado entre los sufíes musulmanes de Pakistán y la India. La música provoca un fuerte impacto al oyente sufí (no sólo a los músicos sino a los devotos oyentes). poco valorados en los EEUU y con más presencia en países como Francia o Canadá. los eventos concretos de los conciertos. Context and Meaning in Qqwali. Algunos han traducido el término como ‘Análisis sensible al contexto’ y como ‘performance musical’. En 1984 Gerard Béhage dirigió la publicación de un libro titulado Performance practice. una característica muy adecuada por los objetivos que Qureshi se propone: estudiar la dinámica de interacción entre los oyentes (no sólo ‘la audiencia’ en general. La performance comenzó a ser muy valorada en la década de los 80. del evento musical. En dicho género el canto se usa como medio para suscitar e intensificar el sentimiento místico. Lo estudia analizando la interacción entre respuestas del público y decisiones de los músicos (y viceversa). que contribuye a llevarlos a un estado de éxtasis. era extensible a todas las músicas. el qawali. no sólo a las ‘étnicas’ incluida la culta occidental En 1986 la etnomusicóloga americana Regula Burckhardt Qureshi publicó un libro sobre la performanece titulado Sufi Music of India and Pakistan: sound. que influyó en los posteriores estudios sobre performance.como ejemplos de un nuevo paradigma de la Etnomusicología: ‘los estudios de la gente que hace música’ o estudios de ‘cómo la gente experimenta la música’. como el estilo de canto. y analizar su influencia en el resultado final. unos esquemas melódicos parcialmente definidos y un texto sólo parcialmente compuesto. En 1980. Nettl opina que un efecto saludable de la empresa Cantometrix de Lomax había sido llamar la atención sobre la importancia de aspectos antes no tenidos en cuenta en los análisis. Qureshi realiza un original y riguroso trabajo en el que estudia la improvisación y la influencia del contexto en un género. Este dar mayor importancia a los elementos extramusicales del hecho sonoro concreto. se deja un amplio margen a la creación improvisatoria. el efecto producido en el público por la música. 14 . sino cada oyente en particular) y los músicos durante la performance. la participación del público. se sitúa el nuevo auge que cobró la semiología musical entre los 70 y 80. Entre los segundos.

en su importancia e incluso influencia en repertorios concretos. Pelinski a propósito de esto observa (1998: 39) que desde mediados de los setenta. llegaron pronto: no se podía convertir un corpus musical en una 15 . es el de James Porter. muestra cómo cambian tanto el repertorio como la concepción que de éste tiene el artista. Los primeros intentos de aplicación de modelos lingüísticos en Etnomusicología pretendían dotar al análisis etnomusicológico de métodos más rigurosos. y nos hemos detenido en algunas de las líneas de diversificación: centrarse en los modos operativos de los individuos singulares. epistemología y valor: reconsideraciones de un modelo conceptual de performance” (1988). Estudiando la evolución de un repertorio en un artista concreto. del status científico que le faltaba. la semiología musical intentó una mediación teórica entre ambas tendencias (la antropológica de orientación culturalista. También se sugirió su adecuación para trabajos de análisis sobre música culta occidental. Las tentativas semiológicas no llegaron a prender entre muchos etnomusicólogos. Otro estudio dedicado a la performance aunque desde un punto de vista diverso (más centrado en el artista singular). analizar el papel del contexto en la elaboración de la música. y la musicológica más formalista). profesor en la UCLA: “Contexto. el modelo que desarrolló fue visto como riguroso y original para el análisis de la música como proceso. Pelinski (1998: 39) concluye que el proyecto explicado en la famosa tripartición propuesta por los semiólogos Molino y Nattiez” tampoco llegó a alcanzar los resultados que se esperaban.En cuanto a la metodología puesta en práctica por Qureshi. Estos autores ven en la semiología musical un herramienta útil para superar esas disyuntivas planteadas. Las críticas de algunos como Feld. Como ningún enfoque lograba resolver satisfactoriamente las dificultades planteadas por la unión entre las perspectivas del investigador (etic) y la de los protagonistas de las músicas estudiadas (emic) ni entre aproximaciones de tipo musicológico y antropológico. Boiles y Nattiez presentan en su Petite Histoire un resumen de la teoría semiológica que por esos años Nattiez había comenzado a desarrollar. Hemos visto con estas referencias que los intereses de la Etnomusicolog se iban diversificando. En ese artículo se estudia el cambio musical a través del examen de la psicología del artista. El intento superador de la Semiología Musical (década de los 80) Boiles y Nattiez escriben en su Pequeña historia de la Etnomusicología que el paradigma antropológico no alcanzó a construir un puente epistemológicamente transitable entre estructura sonora y cultura. al hilo de los cambios que observa en las respuestas del público.

Frente a la posición de la Antropología de la música. aunque no es fácil encuadrarle en ninguna de las tendencias. esta mayor amplitud de miras analíticas permite salir de la dicotomía etic-emic. es decir partiendo sólo de las estructuras cognitivas y sociales de los protagonistas de la música.gramática. compás. En esta obra aparecen muchos conceptos de la Musicología e historia de la música (polifonía. Nattiez elige para su crítica la paradigmática frase de Blacking que rezaba que “Mientras el análisis formal no comience por el análisis de la situación social que engendra la música. ‘émicamente puro’. La propuesta semiológica va por la línea de buscar varios niveles de análisis [‘niveles de pertinencia’ en su terminología] en el fenómeno musical. de formalista. escalas. pertenece a la tradición francesa. No un sólo nivel ‘de pertinencia’. éste no tiene sentido”. el neutro y el estésico (Molino. a la semiología. Se le acusó. Una referencia al etnomusicólogo francés Shinma Arom es importante. que Nattiez llegó a calificar como una de las más importantes obras de la Etnomusicología. Según Nattiez. modos. La semiología planteaba una oposición entre análisis musicológico y antropológico y pretendía resolverla. y en su caso. sea el formal o el cultural o émico. y el estudio de diversas estrategias perceptivas asociadas a una misma pieza. Pero el ‘antropologismo’ frente al que se situaba la semiología también presentaba sus puntos flacos. heterofonía. Nattiez. No siendo semiólogo en sentido estricto. que Arom. 1975. sino tres: el puramente ‘sociológico’ a la manera de Blacking (partiendo de las categorías émicas). considera útiles para analizar estas músicas. pues. Con rigor y precisión razona qué conceptos y cuáles no son aplicables a este repertorio. aun admirándole y habiéndole dedicado estudios y artículos. a las polifonías y polirritmias de África Central). Su obra más conocida. Structure et méthodologie (1985). como si lo musical emanara de lo social (es una crítica del neofuncionalismo en Etnomusicología). son críticos con muchos de sus posicionamientos. etc. Polyphonies et Polyrythmies instrumentales d'Afrique Centrale. 16 . pulso. Tres niveles o dimensiones del modelo semiológico de análisis: el poiésico. el estilístico o formal. 1975). aunque semiólogos como Nattiez y Molino. para él la Etnomusicología es ante todo musicología aplicada (por ejemplo. es un verdadero tratado de Musicología de corte más bien formalista.). y como si los conocimientos del investigador no pudieran entrar en juego con las categorías de los protagonistas de las músicas que investiga. tempo. aplicado al estudio y análisis de un repertorio ‘extraño’ al habitual del estudio musicológico: las polifonías y polirritmos de África Central. Para ello construye argumentos que razonan la esterilidad de un análisis en el sentido de Blacking. en un verdadero esfuerzo por adaptarlos a un repertorio tan diverso al occidental. hoquetus. Arom puede ser definido como musicólogo que investiga músicas no europeas.

.) tal es. quedarían reducidas al mínimo indispensable. las ceremonias. se encuentran los útiles materiales (instrumentos de música y voces) y conceptuales (vocabulario vernáculo).Igualmente admirables son sus técnicas usadas (muchas desarrolladas por él mismo durante años) para transcribir y analizar los polirritmos africanos. y lo cultural no interviene. Y denunció que algunos manuales de Etnomusicología escritos en los EEUU ni siquiera lo nombraran. en el análisis.. que queda en el centro del proyecto etnomusicológico. Nattiez escribió en 1995 que el trabajo de Simha Arom sobre polifonías y polirritmos. por sus métodos y por la claridad y rigor de sus análisis podría haber hecho mover la balanza de la disciplina hacia un mayor peso de las aproximaciones musicológicas. Nattiez explica y resume bien este modelo (1995: 39-40): El primer círculo [el verdaderamente importante para Arom] atañe a la materia musical y su sistemática: “El estudio de la sistemática de las músicas étnicas en su contexto cultural. evitando todo tipo de consideraciones estéticas.) En el cuarto círculo pone la simbología general y los mitos. Quizás en la raiz de esta ‘ignorancia’ infuyeron posturas personales. desde el punto de vista del método. inividuales). Todo este trabajo de tipo técnico. la tarea va de la estructura musical a los datos culturales extramusicales usados como corroboración del análisis inmanente. y después acudir a los datos culturales extramusicales para corroborar los análisis. (Nattiez. para Arom es justo al revés. 1985: 21). incluso si esa estructura es pertinente culturalmente. lo exterior no haría sino confrmar nuestro análisis sobre ‘lo interior’ (la estructura musical).. por el que recibió Arom un premio de la UNESCO. La decisión de Arom de reducir las “informaciones de orden etnológico relativas al contexto sociocultural al mínimo pertinente” (Arom. retenida por muchos como algo ‘radical’: las informaciones de orden etnológico referentes al contexto sociocultural. situándose en un plano premeditadamente ‘aséptico’. sino como validación de lo estructural. Lo cultural sólo sirve como validación de los resultados de análisis estructural. La tarea del etnomusicólogo sería estudiar lo musical como estructura. Según Nattiez. al ‘mínimo pertinente’. familiares. La obra de Arom es más conocida en Europa que en los EEUU. En el segundo círculo. en el tercero las funciones socioculturales (con los rituales. el contenido de un mito no tiene ninguna pertinencia ni ninguna incidencia sobre la sistemática musical del repertorio. quizás no ha sido tan contestado por la bibliografía como su posición teórica de fondo. es decir en el lugar mismo en que ellas se han realizado(. lo verdaderamente digno de estudio. Para él. (. 17 . si para Blacking lo exterior explicaba lo interior. La posición teórica de Arom viene explicada a través de su famoso modelo de los círculos concéntricos referente a las relaciones entre música e informaciones ‘externas’ a la música... las danzas) y las circunstancias (sociales. la música es fundamentalmente un hecho de estructura.. 1995: 38). de seguro que no fueron bien vistas entre muchos etnomusicólogos. en nuestra opinión la verdadera vocación de la etnomusicología” (1985: 878). Ante Arom estamos en presencia de un cambio completo de la perspectiva antropológica: desde el punto de vista ontológico. Todo el resto no viene sino a validar lo que se ha caracterizado del círculo central (1985: 5).

Los simbólico. tiene. en los medios de acceso a la música. Así por ejemplo Bernard Lortart-Jacob escribió sobre la postura de Arom frases tan ‘duras’ como éstas (1995: 75 y ss) No está claro que una ciencia humana gane con estrechar a priori su campo y reduciendo deliberadamente lo que constituye su materia misma. es más fructuoso considerar que la música. El problema no lo centra. Y continúa Lortat-Jacob a propósito del ‘modelo’ de Arom (Lortat-Jacob 1995: 75-76): No se puede. Arom define a la música asépticamente. Terminemos esta exposición con un resumen de las ideas de de J. porque todo medio sería bueno para Lortat-Jacob con tal de que sirva para aproximarse a ella. En efecto. o mal interpretado. ni las piezas ni el nombre. pues. como sí hace Arom. como privada de todo contenido semántico. en continuidad con sus postulados de base estructuralista. por rigurosa. mucho espesor semántico. parece haber caído en la teoría de la tábula rasa. Nattiez en que se comparan las teorías de Arom y Blacking. En término de estrategia de investigación.. su posición de fondo nunca llegó a ser muy compartida. contrariamente. Pueden servir de resumen crítico sobre una manera de hacer Etnomusicología que aunque aparentemente opuestas. por buscar objetividad. toda consideración estética: cuestiones tan simples y relevantes entre las preguntas habituales del encuestador como ‘si está bien interpretado eso’. mantienen puntos en común -como Nattiez hace ver. sirven para acabar de conocer el sistema musical que el etnomusicólogo investiga.’ Tampoco comparte Jacob que el etnomusicólogo deba descartar. es decir no hay que escribir sólo para la comunidad científica. Si se quieren producir trabajos que sean científicamente viables.pero que ya en los años 90 parecían ir quedando superadas. como defiende Arom. ante el que a priori no se conoce ni el modelo ni la forma. Las nuevas 18 . está en el centro.Pero es que en la teoría o epistemología de fondo. cuando escribe que el etnomusicólogo ha de situarse ante la música investigada como 'ante un puzzle a construir. Mientras parte de su metodología es aceptada y respetada..J. Lortat Jacob concluye que la Etnomusicología por fuerza es una ciencia menos 'dura' que lo que Arom propone. al contrario. es lo que da sentido e influye de manera quizás decisiva sobre la forma. cuestiones ligadas a consideraciones estéticas de los protagonistas. suscribir la teoría de los círculos concéntricos tal como la expone Arom según la cual la materia musical y su sistemática ocupan el lugar central y lo simbólico un lugar periférico. se requiere una doble reconocimiento de paternidad: no se puede construir sin el concurso de aquellos en cuyo nombre se habla. Arom será duramente criticado principalmente por los mismos europeos. Arom.

El libro reúne cronológicamente una colección de ensayos escritos por Geertz entre los años 1957 y 1972. Arom manifiesta en sus escritos un tipo de ‘funcionalismo ontológico’ que es de tipo inverso al de Merriam y Blacking: para ellos la cultura determinaba a la estructura sonora. quiso recuperar el estudio de la sistemática musical y situarlo en el centro de la disciplina.. Y los etnomusicólogos culturalistas habían comenzado ya a recomponer sus ideas. 1987). además de apuntar a una estéril oposición entre la aproximación musicológica y antropológica. Nattiez descubre en la obra de Arom continuas referencias a la pertinencia del análisis de lo cultural. Y una vez más. Y concluye que más que reducir la esencia de lo musical a sus solas estructuras inmanentes hay que abordarla como un hecho musical total. Pero será sólo a partir de 19 . emitir una opinión crítica personal de uno de sus libros fundamentales: La interpretación de las culturas. metodológicamente es vano considerar que los círculos exteriores no intervienen sino como validaciones del análisis. aunque suponga una especie de paréntesis. y no sólo en un único sentido (de lo musical a lo no musical) sino según una ida y vuelta entre los procedimientos de análisis y las informaciones que de diversas maneras suministra la cultura en cuestión. pero los culturalistas percibían que resaltaban en exceso los signos y estructuras musicales en detrimento del contexto y significado social: la música quedaba ‘objetivada’. la Etnomusicología durante veinte años eliminó de su campo de actividades el análisis musical empírico. publicado en 1973. Clifford Geertz. Pero con el error de que.. como discípulo lejano de Brailoiu. La recepción en Etnomusicología de la Antropología Interpretativa (Timothy Rice. Uno de los pensadores que más estaban influyendo en ellos por aquellos años es Clifford Geertz. la pelota quedaba en el campo de los culturalistas.tendencias que por esos años ya habían aparecido en la Etnomusicología las exponemos en el punto siguiente. fue que bajo el pretexto de que había que reconstruir antes los contornos socio-culturales de una música para comprenderla. y había que comenzar por el análisis de la cultura (los círculos exteriores en el sistema de Arom). La semiología los había ampliado a tres. El resultado para Nattiez. Según lo ve Nattiez (1991: 77-80). La obra en conjunto de Clifford Geertz ha sido desde los años 70 hasta hoy una de las que más han contribuido a un cambio de orientación en la Antropología cultural y ha influido en etnomusicólogos significativos. consideramos interesante. Los postulados estrusturalistas de Arom le habrían hecho reducir los niveles de pertinencia. En este sentido Arom.

enfoque dominante durante la década de los 50-60 y 70. neofuncionalistas. a pesar de que los “científicos” lo tachen de acientífico. Guiado de profundas intuiciones. su método apasionó a muchos antropólogos. si sirven. en la década de los 90. Su labor ha sido retenida como una de las más influyentes en el pensamiento -en ámbitos sobre todo anglosajones. Pretende hacer explicaciones interpretativas de hechos culturales concretos a través de “metáforas posibles”. Es crítico con los enfoques marxistas más ortodoxos y con la antropología estructuralista de Levi-Strauss. La interpretación consistiría en penetrar en los hechos culturales de la forma más aguda posible 20 . y a España llegó algo tardíamente. de excesivamente prudente. como estudio científico de la realidad. de interesado en sugerir tenuemente la tarea de la interpretación más que en desarrollarla de forma rigurosa. En los 90. llamados a sí mismos “posmodernos”. postmarxistas. distanciamiento de extremos y agudeza crítica. A través de conceptos que expliquen los contenidos simbólicos de los hechos culturales.) lo tacharon de literato e idealista lastrado por las ideas de Parsons. analogías acertadas. Geertz es filósofo y antropólogo cultural.1987 cuando su pensamiento entre de lleno en ámbitos etnomusicológicos. ir más allá de la simple descripción de los hechos. Geertz insistió en que el progreso de la antropología (cultural) no iría de la mano de la precisión creciente de sus fórmulas. La de Clifford Geertz ha venido a llamarse antropología simbólica. Los cientifistas (estructuralistas. Busca definir el concepto de cultura a través de la interpretación de hechos culturales concretos. Pero tuvieron que encajar sus finas y penetrantes críticas. a partir de la reflexión hacer teoría. en la que se pretende introducir a fondo para. al que tacharon de indeciso. etc. pero de lleno. Se le ha visto como el principal representante del movimiento que reanima el estudio de la cultura entendida como un sistema simbólico. se distanciaron de él. se trataría de hacer interpretaciones de la realidad sin separarse excesivamente de ella.en el último cuarto de siglo. Para él. Geertz se muestra como un observador penetrante de las realidades culturales. El debate se suscitó. Ha sido uno de los autores que más han contribuido a la crisis de la antropología entendida como ciencia. prudencia. a raíz de un artículo de Timothy Rice (profesor en California) que estaría llamado a recibir bastante aceptación en los ámbitos de Etnomusicología. lo simbólico tiene una existencia tan real como lo material. Las realidades culturales se deben explicar siempre a partir de ellas. como pretendían los científicos. sino de de un paulatino refinamiento del debate. Una de sus ideas es que no hay por qué renunciar a categorías incluso estéticas... sus discípulos. una pluma excelente y un trabajo intenso. Sus partidarios lo ven como modelo de ecuanimidad.

entenderíamos mejor al hombre.. actitud que en principio sirve para comprender cómo las culturas son muy diversas y legítimas en sí mismas. sino algo integrado por convenciones que posibilitan. afirma que no se pueden definir bien cuáles son. tan presente en la antropología cultural: La antropología cultural no es dueña de sí misma. que siempre viene realizado en torno a culturas definidas.) suelen ser diversas. todo es construcción cultural. de la afirmación de que todas las culturas pueden entenderse como encarnaciones concretas del espíritu humano. con valores a descubrir (huida del “etnocentrismo” europeo).) Todo el quid de un enfoque semiótico de la cultura es ayudar a lograr el acceso al mundo conceptual en el que viven nuestros sujetos de forma que podamos “conversar con ellos”. Es inseparable de los hechos inmediatos que presenta (. da el salto a la afirmación de que casi todo. biológicas. el hombre mismo. sociales. La diversidad de culturas históricas. Hay una serie de coincidencias en todas las culturas. el otro elemento. por ej.. Hay una ausencia en Geertz de toda fundamentación metafísica. pero las respuestas a las mismas necesidades (vitales.) es bastante limitada. No que mucho es construcción cultural. sólo breves vuelos de raciocinio suelen ser efectivos. En esto es fiel al postulado del trabajo de campo. el entendimiento y la gobernabilidad. construyeron. la explica Geertz en muchos textos. o respuestas libres (culturales. vuelos más prolongados van a parar a sueños lógicos y a confusiones académicas con simetría formal (. Por ejemplo (1973/1995: 35): En antropología. Entendiendo bien cada cultura. resalta que el 21 . del que Geertz no se sustrae.. De aquí ciertamente que se da con facilidad el salto hacia el relativismo filosófico: no existe algo semejante a una naturaleza humana. etc. es el del relativismo cultural. Entiende que el relativismo es en cierta manera peligroso.y presentarlos de manera que los entienda tanto un miembro de la cultura en estudio como uno que no lo es. explicaría bien al hombre. Pero no obstante.. Este relativismo cultural Geertz lo aplica para rebatir el universalismo que otras antropologías de corte funcionalista y estructuralista. El tipo de interpretación que el antropólogo ha de hacer. Las generalidades a las que logra llegar se deben a la delicadeza de sus distinciones. es pura historia. sino todo. Como se ve. pura cultura. abierto a nuevas búsquedas. no necesarias) a problemas específicos. más que afirmar que no existen universales. Geertz.. Pretende salvar una base común en el ser humano. pero legítima en cada caso) que el hombre no sea un caos ingobernable. Geertz. Son convenciones útiles.. Relativista.) La libertad de la teoría (. Pero siempre sin separarse de los hechos.. no a la fuerza de sus abstracciones. Las culturas concretas son las que facilitan (de manera distinta. Plantea la pregunta de qué es natural en el hombre y qué es cultural.

Cultura es la urdimbre de signifcaciones atendiendo a las cuales los seres humanos interpretan su experiencia y orientan su acción. productos elaborados partiendo ciertamente de nuestras tendencias. XX (Heidegger. se impone conocer bastante más que las propiedades genéricas de la piedra y el vidrio y bastante más de lo que es común a todas las catedrales. destacando la primacía de la función simbólica de todo objeto cultural. que según Yepes. De manera que cultura y estructura social no son sino diferentes abstracciones de los mismos fenómenos. [Cabe preguntarse si el hombre no es naturaleza y cultura. no es condición suficiente para negar todo universal o toda base natural: esto ha de ser argumentado].hombre es lo que es su cultura (1995: 56): Nuestras ideas. Según Ricardo Yepes (1996: 328). más que como producciones humanas.. o mejor.. es una catedral y no sólo una catedral. Por su parte los antropólogos (ciencias sociales en general. la semiótica. como expresión de ésta. esto es lo más importante– los conceptos específicos sobre las relaciones entre Dios.) y considerar el sistema social como la estructura de la interacción social misma. Ese planteamiento de las ciencias sociales contemporáneas. para percibir lo que ella es. pero ello no obstante productos elaborados. la red existente de relaciones humanas. con el recurso a su análisis formal: hay que conocer la mentalidad de los que construyeron Chartres. y este es un buen principio de interpretación. como lo es también Geertz) tienden a considerar las obras humanas en sí mismas. Los historiadores seguidores del romanticismo y del historicismo enfocan la cultura como “espíritu objetivo” que se va formalizando históricamente. la psicología. incluso como estructura previa que determina al hombre. lo mismo que nuestro propio sistema nervioso. Para comprender lo que Chartres significa. el hombre y la arquitectura que rigieron la creación de esa catedral. y sus críticas a los antropólogos estructuralistas y post-estructuralistas. En el siguiente pasaje.. Ricoeur). Que sea sumamente difícil distinguir entre qué es cultural y qué es natural. 22 . es cultural por naturaleza. nuestros valores. Así que propone que las obras culturales [musicales] no se explican sólo con las medidas. Y con los hombre ocurre lo mismo: desde el primero al último también ellos son artefactos culturales.). los antropólogos culturales en particular. nuestros actos y hasta nuestras emociones son. estructura social es la forma que toma esa acción. se percibiría también en la obra de Geertz. Es necesario comprender también –y. muestran un enfoque superador. Geertz realiza finos análisis de las cuestiones culturales más variadas. a mi juicio. tematiza u objetiva la cultura. a pesar de que da el paso hacia la filosofía del S. Gadamer. (. facultades y disposiciones con que nacimos. El movimiento romántico entendió la cultura como interioridad. el concepto cultura es un fenómeno tan amplio que conviene estudiarlo desde perspectivas complementarias y no unilaterales. Chartres está hecha de piedra y vidrio. distingue y relaciona los conceptos de cultura y estructura social (1995: 133): Uno de los modos más útiles –pero desde luego no el único– de distinguir entre cultura y sistema social es considerar la primera como un sistema ordenado de signifcaciones y de símbolos (. sino una catedral particular construida en un tiempo particular por ciertos miembros de una particular sociedad. productos culturales.. pero no es solamente piedra y vidrio.

Por su repercusión posterior. en los años 80. y el efecto del modelo fue el aumento de estudios sobre comportamientos sociales. la Etnomusicología ha sido creada y recreada constantemente. Según Rice. verbales. En 1987 apareció en la revista Ethnomusicology el citado artículo de Timothy Rice. Sonido o la Música en sí y Comportamientos sociales asociados a esa música). Y se ha demostrado fructífero. a la semiótica. conceptos. Pero el problema. al estructuralismo.. Tenía entre otras virtualidades el de ser simple. Modelo sencillo. Por razones de espacio. veinte años después de la ‘entrada en vigor’ del modelo de Merriam. inclusivo y coherente. etc. 23 . Nuevos modelos se proponen cada poco tiempo. se seguían percibiendo signos de ‘resistencia’ a la tan solicitada y augurada perfecta unión entre los así llamados enfoques ‘musicológicos’ y ‘antropológicos’. El modelo de Meriam (1964) fue un modelo muy eficaz.Timothy Rice. clasificar en una dirección determinada. a la etnografía. con tres niveles de análisis relativamente complejos e inclusivos (Conceptualización del hecho musical. al marxismo. Según Rice los modelos son un resumen de las teorías de fondo que están a la base del pensamiento de sus mentores. Recordemos lo que sobre el modelo se escribió en el apartado correspondiente referido a los tres niveles (música. En efecto. que intentaron encontrar intersecciones entre esos tres niveles. a interpretar. según lo ve Rice. presentamos un resumen del mismo. La visión de la Etnomusicología como estudio de la música en la cultura. Así que Rice afirma que era hora de repensar la relación entre la Etnomusicología y sus disciplinas afines. Había cierto pesimismo sobre las aportaciones del modelo en lo referente a la búsqueda del enfoque unitario ideal. Los modelos proveen de categorías intelectuales que en principio ayudan a contextualizar. no citaremos literalmente. comportamientos) CONCEPTOS SONIDO COMPORTAMIENTOS En la búsqueda de esas conexiones entre las diversas partes del modelo. se acudió a la biología. permanecía en esencia. seguía siendo cómo hablar de manera convincente de la relación entre la música y los otros niveles.

Y he aquí que Rice propone la adopción de las principales ideas de Geertz. Por otra parte. que pretenderemos salvar más abajo. Según Rice. Rice lo que plantea es encontrar el modo de reconciliar el estudio de los aspectos estructurales de la música tal como los ve la Musicología histórica con el de los aspectos antropológicos tal como los concibe la Etnomusicología. Para ello cita a Nattiez. Y propone que sin rechazar estos aspectos culturales o antropológicos. Mientras el modelo de Merriam tendía a poner el acento en los procesos sociales. más que por los procesos sociales. ya no eran privativos de las humanidades. por cómo el hombre construye históricamente la música. se valoren más los aspectos históricos. en el que propone el análisis de la música es descendido a un nivel previo del modelo (nivel IV). NIVEL I Finalidad de las ciencias humanas Humanidad NIVEL II Finalidad de la musicología Cómo hace música el hombre Construcción histórica 24 . el énfasis en el individuo era la más débil área desarrollada en Etnomusicología a favor de ‘los procesos sociales’. quien deplora lo que él llama el culturalismo sincrónico de gran parte de la Etnomusicología y argumenta a favor de un mayor énfasis en los enfoques diacrónicos. Recordemos el artículo de Gourlay. aunque sin desistir de un interés esencial por las bases sociales de la vida y la experiencia de la música. no una búsqueda cientifista de causas y homologías. sino que deben plantearse. que ya fue un primer ‘toque de atención’. mientras que las acciones de las personas en la creación. El mismo John Blacking había sido un claro defensor de las aproximaciones al estudio del individuo. experiencia y uso de la música pasan a ser la meta de la investigación (nivel III). según Rice el etnomusicólogo ha de preguntarse. pero la manera de relacionarlos es más flexible y variada. Observa que mientras en el modelo de Merriam el sonido musical está contrastado directamente con el comportamiento social y la conceptualización. Las ‘preguntas culturales’ y la inclusión de lo diacrónico no sólo pueden. alejando entre otras cosas de la Musicología histórica. Sin embargo. en su modelo los niveles analíticos de Merriam aún pueden usarse. puesto que el hombre construye sus sistemas simbólicos históricamente. así como la crítica literaria. sin renunciar a la ‘cientificidad’ -como Geertz hacía en Antropología-. la mantiene socialmente y la crea y experimenta individualmente. sino que recientemente habían sido adoptados por las ciencias sociales. Rice está proponiendo con esto acercar la Etnomusicología a las Humanidades y por ende a la Musicología histórica. Véase aquí un escollo del modelo. Rice constata que estudiar las individualidades. Es una manera de decir no al funcionalismo y sí al simbolismo y al ‘método humanístico’.

Para él lo importante es estudiar cómo la música se recibe históricamente. la experiencia individual que recibe la tradición. intentando encontrar correspondencias entre cosas dispares (dispares aparentemente en términos funcionalistas que metodológicamente separaron tanto ‘lo social y lo cultural’ que después era difícil encontrar puntos de contacto). Merriam contrastaba sus tres niveles directamente. Para ello. intentando tender vínculos entre musicólogos y etnomusicólogos. sin incluirlo en el centro de su modelo. recuerda que mientras los musicólogos tendrían que enseñar a los etnomusicólogos sobre los procesos creativos históricos e individuales. en esencia.NIVEL III Procesos formativos Conservación social Creación-experiencia individual Análisis musical NIVEL IV Procedimientos analíticos Análisis del comportamiento Análisis cognitivo Aunque este esquema muestra cuatro niveles. Era. Ahora bien. En este sentido el modelo de Rice habría quedado mejor. sigue quedando relegado. puesto que los procesos interactúan (la historia como tradición. a nuestro 25 . y ‘resuelve’ el problema demasiado pronto descendiendo lo musical a otro nivel. adoptar perspectivas humanísticas sin rechazar las de las ‘ciencias sociales’ (la antropología entre ellas). el resumen de un rechazo a excesivas pretensiones de cientificidad de la antropología de los años anteriores. se experimenta individualmente y se mantiene socialmente. relación entre música y sociedad. el de los procesos formativos. Rice observa que en su modelo. Intenta tender puentes. El ‘sonido en sí’. las instituciones en las que ‘viven’ tanto la historia como los individuos). entendemos que Rice no acaba de tender bien el puente entre música y sociedad. las relaciones entre sus partes pretender ser más naturales y ‘elásticas’: CONSTRUCCIÓN HISTÓRICA CREACIÓN Y EXPERIENCIA CONSERVACIÓN INDIVIDUAL SOCIAL Rice con este modelo propone una Musicología unificada. el nivel en que Rice se sitúa principalmente es el tercero. los etnomusicólogos tendrían que enseñar a los musicólogos sobre los procesos sociales.

La ‘fragmentación’ de la Etnomusicología. Un resumen de James Porter. Década de los 90. se analiza en el punto siguiente. aunque con una Antropología de base teórica renovada. En la década de los 90 se percibe una ampliación aún mayor de teorías. pro manuscrito. los paradigmas antropológicos y lingüísticos que animaron a la Etnomusicología 7 Los fandangos del sur. Dicho resumen nos acerca a la actualidad. Las críticas a la Etnomusicología Interpretativa. CONSTRUCCIÓN HISTÓRICA MÚSICA CREACIÓN Y CONSERVACIÓN EXPERIENCIA SOCIAL INDIVIDUAL En esta propuesta nuestra. Nuevos discursos. análisis musical. además de establecerse entre los tres vértices del modelo. Por lo que se refiere a la evolución del propio Rice en los años recientes. Rice con este modelo no deja de situarse en la corriente de los ‘antropólogos de la música’. Hermenéutica fenomenológica. 1995). Comenzaremos este último punto con la exposición resumida de los principales paradigmas que James Porter (profesor de Etnomusicología y Folclore de la Universidad de CaliforniaLos Ángeles) ve en la Etnomusicología desde los años 70-80 hasta 1995 (Porter.entender. estudio cultural. 26 . 1998. métodos y objetivos en la Etnomusicología tras el ‘fracaso’ de los intentos de renovación por parte de la semiología y las correcciones en el interior del paradigma de la Antropología de la Música. De este autor tomamos el término ‘fragmentación de la Etnomusicología’. se establecen de continuo entre el sonido en sí y cada uno de los tres ‘procesos’. así. dedicado a Metodología. Entendemos que con este esquema se asegura aún más nuestra especificidad. Y su aplicación a la investigación de los fandangos del sur la hemos realizado en otro lugar7. Para Porter. Contextualización. las ‘idas y venidas’.B. Una explicación de nuestra propuesta de modelo la exponemos ampliada en el apartado I..

de la transcripción. el análisis ‘objetivo’ de las estructuras musicales. Pero sólo a partir de los años 60-70 comenzó a superarse la división histórica entre los estudios folclóricos y la Etnomusicología. La investigación se orienta más a las cuestiones del significado musical. Frank Harrison. Gilbert Chase y otros8. según lo ve Porter. aunque no haya sido una línea de investigación bien desarrollada de la Etnomusicología. las líneas de investigación de etnomusicólogos como Peter Manuel.  Las interpretaciones culturalmente diversas de la música. Merriam o la bimusicalidad de Mantle Hood) mantuvieron una influencia considerable hasta 1980. La ideología. Los etnomusicólogos en la actualidad. Destaca a Regula Quereshi y Victor Turner. ahora llamadas ‘músicas vernáculas’ para evitar todo tinte de ideología. Encuentra un precedente en Walter Wiora. Ya hemos visto la importancia que como precedente de esta actitud tuvo K. Recuérdese lo que al respecto dijimos del debate entre Rivera y Anglés a propósito de la música árabe y de otros musicólogos y su interés por las antiguas músicas populares. local. podrían renovar el estudio de la música artística occidental en los siguientes aspectos:  Sus conceptos y métodos para analizar e interpretar el hacer música (Porter)  El análisis sociológico del público y de los ensayos musicales. comenzó a recibir influencias del emergente posmodernismo. que Porter retiene como destacados en la década de los 80. Esto originará un modo más dialógico de trabajo de campo que situaba a los etnomusicólogos como parte de la pintura interpretativa. quien había estudiado las música ‘folk’ como fuente de las composiciones de músicas artísticas (1957). puesto que el interés por las músicas tradicionales ha estado presente en la Musicología histórica. a su vez. los métodos lingüísticos. La Musicología Comparativa había sido ‘anatemizada’ por los eruditos americanos. Porter retiene que la ampliación de las investigaciones hacia la música artística occidental por parte de etnomusicólogos habría sido el desarrollo más novedoso de la Etnomusicología de los últimos años. Con él. Se usará el término para toda música hecha en el ‘medio ambiente vernáculo’. También para este autor la semiótica pareció durante algunos años que podía ofrecer un relanzamiento del estructuralismo (al que califica de ‘estéril’ quizás porque en efecto el estructuralismo ha dado pocos frutos en Etnomusicología). en los contextos específicos en que la gente participa en las formas y procesos naturales de la vida cultural. son especialmente rigurosas y hacen uso de una metodología amplia y convincente. Además cita la importancia de los estudios sobre la performance. parecen ponerse de manifiesto aún más los límites de las aproximaciones aceptadas anteriormente: de la tecnología. cita Porter a las músicas folk y populares. Gourlay (1978). 1990). La fragmentación se manifestó en el surgimiento de nuevos paradigmas.A. por la influencia de Charles Seeger. También comenzó a emerger la investigación histórica y la arqueología musical. 1986).durante los 60 y 70 (el neofuncionalismo de A. En España no habría de retenerse esto como algo tan novedoso. 8 27 . Los trabajos de Pierre Boudieu y los principios reflexivos de la fenomenología y la hermenéutica comenzarán a hacer impacto. No obstante. También son temas habituales de estudio las músicas urbanas y étnicas y la música artística occidental. o bien para evitar la vaguedad del término ‘popular’.  La influencia estilística de las música populares (Manuel. Geertz (1973) llegó al debate etnomusicológico (Rice. La antropología interpretativa de C. Como otras áreas de estudio.

Pero puesto que en realidad no existen departamentos que estudien de manera orgánica temas como acústica. Por ejemplo la música de comunidades de inmigrantes en grandes ciudades. las estrategias y las tensiones ideológicas que ello refleja. Por último. Sobre la influencia del turismo en las músicas tradicionales tenemos en España -y en general en los países con desarrollo turístico-. O bien el fondo de una resistencia ideológica a la música ‘pop’ de Norte América. y las consecuencias políticas que tuvo. Porter cita como ejemplos el florecimiento de la música folclórica en Inglaterra e Irlanda en los 50 y 60 y después en Italia. Igualmente siguen haciéndose investigaciones comparativas e interculturales. abundantes posibilidades de estudio. (para doctorado. área de estudios de la Musicología fomentada en EEUU por Charles Seeger. o del turismo. o bien en un ambiente ‘trasplantado’. regionales o nacionales. Alemania. Otro campo de desarrollo está en los estudios sobre la percepción musical y la cognición. el control político.Más recientemente los etnomusicólogos han comenzado a investigar la ‘política de la cultura’. Antes se consideró este tipo de estudios como perteneciente a la ‘musicología sistemática’. que luego fue sustituido por asuntos religiosos. algunas de estas áreas las están trabajando etnomusicólogos o la musicología cognitiva. las políticas culturales aplicadas a la música. etc. En este sentido. generando muchos estudios muy documentados. en las música tradicionales. Escandinavia. o para ampliación) 28 . Porter constata que la mayoría de los trabajos recientes hechos por etnomusicólogos siguen centrándose en la descripción y análisis de los idiomas locales. La Antropología posmoderna. la batalla de los sexos. sicología o sociología de la música. estética. bien sea analizados en su ambiente original. semiótica. Otros tema que comenzó a adquirir cierta significación en los años 80 fue el del impacto de la ideología.