You are on page 1of 10

Diario de un bombero 

 
 

 
 

 
 

 
 

Presentación  del diario y  los tipos de intervenciones.   
 
 
 
 
 
Loren  Arrabal 

 

 

Hola  a  todos  los  lectores  de  esta  revista,  con  este  texto  empezamos  una  serie  de  artículos  y 
reportajes, sobre el tema y los asuntos de bomberos, siempre desde una perspectiva profesional y amena, 
dando  información  veraz  y  necesaria  al  lector  para  aquello  que  le  pueda  servir  y  de  lectura  agradable 
apreciando el trabajo de unos profesionales dedicados al servicio de los ciudadanos en los peores momentos 
de su vida, cuestiones de mucha penosidad, vida y muerte, sufrimiento y tristes alegrías, porque es triste lo 
que ha pasado, pero estoy feliz porque podía haber  terminado peor, difícil trabajo donde cuanto te quieren 
ver o reclamar es cuando quisieran que nunca  fuéramos necesitados,  pero así es este trabajo. 
 

 
 
Esta presentación es tanto de este diario como de quien lo escribe, mi nombre es Lorenzo Arrabal, 
trabajo desde octubre del 90, de bombero‐conductor, en el parque de bomberos comarcal del Guadalhorce, 
con  sede  en    Coín,  en  el  Consorcio  Provincial  de  Bomberos  de  Málaga,  dependiente  de  Diputación  y  los 
ayuntamientos consorciados, en estos años e intervenido en muchos siniestros y variados, realizando cursos 
de reciclaje, mucha preparación física y psicológica, para desarrollar trabajos con emociones encontradas y 
siempre intentando ser uno con aquello que se tiene que vivir, aunque no agrade ver sufrir a los demás, sean 
los  accidentados  o  los  familiares,  muchos  años,  más  de  20  años  de  veranos  de  fuego,  inviernos  de 
inundaciones, fiestas varias de accidentes, épocas y momentos familiares, con familias rotas y llorando por lo 
sucedido,  alegrías  de  trabajos  terminados  sin  perdidas,  sin  graves  perdidas  de  personas,  animales  y 
propiedades,  siempre  feliz  de  ir  a  cada  guardia,  sin  saber  que  ocurre  cada  día  de  trabajo,  donde  lo 
importante  es  estar  siempre  atento,  alerta,  preparado  y  dispuesto  a  todo  lo  necesario  para  solventar  las 
cuestiones de la vida y la muerte. 
 
Este trabajo de bombero es muy complejo y peligroso, es cierto que hay que tener algo de valor o 
carecer  de  un  poco  de  miedo,  pero  un  bombero  tiene  que  estar  preparado  para  múltiples  y  variadas 
intervenciones, donde a veces, se pueden dar varias en el mismo tiempo,  de las cuales vamos a referirnos en 
este árticulo, para conocimiento de los lectores de esta revista, pues los bomberos tenemos intervenciones 
tipo,  muy  claras  o  concretas  y  otras  más  desconocidas,  tenemos  intervenciones  nuevas  cada  día  por 
circunstancias de nuevos aparatos, industrias, circunstancias y otras intervenciones que por un asunto u otro 
cada  vez  realizamos  menos,  un  caso  es  la  limpieza  de  carretera  que  desde  algunos  años  realiza  los 

trabajadores de mantenimiento de carretera, aunque a veces trabajemos con ellos y otras sin ellos, cada vez 
más se están encargando de este cometido. 
 

INTERVENCIONES DE BOMBEROS 

 
Lo más conocido y por el motivo que se creó desde los tiempos del imperio Romano, hasta nuestros 
días, son los fuegos, donde en España y Francia, por ejemplo, nos llaman bomberos, por usar bombas para 
impulsar el agua que utilizamos para extinguir los incendios, en Italia sin embargo, se llaman vigilantes del 
fuego,  mientras  que  en  Inglaterra  y  desde  la  incorporación  de  la  mujer  al  servicio  de  extinción,  se  llaman 
luchadores del fuego, en sus respectivos idiomas, pero cada día tenemos más y variadas intervenciones. Lo 
fundamental es comprender y de ahí vendrá una mejor comprensión de nuestro trabajo, que estamos para 
proteger  personas,  animales  y  bienes,  en  cualquier  tipo  de  riesgo  que  pueda  implicar  muerte,  pérdida  o 
destrucción, dentro de toda una gama de formas de actuar que quizás a un afectado le sea incomprensible, 
pero  necesario  por  un  fin  común,  evitando  daños  mayores  y  más  graves.  Una  nave  ardiendo  quizás  no  se 
pueda extinguir sin poner en riesgo la vida de los bomberos, pero se intenta salvar las naves colindantes para 
que  el  fuego  se  contenga  en  la  nave  perdida,  siendo  el  daño  menor,  aunque  no  por  ello  doloroso  para  la 
persona  que  pierde  su  empresa  o  su  trabajo,  todo  esto  determinado  por  el  mando  en  cuestión  y  bajo 
fundamentos protocolarizados, donde la experiencia y los diferentes sucesos pasados dan pie a una mayor 
seguridad  en  las  intervenciones.  Siendo  razonables,  una  persona  puede  pasarlo  muy  mal  porque  se  le  ha 
quemado la casa, pero seguro que lo pasa muchísimo peor si algún miembro de la familia a perecido en el 
incendio o simplemente está herido e igualmente se padece si algún bombero o participante en el siniestro 
le  ocurriera  algo,  es  por  esto  muy  importante  ser  razonable  y  valorar  sobre  todas  las  cosas  la  vida  de  las 
personas en primera instancia, aunque sea muy penoso ver tus animales o tu vida emocional quemándose 
en objetos que aprecias y tienen una carga de recuerdos con un trabajo de años y años.   
 
Los bomberos actuamos en siniestros donde el fuego está presente, tanto en el casco urbano como 
en zonas agrícolas o forestales, desde una casa, una nave, un coche hasta contenedores de basura, siempre 
que  el  fuego  este  presente,  es  muy  normal  que  un  contenedor  ardiendo  se  propague  a  los  vehículos 
colindantes, por ello tener cuidado al aparcar no hacerlo cerca de éstos, también en fuegos de cunetas junto 
a la carretera que fácilmente pasan a ser agrícolas o forestales, de hecho muchos fuegos agrícolas de quema, 
por descuidos o cuestiones del clima, al propagarse se convierten en un fuego agrícola sin control quemando 
otras fincas y finalmente el monte y parajes forestales tan bellos como los de Barranco Blanco en la zona de 
Coín, Alhaurin el Grande, Mijas el año pasado, por ello mucho cuidado y medidas de prevención y control en 
las quemas agrícolas, el riesgo de incendio se incrementa en función exponencial a ciertas circunstancias, el 
simple  hecho  de  tener  corriente  eléctrica  ya  implica  opción  de  fuego,  bajo  unas  muy  determinadas 
coincidencias  y  descuidos,  pero  mucho  más  viable,  si  sumamos  quemadores  de  gas,  velas,  cerillas  o 
mecheros,  niños,  fumadores…  así  va  creciendo  más  y  más  los  riesgos,  nunca  será  igual  una  empresa  de 
mármoles con un peligro mínimo de continuidad del fuego, que si hablamos de una carpintería por ejemplo. 
 
Otro tipo importante en las intervenciones clásicas de los bomberos son los accidentes de tráfico, en 
los cuales las intervenciones son varias, desde la extracción de una persona herida o fallecida atrapada en el 
vehículo siniestrado, hasta incendio del mismo o limpieza  de la calzada de aceites y líquidos que pudieran 
provocar  el  de  otros  vehículos,  donde  a  veces  se  dan  dos  e  inclusive  todas  las  intervenciones  posibles, 
entendiendo que fácilmente se pueden transformar en otros tipos, caso del coche ardiendo en carretera que 
própago el fuego a la cuneta y este cogió virulencia en la masa forestal, como ocurrió hace algunos años en 
la sierra de Mijas. Teniendo en cuenta que un accidente de tráfico puede conllevar además por el descuido 
de los demás conductores atropellos de los diferentes cuerpos que intervienen en él, desde un guardia civil, 
policía local, sanitario, hasta los propios bomberos, es por esto que la prudencia y la diligencia de los demás 
conductores en caso de accidente evitan más accidentes, en temas de vehículos y siempre con riesgo para 
alguna persona o animal, también podemos actuar para abrir una puerta de un vehículo con un bebe, sea 
por  olvido  de  llaves  o  del  propio  bebe  dentro  del  vehículo,  casos  hay  para  todo.  Hay  accidentes  simples  y 

algunos muy complejos, desde golpes con otros vehículos, vuelcos, salidas de calzada, hasta  atropellos, en 
los  que  cada  uno  tiene  sus  especiales  cuidados  y  protocolos  para  una  extracción  diligente  y  con  el  menor 
riesgo para la vida de los accidentados y los profesionales que intervienen, donde el vehículo casi siempre 
siniestro total, queda en un segundo plano, rompiendo lo necesario para la extracción de la persona. 
 
Las  inundaciones,  ya  sean  por  roturas  o  por  inclemencias  del  tiempo  son  otras  de  nuestras 
intervenciones,  lo  normal  en  invierno,  también  en  algunas  primaveras  y  otoños  de  mucha  lluvia,  pero  hay 
veces que se dan por tormentas en verano, no habituales en nuestra zona de intervención pero si en otras 
zonas de España, a veces por roturas de conducciones o almacenaje de agua y otras por crecidas de ríos, las 
más  normales,  muy  común  en  el  rio  Guadalhorce,  año  sí  y  otro  también,  lo  importante  de  cualquier 
inundación  de  hogar  o  garaje  es  que  para  la  intervención  de  los  diferentes  elementos  de  desinundación  o 
desagüe  de  los  bomberos  se  necesitan  unas  condiciones  de  altura  mínima  donde  los  bomberos  nada 
podemos hacer y que además no implica riesgo alguno para ninguna persona, como es sobre 20 cm de altura 
de agua, por debajo de esta, nuestras herramientas nada pueden hacer. 
 
Otras intervenciones, son desde un ascensor averiado con personas dentro, la paciencia del atrapado 
es  importante,  hasta  aperturas  de  puerta  en  casas  con  peligro  o  posible  riesgo,  para  personas  o  bienes, 
recordar  que  no  somos  cerrajeros,  fugas  de  gases  varios,  donde  pueden  provocarse  explosiones  y  fuego, 
asfixiados o quedar en una simple fuga nada mas, problemas del tendido eléctrico, con o sin electrocutados, 
pudiendo provocar igualmente incendios o no, también caídas de árboles, por viento, lluvia o golpe, sobre 
casas, en carreteras… siempre la prevención es importante, no dejar los árboles muertos o con problemas, 
cortándolos  con  cuidado  y  diligencia,  por  personal  especializado  para  evitar  daños  mayores.  Hay  también 
otra  tipo  de  intervenciones  como  son  personas  perdidas  o  accidentadas  en  los  diferentes  apartados  de  la 
relación de las personas con la naturaleza, como caminatas en el monte o por ríos, escalada, paseos en bici, 
donde también somos requeridos, donde la prudencia y la preparación, equipos adecuados y conocimiento 
ayudan a evitarlos, también  y en todos los casos rescate de animales, sean mascotas o animales de consumo 
de sus productos o de ellos mismos, desde perros o gatos, caballos, a cabras, ovejas, vacas, algún caso hay 
de  avestruz  y  algún    cocodrilo  también  en  la  Aljahima  cuando  estaba  allí  el  cocodrilo  park,  avisperos  y 
colmenas con riesgo para las personas y cada día, nuevas historias con animales para nada de compañía que 
traemos de otros continentes y selvas, para tenerlos en el hogar.   
 
Un  apartado  de  los  siniestros  que  últimamente  nos  requieren  los  servicios  sanitarios  y  por 
aburrimiento del personal, son esos servicios donde las personas jugando a… no sé muy bien que, utilizan 
elementos no adecuados, quedándose atrapados partes muy significativas de nuestro cuerpo, liberar dedos 
de una trituradora de carne o el miembro viril de  un varón de diferentes aparatos para juegos sexuales, son 
parte ya también de algunas intervenciones. 
 
Cada día que vamos a trabajar, es una aventura, donde la vida y la muerte, el sufrimiento y la alegría 
están  presentes,  nunca  sabes  que  va  a  ocurrir,  ni  que  siniestro  te  puede  tocar  solventar  y  seguro  se  me 
olvida  algún  que  otro  siniestro  donde  participamos,  pero  la  preparación  física  y  mental,  los  cursos  de 
reciclado,  el  aprecio  a  tu  trabajo,  hacen  cada  día  que  las  intervenciones  tengan  otros  finales,  cuando  es 
posible ser así o al menos no vayan a más, donde lo irresponsable de las personas, como el fallecido del año 
pasado en el fuego de Barranco Blanco por no atender a las indicaciones de las autoridades, personas que no 
dan prioridad a los servicios de emergencias, que sólo paran cuando se ven agobiados y casi siempre en las 
curvas sin visibilidad, personas que todo les molesta o les parece inoportuno, que seguro pensarían de otra 
forma si fuera su gato, su casa, su familiar… es parte de nuestro trabajo, pero también parte del sufrimiento 
de la sociedad. 
Loren Arrabal. 
 

DIARIO DE UN BOMBERO. 
 

 

RIESGOS EN EL HOGAR Y PREVENCIÓN, UN BOMBERO DENTRO DE CADA CIUDADANO. 

 

 

 

 

 

 

 

 

Loren  Arrabal 

 
Todos  tenemos  claro  que  la  prevención  es  el  primer  eslabón  en  la  cadena  de  siniestros  y  sucesos  en  los 
cuales  deben  intervenir  los  servicios  de  emergencia  y  entre  ellos  los  bomberos,  es  por  esto  que  si  sabemos 
reconocer  los  riesgos,  la  prevención  es  más  fácil  y  ésta  se  realiza  con  un  trabajo  de  información  de  los  bomberos 
hacia  los  ciudadanos,    donde  estos  son  bomberos  en  una  primera  fase,  pues  con  la  prevención  se  evitan  muchos 
sucesos y si se dan, realizaran una adecuada actuación los ciudadanos en cualquier siniestro hasta la llegada de los 
bomberos profesionales. En la prevención, todos pensamos que lo hacemos bien y que cuidamos bien las cuestiones 
de prevención, pero la realidad es otra, siendo el hogar donde se dan la mayoría de accidentes, según las estadísticas 
que se realizan sobre el asunto. Casi el 60% de accidentes se producen en el hogar, donde la cocina ocupa un lugar 
preferente y las caídas la principal; entre los elementos de accidentalidad, el agua está en el primer lugar, seguido de 
los cristales y en último lugar electricidad y fuego, esto es muy importante tenerlo en cuenta para no creer que en el 
hogar estamos a salvo. Sin atención y cuidado, la prevención de nada sirve, estés donde estés. 
 
Todo accidente afecta a los bomberos, en algunos casos no se nos requiere por no ser en principio necesario, 
donde es interesante recordar que en algunas cuestiones si somos muy necesarios; otro asunto es el de no llamar 
por lo que pudiera costar, recordando que si se tiene seguro, es éste el que paga el servicio; cuanto más se tarde en 
llamar, los riesgos y perjuicios son mayores, a veces, para los demás ciudadanos también. En un fuego, por ejemplo: 
se puede apagar las llamas en una cocina, pero también hay que buscar si hay algún riesgo o rescoldo detrás de los 
muebles,  desmontándolos  para  extinguir  totalmente  el  posible  reinicio.  O  en  otros  casos,  no  llamar  porque  me 
cuesta dinero el servicio, conlleva que  cuando nos llaman es porque ya está ardiendo varias casas, cuidado con este 
asunto, pues el tiempo en nuestro trabajo implica vidas de personas y animales, también la perdida de bienes.  
 
 Como profesional del servicio de extinción y salvamento del CPB de Málaga, como Bombero/Conductor, al 
igual que cualquier otro servicio público, creo que es muy importante que esto esté en el aula y desde pequeño, en 
países  más  concienciados  en  estos  menesteres,  forman  parte  del  aula  todo  el  curso  y  con  prácticas  semanales  de 
evacuación y concienciación de los riesgos y peligros, en sus actuaciones y acciones, cambiando actitudes y creando 
una preparación en la persona sobre prevención y cuidados una vez producido el suceso o accidente, mejorando al 
individuo y la sociedad que forma parte; de una forma casi real, sin tomar esto como una actividad festiva y si como 
docente,  festiva  por  ser  realizada  una  vez  al  año,  en  algunos  casos  alguna  más,  hablamos  del  ámbito  escolar  y 
laboral, en el hogar nada de nada, ni pensamiento de que cambie esto, en casa la prevención no existe. 
 
Antes  de  meter  mano  al  asunto,  recordar  y  comentar,  que  hoy  día  hay  un  número  único  en  el  ámbito 
europeo  para  cualquier  emergencia,  del  tipo  que  sea,  aunque  también  existan  otros  números  más  concretos  al 
servicio necesitado; el número único de emergencia es el 112, bomberos suele ser el 080, este sería en nuestro caso, 
el  numero  de  bomberos  de  Málaga  capital  y  desde  hace  muy  poco,  el  085,  como  número  de  bomberos  para  la 
provincia dependiente del CPB Málaga, a este último tendríamos que llamar en la comarca del Guadalhorce, otros 
números  son:  Servicios  Sanitarios  061,  Guardia  Civil  062,  Policía  Nacional  091,  Policía  Local  092,  además  de  los 
normales de cada instalación de emergencia, parque de bomberos, casa cuartel, centro de salud, etc. 
 
Los  riesgos  en  el  hogar  son  todos  muy  concretos  y  patentes  en  cada  parte  del  hogar,  algunos  van  juntos 
obviamente  y  también  actúan  independientemente,  en  los  riesgos  por  electrocución  si  hay  agua,  se  multiplica  el 
problema y los daños. Cada zona de la casa, cada elemento que actúa en esa zona, cada edad de las personas que 
interactúa y utilizan los elementos de riesgo, todo forma parte de las circunstancias concatenadas que provocan los 
accidentes. No es lo mismo un niño que un anciano en una caída por resbalar con agua en el suelo, no es igual un 
problema de fuego en la cocina que en el salón o el dormitorio, con una carga mayor de elementos inflamables; un 
problema  eléctrico  en  una  casa  antigua  y  sin  modernizar  sus  instalaciones  que  en  una  casa  moderna  con 
diferenciales  y  magnetotérmicos  sectorizados;  un  padre  responsable,  que  tiene  las  herramientas  peligrosas  en  el 

garaje fuera del alcance de los chicos y ancianos con enfermedades como el alzhéimer, o una mamá que tiene bajo 
llave  los  productos  de  limpieza  y  medicamentos,  que  si  en  la  casa  está  todo  de  cualquier  manera  y  al  alcance  de 
todos, es decir, si bien es cierto que un accidente puede ocurrir, todo lo que se pueda hacer para evitar favorecer los 
accidentes mejor. Otro apartado de este tema es aquellos trabajadores que guardan sus herramientas en el hogar y 
los riesgos de estos elementos en caso de accidente, agravando seriamente los posibles daños, ejemplo: una casa 
ardiendo  y  en  un  cuarto,  bombonas  de  gas  de  fontanero,  químicos,  acetileno  y  lo  impensable,  necesarias  para  su 
trabajo y que a veces no tiene donde guardar, complicando el fuego. 
 
De  lo  que  vamos  a  referir  hay  mucho  que  hablar,  quizás  para  varios  artículos  de  cada  punto,  algunos 
discutibles y otros sin posible diálogo, por ser claros y concretos. Un caso así es el de los medicamentos, esto están 
en la farmacia y el hogar no puede ser una farmacia, casi siempre de medicamentos caducados, recetados para algo 
muy  concreto,  no  utilizable  en  otras  cuestiones  o  tiempos,  mejorados  cada  día.  Los  medicamentos  son  tóxicos, 
cargados de efectos secundarios, muy peligrosos cuando se combinan inadecuadamente, que se tienen que utilizar 
por  receta,  en  la  dosis  y  el  tiempo  que  determine  el  facultativo  en  cuestión  que  trate  tu  dolencia.  Estos 
medicamentos  no  son  una  infusión  que  se  pueda  recomendar:  tómate  cola  de  caballo  para  el  riñón;  en  todo 
tratamiento terminado, los medicamentos que sobran, no se deben guardar para la siguiente, hay que llevarlos a la 
farmacia,  para  que  no  se  los  puedan  tomar  alguien  sin  saber,  para  que  no  contaminen  el  medio  ambiente,  para 
evitar  caer  en  la  automedicación  al  pensar  que,  lo  nuevo  que  me  ocurre,  es  igual  que  aquello  por  lo  que  me 
mandaron este o aquel medicamento.  
 
En el hogar hay lugares de poco riesgo, salón, dormitorio y otros donde se combinan todos los riesgos o casi; 
en un cuarto de baño, está la electricidad, el agua, cristales, pero en la cocina además le tienes que sumar el fuego, 
químicos de limpieza y con la suma del número de personas. En el cuarto de baño de forma tradicional, sólo hay una 
persona, en la cocina suelen haber más, si no está toda la familia; en el salón aunque también está toda la familia el 
riesgo disminuye, está la electricidad, cristales y si nadie fuma poco más, algún vaso de agua o bebida, igual que en el 
dormitorio,  pero  en  éste  se  está  solo  o  en  pareja,  casi  nadie  más.  La  cantidad  de  personas  tiene  una  importancia 
relevante con respecto al espacio y las distracciones. En la cocina las distracciones son muy peligrosas, con el fuego, 
los  cuchillos,  los  electrodomésticos,  cuidar  las  distracciones  evita  muchos  accidentes;  con  poco  espacio  en  una 
cocina,  los  mangos  de  sartenes,  los  cuchillos,  las  salpicaduras,  los  contactos  distraídos  con  el  horno  y  otros 
elementos eléctricos o con calor son muy peligrosos, provocando pequeñas quemaduras y heridas o accidentes más 
graves. 
Cada  persona  en  sí  misma  es  un  peligro,  algunos  riesgos  personales  son  fáciles  de  eliminar  y  otros 
difícilmente  evitables;  una  persona  fumadora  multiplica  los  riesgos  en  cualquier  parte  de  la  casa,  un  patoso  tiene 
más riesgo que alguien habilidosa; un niño de tres a cinco años tiene más riesgo que una de diez a quince años, un 
anciano con un enfermedad mental también tiene más peligro que otra con una enfermedad de movilidad, así los 
cuidados  preventivos  son  diferenciados  en  unos  u  otros.  Unos  necesitan  una  atención  total  y  otros  un  cuidado 
parcial, donde los riesgos varían y se modifican de forma patente.  
Las preocupaciones, enfados y peleas, también agravan los riesgos de provocar o padecer accidentes; no leer 
las  características,  especificaciones  y  riesgos  de  los  utensilios  y  herramientas  que  usamos,  no  saber  utilizarlas  o 
utilizarlas inadecuadamente en trabajos o en lugares inapropiados, producen graves accidentes. También ocurre con 
los  productos  químicos  de  limpieza;  en  la  persona  hay  también  actitudes  mentales  que  provocan  o  aumentan  el 
riesgo de accidentes; pensar que sabes, que no hay peligro, que siempre lo has realizado así, ¿Qué te va a pasar por 
intentarlo?, nunca pasa nada, yo puedo hacerlo, esto lo hace cualquiera, va… es muy fácil y muchas más, terminan 
en accidente. 
Otro  problema  son  los  propios  electrodomésticos  y  herramientas,  cables  mordidos  por  las  mascotas, 
quemados  por  la  plancha,  empalmados  de  aquella  manera  en  el  taladrador;  escaleras  en  malas  condiciones  de 
estabilidad o para alturas inadecuadas, sillas y mesas inestables o rotas, materiales deteriorados por el tiempo o la 
humedad, reparaciones inadecuadas, objetos rotos que se siguen utilizando, herramientas defectuosas, elementos 

que  pierden  sus  sistemas  de  seguridad  o  que  se  le  anulan  para  extraerle  algo  más  de  tiempo,  antes  de  tirarlo, 
pueden causar graves problemas, casi todos de electrocución y son iniciadores de fuego y problemas. 
En  principio  comentar  los  riesgos  con  la  electricidad  en  el  hogar,  fundamentalmente  porque  solo  o  en 
combinación  puede  provocar  todos  los  posibles  accidentes  en  el  hogar,  desde  un  fuego,  una  caída,  electrocución, 
inundación, etc. Lo que hay que tener claro con la electricidad es que ella sola quita la vida, que siempre busca el 
camino más fácil para ir a tierra y si ese camino eres tú, calambrazo o electrocución; que siempre va de donde hay 
más a donde hay menos, que en el hogar tenemos unos elementos que evitan que la corriente eléctrica campen a su 
antojo  y  tanto  la  instalación  como  los  elementos  que  la  utilizan,  así  como  los  recursos  de  protección  deben  ser 
adecuados, que ante una avería, hay que solventar la avería, no quitar medidas de seguridad. 

Diferenciales  y  magnetotérmicos,  deben  trabajar  bien,  ajustados  a  las 
necesidades  reales  de  cada  caso.  Unos  para  las  derivaciones  y  otro  paras  los 
sobrecalentamientos,  con  el  riesgo  de  fuego;  pero  de  nada  sirven  si  en  un  enchufe 
coloco varios multiplicadores o ladrones, uno encima de otro, con diferentes aparatos 
funcionando  a  la  vez,  ese  sobrecalentamiento  provoca  fácilmente  un  incendio, 
además de provocar daños en los propios aparatos, si se colocan enchufes con toma a 
tierra  en  multiplicadores  sin  toma  a  tierra,  si  bien  es  cierto  que  el  fuego  en  los 
plásticos  de  estos  multiplicadores  se    apagan  solos  al               
cortarse  la  corriente  cuando  se  produce  el  cortocircuito,  si 
estos  multiplicadores  están  cerca  de  una  cortina,  un  sofá,  un 
mueble, o algo que pueda seguir ardiendo una vez iniciado el 
fuego,  ya  de  nada  sirve  que  se  auto  extinga  al  cortarse  la 
corriente  eléctrica,  el  fuego  está  provocado  y  pasa  a  ser  un 
fuego en el hogar. 
 En  el  baño  hay  varios  peligros,  uno  es  utilizar  secadores  y 
otros aparatos eléctricos; radios, calefactores, etc. con el agua 
se  estropean,  electrocutan  a  quien  los  toca  o  arden,  aunque 
hoy  día  hay  toda  una  serie  de  aparatos  de  higiene  personal 
que separan la corriente de la persona, con baterías integradas y aisladas del agua. Otro asunto en el baño, es el caso 
de  los  calentadores  de  agua  eléctricos,  estos  tienen  que  tener  una  buena  toma  a  tierra,  tanto  el  aparato  con  el 
enchufe, como las conducciones o tuberías de agua, a menudo se deriva la corriente, pasando por las tuberías de 
cobre o por el agua también y electrocutan a la persona que se está bañando o duchando;  esto no es para no pisar 
el baño y tener una escusa para no lavarnos, ja ja ja, simplemente para tener en cuenta y mejorar instalaciones y los 
cuidados preventivos para que no ocurra, desconectando el termo al bañarnos, por ejemplo. 
 
 En la cocina son varios los problemas con la electricidad y la prevención, donde casi todos los utensilios son 
electrodomésticos eléctrico, con los problemas que 
genera  la  electricidad  y  los  propios  de  los 
alimentos  que  en  la  cocina  se  preparan,  un 
ejemplo es el tostador de pan, que aunque este en 
perfectas  condiciones,  da  igual,  si  no  se  limpia 
adecuadamente  quitando  los  trozos  de  pan,  pues 
estos pueden salir ardiendo e inclusive las tostadas 
cuando  fallan  o  se sobrecarga  el  tostador,  si  tiene 
cerca, además, cortinas, rollos de papel, etc. se ha 
liado  buena;  algo  parecido  pasa  con  la  mampara 
extractora,  que  si  no  se  limpia  bien  de  las  grasas 

que  se  producen  al  cocinar  los  alimentos,  cualquier  llamarada  de  una  sartén,  produciría  un  fuego  en  la  cocina,  la 
higiene en estos casos, limpiando las grasas comestibles y todo cuanto puedan ensuciar estos electrodomésticos es 
primordial en la prevención. 
 
En  salón,  dormitorios,  garajes,  jardines  salitas,  despachos,  vestidores  y  pasillos,  la  prevención  es  igual;  
aunque cuesta algo más o bastante más, es bueno tener una instalación eléctrica actualizada a los nuevos consumos 
y con protecciones actualizadas, hoy día se hace mucha más vida en los dormitorios que hace algunos años atrás, 
con una serie de aparatos eléctricos que antes no existía; si además la instalación se realiza sectorizando claramente 
luces  diferenciada  de  los  enchufes  y  cuidando  también  las  zonas  con  sensibilidad  extrema  como  cocinas,  baños, 
garajes,  jardines;  tenemos  que  actualizar  la  cantidad  de  enchufes  a  nuestra  forma  actual  de  vivir,  ampliando  los 
enchufes  en  los  dormitorios  y  en  toda  la  casa,  o  bien  utilizando  prolongadores  y  multiplicadores  con  sistemas 
propios  de  seguridad,  todo  para  evitar  lamentarnos  por  la  pérdida  total  de  nuestro  patrimonio,  donde  con  una 
pequeña inversión, mejora la prevención y el uso de la electricidad. 
 
De  esto  hay  mucho  que  hablar,  como  en  cualquier  conferencia  de  riesgos  en  el  hogar,  pero  de  momento 
queda  aquí,  en  futuros  artículos  de  este  mi  diario  de  un  bombero,  hablaremos  de  todos  los  riesgos  que  se  nos 
presentan en el hogar, intentando prevenir y evitar con una adecuada actuación de una persona consciente de estos 
temas,  siendo  cada  ciudadano  un  bombero  preventivo,  aun  así  y  si  se  genera  el  accidente,  los  bomberos 
profesionales intervienen sin dilación para evitar que todo vaya a más. 
Gracias por su interés y hasta el próximo artículo. 
Un fuerte abrazo. 
Loren. Arrabal 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

DIARIO DE UN BOMBERO, RIESGOS EN EL HOGAR Y PREVENCIÓN, 
UN BOMBERO DENTRO DE CADA CIUDADANO II, EL FUEGO. 
 

 

 

 

 

 

 

 

Loren  Arrabal 

 
Continuando con el artículo anterior y  manteniendo que la prevención es el primer eslabón en la cadena de 
siniestros y sucesos en los que las personas y sus bienes pueden verse involucrados en una emergencia, donde el 
hogar es el lugar con mayor cantidad de accidentes y muertes. Es prioritario indicar y poner en valor y conocimiento 
aquello más necesario para evitar en todo lo posible que estos sucesos se produzcan, saber  reconocer los riesgos da 
más  y  mejor  opción  a  la  prevención,  evitando  muchos  sucesos  desagradables.  En  este  caso  comentaremos  los 
accidentes que tienen el fuego como resultado, pues éste se puede dar en múltiples circunstancias y en diferentes 
lugares del  hogar; siendo  la cocina  el primer centro  de peligro, el salón y los dormitorios también tienen un lugar 
para la prevención. Las costumbres descuidadas y algunos vicios también implican riesgos, así como la edad de los 
ocupantes de la vivienda, su conocimiento y habilidad o el desconocimiento sobre aquello que puede provocar los 
accidentes con fuego y que de una forma u otra, forman parte de la vida de las personas, aparatos y utensilios que 
nos dan calidad de vida, aunque algunos conllevan riesgos y estos son los que hay que cuidar y prevenir. 
 
Ya hablamos en el artículo anterior sobre los riesgos de la electricidad y aparatos eléctricos, ahora acentuar 
sobre su posibilidad de generar un incendio de diferentes formas y aunque a veces sea por defecto del aparato, casi 
siempre  será  por  mal  uso,  descuidos,  deterioros  varios  al  usarlos  y  sucesos  relacionados  con  ellos;  los  enchufes 
inadecuados, que producen en su mala conexión un chisporroteo que no es detectado por los sistemas de seguridad 
eléctricos; consumo superior del requerido por los multiplicadores y los alargadores, generan sobrecalentamiento y 
un  incendio,  un  ejemplo:  Un  prolongador  tipo,  permite  enrollado  un  consumo  de  1000  W  y  cuando  están 
desenrollados  permiten  llegar  a  3000  W,  esto  lo  suele  indicar  en  la  etiqueta  y  que  tenga  el  sello  CE,    de  esto 
hablaremos en cada momento y circunstancia de la estancia de la casa que nos estemos refiriendo. 
 
Lo primero que tenemos que comprender y sin duda no olvidar, es que el fuego tiene vida propia, no tiene 
prisa y utiliza todos los recursos a su alcance para sobrevivir, aun cuando pensemos que está apagado, una pequeña 
brizna  será  suficiente  para  reavivarlo;  necesita  respirar  y 
necesita alimento: Madera, ropa, papel y si el combustible 
está  verde,  sea  árbol  o  pasto,  lo  secará  primero  y  lo 
quemará  después.  El  fuego  puede  estar  horas  esperando 
su momento, una colilla tarda tres horas en desarrollar un 
fuego, después de haber caído en la cama o en el sofá, tú 
ya  dormido  o  adormilado  te  acuestas  y  el  incendio  te 
puede  costar  la  vida,  ninguna  película,  por  fantástica  que 
parezca,  se  parece  ni  de  lejos  con  la  realidad  de  un 
incendio.  Éste  no  entiende  nada  más  que  de  consumirlo 
todo  y  el  ser  humano  en  su  creencia,  piensa  que  lo  ha 
dominado y a veces en su estupidez lo suelta a campar por 
los  prados  y  bosques,  por  almacenes  y  casas,  todos  con  fines  más  o  menos  dignos,  algunos  para  cobrar  seguros, 
otros para ahorrar  tiempo y trabajo, otras por creer que lo tiene controlado en una quema de poda o en un horno. 
La  realidad  es  que  tenemos  pocas  luces  e  idea  al  respecto,  el  fuego  se  puede  utilizar  y  nos  da  una  determinada 
calidad  de  vida,  pero  controlado,  que  no  quiere  decir  domesticado,  fiel  y  sumiso,  tan  solo  está  limitado;  cuando 
ocurre un descuido, éste puede liarla, no se queda tranquilo y fiel, lo quema todo. 
Los problemas para el ser humano, no es sólo las llamas,  lo que mata en un fuego es el humo; el humo y lo 
que  contiene  aniquila  toda  vida,  a  veces,  sin    una  cantidad  de  humo  apreciable  todos  los  componentes  tóxicos  y 
mortales están presentes; un ejemplo es el CO o monóxido de carbono que se genera con las malas combustiones, 
en los rescoldos y brasas, también en los quemadores de los termos de gas, sin olor ni color, si lo respiras ocupa el 

lugar  del  oxígeno  en  el  glóbulo  rojo  de  la  sangre,  impide  la  oxigenación  celular,  esto  genera  una  asfixia  celular  y 
finalmente la persona fallece dormido e inconsciente. 
 
La cocina es sin duda el lugar más complicado en el tema del fuego, por los diferentes usos que en ella se 
realizan  y  que  pueden  provocar  un  incendio;  gas,  electricidad,  el  propio  fuego  o  el  calor  en  una  vitrocerámica, 
productos varios, grasas depositadas en la suciedad de los muebles, los aceites de los gases que se producen en las 
frituras y los cocidos, que los extractores de humos o campanas, si la limpieza no es adecuada en forma y tiempo, 
con la primera llamarada que le llegue, tendrás un fuego  bastante grave, siendo también posible que el fuego se 
inicie mucho después de la llamarada, cuando ya no estés, por ello revisar siempre después de un suceso así. 
El desconocimiento con referencia a cómo actuar en caso de aceite ardiendo también ayuda, muchas personas creen 
que  el  agua  es  el  medio  de  extinción  y  sin  embargo  en  este  caso  multiplica  el  incendio  por  10,  quemando  a  la 
persona al instante y ampliando el fuego a otras dependencias, siendo la sofocación o 
asfixia por falta de oxígeno, lo único que lo apaga sin agravar los riesgos; lo primero 
dejar de  aportarle calor, apagando la vitro o la llama; segundo poner una tapadera o 
un  trapo  húmedo  pero  no  mojado  cubriendo  la  sartén;  tercero  puedes  apartar  la 
sartén y colocarla en el centro de la habitación evitando que pueda incendiar ningún 
otro mueble, después lo tapas más tranquilamente y sin riesgos para otros utensilios, 
muebles  o  aparatos;  la  tapadera  o  el  trapo  debe  cubrir  toda  la  sartén.  También  los 
aparatos  eléctricos  de  la  cocina  pueden  ser  causa  de  incendio,  sobre  todo  los 
generadores de calor con elementos que fácilmente pueden arder, como tostadoras y 
el pan que en ella ponemos, si además está cerca de cortinas o debajo de rollos de servilletas o muebles, pues la 
hemos liado, algunos aparatos pueden trabajar con líquidos y si el deterioro del electrodoméstico permite que entre 
el liquido dentro, pues la ha liado, cafeteras, exprimidores, calentadores de agua o leche. Otro asunto, el horno, es 
utilizado para guardar sartenes y plásticos, al encenderlo se derriten y producen gases tóxicos o salir ardiendo. 
 
Otra cuestión, el gas, por un lado, en el fogón, también sirve el calor de la vitro; que al calentar la comida 
sumado  a  descuidos  y  olvidos,  puede  producir  un  fuego  en  la  olla,  en  la  sartén  o  en  la  cafetera,  por  otro  lado  el 
propio  del  gas.  Puede  ser  por  fugas  debido  al  deterioro  del  plástico  de  los  tubos  o  averías  de  los  diferentes 
elementos que participan desde la bombona hasta el quemador, por eso es importante 
cambiarlos a tiempo; también por descuidos de aquello que se cocina que al hervir y tirar 
agua fuera de la olla apaga la llama y empieza la fuga de gas. Saber que el gas natural va 
hacia el techo y el gas butano o propano  hacia el suelo. Es importante, tener  las rejillas 
que  deben estar colocadas una arriba y una abajo siempre, para que recircule el aire, sea 
para gas natural o para butano y propano, este gas en fuga y sobre todo el que está en el 
suelo,  tan  solo  espera  el  momento  de  la  primera  chispa,  que  en    la  cocina  puede  ser  el  arranque  del  motor  del 
frigorífico  o el  interruptor  de  la  luz  y  se  produce  una  explosión.  En  el  caso  de  las  cocinas  eléctricas,  esto  no  pasa, 
aunque  tienen  sus  propios  riesgos  como  hablamos  en  el  artículo  anterior,  por  ejemplo:  La  vitro  o  la  inducción 
requiere    y  consume  mucha  potencia,  así  requiere  una  instalación  más  potente  y  sistemas  preventivos  mejores, 
cableado y magnetotérmicos  adecuados y en el caso de no ser así puede provocar sobrecalentamiento y un fuego. 
 
En el salón se dan sus particulares focos de incendio, uno de ellos es el fuego en el hogar de la chimenea o 
también  en  el  tiro  por  acumulación  de  creosota,  cuidar  de  no  tener  nada  que  pueda  arder  cerca  de  la  chimenea, 
limpiar  anualmente  el  tiro  o  utilizar  madera  que  produzca  menos  creosota,  maderas  sin  resina,  también  ayuda 
utilizar productos que potencian la eliminación de esta creosota como por ejemplo sobres y troncos deshollinadores. 
Otro tema es: No acumular madera cerca de la chimenea y meter nada más que la necesaria, evitando que pueda 
rodar  y  caer  fuera  del  hogar  del  fuego,  nunca  prender  el  fuego  con  gasolinas  o  alcohol,  pues  generan  atmósferas 
explosivas.  Del  tema  de  la  electricidad,  cuidado  con  los  enchufes  y  los  multiplicadores,  las  averías  y  algo  muy 
importante:  Qué  hacemos  con  los  diferentes  elementos  que  utilizamos  para  calentar  la  estancia,  estufas, 
calentadores, etc. Cuidado con lo que le pones encima o hacia donde se irradia el calor y la cercanía a elementos 
fácilmente combustibles, en las mesas camillas, la mantilla  pueda quedar en contacto con las barras calientes  al ser 

arrastrada  al  pasar  el  gato,  perro  o  con  las  sillas  e  inclusive  con  los  pies.  Es  importante  no  olvidar  los  cigarrillos 
aquellas personas que fumen, pues también es parte de lo que puede iniciar  el fuego en el salón .Hay siempre que 
cuidar  también  las  actividades  que  realizamos,  cuidado  con  las velas  que  puedan  caer  o  estar  cerca  de  materiales 
inflamables,  hacer  manualidades  o  bricolaje  en  el  salón  viendo  la  tele,  escuchando  música  con  herramientas  con 
calor,  esto  es  un  serio  problema  en  el  que  nunca  pasa  nada,  hasta  que  pasa,  soldadores  pequeños  de  estaño, 
quemadores  para  calentar  productos  para  pintar  y  cuidar  la  madera,  sin  entrar  en  otras  cuestiones  de  falta  de 
prevención  de  muchas  personas  al  realizar  labores  en  sitios  inadecuados  como  el  salón  y  la  suerte  de    que  nunca 
paso nada, pero que no siempre tendrá el mismo final. 
 
En  los  dormitorios  ocurre  algo  parecido  al  salón,  pero  sin  la  chimenea,  donde  antes  era  una  dependencia 
exclusivamente  de  descanso,  hoy  día  es  un  centro  vital  para  muchas  personas,  sobre  todo  jóvenes,  donde  en  su 
mobiliario  se  ha  incluido,  televisores,  ordenadores,  están  también  los  calefactores,  importante  dejarlos 
desconectados. Donde, excepto en nuevas construcciones, los enchufes eran mínimos y de un enchufe se conecta 
toda la carga de aparatos eléctricos, algunos con mucho consumo como los calentadores. En garajes, pues se suma 
el vehículo y sus productos, aceites, gasolinas, humos del motor, que nunca debe dejarse arrancado dentro, etc. con 
todo  lo  que  se  suele  acumular,  haciendo  las  funciones  de  desván,  además  de  las  herramientas  que  guardamos  y 
usamos, algunas muy complejas y así según cada casa, persona y gustos, barbacoas, etc. y siempre deben estar muy 
bien ventilados y dejando todos los líquidos inflamaciones en armario independiente. 
 
Todos tenemos la posibilidad de prevenir los incendios, instalando detectores de humos, de CO o de gases, 
butano o gas natural, que situados adecuadamente en el hogar nos avisaran de posibles incendios, fugas de gas o 
malas combustiones; instalados siempre en los sitios de posibles fuegos y donde el aviso de 
alarma  llegue  a  tiempo,  como  para  abandonar  y  evacuar  la  vivienda.  Recibida  la  alarma, 
siempre  avisar  a  todos  los  inquilinos  y  ayudar  a  los  impedidos  y  los  pequeños,  saliendo  lo 
antes posible de la casa, si hace falta arrastrándonos por el suelo, para poder ver, respirar y 
tener el calor y el humo lo más alto y lejos de nosotros, cerrando las puertas detrás nuestro, 
en  caso  de  que  el  fuego  fuera  en  otra  vivienda,  lo  mejor  es  no  salir,  colocando  unas  toallas  húmedas    en  los 
resquicios  de  la  puerta  y  refrescándola  si  hiciera  falta,  saliendo  a  la  terraza  y  esperando  las  indicaciones  de  las 
autoridades y si sales fuera, nunca volver a entrar, nunca, aunque parezca que no pasa nada o que se puede entrar. 
Tampoco viene mal tener extintores, para apagar los conatos 
de fuego, nunca cuando el incendio ya está avanzado, pueden ser de 
polvo  o  de  CO2,  los  de  nieve  carbónica  o  CO2,  son  especialmente 
adecuados para los cuadros eléctricos, los que tiene el tubo negro, la 
forma  de  utilizarse  suele  venir  en  la  leyenda.  Los  de  polvo  hay  que 
controlar que tengan presión, moverlos y probarlos antes de entrar y 
acercarse al conato de incendio. El extintor de CO2 aunque se puede 
utilizar  en  un  conato  de  fuego,  su  efectividad  es  muy  pobre,  pues 
apagan  por  evacuación  del  oxígeno  y  enfriamiento,  donde  en 
ambientes  abiertos  casi  que  no  sirve,  mientras  que  en  zonas  o 
ambientes  cerrados,  como  cuadros  o  casetas  eléctricas  tienen  su 
mayor  efectividad,  además  de  no  dañar  los  elementos  eléctricos,  los 
de polvos si dañan y lo dejan todo impregnado de producto extintor. 
 
De esto como siempre queda mucho que decir, aunque si bien es cierto, amplía la información sobre riesgos 
en el hogar, en próximos artículos de mi diario de un bombero, comentaré otros riesgos que forman parte de la vida 
de  los  seres  humanos  en  todas  sus  actividades,  para  que  cada  ciudadano  sea  sobre  todo,  el  primer  bombero  en 
actuar con su prudencia y prevención, los bomberos profesionales actuamos después cuando la prevención falla. 
Gracias por su interés y hasta el próximo artículo.  
Un fuerte abrazo.  Loren. Arrabal