You are on page 1of 8

SEPTIEMBRE 2014

 
Seminario de inmigración, diversidad y derechos humanos en la escuela. Una introducción a la temática

Clase 04
Pensar la diferencia en la escuela

Resumiendo
En las clases anteriores analizamos la figura de extranjero, repasamos las dinámicas
migratorias históricas y contemporáneas hacia la Argentina y nos detuvimos en las principales
características de la legislación con el propósito de comprender su incidencia en las trayectorias
de las personas inmigrantes que residen (o han residido) en nuestro país. A lo largo de estas
clases, hemos intentado mostrar cuántas dimensiones interactúan en las vidas de las personas
inmigrantes y en la permanente transformación de la sociedad argentina que su presencia y su
inclusión supone.
Nuestra intención fue también poner en
evidencia que la suerte de las personas
migrantes en sus lugares de destino no tiene
que
ver
únicamente
(ni
siquiera
principalmente)
con
sus
características
personales (es decir, con cómo son, con sus
singularidades y su diversidad), sino con las
características de la sociedad de destino y sus
políticas. Muy especialmente con las leyes y las
políticas migratorias, que reconocen, amplían o
restringen conjuntos de derechos a las personas

Las migraciones internacionales pueden iniciarse
debido a una amplia gama de razones, algunas
tildadas de “voluntarias” (tales como la laborales) y
otras de “forzosas” (tales como la violencia, los
desastres naturales o los cambios climáticos). Sin
entrar en detalles acerca de los numerosísimos
matices de estas distinciones, lo cierto es que todas
las personas deberían gozar de derechos básicos
tanto en sus lugares de origen como de destino.
que deciden habitar en este país.

Todas las personas que emprenden procesos migratorios internacionales (por cualquiera de
muy variados motivos) con la expectativa de mejorar sus vidas y las de sus familias están
dispuestas a realizar grandes esfuerzos y enormes sacrificios, ya se trate de quienes tomaron
ese camino en este siglo, en el siglo XX o en el siglo XIX, ya sea que hayan partido desde
ultramar o de países americanos, ya sea que hayan concebido inicialmente su migración como
definitiva o temporaria. Cuando consideran que la migración es una opción indispensable –o en
muchos casos, la única opción ̶ las personas harán todo lo posible por llevar adelante su
decisión.
En este sentido, la experiencia internacional (la de Argentina inclusive) muestra que las
legislaciones migratorias excesivamente restrictivas –ya sea que prohíban el ingreso o dificulten
sobremanera la regularización migratoria—no detienen significativamente los flujos sino que
producen otros efectos, completamente distintos. Por un lado, vuelven los traslados
internacionales más peligrosos y mucho más caros (para beneficio de quienes lucran con
ellos). Piensen en las pateras que cruzan el Mar Mediterráneo o el Mar Caribe; o en los
“coyotes” o “cabezas de serpiente” que organizan viajes a través de desiertos u océanos. Por
otro lado, al obstaculizar la regularización vuelven vulnerables a las personas migrantes a
la vez que las fuerzan a la marginalidad económica y a la precariedad laboral.
Combinados, estos aspectos construyen y fortalecen percepciones de ilegitimidad, de
usurpación y de no pertenencia de esas personas a la comunidad mayor.

 
Página | 1

etc. y tantas otras que hemos revisado y comentado) no son parte de una “naturaleza de lo social” sino que surgen en la historia. Sobre la base de marcaciones nacionales. “negro”. los cambios en la normativa migratoria (que Página | 2 . El sintético repaso que hemos hecho en las clases anteriores sobre los procesos inmigratorios nos muestra que muchas categorías son resultado de lo que podríamos llamar disputas clasificatorias. disponible en http://valijainmigracion.En la convicción de que no sólo las leyes sino también las prácticas institucionales son centrales en el aseguramiento y protección de derechos. étnicas y culturales.ar/hemos ido mostrando los cambios en las distintas formas de pensar al extranjero y al inmigrante. son construcciones sociales. Estos cambios evidencian que las categorías con las que clasificamos (“nacional”. Es importante visibilizar los caminos y las lógicas a partir de los cuales se construyen las categorías de clasificación social porque ello nos permite historizarlas y desnaturalizarlas. Así podemos ver que surgen de tensiones y disputas políticas en sentido amplio. El proceso de clasificación (es decir: la construcción de categorías tales como “blanco”. “francés” y tantísimas otras) tiende a invisibilizarse (en tanto que proceso) y a escamotear su historicidad. “cabecita negra”. personas y sujetos sociales. Hacia mediados de 1960. “indio”. edad. y como si recogieran diferencias que existen objetivamente en la naturaleza. Por eso es tan importante analizar los procesos de clasificación social: para comprender cómo han surgido (y se han naturalizado) las categorías con las cuales delimitamos. que tal como se señaló en la clase anterior. esto no impidió prejuicios. Esto fue lo que les propusimos en la presentación del Seminario y en la primera clase. “ilegal”. “paragua”. “americano”. “afro”. y a través de la referencia a cambios en las normativas. leída y reproducida como significativa (como una marca o como una prueba de pertenencia a un colectivo determinado) es resultado de la historia. Las distinciones de raza. reproducimos y regulamos poblaciones. destacamos la centralidad del Estado y de las instituciones en la construcción de estos sujetos sociales. También vemos que las clasificaciones inciden de maneras muy concretas en las vidas de las personas: para los inmigrantes europeos deseados a mediados del siglo XIX se sancionó una ley (la ley Avellaneda) que les aseguró un amplio conjunto de derechos y que legitimó su presencia y su residencia en el territorio argentino (aunque debemos recordar. “clandestino”. construimos. sino sus propios descendientes nacidos en Argentina. cuando este flujo ya estaba claramente detenido. “modernizador”. frecuentemente expresadas en leyes. los mismos que luego “clasificaron” a la inmigración latinoamericana. raciales. dejando como resultado unas categorías clasificatorias que se presentan como si fueran naturales. Escuela. sexo/género.) está estrechamente vinculada a quién dice o enuncia (o impone) la clasificación. “anarquista”. resultantes de procesos de clasificación. etnia. Paralelamente. “niño”. “cocoliche”. “adolescente”. abusos e injusticas varios).educ. “extranjero”. Veamos cómo retomar este tema luego del camino transitado. de los pueblos indígenas y de los y las afrodescendientes. se ha reforzado la diferencia y la no pertenencia (por exclusión o por invisibilización) de los y las migrantes latinoamericanos. Qué “diferencia” es construida. nacionalidad. en esta clase quisiéramos hacer foco en la escuela. como si no tuvieran historia. La manera en que es clasificado un sujeto social determinado en un momento determinado (“civilizador”. En la segunda mitad del siglo XX. Recordemos que las diferencias no son “naturales” sino que se construyen socialmente. diversidad y derechos. “bolita”. etc. y en cómo pensar desde allí el lazo entre inmigración. inmigración y diferencia En las clases anteriores [y más extensamente en los materiales contenidos en la Valija (Re) pensar la inmigración en Argentina. la valoración positiva de la inmigración europea resultó del cambio de los clasificadores: ya no era más la antigua élite criolla la que hablaba de los inmigrantes.

apenas la mitad (830. asegurando la inclusión y la expresión de las singularidades y diferencias. (Juntamente con ellos pueden pensarse a los niños y niñas argentinos/as hijos/as de padres o madres inmigrantes. la inmigración está presente en la escuela: en los niños y niñas. nacionales o lingüísticas.000. Por el contrario. Hace un siglo.000 (4. la inmigración ahora también está presente como contenido curricular.000. Las migraciones latinoamericanas son parte de la cotidianeidad. étnicas y lingüísticas. A ello se suma que. y con la misión de formar ciudadanos/as.800. cuando el 25% de la población había nacido en el extranjero. Argentina cuenta con una población total de aproximadamente 40. Y entre quienes asistían a la escuela. a diferencia de la escuela de inicios del siglo XX.5%) de las cuales han nacido en el extranjero. la experiencia y la percepción de docentes. igual que hace un siglo. Puesto que los contenidos han tendido a hacer hincapié en las migraciones ultramarinas de fines del siglo XIX y principios del siglo XX. la cantidad de niños en edad escolar (6 a 14 años) era de 1. Los niños y niñas menores de 18 años nacidos en otros países suman aproximadamente 180.000 de personas. regionales.000 de niños y niñas que asisten en la actualidad al nivel inicial. Según el Censo Nacional de 2010. Son parte de los 10.000) eran niños y niñas inmigrantes —tal vez abuelos/as o bisabuelos/as de los maestros y las maestras actuales.000. primario o secundario.000) asistía a la escuela1. a diferencia de hace un siglo. 1. cerca del 10% (86. En ese contexto de cambios. De ellos. Hoy. en los docentes y en las familias. sosteniendo la histórica presencia de niños y niñas migrantes en la escuela argentina. alumnos y alumnas.000. Página | 3 . la escuela contemporánea ya no aspira a ser la “aplanadora” de las diferencias étnicas. ¡Es decir que la relación entre escuela e inmigración es de larga data! Sin embargo. la escuela pública tuvo un rol clave en la homogeneización de las diferencias nacionales.500. busca formar en la diversidad. existe en la actualidad una brecha entre lo que la escuela “dice” acerca de la migraciones y lo que en ella se vive en relación a la temática.para ese entonces tenía como destinatarios a los inmigrantes provenientes de países limítrofes) resultaron en la indocumentación sistemática de quienes eran vistos como sujetos ilegítimos por los descendientes de los antiguos migrantes europeos. en 1914. y que a menudo son considerados por las instituciones o por sus pares como si fueran extranjeros).

por maternidad adolescente. ¿A qué nos referimos? Mirando retrospectivamente. puesto que el abordaje de estas migrantes / niños no migrantes) puede sentirse temáticas en el aula puede detonar o exacerbar como una imposición que obliga a posicionase o tensiones o discriminaciones ya existentes pronunciarse en relación a una identidad que tal (debidas a la presencia de niños y niñas vez no deseen compartir o con la cual tengan migrantes. nacional. en última instancia. su fenotipo o por la nacionalidad de sus padres). En estas situaciones. de género. o cualquier otra) no sean utilizadas como barreras o como obstáculos para el acceso a derechos. castigar o reprimir las expresiones xenófobas no es suficiente para producir cambios en las conductas y en las percepciones. historias. nos convoca importante recordar que no todos los niños y a elaborar propuestas de enseñanza cuyos niñas migrantes desean visibilizar y compartir sus contenidos contribuyan a desarmar estereotipos. pensar y explicar las diferencias(que son las que. Sabemos que la obligación legal de censurar. podemos pensar que la falta de consideración o de sensibilidad de la escuela hacia las diferencias y las desigualdades a lo largo de décadas explica en parte la deserción y el abandono escolar durante el siglo XX. el señalamiento discursos discriminatorios y prácticas xenófobas. y en llevar adelante prácticas institucionales (en las aulas.Así. por demasiado pobres. racial. por movilidad espacial —tales como los Gitanos o Romá—. por indisciplinados. En cierta medida. “detonan” los estereotipos y justifican la discriminación). quienes no podían “sobreponerse” a sus marcas o disimularlas en el ámbito escolar veían menguadas sus posibilidades de permanencia en una institución que si bien teóricamente ofrecía a todos/as el acceso a un derecho (la Página | 4 . o a la “imputación” de migrantes por una relación ambivalente. su tratamiento como contenido curricular suele exigir al cuerpo docente y a la institución escolar en general un posicionamiento claro y explícito en relación a cómo se piensan las diferencias y cómo se ponen en juego los derechos en la escuela. la relación entre escuela e inmigración Al trabajar temáticas migratorias en el aula es plantea nuevos desafíos. el gran desafío pedagógico e institucional consiste en comprender cómo se han construido las distintas formas de representar. de la diferencia por parte del docente (niños Por otra parte. en los pasillos y en los patios) donde las marcas de la diferencia (étnica. Por un lado. por familias “disfuncionales” o por lo que fuera) abandonaban la escuela y eran abandonados por ella. Quienes no encajaban en la figura del alumno/a esperado (ya sea por “hablar mal”. Por ello. por trabajar solos o junto a sus familias.

a la protección. a la participación. niñas y adolescentes implica (re)tenerlos en la escuela con todas sus marcas y con todas esas diferencias (difíciles o conflictivas) que en décadas anteriores generaron su no inclusión. Por un lado. Por su parte. expulsión o su abandono. Escuela. revisar cómo se han construido las imágenes del alumnado). personal. Esto implica por un lado. Situaciones que en décadas pasadas quedaban en la vereda (porque no podían expresarse. Las prácticas que finalmente concluían en la exclusión (en la deserción por indiferencia o abandono institucional) no guardaban necesariamente relación con los contenidos que se enseñaban en la escuela. familiar o sexual —por mencionar los casos más comunes. a la igualdad. uno de los grandes desafíos de la escuela actual consiste en abordar las diversidades y las diferencias vinculadas a procesos migratorios sin pretender erradicarlas. en las identidades antes mencionadas) y las maneras en que éstas atraviesan y constituyen las relaciones sociales en la escuela. la escuela contemporánea se constituye en un doble lazo con los derechos en general y con los derechos de la niñez en particular. a pensar libremente. asegurándolos y protegiéndolos. En la niñez y la adolescencia. exponerse a los conflictos ocasionados por la presencia de alumnos inesperados (y entonces. a la no discriminación. La igualdad y la no discriminación implican analizar y comprender contextualmente diversidades y diferencias (expresadas. lo ponía a disposición de manera tal que generaba la deserción de quienes “no lo merecían” –probablemente porque aquellas experiencias que los volvían diferentes y desiguales eran las mismas que dificultaban su acomodamiento a los ritmos y pautas escolares. la escuela es más que el espacio donde se ejerce el derecho a la educación: es también el ámbito donde cotidianamente se vivencia el derecho a la identidad. o porque quienes las expresaban no “encajaban” en el sistema educativo) se encuentran hoy en día en las aulas y en los patios. con todas las formas y expresiones de la diversidad. como contenidos de aula. Asegurar concreta y consistentemente el derecho a la educación de todos los niños. Los modos concretos en que los derechos humanos —y específicamente los derechos de la niñez— se expresan y ejercen en la escuela pueden variar enormemente. Por el otro. es preciso enseñarlos y difundirlos para hacerlos valer y volverlos exigibles. patologizarlas o convertirlas en barreras que de hecho operen como prácticas expulsivas. En las últimas décadas se han comenzado a hacer grandes esfuerzos en pos de la retención escolar en el nivel secundario —esfuerzos obviamente destinados a incluir a quienes eran considerados “desertores naturales”. En este contexto. entre otros derechos humanos. romper con la lógica del merecimiento del derecho y por el otro. a expresarse. el derecho Página | 5 . a escuchar y ser escuchado/a. diversidad y derechos Desde esta perspectiva inclusiva e integradora. por ejemplo.educación). Nuestra convicción hoy en día es que la escuela no debe dejar afuera ni abandonar a quienes son diferentes (en las múltiples formas que puede adquirir la diferencia) sino que debe trabajar diariamente para incluirlos. cultural. desde la dimensión institucional se requiere una puesta en práctica diaria. De alguna manera. y el sujeto heterogéneo o diferente quedaba del lado de afuera de la puerta. la homogeneidad (simbolizada por el guardapolvo) era la condición para el acceso al derecho. El derecho a la identidad que la escuela debe contribuir a asegurar y proteger puede aludir a una identidad étnica. sino con los contextos en los que ocurría la transmisión y apropiación de esos contenidos.

Así será posible construir intervenciones y modos de acompañamiento capaces de asumir el desafío de la educación como derecho. aunque no siempre la diversidad y las diferencias hayan sido consideradas o hayan encontrado las maneras de expresarse y legitimarse. la pertenencia a determinado grupo étnico o clase social. lingüística). Desde esta perspectiva. probablemente la principal tarea de docentes. la escuela siempre ha sido un ámbito donde la niñez ha estado auténticamente presente en su singularidad (étnica. nacional. orientar y acompañar las dinámicas y cambiantes situaciones formativas y de interacción que se viven en la escuela. pilares del sistema de derechos humanos) garantiza la igualdad de trato independientemente de la nacionalidad. Tal vez la novedad de nuestros días radique en el paradigma desde el cual abordamos estos desafíos. ejercicio y protección de derechos es un gran desafío institucional. la diversidad y los derechos. el sexo/género. uniformar u un presupuesto para un desarrollo homogeneizar como paso previo a la igualdad jurídica. Tal como señalamos más arriba. Página | 6 . el paradigma de derechos humanos ha renovado nuestra mirada en relación a la diferencia y a la diversidad. Es un camino a seguir. pero sí contamos con principios de derechos humanos. Es verdad que no hay recetas que nos digan qué hacer o por dónde empezar. Implícita o explícitamente. la raza. En la actualidad. Es decir que asegura la igualdad en el acceso a derechos independientemente de las diferencias o singularidades de las personas. y ahora. etcétera. pensarla como un ámbito amplio y efectivo de difusión. La homogeneidad social o cultural ha dejado de ser condición para la igualdad jurídica. obstáculos que es necesario limar. autoridades y equipos de orientación consista en desarrollar (y revisar permanentemente) criterios o miradas que les permitan “leer” y comprender las preocupaciones e intereses de quienes conforman la comunidad educativa. leyes nacionales2 y lineamientos institucionales que contribuyen a comprender. el principio de no discriminación (uno de los en la dignidad de cada persona. Al humano adecuado y equitativo basado contrario. Estos ejemplos dejan en claro que la escuela no es meramente un lugar de enunciación de derechos. Ya no se trata de La igualdad de derechos no es sólo una obligación legal. la edad. como siempre. la escuela continúa enfrentando los desafíos que surgen de las diferencias.a pensar libremente y expresarse requiere la generación y gestión de auténticos espacios de diálogo. las prácticas educativas — las históricas y las actuales— han “pensado” la niñez. Sin embargo. discusión y disenso dentro de la propia institución.

una de las tareas actuales de las escuelas consiste justamente en prevenir toda comprensión o interpretación de la diferencia que conlleve o justifique una limitación en el acceso a cualquier derecho. Desde esta perspectiva. invisibilizar. y a la vez separar el acceso y el ejercicio de los derechos de cualquier idea o criterio que aluda cualquier modalidad de merecimiento “preferencial”. celebrar. Estas estrategias deben complementarse con una perspectiva muy clara en relación al acceso a derechos. --y como señalamos más arriba-. sino de ponerlas en el corazón mismo de los derechos.Como ya hemos visto. y encontrar la forma de transmitirlo a los distintos actores de la comunidad. docentes. familias) y utilizada para explicar el origen del conflicto. generalmente porque la diferencia en tanto que migrante/extranjero/otro tiende a ser resaltada en la interacción (entre estudiantes. En la escuela. para respaldar los argumentos de alguna de las partes y/o para acotar las posibles soluciones. Por eso. es decir: reflexionar acerca de cómo se han construido socialmente las categorías a partir de las cuales clasificamos a las personas. madres y padres adolescentes. hoy debemos preguntarnoscómo pensar las diferencias en su singularidad y a la vez asegurar el acceso a y ejercicio de iguales derechos. esta responsabilidad refiere a situaciones bien conocidas: niños. ya que eran leídas como evidencia de que quien las portaba no merecía el derecho. estudiantes migrantes o descendientes de migrantes. y que puede expresarse así: todas las personas somos diferentes y singulares. Las maneras más habituales para abordar y resolver conflictos o tensiones que se vinculan a la presencia de alumnos/as migrantes o hijos/as de migrantes consisten en difundir información (es decir oponiendo datos ciertos a mitos o concepciones erróneas) y en promover la reflexión acerca de los estereotipos y prejuicios. y contextualizarlas históricamente. no obstante. Esperamos su presencia en el foro de esta clase para volver sobre los contenidos y para responder cualquier consulta que tengan sobre el trabajo final. en muchísimas oportunidades las marcas de la diferencia fueron utilizadas como argumento para obstaculizar el acceso a derechos. entre otros. Página | 7 . niñas y adolescentes con capacidades diferentes. Ello implica construir un discurso que no contraponga diferencia e igualdad. No es cuestión de visibilizar. Sabemos que algunas de las tensiones o conflictos que se expresan en la escuela pueden estar vinculados o atravesados por la dimensión migratoria. todas las personas “merecemos” los mismos derechos en igualdad de condiciones de acceso y ejercicio. Ambas estrategias implican analizar los orígenes y las dinámicas de las diferencias. negar o aplanar las diferencias.

100. Puesto que cada tutor o tutora recibirá numerosas actividades finales. Niñas y Adolescentes. Debe tener alrededor de 1200 palabras (equivalentes a aproximadamente 2 o 3 carillas). una nota para un boletín o revista institucional etc. Debe retomar al menos uno de los temas presentados en cada una de las clases. Si consideramos la población entre los 3 y 17 años (10. Además. Debe incluir referencia a los derechos que la Ley de Migraciones Nº 25. Indicaciones • • • • • El material de comunicación a elaborar puede tener cualquier formato: puede ser un folleto. por ejemplo Rodríguez Isabel – Aula 8. Para seleccionar los temas o contenidos a presentar en el material comunicacional solicitado.ACTIVIDAD Esta es la última actividad del Seminario.871 asegura a las personas extranjeras que residen en el país. 88% asiste a la escuela. un memorando. De ellos. preceptores.000 niños).doc Consigna para realizar la actividad final El propósito de esta actividad consiste en elaborar un material en el que Ud. tales como directivos. háganlo con su apellido y nombre y número de aula.) las ideas o conceptos centrales que les permitan ampliar o mejorar su comprensión de los procesos inmigratorios contemporáneos a la Argentina. Ley de Protección Integral de Niños. un tríptico. había 6. [2] Ley de Educación Nacional.300. Debe centrarse en los procesos migratorios contemporáneos (puede ser en el país o en su provincia).000 niños entre los 6 y 14 años. entre otras Página | 8 . Deberán enviarla por correo interno a su tutor o tutora antes del lunes 1º de diciembre. una carta. Es decir que entre 1914 y 2010 la escolarización en el nivel primario pasó de aproximadamente el 50% a casi el 100%. 6.200. equipos de apoyo.000 asistían a la escuela regularmente. es importante que en el archivo que contiene su actividad figuren sin excepción los siguientes datos: Nombre y apellido // DNI // Ciudad y provincia donde residen // correo electrónico // fecha de realización del Seminario // Nombre de su tutor o tutora. puede empezar preguntándose: ¿qué contenidos o perspectivas presentados en el curso de este seminario es importante transmitir dentro de la escuela/institución donde me desempeño? [1] En 2010. docentes. un poster. pueda sintetizar sus aprendizajes y comunicar a los colegas (que se desempeñan dentro de su misma institución. cuando guarden el archivo que enviarán. etc.