You are on page 1of 17

Danel Medvedov

<3░

AFIJOS

<3░

https://es.scribd.com/doc/241238881/Sub-Rosa

<3░
Madrid
1024

<3░

La imagen, como las palabras, tiene afijos.
Estos “afijos” - término curioso - son
modificadores de sentido, pues cambian
sutilmente la dirección, la polaridad y la
naturaleza misma de la raíz/base/etimón.
Los afijos se pintan como elementos
lingüísticos, pero son también icónicos, unas partículas que se “fijan”, se adhieren o
se “arriman” a la raíz/base/etimón para darle
un aroma de uso especializado. Este proceso
de unión ocurre delante, atrás, en el medio,
de lass palabras y tambien, en el caso de los
Kanji o ideogramas sino-japoneses y
coreanos, o en el caso de los glifos mayas, “dentro” del cuerpo de la palabra o de la
imagen.

2

Se les llama a menudo “secuencias
lingüísticas” que se “pre-“ o anteponen, como prefijos, se “post-“ o posponen - como
sufijos, o se insertan por imbricación, como
infijos, en la palabra, o junto a la raíz /base/
etimón, o lexema, para modificar su sentido
tanto gramaticalmente - como son los afijos
flexivos, como semánticamente - los afijos
derivativos. Muchos analistas creen que el
afijo es tan sólo un morfema derivativo, y
para el otro caso - el de los llamados
“flexivos” usan el término desinencia y con
ello definen a todos los morfemas flexivos.
Hay otras denominaciones, pero no son
harina de otro costal, son meras creaciones
léxicas que se quieren originalistas:
formantes constitutivos para los derivativos
y formantes flexivos, para los flexivos.

3

Este último término - el llamado “formante”
es impropio, pues dentro de su propio
cuerpo, el sufijo [afijo] ‘-ante’ indica y
sugiere un proceso de formación que aún no
ha finalizado y es por esta razón que
padecen de una cierta ambigüédad
terminológica.
Por ende, los afijos son morfemas, o sea
“formaciones” que se manejan en el proceso
de derivación, y, en algunos casos, en el
proceso de flexión - para crear nuevas
palabras y especializar el sentido general de
la raíz/base/etimón.
Se parte siempre de un mídulo primitivo y a
través de un proceso de acomodación
fónética y ortoépica ocurre una apliación,
una apertura de este abanico que es la
significación, que es como un infinito
resurgir de nuevas miradas por el mismo
agujero del sentido. A diferencia de la
significación - que es circunstancial y
efímera, - el sentido es universal y perpetuo.
4

El sentido es un fenómeno circular y nada,
ni afijo alguno, ni el tiempo, ni el espacio, ni
la historia pueden modificar su hondura
semántica. Cada día aumenta el número de
los miembros de las familias léxicas, pero la
raíz/etimón/base queda la misma. No es que
los afijos se añaden al lexema, o
raíz/base/etimón: es al contrario - el lexema,
raíz/base/etimón atrae y genera un
acercamiento y una poderosa adherencia a
su curpo, desde todos los ángulos de
proyección de su sentido universal.
Se ha llamado productividad del lenguaje a
la cualidad del habla y de la lengua natural
de aumentar el número de palabras de su
léxico a través de un proceso parecido a una
fragua por medio del cual los afijos
derivativos producen nuevos aunque
limitados ángulos de percepción semántica y
semiótica.

5

En español los prefijos están y son
antepuestos a los lexemas. Son átonos y no
pueden ni llegan a alterar la categoría
gramatical de la palabra. Apenas pueden ser
morfemas derivativos. He aquí algunos
ejemplos de prefijos: a-, an-, ante-, ab-, acu-,
ad-, al-, ambi-, anti-, apo-, post- [después
de], extra - [sobre], ex- [que ha dejado de
ser], etc.
Los sufijos están situados atrás, en la cola, al
final de los lexemas raíz: en español son
tónicos y alteran a menudo la categoría
gramatical de la palabra, y hasta su género,
si se trata de sustantivos.
Pueden ser considerados como morfemas
flexivos. Los sufijos del español ya se han
clasificado según la categoría que hace
generar en la palabra resultante: hay sufijos
sustantivos, sufijos adjetivales, sufijos
verbales, sufijos adverbiales, y de la
base/etimón/raíz de afijación - sufijo
denominal, deadjetival, deverbal. He aquí
unos ejemplos:
6

a) Sufijos sustantivos: leve-dad
[deadjetival], entren-amiento [deverbal].
b) Sufijos adjetivales: perez-oso
[denominal], and-ante [deverbal].
c) Sufijos verbales: fort-ificar (denominal y
deadjetival).
d) Sufijos adverbiales: leve-mente.
e) Interfijos - El término ‘interfijo’ se
designa los afijos que supuestamente
carecen de significado - lo que es imposible
- y átonos que aparecen entre la base y el
afijo en algunas palabras: piel-ec-ita.
f) Infijos - son afijos insertados o metidos, o
atraídos dentro de la raíz de la palabra.
En español hay formas analógicas en la
onomatología, y en la onomatopoiesis - la
ciencia de la creación de los nombres
propios: es el caso de Jorg-it-o, y Luch-it-o.
En el léxico de la lengua común el español
no ostenta infijos, aunque es fanoso el caso
cervantino de la palabra “putidoncella”
donde el infijo es el fonema /i/ - o el sonido
[i].
7

En el latín se encontraba un infijo -n- en las
formas de tiempo presente de algunos
verbos: vincere 'vencer' - si se compara con
victus 'vencido', rēlīnquere 'dejar atrás' - si
se compara con rēlīctus 'abandonado' y
tantos otros más.
Los circunfijos como la negación verbal en
guaraní, son llamados - “morfos
discontinuos”, raros en las lenguas naturales:
muy pocas lenguas poseen circunfijos
autólexos o genuinos.
En conclusión, cuando los afijos se
anteponen a la base/raíz/etimón se llaman
prefijos, cuando se posponen se llaman
sufijos, y cuando se insertan en un lugar
intermedio se llaman infijos.
La razón de la existencia de los afijos es
parecida a los enzimas en la bioquímica: no
alteran el significado de las palabras a las
que son adheridos, aunque lo pueden hacer
gramaticalmente como afijos flexivos, o
semánticamente, como afijos derivativos.
8

Son curiosos morfemas que generan dos
procesos internos de la palabra: el proceso
de derivación y el proceso de flexión con la
meta de crear nuevas palabras y de
enriquecer así las familias léxicas de lass
lenguas naturales.
Para demostrar la existencia de los afijos en
la imagen vamos a analizar dos famoso
cuadros - “Los Esposos Arnolfini” de
Johannes Van Eyck y “Los Embajadores” de
Hans Holbein.
Ciertos planos detalles de estos cuadros
hacen las veces de afijos visuales o icónicos.
Dejamos al lector que aumente por si mismo
y sin más averiguaciones de consciencia por
parte de este quien escribe, y participar con
su visión en el número de explicaciones y
datos, mientras nosotros nos contentaremos
tan sólo con evocar y de sugerir este
extraordinario descubrimiento analógico.

9

10

la firma del pintor es un “infijo”, un “insert”

la vela única vela prendida - pues es de día es un sufiko, pues es lo último que se ve y
descubre

11

este detalle es un “infijo” icónico

prefijos icónicos
12

sufijo icónico [se encuentran en segundo
plano]

este es la raíz

13

en la anamorfosis, el espejo circular actúa
como objeto de entendimiento y
decriptación, es la clave de una imagen
distorsionada geométricamente

14

en esta imagen de Shen Nung, el antepasado
mítico que ha descubierto la mata de te, el
segundo par de ojos es un “infijo”

15

la calavera anamórfica de la base del cuadro
de los “Embajadores” - es un “infijo”

16

la misma calavera, vista “al sesgo”: se trata
de la firma icónica de Holbein, cuyo mismo
nombre significa “calavera vacía” - HolleBein”
https://es.scribd.com/doc/241238881/Sub-Rosa

¿Cómo les quedó ese ojo?

<3░
17