You are on page 1of 7

Capítulo II CONCEPTO DE FE Y RAZON

2.1. LA PRIMACÍA DE LA FE SOBRE LA RAZÓN
Ya que se encuentran en una jerarquía de perfección y la primera supone a la
segunda como “lo perfecto a lo perfectible”. Sin embargo, esta primacía no supone
anulación de la razón, sino colaboración de la razón con la fe, la razón ha de descubrir las
huellas de Dios en la Naturaleza. En el ámbito del conocimiento, la fe prolonga y
perfecciona la razón, pero no se opone a ella. Razón y fe se diferencian por la causa del
asentimiento a lo conocido: la evidencia o la voluntad movida por la gracia.
Refiriéndonos a los actos de razón y de fe, descubrimos que ambos son actos del
entendimiento humano, pero que el asentimiento a lo conocido en dichos actos se realiza
de un modo diferente. En el acto de razón, el asentimiento se deriva de la propia
evidencia de lo conocido, de su verdad, y es realizado por la misma razón necesariamente.
En el acto de fe, donde no hay conocimiento evidente de la verdad de lo conocido, el
asentimiento se deriva de la voluntad, movida por la gracia de Dios.
Las relaciones entre el orden natural, estudiado por la filosofía, y el sobrenatural,
objeto de la teología definirán el estatus del pensamiento filosófico y de la razón frente a
la fe y la teología revelada o sagrada en Tomás de Aquino y por ende en el pensamiento
escolástico. Dentro del contexto cristiano, Tomás de Aquino plantea que Dios creó el
mundo de la nada, decidió cuál debía ser la naturaleza de cada uno de sus seres y dotó a
los mismos de los dones que consideró oportunos. La naturaleza humana, pues, fue
creada por Dios en toda su integridad, con todas sus posibilidades de desarrollo. Pero, al
crear al ser humano en el paraíso, Dios le dotó de unos dones complementarios que, sin

Así. pues. lo recibido por la fe es una prolongación de lo que se conoce naturalmente. vicios opuestos a las cuatro virtudes cardinales. pues. Pero la naturaleza humana no fue corrompida en nada que le fuera absolutamente esencial. lo mismo que la natural inclinación de la voluntad sirve a la caridad”. El ser humano no necesita. Los dones sobrenaturales suponen la elevación del ser humano al orden sobrenatural de la gracia y la filiación divina. Este don gratuito no contradice la naturaleza humana. 19 . aún sin venir exigido por ella. sino que lo supone como preparación. sino un don gratuito de Dios. vio disminuida la inclinación a la virtud que acompañaba a su naturaleza gracias a estos dones y vio herida su naturaleza por la ignorancia. pero no es parte de la naturaleza humana. la malicia. los preternaturales complementan la naturaleza humana subsanando sus imperfecciones para adecuarla al orden sobrenatural: sometiendo completamente el cuerpo al alma -lo que dota al ser humano de impasibilidad e inmortalidad. En ese momento el ser humano perdió los dones sobrenaturales y preternaturales. en el ámbito del conocimiento. de ayuda o iluminación sobrenatural para entender o conocer aquello que es cognoscible a partir de los sentidos y las cosas sensibles. sino que la prolonga y la perfecciona.una tendencia al bien y la virtud. la completaban y perfeccionaban: los dones sobrenaturales y los dones preternaturales.ser naturales ni contradecir o anular la naturaleza humana. una ayuda imprescindible para la salvación.y las pasiones inferiores a la razón y la voluntad -lo que implica para el ser humano la posesión de todas las virtudes intelectuales y morales. por lo que no lo contradice. la flaqueza y la concupiscencia. sino que la perfecciona. La gracia divina es. por lo cual sigue siendo capaz de conocer naturalmente y sigue teniendo –aunque debilitada. Así afirma Tomás que “como la gracia no anula la naturaleza. conviene que la razón natural esté al servicio de la fe. El estado en que Dios creó al ser humano era llamado de inocencia y de justicia original. y acabó cuando Adán y Eva cometieron el pecado original.

2. pero no las dos cosas al mismo tiempo por el mismo individuo. no puede ser objeto de fe. o son conocidos. Los preámbulos. bien por la fe. porque para ello el asentimiento tendría que venir de Dios por la gracia. El objeto material de la ciencia es la realidad. Preámbulos de la fe. podemos distinguir dos tipos. TIPOS DE VERDADES SEGÚN SEAN COGNOSCIBLES POR LA RAZÓN O LA FE En cuanto a los objetos de la fe y la ciencia. como por ejemplo la existencia de Dios como causa del mundo. incluyendo su causa primera. su objeto formal es la razón humana. su objeto formal es la verdad divina. Dicho de otro modo: lo conocido racionalmente.2. cognoscibles por la fe en cuanto acto del entendimiento guiado por la gracia. es decir. conocida por la revelación. Tomás no podía aceptar que se pudiese conocer al mismo tiempo una cosa por la razón y por la fe. Verdades reveladas. El objeto material de la fe es Dios y lo que con él se relaciona. formales y materiales. pues. ya que no todos los seres humanos son capaces de llegar a ellos por la razón y era necesario que todos los seres humanos pudieran conocerlos para salvarse. Puede observarse a partir de la determinación de los objetos de la fe y la ciencia que hay verdades que pueden ser conocidas por la razón y por la fe. Esto determinará la existencia de tres tipos de verdades: 1. cognoscibles por la razón en cuanto facultad natural del ser humano. cognoscibles bien por la razón. al tener su asentimiento en su evidencia. 2. Este carácter doble de los preámbulos de la fe creaba un problema explicativo: debido a la definición de razón y fe por la fuente del asentimiento a la verdad de lo conocido. o son creídos. Verdades naturales. Dios. 20 . 3.

21 . es decir. En general. Para que la existencia de Dios sea evidente para nosotros necesita ser 1 SUMA TEOLÓGICA I. ahora bien.2. puesto que la existencia corresponde necesariamente a Dios. puesto que la esencia de Dios coincide con la existencia. a esto no se le puede calificar de conocimiento de Dios. pero no para nosotros. puesto que no conocemos los términos de la proposición. es decir. la escolástica medieval planteó el problema de la evidencia de la existencia de Dios. y ésta por lo será por los nominalistas. Dado que su respuesta va a ser negativa.2. La respuesta de Santo Tomás1. entendiendo a Dios como la suprema verdad y la felicidad del hombre. inmediatamente conocida por el sólo análisis de los términos. es decir. La proposición "Dios existe" posee una evidencia por sí misma. o no? Aquella tesis es defendida sin dudas por los platónicos. acto seguido se preguntará: si es una verdad demostrable. a diferencia de las criaturas que reciben la existencia por participación del ser. ¿es per se nota. a. Respondiendo positivamente a este interrogante.1 y en la Suma contra Gentes 1. Pero la proposición carece de evidencia para nosotros. bajo esta formulación concreta: la proposición "Dios existe". Es evidente en sí. no sabemos qué sea Dios en su misma realidad concreta. "Dios existe". puesto que muchos colocan el supremo bien en cosas diferentes de Dios.10-11. es decir. LA EXISTENCIA DE DIOS COMO VERDAD DEMOSTRABLE Santo Tomás se plantea tres cuestiones a la hora de analizar el problema global de la existencia de Dios: Si la existencia de Dios es una verdad de evidencia inmediata. surge una nueva cuestión: cómo se demuestra la existencia de Dios. puesto que el hombre por naturaleza quiere ser feliz y por naturaleza conoce lo que por naturaleza desea. es evidente para todos los hombres. q. el predicado –existe– está incluido en la noción del sujeto –Dios–.3. La existencia de Dios. por participación divina.

De este estilo es el argumento ontológico de San Anselmo. exigen necesariamente la existencia del Ente en plenitud de inteligibilidad. es decir. no es posible considerarlo como existente en el pensamiento solo y no en la realidad. en este caso Dios. según Santo Tomás. es decir. que son las que parten de la causa. pasan del efecto a la causa. al hacernos patente que aquellos seres que no tienen en sí plena inteligibilidad. Por eso Santo Tomás rechaza las pruebas a priori de la existencia de Dios. demostrable a posteriori. del orden lógico al ontológico. 22 . en último término. para ser conocida. es decir. La existencia de Dios no puede ser mostrada a priori. Santo Tomás profundizará su crítica en la Suma: Se da en el argumento ontológico. a juicio de Santo Tomás. porque tiene efectos que son más evidentes para nosotros que la misma causa. con el ser supremo. por el cual. que en vez de pasar de la causa al efecto. por su potencia. por sus efectos. que escuchamos en el programa pasado. exigiendo. un salto ilegítimo del orden ideal al orden real. desechadas las pruebas a priori de la existencia de Dios. sólo nos queda acudir a los efectos.demostrada por aquellas cosas que son más evidentes para nosotros y menos conocidas según su naturaleza. la validez de algún principio que. nos conduzca a la existencia de Dios. del orden del pensamiento al orden del ser. Así pues. Si Dios es el ser del cual no se concibe nada mayor. toda vez que el ser divino es encausado –él no tiene causa que lo haya producido-. porque en tal caso no sería el más grande. Esta condición halla su cumplimiento en la realidad del principio de causalidad eficiente. del Acto puro. de la existencia de tales entes pasamos a la necesidad de la existencia del ente supremo. desde la existencia de tales entes. hacer uso de las pruebas a posteriori. Pero es. pues aquel nos es más conocido. Por ello debe darse una conexión entre los seres y. Esta dependencia deberá ser expresada por una relación de efecto a causa. es decir. y puede resumirse en estos términos: Dios es aquello de lo cual nada más grande puede pensarse.

q. al mismo tiempo. sino que se encierra en el ámbito de los misterios sobrenaturales. de la existencia de Dios. no de pruebas. sino su testimonio contenido en los vestigios. lo que nuestros argumentos convierten en evidente para nosotros no es Dios mismo. Tomás de Aquino no se concreta a la fácil tarea de juntar indiscriminadamente lo nuevo con lo viejo. el intelecto afirmaría que tales entes son y. es inmediatamente evidente en sí. Así pues. que no son. porque negaría la condición sin la cual no podrían existir –su causa primera-. a. por una parte. el principio de causalidad eficiente nos lleva a conocer a Dios como causa primera. convertir en evidente lo que no lo era de suyo. Nuestros argumentos no nos proporcionan la evidencia de la existencia divina 2 ARTÍCULO 3 DE LA CUESTIÓN SEGUNDA DE LA PRIMERA PARTE DE LA SUMA DE TEOLOGÍA (I. para poner en su lugar lo moderno la demostración causal de la misma". como la gracia presupone la naturaleza y la perfección lo perfectible". Al plantear esta cuestión. revelada a la par que racionalmente demostrable. la existencia de Dios como autor del orden sobrenatural no es ya objeto de demostración racional. Pero hemos de aquilatar muy mucho el contenido significativo de estos términos antes de lanzarnos a enjuiciar arbitrariamente este asunto. en cierto sentido. Las vías son. es decir. Maritain afirma que "Probar o demostrar es.De no hacerlo así. Pero. como artífice del orden natural. sino que rechaza decidido lo antiguo la prueba puramente conceptual. sin ver si lo viejo es insostenible. 2. pues la existencia de Dios. o razones para la fe. Tomás plantea las cinco vías2. Esta verdad. Ahora bien. Dios no se ha hecho evidente por nosotros. Tomás de Aquino habla de vías.3). pues "la fe presupone el conocimiento natural. sus signos o sus espejos aquí abajo. en la acepción corriente. apriorística. pruebas o demostraciones. sería para Santo Tomás uno de los preambula fidei. Por otra parte. que no es inmediatamente evidente para nosotros. 23 . Él no recibe de nosotros y de nuestros argumentos una evidencia que le faltara.

En todas y en cada una de las vías de Santo Tomás pueden descubrirse cuatro elementos: 1. Primer grado de la vía o aplicación del principio de causalidad eficiente. lo que es lo mismo. Punto de partida. Dios es la causa primera. Así pues. ergo Dios existe. o de la verdad de la atribución del predicado al sujeto en la aserción Dios existe. 24 .misma o del acto de existir que está en Dios y que es Dios mismo –como si se pudiera tener la evidencia de su existencia sin tener la de su esencia–. que se constata por los sentidos. Resumiendo: Lo que probamos cuando probamos la existencia de Dios es algo que nos sobrepasa infinitamente a nosotros y a nuestras ideas y a nuestras pruebas. que es siempre un hecho de experiencia. 2. 4. un efecto universal patente en los seres singulares. necesidad de llegar a una causa primera en una subordinación de causas. 3. Sólo nos dan la evidencia de que la existencia divina debe ser afirmada. Término final de la vía. Segundo grado de la vía o imposibilidad de un proceso ad infinitum en la serie de las causas actual y esencialmente subordinadas o. que es siempre la existencia de la Causa primera bajo la forma de un atributo que niega la formalidad del punto de partida y que responde a la definición nominal de Dios.